«El papel de las ONG en Hai­tí plan­tea muchas cues­tio­nes» por Michel Collom

Entre­vis­ta a Jean Lava­las­se, fotó­gra­fo y docu­men­ta­lis­ta hai­tiano resi­den­te en Bru­se­las des­de la déca­da de 1970. 

MAUD BELLON pour Investig’Action ‑michel​co​llon​.info

Tra­du­ci­do del fran­cés por Bea­triz Mora­les Bastos

¿Cómo cali­fi­ca­ría usted la situa­ción antes del seís­mo que hubo en Hai­tí el 12 de enero de 2010?

La situa­ción era sim­ple, está­ba­mos bajo una ocu­pa­ción… y ello des­pués de que Jean Ber­nard Aris­ti­de fue­ra expul­sa­do a Sudá­fri­ca. Se supo­nía que se había ins­ta­la­do el gobierno de René Pré­val para hacer una tran­si­ción demo­crá­ti­ca des­pués de Aris­ti­de. Pero hemos cono­ci­do tres impe­ria­lis­mos, lo que algu­nos lla­man el IFAC: Impe­ria­lis­mo Fran­cés Ame­ri­cano Canadiense. 

Cana­dá lle­gó en la déca­da de 1980 gra­cias a la fran­co­fo­nía y a la lla­ma­da inte­gra­ción hori­zon­tal: hacer venir al país en un pri­mer momen­to a las muje­res a los niños para poder ins­ta­lar­se des­pués en él. Fran­cia, por su par­te, está muy pre­sen­te a tra­vés de las ONG. Ade­más, bajo el gobierno del ex-pri­mer minis­tro Michè­le Pie­rre Louis, ¡Hai­tí esta­ba gober­na­da por las ONG! Su mujer cola­bo­ra­ba estre­cha­men­te con Geor­ge Soros, al que aho­ra cono­ce­mos como el gran mag­na­te de las finan­zas y de las ONG. Pré­val qui­so con­tro­lar el país fir­man­do acuer­dos táci­tos con la Repú­bli­ca Domi­ni­ca­na, acuer­dos cuyo fon­do nadie cono­ce verdaderamente.

El 22 de febre­ro de 2006 Gérard Lator­tue, ex-pri­mer minis­tro de Hai­tí, fir­mó un acuer­do que enun­cia cla­ra­men­te la pues­ta del país bajo tute­la de la ONU. Este acuer­do esti­pu­la que cada acuer­do al que se haya lle­ga­do ante­rior­men­te y que esté en con­tra­dic­ción con el fun­cio­na­mien­to de la MINUSTAH será «corre­gi­do» por estar cadu­co [1].

El 9 de mayo de 2007, tras un encuen­tro entre Geor­ge W. Bush y René Pré­val, se rati­fi­có casi total­men­te el deseo sub­ya­cen­te de auto­no­mía. Duran­te este encuen­tro Bush dijo que había que abor­tar los acer­ca­mien­tos entre Hai­tí y el ALBA [2] y que Esta­dos Uni­dos era «el úni­co ami­go de Hai­tí». Como buen cria­do, Pré­val prác­ti­ca­men­te dejo de apa­re­cer por las reunio­nes del ALBA. Duran­te una entre­vis­ta con Hugo Chá­vez, Jose María Aznar inclu­so con­fe­só que había que «olvi­dar Haití».

Por lo que se refie­re a Bra­sil, tie­ne un papel capi­tal, ya tra­za­do por Reagan en 1980 en su Plan. En efec­to, él pre­veía que Ale­ma­nia se ocu­pa­ría de Euro­pa, Japón de Asia, Sudá­fri­ca de Áfri­ca y Bra­sil de Amé­ri­ca Lati­na. Lula es poco pro­gre­sis­ta así que man­tie­ne bue­nas rela­cio­nes con Esta­dos Uni­dos. Nun­ca ha esta­do ahí para ayu­dar a Hai­tí, no hace más que pre­pa­rar el terreno para que las tres rocas pue­dan ocu­par la isla [3]. 

Aho­ra el país está con­tro­la­do por Barack Oba­ma, secun­da­do él mis­mo por Bill Clin­ton y Geor­ge W. Bush…

(Risas) Se cre­yó, sobre todo entre los «negris­tas», que como Barack Oba­ma era negro iba a cam­biar las cosas. Pero no hay que olvi­dar que fue Colin Powell, otro negro, quien hizo dete­ner a Aris­ti­de. Ade­más, des­de hacía años muchas per­so­nas se pre­gun­ta­ban si Hai­tí podía con­ver­tir­se en el Puer­to Rico o el Tai­wán del Cari­be. La pre­gun­ta es: ¿en qué sen­ti­do? Por­que Puer­to Rico lucha por su inde­pen­den­cia y para reti­rar su estre­lla de la ban­de­ra esta­dou­ni­den­se. Fra­nçois Duva­lier siem­pre dijo que había que luchar como por Mar­ti­ni­ca y Gua­da­lu­pe. Ade­más, por lo que se refie­re a Gua­da­lu­pe, los esta­dou­ni­den­ses com­pren­die­ron que Fran­cia había gana­do una peque­ña bata­lla. Por lo tan­to, para hacer fren­te es nece­sa­rio que man­chen un poco la ima­gen de Hai­tí y des­man­te­len el deseo de libe­ra­ción. Obama,por su par­te, es un pro­duc­to del sis­te­ma, está for­ma­tea­do, es la con­ti­nui­dad de Ken­nedy en el sen­ti­do de que él tam­bién ha enco­na­do una gue­rra man­dan­do sol­da­dos a ella.

Por lo que se refie­re a Clin­ton y Bush… 

Aris­ti­de decía de los esta­dou­ni­den­ses: «Actúe o no actúe, ellos inter­ven­drán de todos modos». Des­de 1993 y la reu­nión de Gover­nors Island, Aris­ti­de había com­pren­di­do que debía con­for­mar­se a las exi­gen­cias de Esta­dos Uni­dos si que­ría per­ma­ne­cer a la cabe­za del Esta­do. El ex-emba­ja­dor esta­dou­ni­den­se en Hai­tí, Janet Ander­son, reve­ló que poco impor­ta­ba el gobierno, ya fue­ra el de Pré­val o de Aris­ti­de, Hai­tí cono­ció la ocu­pa­ción del doble, es decir, que a la espal­da de cada minis­tro hai­tiano había un repre­sen­tan­te esta­dou­ni­den­se y cada par­ti­do polí­ti­co era y es finan­cia­do por uno de los tres impe­ria­lis­mos a tra­vés de dife­ren­tes orga­nis­mos como el IRI (Ins­ti­tu­to Repu­bli­cano Inter­na­cio­nal). Duran­te lo que yo lla­mo la ocu­pa­ción de octu­bre de 1994 Aris­ti­de tenía no sólo que man­te­ner exce­len­tes rela­cio­nes con los esta­dou­ni­den­ses, sino tam­bién ple­gar­se a la volun­tad del FMI. Para ello Hai­tí tenía que cor­tar algu­nas ayu­das des­ti­na­das a la pobla­ción y man­dar al paro a los hai­tia­nos poco ren­ta­bles y, sobre todo, «moder­ni­zar», es decir, pri­va­ti­zar. El hecho de que «des­obe­de­cie­ra» pro­vo­ca­rá su caí­da cuan­do recla­mó que se le reem­bol­sa­ra la deu­da de la inde­pen­den­cia de Fran­cia, es decir, 21.000 millo­nes de dóla­res, y cuan­do qui­so aumen­tar los sala­rios de los haitianos.

En ese caso, ¿por qué Clin­ton tenía tan­to inte­rés en res­tau­rar a Aristide?

Aris­ti­de se había vuel­to dócil y, sobre todo, el pue­blo lo apo­ya­ba. Esto era, pre­ci­sa­men­te, su baza y su debi­li­dad por­que apar­te del pue­blo no tenía ni par­ti­do polí­ti­co ni mar­co, y la calle no pue­de ayu­dar a diri­gir un país y a tomar deci­sio­nes. Tam­bién es la pri­me­ra vez que Esta­dos Uni­dos devuel­ve y con­tro­la a un pre­si­den­te ele­gi­do demo­crá­ti­ca­men­te. Aris­ti­de era popu­lar, de hecho una gran mayo­ría de los hai­tia­nos sigue sien­do «aris­ti­dis­ta», aun­que no tuvie­ra una autén­ti­ca ideo­lo­gía. Tenía bue­nas pala­bras y bue­nas inten­cio­nes, pero no lle­ga­ba a lle­var­las a la prác­ti­ca. Sin embar­go, tenía fon­dos por hacer­lo. Poco des­pués de su elec­ción creó el gru­po VOAM (Vean a Hai­ti Ascen­der) que en cua­tro días reco­lec­tó casi cua­tro millo­nes de dólares.

Actual­men­te Hai­ti está inva­di­do por los sol­da­dos esta­dou­ni­den­ses, ¿le pare­ce a usted una invasión? 

Es una inva­sión que­ri­da y pre­pa­ra­da por los hom­bres del gobierno hai­tiano. No se pue­de decir que haya pilla­do de sor­pre­sa al pre­si­den­te. El impe­ria­lis­mo esta­ba bien ins­ta­la­do y los con­se­je­ros de Pré­val pre­pa­ra­ban esta invasión.

¿Qué intere­ses tie­ne Esta­dos Unidos?

Son varios los intere­ses de los esta­dou­ni­den­ses para apo­de­rar­se de Hai­tí. Por un lado, la mano de obra es muy bara­ta en Hai­tí y la isla sólo está situa­da a trein­ta minu­tos de Flo­ri­de, sería rápi­do hacer tran­si­tar las car­gas des­de este nue­vo Taiwán.

A con­ti­nua­ción, está Cité Soleil: Esta­dos Uni­dos de acuer­do con la gran bur­gue­sía comer­cian­te de Hai­ti codi­cia esta zona para con­ver­tir­la en un gran puer­to, un puer­to fran­co y una zona industrial.

Ade­más, es el momen­to ideal de ser­vir­se del terri­to­rio como base de reta­guar­dia para con­tro­lar y con­tra­rres­tar a Cuba pues­to que Oba­ma ha pro­me­ti­do libe­rar Guan­tá­na­mo. Des­de Cité Soleil y sobre Gona­ve hay una bue­na vis­ta de Cuba.

Y, por últi­mo, el sub­sue­lo hai­tiano esta reple­to de petró­leo. Al pare­cer los yaci­mien­tos vene­zo­la­nos tie­nen su fuen­te en la isla. Port-au-Prin­ce está situa­da sobre un gigan­tes­co pozo de petró­leo que has­ta enton­ces no se podía explo­tar. En efec­to, des­de la déca­da de 1950 el enton­ces pre­si­den­te Jean Dumar­sais Esti­mé había des­pla­za­do a la anti­gua capi­tal situa­da en Mar­chand-Des­sa­li­nes hacía el actual Port-au-Prin­ce. Este tras­la­do no per­mi­ti­ría explo­tar el petró­leo, pero con ayu­da de la Madre Natu­ra­le­za, hoy todo es posi­ble. Ade­más, el terre­mo­to ha pro­vo­ca­do un éxo­do volun­ta­rio de los habi­tan­tes de Port-au-Prin­ce, lo que deja el cam­po libre para des­truir las rui­nas de la capi­tal y, por qué no, para per­fo­rar el sue­lo… En otras cir­cuns­tan­cias, si hubie­ran pedi­do a los habi­tan­tes que se fue­ran al cam­po se habría con­si­de­ra­do un geno­ci­dio. La catás­tro­fe apa­re­ce como una opor­tu­ni­dad para los impe­ria­lis­tas por­que per­mi­te des­pla­zar otra vez la capi­tal. No se tra­ta más que de retos geo­po­lí­ti­cos y económicos.

En su opi­nión, ¿por qué lle­ga­ron los esta­dou­ni­den­ses a Hai­tí con tan­tas armas y soldados?

Los esta­dou­ni­den­ses lle­ga­ron a Hai­tí como ven­ce­do­res. Que­rían demos­trar su fuer­za y su supre­ma­cía para impre­sio­nar a la vez a la comu­ni­dad inter­na­cio­nal pero tam­bién, y qui­zá sobre todo, a los pro­pios hai­tia­nos. Se die­ron cuen­ta de que en Hai­tí había un sen­ti­mien­to de har­tu­ra res­pec­to a la ocu­pa­ción, ayu­da­do por los acon­te­ci­mien­tos en Gua­da­lu­pe con­tra el gobierno fran­cés. Hace algu­nos años los fran­ce­ses habían con­fe­sa­do a los esta­dou­ni­den­ses que podían hacer lo que qui­sie­ran de Hai­ti en su patio tra­se­ro pero que no debían tocar la len­gua fran­ce­sa; los fran­ce­ses que­rían con­ser­var intac­ta la fran­co­fo­nía (aun­que hoy tres cuar­tas par­tes de los hai­tia­nos hablen inglés). Hoy los esta­dou­ni­den­ses invier­ten en su patio tra­se­ro y pro­gra­man divi­dir­lo en zonas, y para eso se nece­si­tan sol­da­dos y armas. 

En un artícu­lo redac­ta­do expre­sa­men­te para News­week, B. Oba­ma anun­ció que pen­sa­ba hacer un tra­ba­jo de recons­truc­ción a lar­go pla­zo para sacar a flo­te al país, como hizo Esta­dos Uni­dos en Euro­pa tras la Segun­da Gue­rra Mun­dial y en los Bal­ca­nes tras la gue­rra en Koso­vo, ¿se lo agra­de­cen ustedes? 

(Risas) Sea lo que sea lo que pien­sa hacer Esta­dos Uni­dos, Cuba, Vene­zue­la y el ALBA (Alian­za Boli­va­ria­na) siem­pre esta­rán a nues­tro lado. Por el momen­to es a los hai­tia­nos a quie­nes corres­pon­de tomar sus pro­pias dis­po­si­cio­nes y luchar con­tra las inje­ren­cias. Por supues­to, los esta­dou­ni­den­ses se van a apro­ve­char del caos que rei­na, pero este caos no quie­re decir obli­ga­to­ria­men­te que no haya orga­ni­za­ción. A noso­tros es a quien nos corres­pon­de encon­trar un terreno de acuer­do, un fon­do común para reto­mar las cosas. Habrá difi­cul­ta­des pero hay que hacer el tra­ba­jo sobre el terreno. Es a noso­tros a quien nos corres­pon­de luchar con­tra el impe­ria­lis­mo. Tene­mos que hacer este tra­ba­jo ideo­ló­gi­co sacan­do a los inva­so­res fue­ra de nues­tras fron­te­ras. Des­de 1994 has­ta hoy Cuba ha apor­ta­do más ayu­da a Hai­tí que cual­quier país que se dice «ami­go» y el pue­blo hai­tiano es cons­cien­te de ello. 

La Con­fe­ren­cia de Mon­treal del 25 de enero reagru­pó a los «ami­gos» de Hai­tí para pen­sar cómo orga­ni­zar la ayuda… 

Los ami­gos de Hai­tí no per­te­ne­cen a este gru­po de tres Rocas, los IFAC. Cana­dá tie­ne un papel fun­da­men­tal en esta tri­lo­gía en medio de la cual está Hai­tí. En efec­to, man­tie­nen rela­cio­nes a la vez con Hai­tí y con Fran­cia por la fran­co­fo­nía, pero tam­bién con Esta­dos Uni­dos a tra­vés del ALENA [4].

Cana­dá es un gran mani­pu­la­dor por­que jue­ga a dos ban­das y hace el tra­ba­jo del impe­ria­lis­mo. Si el pro­pio Esta­dos Uni­dos no hubie­ra acu­di­do para con­tro­lar el terre­mo­to habría man­da­do a Cana­dá. Por lo que se refie­re a Bra­sil, Lula toda­vía no ha logra­do toda la con­fian­za de los esta­dou­ni­den­ses, que no le habría deja­do la opor­tu­ni­dad de hacer nego­cios en Hai­tí. Ade­más, nues­tro «ami­go» cana­dien­se está en ple­na apro­pia­ción de la inte­lli­gen­tsia hai­tia­na pues­to que ésta le abre las puer­tas de par en par. Por ejem­plo, hace cin­co años una sola de las tres chi­cas que fue­ron a estu­diar a Bél­gi­ca (paga­das por el gobierno hai­tiano) vol­vió a Hai­tí. Así pues, no nos deja­mos enga­ñar, ¡los paí­ses pre­sen­tes en esa con­fe­ren­cia no son nues­tro amigos!

Y ¿cuá­les con la rela­cio­nes con Cuba?

Des­pués de la caí­da de Fra­nçois Duva­lier eran muy espe­ra­das. En 1994 se esta­ble­cen por fin rela­cio­nes diplo­má­ti­cas con Aris­ti­de. Cuba des­ple­gó des­de el prin­ci­pio la Ayu­da Sur-Sur envian­do médi­cos, agró­no­mos, etc, a la isla para ayu­dar y para for­mar a los hai­tia­nos. Un día me dijo un cam­pe­sino: «las ONG nos dan de comer y los cuba­nos nos ense­ñan a pes­car… ». Al con­tra­rio de los demás paí­ses y ONG pre­sen­tes en Hai­tí, los cuba­nos y vene­zo­la­nos nos hablan de igual a igual, nun­ca se mez­clan con los asun­tos inter­nos del país. Nun­ca hay inje­ren­cias por su parte.

Aho­ra que Esta­dos Uni­dos se ha apo­de­ra­do del país, ¿cómo cree usted que van a evo­lu­cio­nar las rela­cio­nes con Cuba?

En 2004, cuan­do se expul­só a Aris­ti­de, los fran­ce­ses tra­ta­ron de des­alo­jar a los cuba­nos pero el emba­ja­dor de Cuba se puso fue­ra de sí y los fran­ce­ses pre­fi­rie­ron reti­rar­se por temor al caos. Con toda segu­ri­dad Oba­ma va a hacer todo lo posi­ble para mini­mi­zar la ayu­da cuba­na y para empu­jar a los coope­ran­tes cuba­nos fue­ra del país. Esto será impo­si­ble por­que los cuba­nos y los vene­zo­la­nos no son nues­tros ami­gos, son como her­ma­nos. Cuba sigue sien­do un ele­men­to fun­da­men­tal, es nues­tro ejem­plo. Si es nece­sa­rio habrá otra lucha den­tro de la isla para denun­ciar seria­men­te la inje­ren­cia de los estadounidenses.

Últi­ma­men­te esta inje­ren­cia de Esta­dos Uni­dos ha cos­ta­do que avio­nes de Médi­cos sin Fron­te­ras sean des­via­dos a la Repú­bli­ca Dominicana… 

El des­vío de los avio­nes de MSF sólo es un fal­so pro­ble­ma. Los esta­dou­ni­den­ses con­ta­ban con MSF para actuar y hacer el tra­ba­jo en Cité Soleil… Las ONG extran­je­ras gozan de una bue­na situa­ción mien­tras los esta­dou­ni­den­ses con­tro­lan el aero­puer­to inter­na­cio­nal. MSF reac­cio­na sim­ple­men­te para simu­lar una bue­na apa­rien­cia pero ambos impe­ria­lis­mos están aliados.

Sin embar­go, hemos podi­do ver las imá­ge­nes en la tele­vi­sión que mos­tra­ban a la pobla­ción hai­tia­na dan­do las gra­cias a los esta­dou­ni­den­ses por su ayu­da y agi­tan­do la ban­de­ra estadounidense …

En Cité Soleil hay muchos obre­ros y muchos jor­na­le­ros; los esta­dou­ni­den­ses los pagan para que los elo­gien y para que se pavo­neen con la bandera.

Antes del terre­mo­to ya había en el lugar muchas ONG, lo que per­mi­tió ofre­cer los pri­me­ros cui­da­dos a las víc­ti­mas, ¿deben estar agra­de­ci­dos ante tales mues­tras de solidaridad?

Con fre­cuen­cia las ONG hacen un buen tra­ba­jo sobre el terreno, pero gene­ral­men­te se apro­ve­chan de la situa­ción. En Hai­ti hay casi tan­tas como en India, sabien­do que Hai­tí es un terri­to­rio de unos 27.750 km² ¡y que India tie­ne 3.290.000 km²! Hai­ti es una pla­ta­for­ma de las ONG.

Las pri­me­ras ONG en apor­tar ayu­da fue­ron las cuba­nas y vene­zo­la­nas, las demás sim­ple­men­te pidie­ron soco­rro para que lle­ga­ra la ayu­da. A con­ti­nua­ción las pri­me­ras en lle­gar del exte­rior fue­ron las ayu­das chi­na. Ade­más, las ONG han ele­gi­do sus obje­ti­vos. Cuan­do una ONG lle­ga a Hai­tí, se ins­ta­la en luga­res estra­té­gi­cos … y calien­tes; así pues, las ONG no están pre­sen­tes en todo el terri­to­rio, al con­tra­rio que los cuba­nos. Ade­más, esta omni­pre­sen­cia impli­ca riva­li­da­des entre las ONG.

Pare­ce muy crí­ti­co con las ONG…

Las ONG siem­pre han esta­do pre­sen­tes en Hai­tí has­ta el pun­to de que han impe­di­do la lucha, el pro­pio impul­so de la trans­for­ma­ción men­tal del pue­blo hai­tiano. Por ejem­plo, el padre Lan­noo expli­có en una entre­vis­ta para la tele­vi­sión sui­za en 1986 que había que cal­mar a la pobla­ción hai­tia­na y vol­ver­la a cen­tral para evi­tar todo deseo de cam­bio y toda ten­den­cia revo­lu­cio­na­ria. Las ONG tie­nen un papel polí­ti­co, inclu­so de la tam­pón. Kis­sin­ger, el gran estra­te­ga de la gue­rra de Viet­nam afir­ma que «si las ONG hubie­ran exis­ti­do en la déca­da de 1960 no habría habi­do gue­rra de Vietnam».

Al prin­ci­pio, en el seno de las ONG había movi­mien­tos de lucha de libe­ra­ción, como en Nica­ra­gua. En Euro­pa, en la déca­da de 1970, los pro­gre­sis­tas lucha­ban con­tra el poder, pero cuan­do Fra­nçois Mit­te­rrand lle­ga al poder cam­bian las tor­nas. Antes una par­te del dine­ro dado a las ONG ser­vía para finan­ciar los movi­mien­tos de libe­ra­ción. Hoy, con los socia­lis­tas en el gobierno, estos movi­mien­tos ya no son tan via­bles, sobre todo por­que este sis­te­ma de repar­to de bie­nes es bien cono­ci­do. Aho­ra hay redes para con­tro­lar a las ONG. Son orga­ni­za­cio­nes crea­das por los pro­gre­sis­tas, pero el sis­te­ma capi­ta­lis­ta ha con­se­gui­do des­viar el pro­ble­ma. De hecho las ONG se han con­ver­ti­do en una pla­ta­for­ma gira­to­ria de las infor­ma­cio­nes; ade­más, die­ron muchas infor­ma­cio­nes sobre las ins­ta­la­cio­nes en Iraq.

El pro­pio pre­si­den­te René Pré­val tam­bién ha cri­ti­ca­do a las ONG sub­ra­yan­do que había una ver­da­de­ra fal­ta de orga­ni­za­ción de la ayu­da internacional. 

Se pue­de con­si­de­rar que el pre­si­den­te está atra­pa­do entre dos fue­gos, pero, sea­mos hones­tos, se asien­ta sobre ONG bien estruc­tu­ra­das. En Hai­tí nun­ca ha habi­do cana­li­za­ción de las ONG, con el terre­mo­to y el caos rei­nan­te esto se hace más visi­ble mien­tras que Pré­val hace fra­ses boni­tas. Pero en nues­tro país, las que eli­gen son las ONG, por lo tan­to son pro­ble­mas fal­sos, las ONG están muy bien orga­ni­za­das, están estruc­tu­ra­das en redes, son «balas recu­bier­tas de azúcar»[5]. Se pelean entre sí, no a cuchi­lla­das sino a gol­pe de artícu­los. La gen­te se dará cuen­ta poco a poco de lo que ocul­tan las ONG. Cuan­do ellas gober­na­ban el país gra­cias a Pie­rre Louis y a Soros, Pré­val esta­ba satis­fe­cho por­que entra­ba dine­ro en las arcas del Esta­do. Por lo tan­to, este tipo de dis­cur­so no tie­ne valor alguno cuan­do se cono­ce la situa­ción real de Hai­ti. Pré­val no pue­de hacer otra cosa.

¿Quie­re dar usted a enten­der que está sobrepasado?

Él sabía per­fec­ta­men­te a dón­de iba, pero no a esta velo­ci­dad, no tan rápi­do… Por el momen­to está al des­cu­bier­to. Entre­gar las lla­ves del aero­puer­to inter­na­cio­nal equi­va­le a entre­gar las lla­ves del país.

¿Cómo pue­de Hai­tí reto­mar el con­trol de su vida?

Los impe­ria­lis­tas pue­den per­ma­ne­cer mucho tiem­po, pero nun­ca defi­ni­ti­va­men­te. Pue­den cau­sar des­tro­zos como hicie­ron en 1915 y en 1934 cuan­do nos deja­ron al ejér­ci­to de Hai­tí has­ta que Aris­ti­de lo echó. Si el pala­cio pre­si­den­cia se ha derrum­ba­do como un cas­ti­llo de nai­pes es por­que hay sub­te­rrá­neos que van des­de la poli­cía al pala­cio. Muchos hom­bres murie­ron tor­tu­ra­dos en esos sub­te­rrá­neos por las mili­cias de Duvalier. 

¿Por qué no vuel­ve Aristide?

Aris­ti­de no pue­de vol­ver aho­ra, hay dema­sia­dos retos y ya no tie­ne hom­bres de con­fian­za ni cua­dros y los impe­ria­lis­tas ya no lo apo­yan. Exis­ten gru­pos, clan­des­ti­nos o no, que tie­nen dine­ro, que reúnen a mucha gen­te y que avan­zan len­ta­men­te. Se tra­ta de dis­tin­guir quié­nes son nues­tros ver­da­de­ros ami­gos y nues­tros ver­da­de­ros enemi­gos. En Hai­tí tam­bién hay una lucha de cla­ses y una dife­ren­cia de per­cep­ción entre hom­bre blan­co y hom­bre negro. Por lo tan­to, en Hai­tí hay que esta­ble­cer todo un tra­ba­jo de recons­truc­ción, tan­to físi­ca como ideo­ló­gi­ca. Sea como fue­re, Cana­dá, Fran­cia y Esta­dos Uni­dos no son nues­tros ami­gos y lo han demostrado.

¿Se con­ver­ti­rá Hai­tí en la estre­lla núme­ro 51 de la ban­de­ra estadounidense? 

¡Hai­tí nun­ca sera un Esta­do estadounidense!

¿Cómo ve usted el futuro?

El futu­ro será duro, inclu­so muy duro. Esta­dos Uni­dos ha tra­ta­do de izar su ban­de­ra en el aero­puer­to de Port-au-Prin­ce, pero Pré­val aca­bó con ello. La estre­lla esta­dou­ni­den­se no será para Hai­tí. Si un día Hai­tí tie­ne una estre­lla, será roja como la de Cuba. Hai­ti lucha­rá para recu­pe­rar su sobe­ra­nía, el país es inde­pen­dien­te des­de el 1 de enero de 1804 y segui­rá sién­do­lo. Como decía Hen­ri Chris­tophe, pode­mos pren­der fue­go a todo Hai­tí, el impe­ria­lis­mo esta­dou­ni­den­se podrá recons­truir, pero esto podrá ser des­trui­do. Vol­ve­re­mos a levan­tar nues­tro Hai­tí sobre sus cenizas…

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.