Agre­sión impe­rial des­de Colom­bia al res­to de Amé­ri­ca Latina

Para des­ilu­sión de muchos ilu­sos, Oba­ma el pri­mer pre­si­den­te negro de Esta­dos Uni­dos, “pre­mio Nobel de la Paz” en teo­ría, en la prác­ti­ca se ha con­ver­ti­do en otro hal­cón de las gue­rras impe­ria­les. Alguien afir­ma­ba que el sue­ño de Mar­tin Luther King, se ha con­ver­ti­do en la pesa­di­lla del pri­mer pre­si­den­te negro del impe­rio por­que sus anhe­los de impo­ner dife­ren­cias y cam­bios sucum­bie­ron ante los obje­ti­vos de domi­na­ción del imperio.

Así, en la pri­me­ra déca­da del siglo XXI, el impe­rio con Bush ayer y con Oba­ma en el pre­sen­te, ha rati­fi­ca­do su con­di­ción de enemi­go de la huma­ni­dad y hoy tie­ne en mar­cha un plan para lle­nar de san­gre nues­tra Amé­ri­ca Lati­na, siem­pre recu­rrien­do al pre­tex­to de defen­sa de los dere­chos huma­nos, las liber­ta­des y las demo­cra­cias y siem­pre con el pre­tex­to de la lucha glo­bal con­tra el terro­ris­mo. Inclu­so, los Esta­dos Uni­dos han asu­mi­do la arbi­tra­rie­dad de deci­dir quié­nes son terro­ris­tas y en su lar­ga lis­ta inclu­yen a Cuba y men­cio­nan a Vene­zue­la, y ellos deci­die­ron que las FARC-EP y el ELN son terro­ris­tas a los que hay que com­ba­tir en terri­to­rio colombiano.

Las rela­cio­nes de poder eco­nó­mi­co, mili­tar y polí­ti­co en el mun­do glo­bal son impues­tas por Esta­dos Uni­dos, sin que impor­ten las bru­ta­les y pre­po­ten­tes agre­sio­nes con­tra nues­tros pue­blos, naci­das de las estra­te­gias de domi­na­ción neo­co­lo­nial. Las gue­rras impe­ria­les de domi­na­ción son ince­san­tes a lo lar­go y ancho del mun­do. Inva­die­ron y ocu­pa­ron Irak, Afga­nis­tán y se apo­de­ra­ron de los recur­sos hidro­car­bu­rí­fe­ros, del terri­to­rio de paso de oleo­duc­tos y gaso­duc­tos y has­ta del nego­cio del opio y la heroí­na. En su lucha con­tra el “terro­ris­mo” bom­bar­dean ince­san­te­men­te los terri­to­rios de Paquis­tán y Yemen matan­do civi­les ino­cen­tes y en nues­tra Amé­ri­ca Lati­na por medio de sus agen­cias CIA, USAID, NED y otras, incre­men­tan sus acti­vi­da­des clan­des­ti­nas y públi­cas para des­es­ta­bi­li­zar a los gobier­nos de Nica­ra­gua, Vene­zue­la, Ecua­dor y Boli­via. Ya pro­du­je­ron el gol­pe de Esta­do en Hon­du­ras que aca­bó con la ilu­sión de la demo­cra­cia y se valen has­ta de las des­gra­cias y catás­tro­fes del pue­blo hai­tiano para ocu­par­lo militarmente.

El impe­rio des­co­no­ce los valo­res éti­co-mora­les y piso­tea los valo­res del Dere­cho Inter­na­cio­nal. Con la com­pli­ci­dad de Uri­be y las dere­chas oli­gár­qui­cas ocu­pó mili­tar­men­te a Colom­bia “en el mar­co del Acuer­do de Asis­ten­cia Mili­tar entre la Repú­bli­ca de Colom­bia y los Esta­dos Uni­dos de Amé­ri­ca, sus­cri­to en Bogo­tá el 17 de abril de 1952” y de otros acuer­dos para ayu­das mili­ta­res y misio­nes mili­ta­res sus­cri­tos en dife­ren­tes fechas des­de 1952, según se lee en el Preám­bu­lo del últi­mo Acuer­do que entre sus obje­ti­vos se advier­te: “de con­for­mi­dad con los acuer­dos bila­te­ra­les y mul­ti­la­te­ra­les per­ti­nen­tes de los cua­les Colom­bia y Esta­dos Uni­dos sean par­te, en par­ti­cu­lar aque­llos ati­nen­tes a la lucha con­tra el nar­co­trá­fi­co y el terro­ris­mo y con suje­ción al orde­na­mien­to jurí­di­co de cada una de las par­tes, éstas acuer­dan pro­fun­di­zar su coope­ra­ción en áreas tales como ins­truc­ción, inter­cam­bio de inte­li­gen­cia, capa­ci­da­des de vigi­lan­cia y reco­no­ci­mien­to, ejer­ci­cios com­bi­na­dos, y otras acti­vi­da­des acor­da­das mutua­men­te, y para enfren­tar ame­na­zas comu­nes a la paz, la esta­bi­li­dad, la liber­tad y la democracia”.

Este “Obje­ti­vo” demues­tra, feha­cien­te­men­te, que la ocu­pa­ción y uso de las bases mili­ta­res colom­bia­nas corres­pon­den a la agre­si­vi­dad esta­dou­ni­den­se en con­tra de nues­tras patrias. “Las bases en Colom­bia han traí­do un nivel de ines­ta­bi­li­dad enor­me, y los mis­mos grin­gos anun­cian con cinis­mo la posi­bi­li­dad de enfren­ta­mien­tos entre Colom­bia y Vene­zue­la. Poco le impor­ta a Uri­be y sus secua­ces el impac­to nega­ti­vo que esto trae­ría a estos pue­blos her­ma­nos. El gol­pe de Esta­do en Hon­du­ras cobra ya muchas vidas; la bru­tal repre­sión ha sido sis­te­ma­ti­za­da y ope­ra­da con apo­yo grin­go, colom­biano y sio­nis­ta. Ade­más la ines­ta­bi­li­dad crea­da en este pobre país ame­na­za la segu­ri­dad y eco­no­mías de sus veci­nos. Aquí ungen a Miche­let­ti como san­to barón, defen­sor de la demo­cra­cia, mien­tras éste orde­na ase­si­nar a los campesinos…La agre­sión a Nica­ra­gua es cre­cien­te; la pre­ten­sión de un gol­pe esti­lo Hon­du­ras es aca­ri­cia­da por los hal­co­nes. Si no logran atraer al ejér­ci­to nica, enton­ces, bus­ca­rán la esca­la­da mili­tar has­ta el pun­to de inva­sión. Aquí juga­rá un excep­cio­nal papel el gobierno espu­rio de Por­fi­rio Lobo Sosa.

En Ecua­dor y Para­guay el impe­rio finan­cia pro­yec­tos de agre­sión con­tra las demo­cra­cias popu­la­res, y echa todo lo que tie­ne en elec­cio­nes como la chi­le­na y bra­si­le­ña. Al mis­mo tiem­po apa­dri­na el sabo­ta­je cons­tan­te del que es víc­ti­ma el Esta­do argen­tino. Por si esto fue­ra poco, hoy apro­ve­chan la des­gra­cia pro­du­ci­da por el terre­mo­to en Hai­tí, y envían diez mil sol­da­dos para “…ayu­dar en tareas de res­ca­te y con­tro­lar cual­quier cri­sis social…”. Esos sol­da­di­tos no van a salir de Hai­tí por su cuen­ta; se van a que­dar años en ese país, don­de el impe­rio y sus medios pro­cla­man que el gobierno de René Pre­val ya no exis­te. Todo hace pre­ver que este pobre país pasa­rá a ser­vir de base de agre­sión con­tra Cuba y pun­to de des­es­ta­bi­li­za­ción con­tra la Repu­bli­ca Dominicana.

Con esta con­tin­gen­cia y las bases acor­da­das para Pana­má y Perú se arma una gigan­tes­ca estruc­tu­ra de agre­sión, con­quis­ta y domi­na­ción del impe­rio. Solo lo cues­tio­nan aque­llos que saben con cer­te­za que esto es ver­dad. Este esque­ma es cono­ci­do por todos los laca­yos grin­gos en todas par­tes del con­ti­nen­te; nin­guno lo igno­ra; y están dis­pues­tos a masa­crar a sus com­pa­trio­tas con tal de recon­quis­tar lo que el impe­rio les ha dado como su patri­mo­nio peren­ne o evi­tar que se los qui­ten, expli­ca­ba R. Salgado.

Para des­atar las gue­rras de agre­sión en con­tra de nues­tras patrias y, en espe­cial, con­tra Vene­zue­la y Ecua­dor, Nica­ra­gua y Boli­via; Esta­dos Uni­dos bajo el man­do del empe­ra­dor negro Barack Oba­ma, a su vez, subor­di­na­do al Pen­tá­gono y Coman­do Sur, Depar­ta­men­to de Esta­do y la CIA, a las dere­chas polí­ti­cas y eco­nó­mi­cas que pre­ten­den gober­nar al mun­do, creó en Colom­bia el eje Palan­que­ro-Apiay-Maran­dúa, eje mili­tar que ser­vi­ría en pri­mer lugar para agre­dir a Vene­zue­la paras sal­var la “liber­tad y la demo­cra­cia”, tal como se esta­ble­ce en el obje­ti­vo del recien­te Acuer­do Colom­bia-. Esta­dos Uni­dos. Basa­do en esta infor­ma­ción, el Pre­si­den­te de Vene­zue­la, Coro­nel Hugo Chá­vez Frías, denun­ció que Esta­dos Uni­dos, por inter­me­dio de Colom­bia, se pre­pa­ra para la gue­rra con­tra la tie­rra del Liber­ta­dor Simón Bolí­var. Javier A. Biar­deau, sos­tie­ne que no son sólo sie­te las bases colom­bia­nas ape­te­ci­das por el impe­rio. Por cer­ca­nía geo­grá­fi­ca, por posi­bi­li­dad de movi­li­za­ción de uni­da­des de com­ba­te, y por su capa­ci­dad de inte­li­gen­cia elec­tró­ni­ca, hay que pres­tar­le aten­ción no solo a Car­ta­ge­na, Malam­bo, Palan­que­ro, Tole­mai­da, Laran­dia y Apiay. Es el eje Palan­que­ro-Apiay-Maran­dúa uno de los ejes de pro­yec­ción y pene­tra­ción con­tra Vene­zue­la, afirma.

Bas­ta ana­li­zar las decla­ra­cio­nes del emba­ja­dor de Esta­dos Uni­dos en Colom­bia, el tris­te­men­te recor­da­do ex emba­ja­dor de EE.UU en Vene­zue­la William Brown­field, para saber con qué des­ca­ro ope­ra la actual ofen­si­va del impe­rio: “Ya hay mili­ta­res de EE.UU en bases colom­bia­nas” decla­ra­ba fren­te a las nari­ces de la comu­ni­dad de paí­ses de Nues­tra Amé­ri­ca. Para Brown­field, lo que per­mi­ti­rá el Con­ve­nio es ampliar y pro­fun­di­zar la capa­ci­dad ope­ra­cio­nal de las fuer­zas mili­ta­res de los EE.UU en Colom­bia, “para luchar con­tra el nar­co­trá­fi­co y el terrorismo”.

Si no es para agre­dir a Vene­zue­la, ¿por qué en el pasa­do mes de diciem­bre, el Jefe del Coman­do Sur, D, Frai­ser, mani­fes­ta­ba que era nece­sa­rio ele­var la capa­ci­dad estra­té­gi­ca y de ope­ra­bi­li­dad de la base aérea de Maran­dúa, ubi­ca­da en el Depar­ta­men­to de Vicha­da, sec­tor fron­te­ri­zo con Vene­zue­la? Cier­ta­men­te que la base de Maran­dúa no está entre las sie­te bases a ser usa­das por las tro­pas yan­quis según se dice en el Con­ve­nio, pero ¿qué o quién pue­de impe­dir a Esta­dos Uni­dos usar la base Maran­dúa para ini­ciar la agre­sión mili­tar a Vene­zue­la y tra­tar de de derro­car al gobierno del Pre­si­den­te Hugo Chá­vez, quien tuvo y tie­ne razón para afir­mar que vien­tos de gue­rra comien­zan a soplar en Amé­ri­ca Lati­na. La ame­na­za de gue­rrea es real y Esta­dos Uni­dos es y será el res­pon­sa­ble de estas tra­ge­dia que podría des­en­ca­de­nar­se para hun­dir a nues­tra Amé­ri­ca en el neo­co­lo­nia­lis­mo del ave­za­do impe­rio o para ini­ciar una serie de dic­ta­du­ras neo­fas­cis­tas de con­for­mi­dad con el mode­lo de gol­pe de Esta­do pro­ba­do en Honduras.

I.- LAS DECLARACIONES DE BROWNFIELD:

Brown­field ha afir­ma­do que la cola­bo­ra­ción entre EE.UU y Colom­bia es de déca­das, y que no entien­de por qué inco­mo­da a los veci­nos. “No esta­mos hablan­do de una base mili­tar en Colom­bia, sino de la posi­bi­li­dad de acce­so a las bases mili­ta­res y nava­les de Colom­bia, que son de las más sofis­ti­ca­das en las Amé­ri­cas”. A buen enten­de­dor, pocas pala­bras, expre­sa Javier A. Biardeau.

Esta­dos Uni­dos ha equi­pa­do con alta tec­no­lo­gía las bases mili­ta­res colom­bia­nas, ha crea­do y apo­ya­do la infra­es­truc­tu­ra y equi­pa­mien­to de las mis­mas. A par­tir de allí, se habla de “posi­bi­li­dad de acce­so a las bases mili­ta­res y nava­les de Colom­bia”. En pocas pala­bras, cual­quier base mili­tar o naval colom­bia­na, en prin­ci­pio, podrá ser uti­li­za­da por tro­pas de los EE.UU. No son sie­te, es cual­quie­ra de las bases mili­ta­res colom­bia­nas, y estas sie­te solo serán “pues­tos de coman­do” para muchas más.

Para Brow­field el asun­to no es cues­tión de sobe­ra­nía colom­bia­na, sino de “cola­bo­ra­ción entre dos paí­ses con­tra una ame­na­za com­par­ti­da, la de la dro­ga ilí­ci­ta”. Dice Brown­field “(…) en la medi­da en que Colom­bia aca­be con el nar­co­trá­fi­co y el terro­ris­mo se va a bene­fi­ciar a la región.” Las bases uti­li­za­das por EE.UU “son colom­bia­nas” expre­sa y resal­ta que “las Fuer­zas Arma­das de Colom­bia son las más sofis­ti­ca­das de toda la Amé­ri­ca Latina”.
Los acuer­dos mili­ta­res entre Colom­bia y Esta­dos Uni­dos deter­mi­nan que las Fuer­zas Arma­das Colom­bia­nas sean per­ma­nen­te­men­te ase­so­ra­das, arma­das y entre­na­das por los Esta­dos Uni­dos y todos saben que quien paga la orques­ta impo­ne el baile.

Así mis­mo, todos saben que Uri­be y sus secua­ces entre­ga­ron el terri­to­rio de Colom­bia al impe­rio nor­te­ame­ri­cano. Aho­ra, la patria de Nari­ño se ha con­ver­ti­do en una gigan­tes­ca base aérea, terres­tre y naval de Esta­dos Uni­dos para agre­dir a Amé­ri­ca Lati­na. Solo los necios y cipa­yos des­co­no­cen esta realidad.
Biar­deau infor­ma que el Plan Colom­bia 2010 ten­drá un pre­su­pues­to entre US$509 millo­nes y US $520 millo­nes. Y ade­más, se arti­cu­la a los pla­nes en Méxi­co y Amé­ri­ca Cen­tral. Brown­field reve­ló que hay “un paque­te trian­gu­lar: se pue­de hablar de Plan Colom­bia y Plan Méri­da. Seño­res: tene­mos los mis­mos pro­ble­mas y las mis­mas orga­ni­za­cio­nes cri­mi­na­les”. Como para dejar­se de posi­cio­nes retó­ri­cas y medias tin­tas con el “gobierno de Obama”.

Habrá que insis­tir que Uri­be el con­ser­je Oba­ma no es el due­ño del edi­fi­cio impe­rial. Los que siguen con­fian­do el la mas­ca­ra­da-Oba­ma no han com­pren­di­do un pito sobre las estra­te­gias de los Esta­dos Uni­dos y sus “polí­ti­cas de buen vecino”, afir­ma Biardeau.

II.- ALGUNOS PUNTOS DEL CONVENIO:

En el con­ve­nio Colom­bia-Esta­dos Uni­dos, Uri­be en reali­dad con­ce­dió vía libre para el empleo de cual­quier base aérea o naval de Colom­bia que requie­ra el per­so­nal esta­dou­ni­den­se para poder rea­li­zar las ope­ra­cio­nes con­tra el nar­co­trá­fi­co y el terro­ris­mo, por tan­to, no son sólo sie­te bases las que pue­den ser usa­das por el impe­rio. Inclu­si­ve antes de que se fir­ma­ra el Con­ve­nio, Esta­dos Uni­dos ya esta­ba en capa­ci­dad de usar a su anto­jo las bases de Apiay en el depar­ta­men­to del Meta y la de Maran­dúa, en el depar­ta­men­to de Vicha­da. En Maran­dúa, Esta­dos Uni­dos ins­ta­ló un poten­te radar para uso exclu­si­vo de sus tro­pas y para sus fines específicos.

En Apiay se encuen­tra el Coman­do Aéreo de Com­ba­te N° 2 (CACOM) “CT. Luis Fer­nan­do Gómez Niño». Reci­be des­ta­ca­men­tos de uni­da­des de inte­li­gen­cia. Así mis­mo atien­de los reque­ri­mien­tos de arse­nal aéreo Gru­po Aéreo del Orien­te (GAORI) «TC Luis Artu­ro Rodrí­guez Mene­ses». El GAORI se orga­ni­zó como un gru­po orgá­ni­co del Coman­do Aéreo de Com­ba­te No. 2 de Apiay. Para 1994, la base fue dota­da con un sis­te­ma de defen­sa radar tipo TPS-43, per­te­ne­cien­te a la USAF-EE.UU… La ubi­ca­ción estra­té­gi­ca de Maran­dúa y del radar allí ubi­ca­do entra en la tela­ra­ña impe­rial de la NSA, sos­tie­ne Biar­deau y aña­de que es el sis­te­ma de escu­cha e inter­cep­ción elec­tró­ni­ca más gran­de del mun­do (lla­ma­das tele­fó­ni­cas, fax, correos elec­tró­ni­cos, sis­te­mas de comu­ni­ca­ción HF, UHF, des­co­di­fi­ca­ción y codi­fi­ca­ción del len­gua­je), don­de se encuen­tran espe­cia­lis­tas en segui­mien­to sate­li­tal y de inter­cep­ta­ción de aero­na­ves. Para no dejar de lado la impor­tan­cia de las rela­cio­nes entre las bases mili­ta­res de Apiay y Maran­dúa, ya en los mapas de las bases mili­ta­res de los Esta­dos Uni­dos en el mun­do de 2007, apa­re­cían estas bases, sin nece­si­dad de exis­tir nin­gún con­ve­nio. Lla­ma la aten­ción que se pla­nee enton­ces en los pun­tos del acuer­do que “la nego­cia­ción se hizo res­pe­tan­do las cons­ti­tu­cio­nes de ambas nacio­nes”, como indi­có el coman­dan­te de las Fuer­zas Mili­ta­res de Colom­bia, gene­ral Freddy Padi­lla De León.

De con­for­mi­dad con el Con­ve­nio, 1. Se com­par­ti­rá infor­ma­ción de inte­li­gen­cia con Esta­dos Uni­dos, tan­to en el tema del nar­co­trá­fi­co, como del terro­ris­mo. Esto se tra­du­ce a inter­cam­bio de datos en tiem­po real (la lla­ma­da inte­li­gen­cia en tiem­po real). 2. Habrá pro­to­co­los para inter­cam­biar esta infor­ma­ción, que serán acor­da­dos por el coman­do de las Fuer­zas Mili­ta­res y los mili­ta­res esta­dou­ni­den­ses. 3. Colom­bia for­ta­le­ce­rá las capa­ci­da­des téc­ni­cas en inte­li­gen­cia, solo para con­tri­buir a la segu­ri­dad de la región, con el apo­yo de Esta­dos Uni­dos. 4. Esta ayu­da esta­rá enfo­ca­da a trans­mi­tir la expe­rien­cia a paí­ses, que como Méxi­co, tie­nen pro­ble­mas de nar­co­trá­fi­co y nece­si­tan de esa expe­rien­cia. 5. Colom­bia ten­drá con­trol sobre el per­so­nal que tra­ba­je en el país. Aun­que la selec­ción ten­ga el aval del Depar­ta­men­to de Esta­do y el bene­plá­ci­to de la emba­ja­da de Esta­dos Uni­dos, una comi­sión colom­bia­na podrá apro­bar o recha­zar la pre­sen­cia de los fun­cio­na­rios. 6. Los bene­fi­cios mate­ria­les se reci­bi­rán sólo en espe­cie, no en dinero.

B) El mane­jo de las bases: 1. Que­da cla­ro que bajo nin­gu­na cir­cuns­tan­cia podrá haber una base mili­tar esta­dou­ni­den­se en Colom­bia. 2. Se uti­li­za­rán las bases de Malam­bo, Apiay, Palan­que­ro, Tole­mai­da y Laran­dia, pero habrá acce­so a otras bases, según las nece­si­da­des y reque­ri­mien­tos. 3. El acuer­do está enfo­ca­do bási­ca­men­te en el tema de la lucha con­tra el nar­co­trá­fi­co y el terro­ris­mo. 4. El empleo de las pis­tas se dará de for­ma gra­dual, depen­dien­do de los reque­ri­mien­tos ope­ra­cio­na­les. 5. El empleo de las bases nava­les será para temas logís­ti­cos ini­cial­men­te (buques que trans­por­ten imple­men­tos téc­ni­cos, repues­tos, apa­ra­tos para inte­li­gen­cia, etc). 6. Los avio­nes ten­drán la misión prin­ci­pal de hacer moni­to­reo de rutas del nar­co­trá­fi­co, lo que no des­car­ta que se pue­dan hacer ope­ra­cio­nes con un ter­cer país, en aguas inter­na­cio­na­les. Pero, solo a soli­ci­tud de ese ter­cer país. 7. La ayu­da de 46 millo­nes de dóla­res para Palan­que­ro se hace con base en aná­li­sis téc­ni­cos. La capa­ci­dad de la base debe ser ópti­ma para garan­ti­zar la segu­ri­dad de las aero­na­ves. Esta fue una impo­si­ción de Esta­dos Unidos.

Lo que que­da cla­ro es que Washing­ton ha dise­ña­do y está eje­cu­tan­do un plan geo­es­tra­té­gi­co para recu­pe­rar la ini­cia­ti­va polí­ti­ca y mili­tar hacia Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be. El cen­tro de gra­ve­dad de la estra­te­gia es la Revo­lu­ción Boli­va­ria­na y el ALBA. Vie­nen eje­cu­tan­do sus ope­ra­cio­nes y accio­nes de mane­ra secuen­cia­da y sin­cro­ni­za­da, mane­jan­do el prin­ci­pio de sor­pre­sa, mani­fes­tán­do­se sobre todo a par­tir de su cola­bo­ra­ción con el man­te­ni­mien­to de la situa­ción de gol­pe cívi­co-mili­tar en Hon­du­ras, cuyo obje­ti­vo fun­da­men­tal es la con­ten­ción del pro­yec­to popu­lar cons­ti­tu­yen­te. Los gobier­nos de cen­tro-izquier­da han que­da­do por aho­ra para­li­za­dos y toda la para­fer­na­lia retó­ri­ca de la OEA y de la ONU ha sido neu­tra­li­za­da. La movi­li­za­ción obvia­men­te, debe reba­sar a los gobier­nos y los espa­cios diplo­má­ti­cos, y de los pue­blos, sus movi­mien­tos socia­les y popu­la­res. Uri­be, el reca­de­ro de Oba­ma no va a hacer sino ganar tiem­po para favo­re­cer los intere­ses geo­es­tra­té­gi­cos del Impe­rio. Los ver­da­de­ros due­ños del edi­fi­cio impe­rial hablan entre líneas en las decla­ra­cio­nes de la Secre­ta­ria de Esta­do Hilary Clin­ton. Lo demás son mas­ca­ra­das y fan­ta­sías sobre el pre­sun­to “Pre­si­den­te del cam­bio y de la esperanza”.
Mien­tras se le piden expli­ca­cio­nes sobre las bases mili­ta­res esta­dou­ni­den­ses a Colom­bia en UNASUR, la ver­da­de­ra gra­ve­dad de la situa­ción es el avan­ce del Impe­rio. Los pue­blos, sus movi­mien­tos socia­les y orga­ni­za­cio­nes polí­ti­cas revo­lu­cio­na­rias y anti­im­pe­ria­lis­tas deben recu­pe­rar la ini­cia­ti­va y el rum­bo estra­té­gi­co, para enfren­tar a Washing­ton, des­ar­ti­cu­lan­do su estra­te­gia de maqui­lla­je impe­rial en el terreno mediá­ti­co y polí­ti­co. No es momen­to para picar­le el ojo al con­ser­je del impe­rio, cre­yen­do en los pode­res seduc­to­res de los bue­nos moda­les y en la nue­va polí­ti­ca del “buen vecino”. Los gobier­nos del ALBA y de UNASUR se enfren­tan a una ver­da­de­ra prue­ba anti­im­pe­ria­lis­ta. Vere­mos si los gobier­nos con dis­cur­sos lati­no­ame­ri­ca­nis­tas, demo­crá­ti­cos y popu­la­res están a la altu­ra de las cir­cuns­tan­cias, o si no entra­re­mos a un nue­vo ciclo de luchas revo­lu­cio­na­rias y anti­im­pe­ria­lis­tas, expli­ca Biardeau.
III.- ¿RECRUDECE LA GUERRA DE IV GENERACIÓN?
Uno de los ana­lis­tas más cer­te­ros sobre la real ame­na­za que se mue­ve hacia Vene­zue­la es Car­los Lanz Rodrí­guez, quién ha veni­do des­en­tra­ñan­do la made­ja de las ope­ra­cio­nes psi­co­ló­gi­cas y encu­bier­tas que se ciñen sobre Vene­zue­la. Con moti­vo del pro­ce­so inves­ti­ga­ti­vo sobre la Gue­rra de IV Gene­ra­ción y las Ope­ra­cio­nes Psi­co­ló­gi­cas impul­sa­das en nues­tro con­tex­to por The Ren­dón Group, (con­cre­ta­men­te en Colom­bia en el “Plan Segu­ri­dad Demo­crá­ti­ca” don­de se ha imple­men­ta­do un outsour­cing de inte­li­gen­cia con la Fun­da­ción Segu­ri­dad y Demo­cra­cia bajo el patro­ci­nio del Clan San­tos). Lanz ha encon­tra­do nume­ro­sas evi­den­cias e indi­cios, sobre el plan de avan­za­da geo­es­tra­té­gi­ca impe­rial sobre Amé­ri­ca Lati­na, en par­ti­cu­lar, sobre al área andina.
Car­los Lanz ha inves­ti­ga­do, ana­li­zan­do el rol juga­do por la fun­da­ción “Segu­ri­dad y Demo­cra­cia en Colom­bia”, y sus cone­xio­nes con el entra­ma­do polí­ti­co-mili­tar del gobierno de Uri­be, aspec­tos de la agen­da de la refor­ma mili­tar que están direc­ta­men­te arti­cu­la­dos a la loca­li­za­ción de equi­pa­mien­to y tro­pas mili­ta­res nor­te­ame­ri­ca­nas, en cual­quier ubi­ca­ción estra­té­gi­ca del terri­to­rio colom­biano (y no solo en los 7 pun­tos de coman­do que apa­re­cen en el con­ve­nio). Las Fuer­zas Mili­ta­res de Colom­bia han avan­za­do con­si­de­ra­ble­men­te en el cam­po de la tec­no­lo­gía apli­ca­da a la pla­nea­ción y con­duc­ción de las ope­ra­cio­nes mili­ta­res. Se ha incre­men­ta­do la movi­li­dad aérea y el apo­yo de fue­go des­de el aire, la capa­ci­dad de ope­rar en ambien­te noc­turno, las mejo­ras en la inte­li­gen­cia téc­ni­ca y las estruc­tu­ras de coman­do, con­trol y comu­ni­ca­cio­nes. El incre­men­to de la movi­li­dad aérea ha per­mi­ti­do asegurar:
I) el con­trol del espa­cio aéreo, para “garan­ti­zar la sobe­ra­nía” II) apli­car la fuer­za, lo cual impli­ca uti­li­zar las capa­ci­da­des inhe­ren­tes al poder aéreo-mili­tar en desa­rro­llo de las ope­ra­cio­nes mili­ta­res como pue­den ser los bom­bar­deos a blan­cos en tie­rra o los com­ba­tes aire-aire; III) mul­ti­pli­car la fuer­za, lo que sig­ni­fi­ca aumen­tar la capa­ci­dad mili­tar terres­tre o marí­ti­ma a tra­vés del uso de aero­na­ves, por ejem­plo con el apo­yo de fue­go a las tro­pas terres­tres; y, final­men­te, IV) apo­yar la fuer­za, la cual inclu­ye el abas­te­ci­mien­to logís­ti­co nece­sa­rio para ade­lan­tar ope­ra­cio­nes pro­lon­ga­das. En las misio­nes de mul­ti­pli­car la fuer­za, se inclu­ye el asal­to aéreo, es decir, trans­por­tar por vía heli­trans­por­ta­da uni­da­des terres­tres al cam­po de bata­lla. Las fuer­zas de asal­to aéreo son capa­ces de pro­yec­tar poder de com­ba­te sin la limi­ta­ción impues­ta por el terreno o los acci­den­tes geo­grá­fi­cos. La ver­sa­ti­li­dad y fuer­za de este tipo de ope­ra­cio­nes se logra al com­bi­nar las capa­ci­da­des de las aero­na­ves moder­nas de ala rota­to­ria, velo­ci­dad, agi­li­dad y capa­ci­dad de fue­go con las de las tro­pas terres­tres. Se debe resal­tar el enor­me incre­men­to de la capa­ci­dad aérea de las Fuer­zas Mili­ta­res colom­bia­nas, tan­to en el trans­por­te de tro­pa como en el apo­yo de fue­go cer­cano, es decir, el apo­yo de fue­go que los heli­cóp­te­ros o avio­nes brin­dan a las tro­pas terres­tres, volan­do muy cer­ca de la tie­rra y a una rela­ti­va baja velo­ci­dad. Este apo­yo es cru­cial, pues repre­sen­ta una ven­ta­ja muy sig­ni­fi­ca­ti­va a la hora de enfren­tar a los gru­pos arma­dos “ile­ga­les”.
El apo­yo de fue­go cer­cano es pro­vis­to por los heli­cóp­te­ros arti­lla­dos, los cua­les acom­pa­ñan y escol­tan las aero­na­ves de trans­por­te en el desa­rro­llo de las ope­ra­cio­nes de asal­to aéreo. Adi­cio­nal­men­te, es muy impor­tan­te con­tar con avio­nes que sir­van como pla­ta­for­ma de apo­yo de fue­go pro­lon­ga­do, papel que en Colom­bia desem­pe­ña de mane­ra muy efec­ti­va la flo­ta de avio­nes AC-47, mejor cono­ci­do como el “avión fan­tas­ma”. Colom­bia tri­pli­có su flo­ta de avio­nes fan­tas­ma al pasar de dos en 1996 a seis en la actua­li­dad. Igual­men­te, Colom­bia pasó de tener una flo­ti­lla de heli­cóp­te­ros muy limi­ta­da, a tener la ter­ce­ra fuer­za del hemis­fe­rio. Cabe aña­dir que la colom­bia­na es la ter­ce­ra flo­ta de heli­cóp­te­ros UH-60 o Blackhawk más nume­ro­sa del mun­do, supe­ra­da sola­men­te por las de Esta­dos Uni­dos e Israel.
Así mis­mo, las Fuer­zas Mili­ta­res colom­bia­nas han for­ta­le­ci­do con­si­de­ra­ble­men­te sus capa­ci­da­des de inte­li­gen­cia téc­ni­ca, enten­di­da ésta como la reco­lec­ción de infor­ma­ción por medios dis­tin­tos a las fuen­tes huma­nas. Inclu­ye la capa­ci­dad de inter­cep­tar seña­les, comu­ni­ca­cio­nes y de tomar aero­fo­to­gra­fías, entre otras. Un com­po­nen­te fun­da­men­tal de estas capa­ci­da­des son los lla­ma­dos ras­trea­do­res o trac­kers y las pla­ta­for­mas de inte­li­gen­cia. Estos avio­nes están equi­pa­dos con sofis­ti­ca­da tec­no­lo­gía de inter­cep­ta­ción de comu­ni­ca­cio­nes, foto­gra­fía aérea y radio­go­nio­me­tría. Estas aero­na­ves, en con­jun­to con los rada­res de base en tie­rra (GBR) y la Cen­tral de Inte­li­gen­cia Con­jun­ta (CIC), con­for­man el sis­te­ma de inte­li­gen­cia téc­ni­ca que le per­mi­te a las Fuer­zas Mili­ta­res obte­ner, pro­ce­sar y ana­li­zar infor­ma­ción uti­li­za­da en la lucha con­tra el nar­co­trá­fi­co y, más recien­te­men­te, con­tra los lla­ma­dos “gru­pos arma­dos ile­ga­les”, que bien pue­de pro­yec­tar­se para ini­ciar la gue­rra de agre­sión con­tra Vene­zue­la o Ecua­dor, por ejemplo.
Las Fuer­zas Arma­das colom­bia­nas han desa­rro­lla­do un moderno sis­te­ma de coman­do, con­trol y comu­ni­ca­cio­nes que inclu­ye el Cen­tro de Ope­ra­cio­nes Con­jun­tas (COC) del Coman­do Gene­ral de las Fuer­zas Mili­ta­res, así como cen­tros equi­va­len­tes en cada uno de los Coman­dos de Fuer­za. Estos cen­tros están enla­za­dos con las uni­da­des ope­ra­ti­vas, lo que le per­mi­te a los coman­dan­tes mili­ta­res coor­di­nar y coman­dar las accio­nes en el cam­po de bata­lla. En el área de las tele­co­mu­ni­ca­cio­nes se han dado algu­nos avan­ces en sus­ti­tuir el ana­cró­ni­co sis­te­ma de repe­ti­do­ras por el de comu­ni­ca­cio­nes satelitales”
Todos estos avan­ces de la Fuer­za Arma­da Colom­bia­na se rela­cio­nan con el actual con­ve­nio para moder­ni­zar bases, tras­la­dar equi­pa­mien­tos y tro­pas nor­te­ame­ri­ca­nas en terri­to­rio colom­biano. Todo esto no es solo para “luchar con­tra el nar­co­trá­fi­co y el terro­ris­mo”, sino para recru­de­cer la gue­rra de IV gene­ra­ción hacia Vene­zue­la, e inclu­so para dis­po­ner de una fuer­za de reac­ción rápi­da en la fron­te­ra sur como base de apo­yo para una inter­ven­ción en pro­fun­di­dad en el terri­to­rio vene­zo­lano, pro­yec­tán­do­se estra­té­gi­ca­men­te sobre la faja petro­lí­fe­ra del Ori­no­co, la infra­es­truc­tu­ra eléc­tri­ca, y los recur­sos estra­té­gi­cos de la ama­zo­nia vene­zo­la­na. De allí la impor­tan­cia de la bases de Maran­dúa, Apiay, en pri­mer lugar, y de Yopal y Sara­ve­na en segun­do lugar.. Sabe­mos que el enfren­ta­mien­to a la insur­gen­cia Colom­bia­na hace par­te de un com­ba­te glo­bal a la las dife­ren­tes fuer­zas revo­lu­cio­na­rias en la región. Los Esta­dos Uni­dos han demos­tra­do no tener inte­rés alguno en la solu­ción polí­ti­ca nego­cia­da del con­flic­to colom­biano, y la solu­ción mili­tar impli­ca des­co­no­cer la sobe­ra­nía nacio­nal de los paí­ses veci­nos y el desa­rro­llo de “ope­ra­cio­nes extraterritoriales”.
Ade­más del espec­tro de ope­ra­cio­nes mili­ta­res direc­tas, se avan­za en el uso de ope­ra­cio­nes mili­ta­res indi­rec­tas, fun­da­men­tal­men­te la gue­rra comu­ni­ca­cio­nal, elec­tró­ni­ca y psi­co­ló­gi­ca. En tal sen­ti­do, no es un hecho for­tui­to que Enri­que San­tos, Direc­tor de la Fun­da­ción Segu­ri­dad y Demo­cra­cia sea pre­si­den­te de la SIP y due­ño de un empo­rio comu­ni­ca­cio­nal. Tam­po­co es mera coin­ci­den­cia la pre­sen­cia reite­ra­da en los últi­mos meses en Bogo­tá de los prin­ci­pa­les ope­ra­do­res de The Ren­dón Group en Vene­zue­la, según cons­ta en el docu­men­to que ana­li­za Biar­deau sobre la pro­ble­má­ti­ca actual que es una real ame­na­za a la paz y segu­ri­dad en esta par­te del mundo.
LA AGRESIÓN PERMANENTE
El segun­do gran aspec­to es la gue­rra mediá­ti­ca con­tra la revo­lu­ción boli­va­ria­na pro­cla­ma­da por el pre­si­den­te Hugo Chá­vez. Se tra­ta del uso exten­si­vo de la infra­es­truc­tu­ra ins­ta­la­da para copar los medios de comu­ni­ca­ción social para difun­dir la “pro­pa­gan­da negra” con la que se le hace apa­re­cer al gober­nan­te vene­zo­lano como el “malo” de la pelí­cu­la, el orga­ni­za­dor de des­es­ta­bi­li­za­cio­nes, el repre­sen­tan­te del Socia­lis­mo Siglo XXI que “es un fra­ca­so”, según los par­lan­tes y loros del sis­te­ma capitalista.
Esa mis­ma pro­pa­gan­da que es par­te de la gue­rra sico­ló­gi­ca de la CIA, el Pen­tá­gono y el Depar­ta­men­to de Esta­do, difun­de que las bases mili­ta­res colom­bia­nas son colom­bia­nas y que jamás han sido cedi­das al impe­rio sino que podrán ser usa­das por Esta­dos Uni­dos como una coope­ra­ción en la lucha de Uri­be con­tra los “terro­ris­tas” y el nar­co­trá­fi­co. La influ­yen­te revis­ta colom­bia­na SEMANA expre­só: “el con­cep­to de bases que tie­ne el gobierno colom­biano es muy dis­tin­to al que tie­nen los demás paí­ses de la región. Para Colom­bia, en estric­to sen­ti­do, no es una base mili­tar grin­ga en terri­to­rio colom­biano, sino que se tra­ta de una coope­ra­ción mili­tar extran­je­ra que uti­li­za bases colom­bia­nas. Para los veci­nos se tra­ta de bases mili­ta­res grin­gas en terri­to­rio colom­biano con pro­yec­ción en el res­to de la región, es decir, una espe­cie de cabe­za de pla­ya del engra­na­je mili­tar del impe­rio en Latinoamérica.”
La Revis­ta SEMANA dijo: “Mien­tras para Colom­bia y Esta­dos Uni­dos se tra­ta de un pac­to entre ami­gos, que les brin­da una pla­ta­for­ma de inte­li­gen­cia cru­cial para luchar con­tra el nar­co­trá­fi­co y los acto­res arma­dos, para los paí­ses de la región se tra­ta de un espio­na­je del Tío Sam, ancla­do en Colom­bia, que vul­ne­ra la segu­ri­dad nacio­nal de cada país. Un ges­to hostil.”
Agre­ga­ba: “el gobierno se equi­vo­có en su estra­te­gia de comu­ni­ca­ción. Pri­me­ro negó cual­quier posi­bi­li­dad de que hubie­se bases en Colom­bia. Lue­go, cuan­do el acuer­do se fil­tró a la pren­sa, hizo una audien­cia públi­ca que sem­bró aún más dudas…Total, el pro­pio Pre­sien­te ha teni­do que ir de país en país, para no tener que sen­tar­se en el ban­qui­llo en una reu­nión como la de UNASUR, don­de iba a ser vis­to como una espe­cie de pati­to feo.” La reu­nión en Bari­lo­che y lue­go en Qui­to, demos­tró que Colom­bia es un peli­gro no sólo para Vene­zue­la y Ecua­dor, sino para la exis­ten­cia y con­so­li­da­ción de la UNASUR. A pesar de la CIA y el impe­rio en su con­jun­to, los medios de comu­ni­ca­ción ana­li­zan la situa­ción y aún se vuel­ven crí­ti­cos del sis­te­ma impe­ran­te y en este caso de las bases mili­ta­res colom­bia­nas al ser­vi­cio de los intere­ses geo­po­lí­ti­cos y geo­es­tra­té­gi­cos esta­dou­ni­den­ses. Así, la revis­ta SEMANA reve­la­ba: “Es obvio que Esta­dos Uni­dos tie­ne intere­ses geo­po­lí­ti­cos glo­ba­les. Así que­dó con­sig­na­do en un docu­men­to del Coman­do de Movi­li­dad Aérea del Pen­tá­gono de este año titu­la­do Glo­bal en Rou­te Stra­tegy, en el que lla­man la aten­ción dos datos. El pri­me­ro, que los nor­te­ame­ri­ca­nos quie­ren cam­biar el mode­lo de bases que des­ple­ga­ron duran­te la Gue­rra Fría, y cuyo con­cep­to es fijo e inmó­vil. Aho­ra bus­can mode­los más fle­xi­bles, basa­dos en la coope­ra­ción con los gobier­nos más que en tener hom­bres y apa­ra­tos en tie­rra. Lo otro que dejan cla­ro en este docu­men­to es que quie­ren moni­to­rear las rutas que van hacia Áfri­ca. Tex­tual­men­te, Palan­que­ro apa­re­ce como par­te de ese mode­lo de con­trol de rutas de nar­co­trá­fi­co en Sura­mé­ri­ca. La pala­bra cla­ve en todo esto es disua­sión. Es obvio que Colom­bia, ade­más de for­ta­le­cer su lucha inter­na, tam­bién bus­ca disua­dir a los veci­nos que son laxos con las FARC para que no sigan sién­do­lo. El tema de la gue­rri­lla se ha con­ver­ti­do en fuen­te de con­flic­to per­ma­nen­te con Ecua­dor y Vene­zue­la. Colom­bia no tie­ne cómo hacer­le fren­te a la carre­ra arma­men­tis­ta de Vene­zue­la, pero sí como enviar un men­sa­je disua­si­vo con el res­pal­do de Esta­dos Uni­dos. Al tiem­po, los grin­gos quie­ren disua­dir a los gobier­nos que están hacien­do entu­sias­tas acuer­dos mili­ta­res con Rusia, Irán o Chi­na. Y Bra­sil, a su tiem­po, cómo líder de UNASUR, quie­re disua­dir a la inefa­ble poten­cia esta­dou­ni­den­se de no seguir toman­do a Amé­ri­ca Lati­na como su patio tra­se­ro. Por eso, aun­que en el cor­to pla­zo, para Colom­bia casi nada cam­bia con las bases y este pue­de ser con­si­de­ra­do de puer­tas para aden­tro, un escán­da­lo chim­bo, para otros paí­ses si hay un nue­vo esce­na­rio. Y en el lar­go pla­zo nadie sabe cómo se con­fi­gu­ra­rá el rom­pe­ca­be­zas. Lo que sí está cla­ro es que las bases cons­ti­tu­yen una ficha cla­ve en todo el juego.”

Pero más cla­ro está que el eje Palan­que­ro-Apiay-Maran­dúa es la pun­ta de lan­za del impe­rio en con­tra de Vene­zue­la. Si Vene­zue­la cae se pro­du­ci­rá el efec­to domi­nó y en segui­di­lla se aca­ba­rán los gobier­nos de Correa en Ecua­dor, de Mora­les en Boli­via y de Orte­ga en Nica­ra­gua. Ade­más de ese agre­si­vo eje, el Gobierno de Vene­zue­la reite­ró su denun­cia de que Esta­dos Uni­dos uti­li­za los terri­to­rios de Aru­ba y Cura­zao para pre­pa­rar una agre­sión mili­tar con­tra su terri­to­rio e ins­tó a las auto­ri­da­des holan­de­sas a hon­rar sus com­pro­mi­sos con la paz y a abs­te­ner­se de ata­car o pres­tar­se para ello.
“Vene­zue­la reite­ra a la Comu­ni­dad Inter­na­cio­nal su denun­cia res­pec­to al uso, por par­te de los Esta­dos Uni­dos, de los terri­to­rios colo­nia­les de Aru­ba y Cura­zao, en la pre­pa­ra­ción de una agre­sión mili­tar con­tra Vene­zue­la”, reza el comu­ni­ca­do de la Can­ci­lle­ría vene­zo­la­na que fue difun­di­do el pasa­do el 30 de diciembre.
“El Gobierno Nacio­nal exhor­ta a las auto­ri­da­des holan­de­sas a hon­rar sus com­pro­mi­sos con la paz y la segu­ri­dad inter­na­cio­nal, y a abs­te­ner­se de agre­dir a Vene­zue­la, o pres­tar su cola­bo­ra­ción para tal fin”, aña­de. En la publi­ca­ción, Cara­cas recor­da­ba que des­de Aru­ba y Cura­zao, avio­nes esta­dou­ni­den­ses han vio­la­do sub­se­cuen­te­men­te el espa­cio aéreo vene­zo­lano, con la excu­sa de la lucha con­tra el nar­co­trá­fi­co “que no ha arro­ja­do nin­gún resul­ta­do tangible”.
Esta denun­cia ya había sido hecha el pasa­do 17 de diciem­bre por el pre­si­den­te vene­zo­lano, Hugo Chá­vez, quien des­de Copenha­gue, don­de se reali­zó la Cum­bre sobre el cam­bio cli­má­ti­co, hizo la alerta.
“El impe­rio yan­qui está ocu­pan­do las islas de Aru­ba y Cura­zao y esas islas están a poqui­tos kiló­me­tros de la cos­tas vene­zo­la­nas (…) acu­so al Rei­no de los Paí­ses Bajos de pre­pa­rar jun­to al impe­rio una agre­sión con­tra Vene­zue­la”, denun­ció el man­da­ta­rio duran­te el encuen­tro de los Paí­ses de la Alian­za Boli­va­ria­na para los Pue­blos de Amé­ri­ca (ALBA) con orga­ni­za­cio­nes socia­les des­de el Valvy Hall Cen­ter en Copenha­gue. Natu­ral­men­te Holan­da negó esa posi­bi­li­dad y así lo expre­só el can­ci­ller Maxi­me Verha­gen, pero la ver­dad es que las bases mili­ta­res esta­dou­ni­den­ses en sus terri­to­rios de ultra­mar si pue­den ser uti­li­za­dos para ata­car a Vene­zue­la. Bien se sabe que Washing­ton tie­ne pla­nes para bom­bar­dear a Vene­zue­la, derro­car a Chá­vez y apo­de­rar­se del petró­leo tal como ya lo hizo con Irán.

LA RESPUESTA DE CHÁVEZ

Oscar J. Came­ro infor­ma­ba sobre el pen­sa­mien­to del pre­si­den­te Hugo Chá­vez res­pec­to de las ame­na­zas impe­ria­les hacia Vene­zue­la y refie­re que dijo: ��Ni habla­ré de cifras ni de sofis­ti­ca­dos pos­tu­la­dos de la gue­rra, que no me los conoz­co, por cier­to. Ni siquie­ra habla­ré de lógi­ca. Seré, no más, lógico.
Sabe­mos ya que la ínfu­la impe­rial le echó las car­tas a Vene­zue­la, rodeán­do­la con bases mili­ta­res, con­fi­nán­do­la a una gue­rra o, mejor dicho, agre­sión. Y al mejor esti­lo del gran­de que pone a pelear a los chi­cos para aho­rrar­se el tra­ba­jo y man­te­ner su pres­ti­gio de país “rec­to” ante el mun­do. Lo acos­tum­bra­do, pues: Norie­ga, Hus­sein y otros.

El tra­ba­jo sucio lo harán “los ton­tos” de Vene­zue­la y Colom­bia ‑por fuer­za, así habrán de expre­sar­se de nosotros‑, mien­tras ellos, la cama­ri­lla impe­rial de los Esta­dos Uni­dos, se apres­tan a inter­ve­nir (como gran­des reden­to­res que son) para sepa­rar a los vie­jos cua­tes en dispu­tas, a lla­mar­los a la sin­dé­re­sis, a la demo­cra­cia, a la mar­cha civi­li­za­da de las nacio­nes, al con­ci­lio, etc; pero a inter­ve­nir para real­men­te deter­mi­nar agre­so­res y agre­di­dos, según sus méto­dos y esque­mas, y para per­pe­tuar fun­da­men­tal­men­te el con­flic­to, y suge­rir en con­se­cuen­cia la inter­ven­ción de ter­ce­ros que medien entre los pro­ble­mas (es decir, cas­cos azu­les de la ONU o, en su defec­to, mari­nes de sus fuer­zas arma­das, o cual­quier otro ardid extran­je­ro al con­ti­nen­te). Y ya sabe­mos lo que quie­ren: petró­leo y más petró­leo, petró­leo ele­va­do a la poten­cia. Es un vie­jo cuen­to, mil veces echado.

La inmen­sa pro­vo­ca­ción de esta­ble­cer bases mili­ta­res en los con­tor­nos de Vene­zue­la es un hecho que habrá de ser disi­mu­la­do por la pelea domés­ti­ca entre ton­tos, sos­tu­vo Hugo Chá­vez. Tal es el plan, la tác­ti­ca, agre­gó y aña­dió que el gobierno de Colom­bia lo sabe, por­que par­ti­ci­pa de la vena que quie­re regar con san­gre a Vene­zue­la. Pro­vo­ca­rá y pro­vo­ca­rá, sin medi­da. Es su papel asig­na­do. No tie­ne gran cosa que per­der, pla­ga­do como está de con­flic­tos nar­co­po­lí­ti­cos y gue­rri­lle­ros, y de des­es­ta­bi­li­za­ción a gra­nel; y sí mucho que ganar: que las éli­tes se ator­ni­llen inmi­se­ri­cor­de­men­te en un país con un sis­te­ma de gobierno que dis­trae sus lla­gas con la cos­tum­bre y la even­tua­li­dad de las con­fla­gra­cio­nes. Es el ardid del rico colom­biano para per­ma­ne­cer en el poder. Es decir, es la demo­cra­cia colom­bia­na, aho­ra de expor­ta­ción. Un con­no­ta­do perio­dis­ta reve­ló lo que le lle­gó de sus fuen­tes: Colom­bia pre­pa­ra un ata­que tipo Ecua­dor a Vene­zue­la, pro­ba­ble­men­te en los lla­nos, don­de pre­sun­ta­men­te se eri­gen cam­pa­men­tos de las Fuer­zas Revo­lu­cio­na­rias de Colom­bia. Lue­go de lo cual la tarea pri­mor­dial de ins­ta­la­ción de las bases mili­ta­res esta­rá com­ple­ta­da. O sea, el espec­tácu­lo de dis­trac­ción inter­na­cio­nal mien­tras las bases se ins­ta­lan. Se sus­ci­ta­rá una alga­ra­bía inter­na­cio­nal en torno a paí­ses her­ma­nos que se agre­den y ya nadie se acor­da­rá de las bases Tres Esqui­nas, Palan­que­ro, Laran­dia y Tole­mai­da, Malam­bo, Apiay y todas las otras que los Esta­dos Uni­dos quie­ran ins­ta­lar en el área.

La obra pre­li­mi­nar inva­so­ra esta­rá lis­ta. La aten­ción inter­na­cio­nal se habrá disi­pa­do sobre el con­flic­to entre paí­ses her­ma­nos, mien­tras ellos ‑hablo de los Esta­dos Uni­dos por todo el cañón- ya habrán ins­trui­dos a sus alia­dos colom­bia­nos sobre la siguien­te fase a seguir. A saber, no aban­do­nar ya más nun­ca la con­flic­ti­vi­dad con el vecino y pre­pa­rar­se para dar­les cur­so a ellos median­te una inter­ven­ción. Sos­te­ner muy fuer­te­men­te las rien­das de la gue­rra, de modo tal que no se dis­trai­ga uno de sus perros ladrán­do­le al vacío, como si fue­ra una ope­ra­ción matemática.

Enton­ces se habla­rá muchí­si­mo de demo­cra­cia, de dere­chos huma­nos, de pro­gre­sis­mo, de la rec­ti­tud del gran país del nor­te, de su gene­ro­si­dad y com­pro­mi­so con los dere­chos civi­les de los pue­blos, de la pobre Colom­bia agre­di­da y del mal­va­do agre­sor que hun­de a Vene­zue­la en una peli­gro­sa y des­es­ta­bi­li­za­do­ra revo­lu­ción ame­ri­ca­na. Es posi­ble oír el gri­to: “¡Fuer­zas inter­na­cio­na­les, a la fron­te­ra! ¡Alia­dos al com­ba­te!, ¡En Vene­zue­la se fabri­ca el arma nuclear!” o cual­quier otra cosa que maqui­lle la preo­cu­pa­ción fun­da­men­tal de los parias que inten­tan inter­ve­nir en Vene­zue­la: Chá­vez es una suer­te de ogro apro­pia­do del pozo petro­le­ro más gran­de del planeta.

Gra­dual­men­te se indu­ci­rá a Vene­zue­la a ata­car a Colom­bia, en vir­tud de inaguan­ta­bles pro­vo­ca­cio­nes en la fron­te­ra, pre­pa­ra­dos todos los perros de la gue­rra para mul­ti­pli­car por rugi­do de cañón cual­quier dis­pa­ro defen­si­vo en su fron­te­ra. Esta­rá lis­ta la pro­pa­gan­da, los incues­tio­na­bles medios de comu­ni­ca­ción ‑los mis­mos de la “liber­tad de expre­sión”-, de aden­tro y fue­ra del país, para cum­plir con su papel de agi­ta­ción y con­fa­bu­la­ción. Sobran en Vene­zue­la los pru­ri­tos trai­do­res como para no ima­gi­nar que una gue­rra esté cer­ca. Civi­les vene­zo­la­nos colom­bia­nos, y viceversa.

Se tra­ba­ja­rá la figu­ra de Chá­vez. Se le ali­men­ta­rá una pre­sun­ta mega­lo­ma­nía. Se le eri­gi­rá como un dic­ta­dor con ínfu­las de boli­va­riano pró­cer por una cau­sa nacio­na­lis­ta. Pro­ba­ble­men­te un ter­cer país ‑trai­dor en la juga­da- será envia­do para la dota­ción de los ingre­dien­tes de la inima­gi­na­ble arma ató­mi­ca, defen­so­ra de sobe­ra­nías. O enemi­go cla­ro, para “sem­brar” armas como se “siem­bran” dro­gas. Lar­ga tra­ve­sía y cuen­to. Para enton­ces Chá­vez tie­ne que ser ya ‑por obra y gra­cia de los medios- un fora­ji­do inter­na­cio­nal, con unas bases mili­ta­res lis­tas allen­de fron­te­ra para accio­nar en su con­tra como corre­la­to. Pro­ba­ble­men­te se inten­te bus­car en el inte­rior del país median­te una fuer­za alia­da ali­jos nuclea­res de cocaí­na o gue­rri­lle­ros de las FARC arma­dos con misi­les de no sé cuan­tas oji­vas de poder ató­mi­co. Vale todo en la gue­rra, vale lo que sea nece­sa­rio con tal de apar­tar las manos del ogro de los gri­fos petroleros.
Es decir, se le inten­ta­rá apli­car al pre­si­den­te vene­zo­lano la rece­ta apli­ca­da a Sadam Hus­sein ‑sal­van­do las dis­tan­cias democráticas‑, ni más ni menos, cuan­do lo jodie­ron con las armas, con­se­jos y la mis­ma ayu­da que le die­ron. Lo indu­je­ron a una inva­sión, lo enma­ra­ña­ron con la com­pra de unos ingre­dien­tes para la fabri­ca­ción nuclear, lo per­fi­la­ron héroe de los suni­tas y de una lucha reli­gio­sa ances­tral para, final­men­te, col­gar­lo en el asta mayor lue­go de la inva­sión a Irak.

Y todo tal cual como se pre­ten­de hacer por estos lares: que vene­zo­la­nos y colom­bia­nos haga­mos el tra­ba­jo -¡de paso!- entre noso­tros mis­mos. Sean los colom­bia­nos quie­nes hagan la gue­rra y pon­gan las pro­vo­ca­cio­nes, y sean los vene­zo­la­nos quie­nes cuel­guen a Chá­vez, con­ci­ta­dor de gue­rras, mien­tras ellos (los alia­dos de siem­pre), se apro­pian de los pozos petroleros.
¿Sonó a sue­ño, a pesa­di­lla fuma­do­ra? Pro­ba­ble­men­te, pero pre­ci­sa­men­te sobre tal impre­sión avie­sa es que des­can­sa la estra­te­gia que se le dise­ña al país más infla­ma­do de petró­leo en el pla­ne­ta. La úni­ca sali­da a esta sen­ten­cia de gue­rra hacia cual han entu­ba­do a Vene­zue­la y Colom­bia es la urgen­te con­for­ma­ción de alian­zas inter­na­cio­na­les y regio­na­les, de modo que pesen en el inte­rés de quie­nes miran al inte­rior del con­ti­nen­te. La UNASUR y su fuer­za de segu­ri­dad toda­vía anda en pla­nes de con­for­ma­ción ‑esto mis­mo, por cier­to- , es un ace­le­ran­te de la agre­sión extranjera.
Hay que apre­su­rar la mar­cha. De sobra se sabe que un even­tual Chá­vez de la gue­rra (o defen­sor de su patria) esta­rá solo en la juga­da, acom­pa­ña­do como siem­pre por la hipo­cre­sía soli­da­ria de la ONU y por timo­ra­tos paí­ses “res­pe­tuo­sos del dere­cho de los pue­blos” inca­pa­ces de arries­gar en el fon­do una ayu­da con­cre­ta. Esta­dos Uni­dos ais­la­rá a Vene­zue­la y todos dirán muchas cosas, como siem­pre, pero no pasa­rá nada, cual Cuba.
Y pues­tos ya en la tal even­tua­li­dad de la agre­sión y el final ais­la­mien­to de Vene­zue­la, no serían los Esta­dos Uni­dos nada más quie­nes ata­ca­rían, jun­to a sus perros colom­bia­nos de la gue­rra, soñan­do con inva­sio­nes y expro­pia­cio­nes: se tra­ta de una movi­da cor­po­ral más inmen­sa, más acu­cia­da por su nece­si­dad de recur­sos petro­le­ros, más ínti­ma­men­te liga­da al filón civi­li­za­to­rio indus­trial que ve pró­xi­mo su oca­so. Algo así como Chá­vez con­tra el mun­do: Esta­dos Uni­dos, Euro­pa, la ONU, los gobier­nos trai­do­res de Amé­ri­ca Lati­na (Colom­bia, Perú, Cos­ta Rica, Pana­má, etc) y la cama­ri­lla inter­na lame-botas opo­si­to­ra vene­zo­la­na, ansio­sa de colom­bia­ni­zar a su patria.

San­tan­der emer­gien­do de su sepul­tu­ra para ter­mi­nar de des­di­bu­jar la hue­lla de Bolí­var. Las cúpu­las del poder colo­can­do a los pue­blos en sus año­sos vago­nes de ter­ce­ra cla­se. ¡Y que rue­de el pro­gre­so! Si aque­llo ocu­rrie­ra, tam­bién podría cum­plir­se la pro­cla­ma del Che Gue­va­ra: “Uno, dos tres Viet­nam” y será el fin del imperio.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.