Tele­me­di­ci­na y Tele­for­ma­ción en Corea‏ por Juan Noguei­ra

El pasa­do mes de noviem­bre, el Minis­te­rio de Salud Públi­ca y el Hos­pi­tal Kim Man Yu de Pyong­yang esta­ble­cie­ron el sis­te­ma de tele­me­di­ci­na. Esta inno­va­ción ha reque­ri­do meses de esfuer­zo tec­no­ló­gi­co, inter­co­nec­tan­do a tra­vés de la intra­net los hos­pi­ta­les pro­vin­cia­les con el hos­pi­tal cen­tral Kim Man Yu.

De esta for­ma, cual­quier hos­pi­tal pro­vin­cial o muni­ci­pal pue­de con­sul­tar en cues­tión de minu­tos datos, resul­ta­dos de equi­pos de diag­nós­ti­co e imá­ge­nes con un equi­po espe­cial ins­ta­la­do en el Hos­pi­tal Cen­tral, don­de se cuen­tan con los medios más avan­za­dos del país. De esta for­ma, se pue­den con­se­guir segun­das opi­nio­nes y diag­nós­ti­cos pre­ci­sos sin des­pla­zar a los pacien­tes y es posi­ble apli­car tra­ta­mien­tos com­ple­jos sin des­pla­zar­se de los hos­pi­ta­les pro­vin­cia­les.

Ade­más, se ha esta­ble­ci­do a tra­vés de video­con­fe­ren­cia un ser­vi­cio de for­ma­ción a dis­tan­cia, impar­ti­do por cate­drá­ti­cos, médi­cos espe­cia­lis­tas y pro­fe­sio­na­les de la salud, sin que pro­fe­so­res o alum­nos aban­do­nen sus pues­tos de tra­ba­jo.

El sis­te­ma de tele­me­di­ci­na lle­va des­de enton­ces fun­cio­nan­do a alto ren­di­mien­to y se están pen­san­do posi­bi­li­da­des de exten­sión a más ámbi­tos. Pre­cur­sor de este sis­te­ma fue la tele-for­ma­ción en la ense­ñan­za uni­ver­si­ta­ria. Las cla­ses se gra­ban y se pue­den seguir en direc­to des­de cual­quier pun­to del país. Al final de las cla­ses, los pro­fe­so­res res­pon­den a pre­gun­tas de los alum­nos por medios digi­ta­les. Las cla­ses que­dan alma­ce­na­das y se pue­den con­sul­tar en cual­quier momen­to. Tam­bién se pue­den plan­tear
pre­gun­tas por e‑mail. En el pri­mer año de fun­cio­na­mien­to, más de 120 cla­ses fue­ron res­tras­mi­ti­das a tra­vés de este sis­te­ma.

Des­de lue­go es más pro­ve­cho­so acu­dir a la cla­se de for­ma pre­sen­cial, ya que el cen­tro está dota­do de moder­nos sis­te­mas de pre­sen­ta­cio­nes, ima­ge­nes 3D, audio,… Pero la posi­bi­li­dad de acce­der a unos cono­ci­mien­tos avan­za­dos, aún sin par­ti­ci­par de for­ma pre­sen­cial en la cla­se, es un gran avan­ce.

Tam­bién exis­ten nume­ro­sos pro­gra­mas de apren­di­za­je a tra­vés de soft­wa­re, por medio de pro­gra­mas de pre­gun­ta y res­pues­ta, de reco­no­ci­mien­to de voz para apren­di­za­je de idio­mas y de for­ma­ción indi­vi­dua­li­za­da (avan­zan­do en fun­ción del cono­ci­mien­to per­so­nal, sal­tan­do rápi­do aque­llo que ya se domi­na y con muchos recur­sos para mejo­rar allá don­de se nece­si­ta un refuer­zo).

Es muy sig­ni­fi­ca­ti­vo con­tras­tar este uso que Corea da a los recur­sos onli­ne con la ten­den­cia que se va impo­nien­do en Occi­den­te, más liga­da a la pro­tec­ción de datos, la per­se­cu­ción del libre inter­cam­bio de archi­vos y cul­tu­ra y a cobrar por acce­der a mate­ria­les y artícu­los cien­tí­fi­cos. Bajo el socia­lis­mo, no se le ponen barre­ras al cono­ci­mien­to, sino que este se pone al ser­vi­cio del pue­blo.

Mien­tras tan­to, el capi­ta­lis­mo tien­de a la mer­can­ti­li­za­ción y, en con­se­cuen­cia, a la res­tric­ción. Des­de lue­go, Corea no ha ago­ta­do las posi­bi­li­da­des que la red da a la for­ma­ción. La explo­ra­ción de este cam­po sólo está en sus pri­me­ros pasos y exis­ten nume­ro­sos limi­tan­tes, como el blo­queo eco­nó­mi­co al que se ve some­ti­do el país.


Juan Noguei­ra López
Secre­ta­rio de Comu­ni­ca­cio­nes
Aso­cia­ción de Amis­tad con Corea en el Esta­do Espa­ñol

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *