Car­ta abier­ta de un comu­nis­ta al Direc­tor de la Real Aca­de­mia Espa­ño­la por Rebe­lión

Sr. Direc­tor de la Real Aca­de­mia Espa­ño­la:

Me diri­jo a usted como comu­nis­ta preo­cu­pa­do por las ini­cia­ti­vas de algu­nos aca­dé­mi­cos que piden incluir el tér­mino ‘tota­li­ta­rio’ en la entra­da rela­ti­va al tér­mino ‘comu­nis­mo’ de la pró­xi­ma edi­ción del DRAE.

Le ten­go que mani­fes­tar en pri­mer lugar mi sor­pre­sa.

Siem­pre se ha con­si­de­ra­do que el Dic­cio­na­rio reco­ge el uso de la len­gua con cri­te­rios que ‑aun­que en algu­nos casos sean dis­cu­ti­bles como en toda acti­vi­dad huma­na- tien­den a refle­jar su uso real con un sen­ti­do de con­ser­va­ción de su “genio”, lo que lle­va, por ejem­plo, a seña­lar como vul­ga­ris­mos pala­bras de uso muy fre­cuen­te que en el futu­ro es posi­ble que des­apa­rez­can o, por el con­tra­rio, que acce­dan a la cate­go­ría de nor­ma­les.

Lo que se supo­nía que esta­ba ausen­te del DRAE es la valo­ra­ción polí­ti­ca, his­tó­ri­ca, moral o esté­ti­ca, por supues­to en la medi­da de lo que es posi­ble sepa­rar los sig­ni­fi­ca­dos de las con­no­ta­cio­nes. Ese cri­te­rio se sigue en tér­mi­nos gene­ra­les, pero no se segui­ría en el supues­to que comen­to según voy a argu­men­tar, recu­rrien­do como apo­yo a algu­nos ejem­plos toma­dos de la vigé­si­ma segun­da edi­ción, sal­vo que se diga lo con­tra­rio

Ejem­plo 1º

capi­ta­lis­mo.

1. m. Régi­men eco­nó­mi­co fun­da­do en el pre­do­mi­nio del capi­tal como ele­men­to de pro­duc­ción y crea­dor de rique­za.

2. m. Con­jun­to de capi­ta­les o capi­ta­lis­tas, con­si­de­ra­do como enti­dad eco­nó­mi­ca.

Como era de espe­rar, no se dice que el capi­ta­lis­mo es cau­san­te de injus­ti­cias, gue­rras y ham­bre, y que su evo­lu­ción está ponien­do en peli­gro la super­vi­ven­cia de la huma­ni­dad. Y ello, no por­que no sea cier­to, sino por­que no es misión de la RAE –ni yo se lo pido- entrar en esos impor­tan­tí­si­mos aspec­tos.

Ejem­plo 2º

Igle­sia cató­li­ca.

1. f. Con­gre­ga­ción de los fie­les cris­tia­nos regi­da por el Papa como vica­rio de Cris­to en la Tie­rra.

No se dice que es una ins­ti­tu­ción tota­li­ta­ria –en sen­ti­do estric­to, como mos­tra­re­mos lue­go- ni que creó la Inqui­si­ción y fue la res­pon­sa­ble de muchas gue­rras y matan­zas. Entien­do de nue­vo que no es nece­sa­rio expli­car por qué no se dice.

Sin embar­go, es cier­to que en el DRAE se cali­fi­ca de tota­li­ta­rias a otras con­cep­cio­nes polí­ti­co-socia­les.

Ejem­plo 3º

fas­cis­mo. (Avan­ce de la 23. ª edi­ción, los cam­bios no son rele­van­tes)

(Del it. fas­cis­mo).

1. m. Movi­mien­to polí­ti­co y social de carác­ter tota­li­ta­rio que se desa­rro­lló en Ita­lia, en la pri­me­ra mitad del siglo XX, lide­ra­do por Beni­to Mus­so­li­ni, y que adop­tó como sím­bo­lo las fas­ces roma­nas.

Ejem­plo 4º

fran­quis­mo.

  1. m. Movi­mien­to polí­ti­co y social de ten­den­cia tota­li­ta­ria, ini­cia­do en Espa­ña duran­te la Gue­rra Civil de 1936 – 1939, en torno al gene­ral Fran­co, y desa­rro­lla­do duran­te los años que ocu­pó la jefa­tu­ra del Esta­do.

  2. m. Perío­do his­tó­ri­co que com­pren­de el gobierno del gene­ral Fran­co.

El aná­li­sis de estas dife­ren­cias nos lle­va al meo­llo de la cues­tión lin­güís­ti­ca que esti­mo debe con­si­de­rar la RAE para evi­tar la impro­ce­den­te poli­ti­za­ción dere­chis­ta del Dic­cio­na­rio. Seña­lo las prin­ci­pa­les con­si­de­ra­cio­nes, sin citas, que esti­mo inne­ce­sa­rias por lo cono­ci­do del tema y el carác­ter de este escri­to, pero que pue­den apor­tar­se sin difi­cul­tad:

  1. Es el pro­pio fas­cis­mo el que se auto­ca­li­fi­ca de tota­li­ta­rio. Las leyes fran­quis­tas de la pos­gue­rra tam­bién defi­nen el nue­vo esta­do como tota­li­ta­rio de mane­ra explí­ci­ta. Sin mer­ma de rigor podrían, pues, sus­ti­tuir­se en las ante­rio­res entra­das las expre­sio­nes eufe­mís­ti­cas “carác­ter tota­li­ta­rio” y “ten­den­cia tota­li­ta­ria” por “tota­li­ta­rio” sim­ple­men­te. Podría tam­bién en pro­pie­dad mati­zar “gobierno tota­li­ta­rio” la segun­da acep­ción del ejem­plo 4º

  2. Es evi­den­te que dicha cali­fi­ca­ción no tie­ne para sus crea­do­res nin­gu­na con­no­ta­ción moral nega­ti­va, sino que es mera­men­te des­crip­ti­va. El sen­ti­do de la tota­li­dad vie­ne regi­do, en las dife­ren­tes ver­sio­nes del fas­cis­mo, por los con­cep­tos de impe­rio, raza o reli­gión, supues­ta­men­te supe­rio­res al hom­bre, a los que se subor­di­na en últi­ma ins­tan­cia toda acti­vi­dad indi­vi­dual o social. Éste es el sen­ti­do ori­gi­nal de ‘tota­li­ta­rio’.

  3. Nun­ca ha habi­do una defi­ni­ción de ese tipo en nin­gu­na de las varian­tes del comu­nis­mo que, en todo caso, han pre­co­ni­za­do siem­pre la libe­ra­ción del hom­bre de las diver­sas ata­du­ras socia­les y eco­nó­mi­cas.

  4. Los erro­res, e inclu­so crí­me­nes, come­ti­dos por los diver­sos regí­me­nes polí­ti­cos –por todos, has­ta la fecha- son cues­tio­nes de fac­to que le corres­pon­de valo­rar a his­to­ria­do­res, soció­lo­gos y polí­ti­cos, y esta valo­ra­ción se debe­rá hacer, en nues­tro caso, en la mejor len­gua espa­ño­la posi­ble, sin que las pala­bras deban estar car­ga­das y dis­tor­sio­na­das pre­via­men­te de mane­ra que hagan impo­si­ble el estu­dio y el diá­lo­go.

  5. En ese sen­ti­do, mi con­vic­ción de que el carác­ter cri­mi­nal de todos los regí­me­nes fas­cis­tas que han exis­ti­do deri­va en gran medi­da de su carác­ter tota­li­ta­rio pue­de admi­tir­se o no por los cien­tí­fi­cos, pero en nin­gún caso tie­ne un carác­ter lin­güís­ti­co que pue­da afec­tar al Dic­cio­na­rio.

Las ante­rio­res con­si­de­ra­cio­nes nos con­du­cen a revi­sar las pro­pias defi­ni­cio­nes del DRAE rela­cio­na­das con tota­li­ta­rio-tota­li­ta­ris­mo.

Ejem­plo 5º

tota­li­ta­rio, ria.

1. adj. Que inclu­ye la tota­li­dad de las par­tes o atri­bu­tos de algo, sin mer­ma nin­gu­na.

2. adj. Per­te­ne­cien­te o rela­ti­vo al tota­li­ta­ris­mo.

Ejem­plo 6º

tota­li­ta­ris­mo.

1. m. Régi­men polí­ti­co que ejer­ce fuer­te inter­ven­ción en todos los órde­nes de la vida nacio­nal, con­cen­tran­do la tota­li­dad de los pode­res esta­ta­les en manos de un gru­po o par­ti­do que no per­mi­te la actua­ción de otros par­ti­dos.

Curio­sa­men­te, la secuen­cia gené­ti­ca “total-tota­li­ta­rio-tota­li­ta­ris­mo” está dis­tor­sio­na­da de for­ma cir­cu­lar por la segun­da acep­ción de “tota­li­ta­rio”. De esta for­ma, como ‘tota­li­ta­ris­mo’ reco­ge exclu­si­va­men­te la con­cre­ción polí­ti­ca e igno­ra la defi­ni­ción ideo­ló­gi­ca, se tras­la­da ésta a ‘tota­li­ta­rio’ cuya pri­me­ra acep­ción tie­ne un carác­ter abs­trac­to. En resu­men, el DRAE no reco­ge la acep­ción ideo­ló­gi­ca ori­gi­nal –fas­cis­ta- de ‘tota­li­ta­rio’, ni de ‘tota­li­ta­ris­mo’.

En todo caso, esa defi­ni­ción de régi­men polí­ti­co tota­li­ta­rio afec­ta, como se ha dicho, por pro­pia deci­sión a los regí­me­nes fas­cis­tas y a la pro­pia defi­ni­ción del fas­cis­mo, pero sólo un lava­do de cere­bro pro­gra­ma­do pue­de exten­der­lo al comu­nis­mo que pre­go­na la des­apa­ri­ción del Esta­do tras la fase socia­lis­ta y que no ha teo­ri­za­do jamás la nece­si­dad o con­ve­nien­cia de impe­dir “la actua­ción de otros par­ti­dos”.

Como con­clu­sión de estos razo­na­mien­tos, le pido que tome en con­si­de­ra­ción las siguien­tes pro­pues­tas:

  1. Modi­fi­ca­ción de las entra­das de los tér­mi­nos ‘tota­li­ta­rio’ y ‘tota­li­ta­ris­mo’ de for­ma que den entra­da a su defi­ni­ción ideo­ló­gi­ca ori­gi­nal, libre de otras con­no­ta­cio­nes.

  2. Recha­zo a incluir el adje­ti­vo ‘tota­li­ta­rio’ en la entra­da ‘comu­nis­mo’ por ser fal­sa en cual­quie­ra de sus acep­cio­nes.

Por últi­mo, Sr. Direc­tor, deje­mos la polí­ti­ca a los ciu­da­da­nos y preo­cu­pé­mo­nos todos por­que el Dic­cio­na­rio dé sopor­te a una len­gua común (comu­nis­ta) lo más rica, cla­ra y uni­ver­sal posi­ble.

Aten­ta­men­te

Manuel Mar­tí­nez Lla­ne­za

Video que mues­tra el tota­li­ta­ris­mo comu­nis­ta cubano en Hai­ti. ¡Hipó­cri­tas!

Boltxe Kolek­ti­boa

Rebe­lión ha publi­ca­do este artícu­lo a peti­ción expre­sa del autor, res­pe­tan­do su liber­tad para publi­car­lo en otras fuen­tes.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *