Esta­dou­ni­den­ses que roba­ban niños tie­nen pleno apo­yo de EEUU

Los diez esta­dou­ni­den­ses dete­ni­dos mien­tras inten­ta­ban pasar la fron­te­ra de Hai­tí hacia San­to Domin­go con un micro lleno de chi­cos de entre 7 meses y 14 años y sin sus docu­men­tos serán juz­ga­dos por “trá­fi­co de niños, secues­tro de meno­res y aso­cia­ción para delin­quir”, según lo anun­ció la Jus­ti­cia de Hai­tí, que ayer pre­veía tomar las pri­me­ras decla­ra­cio­nes. La duda es si serán juz­ga­dos en sue­lo isle­ño o si se los lle­va­rá a Esta­dos Uni­dos ya que, tras el sis­mo, el úni­co edi­fi­cio del Minis­te­rio de Jus­ti­cia que sigue en pie está reple­to de carpas.

Tan­to las auto­ri­da­des hai­tia­nas como los voce­ros nor­te­ame­ri­ca­nos indi­ca­ron que será el juez quien resol­ve­rá el lugar del pro­ce­so judi­cial, de acuer­do con las leyes loca­les. Por lo pron­to, el país del nor­te ofre­ció “acce­so con­su­lar ili­mi­ta­do” a los inte­gran­tes de New Life Children’s Refu­ge (Refu­gio de Niños la Nue­va Vida) que con­ti­núan dete­ni­dos en el edi­fi­cio de la poli­cía judi­cial. El Pen­tá­gono anun­ció que deja­ba sin efec­to la sus­pen­sión de los vue­los sani­ta­rios para los heri­dos gra­ves hai­tia­nos, es decir, reto­ma­ba la eva­cua­ción de heri­dos gra­ves que eran deri­va­dos a hos­pi­ta­les estadounidenses.

“Es el juez quien deci­di­rá si serán pro­ce­sa­dos aquí en Hai­tí o en Esta­dos Uni­dos, basán­do­se en la ley hai­tia­na.” Con esas decla­ra­cio­nes comen­zó el día la minis­tra de Cul­tu­ra y Comu­ni­ca­cio­nes, Marie Lau­ren­ce Jocelyn Las­se­gue, a un día de que se cono­cie­ra la noti­cia de la deten­ción de los diez miem­bros de un gru­po de bap­tis­tas esta­dou­ni­den­ses que inten­ta­ba cru­zar la fron­te­ra hacia Repú­bli­ca Domi­ni­ca­na con un colec­ti­vo don­de lle­va­ban 33 niños hai­tia­nos sin documentos.

Tam­po­co tar­dó en lle­gar la res­pues­ta des­de la Jus­ti­cia hai­tia­na. El fis­cal inte­ri­no de la prin­ci­pal cor­te de Puer­to Prín­ci­pe, Mazar For­til, ade­lan­tó que los inte­gran­tes de New Life serán pro­ce­sa­dos por “trá­fi­co de niños, secues­tro de meno­res y aso­cia­ción para delin­quir” y podrán enfren­tar car­gos por cons­pi­ra­ción cri­mi­nal. La incóg­ni­ta pare­ce ser el lugar don­de se rea­li­za­rá el pro­ce­so judi­cial. En ese sen­ti­do, For­til advir­tió que es “dema­sia­do pron­to para saber” si el jui­cio se desa­rro­lla­rá en Hai­tí o en los Esta­dos Unidos.

Una de las razo­nes para poner en deba­te el lugar del pro­ce­so tie­ne que ver con que la suer­te de los edi­fi­cios del sis­te­ma judi­cial hai­tiano no fue dis­tin­ta de la de las casas de un millón de isle­ños que que­da­ron sin hogar. La sede de la Fis­ca­lía es el úni­co edi­fi­cio del Minis­te­rio de Jus­ti­cia en pie, pero su patio está lleno de car­pas y de dam­ni­fi­ca­dos. El argu­men­to sue­na razo­na­ble a la hora de ana­li­zar el lugar del jui­cio, aun­que no tan­to a la hora de deci­dir el país.

Por su par­te, el gobierno de Esta­dos Uni­dos ofre­ció “acce­so con­su­lar ili­mi­ta­do” a los diez nor­te­ame­ri­ca­nos que aún con­ti­núan dete­ni­dos en la sede de la poli­cía judi­cial y “moni­to­rea” la situa­ción de los inte­gran­tes de la orga­ni­za­ción de Idaho, aun­que el caso está en manos de las auto­ri­da­des hai­tia­nas, según infor­ma­ron ayer des­de el Depar­ta­men­to de Estado.

El por­ta­voz adjun­to del Depar­ta­men­to de Esta­do, Phi­lip Crow­ley, indi­có que des­de la emba­ja­da esta­dou­ni­den­se en Puer­to Prín­ci­pe se les está asis­tien­do “de todas las mane­ras posi­bles” con el obje­ti­vo de “ase­gu­rar­nos de que estos ciu­da­da­nos ten­gan una repre­sen­ta­ción apro­pia­da y eva­luar que ten­gan un pro­ce­so jus­to y trans­pa­ren­te”. Crow­ley tam­bién advir­tió que el pro­ce­so depen­de de las auto­ri­da­des hai­tia­nas y resal­tó que “no hay cons­tan­cia” de que este caso haya sido obje­to de una “con­ver­sa­ción espe­cí­fi­ca” entre Washing­ton y Puer­to Príncipe.

Una de las líde­res del gru­po esta­dou­ni­den­se, Lau­ra Silsby Lavon­ne, ase­gu­ró duran­te los inte­rro­ga­to­rios que sus pla­nes eran “lle­var a los niños para que reci­ban aten­cio­nes, comi­da y ropas” mien­tras se aca­ba­ba de cons­truir un nue­vo orfa­na­to en el bal­nea­rio domi­ni­cano de Caba­re­te para los pequeños.

Mien­tras se resuel­ve el con­flic­to por la “bue­na inten­ción” de lle­var­se a 33 niños de los cua­les, una vez res­ca­ta­dos, muchos ase­gu­ra­ron tener fami­lia, des­de el Pen­tá­gono reini­cia­ron los vue­los sani­ta­rios para los hai­tia­nos que resul­ta­ron con heri­das gra­ves tras el sis­mo del 12 de enero. Los vue­los habían sido inte­rrum­pi­dos des­de el miér­co­les debi­do a que Esta­dos Uni­dos no que­ría hacer­se car­go del cos­to finan­cie­ro. “Hemos deter­mi­na­do que pode­mos reto­mar esos vue­los indis­pen­sa­bles”, una vez con­fir­ma­do que hay cen­tros médi­cos suple­men­ta­rios dis­po­ni­bles tan­to en Esta­dos Uni­dos como en otros paí­ses, dijo la noche del domin­go un por­ta­voz de la Casa Blan­ca, Tommy Vietor.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.