“¿Dón­de están los pri­sio­ne­ros fan­tas­ma de la CIA?” por Andy Worthington

Un nue­vo e impor­tan­te infor­me sobre las polí­ti­cas de deten­cio­nes secre­tas en todo el mun­do, rea­li­za­do por cua­tro exper­tos en dere­chos huma­nos inde­pen­dien­tes de Nacio­nes Uni­das, con­clu­ye que: “A esca­la glo­bal, las deten­cio­nes secre­tas en rela­ción con las polí­ti­cas de con­tra­te­rro­ris­mo siguen sien­do un gra­ve pro­ble­ma”, y “si se recu­rre a ellas de for­ma sis­te­má­ti­ca y exten­di­da, las deten­cio­nes secre­tas pue­den alcan­zar el umbral del cri­men con­tra la humanidad”.

El infor­me, de 226 pági­nas, publi­ca­do el pasa­do miér­co­les como avan­ce de una ver­sión iné­di­ta, es la cul­mi­na­ción de un estu­dio con­jun­to, que ha dura­do un año, del Rela­tor Espe­cial sobre la tor­tu­ra y otros tra­tos o cas­ti­gos degra­dan­tes, crue­les e inhu­ma­nos, del Rela­tor Espe­cial para la pro­mo­ción y pro­tec­ción de los dere­chos huma­nos y de las liber­ta­des fun­da­men­ta­les a la hora de con­tra­rres­tar el terro­ris­mo, del Gru­po de Tra­ba­jo sobre Deten­cio­nes Arbi­tra­rias y del Gru­po de Tra­ba­jo sobre Des­apa­ri­cio­nes For­zo­sas o Invo­lun­ta­rias. Se pre­sen­ta­rá el pró­xi­mo mes de mar­zo en el Con­se­jo para los Dere­chos Huma­nos de Nacio­nes Unidas.

En la intro­duc­ción, los exper­tos de Nacio­nes Uni­das esta­ble­cen que:

    “Se man­tie­ne a una per­so­na en deten­ción secre­ta si las auto­ri­da­des del Esta­do actúan en vir­tud de su capa­ci­dad ofi­cial, o deter­mi­na­das per­so­nas actúan bajo las órde­nes de las mis­mas, con auto­ri­za­ción, con­sen­ti­mien­to, apo­yo o aquies­cen­cia del Esta­do, o en cual­quier otra situa­ción en que la acción u omi­sión de la per­so­na que lle­va a cabo la acción de dete­ner es atri­bui­ble al Esta­do y pri­va a otra persona/​s de su liber­tad; cuan­do a esa per­so­na no se le per­mi­te con­tac­to alguno con el mun­do exte­rior (“deten­ción inco­mu­ni­ca­da”); y cuan­do el que detie­ne o cual­quier otra auto­ri­dad com­pe­ten­te nie­ga, recha­za con­fir­mar o des­men­tir, u ocul­ta de for­ma acti­va, el hecho de que se ha pri­va­do a una per­so­na de su liber­tad, que se la ha escon­di­do del mun­do exte­rior, por ejem­plo, ante su fami­lia, abo­ga­dos inde­pen­dien­tes u orga­ni­za­cio­nes no guber­na­men­ta­les, o cuan­do se nie­gan a pro­por­cio­nar, u ocul­tan de for­ma acti­va, infor­ma­ción sobre el des­tino o para­de­ro del detenido/​a”.

Des­pués de repa­sar el ori­gen his­tó­ri­co de las deten­cio­nes secre­tas –en un con­tex­to legal y a tra­vés de nume­ro­sos ejem­plos del siglo XX‑, el infor­me se cen­tra fun­da­men­tal­men­te en las deten­cio­nes secre­tas de los últi­mos nue­ve años, pro­por­cio­nan­do un deta­lla­do rela­to de las polí­ti­cas de EEUU tras los ata­ques terro­ris­tas del 11 de sep­tiem­bre de 2001, y hacien­do tam­bién un repa­so de las prác­ti­cas de deten­cio­nes secre­tas lle­va­das a cabo en otros 25 paí­ses, entre los que figu­ran Arge­lia, Chi­na, Egip­to, India, Iraq, Irán, Israel, Libia, Pakis­tán, Rusia, Ara­bia Sau­dí, Sri Lan­ka, Sudán, Siria, Ugan­da y Zimbabwe.

Esas sec­cio­nes con­tie­nen valio­sos resú­me­nes, que expli­can cómo, en muchos casos, se uti­li­za el terro­ris­mo como tapa­de­ra de polí­ti­cas de deten­ción secre­ta de natu­ra­le­za polí­ti­ca. Sin embar­go, el cora­zón del infor­me lo cons­ti­tu­ye un aná­li­sis deta­lla­do de las polí­ti­cas de la “gue­rra con­tra el terror” de la admi­nis­tra­ción Bush.

De par­ti­cu­lar preo­cu­pa­ción para los auto­res del estu­dio con­jun­to ‑más allá de la ile­ga­li­dad glo­bal de todo el pro­yec­to con­ce­bi­do y eje­cu­ta­do por la admi­nis­tra­ción Bush- es el des­tino de doce­nas de hom­bres man­te­ni­dos en pri­sio­nes secre­tas diri­gi­das por la CIA, o trans­fe­ri­dos por la CIA a pri­sio­nes de otros paí­ses. Basán­do­se en cifras reve­la­das en uno de los tris­te­men­te céle­bres “memo­ran­dum sobre la tor­tu­ra” de la Ofi­ci­na del Con­se­jo Legal, escri­to en mayo de 2005 por el Fis­cal Gene­ral Adjun­to Stephen Brad­bury, en mayo de 2005, la CIA había “asu­mi­do la cus­to­dia de 94 pri­sio­ne­ros y había uti­li­za­do téc­ni­cas refor­za­das en diver­so gra­do en los inte­rro­ga­to­rios de 28 de esos detenidos”.

Los 28 hom­bres some­ti­dos a “téc­ni­cas refor­za­das” son cla­ra­men­te “dete­ni­dos de alto valor” –inclu­yen­do a Kha­lid Sheikh Moham­med, el supues­to cere­bro de los ata­ques de 11/​S, y Abu Zubay­dah-, que fue­ron tras­la­da­dos a Guan­tá­na­mo en sep­tiem­bre de 2006, pero nin­gún infor­me ofi­cial ha expli­ca­do nun­ca qué suce­dió con los otros 14 dete­ni­dos de alto valor, ni tam­po­co con la mayo­ría de los 66 hom­bres restantes.

El infor­me esta­ble­ce tam­bién que, como míni­mo, se lle­vó a muchas doce­nas de otros pri­sio­ne­ros a cár­ce­les de otros países.

Siguien­do la pis­ta de esos hom­bres, el infor­me des­cu­bre el desa­rro­llo del pro­gra­ma de deten­cio­nes secre­tas de EEUU, recu­rrien­do a nue­vas inves­ti­ga­cio­nes de los regis­tros de vue­los para demos­trar que los avio­nes con los que se lle­va­ron a cabo las entre­gas, cui­da­do­sa­men­te ocul­ta­dos en los regis­tros, vola­ron a Polo­nia, Ruma­nia y Litua­nia. El infor­me tam­bién se refie­re a la exis­ten­cia de una ins­ta­la­ción secre­ta den­tro de Guan­tá­na­mo, expues­ta por Scott Hor­ton en el Harper’s Maga­zi­ne de la pasa­da sema­na, que hizo que los exper­tos seña­la­ran que esta­ban “muy preo­cu­pa­dos ante la posi­bi­li­dad de que tres dete­ni­dos de Guan­tá­na­mo (Salah Ahmed Al-Sala­mi, Mani Sha­man Al-Utay­bi y Yas­ser Talal Al-Zah­ra­ni) pudie­ran haber muer­to el 9 de junio de 2006 duran­te los inte­rro­ga­to­rios rea­li­za­dos en esas ins­ta­la­cio­nes, en lugar de en sus pro­pias celdas,”.

Tam­bién se men­cio­nan dos ins­ta­la­cio­nes, al pare­cer de tama­ño redu­ci­do, en los Bal­ca­nes –den­tro del Cam­po Bonds­teel, en Koso­vo, y en la Base Eagle en Tuz­la, Bos­nia-Her­ze­go­vi­na- y se afir­ma que la base Die­go Gar­cía, en el Océano Indi­co (un terri­to­rio bri­tá­ni­co arren­da­do a EEUU), se uti­li­zó en 2005 – 2006 para rete­ner allí a Mus­ta­fa Set­ma­riam Nasar, una per­so­na con dos nacio­na­li­da­des, siria y española.

A par­tir del rela­to de otros pri­sio­ne­ros, el infor­me se cen­tró en una serie de pri­sio­nes secre­tas en Afga­nis­tán, en par­ti­cu­lar, la “Pri­sión Oscu­ra”, la “Salt Pit” y una ins­ta­la­ción secre­ta den­tro de la base aérea de Bagram. De los 94 hom­bres men­cio­na­dos por Stephen Brad­bury –menos los 14 tras­la­da­dos a Guan­tá­na­mo en sep­tiem­bre de 2006‑, el infor­me esta­ble­ce que se libe­ró a ocho, que otros 23 fue­ron trans­fe­ri­dos a Guan­tá­na­mo (la mayo­ría en 2004), que cua­tro más esca­pa­ron de Bagram en julio de 2005, que otros cua­tro están aún en Bagram (tres de los cua­les están espe­ran­do la sen­ten­cia de los tri­bu­na­les de ape­la­ción esta­dou­ni­den­ses sobre su exi­to­sa peti­ción de habeas cor­pus del pasa­do mar­zo) y que a otros cin­co se les devol­vió a Libia en 2006.

Entre estos cin­co últi­mos figu­ra Ibn al-Shaykh al-Libi, el “pri­sio­ne­ro fan­tas­ma” más tris­te­men­te céle­bre de la CIA, quien con­fe­só en fal­so, bajo las tor­tu­ras a que le some­tie­ron en Egip­to, que había cone­xio­nes entre al-Qai­da y Sad­dam Hus­sein, lo que se uti­li­zó pos­te­rior­men­te para jus­ti­fi­car la inva­sión de Iraq. Des­pués de múl­ti­ples entre­gas a otros paí­ses, el retorno de al-Libi a Libia lle­gó a un final tene­bro­so en mayo pasa­do, cuan­do murió en mis­te­rio­sas circunstancias.

Al refe­rir­se a otros pri­sio­ne­ros, cuyo para­de­ro actual nadie se ha moles­ta­do en expli­car, los exper­tos seña­lan: “Es pro­ba­ble que algu­nos de esos hom­bres hayan regre­sa­do a sus paí­ses de ori­gen y que otros estén aún en Bagram”. Como expli­qué en un artícu­lo de la pasa­da sema­na, tras la publi­ca­ción de la pri­me­ra lis­ta de pri­sio­ne­ros rete­ni­dos en Bagram, pue­de ser posi­ble, efec­ti­va­men­te, que un puña­do de esos hom­bres se encuen­tre allí, pero no todos ellos, y es, por tan­to, impe­ra­ti­vo que la publi­ca­ción de esta lis­ta sir­va para pre­sio­nar a la admi­nis­tra­ción Oba­ma para que reve­le deta­lles de todos los dete­ni­dos “des­apa­re­ci­dos”.

El infor­me exa­mi­na­ba tam­bién los casos de 35 hom­bres entre­ga­dos por la CIA a Jor­da­nia, Egip­to, Siria y Marrue­cos, entre 2001 y 2004. Al igual que en el caso de los “pri­sio­ne­ros fan­tas­ma” en Afga­nis­tán, muchos de esos hom­bres apa­re­cie­ron des­pués en Guan­tá­na­mo o fue­ron libe­ra­dos, pero no se cono­ce en abso­lu­to el para­de­ro de otros –espe­cial­men­te de los de Siria y, pro­ba­ble­men­te, de otros hom­bres com­ple­ta­men­te des­co­no­ci­dos entre­ga­dos a Egipto‑, aun­que algu­nos de los pri­sio­ne­ros entre­ga­dos a Siria fue­ron lle­va­dos has­ta allí en diver­sos vue­los ya en el año 2002, y, al menos en dos casos, eran tan sólo unos ado­les­cen­tes en aque­lla fecha.

Hay tam­bién sec­cio­nes sobre las deten­cio­nes secre­tas en Etio­pía, Dji­bou­ti y Uzbe­kis­tán, y los exper­tos cri­ti­can tam­bién a otros paí­ses por estar impli­ca­dos en el pro­gra­ma, inclu­yen­do a Aus­tra­lia, Cana­dá, Ale­ma­nia, Ita­lia, Kenia y el Rei­no Uni­do. Según Reuters, a lo lar­go del infor­me apa­re­cen un total de 66 paí­ses impli­ca­dos de una for­ma u otra en las prác­ti­cas de deten­cio­nes secre­tas, bien de for­ma inde­pen­dien­te o como par­te de la gue­rra con­tra el terror diri­gi­da por EEUU.

Al con­cluir de revi­sar las polí­ti­cas de deten­ción esta­dou­ni­den­ses des­de el 11/​S, los exper­tos se con­gra­tu­lan por el com­pro­mi­so del Pre­si­den­te Oba­ma de revo­car y repu­diar muchas de las polí­ti­cas de la admi­nis­tra­ción Bush, inclu­yen­do la clau­su­ra de todos los sitios negros de la CIA, pero exi­gen cla­ri­fi­ca­ción “sobre los dete­ni­dos que había en los ‘sitios negros’ de la CIA en Iraq y Afga­nis­tán o en otros luga­res cuan­do el Pre­si­den­te Oba­ma lle­gó al poder, y qué suce­dió con los dete­ni­dos rete­ni­dos en esa épo­ca”. Tam­bién están “preo­cu­pa­dos de que la Orden Eje­cu­ti­va que dio ins­truc­cio­nes a la CIA ‘para que cerra­ra cual­quier ins­ta­la­ción de deten­ción actual­men­te ope­ra­ti­va’ no se extien­da a las ins­ta­la­cio­nes don­de la CIA tie­ne dete­ni­dos a indi­vi­duos en ‘fun­ción de una base tran­si­to­ria de un pla­zo cor­to’” y, a la luz de las suge­ren­cias de Scott Hor­ton de que la ins­ta­la­ción secre­ta en Guan­tá­na­mo pue­de haber esta­do diri­gi­da por el Man­do de Ope­ra­cio­nes Espe­cia­les Con­jun­tas (JSOC, por sus siglas en inglés), seña­lan que la orden “no pare­ce exten­der­se a las ins­ta­la­cio­nes de deten­ción con­tro­la­das por” el JSOC.

Pero esas no son sus úni­cas preo­cu­pa­cio­nes. Aun­que se feli­ci­tan por la pues­ta en mar­cha de una nue­va polí­ti­ca en agos­to de 2009, en fun­ción de la cual se deben noti­fi­car al Comi­té Inter­na­cio­nal de la Cruz Roja todos los nom­bres de los pri­sio­ne­ros a las dos sema­nas de su cap­tu­ra, seña­lan que “no hay jus­ti­fi­ca­ción legal para ese perío­do de dos sema­nas de deten­ción secre­ta”, por­que el Con­ve­nio de Gine­bra per­mi­te sólo una sema­na, y tam­bién debi­do al temor de que se reten­ga a pri­sio­ne­ros que no fue­ron cap­tu­ra­dos en el cam­po de bata­lla y que en reali­dad pue­den ser, como seña­lé en un artícu­lo en sep­tiem­bre, pri­sio­ne­ros que se han lle­va­do a las ins­ta­la­cio­nes al mar­gen del con­trol del ejér­ci­to (en Bagram, en Afga­nis­tán, y en el Cam­po Nama, en Iraq). Los exper­tos expli­ca­ron que habían “indi­ca­do con preo­cu­pa­ción las infor­ma­cio­nes apa­re­ci­das en los medios que citan a actua­les fun­cio­na­rios del gobierno dicien­do que ‘se ha incre­men­ta­do la impor­tan­cia de Bagram como lugar don­de se retie­ne a sos­pe­cho­sos de terro­ris­mo cap­tu­ra­dos fue­ra de Afga­nis­tán e Iraq bajo la admi­nis­tra­ción Oba­ma, que prohi­bió a la CIA que uti­li­za­ra sus pri­sio­nes secre­tas para deten­cio­nes de lar­ga duración’”.

La preo­cu­pa­ción últi­ma de los exper­tos se refie­re al nue­vo sis­te­ma de revi­sión de las situa­cio­nes de los pri­sio­ne­ros de Bagram. Seña­lan que la deci­sión de reem­pla­zar el sis­te­ma exis­ten­te, del que el juez de los casos de habeas del pasa­do mar­zo des­cri­bió como un pro­ce­so que “no cum­ple siquie­ra lo que el Tri­bu­nal Supre­mo valo­ró como inade­cua­do en Guan­tá­na­mo”, era más inade­cua­do aún. Por ello explican:

    “El nue­vo sis­te­ma de revi­sión no tie­ne en cuen­ta el hecho de que los dete­ni­dos en una zona de gue­rra acti­va deben estar suje­tos a las Con­ven­cio­nes de Gine­bra, y deben ser inves­ti­ga­dos cer­ca del momen­to y lugar de cap­tu­ra si hay algu­na duda sobre su esta­tus, y no se les some­te­rá a revi­sio­nes en momen­to alguno tras su cap­tu­ra para deter­mi­nar si debe­rían con­ti­nuar detenidos”.

Tam­bién esta­ban “preo­cu­pa­dos de que el sis­te­ma parez­ca tener como obje­ti­vo espe­cí­fi­co impe­dir que los tri­bu­na­les esta­dou­ni­den­ses pue­den tener acce­so a los dete­ni­dos extran­je­ros en otros paí­ses que se entre­ga­ron des­pués en Bagram”, y a pesar de su satis­fac­ción por la publi­ca­ción de los nom­bres de 645 pri­sio­ne­ros en Bagram, ins­tan al gobierno esta­dou­ni­den­se a “pro­por­cio­nar infor­ma­ción sobre la ciu­da­da­nía, dura­ción de la deten­ción y lugar de cap­tu­ra de todos los dete­ni­dos actual­men­te rete­ni­dos den­tro de la Base Aérea de Bagram”.

Aun­que el infor­me es bas­tan­te exten­so, podía anti­ci­par­se la res­pues­ta de la admi­nis­tra­ción esta­dou­ni­den­se ante sus hallaz­gos acer­ca del lega­do de pri­sio­ne­ros “des­apa­re­ci­dos” de la admi­nis­tra­ción Bush y su enfo­que en rela­ción a algu­nas zonas oscu­ras de las actua­les polí­ti­cas de Oba­ma. Sin embar­go, has­ta aho­ra, sólo ha habi­do silen­cio por par­te de las auto­ri­da­des esta­dou­ni­den­ses, y sólo los bri­tá­ni­cos, que­ján­do­se de afir­ma­cio­nes “irres­pon­sa­bles y no com­pro­ba­das”, se han atre­vi­do has­ta el momen­to a desa­fiar su bien rela­ta­da com­pli­ci­dad en las polí­ti­cas de deten­cio­nes secre­tas, lo que con­fir­ma que, un año des­pués de que Oba­ma lle­ga­ra al poder, no pare­cen haber­se des­te­rra­do de ver­dad todos los aspec­tos rela­ti­vos a la gue­rra con­tra el terror.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.