Lenin, vigen­cia de un revo­lu­cio­na­rio por Jor­ge Luis Uber­ta­lli

Cre­di­tos:

El 21 de enero de 1924, lue­go de per­ma­ne­cer enfer­mo seis años debi­do a las secue­las del veneno que con­te­nían tres balas dis­pa­ra­das por un con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rio cuan­do salía de visi­tar a los obre­ros de la fabri­ca Michel­son, falle­cía en la Rusia socia­lis­ta el revo­lu­cio­na­rio e inte­lec­tual Nico­lás Ilich Ulia­nov, Lenin. Guía y maes­tro de la gran Revo­lu­ción de Octu­bre de 1917, fun­da­dor de la URSS, a cuyo I Con­gre­so asis­tió a pesar de su salud, regre­sa aho­ra, a 86 años de su muer­te, a la are­na polí­ti­ca y eco­nó­mi­ca inter­na­cio­nal a tra­vés de sus ideas, vigen­tes en lo que hace a la com­pren­sión y trans­for­ma­ción revo­lu­cio­na­ria en los nue­vos con­tex­tos loca­les, regio­na­les y mun­dia­les.

En sep­tiem­bre de 1917, poco antes de pro­du­ci­da la Gran Revo­lu­ción de Octu­bre y en el mar­co de la cri­sis pro­vo­ca­da por la gue­rra inter­im­pe­ria­lis­ta, Lenin esbo­zó el pro­gra­ma de tran­si­ción hacia el socia­lis­mo hacien­do hin­ca­pié en la nece­si­dad de con­tro­lar y fis­ca­li­zar a la gran bur­gue­sía rusa y sus saté­li­tes, y des­nu­dar fron­tal­men­te al com­ple­jo mili­tar-indus­trial-buro­crá­ti­co, ade­lan­tán­do­se a la reali­dad actual del capi­ta­lis­mo. El pro­gra­ma esbo­za­do por el revo­lu­cio­na­rio ruso en ese momen­to plan­tea­ba cin­co pun­tos: 1) Fusión de todos los ban­cos en un ban­co úni­co y con­trol esta­tal de las ope­ra­cio­nes (nacio­na­li­za­ción de los ban­cos), a fin de evi­tar fuga de capi­ta­les y espe­cu­la­cio­nes finan­cie­ras; 2) Nacio­na­li­za­ción de todos los con­sor­cios capi­ta­lis­tas, cons­ti­tuí­dos por las aso­cia­cio­nes mas impor­tan­tes (petró­leo, azú­car, etc.), con el obje­ti­vo de impe­dir que la alian­za indus­trial-ban­ca­ria, a tra­vés de dis­tin­tas manio­bras, neu­tra­li­za­ra los avan­ces de la revo­lu­ción demo­crá­ti­ca; 3)Abolición del secre­to comer­cial; 4)Agrupación obli­ga­to­ria de todos los indus­tria­les, comer­cian­tes y patro­nes en gene­ral, a fin de con­tro­lar su accio­nar e impe­dir sabo­ta­jes a la nue­va eco­no­mía; 5) Orga­ni­za­ción obli­ga­to­ria de la pobla­ción en coope­ra­ti­vas de fomen­to y con­su­mo, en fun­ción de poder pla­ni­fi­car la dis­tri­bu­ción de ali­men­tos y racio­na­li­zar recur­sos para incen­ti­var la pro­duc­ción y dis­tri­bu­ción equi­ta­ti­va de bie­nes bási­cos.

En cuan­to a los ban­cos, Lenin enfa­ti­za­ba que “hablar de la regu­la­ción de la vida eco­nó­mi­ca y elu­dir el pro­ble­ma de la nacio­na­li­za­ción de los ban­cos sig­ni­fi­ca hacer gala de una igno­ran­cia supi­na…” (“La Catás­tro­fe que nos ame­na­za y como com­ba­tir­la”- Obras Com­ple­tas- Tomo XXV, Car­ta­go, Pági­na 309). Y en rela­ción con el com­ple­jo mili­tar-indus­trial-buro­crá­ti­co, hoy con­ver­ti­do en EE.UU. en “key­ne­sia­nis­mo mili­tar”, Lenin sos­te­nía que “la inmen­sa mayo­ría de las empre­sas comer­cia­les e indus­tria­les no tra­ba­jan hoy para el ‘mer­ca­do libre’, sino para el Esta­do, para la gue­rra”.(…) “La eco­no­mía capi­ta­lis­ta ‘al ser­vi­cio de la gue­rra’ ( es decir, la eco­no­mía direc­ta o indi­rec­ta­men­te rela­cio­na­da con los sumi­nis­tros de la gue­rra) es la dila­pi­da­ción del Teso­ro sis­te­má­ti­ca y lega­li­za­da” (…)” La gue­rra cues­ta hoy a Rusia 50 millo­nes de rublos dia­rios. La mayor par­te de esos 50 millo­nes va a parar a manos de los pro­vee­do­res del ejér­ci­to. De esos 50 millo­nes, 5 millo­nes dia­rios, por lo menos, pro­ba­ble­men­te has­ta 10 millo­nes, o aún mas, cons­ti­tu­yen los ‘bene­fi­cios no peca­mi­no­sos de los capi­ta­lis­tas’ y de los fun­cio­na­rios que, de un modo u otro, están con­fa­bu­la­dos con ellos. Son sobre todos las gran­des com­pa­ñías y los ban­cos, que ade­lan­tan dine­ro para las ope­ra­cio­nes de sumi­nis­tros de gue­rra, quie­nes se embol­san de este modo ganan­cias inau­di­tas…” esquil­man­do al pue­blo y man­dan­do a la muer­te a millo­nes de hom­bres.

En cuan­to a “El Esta­do y la Revo­lu­ción”, escri­to en diciem­bre de 1918 (Obras Esco­gi­das, pági­na 272, Edi­to­rial Pro­gre­so), don­de Lenin esbo­za la teo­ría mar­xis­ta del Esta­do, el paso de la pri­me­ra eta­pa del socia­lis­mo al comu­nis­mo y la orga­ni­za­ción pro­le­ta­ria y popu­lar que per­mi­ti­rá al “Esta­do de nue­vo tipo” asen­tar­se sobre las rui­nas del vie­jo Esta­do, el mis­mo Ernes­to Che Gue­va­ra comen­tó : “Este libro es como una Biblia de bol­si­llo para los revo­lu­cio­na­rios. La últi­ma y más impor­tan­te obra teó­ri­ca de Lenin don­de apa­re­ce el revo­lu­cio­na­rio inte­gral y orto­do­xo” ( “Apun­tes Crí­ti­cos a la Eco­no­mía Polí­ti­ca”, Ernes­to Che Gue­va­ra, Ocean Sur, 2006, pági­na 245)

Este inte­gral y orto­do­xo revo­lu­cio­na­rio pre­ten­dió ser igno­ra­do, amén de calum­nia­do y ter­gi­ver­sa­do, en todas las épo­cas y, fun­da­men­tal­men­te, lue­go de la caí­da de la URSS. Pero su espí­ri­tu revo­lu­cio­na­rio y su visión acer­ta­da de la reali­dad cam­pea en todos los espa­cios don­de se com­ba­te al capi­ta­lis­mo y al impe­ria­lis­mo, su engen­dro direc­to.

Dicen que no es posi­ble tapar al sol con un dedo.

Y Lenin sigue ilu­mi­nan­do.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *