“¿Dón­de están los pri­sio­ne­ros fan­tas­ma de la CIA?” por Andy Worthington

Un nue­vo e impor­tan­te infor­me sobre las polí­ti­cas de deten­cio­nes secre­tas en todo el mun­do, rea­li­za­do por cua­tro exper­tos en dere­chos huma­nos inde­pen­dien­tes de Nacio­nes Uni­das, con­clu­ye que: “A esca­la glo­bal, las deten­cio­nes secre­tas en rela­ción con las polí­ti­cas de con­tra­te­rro­ris­mo siguen sien­do un gra­ve pro­ble­ma”, y “si se recu­rre a ellas de for­ma sis­te­má­ti­ca y exten­di­da, las deten­cio­nes secre­tas pue­den alcan­zar el umbral del cri­men con­tra la humanidad”.

El infor­me, de 226 pági­nas, publi­ca­do el pasa­do miér­co­les como avan­ce de una ver­sión iné­di­ta, es la cul­mi­na­ción de un estu­dio con­jun­to, que ha dura­do un año, del Rela­tor Espe­cial sobre la tor­tu­ra y otros tra­tos o cas­ti­gos degra­dan­tes, crue­les e inhu­ma­nos, del Rela­tor Espe­cial para la pro­mo­ción y pro­tec­ción de los dere­chos huma­nos y de las liber­ta­des fun­da­men­ta­les a la hora de con­tra­rres­tar el terro­ris­mo, del Gru­po de Tra­ba­jo sobre Deten­cio­nes Arbi­tra­rias y del Gru­po de Tra­ba­jo sobre Des­apa­ri­cio­nes For­zo­sas o Invo­lun­ta­rias. Se pre­sen­ta­rá el pró­xi­mo mes de mar­zo en el Con­se­jo para los Dere­chos Huma­nos de Nacio­nes Unidas.

En la intro­duc­ción, los exper­tos de Nacio­nes Uni­das esta­ble­cen que:

    “Se man­tie­ne a una per­so­na en deten­ción secre­ta si las auto­ri­da­des del Esta­do actúan en vir­tud de su capa­ci­dad ofi­cial, o deter­mi­na­das per­so­nas actúan bajo las órde­nes de las mis­mas, con auto­ri­za­ción, con­sen­ti­mien­to, apo­yo o aquies­cen­cia del Esta­do, o en cual­quier otra situa­ción en que la acción u omi­sión de la per­so­na que lle­va a cabo la acción de dete­ner es atri­bui­ble al Esta­do y pri­va a otra persona/​s de su liber­tad; cuan­do a esa per­so­na no se le per­mi­te con­tac­to alguno con el mun­do exte­rior (“deten­ción inco­mu­ni­ca­da”); y cuan­do el que detie­ne o cual­quier otra auto­ri­dad com­pe­ten­te nie­ga, recha­za con­fir­mar o des­men­tir, u ocul­ta de for­ma acti­va, el hecho de que se ha pri­va­do a una per­so­na de su liber­tad, que se la ha escon­di­do del mun­do exte­rior, por ejem­plo, ante su fami­lia, abo­ga­dos inde­pen­dien­tes u orga­ni­za­cio­nes no guber­na­men­ta­les, o cuan­do se nie­gan a pro­por­cio­nar, u ocul­tan de for­ma acti­va, infor­ma­ción sobre el des­tino o para­de­ro del detenido/​a”.

Des­pués de repa­sar el ori­gen his­tó­ri­co de las deten­cio­nes secre­tas –en un con­tex­to legal y a tra­vés de nume­ro­sos ejem­plos del siglo XX‑, el infor­me se cen­tra fun­da­men­tal­men­te en las deten­cio­nes secre­tas de los últi­mos nue­ve años, pro­por­cio­nan­do un deta­lla­do rela­to de las polí­ti­cas de EEUU tras los ata­ques terro­ris­tas del 11 de sep­tiem­bre de 2001, y hacien­do tam­bién un repa­so de las prác­ti­cas de deten­cio­nes secre­tas lle­va­das a cabo en otros 25 paí­ses, entre los que figu­ran Arge­lia, Chi­na, Egip­to, India, Iraq, Irán, Israel, Libia, Pakis­tán, Rusia, Ara­bia Sau­dí, Sri Lan­ka, Sudán, Siria, Ugan­da y Zimbabwe.

Esas sec­cio­nes con­tie­nen valio­sos resú­me­nes, que expli­can cómo, en muchos casos, se uti­li­za el terro­ris­mo como tapa­de­ra de polí­ti­cas de deten­ción secre­ta de natu­ra­le­za polí­ti­ca. Sin embar­go, el cora­zón del infor­me lo cons­ti­tu­ye un aná­li­sis deta­lla­do de las polí­ti­cas de la “gue­rra con­tra el terror” de la admi­nis­tra­ción Bush.

De par­ti­cu­lar preo­cu­pa­ción para los auto­res del estu­dio con­jun­to ‑más allá de la ile­ga­li­dad glo­bal de todo el pro­yec­to con­ce­bi­do y eje­cu­ta­do por la admi­nis­tra­ción Bush- es el des­tino de doce­nas de hom­bres man­te­ni­dos en pri­sio­nes secre­tas diri­gi­das por la CIA, o trans­fe­ri­dos por la CIA a pri­sio­nes de otros paí­ses. Basán­do­se en cifras reve­la­das en uno de los tris­te­men­te céle­bres “memo­ran­dum sobre la tor­tu­ra” de la Ofi­ci­na del Con­se­jo Legal, escri­to en mayo de 2005 por el Fis­cal Gene­ral Adjun­to Stephen Brad­bury, en mayo de 2005, la CIA había “asu­mi­do la cus­to­dia de 94 pri­sio­ne­ros y había uti­li­za­do téc­ni­cas refor­za­das en diver­so gra­do en los inte­rro­ga­to­rios de 28 de esos detenidos”.

Los 28 hom­bres some­ti­dos a “téc­ni­cas refor­za­das” son cla­ra­men­te “dete­ni­dos de alto valor” –inclu­yen­do a Kha­lid Sheikh Moham­med, el supues­to cere­bro de los ata­ques de 11/​S, y Abu Zubay­dah-, que fue­ron tras­la­da­dos a Guan­tá­na­mo en sep­tiem­bre de 2006, pero nin­gún infor­me ofi­cial ha expli­ca­do nun­ca qué suce­dió con los otros 14 dete­ni­dos de alto valor, ni tam­po­co con la mayo­ría de los 66 hom­bres restantes.

El infor­me esta­ble­ce tam­bién que, como míni­mo, se lle­vó a muchas doce­nas de otros pri­sio­ne­ros a cár­ce­les de otros países.

Siguien­do la pis­ta de esos hom­bres, el infor­me des­cu­bre el desa­rro­llo del pro­gra­ma de deten­cio­nes secre­tas de EEUU, recu­rrien­do a nue­vas inves­ti­ga­cio­nes de los regis­tros de vue­los para demos­trar que los avio­nes con los que se lle­va­ron a cabo las entre­gas, cui­da­do­sa­men­te ocul­ta­dos en los regis­tros, vola­ron a Polo­nia, Ruma­nia y Litua­nia. El infor­me tam­bién se refie­re a la exis­ten­cia de una ins­ta­la­ción secre­ta den­tro de Guan­tá­na­mo, expues­ta por Scott Hor­ton en el Harper’s Maga­zi­ne de la pasa­da sema­na, que hizo que los exper­tos seña­la­ran que esta­ban “muy preo­cu­pa­dos ante la posi­bi­li­dad de que tres dete­ni­dos de Guan­tá­na­mo (Salah Ahmed Al-Sala­mi, Mani Sha­man Al-Utay­bi y Yas­ser Talal Al-Zah­ra­ni) pudie­ran haber muer­to el 9 de junio de 2006 duran­te los inte­rro­ga­to­rios rea­li­za­dos en esas ins­ta­la­cio­nes, en lugar de en sus pro­pias celdas,”.

Tam­bién se men­cio­nan dos ins­ta­la­cio­nes, al pare­cer de tama­ño redu­ci­do, en los Bal­ca­nes –den­tro del Cam­po Bonds­teel, en Koso­vo, y en la Base Eagle en Tuz­la, Bos­nia-Her­ze­go­vi­na- y se afir­ma que la base Die­go Gar­cía, en el Océano Indi­co (un terri­to­rio bri­tá­ni­co arren­da­do a EEUU), se uti­li­zó en 2005 – 2006 para rete­ner allí a Mus­ta­fa Set­ma­riam Nasar, una per­so­na con dos nacio­na­li­da­des, siria y española.

A par­tir del rela­to de otros pri­sio­ne­ros, el infor­me se cen­tró en una serie de pri­sio­nes secre­tas en Afga­nis­tán, en par­ti­cu­lar, la “Pri­sión Oscu­ra”, la “Salt Pit” y una ins­ta­la­ción secre­ta den­tro de la base aérea de Bagram. De los 94 hom­bres men­cio­na­dos por Stephen Brad­bury –menos los 14 tras­la­da­dos a Guan­tá­na­mo en sep­tiem­bre de 2006‑, el infor­me esta­ble­ce que se libe­ró a ocho, que otros 23 fue­ron trans­fe­ri­dos a Guan­tá­na­mo (la mayo­ría en 2004), que cua­tro más esca­pa­ron de Bagram en julio de 2005, que otros cua­tro están aún en Bagram (tres de los cua­les están espe­ran­do la sen­ten­cia de los tri­bu­na­les de ape­la­ción esta­dou­ni­den­ses sobre su exi­to­sa peti­ción de habeas cor­pus del pasa­do mar­zo) y que a otros cin­co se les devol­vió a Libia en 2006.

Entre estos cin­co últi­mos figu­ra Ibn al-Shaykh al-Libi, el “pri­sio­ne­ro fan­tas­ma” más tris­te­men­te céle­bre de la CIA, quien con­fe­só en fal­so, bajo las tor­tu­ras a que le some­tie­ron en Egip­to, que había cone­xio­nes entre al-Qai­da y Sad­dam Hus­sein, lo que se uti­li­zó pos­te­rior­men­te para jus­ti­fi­car la inva­sión de Iraq. Des­pués de múl­ti­ples entre­gas a otros paí­ses, el retorno de al-Libi a Libia lle­gó a un final tene­bro­so en mayo pasa­do, cuan­do murió en mis­te­rio­sas circunstancias.

Al refe­rir­se a otros pri­sio­ne­ros, cuyo para­de­ro actual nadie se ha moles­ta­do en expli­car, los exper­tos seña­lan: “Es pro­ba­ble que algu­nos de esos hom­bres hayan regre­sa­do a sus paí­ses de ori­gen y que otros estén aún en Bagram”. Como expli­qué en un artícu­lo de la pasa­da sema­na, tras la publi­ca­ción de la pri­me­ra lis­ta de pri­sio­ne­ros rete­ni­dos en Bagram, pue­de ser posi­ble, efec­ti­va­men­te, que un puña­do de esos hom­bres se encuen­tre allí, pero no todos ellos, y es, por tan­to, impe­ra­ti­vo que la publi­ca­ción de esta lis­ta sir­va para pre­sio­nar a la admi­nis­tra­ción Oba­ma para que reve­le deta­lles de todos los dete­ni­dos “des­apa­re­ci­dos”.

El infor­me exa­mi­na­ba tam­bién los casos de 35 hom­bres entre­ga­dos por la CIA a Jor­da­nia, Egip­to, Siria y Marrue­cos, entre 2001 y 2004. Al igual que en el caso de los “pri­sio­ne­ros fan­tas­ma” en Afga­nis­tán, muchos de esos hom­bres apa­re­cie­ron des­pués en Guan­tá­na­mo o fue­ron libe­ra­dos, pero no se cono­ce en abso­lu­to el para­de­ro de otros –espe­cial­men­te de los de Siria y, pro­ba­ble­men­te, de otros hom­bres com­ple­ta­men­te des­co­no­ci­dos entre­ga­dos a Egipto‑, aun­que algu­nos de los pri­sio­ne­ros entre­ga­dos a Siria fue­ron lle­va­dos has­ta allí en diver­sos vue­los ya en el año 2002, y, al menos en dos casos, eran tan sólo unos ado­les­cen­tes en aque­lla fecha.

Hay tam­bién sec­cio­nes sobre las deten­cio­nes secre­tas en Etio­pía, Dji­bou­ti y Uzbe­kis­tán, y los exper­tos cri­ti­can tam­bién a otros paí­ses por estar impli­ca­dos en el pro­gra­ma, inclu­yen­do a Aus­tra­lia, Cana­dá, Ale­ma­nia, Ita­lia, Kenia y el Rei­no Uni­do. Según Reuters, a lo lar­go del infor­me apa­re­cen un total de 66 paí­ses impli­ca­dos de una for­ma u otra en las prác­ti­cas de deten­cio­nes secre­tas, bien de for­ma inde­pen­dien­te o como par­te de la gue­rra con­tra el terror diri­gi­da por EEUU.

Al con­cluir de revi­sar las polí­ti­cas de deten­ción esta­dou­ni­den­ses des­de el 11/​S, los exper­tos se con­gra­tu­lan por el com­pro­mi­so del Pre­si­den­te Oba­ma de revo­car y repu­diar muchas de las polí­ti­cas de la admi­nis­tra­ción Bush, inclu­yen­do la clau­su­ra de todos los sitios negros de la CIA, pero exi­gen cla­ri­fi­ca­ción “sobre los dete­ni­dos que había en los ‘sitios negros’ de la CIA en Iraq y Afga­nis­tán o en otros luga­res cuan­do el Pre­si­den­te Oba­ma lle­gó al poder, y qué suce­dió con los dete­ni­dos rete­ni­dos en esa épo­ca”. Tam­bién están “preo­cu­pa­dos de que la Orden Eje­cu­ti­va que dio ins­truc­cio­nes a la CIA ‘para que cerra­ra cual­quier ins­ta­la­ción de deten­ción actual­men­te ope­ra­ti­va’ no se extien­da a las ins­ta­la­cio­nes don­de la CIA tie­ne dete­ni­dos a indi­vi­duos en ‘fun­ción de una base tran­si­to­ria de un pla­zo cor­to’” y, a la luz de las suge­ren­cias de Scott Hor­ton de que la ins­ta­la­ción secre­ta en Guan­tá­na­mo pue­de haber esta­do diri­gi­da por el Man­do de Ope­ra­cio­nes Espe­cia­les Con­jun­tas (JSOC, por sus siglas en inglés), seña­lan que la orden “no pare­ce exten­der­se a las ins­ta­la­cio­nes de deten­ción con­tro­la­das por” el JSOC.

Pero esas no son sus úni­cas preo­cu­pa­cio­nes. Aun­que se feli­ci­tan por la pues­ta en mar­cha de una nue­va polí­ti­ca en agos­to de 2009, en fun­ción de la cual se deben noti­fi­car al Comi­té Inter­na­cio­nal de la Cruz Roja todos los nom­bres de los pri­sio­ne­ros a las dos sema­nas de su cap­tu­ra, seña­lan que “no hay jus­ti­fi­ca­ción legal para ese perío­do de dos sema­nas de deten­ción secre­ta”, por­que el Con­ve­nio de Gine­bra per­mi­te sólo una sema­na, y tam­bién debi­do al temor de que se reten­ga a pri­sio­ne­ros que no fue­ron cap­tu­ra­dos en el cam­po de bata­lla y que en reali­dad pue­den ser, como seña­lé en un artícu­lo en sep­tiem­bre, pri­sio­ne­ros que se han lle­va­do a las ins­ta­la­cio­nes al mar­gen del con­trol del ejér­ci­to (en Bagram, en Afga­nis­tán, y en el Cam­po Nama, en Iraq). Los exper­tos expli­ca­ron que habían “indi­ca­do con preo­cu­pa­ción las infor­ma­cio­nes apa­re­ci­das en los medios que citan a actua­les fun­cio­na­rios del gobierno dicien­do que ‘se ha incre­men­ta­do la impor­tan­cia de Bagram como lugar don­de se retie­ne a sos­pe­cho­sos de terro­ris­mo cap­tu­ra­dos fue­ra de Afga­nis­tán e Iraq bajo la admi­nis­tra­ción Oba­ma, que prohi­bió a la CIA que uti­li­za­ra sus pri­sio­nes secre­tas para deten­cio­nes de lar­ga duración’”.

La preo­cu­pa­ción últi­ma de los exper­tos se refie­re al nue­vo sis­te­ma de revi­sión de las situa­cio­nes de los pri­sio­ne­ros de Bagram. Seña­lan que la deci­sión de reem­pla­zar el sis­te­ma exis­ten­te, del que el juez de los casos de habeas del pasa­do mar­zo des­cri­bió como un pro­ce­so que “no cum­ple siquie­ra lo que el Tri­bu­nal Supre­mo valo­ró como inade­cua­do en Guan­tá­na­mo”, era más inade­cua­do aún. Por ello explican:

    “El nue­vo sis­te­ma de revi­sión no tie­ne en cuen­ta el hecho de que los dete­ni­dos en una zona de gue­rra acti­va deben estar suje­tos a las Con­ven­cio­nes de Gine­bra, y deben ser inves­ti­ga­dos cer­ca del momen­to y lugar de cap­tu­ra si hay algu­na duda sobre su esta­tus, y no se les some­te­rá a revi­sio­nes en momen­to alguno tras su cap­tu­ra para deter­mi­nar si debe­rían con­ti­nuar detenidos”.

Tam­bién esta­ban “preo­cu­pa­dos de que el sis­te­ma parez­ca tener como obje­ti­vo espe­cí­fi­co impe­dir que los tri­bu­na­les esta­dou­ni­den­ses pue­den tener acce­so a los dete­ni­dos extran­je­ros en otros paí­ses que se entre­ga­ron des­pués en Bagram”, y a pesar de su satis­fac­ción por la publi­ca­ción de los nom­bres de 645 pri­sio­ne­ros en Bagram, ins­tan al gobierno esta­dou­ni­den­se a “pro­por­cio­nar infor­ma­ción sobre la ciu­da­da­nía, dura­ción de la deten­ción y lugar de cap­tu­ra de todos los dete­ni­dos actual­men­te rete­ni­dos den­tro de la Base Aérea de Bagram”.

Aun­que el infor­me es bas­tan­te exten­so, podía anti­ci­par­se la res­pues­ta de la admi­nis­tra­ción esta­dou­ni­den­se ante sus hallaz­gos acer­ca del lega­do de pri­sio­ne­ros “des­apa­re­ci­dos” de la admi­nis­tra­ción Bush y su enfo­que en rela­ción a algu­nas zonas oscu­ras de las actua­les polí­ti­cas de Oba­ma. Sin embar­go, has­ta aho­ra, sólo ha habi­do silen­cio por par­te de las auto­ri­da­des esta­dou­ni­den­ses, y sólo los bri­tá­ni­cos, que­ján­do­se de afir­ma­cio­nes “irres­pon­sa­bles y no com­pro­ba­das”, se han atre­vi­do has­ta el momen­to a desa­fiar su bien rela­ta­da com­pli­ci­dad en las polí­ti­cas de deten­cio­nes secre­tas, lo que con­fir­ma que, un año des­pués de que Oba­ma lle­ga­ra al poder, no pare­cen haber­se des­te­rra­do de ver­dad todos los aspec­tos rela­ti­vos a la gue­rra con­tra el terror.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *