Luciano Arru­ga, ase­si­na­do por la poli­cía argen­ti­na por Guevariando

Luciano es otro de los des­apa­re­ci­dos en demo­cra­cia. Los res­pon­sa­bles se encuen­tran aún en sus pues­tos, pese a que exis­ten tes­ti­mo­nios de gran can­ti­dad de tes­ti­gos que vie­ron cuan­do lo subían a un movil poli­cial. Tam­bién son nume­ro­sas las denun­cias acer­ca de que Luciano era hos­ti­ga­do por la polí­cía de la zona. La cau­sa no avan­za, ni hay impu­tados por este cri­men. Luciano no apa­re­ce y los poli­cías sos­pe­cha­dos con­ti­núan en libertad.

 

Comu­ni­ca­do

A 1 año de la des­apa­ri­ción de Luciano Arru­ga, segui­mos exi­gien­do: Apa­ri­ción con vida. Jui­cio y cas­ti­go a los res­pon­sa­bles de su desaparición

2009 no fue un año más. Comen­zó con un nue­vo Miguel Bru que fue Luciano Arru­ga y ter­mi­nó con un nue­vo Wal­ter Bula­cios que fue Rubén Car­ba­llo. Ade­más la repre­sión poli­cial cre­ció has­ta el pun­to de lle­var­se la vida de una per­so­na cada 24 horas.

El 31 de enero de 2009, Luciano Arru­ga, un chi­co pobre de 16 años des­apa­re­ció lue­go de ser dete­ni­do por per­so­nal poli­cial del Des­ta­ca­men­to Pre­ven­ti­vo de Lomas del Mira­dor. Las inves­ti­ga­cio­nes indi­can que Luciano fue ase­si­na­do a gol­pes en el des­ta­ca­men­to y su cuer­po fue lue­go tras­la­da­do a un des­cam­pa­do a pocas cua­dras de su casa. Si bien, en un prin­ci­pio 8 poli­cías del des­ta­ca­men­to fue­ron des­pla­za­dos, hoy todos ellos han sido rein­cor­po­ra­dos por el minis­tro Stor­ne­lli, y nin­gún poli­cía está pre­so por la causa.

En La Matan­za los fami­lia­res y ami­gos de vic­ti­mas de la repre­sión poli­cial hace años que nos veni­mos orga­ni­zan­do. Des­de el caso Die­go Luce­na, en el cual par­ti­ci­pa­ron los poli­cías impli­ca­dos en la des­apa­ri­ción de Luciano; pasan­do por los fami­lia­res de Cro­ma­ñón, vic­ti­mas de la corrup­ción; o los ami­gos de los her­ma­nos Agui­le­ra, injus­ta­men­te encar­ce­la­dos; has­ta los fami­lia­res de Ruben Car­ba­llo, vecino de La Matan­za , y ase­si­na­do por la Poli­cía Fede­ral en la repre­sión duran­te el reci­tal de Vie­jas Locas.

Por­que con­si­de­ra­mos que no son poli­cías ais­la­dos, sino que es la ins­ti­tu­ción ente­ra cuyo úni­co fin es repri­mir, matar o des­apa­re­cer a los tra­ba­ja­do­res y a nues­tros jóve­nes con la com­pli­ci­dad del poder polí­ti­co y judi­cial, exigimos:

Cie­rre de Des­ta­ca­men­to de Lomas del Mirador

Aper­tu­ra de un Cen­tro Cultural

Apa­ri­ción inme­dia­ta de Luciano Arruga

Jui­cio y cas­ti­go a los res­pon­sa­bles polí­ti­cos y materiales

Jus­ti­cia para todas las vic­ti­mas de gati­llo fácil

Bas­ta de repre­sión policial

Hoy se cum­ple un año de la des­apa­ri­ción de Luciano Arru­ga, un chi­co de 16 años per­se­gui­do por la poli­cía de La Matanza.

Los cami­nos con­du­cen hacia la pis­ta policial

Nahuel Lag /​Pági­na 12

En un ras­tri­lla­je, un perro detec­tó que el cuer­po de Luciano había esta­do en un pre­dio muni­ci­pal. Allí, un radar con­fir­mó la pre­sen­cia de dos móvi­les poli­cia­les el mis­mo día de la des­apa­ri­ción. No hay impu­tados y los poli­cías sos­pe­cha­dos siguen trabajando.

A un año de la des­apa­ri­ción de Luciano Arru­ga, el chi­co de 16 años que fue vis­to por últi­ma vez en una esqui­na de Lomas del Mira­dor, en La Matan­za, la cau­sa por “ave­ri­gua­ción de para­de­ro” no tie­ne impu­tados. Sin embar­go, la fis­cal Celia Cejas, a car­go de la cau­sa des­de mar­zo, ase­gu­ró a Página/​12 que “la hipó­te­sis de la res­pon­sa­bi­li­dad poli­cial es la más fir­me” y las sos­pe­chas están pues­tas en los ocho efec­ti­vos que cum­plían fun­cio­nes la madru­ga­da del 31 de enero en el des­ta­ca­men­to de Lomas del Mira­dor. Los abo­ga­dos de la fami­lia Arru­ga soli­ci­ta­rán que los uni­for­ma­dos sean cita­dos a decla­rar como impu­tados a par­tir de los tes­ti­mo­nios con­tra­dic­to­rios que die­ron en varias audien­cias, en cali­dad de tes­ti­gos. “No ten­go espe­ran­zas de encon­trar a Luciano mien­tras se man­ten­ga la for­ma de tra­ba­jo de la poli­cía y la com­pli­ci­dad con el sis­te­ma polí­ti­co y judi­cial”, afir­mó Vane­sa Orie­ta, her­ma­na de Luciano. El peri­ta­je de los libros poli­cia­les fina­li­za­do en diciem­bre tam­po­co per­mi­tió agre­gar prue­bas con­tun­den­tes a la causa.

Luciano Arru­ga des­apa­re­ció el 31 de agos­to de 2009. Lo vie­ron por últi­ma vez en la esqui­na de Perú y Arrio­la. Como el chi­co había sido dete­ni­do pre­via­men­te por poli­cías del des­ta­ca­men­to local, sus fami­lia­res sos­pe­chan que su des­apa­ri­ción está rela­cio­na­da con el accio­nar poli­cial, con­cre­ta­men­te, con una deten­ción ile­gal. Com­pa­ran el caso del estu­dian­te Miguel Bru, que fue ase­si­na­do tras ser dete­ni­do en una comi­sa­ría de La Pla­ta, en 1993, pero cuyo cadá­ver nun­ca apareció.

El peri­ta­je de los libros del des­ta­ca­men­to de Lomas del Mira­dor y de la Comi­sa­ría 8ª –de la cual depen­de el pues­to poli­cial– es la últi­ma infor­ma­ción adjun­ta­da a las más de 2000 fojas de la cau­sa Arru­ga. En pri­mer tér­mino, el infor­me reve­la irre­gu­la­ri­da­des en el segui­mien­to de las tareas poli­cia­les, ade­más de rati­fi­car que Luciano apa­re­ce regis­tra­do el 22 de junio –por ave­ri­gua­ción de ante­ce­den­tes– y 21 de sep­tiem­bre –acu­sa­do de un robo que nun­ca pros­pe­ró en la Jus­ti­cia– de 2008, ante­ce­den­tes que des­de el ini­cio de la cau­sa ponen la mira­da sobre el pues­to poli­cial, ubi­ca­do a cua­tro cua­dras de don­de vivía Luciano.

Ade­más, en las dos deten­cio­nes pre­vias a su des­apa­ri­ción, Arru­ga –según el tes­ti­mo­nio de los uni­for­ma­dos– per­ma­ne­ció nue­ve horas dete­ni­do en la coci­na de la casa que fun­cio­na como des­ta­ca­men­to, sin cel­das para tener per­so­nas dete­ni­das. De la deten­ción de sep­tiem­bre, tam­bién cons­ta en la cau­sa un estu­dio clí­ni­co rea­li­za­do tras su libe­ra­ción que indi­ca que el joven pre­sen­ta­ba gol­pes, algo que fue rati­fi­ca­do en la cau­sa por una pro­fe­sio­nal del Poli­clí­ni­co San Justo.

Pero la fis­cal Cejas, res­pon­sa­ble de la cau­sa que tra­mi­ta en la UFI Nº1 de La Matan­za, bus­ca­ba en el peri­ta­je de los libros prue­bas sobre un posi­ble ingre­so de Luciano la noche de su des­apa­ri­ción. “No hay nada que dé indi­cios de un regis­tro del ingre­so de Luciano el día de su des­apa­ri­ción. En la madru­ga­da del 31 de enero, en el libro del des­ta­ca­men­to lo úni­co que hay es el núme­ro de un cha­le­co poli­cial mal anotado.”

Con­sul­ta­da por la posi­bi­li­dad de que se haya omi­ti­do el regis­tro del ingre­so de Arru­ga a la sec­cio­nal, la fis­cal dijo que “aún no hay tes­ti­mo­nios de alguien que lo haya vis­to en el des­ta­ca­men­to esa noche”.

La pis­ta más fuer­te que exis­te en la cau­sa es un ras­tri­lla­je con perros que indi­ca­ron el ras­tro de Luciano en un auto aban­do­na­do en el patio tra­se­ro al des­ta­ca­men­to y en un patru­lle­ro. Por otra par­te, en la cau­sa se deter­mi­nó que los dos móvi­les poli­cia­les del des­ta­ca­men­to que patru­lla­ban aque­lla noche estu­vie­ron dete­ni­dos en el Mon­te Dorre­go, un pre­dio muni­ci­pal arbo­la­do don­de un ras­tri­lla­je con perros rea­li­za­do en abril indi­có que allí había esta­do el cuer­po de Arru­ga. Lo lla­ma­ti­vo es que esos dos móvi­les –detec­ta­dos en ese lugar por las ante­nas AVL– debían estar por ruti­na patru­llan­do en for­ma sepa­ra­da. Esta prue­ba, obte­ni­da hace diez meses, es la más fuer­te de las obte­ni­das has­ta aho­ra en el expe­dien­te, indi­có Cejas.

“La cau­sa que­dó fre­na­da en ese ras­tri­lla­je de abril, aun­que a par­tir de eso se sigan rea­li­zan­do inves­ti­ga­cio­nes. Lo con­cre­to es que Luciano sigue sin apa­re­cer y los ocho poli­cías siguen libres (fue­ron pues­tos en dis­po­ni­bi­li­dad y lue­go rein­cor­po­ra­dos por el Minis­te­rio de Segu­ri­dad bonae­ren­se). Este es el resul­ta­do de una polí­ti­ca que está desin­te­re­sa­da de los sec­to­res más vul­ne­ra­bles. No ten­go espe­ran­za de encon­trar a Luciano mien­tras se man­ten­ga la for­ma de tra­ba­jo de la poli­cía y la com­pli­ci­dad entre el sis­te­ma polí­ti­co y judi­cial”, sen­ten­ció Vane­sa Orie­ta, her­ma­na de Luciano.

Las prue­bas de ras­tri­lla­je –las más fuer­tes en 365 días– tie­nen una debi­li­dad: el tiem­po trans­cu­rri­do entre la noche de la des­apa­ri­ción de Luciano y el momen­to en el que se tomó la prue­ba. “La cau­sa tie­ne una irre­gu­la­ri­dad en sus pri­me­ros 45 días, cuan­do la fis­cal Roxa­na Cas­te­lli apos­tó por inves­ti­gar una hipó­te­sis que rela­cio­na­ba a Luciano con la ven­ta de dro­gas y un supues­to secues­tro extor­si­vo. Mien­tras todo seña­la­ba que se debía inves­ti­gar a la poli­cía”, expli­có Juan Manuel Com­bi, abo­ga­do de la fami­lia de Arru­ga e inte­gran­te del Asam­blea Per­ma­nen­te por los Dere­chos Huma­nos (APDH) de La Matan­za, que actúa como ami­cus curae en la causa.

La fis­cal Cas­te­lli fue remo­vi­da en mar­zo por la Fis­ca­lía Gene­ral por haber pues­to la inves­ti­ga­ción en manos de la poli­cía cuan­do ofi­cia­les de la fuer­za están sos­pe­cha­dos del deli­to que se inves­ti­ga. El suma­rio que se le abrió en la Pro­cu­ra­ción Gene­ral de la Nación no mos­tró avan­ces. Por eso, los abo­ga­dos de la fami­lia estu­dian soli­ci­tar un jury de enjui­cia­mien­to con­tra Castelli.

Des­de que Cejas tomó la cau­sa se rea­li­za­ron ras­tri­lla­jes, se toma­ron ron­das tes­ti­mo­nia­les a los poli­cías del des­ta­ca­men­to, la Comi­sa­ría 8ª y la comi­sa­ría de Don Bos­co, se lla­mó a decla­rar a los pre­sos que estu­vie­ron dete­ni­dos en la noche de la des­apa­ri­ción de Luciano. Uno de esos dete­ni­dos reco­no­ció a Luciano en una foto como uno de los chi­cos que estu­vie­ron en esos días en la Comi­sa­ría 8ª y ase­gu­ró haber vis­to cómo tor­tu­ra­ban allí a un menor de edad. Sin embar­go, la fis­cal no con­fía del todo en estos datos.

En ese sen­ti­do, Com­bi coin­ci­dió con que “toda­vía no hay ele­men­tos con­tun­den­tes para impu­tar a una per­so­na en par­ti­cu­lar por la des­apa­ri­ción de Luciano” pero acla­ró que “sí hay ele­men­tos sus­tan­cia­les que indi­can que la poli­cía está vin­cu­la­da y, trans­cu­rri­do un año de inves­ti­ga­ción, hay que tra­ba­jar sobre las decla­ra­cio­nes tes­ti­mo­nia­les en las que los poli­cías se con­tra­di­cen para lla­mar­los a decla­rar como impu­tados”, ade­lan­tó el abo­ga­do de la familia.

“No sólo nos intere­sa la apa­ri­ción con vida de Luciano y tener jus­ti­cia para inves­ti­gar quién lo des­apa­re­ció sino que no haya más pibes dete­ni­dos clan­des­ti­na­men­te, que no haya un des­ta­ca­men­to que no tie­ne razón de ser. Está pro­ba­do que el des­ta­ca­men­to detie­ne per­so­nas clan­des­ti­na­men­te por los mis­mos poli­cías que decla­ran que Luciano estu­vo dete­ni­do ahí por nue­ve horas en una coci­na”, advir­tió Combi.


Argen­ti­na: Luciano Arru­ga a un año de su des­apa­ri­ción hoy nadie está pre­so por la causa

Corres­pon­sa­les del Pueblo

“¡Que­da­te quie­to negri­to de mier­da, por­que te voy a volar el pecho de un esco­pe­ta­zo!”: Entre­vis­ta a Móni­ca Ale­gre, mamá de Luciano Arruga

EL RELOJ

El 31 de enero de 2009, Luciano Arru­ga, un chi­co pobre de 16 años des­apa­re­ció lue­go de ser dete­ni­do por per­so­nal poli­cial del Des­ta­ca­men­to Pre­ven­ti­vo de Lomas del Mira­dor. Las inves­ti­ga­cio­nes indi­can que Luciano fue ase­si­na­do a gol­pes en el des­ta­ca­men­to y su cuer­po fue lue­go tras­la­da­do a un des­cam­pa­do a pocas cua­dras de su casa. Si bien, en un prin­ci­pio 8 poli­cías del des­ta­ca­men­to fue­ron des­pla­za­dos, hoy todos ellos han sido rein­cor­po­ra­dos por el minis­tro Stor­ne­lli, y nin­gún poli­cía está pre­so por la causa.
SA: Luciano Arru­ga fue des­apa­re­ci­do por la poli­cía. Aun­que hay quie­nes están intere­sa­dos en sem­brar dudas, todo pare­ce indi­car que fue así. Hoy con­ta­mos con la pre­sen­cia de Móni­ca Ale­gre, mamá de Luciano, para acla­rar esta situación.

MH: Tenía­mos mucho inte­rés de hacer un pro­gra­ma espe­cial al cum­plir­se un año de la des­apa­ri­ción de Luciano el pasa­do 31 de enero de 2009. Lo había­mos acor­da­do con su her­ma­na, Vane­sa Orie­ta, pero como nos comen­ta Móni­ca está des­can­san­do des­pués de un año muy inten­so, don­de ha cos­ta­do mucho ins­ta­lar el tema de la des­apa­ri­ción de Luciano en la socie­dad, pero creo que con esfuer­zo se ha ido logran­do. Luciano Arru­ga fue des­apa­re­ci­do en el des­ta­ca­men­to poli­cial de Lomas del Mira­dor, en La Matanza.

MA: Ante todo, bue­nas tar­des y gra­cias por el espa­cio que me están brin­dan­do. Vane­sa está toman­do unas mere­ci­das vaca­cio­nes por­que hace casi un año que no sabía lo que era un sába­do, un domin­go, se lo mere­cía por lucha­do­ra, por­que fue ella la que luchó con todas sus fuer­zas para que se die­ra a cono­cer el caso de Luciano. Tra­ta­ron por todos los medios de ocul­tar­lo, de que sea uno más en la lis­ta y ella peleó para que eso no pase.

MH: Luciano des­apa­re­ce un 31 de enero pero ten­go enten­di­do que había sufri­do dos deten­cio­nes ante­rio­res ¿en qué cir­cuns­tan­cias se dieron?

MA: En reali­dad fue una deten­ción y las siguien­tes fue­ron en la calle. Él solía salir con un carri­to y la poli­cía lo había para­do varias veces. Una vez le apun­ta­ron con una esco­pe­ta en el pecho y le dije­ron: ‘Que­da­te quie­to negri­to de m… por­que te voy a volar el pecho de un esco­pe­ta­zo’. Esa fue una de las tan­tas veces. El 2 de setiem­bre de 2008 lo lle­van dete­ni­do a las 7:00 de la maña­na. Yo me ente­ro a las 11:00, supues­ta­men­te por el robo de un celu­lar aun­que no hay expe­dien­te ni nada. A mi hijo lo gol­pean y me lo entre­gan a las 23:00, la her­ma­na lo lle­va al Poli­clí­ni­co de San Jus­to don­de cer­ti­fi­ca­ron que esta­ba gol­pea­do. Noso­tras había­mos escu­cha­do los gri­tos en el des­ta­ca­men­to cuan­do decía: ‘Vane­sa me están pegan­do, me están matan­do a palos’.

Yo por mie­do a que la poli­cía tome repre­sa­lias no hice nada. Ese fue mi gran error que voy a pagar toda mi vida. El error de callar­me, dejar todo como esta­ba por­que pen­sé que era así. Si uno hace algo, la poli­cía arre­me­te con­tra uno, enton­ces, hice lo que toda la gen­te de barrio acon­se­jan­do a mi hijo que tra­ta­ra de cui­dar­se, que cuan­do vie­ra a la poli­cía se fue­ra para otro lado, pero no sir­vió de nada.

MH: En varias infor­ma­cio­nes apa­re­ce que la poli­cía tenía la inten­ción de “reclu­tar” a Luciano para come­ter robos. Este accio­nar ha sido lue­go denun­cia­do por jue­ces, como el caso del Dr. Luis Fede­ri­co Arias y por el pro­pio Minis­tro de Segu­ri­dad de la Pro­vin­cia de Bue­nos Aires, Car­los Stor­ne­lli, como una prác­ti­ca común y habi­tual en un alto por­cen­ta­je de efec­ti­vos de la Poli­cía Bonae­ren­se. ¿Luciano te comen­tó a vos algo de esto?

MA: Sí, fue antes de su deten­ción y de las para­das en la calle. Luciano me comen­ta­ba muchas cosas, éra­mos muy com­pa­ñe­ros y me dijo: ‘Ma, ¿si te cuen­to algo no te vas a eno­jar? Vos sabés que E. tra­ba­ja para una per­so­na y me la pre­sen­tó’. Resu­mien­do esta per­so­na le dijo que que­ría que tra­ba­ja­ra para él, que le daba todas las herra­mien­tas, que lo iba a res­pal­dar, pero que igual no pasa­ba nada por­que era menor, no iba a tener nin­gún pro­ble­ma, pero si los tuvie­ra él lo iba a respaldar.

MH: ¿Quién le hizo estos ofrecimientos?

MA: Un poli­cía. Luciano me lo dijo. Hacién­do­me la ton­ta le pre­gun­to: ‘Papi, ¿y en qué ibas a tra­ba­jar? Y Luciano me con­tes­ta: ‘Vos sabés lo que hace E.’, enton­ces le dije: ‘¿Luciano sabés como vas a ter­mi­nar? Des­li­ga­te de E.’ Y le pre­gun­té qué le había con­tes­ta­do. ‘Le dije que no por­que le había pro­me­ti­do a mi her­ma­na que iba a estu­diar’. Enton­ces, ahí lo apu­ra­ron, lo típi­co: ‘Sos un bolu­do. Que­rés vivir como un cro­to, pudien­do tener zapa­ti­llas de mar­ca, ropa de mar­ca, pla­ta en el bol­si­llo, que tus her­ma­nos estén bien ves­ti­dos’. Y Luciano les con­tes­tó: ‘Si yo quie­ro unas zapa­ti­llas de mar­ca me las com­pra mi her­ma­na’. Enton­ces le dije­ron: ‘Sí, vas a andar como un cro­to, arras­tran­do un carro’.

MH: Luciano cartoneaba…

MA: Efec­ti­va­men­te, pero insis­ten: ‘Te gus­ta vivir de las muje­res’. Enton­ces, Luciano para zafar y que la cosa no pase a mayo­res les con­tes­ta: ‘Y bueno, cuan­do uno es lin­do qué va a hacer’. Ahí que­dó todo. Des­pués yo le pre­gun­té varias veces por el poli­cía. Yo lo había vis­to en el barrio, aun­que siem­pre de espal­das. Luciano nun­ca me dio el nom­bre. Cor­tó todo ahí y me dijo: ‘Mami, cuan­to menos sepas, mejor’.

SA: ¿El gober­na­dor o auto­ri­da­des de segu­ri­dad de la pro­vin­cia habla­ron con vos?

MA: Las auto­ri­da­des del gobierno pare­ce que no tie­nen tiem­po para el caso de un mucha­cho de barrio. Tie­nen las agen­das ocu­pa­das, tan­to el Sr. Scio­li como el res­to de las auto­ri­da­des. Nadie nos aten­dió, con la excep­ción de una reu­nión con el inten­den­te de La Matan­za, Espi­no­sa, que fue prác­ti­ca­men­te for­za­da y no por­que nos haya que­ri­do aten­der o se haya ocu­pa­do, sino por­que se vio obligado.

MH: ¿El Minis­tro de segu­ri­dad, Car­los Stor­ne­lli, tam­po­co los recibió?

MA: No, el secretario.

MH: Stor­ne­lli fue el que repu­so a los 8 poli­cías del des­ta­ca­men­to que ini­cial­men­te fue­ron sepa­ra­dos de sus car­gos, sos­pe­cha­dos de haber par­ti­ci­pa­do en la des­apa­ri­ción de Luciano Arruga.

MA: Ellos están ente­ra­dos del caso de Luciano pero tra­tan de hacer­lo a un lado, como que no pasó, que es de menor importancia.

MH: Es cier­to, por­que cuan­do Stor­ne­lli hace la denun­cia en diciem­bre de que había una ban­da de poli­cías reti­ra­dos y en acti­vi­dad que reclu­ta­ban meno­res para robar autos, que cau­san la muer­te de 3 muje­res, hay una cla­ra acti­tud de cla­se. Hace la denun­cia del accio­nar poli­cial delic­ti­vo cuan­do per­ju­di­ca la vida y la pro­pie­dad pri­va­da de pro­fe­sio­na­les, sec­to­res medios y medios-altos, pero fren­te al caso de un joven humil­de, car­to­ne­ro como Luciano, no tie­ne la mis­ma actitud.

MA: No sé si Ud. recor­da­rá que des­pués de la des­apa­ri­ción de Luciano, hubie­ron reite­ra­dos casos de meno­res que roba­ban coches, mata­ban, eran todos meno­res, enton­ces, la poli­cía, tra­tan­do de jus­ti­fi­car­se, lo tapó e ins­ta­ló la idea de que eran todos meno­res y ellos esta­ban actuan­do bien.

SA: Luciano Arru­ga des­apa­re­ce al mis­mo tiem­po que Susa­na Gimé­nez salió a denun­ciar y a recla­mar jus­ti­cia por la muer­te de su flo­ris­ta. No la escu­ché pedir jus­ti­cia por Luciano Arru­ga, bas­tan­te en con­so­nan­cia con la acti­tud de Stor­ne­lli. Aun­que no sea una fun­cio­na­ria, sí es una per­so­na con reper­cu­sión públi­ca que bien podría haber hecho que el poder polí­ti­co se ocu­pa­ra pron­ta­men­te del caso de Luciano.

MH: Que­ría dar un dato para refor­zar lo que esta­mos comen­tan­do. El 10 de enero el dia­rio La Nación publi­có que el 25% del per­so­nal de la Poli­cía Bonae­ren­se fue suma­ria­do por dis­tin­tos hechos delic­ti­vos en el últi­mo bienio.

MA: Creo que es poco.

MH: En 2 años, 872 efec­ti­vos fue­ron exo­ne­ra­dos y 1779 fue­ron des­afec­ta­dos del ser­vi­cio que pres­ta­ban. Estos son datos oficiales.

SA: Están orga­ni­zan­do un fes­ti­val al cum­plir­se un año de la des­apa­ri­ción de Luciano.

MA: El vier­nes 29 en la Pla­za de San Jus­to a las 16:00 harán un fes­ti­val los ami­gos y la fami­lia de Luciano, con­vo­ca­do por su her­ma­na que siem­pre está al fren­te y con la adhe­sión del padre de Rubén Car­ba­llo, ase­si­na­do en el reci­tal de Vie­jas Locas en diciem­bre pasa­do, tam­bién por la poli­cía, aun­que en este caso fue la Fede­ral. Esta­rá el padre de Die­go Luce­na, otro de los casos de “gati­llo fácil” y la adhe­sión de muchas otras fami­lias víc­ti­mas de este tipo de situaciones.

SA: Es nece­sa­rio que sea­mos muchos para que sepan que las víc­ti­mas no están solas.

MA: Que la gen­te se acer­que sin mie­do. Van a haber mur­gas, ban­das, con áni­mo de diver­sión, tra­tan­do de que la gen­te lo pase bien, pero pidien­do jus­ti­cia, como Luciano lo hubie­ra que­ri­do, por­que a él siem­pre lo van a ver en las fotos con una son­ri­sa; le gus­ta­ba tener muchos amigos.

MH: El fes­ti­val con­tem­pla una serie de recla­mos, entre otros, el cie­rre del des­ta­ca­men­to de Lomas del Mira­dor, que fue­ra pedi­do por un gru­po de vecinos.

MA: Por un gru­po que se deno­mi­na­ban VALOMI (Veci­nos Aler­tas de Lomas del Mira­dor), que aho­ra se desintegró.

MH: El des­ta­ca­men­to que­dó aun­que el gru­po de veci­nos que lo pidió no exis­te más. El mal ya está hecho. Ade­más, se recla­ma que una vez cerra­do el des­ta­ca­men­to se reabra como Cen­tro Cul­tu­ral. Por supues­to, la apa­ri­ción de Luciano, el jui­cio y cas­ti­go a los res­pon­sa­bles polí­ti­cos y mate­ria­les, jus­ti­cia para todas las víc­ti­mas del gati­llo fácil y el cese de la repre­sión policial.

Tam­bién se está tra­tan­do de sacar una soli­ci­ta­da con­vo­can­do a este fes­ti­val. Todas aque­llas orga­ni­za­cio­nes, ins­ti­tu­cio­nes o per­so­nas que quie­ran adhe­rir pue­den hacer­lo a tra­vés de [email protected]​gmail.​com Esta direc­ción elec­tró­ni­ca esta pro­te­gi­da con­tra spam­bots. Es nece­sa­rio acti­var Javas­cript para visualizarla

Argen­ti­na, Bue­nos Aires, Vio­len­cia ins­ti­tu­cio­nal – Luciano Arru­ga, des­pa­re­ci­do en demo­cra­cia por la poli­cía de la pro­vin­cia de Bue­nos Aires

Pro­gra­ma “El Reloj” – FM Flo­res (90.7) – Lunes de 19:00 a 20:00 – CABA

Rea­li­za­da por Ser­gio Ayzem­berg y Mario Hernandez

Des­gra­ba­ción y Edi­ción: Mario Hernandez

Apor­te infor­ma­ti­vo soli­da­rio: www​.argen​press​.info/



A 1 año de la des­apa­ri­cion de Luciano Arruga

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.