Filias y fobias polí­ti­cas de los medios de comu­ni­ca­ción en Boli­via: el caso de PRISA

La recien­te sali­da de Boli­via de la trans­na­cio­nal espa­ño­la PRISA res­pon­de a las difi­cul­ta­des finan­cie­ras que atra­vie­sa el gru­po empre­sa­rial, [1] pero tam­bién a la pér­di­da del favor guber­na­men­tal del que goza­ba en el país has­ta la lle­ga­da de Evo Mora­les a la pre­si­den­cia. Según denun­cia­ba el perio­dis­ta Ricar­do Bajo H. en su artícu­lo “¿Se va PRISA de Boli­via?”, el gru­po desea­ba irse del país des­de 2005, debi­do a que tan­to eco­nó­mi­ca­men­te como polí­ti­ca­men­te su per­ma­nen­cia era “defi­ci­ta­ria”. ¿Cuá­les eran enton­ces las ven­ta­jas polí­ti­cas de las que goza­ba has­ta enton­ces PRISA en el país? ¿Quié­nes fue­ron sus alia­dos polí­ti­cos?, ¿a cam­bio de qué? Para dar res­pues­ta a estos inte­rro­gan­tes es nece­sa­rio rea­li­zar un esbo­zo pre­vio que nos intro­duz­ca a la reali­dad de los medios de comu­ni­ca­ción en Boli­via, un entra­ma­do de agru­pa­cio­nes polí­ti­co-mediá­ti­cas pro­pie­dad de las fami­lias de la oli­gar­quía tra­di­cio­nal. Con ten­tácu­los en dife­ren­tes rubros y deten­to­ras de car­gos polí­ti­cos duran­te los dife­ren­tes regí­me­nes con­ser­va­do­res y dic­ta­to­ria­les, las éli­tes tra­di­cio­na­les boli­via­nas han cola­bo­ra­do his­tó­ri­ca­men­te con el capi­tal extran­je­ro con el úni­co fin de enri­que­cer­se y ase­gu­rar su per­ma­nen­cia en el poder.
Los agru­pa­mien­tos polí­ti­co-mediá­ti­cos en Boli­via
Boli­via, uno de los paí­ses más pobres de toda Amé­ri­ca Lati­na, aúna en sí mis­mo todos los males de los que ha ado­le­ci­do la región: exclu­sión, des­igual­dad, racis­mo, abu­so de poder por par­te de las éli­tes reac­cio­na­rias, corrup­ción, per­se­cu­ción polí­ti­ca, expo­lio de sus recur­sos por par­te de mul­ti­na­cio­na­les extran­je­ras, vul­ne­ra­ción de dere­chos huma­nos y socia­les y, ade­más, la dis­tor­sión de la reali­dad social y polí­ti­ca por par­te de los medios de comu­ni­ca­ción. No en vano, Boli­via ocu­pa el segun­do pues­to de corrup­ción en “medios de comu­ni­ca­ción” en Lati­noa­mé­ri­ca, según un estu­dio rea­li­za­do el pasa­do año por la orga­ni­za­ción Trans­pa­ren­cia Inter­na­cio­nal (TI). [2]
El pasa­do año, Edgar Ramos Andra­de, perio­dis­ta e inves­ti­ga­dor social, pre­sen­tó un estu­dio [3] en el que ana­li­za el com­por­ta­mien­to de los medios pri­va­dos (más del 80% en total) y des­te­je los hilos del entra­ma­do polí­ti­co eco­nó­mi­co que se encuen­tra detrás de cada agru­pa­ción mediá­ti­ca. En total son 12 los gru­pos o redes de sis­te­mas mediá­ti­cos pri­va­dos detec­ta­dos por el autor.
El de mayor enver­ga­du­ra, Gru­po El Deber, per­te­ne­ce a la fami­lia Rive­ro-Jor­dán. Pedro Rive­ro, uno de los pro­pie­ta­rios jun­to con su mujer Rosa Jor­dán, fue fun­cio­na­rio de Gobierno como Emba­ja­dor de Boli­via ante la Repú­bli­ca de Fran­cia y ante la UNESCO de 2001 a 2002, duran­te las ges­tio­nes pre­si­den­cia­les de Hugo Bán­zer (el que fue dic­ta­dor y pos­te­rior­men­te reele­gi­do demo­crá­ti­ca­men­te), Jor­ge “Tuto” Qui­ro­ga, Gon­za­lo Sán­chez de Loza­da y Car­los Mesa.
La fami­lia Rive­ro-Jor­dán es pro­pie­ta­ria de 9 dia­rios, 2 radio emi­so­ras, el canal de tele­vi­sión TV Mayor, y de accio­nes en la Red Sate­li­tal PAT. El gru­po mani­fies­ta en los edi­to­ria­les de su dia­rio insig­nia, El Deber (San­ta Cruz) y en otros de la mis­ma agru­pa­ción, un apo­yo explí­ci­to a la deno­mi­na­da “ins­ti­tu­cio­na­li­dad cru­ce­ña”, es decir, a la eli­te eco­nó­mi­ca y social blan­ca del orien­te boli­viano con una cul­tu­ra muy racis­ta hacia la pobla­ción indí­ge­na. En los con­te­ni­dos del dia­rio y de los dife­ren­tes medios, se exclu­yen a los “colo­nos, collas o indí­ge­nas del orien­te” como pro­ta­go­nis­tas de la noti­cia, resal­tan­do sin embar­go “los refor­za­dos víncu­los entre per­so­na­jes de las mul­ti­na­cio­na­les con la neo-oli­gar­quía local”. En su edi­to­rial del 4 de febre­ro de 2005, El Deber se auto cali­fi­ca­ba como “uno de los medios que tie­nen capa­ci­dad de influir en las deci­sio­nes polí­ti­cas, eco­nó­mi­cas, cul­tu­ra­les y socia­les en el país”.
Otro de los gran­des gru­pos es el Gru­po Kul­jis, al que per­te­ne­ce el dia­rio El Mun­do, y la emi­so­ra tele­vi­si­va Red Uno, entre otros doce cana­les. Carac­te­ri­za­do por una poco disi­mu­la­da defen­sa de sis­te­mas polí­ti­cos con­ser­va­do­res, este gru­po empre­sa­rial abar­ca rubros tan dis­pa­res como la agri­cul­tu­ra, la gana­de­ría, la ban­ca pri­va­da, indus­tria pape­le­ra, uni­ver­si­da­des pri­va­das y super­mer­ca­dos. Su pro­pie­ta­rio, Ivo Kul­jis, fue el fun­da­dor del par­ti­do polí­ti­co Movi­mien­to Uni­dad y Pro­gre­so (MUP), can­di­da­to a Pre­si­den­te de Boli­via por Uni­dad Cívi­ca Soli­da­ri­dad en 1997, y can­di­da­to a la Vice­pre­si­den­cia jun­to Man­fred Reyes Villa (Nue­va Fuer­za Repu­bli­ca­na) en 2002; todos ellos par­ti­dos con­ser­va­do­res y ultra-con­ser­va­do­res.
El ter­cer gran gru­po mediá­ti­co es el con­sor­cio que se for­mó entre los Gru­pos Gara­fu­lic (Boli­via) y PRISA en octu­bre de 2000, y del que pasa­re­mos a hablar más ade­lan­te. El res­to, El Gru­po Líder (con­sor­cio de las fami­lias Rive­ro-Cane­las), Gru­po Asbún- Red Boli­vi­sión, Gru­po Cane­las, Red PAT, Red Pan­ame­ri­ca­na, Gru­po Mega, Red Cade­na A, Red Uni­tel, y el Gru­po Fides (éste últi­mo per­te­ne­ce a la oli­gar­quía ecle­siás­ti­ca); repi­ten el mis­mo esque­ma de agru­pa­ción empre­sa­rial pri­va­da con rela­cio­nes ins­ti­tu­cio­na­les vin­cu­la­das a la dere­cha polí­ti­ca del país, y con nego­cios en dife­ren­tes sec­to­res estra­té­gi­cos: par­tien­do de la indus­tria mediá­ti­ca y has­ta la mine­ría, son pro­pie­ta­rios o co-pro­pie­ta­rios de com­pa­ñías aéreas, empre­sas publi­ci­ta­rias, ser­vi­cios cor­po­ra­ti­vos, edi­to­ria­les y cade­nas de hote­les, entre otros.
Al otro lado, y en una des­ven­ta­ja cuan­ti­ta­ti­va sig­ni­fi­ca­ti­va, se encuen­tran los medios impul­sa­dos por el gobierno del MAS. Des­de su lle­ga­da a la pre­si­den­cia, Evo Mora­les ha sufri­do una agre­si­va cam­pa­ña de des­pres­ti­gio por par­te los medios pri­va­dos de comu­ni­ca­ción, más aún, des­de el anun­cio de dos medi­das ver­te­bra­les de su pro­gra­ma guber­na­men­tal: el ini­cio de la nacio­na­li­za­ción de los hidro­car­bu­ros, y la redis­tri­bu­ción de la tie­rra. De hecho, las empre­sas de comu­ni­ca­ción más hos­ti­les son de pro­pie­dad de lati­fun­dis­tas afec­ta­dos por la polí­ti­ca agra­ria guber­na­men­tal. [4]
Según una inves­ti­ga­ción rea­li­za­da entre el 12 y el 18 de diciem­bre de 2005, días pre­vios a las elec­cio­nes que die­ron el triun­fo al MAS, Uni­tel fue el mejor expo­nen­te del des­equi­li­brio infor­ma­ti­vo en días pre­vios a las elec­cio­nes. Se moni­to­rea­ron 144 horas de pan­ta­lla de los infor­ma­ti­vos de Canal 7, ATB, Red Uno, Boli­vi­sión, Uni­tel, PAT y Cade­na A. La línea edi­to­rial de casi todos fue deci­di­da­men­te con­tra­ria a la can­di­da­tu­ra de Mora­les e inclu­yó jui­cios de des­va­lo­ri­za­ción inte­lec­tual, polí­ti­ca y étni­ca. Uni­tel, entre­vis­tó en direc­to al can­di­da­to a Pre­fec­to de La Paz por Pode­mos y al can­di­da­to del MAS le dio un minu­to.
En Radio Orien­tal, el locu­tor Luis Artu­ro Men­di­vil Ortiz diri­ge y con­du­ce un pro­gra­ma de lunes a vier­nes a par­tir de las 12:30 (hora­rio de mayor audien­cia radio­fó­ni­ca en Boli­via) en el que median­te un dis­cur­so abier­ta­men­te racis­ta (“colla de mier­da”) no duda en diri­gir impro­pe­rios con­tra el actual pre­si­den­te, y lan­zar aren­gas a la “Unión Juve­nil Cru­ce­ñis­ta” para que opten por la vio­len­cia como for­ma de defen­der sus idea­les. En pala­bras del perio­dis­ta César Fuen­tes, “Antes, los medios en gene­ral guar­da­ban res­pe­to por la inves­ti­du­ra pre­si­den­cial, pero hoy fil­tran cual­quier decla­ra­ción, como la de un dipu­tado de “Pode­mos”, que pedía vacu­nar a Evo con­tra la rabia. Gol­pean duro a Mora­les, el “colla resen­ti­do” que “dice estupideces”…se ha vis­to joven­ci­tos en la TV hablan­do mal de la madre del pre­si­den­te. La pala­bra “pre­si­den­te” está des­apa­re­cien­do de los titu­la­res”. [5]
Mora­les con­fía en la madu­rez del pue­blo para reco­no­cer las mani­pu­la­cio­nes mediá­ti­cas: “Vamos a ense­ñar­les como se gobier­na sin resen­ti­mien­tos. Segui­re­mos reci­bien­do agre­sio­nes y pro­vo­ca­cio­nes, pero no nos asus­tan”. [6] Ante este pano­ra­ma, no es casua­li­dad que el pre­si­den­te y los sec­to­res afi­nes al MAS hayan opta­do por la estra­te­gia de crea­ción y for­ta­le­ci­mien­to de medios afi­nes, como la publi­ca­ción de el dia­rio Cam­bio, de cla­ra línea pro-guber­na­men­tal, o el for­ta­le­ci­mien­to de la Red de Radios Comu­ni­ta­rias. “Poco a poco vamos a armar­nos. Este año (2006) ins­ta­la­re­mos 30 radios comu­ni­ta­rias en Boli­via y lue­go vamos a sal­tar a la tele­vi­sión (…) No sólo los empre­sa­rios tie­nen dere­cho a ins­ta­lar una radio o un canal de tele­vi­sión, sino tam­bién los pue­blos ori­gi­na­rios y los sec­to­res empo­bre­ci­dos, para decir nues­tra ver­dad, para edu­car­nos, para infor­mar­nos”, decía el pre­si­den­te cum­pli­do un año de su man­da­to.
Gru­po PRISA, el extran­je­ro
El Gobierno boli­viano esta­ble­ció en el año 2000 polí­ti­cas para atraer la inver­sión direc­ta que bene­fi­cia­ban sobre­ma­ne­ra a las mul­ti­na­cio­na­les (ven­ta bara­ta de empre­sas esta­ta­les, reduc­ción de nor­ma­ti­va ambien­tal y labo­ral, ausen­cia de impues­tos, etc.). Las polí­ti­cas esta­ban orien­ta­das para satis­fa­cer las deman­das de las ins­ti­tu­cio­nes inter­na­cio­na­les como el Fon­do Mone­ta­rio Inter­na­cio­nal, el Ban­co Mun­dial, los intere­ses eco­nó­mi­cos de EEUU y Euro­pa, así como para bene­fi­ciar a la eli­te del país.
Pre­ci­sa­men­te en ese perio­do se esta­ba dan­do la mayor expan­sión inter­na­cio­nal de las mul­ti­na­cio­na­les espa­ño­las. Y su prin­ci­pal des­tino ha sido Amé­ri­ca Lati­na. Aun­que Boli­via no ha sido el país que mayor Inver­sión Extran­je­ra Direc­ta (IED) espa­ño­la ha con­cen­tra­do sí ha teni­do nume­ro­sas mul­ti­na­cio­na­les espa­ño­las actuan­do. Dedi­ca­das a ope­rar en dife­ren­tes sec­to­res estra­té­gi­cos para la eco­no­mía, Rep­sol YPF, Unión Feno­sa, Iber­dro­la, Agbar, BBVA, Aena, Aber­tis, Aben­goa, etc. [7] acom­pa­ña­ron al gru­po PRISA (Pro­mo­to­ra de Infor­ma­cio­nes S.A) en su lle­ga­da a Boli­via. PRISA ate­rri­za­ba ade­más de la mano de otra gigan­te com­pa­ñía de la infor­ma­ción, el Gru­po Gara­fu­lic.
El Gru­po Gara­fu­lic cons­ti­tu­yó has­ta el año 2000 el mayor impe­rio mediá­ti­co jamás vis­to en Boli­via. [8] Su “buque insig­nia”, el dia­rio La Razón, fue fun­da­do en 1990 por un gru­po de 10 empre­sa­rios, entre ellos, el pre­si­den­te Gon­za­lo Sán­chez de Loza­da y dos empre­sa­rios que pos­te­rior­men­te se con­ver­ti­rían en minis­tros de su gobierno, Fer­nan­do Illa­nes y Fer­nan­do Rome­ro. Cin­co años más tar­de el Gru­po Gara­fu­lic com­pró el 50% de las accio­nes de Comu­ni­ca­cio­nes EL PAÍS, socie­dad que publi­ca La Razón. Final­men­te, gra­cias a una estra­te­gia empre­sa­rial ascen­den­te, en la que influ­yó de mane­ra sig­ni­fi­ca­ti­va la amis­tad que man­te­nía Raúl Gara­fu­lic con el pre­si­den­te Jor­ge “Tuto” Qui­ro­ga, con­si­guió hacer­se con el res­to de las accio­nes.
Sien­do emba­ja­dor boli­viano en Espa­ña del dic­ta­dor Hugo Bán­zer (ele­gi­do demo­crá­ti­ca­men­te pre­si­den­te en 1997) Raúl Gara­fu­lic cono­ce a Jesús De Polan­co. En octu­bre de 2000, el Gru­po Gara­fu­lic y PRISA lle­gan a un acuer­do de aso­cia­ción median­te el cual PRISA invier­te 10 millo­nes de dóla­res, garan­ti­za­dos con las rota­ti­vas del dia­rio La Razón. Este acuer­do que­bró por incum­pli­mien­tos con­trac­tua­les de Gara­fu­lic, y cuan­do PRISA se hizo car­go de la ges­tión des­cu­brió el des­vío de más de vein­ti­cin­co millo­nes de dóla­res a otras empre­sas, pro­pie­dad del empre­sa­rio boli­viano, des­ti­na­dos a pagar una deu­da por la hipo­te­ca de la impren­ta rota­ti­va de La Razón. Ante estos hechos, el gru­po PRISA deci­de recu­rrir en con­tra de Gara­fu­lic ante la Cor­te Inter­na­cio­nal de Arbi­tra­je de la Cáma­ra de Comer­cio.
Ya en manos de PRISA, y en el con­tex­to que aca­ba­mos de des­cri­bir, La Razón comien­za a desa­rro­llar una línea edi­to­rial afín a los intere­ses de las mul­ti­na­cio­na­les espa­ño­las en el país, con tin­te pura­men­te neo­li­be­ral. Situa­ción que se agu­di­za aún más con la lle­ga­da al poder del “masis­mo”, como reac­ción al pro­ce­so de cam­bio empren­di­do por el nue­vo gobierno. Los últi­mos años de PRISA en Boli­via, a tra­vés de su par­ti­ci­pa­ción en la cade­na ATB, el perió­di­co La Razón, Extra y El Nue­vo Día, se des­li­zan entre los inten­tos de la mul­ti­na­cio­nal por des­ha­cer­se de las inver­sio­nes poco ren­ta­bles, y la con­ti­nui­dad de su acti­vi­dad perio­dís­ti­ca de ali­nea­ción polí­ti­ca con­ser­va­do­ra y a favor de los intere­ses de las trans­na­cio­na­les espa­ño­las. [9]
Sin embar­go, en su entra­da en Boli­via, PRISA no sólo goza­ba del bene­plá­ci­to de los sec­to­res con­ser­va­do­res boli­via­nos. El “acom­pa­ña­mien­to” que la diplo­ma­cia espa­ño­la, con las reite­ra­das visi­tas de car­gos públi­cos y del Rey al país, y las polí­ti­cas eco­nó­mi­cas del Gobierno espa­ñol han rea­li­za­do en favor de los intere­ses de las empre­sas esta­ta­les, envuel­ven a PRISA en otra polé­mi­ca. Y es que a tra­vés de un cré­di­to corres­pon­dien­te al Fon­do de Ayu­da al Desa­rro­llo con­ce­di­do en 2001, San­ti­lla­na, empre­sa per­te­ne­cien­te al gru­po PRISA, fue bene­fi­cia­da con 1.050.000 dóla­res des­ti­na­dos al sumi­nis­tro de equi­pa­mien­to edu­ca­ti­vo.
Los tex­tos de la edi­to­rial San­ti­lla­na, la cual ganó la lici­ta­ción para la ela­bo­ra­ción de tex­tos esco­la­res duran­te el man­da­to de Hugo Bán­zer, son una herra­mien­ta más de colo­ni­za­ción cul­tu­ral. En sus ilus­tra­cio­nes, se obvia la reali­dad mul­ti­cul­tu­ral del país y, según denun­cia Ale­jan­dro Dau­sá, [10] el tra­ta­mien­to de la infor­ma­ción obe­de­ce a unos valo­res dudo­sos: “La frag­men­ta­ción de infor­ma­ción al esti­lo de la peor tele­vi­sión: temas com­ple­jos se resuel­ven con un bom­bar­deo de recua­dros en los que todo pare­ce tener el mis­mo valor; con­tie­nen opi­nio­nes, párra­fos entre­sa­ca­dos de otros tex­tos, pre­gun­tas, afir­ma­cio­nes taxa­ti­vas. Todo es míni­mo, momentáneo…y des­car­ta­ble”. Valo­res exter­nos y que poco tie­nen que ver con las tra­di­cio­nes, creen­cias, y pro­ce­sos cul­tu­ra­les de la socie­dad indí­ge­na y cam­pe­si­na boli­via­na, que repre­sen­ta más del 60% de la pobla­ción.
En junio del pasa­do año Evo Mora­les anun­ció la pron­ta sali­da de la edi­to­rial San­ti­lla­na de Boli­via, “Uste­des saben cómo esta­ban sien­do impues­tas nor­mas bajo un esta­do colo­nial, nor­mas que venían des­de afue­ra. Nues­tro minis­tro de edu­ca­ción me infor­ma­ba esta maña­na sobre la edi­to­rial san­ti­lla­na, una for­ma de impo­si­ción colo­nial para la for­ma­ción de nues­tros estu­dian­tes”. [11]
Tras la pau­la­ti­na ven­ta de sus nego­cios meno­res (el dia­rio El Nue­vo Día de San­ta Cruz, o su par­ti­ci­pa­ción en el accio­na­ria­do de la cade­na tele­vi­si­va ATB), final­men­te PRISA con­si­guió ven­der el pasa­do octu­bre el dia­rio La Razón a una con­sor­cio Vene­zo­lano. ¿Qué que­da enton­ces de PRISA en Boli­via? ¿Cuál es la hue­lla que ha deja­do? No ha apor­ta­do cali­dad infor­ma­ti­va, ni mejo­ra­do el dere­cho a la infor­ma­ción, ni con­tri­bui­do a una mejo­ra de la edu­ca­ción y pro­mo­ción de la cul­tu­ra boli­via­na, sino todo lo con­tra­rio, pre­ci­sa­men­te por­que entre sus prio­ri­da­des como gru­po empre­sa­rial está el máxi­mo bene­fi­cio (pro­pio).
- Tania Mar­tí­nez Por­tu­gal, Obser­va­to­rio de Mul­ti­na­cio­na­les en Amé­ri­ca Lati­na (OMAL)
Notas:
[1] El gru­po arras­tra una deu­da que ascien­de a cin­co mil millo­nes de euros, según denun­cia el perio­dis­ta e inves­ti­ga­dor Pas­cual Serrano en su artícu­lo “La cri­sis gol­pea a El País”, Le Mon­de Diplo­ma­ti­que, 18 de febre­ro de 2009.
[2] Trans­pa­rency Inter­na­tio­nal, “Infor­me sobre el Baró­me­tro Glo­bal de la Corrup­ción de Trans­pa­rency Inter­na­tio­nal 2009”. dis­po­ni­ble en Trans­pa­rency Inter­na­tio­nal.
[3] El estu­dio titu­la­do Mani­pu­li­ci­dio. Tomo I, Medios de comu­ni­ca­ción pri­va­dos, “dis­cur­so per­fec­to”, lamen­to polí­ti­co. Boli­via siglo XXI no ha sido aún publi­ca­do, por ello agra­de­ce­mos al autor que pro­por­cio­na­ra a OMAL una copia del manus­cri­to.
[4] El due­ño de Uni­tel, del Gru­po Monas­te­rio, Osval­do “Pato” Monas­te­rio, es uno de los prin­ci­pa­les accio­nis­tas del Ban­co Gana­de­ro, cria­dor de gana­do de raza, pro­pie­ta­rio de más de diez mil hec­tá­reas de tie­rra y ex sena­dor por el MNR. Ivo Mateo Kul­jis, due­ño de la cade­na de tele­vi­sión Red Uno, fue tres veces can­di­da­to con par­ti­dos de dere­cha, uno de los más impor­tan­tes accio­nis­tas del Ban­co Eco­nó­mi­co, y tam­bién gana­de­ro.
[5] “Evo Mora­les se decla­ra víc­ti­ma de los medios”, El jugue­te rabio­so, el 1 de octu­bre de 2006.
[6] Ídem.
[7] Ale­jan­dro Dau­sá, «San­ti­lla­na y el pen­sa­mien­to úni­co». ALAI, Amé­ri­ca Lati­na en Movi­mien­to, 15 de junio de 2009.
[8] Myriam Gómez “His­to­ria de la tele­vi­sión en Boli­via” publi­ca­do en un blog sobre estruc­tu­ra de la comu­ni­ca­ción.
[9] “Rep­sol cali­fi­ca de difí­cil la nego­cia­ción con Boli­via”, La Razón, 24 de julio de 2008; “Espa­ña pide a Boli­via nor­mas cla­ras para sus inver­sio­nes”, La Razón, 11 de junio de 2009; “Rep­sol, reco­no­ci­da como mejor empre­sa ener­gé­ti­ca”, La Razón, el 3 de sep­tiem­bre de 2009; “El Rey de Espa­ña y los empre­sa­rios piden reglas cla­ras a Evo”, La Razón, 15 de sep­tiem­bre de 2009.
[10] Ale­jan­dro Dau­sá, «San­ti­lla­na y el pen­sa­mien­to úni­co». ALAI, Amé­ri­ca Lati­na en Movi­mien­to, 15 de junio de 2009.
[11] “Boli­via eli­mi­na­rá los libros de tex­to de la espa­ño­la San­ti­lla­na”, Reuters, el 17 de junio de 2009

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *