Mol­da­via, refor­ma cons­ti­tu­cio­nal e ile­ga­li­za­ción del Par­ti­do Comu­nis­ta

En el año 2005, los movi­mien­tos nacio­na­lis­tas ruma­nos y/​o pro­nor­te­ame­ri­ca­nos hicie­ron el ridícu­lo en un paté­ti­co inten­to de revuel­ta naran­ja. En el 2009 vol­vie­ron a inten­tar­lo viru­len­ta­men­te y con más apo­yo externo que en la pri­me­ra oca­sión. Tenían ganas de des­alo­jar del poder a los euro­co­mu­nis­tas, para ello ama­ga­ron con un gol­pe de esta­do que lo que real­men­te bus­ca­ba era des­ca­li­fi­car, des­pres­ti­giar y minar la legi­ti­mi­dad de las ins­ti­tu­cio­nes demo­crá­ti­cas. No era más que la for­ma que tenían de dar su par­ti­cu­lar ini­cio a la nue­va cam­pa­ña elec­to­ral que se ave­ci­na­ba, ya que los comu­nis­tas se que­da­ron a un esca­ño de la mayo­ría nece­sa­ria para lograr la pre­si­den­cia del país y así evi­tar una nue­va con­vo­ca­to­ria elec­to­ral. La opo­si­ción tenía la sar­tén aga­rra­da por el man­go, pero por si aca­so uti­li­za­ron una arma polí­ti­ca no con­ven­cio­nal, delic­ti­va y apo­ya­da des­de fue­ra del país.

Des­pués de tan­ta men­ti­ra y pari­pé, los neo­li­be­ra­les de ideo­lo­gía nacio­na­lis­ta ruma­na y/​o pro­nor­te­ame­ri­ca­na con­si­guie­ron des­ban­car al gobierno comu­nis­ta gra­cias a la alian­za con Marian Lupu (escin­di­do de los comu­nis­tas un mes y medio antes de las elec­cio­nes). El pro­ble­ma es que esta hete­ro­gé­nea coa­li­ción no obtu­vo la mayo­ría cua­li­fi­ca­da reque­ri­da en el Par­la­men­to, y por lo tan­to, no ha podi­do inves­tir como Pre­si­den­te a su can­di­da­to Lupu. A par­tir de ese momen­to la par­ti­da de aje­drez se ha com­pli­ca­do bas­tan­te.

La coa­li­ción guber­na­men­tal se ha nega­do a con­vo­car nue­vas elec­cio­nes, ale­gan­do que la Cons­ti­tu­ción hay que inter­pre­tar­la de la mane­ra que sigue: si el Par­la­men­to des­pués de haber sido disuel­to en dos oca­sio­nes en la ter­ce­ra oca­sión no con­si­gue inves­tir un Pre­si­den­te, no se podrá vol­ver a disol­ver el Par­la­men­to por una ter­ce­ra vez en el pla­zo de un año des­de su últi­ma diso­lu­ción.

Esta inter­pre­ta­ción con­tra­di­ce la que se había hecho has­ta la fecha que con­si­de­ra­ba ese perio­do como el año natu­ral. De cual­quier mane­ra, sea la inter­pre­ta­ción que sea la correc­ta, lo que está cla­ro es que la coa­li­ción guber­na­men­tal sigue sin con­fiar en una vic­to­ria cla­ra sobre los comu­nis­tas, y por ello, ha que­ri­do retra­sar la con­vo­ca­to­ria elec­to­ral para modi­fi­car las reglas del jue­go y así ase­gu­rar­se la vic­to­ria. La fal­sa pro­fe­cía que han esta­do ven­dien­do no se la creen ni ellos, tal y como que­da cla­ro en las decla­ra­cio­nes del nacio­na­lis­ta rumano Ghim­pu, actual Pre­si­den­te del par­la­men­to: «Des­de lue­go, pue­do disol­ver el Par­la­men­to y con­vo­car elec­cio­nes anti­ci­pa­das, pero segui­re­mos sin poder apro­bar al pre­si­den­te, y la cri­sis cons­ti­tu­cio­nal con­ti­nua­rá. Por ello, modi­fi­ca­re­mos la Car­ta Mag­na».

La idea es aca­bar con cual­quier ves­ti­gio de la demo­cra­cia con­so­cia­ti­va que que­da en Mol­da­via. Un paso en ese sen­ti­do, y sin duda el más impor­tan­te, es la de modi­fi­car la fór­mu­la de elec­ción del Pre­si­den­te que en la actua­li­dad deman­da una mayo­ría cua­li­fi­ca­da de tres quin­tos del Par­la­men­to (61 dipu­tados de 101). Para ello, la Comi­sión cons­ti­tu­cio­nal que ha for­ma­do el gobierno pre­sen­ta­rá una nue­va pro­pues­ta. Se bara­jan dos posi­bi­li­da­des. Por una par­te, pro­po­ner que el Pre­si­den­te sea ele­gi­do sólo con la mayo­ría sim­ple de votos. Y por otra par­te, una pro­pues­ta que bus­ca reins­tau­rar la elec­ción por sufra­gio uni­ver­sal del Jefe de esta­do para así girar hacia una Repú­bli­ca más de esti­lo semi-pre­si­den­cia­lis­ta.

La pri­me­ra pro­pues­ta es la apues­ta de los par­ti­dos neo­li­be­ra­les y nacio­na­lis­tas ruma­nos. Creen que así se ase­gu­ra­rán mejor su par­ti­ci­pa­ción en el poder, ya que en caso con­tra­rio, es muy posi­ble que no resis­tan la pug­na por “el todo o nada” de una elec­ción pre­si­den­cial. Ade­más, Ghim­pu, en más de una oca­sión ha decla­ra­do que está con­ven­ci­do de que la ciu­da­da­nía apo­ya­rá la refor­ma cons­ti­tu­cio­nal en el refe­rén­dum que se cele­bra­rá antes del 16 de junio, fecha en la que se cum­pli­rá un año de la diso­lu­ción del par­la­men­to y por lo tan­to, se debe­ría de vol­ver a disol­ver y con­vo­car elec­cio­nes. Pero eso es mucho decir cuan­do se tra­ta con gen­te que tie­ne un sen­ti­do de la demo­cra­cia pecu­liar. Y es que acto segui­do, Ghim­pu seña­la que una vez apro­ba­do el refe­rén­dum no habrá diso­lu­ción de la cáma­ra por­que con la modi­fi­ca­ción cons­ti­tu­cio­nal ele­gi­rán al nue­vo Pre­si­den­te de la Repú­bli­ca. Una de sus últi­mas decla­ra­cio­nes es la que sigue:

«El pro­yec­to de la nue­va Cons­ti­tu­ción debe­rá ser pre­sen­ta­do a refe­rén­dum antes del 16 de junio. Si no reci­be res­pal­do popu­lar, esta­ré obli­ga­do a disol­ver el Legis­la­ti­vo, pero estoy con­ven­ci­do de que reci­bi­re­mos el apo­yo del pue­blo». Es decir, que si reci­be el res­pal­do no disol­ve­rá. Este es un buen ejem­plo de la cata­du­ra “demo­crá­ti­ca” de este per­so­na y de la coa­li­ción de par­ti­dos que en la actua­li­dad está en el poder. Es curio­so el páni­co a la con­fron­ta­ción elec­to­ral que tie­nen estos “demó­cra­tas”. Pero más gra­ve que su extra­ño sen­ti­do de la demo­cra­cia es su deli­be­ra­do inten­to de apli­car de for­ma retro­ac­ti­va posi­bles modi­fi­ca­cio­nes cons­ti­tu­cio­na­les para así evi­tar la diso­lu­ción del Par­la­men­to.

El 7 de diciem­bre de 2009, cuan­do vol­vió a fra­ca­sar la can­di­da­tu­ra de Lupu para la elec­ción del Pre­si­den­te, auto­má­ti­ca­men­te se pasó a un esta­do en el que hay que con­vo­car nue­vas elec­cio­nes (en un prin­ci­pio todo el mun­do pen­sa­ba que debían ser en enero o febre­ro de 2010, pero ya se ha expli­ca­do que el equi­po de gobierno dijo encon­trar un res­qui­cio para retra­sar­lo has­ta el verano de 2010 –actual­men­te está deci­sión está en los tri­bu­na­les-). Pero es que aho­ra resul­ta que tam­bién quie­ren sal­tar­se esta con­vo­ca­to­ria elec­to­ral modi­fi­can­do la cons­ti­tu­ción en la pri­ma­ve­ra de 2010 y apli­cán­do­lo de for­ma retro­ac­ti­va. Ver para creer. Aun­que cla­ro aquí no pasa nada, si fue­se un gober­nan­te ruso, boli­viano… Sona­rían can­tos de sire­na en toda Euro­pa.

La segun­da pro­pues­ta es la de Lupu. Este polí­ti­co opor­tu­nis­ta apues­ta por una elec­ción por sufra­gio uni­ver­sal. De esta mane­ra cree que será capaz de arra­sar reco­gien­do votos de la hete­ro­gé­nea coa­li­ción y de los comu­nis­tas (no en vano duran­te años fue el núme­ro dos de esta pro­pues­ta elec­to­ral). Argu­men­tos no le fal­tan, por­que en par­te uno de los prin­ci­pa­les pro­ble­mas que tie­nen los comu­nis­tas es que su líder Voro­nin no pue­de vol­ver a pre­sen­tar­se para Pre­si­den­te al haber cum­pli­do dos man­da­tos segui­dos. Así las cosas, el par­ti­do de izquier­das no tie­ne un can­di­da­to lo sufi­cien­te­men­te popu­lar y cono­ci­do para poder com­pe­tir con sufi­cien­tes garan­tías en una carre­ra elec­to­ral de tipo per­so­na­lis­ta. En defi­ni­ti­va, sin apo­yo de los nacio­na­lis­tas ruma­nos y tam­po­co de los comu­nis­tas, pare­ce que será difí­cil que esta pro­pues­ta sal­ga ade­lan­te.

El esce­na­rio más pro­ba­ble es el pri­me­ro. De esta mane­ra el Pre­si­den­te pasa­rá a ser ele­gi­do por mayo­ría sim­ple en el Par­la­men­to. Este cam­bio, si bien es ver­dad que des­blo­quea­ría el tema de la elec­ción del Pre­si­den­te, no es menos cier­to que deja­ría una pug­na total­men­te abier­ta en la que los comu­nis­tas podrían lograr una vic­to­ria sufi­cien­te para alcan­zar la pre­si­den­cia, y de igual mane­ra, podría obte­ner­la tam­bién una coa­li­ción entre nacio­na­lis­tas ruma­nos de cen­tro-dere­cha y los opor­tu­nis­tas de cen­tro-izquier­da (Lupu). Es por ello, que la coa­li­ción hete­ro­gé­nea pien­sa apli­car el cam­bio cons­ti­tu­cio­nal con retro­ac­ti­vi­dad (y toda­vía dicen que se lla­man libe­ra­les y defen­so­res del esta­do de dere­cho, hace fal­ta tener cara). La cues­tión es que es muy pro­ba­ble que una deci­sión de ese tipo no pue­da salir ade­lan­te (a no ser que direc­ta­men­te hayan logra­do lo que inten­ta­ron de for­ma vio­len­ta en el pseu­do-gol­pe de esta­do de abril de 2009: liqui­dar el esta­do de dere­cho).

Este esce­na­rio no aca­ba de ser muy cómo­do para los par­ti­dos de cen­tro-dere­cha. En cam­bio, para Lupu sí, ya que tras una nue­va con­vo­ca­to­ria elec­to­ral su Par­ti­do Demo­crá­ti­co podría cre­cer mucho. Si fue­se así, es muy pro­ba­ble que Lupu se con­vier­ta en el cau­ce cen­tral de la polí­ti­ca mol­da­va con capa­ci­dad para hacer coa­li­cio­nes a su izquier­da (con los comu­nis­tas mol­da­vos) o a su dere­cha (con los nacio­na­lis­tas ruma­nos). Es más, si el Par­ti­do Demo­crá­ti­co con­si­gue acer­car­se en sus resul­ta­dos elec­to­ra­les a los de los comu­nis­tas, enton­ces los par­ti­dos nacio­na­lis­tas ruma­nos casi segu­ro que que­da­rán fue­ra de jue­go, ya que podría con­for­mar­se una coa­li­ción ideo­ló­gi­ca­men­te cohe­ren­te entre el Par­ti­do Demo­crá­ti­co y el Par­ti­do Comu­nis­ta.

Asus­ta­do ante este esce­na­rio, Guim­pu se ha saca­do otro cone­jo de su chis­te­ra auto­ri­ta­ria. Ha empe­za­do la per­se­cu­ción de las juven­tu­des comu­nis­tas y ha orde­na­do median­te un decre­to for­mar una comi­sión para eva­luar el régi­men sovié­ti­co, y ni cor­to ni pere­zo­so, apun­tan­do a la comi­sión cual tie­ne que ser el final, ha decla­ra­do que a su jui­cio podría deri­var en «la prohi­bi­ción del nom­bre y los sím­bo­los del par­ti­do comu­nis­ta». Esta baza por si falla la apli­ca­ción retro­ac­ti­va del cam­bio cons­ti­tu­cio­nal, ¡menu­do figu­ra el Guim­pu!

PD: Voro­nin cuan­do aban­do­nó la Pre­si­den­cia inte­ri­na de la Repú­bli­ca de Mol­da­via mos­tró mucha valen­tía, no tenía por­que haber­lo hecho has­ta que fue­se inves­ti­do un nue­vo Pre­si­den­te, pero él y los comu­nis­tas que­rían demos­trar que no tenían nin­gún ape­go al poder ni mie­do a pasar a la opo­si­ción. A toro pasa­do, se pue­de decir que aque­lla deci­sión fue un error. Pen­sa­ban que la has­ta enton­ces opo­si­ción res­pe­ta­ría las reglas del jue­go demo­crá­ti­co a pesar de los ante­ce­den­tes de inten­tos de gol­pe de esta­do, fue­ron muy ino­cen­tes. Si Voro­nin hubie­se segui­do de Pre­si­den­te podrían haber evi­ta­do la serie de caci­ca­das que está impul­san­do el gobierno.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *