Tras la sen­ten­cia del TS, la izquier­da aber­tza­le lla­ma al diá­lo­go entre todos por Iña­ki Iriondo

La izquier­da aber­tza­le con­si­de­ra «impor­tan­te» la sen­ten­cia del Tri­bu­nal Supre­mo que «recha­za cri­mi­na­li­zar el diá­lo­go polí­ti­co». En ese con­tex­to, reite­ra su apues­ta por desa­rro­llar un pro­ce­so en «el terreno estric­ta­men­te polí­ti­co y demo­crá­ti­co», camino en el que «con­si­de­ra impres­cin­di­ble la arti­cu­la­ción de una mesa de par­ti­dos en la que estén repre­sen­ta­das todas las for­ma­cio­nes polí­ti­cas de Eus­kal Herria».

La izquier­da aber­tza­le hizo públi­ca ayer una nota en la que, tras cono­cer­se la sen­ten­cia del Tri­bu­nal Supre­mo, reite­ra su apues­ta por el diá­lo­go entre todos los par­ti­dos vas­cos, en igual­dad de con­di­cio­nes, para alcan­zar «un esce­na­rio demo­crá­ti­co». Seña­la, ade­más, que su volun­tad es que esa mesa «sea una reali­dad lo antes posible».

En su escri­to, la izquier­da aber­tza­le seña­la que «con­si­de­ra impor­tan­te la sen­ten­cia del Tri­bu­nal Supre­mo espa­ñol que absuel­ve a los mili­tan­tes inde­pen- den­tis­tas Arnal­do Ote­gi, Rufi Etxe­be­rri, Olatz Daño­bei­tia y Juan Joxe Petri­ko­re­na y a Juan José Iba­rretxe, Patxi López y Rodol­fo Ares, ya que dicha sen­ten­cia recha­za cri­mi­na­li­zar el dia­lo­go político».

En sin­to­nía con lo «mani­fes­ta­do his­tó­ri­ca­men­te», reite­ra que «el dia­lo­go y la nego­cia­ción son herra­mien­tas fun­da­men­ta­les de cara a la reso­lu­ción del con­flic­to polí­ti­co que enfren­ta a Eus­kal Herria con los esta­dos espa­ñol y fran­cés, y de cara a crear un esce­na­rio de paz jus­ta y duradera».

Como ha que­da­do paten­te en el pro­ce­so de deba­te desa­rro­lla­do en su base, la nota reco­ge «la apues­ta por poner en mar­cha un pro­ce­so demo­crá­ti­co en el que la con­fron­ta­ción se desa­rro­lle en el terreno estric­ta­men­te polí­ti­co y democrático».

El obje­ti­vo de dicho pro­ce­so es «la crea­ción de un esce­na­rio demo­crá­ti­co en el que todos los ciu­da­da­nos de toda Eus­kal Herria ten­gan todos los dere­chos garan­ti­za­dos y éstos sean res­pe­ta­dos, y en el que cual­quier pro­yec­to polí­ti­co pue­da mate­ria­li­zar­se si cuen­ta con el sufi­cien­te res­pal­do popu­lar». Y, para eso, recal­ca que será nece­sa­rio «el acuer­do entre todas las fuer­zas polí­ti­cas de Eus­kal Herria».

De cara a la con­se­cu­ción de ese acuer­do glo­bal, «la izquier­da aber­tza­le con­si­de­ra impres­cin­di­ble la arti­cu­la­ción de una mesa de par­ti­dos en la que estén repre­sen­ta­das todas las for­ma­cio­nes políticas».

Según se afir­ma en la nota, «esa mesa ten­drá que arti­cu­lar­se tar­de o tem­prano. La volun­tad y el com­pro­mi­so de la izquier­da aber­tza­le es la de seguir tra­ba­jan­do para crear las con­di­cio­nes nece­sa­rias para que la mesa de par­ti­dos sea una reali­dad lo antes posible».

El PNV exi­ge medidas

PNV y PSE tam­bién hicie­ron públi­ca ayer su satis­fac­ción por el con­te­ni­do de la sen­ten­cia, aun­que con mati­ces muy dife­ren­tes. Los jel­tza­les reite­ran su posi­ción favo­ra­ble al diá­lo­go polí­ti­co, pero se fijan espe­cial­men­te en otra cosa: «¿Qué va a hacer la Jus­ti­cia para res­ti­tuir el honor de las per­so­nas, entre ellas el máxi­mo repre­sen­tan­te ins­ti­tu­cio­nal del con­jun­to de la socie­dad de la CAPV el enton­ces Lehen­da­ka­ri Juan José Iba­rretxe, que fue­ron juz­ga­das sin base jurí­di­ca algu­na?», pregunta.

Para el PNV, «el pro­pio fallo y reso­lu­ción del Tri­bu­nal Supre­mo des­au­to­ri­zan de tal mane­ra a los magis­tra­dos del TSJPV que no sería lógi­co que nin­gún esta­men­to judi­cial toma­ra medi­das para impe­dir que situa­cio­nes como éstas pue­dan vol­ver a pro­du­cir­se». A su entender,«la pro­pia sen­ten­cia debe ser­vir para que Ruiz Piñei­ro no pue­da vol­ver a ser ele­gi­do pre­si­den­te del TSJPV».

El PSE, por su par­te, ase­gu­ró que es «evi­den­te» que el Esta­do de Dere­cho «fun­cio­na». La por­ta­voz de Lakua se pro­nun­ció en simi­la­res términos.

El TSJPV acu­só a los impu­tados de «ins­tru­men­ta­li­zar» al Supremo

El Tri­bu­nal Supe­rior de Jus­ti­cia del País Vas­co no sólo no aten­dió a la juris­pru­den­cia del Tri­bu­nal Supre­mo ‑como con dure­za le repro­cha éste en la sen­ten­cia cono­ci­da ante­ayer- sino que lle­gó a acu­sar a los impu­tados de «ins­tru­men­ta­li­zar» al Alto Tri­bu­nal cuan­do pre­sen­ta­ron el archi­vo de la denun­cia de Manos Lim­pias con­tra Zapa­te­ro para exi­gir que se pusie­ra fin al proceso.

En noviem­bre de 2006, el Tri­bu­nal Supre­mo recha­zó la denun­cia de Manos Lim­pias y fijó de mane­ra con­tun­den­te que «sería un frau­de cons­ti­tu­cio­nal que alguien pre­ten­die­se, median­te el ejer­ci­cio de la acción penal y la pues­ta en mar­cha de un pro­ce­so de la mis­ma natu­ra­le­za, corre­gir la direc­ción de la polí­ti­ca inte­rior o exte­rior que el artícu­lo 97 de la Cons­ti­tu­ción espa­ño­la enco­mien­da al Gobierno demo­crá­ti­ca­men­te legi­ti­ma­do». Reco­gien­do este auto, la defen­sa del lehen­da­ka­ri Juan José Iba­rretxe exi­gió el sobre­sei­mien­to de la cau­sa, peti­ción a las que se sumó la defen­sa de los diri­gen­tes de la izquier­da abertzale.

Los magis­tra­dos Fer­nan­do Ruiz Piñei­ro, Anto­nio Gar­cía y Neka­ne Bola­do dene­ga­ron la peti­ción, seña­lan­do que pre­ten­der evi­tar el pro­ce­sa­mien­to con­tra­po­nien­do el auto del Supre­mo, «cuan­do lo cier­to es que no exis­te opo­si­ción o con­tra­dic­ción entre una deci­sión y la otra, amén de resul­tar a todas luces impro­ce­den­te, supo­ne, en cier­ta mane­ra, ins­tru­men­ta­li­zar al más Alto Tri­bu­nal, para soca­var, sin moti­vos de sana razón que jus­ti­fi­quen la rec­ti­fi­ca­ción, la auto­ri­dad de lo deci­di­do por otro órgano jurisdiccional».

El tono alti­vo de aquel reso­lu­ción que­da aho­ra más fue­ra de lugar aún al cono­cer­se que el Tri­bu­nal Supre­mo da la razón a quie­nes según el TSJPV inten­ta­ban ins­tru­men­ta­li­zar­lo. Pese a ello, el por­ta­voz de la Aso­cia­ción Pro­fe­sio­nal de la Magis­tra­tu­ra (APM), Anto­nio Gar­cía, afir­mó ayer no sen­tir­se «des­au­to­ri­za­do» sino «corre­gi­do» por la reso­lu­ción del Tri­bu­nal Supre­mo y defen­dió que «no se pue­de cor­to­cir­cui­tar» a los jue­ces «por lo que hace­mos en el ejer­ci­cio de nues­tra fun­ción juris­dic­cio­nal», ya que supon­dría «car­gar­se el prin­ci­pio de independencia»

Cabe recor­dar que las defen­sas de Juan José Iba­rretxe y los diri­gen­tes de la izquier­da aber­tza­le recu­sa­ron a Ruiz Piñei­ro y Gar­cía para for­mar par­te del tri­bu­nal que les iba a juz­gar por haber cono­ci­do del caso, pero tam­bién por su decla­ra­cio­nes polí­ti­cas públicas.

www​.gara​.net

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.