López y Urku­llu mar­can dis­tan­cias pero explo­ra­rán cami­nos comu­nes por Iña­ki Iriondo

El lehen­da­ka­ri y el pre­si­den­te del EBB estu­vie­ron ayer reu­ni­dos hora y media y, des­pués, cada uno se fue por su lado. Patxi López, a un acto ins­ti­tu­cio­nal en Eibar e Iñi­go Urku­llu, a Sabin Etxea. Des­de allí habla­ron mar­can­do dis­tan­cias y terri­to­rio, inter­cam­bián­do­se inclu­so algu­nos gol­pes dia­léc­ti­cos, pero anun­cian­do al mis­mo tiem­po la pró­xi­ma explo­ra­ción de cami­nos comu­nes para bus­car acuer­dos sec­to­ria­les, sobre todo en el ámbi­to eco­nó­mi­co y empresarial.

La reu­nión entre el lehen­da­ka­ri y el pre­si­den­te del EBB no pare­ce que sir­vió para aumen­tar la quí­mi­ca entre ellos, que ambos reco­no­cen que no exis­te. A su con­clu­sión no hubo ni una com­pa­re­cen­cia con­jun­ta ni dos suce­si­vas en Lehen­da­ka­ritza. Cada uno se fue por su lado. Patxi López, corrien­do hacia Eibar por­que lle­ga­ba tar­de a un acto ins­ti­tu­cio­nal en el que no había pre­vis­to más que una toma de imá­ge­nes y a don­de se con­vo­có de urgen­cia a los perio­dis­tas para hacer decla­ra­cio­nes. Iñi­go Urku­llu par­tió tam­bién con pri­sa hacia Sabin Etxea, en Bil­bo, don­de tenía la rue­da de pren­sa de valoración.

Por lo que con­ta­ron, la pri­me­ra par­te del encuen­tro estu­vo des­ti­na­da a supe­rar el rifi­rra­fe de prin­ci­pios de sema­na sobre la impli­ca­ción de cada cual en la lucha con­tra ETA, lo que se cerró con la reite­ra­ción de los bue­nos pro­pó­si­tos habi­tua­les de no uti­li­zar este tema en la con­fron­ta­ción «entre demócratas».

Des­pués, el lehen­da­ka­ri le ofre­ció al PNV un decá­lo­go con diez pro­pues­tas para bus­car acuer­dos del esti­lo «pac­to por el empleo y con­tra el paro». Los jel­tza­les tam­bién tenían su catá­lo­go de prio­ri­da­des, en algu­nos casos bas­tan­te con­cre­tas. Las par­tes que­da­ron en explo­rar vías para encon­trar consensos.

El PNV lle­vó una pro­pues­ta para el desa­rro­llo ínte­gro del Esta­tu­to y la aper­tu­ra de un pro­ce­so para esta­ble­cer un nue­vo mar­co polí­ti­co. Lehen­da­ka­ritza dice que está com­pro­me­ti­do con lo pri­me­ro pero que no quie­re ni hablar de lo segun­do, por­que requie­re gran­des con­sen­sos hoy inexis­ten­tes y es pre­fe­ri­ble con­cen­trar ener­gías en otras causas.

Urku­llu vol­vió a acu­sar a López de no haber pre­pa­ra­do la reu­nión debi­da­men­te y de que­rer sólo la foto, cuan­do es momen­to de tra­ba­jar. El pre­si­den­te del EBB se jac­tó de que, des­pués de des­pla­zar­le del poder, el PSE nece­si­te al PNV. A lo que des­de Eibar le res­pon­dió Patxi López que con el PP tie­ne «mayo­ría sufi­cien­te» para gober­nar, por lo que «no ven­ga a apa­re­cer como sal­va­vi­das de un Gobierno que no le necesita».

Como se ve, las rela­cio­nes no mejo­ra­ron con el roce.

www​.gara​.net

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.