Ita­lia: La lucha obre­ra se vuel­ve espec­ta­cu­lar por Gor­ka Larra­bei­ti (La Hai­ne)

En la foto que apa­re­ce a la dere­cha se ve a obre­ros de la mul­ti­na­cio­nal esta­dou­ni­den­se Alcoa ocu­pan­do ayer la pis­ta del aero­puer­to de Caglia­ri (Cer­de­ña). Varios están enca­pu­cha­dos. Uno ame­na­za con lan­zar una bote­lla con líqui­do infla­ma­ble con­tra un avión. La mul­ti­na­cio­nal les había hecho saber que en seis meses cerra­ría las ins­ta­la­cio­nes de Cer­de­ña.

En Por­to Torres (Cer­de­ña) cua­ren­ta obre­ros de la indus­tria quí­mi­ca Vinyls se han enca­de­na­do a la ver­ja del depó­si­to cos­te­ro de car­bu­ran­tes de la ENI. Des­de el día 7 de enero los obre­ros ocu­pan la torre ara­go­ne­sa delan­te del puer­to de la ciu­dad sar­da.

En Ter­mi­ni Ime­re­se (Sici­lia) han baja­do del teja­do de la fábri­ca FIAT tre­ce de los tra­ba­ja­do­res de la empre­sa «Deli­very email» des­pe­di­dos tras la deci­sión de la empre­sa auto­mo­vi­lís­ti­ca de tras­la­dar la sub­con­tra­ta a Ser­bia, don­de los sala­rios serán de 300 euros. Ate­ri­dos de frío, no han con­se­gui­do con­ti­nuar la pro­tes­ta has­ta el pró­xi­mo 5 de febre­ro cuan­do está pre­vis­ta una mesa de nego­cia­ción inter­ins­ti­tu­cio­nal. Pero han con­se­gui­do un expe­dien­te de regu­la­ción de empleo, y anun­cian nue­vas for­mas de lucha. La FIAT ha pre­sen­ta­do una denun­cia ante la Fis­ca­lía con­tra dichos obre­ros.

En Turín unos doce ex explea­dos de Agi­le (ex Eute­lia) subie­ron a la la terra­za pano­rá­mi­ca de la Mole Anto­ne­lia­na, sede del museo del cine. Lle­va­ban más­ca­ras blan­cas, des­col­ga­ron dos pan­car­tas, mien­tras aba­jo otros com­pa­ñe­ros suyos dis­tri­buían octa­vi­llas con el eslo­gan «Esto no es un pelí­cu­la». Los tra­ba­ja­do­res dicen estar can­sa­dos de espe­rar que se cum­plan las pro­me­sas del gobierno. Les habían garan­ti­za­do des­de el gobierno que no les fal­ta­rían encar­gos, pero no cobran des­de julio, muchos encar­gos no se han con­fir­ma­do. 2000 emplea­dos de la ex Eute­lia ten­drán que espe­rar has­ta el 17 de febre­ro para saber si el Tri­bu­nal deci­de si se ha de pro­ce­der o no a la admi­nis­tra­ción extra­or­di­na­ria.

En Roma cesó sólo ayer por la tar­de la ocu­pa­ción de la ofi­ci­na del pre­si­den­te de ENAM, ente que se ocu­pa de la asis­ten­cia a los maes­tros de pri­ma­ria y guar­de­rías.

Bas­ten estas cin­co noti­cias para con­tar que se está agu­di­zan­do deses­pe­ra­da­men­te la espec­ta­cu­la­ri­za­ción de la lucha obre­ra, fenó­meno que en Ita­lia comen­zó cuan­do este verano varios obre­ros de la empre­sa INNSE se pasa­ron ocho días y sie­te noches en una grúa a 18 metros del sue­lo. Ras­ga­ron el sopor vera­nie­go con un gri­to de angus­tia que per­fo­ró las pan­ta­llas de los tele­vi­so­res y el cuen­to del «todo va bien» ber­lus­co­niano.

Recuer­da el soció­lo­go del tra­ba­jo Luciano Gallino que hay sie­te millo­nes de obre­ros en Ita­lia. Sie­te millo­nes de per­so­nas que, en 20 años, han per­di­do entre ocho y diez pun­tos en rela­ción al PIB si se com­pa­ra con las ren­tas y otros capi­ta­les. En silen­cio, a oscu­ras, de pun­ti­llas, lejos de las cáma­ras de tele­vi­sión, miles de millo­nes de euros han ido a parar a otras cla­ses socia­les. Y todo por­que hubo unos polí­ti­cos que se con­ven­cie­ron por como­di­dad de que la cla­se obre­ra ya no exis­tía, o que si exis­tía era sólo cadá­ver, cuan­do se daba la noti­cia de una «tra­ge­dia», de una muer­te «blan­ca». La polí­ti­ca y la infor­ma­ción han vuel­to invi­si­ble la cla­se obre­ra. «Lucha», «cla­se» o «tra­ba­jo» son tér­mi­nos que no apa­re­cen en los pro­gra­mas elec­to­ra­les. Apes­tan a reali­dad, y la bata­lla por el con­sen­so se libra­ba en el terreno de la publi­ci­dad, la tele­vi­sión, el reality. La cri­sis y la deses­pe­ra­ción los devuel­ven de gol­pe a la actua­li­dad.

En Ita­lia se ha alcan­za­do un récord de des­em­plea­dos: son ya más de dos millo­nes. En Espa­ña, cua­tro. En Euro­pa, vein­ti­trés millo­nes. Vein­ti­trés millo­nes de hom­bres invi­si­bles que, ante una Polí­ti­ca sor­do­mu­da, adquie­ren visi­bi­li­dad cuan­do se ponen una más­ca­ra o un pasa­mon­ta­ñas y salen por tele­vi­sión. Fue­ron noti­cia hace un año los secues­tros de direc­ti­vos de fábri­cas en Fran­cia (Cater­pi­llar, FNAC, Sony, 3M, Con­ti­nen­tal). Bata­lla con­tro­ver­ti­da, pues los diri­gen­tes no eran los pro­pie­ta­rios y esta cri­sis demues­tra eso pre­ci­sa­men­te: camu­fla­do el Capi­tal en el labe­rin­to legal que él mis­mo ha tra­ma­do, la lucha se vuel­ve una pelea con­tra el vien­to. Fue­ron noti­cia tam­bién hace un año las huel­gas de tra­ba­ja­do­res bri­tá­ni­cos que pro­tes­ta­ban por el reclu­ta­mien­to de emplea­dos forá­neos, ita­lia­nos y espa­ño­les entre ellos. Bata­lla equi­vo­ca­da, pues supo­nía caer en la gue­rra de pobres. Gue­rras de pobres que aca­ban en pogro­mos racis­tas como en Rosarno. Todas estas bata­llas fue­ron noti­cias por­que hubo imá­ge­nes.

No ha sido noti­cia la muer­te de Faus­to F., de 55 años, ex obre­ro de una empre­sa de cal­za­dos que se había que­da­do en paro tras ser des­pe­di­do y se sui­ci­dó ayer en Civi­ta­no­va Mar­che (Mace­ra­ta) lan­zán­do­se des­de una ven­ta­na. Tres horas antes de un ofi­cial judi­cial le había comu­ni­ca­do que debía des­alo­jar la casa en la que vivía por moro­si­dad. No hubo imá­ge­nes, y la Polí­ti­ca no ve lo que no apa­re­ce por tele­vi­sión.

Rebe­lión

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *