Agre­sión impe­rial des­de Colom­bia al res­to de Amé­ri­ca Lati­na

Para des­ilu­sión de muchos ilu­sos, Oba­ma el pri­mer pre­si­den­te negro de Esta­dos Uni­dos, “pre­mio Nobel de la Paz” en teo­ría, en la prác­ti­ca se ha con­ver­ti­do en otro hal­cón de las gue­rras impe­ria­les. Alguien afir­ma­ba que el sue­ño de Mar­tin Luther King, se ha con­ver­ti­do en la pesa­di­lla del pri­mer pre­si­den­te negro del impe­rio por­que sus anhe­los de impo­ner dife­ren­cias y cam­bios sucum­bie­ron ante los obje­ti­vos de domi­na­ción del impe­rio.

Así, en la pri­me­ra déca­da del siglo XXI, el impe­rio con Bush ayer y con Oba­ma en el pre­sen­te, ha rati­fi­ca­do su con­di­ción de enemi­go de la huma­ni­dad y hoy tie­ne en mar­cha un plan para lle­nar de san­gre nues­tra Amé­ri­ca Lati­na, siem­pre recu­rrien­do al pre­tex­to de defen­sa de los dere­chos huma­nos, las liber­ta­des y las demo­cra­cias y siem­pre con el pre­tex­to de la lucha glo­bal con­tra el terro­ris­mo. Inclu­so, los Esta­dos Uni­dos han asu­mi­do la arbi­tra­rie­dad de deci­dir quié­nes son terro­ris­tas y en su lar­ga lis­ta inclu­yen a Cuba y men­cio­nan a Vene­zue­la, y ellos deci­die­ron que las FARC-EP y el ELN son terro­ris­tas a los que hay que com­ba­tir en terri­to­rio colom­biano.

Las rela­cio­nes de poder eco­nó­mi­co, mili­tar y polí­ti­co en el mun­do glo­bal son impues­tas por Esta­dos Uni­dos, sin que impor­ten las bru­ta­les y pre­po­ten­tes agre­sio­nes con­tra nues­tros pue­blos, naci­das de las estra­te­gias de domi­na­ción neo­co­lo­nial. Las gue­rras impe­ria­les de domi­na­ción son ince­san­tes a lo lar­go y ancho del mun­do. Inva­die­ron y ocu­pa­ron Irak, Afga­nis­tán y se apo­de­ra­ron de los recur­sos hidro­car­bu­rí­fe­ros, del terri­to­rio de paso de oleo­duc­tos y gaso­duc­tos y has­ta del nego­cio del opio y la heroí­na. En su lucha con­tra el “terro­ris­mo” bom­bar­dean ince­san­te­men­te los terri­to­rios de Paquis­tán y Yemen matan­do civi­les ino­cen­tes y en nues­tra Amé­ri­ca Lati­na por medio de sus agen­cias CIA, USAID, NED y otras, incre­men­tan sus acti­vi­da­des clan­des­ti­nas y públi­cas para des­es­ta­bi­li­zar a los gobier­nos de Nica­ra­gua, Vene­zue­la, Ecua­dor y Boli­via. Ya pro­du­je­ron el gol­pe de Esta­do en Hon­du­ras que aca­bó con la ilu­sión de la demo­cra­cia y se valen has­ta de las des­gra­cias y catás­tro­fes del pue­blo hai­tiano para ocu­par­lo mili­tar­men­te.

El impe­rio des­co­no­ce los valo­res éti­co-mora­les y piso­tea los valo­res del Dere­cho Inter­na­cio­nal. Con la com­pli­ci­dad de Uri­be y las dere­chas oli­gár­qui­cas ocu­pó mili­tar­men­te a Colom­bia “en el mar­co del Acuer­do de Asis­ten­cia Mili­tar entre la Repú­bli­ca de Colom­bia y los Esta­dos Uni­dos de Amé­ri­ca, sus­cri­to en Bogo­tá el 17 de abril de 1952” y de otros acuer­dos para ayu­das mili­ta­res y misio­nes mili­ta­res sus­cri­tos en dife­ren­tes fechas des­de 1952, según se lee en el Preám­bu­lo del últi­mo Acuer­do que entre sus obje­ti­vos se advier­te: “de con­for­mi­dad con los acuer­dos bila­te­ra­les y mul­ti­la­te­ra­les per­ti­nen­tes de los cua­les Colom­bia y Esta­dos Uni­dos sean par­te, en par­ti­cu­lar aque­llos ati­nen­tes a la lucha con­tra el nar­co­trá­fi­co y el terro­ris­mo y con suje­ción al orde­na­mien­to jurí­di­co de cada una de las par­tes, éstas acuer­dan pro­fun­di­zar su coope­ra­ción en áreas tales como ins­truc­ción, inter­cam­bio de inte­li­gen­cia, capa­ci­da­des de vigi­lan­cia y reco­no­ci­mien­to, ejer­ci­cios com­bi­na­dos, y otras acti­vi­da­des acor­da­das mutua­men­te, y para enfren­tar ame­na­zas comu­nes a la paz, la esta­bi­li­dad, la liber­tad y la demo­cra­cia”.

Este “Obje­ti­vo” demues­tra, feha­cien­te­men­te, que la ocu­pa­ción y uso de las bases mili­ta­res colom­bia­nas corres­pon­den a la agre­si­vi­dad esta­dou­ni­den­se en con­tra de nues­tras patrias. “Las bases en Colom­bia han traí­do un nivel de ines­ta­bi­li­dad enor­me, y los mis­mos grin­gos anun­cian con cinis­mo la posi­bi­li­dad de enfren­ta­mien­tos entre Colom­bia y Vene­zue­la. Poco le impor­ta a Uri­be y sus secua­ces el impac­to nega­ti­vo que esto trae­ría a estos pue­blos her­ma­nos. El gol­pe de Esta­do en Hon­du­ras cobra ya muchas vidas; la bru­tal repre­sión ha sido sis­te­ma­ti­za­da y ope­ra­da con apo­yo grin­go, colom­biano y sio­nis­ta. Ade­más la ines­ta­bi­li­dad crea­da en este pobre país ame­na­za la segu­ri­dad y eco­no­mías de sus veci­nos. Aquí ungen a Miche­let­ti como san­to barón, defen­sor de la demo­cra­cia, mien­tras éste orde­na ase­si­nar a los campesinos…La agre­sión a Nica­ra­gua es cre­cien­te; la pre­ten­sión de un gol­pe esti­lo Hon­du­ras es aca­ri­cia­da por los hal­co­nes. Si no logran atraer al ejér­ci­to nica, enton­ces, bus­ca­rán la esca­la­da mili­tar has­ta el pun­to de inva­sión. Aquí juga­rá un excep­cio­nal papel el gobierno espu­rio de Por­fi­rio Lobo Sosa.

En Ecua­dor y Para­guay el impe­rio finan­cia pro­yec­tos de agre­sión con­tra las demo­cra­cias popu­la­res, y echa todo lo que tie­ne en elec­cio­nes como la chi­le­na y bra­si­le­ña. Al mis­mo tiem­po apa­dri­na el sabo­ta­je cons­tan­te del que es víc­ti­ma el Esta­do argen­tino. Por si esto fue­ra poco, hoy apro­ve­chan la des­gra­cia pro­du­ci­da por el terre­mo­to en Hai­tí, y envían diez mil sol­da­dos para “…ayu­dar en tareas de res­ca­te y con­tro­lar cual­quier cri­sis social…”. Esos sol­da­di­tos no van a salir de Hai­tí por su cuen­ta; se van a que­dar años en ese país, don­de el impe­rio y sus medios pro­cla­man que el gobierno de René Pre­val ya no exis­te. Todo hace pre­ver que este pobre país pasa­rá a ser­vir de base de agre­sión con­tra Cuba y pun­to de des­es­ta­bi­li­za­ción con­tra la Repu­bli­ca Domi­ni­ca­na.

Con esta con­tin­gen­cia y las bases acor­da­das para Pana­má y Perú se arma una gigan­tes­ca estruc­tu­ra de agre­sión, con­quis­ta y domi­na­ción del impe­rio. Solo lo cues­tio­nan aque­llos que saben con cer­te­za que esto es ver­dad. Este esque­ma es cono­ci­do por todos los laca­yos grin­gos en todas par­tes del con­ti­nen­te; nin­guno lo igno­ra; y están dis­pues­tos a masa­crar a sus com­pa­trio­tas con tal de recon­quis­tar lo que el impe­rio les ha dado como su patri­mo­nio peren­ne o evi­tar que se los qui­ten, expli­ca­ba R. Sal­ga­do.

Para des­atar las gue­rras de agre­sión en con­tra de nues­tras patrias y, en espe­cial, con­tra Vene­zue­la y Ecua­dor, Nica­ra­gua y Boli­via; Esta­dos Uni­dos bajo el man­do del empe­ra­dor negro Barack Oba­ma, a su vez, subor­di­na­do al Pen­tá­gono y Coman­do Sur, Depar­ta­men­to de Esta­do y la CIA, a las dere­chas polí­ti­cas y eco­nó­mi­cas que pre­ten­den gober­nar al mun­do, creó en Colom­bia el eje Palan­que­ro-Apiay-Maran­dúa, eje mili­tar que ser­vi­ría en pri­mer lugar para agre­dir a Vene­zue­la paras sal­var la “liber­tad y la demo­cra­cia”, tal como se esta­ble­ce en el obje­ti­vo del recien­te Acuer­do Colom­bia-. Esta­dos Uni­dos. Basa­do en esta infor­ma­ción, el Pre­si­den­te de Vene­zue­la, Coro­nel Hugo Chá­vez Frías, denun­ció que Esta­dos Uni­dos, por inter­me­dio de Colom­bia, se pre­pa­ra para la gue­rra con­tra la tie­rra del Liber­ta­dor Simón Bolí­var. Javier A. Biar­deau, sos­tie­ne que no son sólo sie­te las bases colom­bia­nas ape­te­ci­das por el impe­rio. Por cer­ca­nía geo­grá­fi­ca, por posi­bi­li­dad de movi­li­za­ción de uni­da­des de com­ba­te, y por su capa­ci­dad de inte­li­gen­cia elec­tró­ni­ca, hay que pres­tar­le aten­ción no solo a Car­ta­ge­na, Malam­bo, Palan­que­ro, Tole­mai­da, Laran­dia y Apiay. Es el eje Palan­que­ro-Apiay-Maran­dúa uno de los ejes de pro­yec­ción y pene­tra­ción con­tra Vene­zue­la, afir­ma.

Bas­ta ana­li­zar las decla­ra­cio­nes del emba­ja­dor de Esta­dos Uni­dos en Colom­bia, el tris­te­men­te recor­da­do ex emba­ja­dor de EE.UU en Vene­zue­la William Brown­field, para saber con qué des­ca­ro ope­ra la actual ofen­si­va del impe­rio: “Ya hay mili­ta­res de EE.UU en bases colom­bia­nas” decla­ra­ba fren­te a las nari­ces de la comu­ni­dad de paí­ses de Nues­tra Amé­ri­ca. Para Brown­field, lo que per­mi­ti­rá el Con­ve­nio es ampliar y pro­fun­di­zar la capa­ci­dad ope­ra­cio­nal de las fuer­zas mili­ta­res de los EE.UU en Colom­bia, “para luchar con­tra el nar­co­trá­fi­co y el terro­ris­mo”.

Si no es para agre­dir a Vene­zue­la, ¿por qué en el pasa­do mes de diciem­bre, el Jefe del Coman­do Sur, D, Frai­ser, mani­fes­ta­ba que era nece­sa­rio ele­var la capa­ci­dad estra­té­gi­ca y de ope­ra­bi­li­dad de la base aérea de Maran­dúa, ubi­ca­da en el Depar­ta­men­to de Vicha­da, sec­tor fron­te­ri­zo con Vene­zue­la? Cier­ta­men­te que la base de Maran­dúa no está entre las sie­te bases a ser usa­das por las tro­pas yan­quis según se dice en el Con­ve­nio, pero ¿qué o quién pue­de impe­dir a Esta­dos Uni­dos usar la base Maran­dúa para ini­ciar la agre­sión mili­tar a Vene­zue­la y tra­tar de de derro­car al gobierno del Pre­si­den­te Hugo Chá­vez, quien tuvo y tie­ne razón para afir­mar que vien­tos de gue­rra comien­zan a soplar en Amé­ri­ca Lati­na. La ame­na­za de gue­rrea es real y Esta­dos Uni­dos es y será el res­pon­sa­ble de estas tra­ge­dia que podría des­en­ca­de­nar­se para hun­dir a nues­tra Amé­ri­ca en el neo­co­lo­nia­lis­mo del ave­za­do impe­rio o para ini­ciar una serie de dic­ta­du­ras neo­fas­cis­tas de con­for­mi­dad con el mode­lo de gol­pe de Esta­do pro­ba­do en Hon­du­ras.

I.- LAS DECLARACIONES DE BROWNFIELD:

Brown­field ha afir­ma­do que la cola­bo­ra­ción entre EE.UU y Colom­bia es de déca­das, y que no entien­de por qué inco­mo­da a los veci­nos. “No esta­mos hablan­do de una base mili­tar en Colom­bia, sino de la posi­bi­li­dad de acce­so a las bases mili­ta­res y nava­les de Colom­bia, que son de las más sofis­ti­ca­das en las Amé­ri­cas”. A buen enten­de­dor, pocas pala­bras, expre­sa Javier A. Biar­deau.

Esta­dos Uni­dos ha equi­pa­do con alta tec­no­lo­gía las bases mili­ta­res colom­bia­nas, ha crea­do y apo­ya­do la infra­es­truc­tu­ra y equi­pa­mien­to de las mis­mas. A par­tir de allí, se habla de “posi­bi­li­dad de acce­so a las bases mili­ta­res y nava­les de Colom­bia”. En pocas pala­bras, cual­quier base mili­tar o naval colom­bia­na, en prin­ci­pio, podrá ser uti­li­za­da por tro­pas de los EE.UU. No son sie­te, es cual­quie­ra de las bases mili­ta­res colom­bia­nas, y estas sie­te solo serán “pues­tos de coman­do” para muchas más.

Para Brow­field el asun­to no es cues­tión de sobe­ra­nía colom­bia­na, sino de “cola­bo­ra­ción entre dos paí­ses con­tra una ame­na­za com­par­ti­da, la de la dro­ga ilí­ci­ta”. Dice Brown­field “(…) en la medi­da en que Colom­bia aca­be con el nar­co­trá­fi­co y el terro­ris­mo se va a bene­fi­ciar a la región.” Las bases uti­li­za­das por EE.UU “son colom­bia­nas” expre­sa y resal­ta que “las Fuer­zas Arma­das de Colom­bia son las más sofis­ti­ca­das de toda la Amé­ri­ca Lati­na”.
Los acuer­dos mili­ta­res entre Colom­bia y Esta­dos Uni­dos deter­mi­nan que las Fuer­zas Arma­das Colom­bia­nas sean per­ma­nen­te­men­te ase­so­ra­das, arma­das y entre­na­das por los Esta­dos Uni­dos y todos saben que quien paga la orques­ta impo­ne el bai­le.

Así mis­mo, todos saben que Uri­be y sus secua­ces entre­ga­ron el terri­to­rio de Colom­bia al impe­rio nor­te­ame­ri­cano. Aho­ra, la patria de Nari­ño se ha con­ver­ti­do en una gigan­tes­ca base aérea, terres­tre y naval de Esta­dos Uni­dos para agre­dir a Amé­ri­ca Lati­na. Solo los necios y cipa­yos des­co­no­cen esta reali­dad.
Biar­deau infor­ma que el Plan Colom­bia 2010 ten­drá un pre­su­pues­to entre US$509 millo­nes y US $520 millo­nes. Y ade­más, se arti­cu­la a los pla­nes en Méxi­co y Amé­ri­ca Cen­tral. Brown­field reve­ló que hay “un paque­te trian­gu­lar: se pue­de hablar de Plan Colom­bia y Plan Méri­da. Seño­res: tene­mos los mis­mos pro­ble­mas y las mis­mas orga­ni­za­cio­nes cri­mi­na­les”. Como para dejar­se de posi­cio­nes retó­ri­cas y medias tin­tas con el “gobierno de Oba­ma”.

Habrá que insis­tir que Uri­be el con­ser­je Oba­ma no es el due­ño del edi­fi­cio impe­rial. Los que siguen con­fian­do el la mas­ca­ra­da-Oba­ma no han com­pren­di­do un pito sobre las estra­te­gias de los Esta­dos Uni­dos y sus “polí­ti­cas de buen vecino”, afir­ma Biar­deau.

II.- ALGUNOS PUNTOS DEL CONVENIO:

En el con­ve­nio Colom­bia-Esta­dos Uni­dos, Uri­be en reali­dad con­ce­dió vía libre para el empleo de cual­quier base aérea o naval de Colom­bia que requie­ra el per­so­nal esta­dou­ni­den­se para poder rea­li­zar las ope­ra­cio­nes con­tra el nar­co­trá­fi­co y el terro­ris­mo, por tan­to, no son sólo sie­te bases las que pue­den ser usa­das por el impe­rio. Inclu­si­ve antes de que se fir­ma­ra el Con­ve­nio, Esta­dos Uni­dos ya esta­ba en capa­ci­dad de usar a su anto­jo las bases de Apiay en el depar­ta­men­to del Meta y la de Maran­dúa, en el depar­ta­men­to de Vicha­da. En Maran­dúa, Esta­dos Uni­dos ins­ta­ló un poten­te radar para uso exclu­si­vo de sus tro­pas y para sus fines espe­cí­fi­cos.

En Apiay se encuen­tra el Coman­do Aéreo de Com­ba­te N° 2 (CACOM) “CT. Luis Fer­nan­do Gómez Niño». Reci­be des­ta­ca­men­tos de uni­da­des de inte­li­gen­cia. Así mis­mo atien­de los reque­ri­mien­tos de arse­nal aéreo Gru­po Aéreo del Orien­te (GAORI) «TC Luis Artu­ro Rodrí­guez Mene­ses». El GAORI se orga­ni­zó como un gru­po orgá­ni­co del Coman­do Aéreo de Com­ba­te No. 2 de Apiay. Para 1994, la base fue dota­da con un sis­te­ma de defen­sa radar tipo TPS-43, per­te­ne­cien­te a la USAF-EE.UU… La ubi­ca­ción estra­té­gi­ca de Maran­dúa y del radar allí ubi­ca­do entra en la tela­ra­ña impe­rial de la NSA, sos­tie­ne Biar­deau y aña­de que es el sis­te­ma de escu­cha e inter­cep­ción elec­tró­ni­ca más gran­de del mun­do (lla­ma­das tele­fó­ni­cas, fax, correos elec­tró­ni­cos, sis­te­mas de comu­ni­ca­ción HF, UHF, des­co­di­fi­ca­ción y codi­fi­ca­ción del len­gua­je), don­de se encuen­tran espe­cia­lis­tas en segui­mien­to sate­li­tal y de inter­cep­ta­ción de aero­na­ves. Para no dejar de lado la impor­tan­cia de las rela­cio­nes entre las bases mili­ta­res de Apiay y Maran­dúa, ya en los mapas de las bases mili­ta­res de los Esta­dos Uni­dos en el mun­do de 2007, apa­re­cían estas bases, sin nece­si­dad de exis­tir nin­gún con­ve­nio. Lla­ma la aten­ción que se pla­nee enton­ces en los pun­tos del acuer­do que “la nego­cia­ción se hizo res­pe­tan­do las cons­ti­tu­cio­nes de ambas nacio­nes”, como indi­có el coman­dan­te de las Fuer­zas Mili­ta­res de Colom­bia, gene­ral Freddy Padi­lla De León.

De con­for­mi­dad con el Con­ve­nio, 1. Se com­par­ti­rá infor­ma­ción de inte­li­gen­cia con Esta­dos Uni­dos, tan­to en el tema del nar­co­trá­fi­co, como del terro­ris­mo. Esto se tra­du­ce a inter­cam­bio de datos en tiem­po real (la lla­ma­da inte­li­gen­cia en tiem­po real). 2. Habrá pro­to­co­los para inter­cam­biar esta infor­ma­ción, que serán acor­da­dos por el coman­do de las Fuer­zas Mili­ta­res y los mili­ta­res esta­dou­ni­den­ses. 3. Colom­bia for­ta­le­ce­rá las capa­ci­da­des téc­ni­cas en inte­li­gen­cia, solo para con­tri­buir a la segu­ri­dad de la región, con el apo­yo de Esta­dos Uni­dos. 4. Esta ayu­da esta­rá enfo­ca­da a trans­mi­tir la expe­rien­cia a paí­ses, que como Méxi­co, tie­nen pro­ble­mas de nar­co­trá­fi­co y nece­si­tan de esa expe­rien­cia. 5. Colom­bia ten­drá con­trol sobre el per­so­nal que tra­ba­je en el país. Aun­que la selec­ción ten­ga el aval del Depar­ta­men­to de Esta­do y el bene­plá­ci­to de la emba­ja­da de Esta­dos Uni­dos, una comi­sión colom­bia­na podrá apro­bar o recha­zar la pre­sen­cia de los fun­cio­na­rios. 6. Los bene­fi­cios mate­ria­les se reci­bi­rán sólo en espe­cie, no en dine­ro.

B) El mane­jo de las bases: 1. Que­da cla­ro que bajo nin­gu­na cir­cuns­tan­cia podrá haber una base mili­tar esta­dou­ni­den­se en Colom­bia. 2. Se uti­li­za­rán las bases de Malam­bo, Apiay, Palan­que­ro, Tole­mai­da y Laran­dia, pero habrá acce­so a otras bases, según las nece­si­da­des y reque­ri­mien­tos. 3. El acuer­do está enfo­ca­do bási­ca­men­te en el tema de la lucha con­tra el nar­co­trá­fi­co y el terro­ris­mo. 4. El empleo de las pis­tas se dará de for­ma gra­dual, depen­dien­do de los reque­ri­mien­tos ope­ra­cio­na­les. 5. El empleo de las bases nava­les será para temas logís­ti­cos ini­cial­men­te (buques que trans­por­ten imple­men­tos téc­ni­cos, repues­tos, apa­ra­tos para inte­li­gen­cia, etc). 6. Los avio­nes ten­drán la misión prin­ci­pal de hacer moni­to­reo de rutas del nar­co­trá­fi­co, lo que no des­car­ta que se pue­dan hacer ope­ra­cio­nes con un ter­cer país, en aguas inter­na­cio­na­les. Pero, solo a soli­ci­tud de ese ter­cer país. 7. La ayu­da de 46 millo­nes de dóla­res para Palan­que­ro se hace con base en aná­li­sis téc­ni­cos. La capa­ci­dad de la base debe ser ópti­ma para garan­ti­zar la segu­ri­dad de las aero­na­ves. Esta fue una impo­si­ción de Esta­dos Uni­dos.

Lo que que­da cla­ro es que Washing­ton ha dise­ña­do y está eje­cu­tan­do un plan geo­es­tra­té­gi­co para recu­pe­rar la ini­cia­ti­va polí­ti­ca y mili­tar hacia Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be. El cen­tro de gra­ve­dad de la estra­te­gia es la Revo­lu­ción Boli­va­ria­na y el ALBA. Vie­nen eje­cu­tan­do sus ope­ra­cio­nes y accio­nes de mane­ra secuen­cia­da y sin­cro­ni­za­da, mane­jan­do el prin­ci­pio de sor­pre­sa, mani­fes­tán­do­se sobre todo a par­tir de su cola­bo­ra­ción con el man­te­ni­mien­to de la situa­ción de gol­pe cívi­co-mili­tar en Hon­du­ras, cuyo obje­ti­vo fun­da­men­tal es la con­ten­ción del pro­yec­to popu­lar cons­ti­tu­yen­te. Los gobier­nos de cen­tro-izquier­da han que­da­do por aho­ra para­li­za­dos y toda la para­fer­na­lia retó­ri­ca de la OEA y de la ONU ha sido neu­tra­li­za­da. La movi­li­za­ción obvia­men­te, debe reba­sar a los gobier­nos y los espa­cios diplo­má­ti­cos, y de los pue­blos, sus movi­mien­tos socia­les y popu­la­res. Uri­be, el reca­de­ro de Oba­ma no va a hacer sino ganar tiem­po para favo­re­cer los intere­ses geo­es­tra­té­gi­cos del Impe­rio. Los ver­da­de­ros due­ños del edi­fi­cio impe­rial hablan entre líneas en las decla­ra­cio­nes de la Secre­ta­ria de Esta­do Hilary Clin­ton. Lo demás son mas­ca­ra­das y fan­ta­sías sobre el pre­sun­to “Pre­si­den­te del cam­bio y de la espe­ran­za”.
Mien­tras se le piden expli­ca­cio­nes sobre las bases mili­ta­res esta­dou­ni­den­ses a Colom­bia en UNASUR, la ver­da­de­ra gra­ve­dad de la situa­ción es el avan­ce del Impe­rio. Los pue­blos, sus movi­mien­tos socia­les y orga­ni­za­cio­nes polí­ti­cas revo­lu­cio­na­rias y anti­im­pe­ria­lis­tas deben recu­pe­rar la ini­cia­ti­va y el rum­bo estra­té­gi­co, para enfren­tar a Washing­ton, des­ar­ti­cu­lan­do su estra­te­gia de maqui­lla­je impe­rial en el terreno mediá­ti­co y polí­ti­co. No es momen­to para picar­le el ojo al con­ser­je del impe­rio, cre­yen­do en los pode­res seduc­to­res de los bue­nos moda­les y en la nue­va polí­ti­ca del “buen vecino”. Los gobier­nos del ALBA y de UNASUR se enfren­tan a una ver­da­de­ra prue­ba anti­im­pe­ria­lis­ta. Vere­mos si los gobier­nos con dis­cur­sos lati­no­ame­ri­ca­nis­tas, demo­crá­ti­cos y popu­la­res están a la altu­ra de las cir­cuns­tan­cias, o si no entra­re­mos a un nue­vo ciclo de luchas revo­lu­cio­na­rias y anti­im­pe­ria­lis­tas, expli­ca Biar­deau.
III.- ¿RECRUDECE LA GUERRA DE IV GENERACIÓN?
Uno de los ana­lis­tas más cer­te­ros sobre la real ame­na­za que se mue­ve hacia Vene­zue­la es Car­los Lanz Rodrí­guez, quién ha veni­do des­en­tra­ñan­do la made­ja de las ope­ra­cio­nes psi­co­ló­gi­cas y encu­bier­tas que se ciñen sobre Vene­zue­la. Con moti­vo del pro­ce­so inves­ti­ga­ti­vo sobre la Gue­rra de IV Gene­ra­ción y las Ope­ra­cio­nes Psi­co­ló­gi­cas impul­sa­das en nues­tro con­tex­to por The Ren­dón Group, (con­cre­ta­men­te en Colom­bia en el “Plan Segu­ri­dad Demo­crá­ti­ca” don­de se ha imple­men­ta­do un outsour­cing de inte­li­gen­cia con la Fun­da­ción Segu­ri­dad y Demo­cra­cia bajo el patro­ci­nio del Clan San­tos). Lanz ha encon­tra­do nume­ro­sas evi­den­cias e indi­cios, sobre el plan de avan­za­da geo­es­tra­té­gi­ca impe­rial sobre Amé­ri­ca Lati­na, en par­ti­cu­lar, sobre al área andi­na.
Car­los Lanz ha inves­ti­ga­do, ana­li­zan­do el rol juga­do por la fun­da­ción “Segu­ri­dad y Demo­cra­cia en Colom­bia”, y sus cone­xio­nes con el entra­ma­do polí­ti­co-mili­tar del gobierno de Uri­be, aspec­tos de la agen­da de la refor­ma mili­tar que están direc­ta­men­te arti­cu­la­dos a la loca­li­za­ción de equi­pa­mien­to y tro­pas mili­ta­res nor­te­ame­ri­ca­nas, en cual­quier ubi­ca­ción estra­té­gi­ca del terri­to­rio colom­biano (y no solo en los 7 pun­tos de coman­do que apa­re­cen en el con­ve­nio). Las Fuer­zas Mili­ta­res de Colom­bia han avan­za­do con­si­de­ra­ble­men­te en el cam­po de la tec­no­lo­gía apli­ca­da a la pla­nea­ción y con­duc­ción de las ope­ra­cio­nes mili­ta­res. Se ha incre­men­ta­do la movi­li­dad aérea y el apo­yo de fue­go des­de el aire, la capa­ci­dad de ope­rar en ambien­te noc­turno, las mejo­ras en la inte­li­gen­cia téc­ni­ca y las estruc­tu­ras de coman­do, con­trol y comu­ni­ca­cio­nes. El incre­men­to de la movi­li­dad aérea ha per­mi­ti­do ase­gu­rar:
I) el con­trol del espa­cio aéreo, para “garan­ti­zar la sobe­ra­nía” II) apli­car la fuer­za, lo cual impli­ca uti­li­zar las capa­ci­da­des inhe­ren­tes al poder aéreo-mili­tar en desa­rro­llo de las ope­ra­cio­nes mili­ta­res como pue­den ser los bom­bar­deos a blan­cos en tie­rra o los com­ba­tes aire-aire; III) mul­ti­pli­car la fuer­za, lo que sig­ni­fi­ca aumen­tar la capa­ci­dad mili­tar terres­tre o marí­ti­ma a tra­vés del uso de aero­na­ves, por ejem­plo con el apo­yo de fue­go a las tro­pas terres­tres; y, final­men­te, IV) apo­yar la fuer­za, la cual inclu­ye el abas­te­ci­mien­to logís­ti­co nece­sa­rio para ade­lan­tar ope­ra­cio­nes pro­lon­ga­das. En las misio­nes de mul­ti­pli­car la fuer­za, se inclu­ye el asal­to aéreo, es decir, trans­por­tar por vía heli­trans­por­ta­da uni­da­des terres­tres al cam­po de bata­lla. Las fuer­zas de asal­to aéreo son capa­ces de pro­yec­tar poder de com­ba­te sin la limi­ta­ción impues­ta por el terreno o los acci­den­tes geo­grá­fi­cos. La ver­sa­ti­li­dad y fuer­za de este tipo de ope­ra­cio­nes se logra al com­bi­nar las capa­ci­da­des de las aero­na­ves moder­nas de ala rota­to­ria, velo­ci­dad, agi­li­dad y capa­ci­dad de fue­go con las de las tro­pas terres­tres. Se debe resal­tar el enor­me incre­men­to de la capa­ci­dad aérea de las Fuer­zas Mili­ta­res colom­bia­nas, tan­to en el trans­por­te de tro­pa como en el apo­yo de fue­go cer­cano, es decir, el apo­yo de fue­go que los heli­cóp­te­ros o avio­nes brin­dan a las tro­pas terres­tres, volan­do muy cer­ca de la tie­rra y a una rela­ti­va baja velo­ci­dad. Este apo­yo es cru­cial, pues repre­sen­ta una ven­ta­ja muy sig­ni­fi­ca­ti­va a la hora de enfren­tar a los gru­pos arma­dos “ile­ga­les”.
El apo­yo de fue­go cer­cano es pro­vis­to por los heli­cóp­te­ros arti­lla­dos, los cua­les acom­pa­ñan y escol­tan las aero­na­ves de trans­por­te en el desa­rro­llo de las ope­ra­cio­nes de asal­to aéreo. Adi­cio­nal­men­te, es muy impor­tan­te con­tar con avio­nes que sir­van como pla­ta­for­ma de apo­yo de fue­go pro­lon­ga­do, papel que en Colom­bia desem­pe­ña de mane­ra muy efec­ti­va la flo­ta de avio­nes AC-47, mejor cono­ci­do como el “avión fan­tas­ma”. Colom­bia tri­pli­có su flo­ta de avio­nes fan­tas­ma al pasar de dos en 1996 a seis en la actua­li­dad. Igual­men­te, Colom­bia pasó de tener una flo­ti­lla de heli­cóp­te­ros muy limi­ta­da, a tener la ter­ce­ra fuer­za del hemis­fe­rio. Cabe aña­dir que la colom­bia­na es la ter­ce­ra flo­ta de heli­cóp­te­ros UH-60 o Blackhawk más nume­ro­sa del mun­do, supe­ra­da sola­men­te por las de Esta­dos Uni­dos e Israel.
Así mis­mo, las Fuer­zas Mili­ta­res colom­bia­nas han for­ta­le­ci­do con­si­de­ra­ble­men­te sus capa­ci­da­des de inte­li­gen­cia téc­ni­ca, enten­di­da ésta como la reco­lec­ción de infor­ma­ción por medios dis­tin­tos a las fuen­tes huma­nas. Inclu­ye la capa­ci­dad de inter­cep­tar seña­les, comu­ni­ca­cio­nes y de tomar aero­fo­to­gra­fías, entre otras. Un com­po­nen­te fun­da­men­tal de estas capa­ci­da­des son los lla­ma­dos ras­trea­do­res o trac­kers y las pla­ta­for­mas de inte­li­gen­cia. Estos avio­nes están equi­pa­dos con sofis­ti­ca­da tec­no­lo­gía de inter­cep­ta­ción de comu­ni­ca­cio­nes, foto­gra­fía aérea y radio­go­nio­me­tría. Estas aero­na­ves, en con­jun­to con los rada­res de base en tie­rra (GBR) y la Cen­tral de Inte­li­gen­cia Con­jun­ta (CIC), con­for­man el sis­te­ma de inte­li­gen­cia téc­ni­ca que le per­mi­te a las Fuer­zas Mili­ta­res obte­ner, pro­ce­sar y ana­li­zar infor­ma­ción uti­li­za­da en la lucha con­tra el nar­co­trá­fi­co y, más recien­te­men­te, con­tra los lla­ma­dos “gru­pos arma­dos ile­ga­les”, que bien pue­de pro­yec­tar­se para ini­ciar la gue­rra de agre­sión con­tra Vene­zue­la o Ecua­dor, por ejem­plo.
Las Fuer­zas Arma­das colom­bia­nas han desa­rro­lla­do un moderno sis­te­ma de coman­do, con­trol y comu­ni­ca­cio­nes que inclu­ye el Cen­tro de Ope­ra­cio­nes Con­jun­tas (COC) del Coman­do Gene­ral de las Fuer­zas Mili­ta­res, así como cen­tros equi­va­len­tes en cada uno de los Coman­dos de Fuer­za. Estos cen­tros están enla­za­dos con las uni­da­des ope­ra­ti­vas, lo que le per­mi­te a los coman­dan­tes mili­ta­res coor­di­nar y coman­dar las accio­nes en el cam­po de bata­lla. En el área de las tele­co­mu­ni­ca­cio­nes se han dado algu­nos avan­ces en sus­ti­tuir el ana­cró­ni­co sis­te­ma de repe­ti­do­ras por el de comu­ni­ca­cio­nes sate­li­ta­les”
Todos estos avan­ces de la Fuer­za Arma­da Colom­bia­na se rela­cio­nan con el actual con­ve­nio para moder­ni­zar bases, tras­la­dar equi­pa­mien­tos y tro­pas nor­te­ame­ri­ca­nas en terri­to­rio colom­biano. Todo esto no es solo para “luchar con­tra el nar­co­trá­fi­co y el terro­ris­mo”, sino para recru­de­cer la gue­rra de IV gene­ra­ción hacia Vene­zue­la, e inclu­so para dis­po­ner de una fuer­za de reac­ción rápi­da en la fron­te­ra sur como base de apo­yo para una inter­ven­ción en pro­fun­di­dad en el terri­to­rio vene­zo­lano, pro­yec­tán­do­se estra­té­gi­ca­men­te sobre la faja petro­lí­fe­ra del Ori­no­co, la infra­es­truc­tu­ra eléc­tri­ca, y los recur­sos estra­té­gi­cos de la ama­zo­nia vene­zo­la­na. De allí la impor­tan­cia de la bases de Maran­dúa, Apiay, en pri­mer lugar, y de Yopal y Sara­ve­na en segun­do lugar.. Sabe­mos que el enfren­ta­mien­to a la insur­gen­cia Colom­bia­na hace par­te de un com­ba­te glo­bal a la las dife­ren­tes fuer­zas revo­lu­cio­na­rias en la región. Los Esta­dos Uni­dos han demos­tra­do no tener inte­rés alguno en la solu­ción polí­ti­ca nego­cia­da del con­flic­to colom­biano, y la solu­ción mili­tar impli­ca des­co­no­cer la sobe­ra­nía nacio­nal de los paí­ses veci­nos y el desa­rro­llo de “ope­ra­cio­nes extra­te­rri­to­ria­les”.
Ade­más del espec­tro de ope­ra­cio­nes mili­ta­res direc­tas, se avan­za en el uso de ope­ra­cio­nes mili­ta­res indi­rec­tas, fun­da­men­tal­men­te la gue­rra comu­ni­ca­cio­nal, elec­tró­ni­ca y psi­co­ló­gi­ca. En tal sen­ti­do, no es un hecho for­tui­to que Enri­que San­tos, Direc­tor de la Fun­da­ción Segu­ri­dad y Demo­cra­cia sea pre­si­den­te de la SIP y due­ño de un empo­rio comu­ni­ca­cio­nal. Tam­po­co es mera coin­ci­den­cia la pre­sen­cia reite­ra­da en los últi­mos meses en Bogo­tá de los prin­ci­pa­les ope­ra­do­res de The Ren­dón Group en Vene­zue­la, según cons­ta en el docu­men­to que ana­li­za Biar­deau sobre la pro­ble­má­ti­ca actual que es una real ame­na­za a la paz y segu­ri­dad en esta par­te del mun­do.
LA AGRESIÓN PERMANENTE
El segun­do gran aspec­to es la gue­rra mediá­ti­ca con­tra la revo­lu­ción boli­va­ria­na pro­cla­ma­da por el pre­si­den­te Hugo Chá­vez. Se tra­ta del uso exten­si­vo de la infra­es­truc­tu­ra ins­ta­la­da para copar los medios de comu­ni­ca­ción social para difun­dir la “pro­pa­gan­da negra” con la que se le hace apa­re­cer al gober­nan­te vene­zo­lano como el “malo” de la pelí­cu­la, el orga­ni­za­dor de des­es­ta­bi­li­za­cio­nes, el repre­sen­tan­te del Socia­lis­mo Siglo XXI que “es un fra­ca­so”, según los par­lan­tes y loros del sis­te­ma capi­ta­lis­ta.
Esa mis­ma pro­pa­gan­da que es par­te de la gue­rra sico­ló­gi­ca de la CIA, el Pen­tá­gono y el Depar­ta­men­to de Esta­do, difun­de que las bases mili­ta­res colom­bia­nas son colom­bia­nas y que jamás han sido cedi­das al impe­rio sino que podrán ser usa­das por Esta­dos Uni­dos como una coope­ra­ción en la lucha de Uri­be con­tra los “terro­ris­tas” y el nar­co­trá­fi­co. La influ­yen­te revis­ta colom­bia­na SEMANA expre­só: “el con­cep­to de bases que tie­ne el gobierno colom­biano es muy dis­tin­to al que tie­nen los demás paí­ses de la región. Para Colom­bia, en estric­to sen­ti­do, no es una base mili­tar grin­ga en terri­to­rio colom­biano, sino que se tra­ta de una coope­ra­ción mili­tar extran­je­ra que uti­li­za bases colom­bia­nas. Para los veci­nos se tra­ta de bases mili­ta­res grin­gas en terri­to­rio colom­biano con pro­yec­ción en el res­to de la región, es decir, una espe­cie de cabe­za de pla­ya del engra­na­je mili­tar del impe­rio en Lati­noa­mé­ri­ca.”
La Revis­ta SEMANA dijo: “Mien­tras para Colom­bia y Esta­dos Uni­dos se tra­ta de un pac­to entre ami­gos, que les brin­da una pla­ta­for­ma de inte­li­gen­cia cru­cial para luchar con­tra el nar­co­trá­fi­co y los acto­res arma­dos, para los paí­ses de la región se tra­ta de un espio­na­je del Tío Sam, ancla­do en Colom­bia, que vul­ne­ra la segu­ri­dad nacio­nal de cada país. Un ges­to hos­til.”
Agre­ga­ba: “el gobierno se equi­vo­có en su estra­te­gia de comu­ni­ca­ción. Pri­me­ro negó cual­quier posi­bi­li­dad de que hubie­se bases en Colom­bia. Lue­go, cuan­do el acuer­do se fil­tró a la pren­sa, hizo una audien­cia públi­ca que sem­bró aún más dudas…Total, el pro­pio Pre­sien­te ha teni­do que ir de país en país, para no tener que sen­tar­se en el ban­qui­llo en una reu­nión como la de UNASUR, don­de iba a ser vis­to como una espe­cie de pati­to feo.” La reu­nión en Bari­lo­che y lue­go en Qui­to, demos­tró que Colom­bia es un peli­gro no sólo para Vene­zue­la y Ecua­dor, sino para la exis­ten­cia y con­so­li­da­ción de la UNASUR. A pesar de la CIA y el impe­rio en su con­jun­to, los medios de comu­ni­ca­ción ana­li­zan la situa­ción y aún se vuel­ven crí­ti­cos del sis­te­ma impe­ran­te y en este caso de las bases mili­ta­res colom­bia­nas al ser­vi­cio de los intere­ses geo­po­lí­ti­cos y geo­es­tra­té­gi­cos esta­dou­ni­den­ses. Así, la revis­ta SEMANA reve­la­ba: “Es obvio que Esta­dos Uni­dos tie­ne intere­ses geo­po­lí­ti­cos glo­ba­les. Así que­dó con­sig­na­do en un docu­men­to del Coman­do de Movi­li­dad Aérea del Pen­tá­gono de este año titu­la­do Glo­bal en Rou­te Stra­tegy, en el que lla­man la aten­ción dos datos. El pri­me­ro, que los nor­te­ame­ri­ca­nos quie­ren cam­biar el mode­lo de bases que des­ple­ga­ron duran­te la Gue­rra Fría, y cuyo con­cep­to es fijo e inmó­vil. Aho­ra bus­can mode­los más fle­xi­bles, basa­dos en la coope­ra­ción con los gobier­nos más que en tener hom­bres y apa­ra­tos en tie­rra. Lo otro que dejan cla­ro en este docu­men­to es que quie­ren moni­to­rear las rutas que van hacia Áfri­ca. Tex­tual­men­te, Palan­que­ro apa­re­ce como par­te de ese mode­lo de con­trol de rutas de nar­co­trá­fi­co en Sura­mé­ri­ca. La pala­bra cla­ve en todo esto es disua­sión. Es obvio que Colom­bia, ade­más de for­ta­le­cer su lucha inter­na, tam­bién bus­ca disua­dir a los veci­nos que son laxos con las FARC para que no sigan sién­do­lo. El tema de la gue­rri­lla se ha con­ver­ti­do en fuen­te de con­flic­to per­ma­nen­te con Ecua­dor y Vene­zue­la. Colom­bia no tie­ne cómo hacer­le fren­te a la carre­ra arma­men­tis­ta de Vene­zue­la, pero sí como enviar un men­sa­je disua­si­vo con el res­pal­do de Esta­dos Uni­dos. Al tiem­po, los grin­gos quie­ren disua­dir a los gobier­nos que están hacien­do entu­sias­tas acuer­dos mili­ta­res con Rusia, Irán o Chi­na. Y Bra­sil, a su tiem­po, cómo líder de UNASUR, quie­re disua­dir a la inefa­ble poten­cia esta­dou­ni­den­se de no seguir toman­do a Amé­ri­ca Lati­na como su patio tra­se­ro. Por eso, aun­que en el cor­to pla­zo, para Colom­bia casi nada cam­bia con las bases y este pue­de ser con­si­de­ra­do de puer­tas para aden­tro, un escán­da­lo chim­bo, para otros paí­ses si hay un nue­vo esce­na­rio. Y en el lar­go pla­zo nadie sabe cómo se con­fi­gu­ra­rá el rom­pe­ca­be­zas. Lo que sí está cla­ro es que las bases cons­ti­tu­yen una ficha cla­ve en todo el jue­go.”

Pero más cla­ro está que el eje Palan­que­ro-Apiay-Maran­dúa es la pun­ta de lan­za del impe­rio en con­tra de Vene­zue­la. Si Vene­zue­la cae se pro­du­ci­rá el efec­to domi­nó y en segui­di­lla se aca­ba­rán los gobier­nos de Correa en Ecua­dor, de Mora­les en Boli­via y de Orte­ga en Nica­ra­gua. Ade­más de ese agre­si­vo eje, el Gobierno de Vene­zue­la reite­ró su denun­cia de que Esta­dos Uni­dos uti­li­za los terri­to­rios de Aru­ba y Cura­zao para pre­pa­rar una agre­sión mili­tar con­tra su terri­to­rio e ins­tó a las auto­ri­da­des holan­de­sas a hon­rar sus com­pro­mi­sos con la paz y a abs­te­ner­se de ata­car o pres­tar­se para ello.
“Vene­zue­la reite­ra a la Comu­ni­dad Inter­na­cio­nal su denun­cia res­pec­to al uso, por par­te de los Esta­dos Uni­dos, de los terri­to­rios colo­nia­les de Aru­ba y Cura­zao, en la pre­pa­ra­ción de una agre­sión mili­tar con­tra Vene­zue­la”, reza el comu­ni­ca­do de la Can­ci­lle­ría vene­zo­la­na que fue difun­di­do el pasa­do el 30 de diciem­bre.
“El Gobierno Nacio­nal exhor­ta a las auto­ri­da­des holan­de­sas a hon­rar sus com­pro­mi­sos con la paz y la segu­ri­dad inter­na­cio­nal, y a abs­te­ner­se de agre­dir a Vene­zue­la, o pres­tar su cola­bo­ra­ción para tal fin”, aña­de. En la publi­ca­ción, Cara­cas recor­da­ba que des­de Aru­ba y Cura­zao, avio­nes esta­dou­ni­den­ses han vio­la­do sub­se­cuen­te­men­te el espa­cio aéreo vene­zo­lano, con la excu­sa de la lucha con­tra el nar­co­trá­fi­co “que no ha arro­ja­do nin­gún resul­ta­do tan­gi­ble”.
Esta denun­cia ya había sido hecha el pasa­do 17 de diciem­bre por el pre­si­den­te vene­zo­lano, Hugo Chá­vez, quien des­de Copenha­gue, don­de se reali­zó la Cum­bre sobre el cam­bio cli­má­ti­co, hizo la aler­ta.
“El impe­rio yan­qui está ocu­pan­do las islas de Aru­ba y Cura­zao y esas islas están a poqui­tos kiló­me­tros de la cos­tas vene­zo­la­nas (…) acu­so al Rei­no de los Paí­ses Bajos de pre­pa­rar jun­to al impe­rio una agre­sión con­tra Vene­zue­la”, denun­ció el man­da­ta­rio duran­te el encuen­tro de los Paí­ses de la Alian­za Boli­va­ria­na para los Pue­blos de Amé­ri­ca (ALBA) con orga­ni­za­cio­nes socia­les des­de el Valvy Hall Cen­ter en Copenha­gue. Natu­ral­men­te Holan­da negó esa posi­bi­li­dad y así lo expre­só el can­ci­ller Maxi­me Verha­gen, pero la ver­dad es que las bases mili­ta­res esta­dou­ni­den­ses en sus terri­to­rios de ultra­mar si pue­den ser uti­li­za­dos para ata­car a Vene­zue­la. Bien se sabe que Washing­ton tie­ne pla­nes para bom­bar­dear a Vene­zue­la, derro­car a Chá­vez y apo­de­rar­se del petró­leo tal como ya lo hizo con Irán.

LA RESPUESTA DE CHÁVEZ

Oscar J. Came­ro infor­ma­ba sobre el pen­sa­mien­to del pre­si­den­te Hugo Chá­vez res­pec­to de las ame­na­zas impe­ria­les hacia Vene­zue­la y refie­re que dijo: ��Ni habla­ré de cifras ni de sofis­ti­ca­dos pos­tu­la­dos de la gue­rra, que no me los conoz­co, por cier­to. Ni siquie­ra habla­ré de lógi­ca. Seré, no más, lógi­co.
Sabe­mos ya que la ínfu­la impe­rial le echó las car­tas a Vene­zue­la, rodeán­do­la con bases mili­ta­res, con­fi­nán­do­la a una gue­rra o, mejor dicho, agre­sión. Y al mejor esti­lo del gran­de que pone a pelear a los chi­cos para aho­rrar­se el tra­ba­jo y man­te­ner su pres­ti­gio de país “rec­to” ante el mun­do. Lo acos­tum­bra­do, pues: Norie­ga, Hus­sein y otros.

El tra­ba­jo sucio lo harán “los ton­tos” de Vene­zue­la y Colom­bia ‑por fuer­za, así habrán de expre­sar­se de nosotros‑, mien­tras ellos, la cama­ri­lla impe­rial de los Esta­dos Uni­dos, se apres­tan a inter­ve­nir (como gran­des reden­to­res que son) para sepa­rar a los vie­jos cua­tes en dispu­tas, a lla­mar­los a la sin­dé­re­sis, a la demo­cra­cia, a la mar­cha civi­li­za­da de las nacio­nes, al con­ci­lio, etc; pero a inter­ve­nir para real­men­te deter­mi­nar agre­so­res y agre­di­dos, según sus méto­dos y esque­mas, y para per­pe­tuar fun­da­men­tal­men­te el con­flic­to, y suge­rir en con­se­cuen­cia la inter­ven­ción de ter­ce­ros que medien entre los pro­ble­mas (es decir, cas­cos azu­les de la ONU o, en su defec­to, mari­nes de sus fuer­zas arma­das, o cual­quier otro ardid extran­je­ro al con­ti­nen­te). Y ya sabe­mos lo que quie­ren: petró­leo y más petró­leo, petró­leo ele­va­do a la poten­cia. Es un vie­jo cuen­to, mil veces echa­do.

La inmen­sa pro­vo­ca­ción de esta­ble­cer bases mili­ta­res en los con­tor­nos de Vene­zue­la es un hecho que habrá de ser disi­mu­la­do por la pelea domés­ti­ca entre ton­tos, sos­tu­vo Hugo Chá­vez. Tal es el plan, la tác­ti­ca, agre­gó y aña­dió que el gobierno de Colom­bia lo sabe, por­que par­ti­ci­pa de la vena que quie­re regar con san­gre a Vene­zue­la. Pro­vo­ca­rá y pro­vo­ca­rá, sin medi­da. Es su papel asig­na­do. No tie­ne gran cosa que per­der, pla­ga­do como está de con­flic­tos nar­co­po­lí­ti­cos y gue­rri­lle­ros, y de des­es­ta­bi­li­za­ción a gra­nel; y sí mucho que ganar: que las éli­tes se ator­ni­llen inmi­se­ri­cor­de­men­te en un país con un sis­te­ma de gobierno que dis­trae sus lla­gas con la cos­tum­bre y la even­tua­li­dad de las con­fla­gra­cio­nes. Es el ardid del rico colom­biano para per­ma­ne­cer en el poder. Es decir, es la demo­cra­cia colom­bia­na, aho­ra de expor­ta­ción. Un con­no­ta­do perio­dis­ta reve­ló lo que le lle­gó de sus fuen­tes: Colom­bia pre­pa­ra un ata­que tipo Ecua­dor a Vene­zue­la, pro­ba­ble­men­te en los lla­nos, don­de pre­sun­ta­men­te se eri­gen cam­pa­men­tos de las Fuer­zas Revo­lu­cio­na­rias de Colom­bia. Lue­go de lo cual la tarea pri­mor­dial de ins­ta­la­ción de las bases mili­ta­res esta­rá com­ple­ta­da. O sea, el espec­tácu­lo de dis­trac­ción inter­na­cio­nal mien­tras las bases se ins­ta­lan. Se sus­ci­ta­rá una alga­ra­bía inter­na­cio­nal en torno a paí­ses her­ma­nos que se agre­den y ya nadie se acor­da­rá de las bases Tres Esqui­nas, Palan­que­ro, Laran­dia y Tole­mai­da, Malam­bo, Apiay y todas las otras que los Esta­dos Uni­dos quie­ran ins­ta­lar en el área.

La obra pre­li­mi­nar inva­so­ra esta­rá lis­ta. La aten­ción inter­na­cio­nal se habrá disi­pa­do sobre el con­flic­to entre paí­ses her­ma­nos, mien­tras ellos ‑hablo de los Esta­dos Uni­dos por todo el cañón- ya habrán ins­trui­dos a sus alia­dos colom­bia­nos sobre la siguien­te fase a seguir. A saber, no aban­do­nar ya más nun­ca la con­flic­ti­vi­dad con el vecino y pre­pa­rar­se para dar­les cur­so a ellos median­te una inter­ven­ción. Sos­te­ner muy fuer­te­men­te las rien­das de la gue­rra, de modo tal que no se dis­trai­ga uno de sus perros ladrán­do­le al vacío, como si fue­ra una ope­ra­ción mate­má­ti­ca.

Enton­ces se habla­rá muchí­si­mo de demo­cra­cia, de dere­chos huma­nos, de pro­gre­sis­mo, de la rec­ti­tud del gran país del nor­te, de su gene­ro­si­dad y com­pro­mi­so con los dere­chos civi­les de los pue­blos, de la pobre Colom­bia agre­di­da y del mal­va­do agre­sor que hun­de a Vene­zue­la en una peli­gro­sa y des­es­ta­bi­li­za­do­ra revo­lu­ción ame­ri­ca­na. Es posi­ble oír el gri­to: “¡Fuer­zas inter­na­cio­na­les, a la fron­te­ra! ¡Alia­dos al com­ba­te!, ¡En Vene­zue­la se fabri­ca el arma nuclear!” o cual­quier otra cosa que maqui­lle la preo­cu­pa­ción fun­da­men­tal de los parias que inten­tan inter­ve­nir en Vene­zue­la: Chá­vez es una suer­te de ogro apro­pia­do del pozo petro­le­ro más gran­de del pla­ne­ta.

Gra­dual­men­te se indu­ci­rá a Vene­zue­la a ata­car a Colom­bia, en vir­tud de inaguan­ta­bles pro­vo­ca­cio­nes en la fron­te­ra, pre­pa­ra­dos todos los perros de la gue­rra para mul­ti­pli­car por rugi­do de cañón cual­quier dis­pa­ro defen­si­vo en su fron­te­ra. Esta­rá lis­ta la pro­pa­gan­da, los incues­tio­na­bles medios de comu­ni­ca­ción ‑los mis­mos de la “liber­tad de expre­sión”-, de aden­tro y fue­ra del país, para cum­plir con su papel de agi­ta­ción y con­fa­bu­la­ción. Sobran en Vene­zue­la los pru­ri­tos trai­do­res como para no ima­gi­nar que una gue­rra esté cer­ca. Civi­les vene­zo­la­nos colom­bia­nos, y vice­ver­sa.

Se tra­ba­ja­rá la figu­ra de Chá­vez. Se le ali­men­ta­rá una pre­sun­ta mega­lo­ma­nía. Se le eri­gi­rá como un dic­ta­dor con ínfu­las de boli­va­riano pró­cer por una cau­sa nacio­na­lis­ta. Pro­ba­ble­men­te un ter­cer país ‑trai­dor en la juga­da- será envia­do para la dota­ción de los ingre­dien­tes de la inima­gi­na­ble arma ató­mi­ca, defen­so­ra de sobe­ra­nías. O enemi­go cla­ro, para “sem­brar” armas como se “siem­bran” dro­gas. Lar­ga tra­ve­sía y cuen­to. Para enton­ces Chá­vez tie­ne que ser ya ‑por obra y gra­cia de los medios- un fora­ji­do inter­na­cio­nal, con unas bases mili­ta­res lis­tas allen­de fron­te­ra para accio­nar en su con­tra como corre­la­to. Pro­ba­ble­men­te se inten­te bus­car en el inte­rior del país median­te una fuer­za alia­da ali­jos nuclea­res de cocaí­na o gue­rri­lle­ros de las FARC arma­dos con misi­les de no sé cuan­tas oji­vas de poder ató­mi­co. Vale todo en la gue­rra, vale lo que sea nece­sa­rio con tal de apar­tar las manos del ogro de los gri­fos petro­le­ros.
Es decir, se le inten­ta­rá apli­car al pre­si­den­te vene­zo­lano la rece­ta apli­ca­da a Sadam Hus­sein ‑sal­van­do las dis­tan­cias democráticas‑, ni más ni menos, cuan­do lo jodie­ron con las armas, con­se­jos y la mis­ma ayu­da que le die­ron. Lo indu­je­ron a una inva­sión, lo enma­ra­ña­ron con la com­pra de unos ingre­dien­tes para la fabri­ca­ción nuclear, lo per­fi­la­ron héroe de los suni­tas y de una lucha reli­gio­sa ances­tral para, final­men­te, col­gar­lo en el asta mayor lue­go de la inva­sión a Irak.

Y todo tal cual como se pre­ten­de hacer por estos lares: que vene­zo­la­nos y colom­bia­nos haga­mos el tra­ba­jo -¡de paso!- entre noso­tros mis­mos. Sean los colom­bia­nos quie­nes hagan la gue­rra y pon­gan las pro­vo­ca­cio­nes, y sean los vene­zo­la­nos quie­nes cuel­guen a Chá­vez, con­ci­ta­dor de gue­rras, mien­tras ellos (los alia­dos de siem­pre), se apro­pian de los pozos petro­le­ros.
¿Sonó a sue­ño, a pesa­di­lla fuma­do­ra? Pro­ba­ble­men­te, pero pre­ci­sa­men­te sobre tal impre­sión avie­sa es que des­can­sa la estra­te­gia que se le dise­ña al país más infla­ma­do de petró­leo en el pla­ne­ta. La úni­ca sali­da a esta sen­ten­cia de gue­rra hacia cual han entu­ba­do a Vene­zue­la y Colom­bia es la urgen­te con­for­ma­ción de alian­zas inter­na­cio­na­les y regio­na­les, de modo que pesen en el inte­rés de quie­nes miran al inte­rior del con­ti­nen­te. La UNASUR y su fuer­za de segu­ri­dad toda­vía anda en pla­nes de con­for­ma­ción ‑esto mis­mo, por cier­to- , es un ace­le­ran­te de la agre­sión extran­je­ra.
Hay que apre­su­rar la mar­cha. De sobra se sabe que un even­tual Chá­vez de la gue­rra (o defen­sor de su patria) esta­rá solo en la juga­da, acom­pa­ña­do como siem­pre por la hipo­cre­sía soli­da­ria de la ONU y por timo­ra­tos paí­ses “res­pe­tuo­sos del dere­cho de los pue­blos” inca­pa­ces de arries­gar en el fon­do una ayu­da con­cre­ta. Esta­dos Uni­dos ais­la­rá a Vene­zue­la y todos dirán muchas cosas, como siem­pre, pero no pasa­rá nada, cual Cuba.
Y pues­tos ya en la tal even­tua­li­dad de la agre­sión y el final ais­la­mien­to de Vene­zue­la, no serían los Esta­dos Uni­dos nada más quie­nes ata­ca­rían, jun­to a sus perros colom­bia­nos de la gue­rra, soñan­do con inva­sio­nes y expro­pia­cio­nes: se tra­ta de una movi­da cor­po­ral más inmen­sa, más acu­cia­da por su nece­si­dad de recur­sos petro­le­ros, más ínti­ma­men­te liga­da al filón civi­li­za­to­rio indus­trial que ve pró­xi­mo su oca­so. Algo así como Chá­vez con­tra el mun­do: Esta­dos Uni­dos, Euro­pa, la ONU, los gobier­nos trai­do­res de Amé­ri­ca Lati­na (Colom­bia, Perú, Cos­ta Rica, Pana­má, etc) y la cama­ri­lla inter­na lame-botas opo­si­to­ra vene­zo­la­na, ansio­sa de colom­bia­ni­zar a su patria.

San­tan­der emer­gien­do de su sepul­tu­ra para ter­mi­nar de des­di­bu­jar la hue­lla de Bolí­var. Las cúpu­las del poder colo­can­do a los pue­blos en sus año­sos vago­nes de ter­ce­ra cla­se. ¡Y que rue­de el pro­gre­so! Si aque­llo ocu­rrie­ra, tam­bién podría cum­plir­se la pro­cla­ma del Che Gue­va­ra: “Uno, dos tres Viet­nam” y será el fin del impe­rio.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *