Fosa con dos mil cáda­ve­res en Colom­bia

Anto­nio Albi­ña­na
En el peque­ño pue­blo de La Maca­re­na, región del Meta, 200 kiló­me­tros al sur de Bogo­tá, una de las zonas más calien­tes del con­flic­to colom­biano, se está des­cu­brien­do la mayor fosa común de la his­to­ria recien­te de Lati­noa­mé­ri­ca, con una cifra de cadá­ve­res «NN», ente­rra­dos sin iden­ti­fi­car, que podría lle­gar a los 2.000, según diver­sas fuen­tes y los pro­pios resi­den­tes. Des­de 2005 el Ejér­ci­to, cuyas fuer­zas de éli­te están des­ple­ga­das en los alre­de­do­res, ha esta­do depo­si­tan­do detrás del cemen­te­rio local cien­tos de cadá­ve­res con la orden de que fue­ran inhu­ma­dos sin nom­bre.
Se tra­ta del mayor ente­rra­mien­to de víc­ti­mas de un con­flic­to de que se ten­ga noti­cia en el con­ti­nen­te. Habría que tras­la­dar­se al Holo­caus­to nazi o a la bar­ba­rie de Pol Pot en Cam­bo­ya, para encon­trar algo de esta dimen­sión.
El juris­ta Jai­ro Ramí­rez es el secre­ta­rio del Comi­té Per­ma­nen­te por la Defen­sa de los Dere­chos Huma­nos en Colom­bia y acom­pa­ñó a una dele­ga­ción de par­la­men­ta­rios ingle­ses al lugar hace algu­nas sema­nas, cuan­do empe­zó a des­cu­brir­se la mag­ni­tud de la fosa de La Maca­re­na. «Lo que vimos fue esca­lo­frian­te», decla­ró a Públi­co. «Infi­ni­dad de cuer­pos, y en la super­fi­cie cien­tos de pla­cas de made­ra de color blan­co con la ins­crip­ción NN y con fechas des­de 2005 has­ta hoy».
Ramí­rez agre­ga: «El coman­dan­te del Ejér­ci­to nos dijo que eran gue­rri­lle­ros dados de baja en com­ba­te, pero la gen­te de la región nos habla de mul­ti­tud de líde­res socia­les, cam­pe­si­nos y defen­so­res comu­ni­ta­rios que des­apa­re­cie­ron sin dejar ras­tro».
Mien­tras la Fis­ca­lía anun­cia inves­ti­ga­cio­nes «a par­tir de mar­zo», tras las elec­cio­nes legis­la­ti­vas y pre­si­den­cia­les, una dele­ga­ción par­la­men­ta­ria espa­ño­la inte­gra­da por Jor­di Pedret (PSOE), Inés Saba­nés (IU), Fran­cesc Canet (ERC), Joan-Josep Nuet (PCC), Car­les Cam­pu­zano (CiU), Mikel Basa­be (Ara­lar) y Marian Suá­rez (Eivis­sa pel Can­ví) lle­gó ayer a Colom­bia para estu­diar el caso y hacer un infor­me para el Con­gre­so y la Euro­cá­ma­ra. La situa­ción de la mujer como pri­me­ra víc­ti­ma del con­flic­to y la de los sin­di­ca­lis­tas (solo en 2009 fue­ron ase­si­na­dos 41) cen­tra­rán tam­bién su tra­ba­jo en dife­ren­tes zonas del país.
Más de mil fosas en el país
El horror de La Maca­re­na ha pues­to de actua­li­dad la exis­ten­cia de más de mil fosas comu­nes con cadá­ve­res sin iden­ti­fi­car en Colom­bia. Has­ta fina­les del pasa­do año, los foren­ses habían cen­sa­do unos 2.500 cadá­ve­res, de los que habían logra­do iden­ti­fi­car a cer­ca de 600 y entre­gar los cuer­pos a sus fami­lia­res.
La loca­li­za­ción de estos cemen­te­rios clan­des­ti­nos ha sido posi­ble gra­cias a las decla­ra­cio­nes en ver­sión libre de los man­dos medios pre­sun­ta­men­te des­mo­vi­li­za­dos del para­mi­li­ta­ris­mo y aco­gi­dos a la con­tro­ver­ti­da Ley de Jus­ti­cia y Paz que les garan­ti­za una pena sim­bó­li­ca a cam­bio de la con­fe­sión de sus crí­me­nes.
La últi­ma de estas decla­ra­cio­nes ha sido la de John Jai­ro Ren­te­ría, alias Betún, quien aca­ba de reve­lar ante el fis­cal y los fami­lia­res de las víc­ti­mas que él y sus secua­ces ente­rra­ron «al menos a 800 per­so­nas» en la fin­ca Villa San­dra, en Puer­to Asís, región del Putu­ma­yo. «Había que des­mem­brar a la gen­te. Todos en las Auto­de­fen­sas tenían que apren­der eso y muchas veces se hizo con gen­te viva», ha con­fe­sa­do el jefe para­mi­li­tar a la fis­cal de Jus­ti­cia y Paz.
«El Gobierno no quie­re inves­ti­gar»
Alfre­do Molano. Soció­lo­go y escri­tor
Alfre­do Molano, uno de los colum­nis­tas más influ­yen­tes de Colom­bia, ha reco­rri­do el país como cro­nis­ta de la vio­len­cia, lo que le valió el exi­lio para esca­par de las ame­na­zas de mili­ta­res y para­mi­li­ta­res.
¿Cuál es la situa­ción de las fosas en Colom­bia?
La pro­pia Fis­ca­lía Gene­ral de la Nación habla de 25.000 “des­apa­re­ci­dos”, que en algún sitio tie­nen que estar. Hay cemen­te­rios clan­des­ti­nos enor­mes en Colom­bia. Hay gen­te borra­da. Tam­bién es posi­ble que hayan hecho des­apa­re­cer muchos res­tos como en los hor­nos cre­ma­to­rios del nazis­mo.
¿Estas fosas tie­nen que ver con los lla­ma­dos ‘“fal­sos posi­ti­vos”?
Sí, todo esto pue­de estar rela­cio­na­do con los “fal­sos posi­ti­vos” [colom­bia­nos civi­les ase­si­na­dos a la que se pre­sen­ta­ba como “muer­tos en com­ba­te”]. El ejér­ci­to los ente­rra­ba clan­des­ti­na­men­te. Bue­na par­te de ellos van a encon­trar­se en estas fosas comu­nes.
¿Cuál pue­de ser la mag­ni­tud de estos hallaz­gos de fosas?
Terri­ble. Ni en los años cin­cuen­ta hubo en Colom­bia tan­ta bru­ta­li­dad como la que mues­tran estas accio­nes de los para­mi­li­ta­res, pero el Gobierno no tie­ne volun­tad de inves­ti­gar a fon­do, y sólo deja­rá que apa­rez­can algu­nas tum­bas. Ade­más, los pla­zos son lar­guí­si­mos y las difi­cul­ta­des téc­ni­cas para las iden­ti­fi­ca­cio­nes, prue­bas quí­mi­cas y ADN son enor­mes.
Fuen­te: ANNCOL

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *