Peque­ña sem­blan­za de un gran hom­bre por Jesús Valen­cia

Jesús murió pobre. Jun­to a su fami­lia, en el cemen­te­rio lo des­pi­die­ron acti­vis­tas con los que tan­to bre­gó. En el tem­plo, vario­pin­tos cre­yen­tes de una Igle­sia a la que tan­to amó y cues­tio­nó. En Ara­lar, pai­sa­nos de la Eus­kal Herria que con tan­to ardor defen­dió y cons­tru­yó

En la noche del 15 de Enero moría Jesús Lezaun. La noti­cia fue dejan­do un regue­ro de per­ple­ji­dad y, en muchos ros­tros, pesa­dum­bre. Era muy lar­ga la lis­ta de quie­nes le salu­dá­ba­mos con efu­sión y mere­ci­do reco­no­ci­mien­to. Por lo que a mí res­pec­ta, lo cono­cí en el semi­na­rio de Iru­ñea. Como yo, cien­tos de jóve­nes nava­rros per­ma­ne­cía­mos inter­na­dos casi todo el año en aque­lla estruc­tu­ra des­co­mu­nal. Des­de críos nos iban for­man­do en un asce­tis­mo que más se corres­pon­día con la aus­te­ra vida mona­cal. Hacía 1960 des­em­bar­có un equi­po de for­ma­do­res nue­vos que lide­ra­ba Lezaun. El fran­quis­mo se con­vul­sio­na­ba y el made­ra­men de una igle­sia vie­ja cru­jía. Aque­llos nue­vos maes­tros, a los que tan­to debo, abrie­ron de par en par las ven­ta­nas de un pro­yec­to for­ma­ti­vo ancla­do en Tren­to. La irrup­ción de las nue­vas corrien­tes nos des­po­jó de arcai­cas ideas e incon­ta­bles pre­jui­cios. Las nue­vas pau­tas de con­duc­ta no se asen­ta­ban en regla­men­tos minu­cio­sos sino en la con­cien­cia madu­ra de cada per­so­na; la teo­lo­gía nos obli­ga­ba a bus­car a Dios en los reco­ve­cos de lo coti­diano; la Igle­sia y sus litur­gias debían de ser lugar de encuen­tro con una huma­ni­dad pujan­te y crea­ti­va. La Nava­rra reac­cio­na­ria vivió con espan­to la trans­for­ma­ción que se esta­ba ges­tan­do en lo que fue­ra caver­na tri­den­ti­na.

Con Lezaun como rec­tor, el ergui­do bún­quer de cemen­to se con­vir­tió en ata­la­ya. Des­de ella des­cu­bri­mos, con carác­ter pre­fe­ren­te, las nue­vas barria­das obre­ras que cre­cían al otro lado del Arga. Nues­tra opción por el mun­do fue opción de cla­se. Unos años más tar­de, Jesús reco­rrió la mis­ma tro­cha por la que nos habían enca­mi­na­do. Remo­vi­do del rec­to­ra­do por corro­si­vo, se des­po­jó de los atuen­dos cano­ni­ca­les que le estor­ba­ban para su nue­va anda­du­ra. Su pré­di­ca domi­ni­cal en la parro­quia de El Sal­va­dor aba­rro­ta­ba el tem­plo. Los obre­ros encon­tra­ban en sus pala­bras un refren­do a sus rei­vin­di­ca­cio­nes; los anti­fran­quis­tas, un res­pal­do a sus luchas; el obis­po, una razón para sus des­con­fian­zas; la poli­cía secre­ta – siem­pre pre­sen­te- una base para sus denun­cias. Lezaun hubo de com­pa­re­cer muchas veces en comi­sa­ría. Acu­día con los Evan­ge­lios en un bol­si­llo y el tex­to de la homi­lía en otro. «Esto es lo que dije, le espe­ta­ba al comi­sa­rio, y mien­tras los Evan­ge­lios me man­den hablar, usted no me hará callar». Lezaun nació en Ari­za­la. Pue­blo, como el mío, dema­sia­do con­ta­mi­na­do por los reque­tés que alar­dea­ban de haber derro­ta­do a «los vas­cos». Sumer­gién­do­se en sus raí­ces des­cu­brió que, bajo grue­sas capas de olvi­dos, renun­cias y trai­cio­nes, el cora­zón de Vas­co­nia seguía latien­do; que Nafa­rroa no era una gár­go­la orna­men­tal sino el arco de bóve­da en el que engar­za­rá, poco a poco, todo el arma­zón de Eus­kal Herria.

Jesús murió pobre. Jun­to a su fami­lia, en el cemen­te­rio lo des­pi­die­ron acti­vis­tas con los que tan­to bre­gó. En el tem­plo, vario­pin­tos cre­yen­tes de una Igle­sia a la que tan­to amó y cues­tio­nó. En Ara­lar, pai­sa­nos de la Eus­kal Herria que con tan­to ardor defen­dió y cons­tru­yó. «Al morir, echa­reis mis ceni­zas en la sie­rra de Ara­lar», se lee en su tes­ta­men­to. En una tar­de de nie­ves amon­to­na­das y nie­blas espe­sas, así lo hici­mos.

www​.gara​.net

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *