Filias y fobias polí­ti­cas de los medios de comu­ni­ca­ción en Boli­via: el caso de PRISA

La recien­te sali­da de Boli­via de la trans­na­cio­nal espa­ño­la PRISA res­pon­de a las difi­cul­ta­des finan­cie­ras que atra­vie­sa el gru­po empre­sa­rial, [1] pero tam­bién a la pér­di­da del favor guber­na­men­tal del que goza­ba en el país has­ta la lle­ga­da de Evo Mora­les a la pre­si­den­cia. Según denun­cia­ba el perio­dis­ta Ricar­do Bajo H. en su artícu­lo “¿Se va PRISA de Boli­via?”, el gru­po desea­ba irse del país des­de 2005, debi­do a que tan­to eco­nó­mi­ca­men­te como polí­ti­ca­men­te su per­ma­nen­cia era “defi­ci­ta­ria”. ¿Cuá­les eran enton­ces las ven­ta­jas polí­ti­cas de las que goza­ba has­ta enton­ces PRISA en el país? ¿Quié­nes fue­ron sus alia­dos polí­ti­cos?, ¿a cam­bio de qué? Para dar res­pues­ta a estos inte­rro­gan­tes es nece­sa­rio rea­li­zar un esbo­zo pre­vio que nos intro­duz­ca a la reali­dad de los medios de comu­ni­ca­ción en Boli­via, un entra­ma­do de agru­pa­cio­nes polí­ti­co-mediá­ti­cas pro­pie­dad de las fami­lias de la oli­gar­quía tra­di­cio­nal. Con ten­tácu­los en dife­ren­tes rubros y deten­to­ras de car­gos polí­ti­cos duran­te los dife­ren­tes regí­me­nes con­ser­va­do­res y dic­ta­to­ria­les, las éli­tes tra­di­cio­na­les boli­via­nas han cola­bo­ra­do his­tó­ri­ca­men­te con el capi­tal extran­je­ro con el úni­co fin de enri­que­cer­se y ase­gu­rar su per­ma­nen­cia en el poder.
Los agru­pa­mien­tos polí­ti­co-mediá­ti­cos en Bolivia
Boli­via, uno de los paí­ses más pobres de toda Amé­ri­ca Lati­na, aúna en sí mis­mo todos los males de los que ha ado­le­ci­do la región: exclu­sión, des­igual­dad, racis­mo, abu­so de poder por par­te de las éli­tes reac­cio­na­rias, corrup­ción, per­se­cu­ción polí­ti­ca, expo­lio de sus recur­sos por par­te de mul­ti­na­cio­na­les extran­je­ras, vul­ne­ra­ción de dere­chos huma­nos y socia­les y, ade­más, la dis­tor­sión de la reali­dad social y polí­ti­ca por par­te de los medios de comu­ni­ca­ción. No en vano, Boli­via ocu­pa el segun­do pues­to de corrup­ción en “medios de comu­ni­ca­ción” en Lati­noa­mé­ri­ca, según un estu­dio rea­li­za­do el pasa­do año por la orga­ni­za­ción Trans­pa­ren­cia Inter­na­cio­nal (TI). [2]
El pasa­do año, Edgar Ramos Andra­de, perio­dis­ta e inves­ti­ga­dor social, pre­sen­tó un estu­dio [3] en el que ana­li­za el com­por­ta­mien­to de los medios pri­va­dos (más del 80% en total) y des­te­je los hilos del entra­ma­do polí­ti­co eco­nó­mi­co que se encuen­tra detrás de cada agru­pa­ción mediá­ti­ca. En total son 12 los gru­pos o redes de sis­te­mas mediá­ti­cos pri­va­dos detec­ta­dos por el autor.
El de mayor enver­ga­du­ra, Gru­po El Deber, per­te­ne­ce a la fami­lia Rive­ro-Jor­dán. Pedro Rive­ro, uno de los pro­pie­ta­rios jun­to con su mujer Rosa Jor­dán, fue fun­cio­na­rio de Gobierno como Emba­ja­dor de Boli­via ante la Repú­bli­ca de Fran­cia y ante la UNESCO de 2001 a 2002, duran­te las ges­tio­nes pre­si­den­cia­les de Hugo Bán­zer (el que fue dic­ta­dor y pos­te­rior­men­te reele­gi­do demo­crá­ti­ca­men­te), Jor­ge “Tuto” Qui­ro­ga, Gon­za­lo Sán­chez de Loza­da y Car­los Mesa.
La fami­lia Rive­ro-Jor­dán es pro­pie­ta­ria de 9 dia­rios, 2 radio emi­so­ras, el canal de tele­vi­sión TV Mayor, y de accio­nes en la Red Sate­li­tal PAT. El gru­po mani­fies­ta en los edi­to­ria­les de su dia­rio insig­nia, El Deber (San­ta Cruz) y en otros de la mis­ma agru­pa­ción, un apo­yo explí­ci­to a la deno­mi­na­da “ins­ti­tu­cio­na­li­dad cru­ce­ña”, es decir, a la eli­te eco­nó­mi­ca y social blan­ca del orien­te boli­viano con una cul­tu­ra muy racis­ta hacia la pobla­ción indí­ge­na. En los con­te­ni­dos del dia­rio y de los dife­ren­tes medios, se exclu­yen a los “colo­nos, collas o indí­ge­nas del orien­te” como pro­ta­go­nis­tas de la noti­cia, resal­tan­do sin embar­go “los refor­za­dos víncu­los entre per­so­na­jes de las mul­ti­na­cio­na­les con la neo-oli­gar­quía local”. En su edi­to­rial del 4 de febre­ro de 2005, El Deber se auto cali­fi­ca­ba como “uno de los medios que tie­nen capa­ci­dad de influir en las deci­sio­nes polí­ti­cas, eco­nó­mi­cas, cul­tu­ra­les y socia­les en el país”.
Otro de los gran­des gru­pos es el Gru­po Kul­jis, al que per­te­ne­ce el dia­rio El Mun­do, y la emi­so­ra tele­vi­si­va Red Uno, entre otros doce cana­les. Carac­te­ri­za­do por una poco disi­mu­la­da defen­sa de sis­te­mas polí­ti­cos con­ser­va­do­res, este gru­po empre­sa­rial abar­ca rubros tan dis­pa­res como la agri­cul­tu­ra, la gana­de­ría, la ban­ca pri­va­da, indus­tria pape­le­ra, uni­ver­si­da­des pri­va­das y super­mer­ca­dos. Su pro­pie­ta­rio, Ivo Kul­jis, fue el fun­da­dor del par­ti­do polí­ti­co Movi­mien­to Uni­dad y Pro­gre­so (MUP), can­di­da­to a Pre­si­den­te de Boli­via por Uni­dad Cívi­ca Soli­da­ri­dad en 1997, y can­di­da­to a la Vice­pre­si­den­cia jun­to Man­fred Reyes Villa (Nue­va Fuer­za Repu­bli­ca­na) en 2002; todos ellos par­ti­dos con­ser­va­do­res y ultra-conservadores.
El ter­cer gran gru­po mediá­ti­co es el con­sor­cio que se for­mó entre los Gru­pos Gara­fu­lic (Boli­via) y PRISA en octu­bre de 2000, y del que pasa­re­mos a hablar más ade­lan­te. El res­to, El Gru­po Líder (con­sor­cio de las fami­lias Rive­ro-Cane­las), Gru­po Asbún- Red Boli­vi­sión, Gru­po Cane­las, Red PAT, Red Pan­ame­ri­ca­na, Gru­po Mega, Red Cade­na A, Red Uni­tel, y el Gru­po Fides (éste últi­mo per­te­ne­ce a la oli­gar­quía ecle­siás­ti­ca); repi­ten el mis­mo esque­ma de agru­pa­ción empre­sa­rial pri­va­da con rela­cio­nes ins­ti­tu­cio­na­les vin­cu­la­das a la dere­cha polí­ti­ca del país, y con nego­cios en dife­ren­tes sec­to­res estra­té­gi­cos: par­tien­do de la indus­tria mediá­ti­ca y has­ta la mine­ría, son pro­pie­ta­rios o co-pro­pie­ta­rios de com­pa­ñías aéreas, empre­sas publi­ci­ta­rias, ser­vi­cios cor­po­ra­ti­vos, edi­to­ria­les y cade­nas de hote­les, entre otros.
Al otro lado, y en una des­ven­ta­ja cuan­ti­ta­ti­va sig­ni­fi­ca­ti­va, se encuen­tran los medios impul­sa­dos por el gobierno del MAS. Des­de su lle­ga­da a la pre­si­den­cia, Evo Mora­les ha sufri­do una agre­si­va cam­pa­ña de des­pres­ti­gio por par­te los medios pri­va­dos de comu­ni­ca­ción, más aún, des­de el anun­cio de dos medi­das ver­te­bra­les de su pro­gra­ma guber­na­men­tal: el ini­cio de la nacio­na­li­za­ción de los hidro­car­bu­ros, y la redis­tri­bu­ción de la tie­rra. De hecho, las empre­sas de comu­ni­ca­ción más hos­ti­les son de pro­pie­dad de lati­fun­dis­tas afec­ta­dos por la polí­ti­ca agra­ria guber­na­men­tal. [4]
Según una inves­ti­ga­ción rea­li­za­da entre el 12 y el 18 de diciem­bre de 2005, días pre­vios a las elec­cio­nes que die­ron el triun­fo al MAS, Uni­tel fue el mejor expo­nen­te del des­equi­li­brio infor­ma­ti­vo en días pre­vios a las elec­cio­nes. Se moni­to­rea­ron 144 horas de pan­ta­lla de los infor­ma­ti­vos de Canal 7, ATB, Red Uno, Boli­vi­sión, Uni­tel, PAT y Cade­na A. La línea edi­to­rial de casi todos fue deci­di­da­men­te con­tra­ria a la can­di­da­tu­ra de Mora­les e inclu­yó jui­cios de des­va­lo­ri­za­ción inte­lec­tual, polí­ti­ca y étni­ca. Uni­tel, entre­vis­tó en direc­to al can­di­da­to a Pre­fec­to de La Paz por Pode­mos y al can­di­da­to del MAS le dio un minuto.
En Radio Orien­tal, el locu­tor Luis Artu­ro Men­di­vil Ortiz diri­ge y con­du­ce un pro­gra­ma de lunes a vier­nes a par­tir de las 12:30 (hora­rio de mayor audien­cia radio­fó­ni­ca en Boli­via) en el que median­te un dis­cur­so abier­ta­men­te racis­ta (“colla de mier­da”) no duda en diri­gir impro­pe­rios con­tra el actual pre­si­den­te, y lan­zar aren­gas a la “Unión Juve­nil Cru­ce­ñis­ta” para que opten por la vio­len­cia como for­ma de defen­der sus idea­les. En pala­bras del perio­dis­ta César Fuen­tes, “Antes, los medios en gene­ral guar­da­ban res­pe­to por la inves­ti­du­ra pre­si­den­cial, pero hoy fil­tran cual­quier decla­ra­ción, como la de un dipu­tado de “Pode­mos”, que pedía vacu­nar a Evo con­tra la rabia. Gol­pean duro a Mora­les, el “colla resen­ti­do” que “dice estupideces”…se ha vis­to joven­ci­tos en la TV hablan­do mal de la madre del pre­si­den­te. La pala­bra “pre­si­den­te” está des­apa­re­cien­do de los titu­la­res”. [5]
Mora­les con­fía en la madu­rez del pue­blo para reco­no­cer las mani­pu­la­cio­nes mediá­ti­cas: “Vamos a ense­ñar­les como se gobier­na sin resen­ti­mien­tos. Segui­re­mos reci­bien­do agre­sio­nes y pro­vo­ca­cio­nes, pero no nos asus­tan”. [6] Ante este pano­ra­ma, no es casua­li­dad que el pre­si­den­te y los sec­to­res afi­nes al MAS hayan opta­do por la estra­te­gia de crea­ción y for­ta­le­ci­mien­to de medios afi­nes, como la publi­ca­ción de el dia­rio Cam­bio, de cla­ra línea pro-guber­na­men­tal, o el for­ta­le­ci­mien­to de la Red de Radios Comu­ni­ta­rias. “Poco a poco vamos a armar­nos. Este año (2006) ins­ta­la­re­mos 30 radios comu­ni­ta­rias en Boli­via y lue­go vamos a sal­tar a la tele­vi­sión (…) No sólo los empre­sa­rios tie­nen dere­cho a ins­ta­lar una radio o un canal de tele­vi­sión, sino tam­bién los pue­blos ori­gi­na­rios y los sec­to­res empo­bre­ci­dos, para decir nues­tra ver­dad, para edu­car­nos, para infor­mar­nos”, decía el pre­si­den­te cum­pli­do un año de su mandato.
Gru­po PRISA, el extranjero
El Gobierno boli­viano esta­ble­ció en el año 2000 polí­ti­cas para atraer la inver­sión direc­ta que bene­fi­cia­ban sobre­ma­ne­ra a las mul­ti­na­cio­na­les (ven­ta bara­ta de empre­sas esta­ta­les, reduc­ción de nor­ma­ti­va ambien­tal y labo­ral, ausen­cia de impues­tos, etc.). Las polí­ti­cas esta­ban orien­ta­das para satis­fa­cer las deman­das de las ins­ti­tu­cio­nes inter­na­cio­na­les como el Fon­do Mone­ta­rio Inter­na­cio­nal, el Ban­co Mun­dial, los intere­ses eco­nó­mi­cos de EEUU y Euro­pa, así como para bene­fi­ciar a la eli­te del país.
Pre­ci­sa­men­te en ese perio­do se esta­ba dan­do la mayor expan­sión inter­na­cio­nal de las mul­ti­na­cio­na­les espa­ño­las. Y su prin­ci­pal des­tino ha sido Amé­ri­ca Lati­na. Aun­que Boli­via no ha sido el país que mayor Inver­sión Extran­je­ra Direc­ta (IED) espa­ño­la ha con­cen­tra­do sí ha teni­do nume­ro­sas mul­ti­na­cio­na­les espa­ño­las actuan­do. Dedi­ca­das a ope­rar en dife­ren­tes sec­to­res estra­té­gi­cos para la eco­no­mía, Rep­sol YPF, Unión Feno­sa, Iber­dro­la, Agbar, BBVA, Aena, Aber­tis, Aben­goa, etc. [7] acom­pa­ña­ron al gru­po PRISA (Pro­mo­to­ra de Infor­ma­cio­nes S.A) en su lle­ga­da a Boli­via. PRISA ate­rri­za­ba ade­más de la mano de otra gigan­te com­pa­ñía de la infor­ma­ción, el Gru­po Garafulic.
El Gru­po Gara­fu­lic cons­ti­tu­yó has­ta el año 2000 el mayor impe­rio mediá­ti­co jamás vis­to en Boli­via. [8] Su “buque insig­nia”, el dia­rio La Razón, fue fun­da­do en 1990 por un gru­po de 10 empre­sa­rios, entre ellos, el pre­si­den­te Gon­za­lo Sán­chez de Loza­da y dos empre­sa­rios que pos­te­rior­men­te se con­ver­ti­rían en minis­tros de su gobierno, Fer­nan­do Illa­nes y Fer­nan­do Rome­ro. Cin­co años más tar­de el Gru­po Gara­fu­lic com­pró el 50% de las accio­nes de Comu­ni­ca­cio­nes EL PAÍS, socie­dad que publi­ca La Razón. Final­men­te, gra­cias a una estra­te­gia empre­sa­rial ascen­den­te, en la que influ­yó de mane­ra sig­ni­fi­ca­ti­va la amis­tad que man­te­nía Raúl Gara­fu­lic con el pre­si­den­te Jor­ge “Tuto” Qui­ro­ga, con­si­guió hacer­se con el res­to de las acciones.
Sien­do emba­ja­dor boli­viano en Espa­ña del dic­ta­dor Hugo Bán­zer (ele­gi­do demo­crá­ti­ca­men­te pre­si­den­te en 1997) Raúl Gara­fu­lic cono­ce a Jesús De Polan­co. En octu­bre de 2000, el Gru­po Gara­fu­lic y PRISA lle­gan a un acuer­do de aso­cia­ción median­te el cual PRISA invier­te 10 millo­nes de dóla­res, garan­ti­za­dos con las rota­ti­vas del dia­rio La Razón. Este acuer­do que­bró por incum­pli­mien­tos con­trac­tua­les de Gara­fu­lic, y cuan­do PRISA se hizo car­go de la ges­tión des­cu­brió el des­vío de más de vein­ti­cin­co millo­nes de dóla­res a otras empre­sas, pro­pie­dad del empre­sa­rio boli­viano, des­ti­na­dos a pagar una deu­da por la hipo­te­ca de la impren­ta rota­ti­va de La Razón. Ante estos hechos, el gru­po PRISA deci­de recu­rrir en con­tra de Gara­fu­lic ante la Cor­te Inter­na­cio­nal de Arbi­tra­je de la Cáma­ra de Comercio.
Ya en manos de PRISA, y en el con­tex­to que aca­ba­mos de des­cri­bir, La Razón comien­za a desa­rro­llar una línea edi­to­rial afín a los intere­ses de las mul­ti­na­cio­na­les espa­ño­las en el país, con tin­te pura­men­te neo­li­be­ral. Situa­ción que se agu­di­za aún más con la lle­ga­da al poder del “masis­mo”, como reac­ción al pro­ce­so de cam­bio empren­di­do por el nue­vo gobierno. Los últi­mos años de PRISA en Boli­via, a tra­vés de su par­ti­ci­pa­ción en la cade­na ATB, el perió­di­co La Razón, Extra y El Nue­vo Día, se des­li­zan entre los inten­tos de la mul­ti­na­cio­nal por des­ha­cer­se de las inver­sio­nes poco ren­ta­bles, y la con­ti­nui­dad de su acti­vi­dad perio­dís­ti­ca de ali­nea­ción polí­ti­ca con­ser­va­do­ra y a favor de los intere­ses de las trans­na­cio­na­les espa­ño­las. [9]
Sin embar­go, en su entra­da en Boli­via, PRISA no sólo goza­ba del bene­plá­ci­to de los sec­to­res con­ser­va­do­res boli­via­nos. El “acom­pa­ña­mien­to” que la diplo­ma­cia espa­ño­la, con las reite­ra­das visi­tas de car­gos públi­cos y del Rey al país, y las polí­ti­cas eco­nó­mi­cas del Gobierno espa­ñol han rea­li­za­do en favor de los intere­ses de las empre­sas esta­ta­les, envuel­ven a PRISA en otra polé­mi­ca. Y es que a tra­vés de un cré­di­to corres­pon­dien­te al Fon­do de Ayu­da al Desa­rro­llo con­ce­di­do en 2001, San­ti­lla­na, empre­sa per­te­ne­cien­te al gru­po PRISA, fue bene­fi­cia­da con 1.050.000 dóla­res des­ti­na­dos al sumi­nis­tro de equi­pa­mien­to educativo.
Los tex­tos de la edi­to­rial San­ti­lla­na, la cual ganó la lici­ta­ción para la ela­bo­ra­ción de tex­tos esco­la­res duran­te el man­da­to de Hugo Bán­zer, son una herra­mien­ta más de colo­ni­za­ción cul­tu­ral. En sus ilus­tra­cio­nes, se obvia la reali­dad mul­ti­cul­tu­ral del país y, según denun­cia Ale­jan­dro Dau­sá, [10] el tra­ta­mien­to de la infor­ma­ción obe­de­ce a unos valo­res dudo­sos: “La frag­men­ta­ción de infor­ma­ción al esti­lo de la peor tele­vi­sión: temas com­ple­jos se resuel­ven con un bom­bar­deo de recua­dros en los que todo pare­ce tener el mis­mo valor; con­tie­nen opi­nio­nes, párra­fos entre­sa­ca­dos de otros tex­tos, pre­gun­tas, afir­ma­cio­nes taxa­ti­vas. Todo es míni­mo, momentáneo…y des­car­ta­ble”. Valo­res exter­nos y que poco tie­nen que ver con las tra­di­cio­nes, creen­cias, y pro­ce­sos cul­tu­ra­les de la socie­dad indí­ge­na y cam­pe­si­na boli­via­na, que repre­sen­ta más del 60% de la población.
En junio del pasa­do año Evo Mora­les anun­ció la pron­ta sali­da de la edi­to­rial San­ti­lla­na de Boli­via, “Uste­des saben cómo esta­ban sien­do impues­tas nor­mas bajo un esta­do colo­nial, nor­mas que venían des­de afue­ra. Nues­tro minis­tro de edu­ca­ción me infor­ma­ba esta maña­na sobre la edi­to­rial san­ti­lla­na, una for­ma de impo­si­ción colo­nial para la for­ma­ción de nues­tros estu­dian­tes”. [11]
Tras la pau­la­ti­na ven­ta de sus nego­cios meno­res (el dia­rio El Nue­vo Día de San­ta Cruz, o su par­ti­ci­pa­ción en el accio­na­ria­do de la cade­na tele­vi­si­va ATB), final­men­te PRISA con­si­guió ven­der el pasa­do octu­bre el dia­rio La Razón a una con­sor­cio Vene­zo­lano. ¿Qué que­da enton­ces de PRISA en Boli­via? ¿Cuál es la hue­lla que ha deja­do? No ha apor­ta­do cali­dad infor­ma­ti­va, ni mejo­ra­do el dere­cho a la infor­ma­ción, ni con­tri­bui­do a una mejo­ra de la edu­ca­ción y pro­mo­ción de la cul­tu­ra boli­via­na, sino todo lo con­tra­rio, pre­ci­sa­men­te por­que entre sus prio­ri­da­des como gru­po empre­sa­rial está el máxi­mo bene­fi­cio (pro­pio).
- Tania Mar­tí­nez Por­tu­gal, Obser­va­to­rio de Mul­ti­na­cio­na­les en Amé­ri­ca Lati­na (OMAL)
Notas:
[1] El gru­po arras­tra una deu­da que ascien­de a cin­co mil millo­nes de euros, según denun­cia el perio­dis­ta e inves­ti­ga­dor Pas­cual Serrano en su artícu­lo “La cri­sis gol­pea a El País”, Le Mon­de Diplo­ma­ti­que, 18 de febre­ro de 2009.
[2] Trans­pa­rency Inter­na­tio­nal, “Infor­me sobre el Baró­me­tro Glo­bal de la Corrup­ción de Trans­pa­rency Inter­na­tio­nal 2009”. dis­po­ni­ble en Trans­pa­rency International.
[3] El estu­dio titu­la­do Mani­pu­li­ci­dio. Tomo I, Medios de comu­ni­ca­ción pri­va­dos, “dis­cur­so per­fec­to”, lamen­to polí­ti­co. Boli­via siglo XXI no ha sido aún publi­ca­do, por ello agra­de­ce­mos al autor que pro­por­cio­na­ra a OMAL una copia del manuscrito.
[4] El due­ño de Uni­tel, del Gru­po Monas­te­rio, Osval­do “Pato” Monas­te­rio, es uno de los prin­ci­pa­les accio­nis­tas del Ban­co Gana­de­ro, cria­dor de gana­do de raza, pro­pie­ta­rio de más de diez mil hec­tá­reas de tie­rra y ex sena­dor por el MNR. Ivo Mateo Kul­jis, due­ño de la cade­na de tele­vi­sión Red Uno, fue tres veces can­di­da­to con par­ti­dos de dere­cha, uno de los más impor­tan­tes accio­nis­tas del Ban­co Eco­nó­mi­co, y tam­bién ganadero.
[5] “Evo Mora­les se decla­ra víc­ti­ma de los medios”, El jugue­te rabio­so, el 1 de octu­bre de 2006.
[6] Ídem.
[7] Ale­jan­dro Dau­sá, «San­ti­lla­na y el pen­sa­mien­to úni­co». ALAI, Amé­ri­ca Lati­na en Movi­mien­to, 15 de junio de 2009.
[8] Myriam Gómez “His­to­ria de la tele­vi­sión en Boli­via” publi­ca­do en un blog sobre estruc­tu­ra de la comunicación.
[9] “Rep­sol cali­fi­ca de difí­cil la nego­cia­ción con Boli­via”, La Razón, 24 de julio de 2008; “Espa­ña pide a Boli­via nor­mas cla­ras para sus inver­sio­nes”, La Razón, 11 de junio de 2009; “Rep­sol, reco­no­ci­da como mejor empre­sa ener­gé­ti­ca”, La Razón, el 3 de sep­tiem­bre de 2009; “El Rey de Espa­ña y los empre­sa­rios piden reglas cla­ras a Evo”, La Razón, 15 de sep­tiem­bre de 2009.
[10] Ale­jan­dro Dau­sá, «San­ti­lla­na y el pen­sa­mien­to úni­co». ALAI, Amé­ri­ca Lati­na en Movi­mien­to, 15 de junio de 2009.
[11] “Boli­via eli­mi­na­rá los libros de tex­to de la espa­ño­la San­ti­lla­na”, Reuters, el 17 de junio de 2009

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.