Olé; arsa, ojú por Jon Odrio­zo­la

Inclu­so si pro­ce­des de cunas humil­des, tus padres no enten­de­rían que defien­das su cla­se des­pués de los sacri­fi­cios que han hecho para que estu­dies, pros­pe­res y «pro­gre­ses»

Recién le escri­bía a un ami­go que, en la socie­dad divi­di­da en cla­ses, los comu­nis­tas de extrac­ción social bur­gue­sa son trai­do­res a su pro­pia cla­se. No pue­de ser, no se entien­de, que, pro­vi­nien­do de un estra­to social cómo­do, mue­lle y des­com­pli­ca­do, te «com­pli­ques» la vida defen­dien­do a la cla­se obre­ra. En lugar de repro­du­cir la cla­se domi­nan­te y su ideo­lo­gía apro­ve­chan­do la opor­tu­ni­dad y el pri­vi­le­gio de estu­diar una carre­ra en, pon­ga­mos, la Uni­ver­si­dad de Deus­to, suce­de que cur­sas esa carre­ra, diga­mos Dere­cho, y pones todos tus cono­ci­mien­tos y talen­to, mucho o poco, al ser­vi­cio de los explo­ta­dos por el capi­tal. Y ello por con­ven­ci­mien­to. Y a sabien­das de que te apun­tas a los «per­de­do­res». A esto es a lo que lla­mo una «trai­ción» obje­ti­va a la cla­se que te ama­man­tó.

Tam­bién se lla­ma «des­cla­sa­mien­to» de arri­ba aba­jo, es decir, que pudien­do vivir como un dilec­to bur­gués diz­que pro­bo ciu­da­dano y ser un «buen hom­bre» ‑el obre­ro tam­bién lo sería a con­di­ción de que esté amaes­tra­do, o sea, de que sea un animal‑, te per­ju­di­cas a ti mis­mo posi­cio­nán­do­te con el enemi­go de cla­se (en la lucha de cla­ses). Algo ‑para la bur­gue­sía- incom­pren­si­ble. Inclu­so si pro­ce­des de cunas humil­des, tus padres no enten­de­rían que defien­das su cla­se des­pués de los sacri­fi­cios que han hecho para que estu­dies, pros­pe­res y «pro­gre­ses». En paí­ses anglo­sa­jo­nes y cal­vi­nis­tas ‑inclui­do este pue­blo vas­co, que es cal­vi­nis­ta- esto se entien­de mejor.

Leo en GARA (26−01−10) el corro­si­vo bille­te de Mai­te Soroa acer­ca de lo que escri­be Pedro J. Ramí­rez en su homi­lía domi­ni­cal en «El Mun­do», perió­di­co de dere­chas, sobre el usur­pa­dor ‑Iba­rretxe sería Ham­let- Patxi López que lle­gó a la Lehen­da­ka­ritza median­te un 18 Bru­ma­rio como sabe cual­quie­ra que no sea un ler­do o un «pro­fe­sio­nal» que vive de esto (de la «polí­ti­ca») para no hin­car­la. En su homi­lé­ti­ca entre­ga, Pedro Jota, ese cau­di­llo civil, lla­ma al pala­dín López «Patxi Nues­tro» (que estás en los cie­los, o sea, espa­ñol sin amba­ges ni anfi­bo­lo­gías) y, tran­sido de bue­nis­mo, qui­zá trans­ver­be­ra­do en un vivo sin vivir en mí, arre­bo­la­do, se le anto­ja que López es un per­so­na­je saca­do de una pelí­cu­la del almi­ba­ra­do con sobre­do­sis ame­ren­ga­das Frank Capra.

Y lue­go, este afi­cio­na­do a los cor­pi­ños (un gol­pe bajo, sí, pero así somos los perio­dis­tas, unos hijos de puta), endio­sa a nues­tro héroe (como si fue­ra Facun­do Pere­za­gua, que ni sabrá quién era) con estas impa­ga­bles pala­bras: «el hijo de un tra­ba­ja­dor manual de Por­tu­ga­le­te» (aun­que creo que era de Ses­tao). Lue­go aña­de el scherz­zo y la coda: «Está (López) deci­di­do a ejer­cer de pre­si­den­te de todos los vas­cos de bue­na volun­tad». Pedro Jota en el púl­pi­to con sobre­pe­lliz y con admo­ni­cio­nes savo­na­ró­li­cas admi­nis­tran­do sacra­men­tos, bulas y exco­mu­nio­nes más a sinies­tro que a dies­tro.

Lo que ten­go en común con López, apar­te de ser de Ezke­rral­dea y ambien­te obre­ro, es la trai­ción. Si yo rene­gué, me des­cla­sé y trai­cio­né mis orí­ge­nes bur­gue­ses para, en mi medi­da, des­truir el Esta­do bur­gués, él, que vie­ne de la cla­se obre­ra, tam­bién ha trai­cio­na­do a su cla­se: de defen­der los intere­ses de los tra­ba­ja­do­res a ser un laca­yo más del capi­tal, bien paga­do, eso sí. Nada, cha­val, a triun­far, que son dos días.

www​.gara​.net

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *