Lenin, vigen­cia de un revo­lu­cio­na­rio por Jor­ge Luis Ubertalli

Cre­di­tos:

El 21 de enero de 1924, lue­go de per­ma­ne­cer enfer­mo seis años debi­do a las secue­las del veneno que con­te­nían tres balas dis­pa­ra­das por un con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rio cuan­do salía de visi­tar a los obre­ros de la fabri­ca Michel­son, falle­cía en la Rusia socia­lis­ta el revo­lu­cio­na­rio e inte­lec­tual Nico­lás Ilich Ulia­nov, Lenin. Guía y maes­tro de la gran Revo­lu­ción de Octu­bre de 1917, fun­da­dor de la URSS, a cuyo I Con­gre­so asis­tió a pesar de su salud, regre­sa aho­ra, a 86 años de su muer­te, a la are­na polí­ti­ca y eco­nó­mi­ca inter­na­cio­nal a tra­vés de sus ideas, vigen­tes en lo que hace a la com­pren­sión y trans­for­ma­ción revo­lu­cio­na­ria en los nue­vos con­tex­tos loca­les, regio­na­les y mundiales.

En sep­tiem­bre de 1917, poco antes de pro­du­ci­da la Gran Revo­lu­ción de Octu­bre y en el mar­co de la cri­sis pro­vo­ca­da por la gue­rra inter­im­pe­ria­lis­ta, Lenin esbo­zó el pro­gra­ma de tran­si­ción hacia el socia­lis­mo hacien­do hin­ca­pié en la nece­si­dad de con­tro­lar y fis­ca­li­zar a la gran bur­gue­sía rusa y sus saté­li­tes, y des­nu­dar fron­tal­men­te al com­ple­jo mili­tar-indus­trial-buro­crá­ti­co, ade­lan­tán­do­se a la reali­dad actual del capi­ta­lis­mo. El pro­gra­ma esbo­za­do por el revo­lu­cio­na­rio ruso en ese momen­to plan­tea­ba cin­co pun­tos: 1) Fusión de todos los ban­cos en un ban­co úni­co y con­trol esta­tal de las ope­ra­cio­nes (nacio­na­li­za­ción de los ban­cos), a fin de evi­tar fuga de capi­ta­les y espe­cu­la­cio­nes finan­cie­ras; 2) Nacio­na­li­za­ción de todos los con­sor­cios capi­ta­lis­tas, cons­ti­tuí­dos por las aso­cia­cio­nes mas impor­tan­tes (petró­leo, azú­car, etc.), con el obje­ti­vo de impe­dir que la alian­za indus­trial-ban­ca­ria, a tra­vés de dis­tin­tas manio­bras, neu­tra­li­za­ra los avan­ces de la revo­lu­ción demo­crá­ti­ca; 3)Abolición del secre­to comer­cial; 4)Agrupación obli­ga­to­ria de todos los indus­tria­les, comer­cian­tes y patro­nes en gene­ral, a fin de con­tro­lar su accio­nar e impe­dir sabo­ta­jes a la nue­va eco­no­mía; 5) Orga­ni­za­ción obli­ga­to­ria de la pobla­ción en coope­ra­ti­vas de fomen­to y con­su­mo, en fun­ción de poder pla­ni­fi­car la dis­tri­bu­ción de ali­men­tos y racio­na­li­zar recur­sos para incen­ti­var la pro­duc­ción y dis­tri­bu­ción equi­ta­ti­va de bie­nes básicos.

En cuan­to a los ban­cos, Lenin enfa­ti­za­ba que “hablar de la regu­la­ción de la vida eco­nó­mi­ca y elu­dir el pro­ble­ma de la nacio­na­li­za­ción de los ban­cos sig­ni­fi­ca hacer gala de una igno­ran­cia supi­na…” (“La Catás­tro­fe que nos ame­na­za y como com­ba­tir­la”- Obras Com­ple­tas- Tomo XXV, Car­ta­go, Pági­na 309). Y en rela­ción con el com­ple­jo mili­tar-indus­trial-buro­crá­ti­co, hoy con­ver­ti­do en EE.UU. en “key­ne­sia­nis­mo mili­tar”, Lenin sos­te­nía que “la inmen­sa mayo­ría de las empre­sas comer­cia­les e indus­tria­les no tra­ba­jan hoy para el ‘mer­ca­do libre’, sino para el Esta­do, para la gue­rra”.(…) “La eco­no­mía capi­ta­lis­ta ‘al ser­vi­cio de la gue­rra’ ( es decir, la eco­no­mía direc­ta o indi­rec­ta­men­te rela­cio­na­da con los sumi­nis­tros de la gue­rra) es la dila­pi­da­ción del Teso­ro sis­te­má­ti­ca y lega­li­za­da” (…)” La gue­rra cues­ta hoy a Rusia 50 millo­nes de rublos dia­rios. La mayor par­te de esos 50 millo­nes va a parar a manos de los pro­vee­do­res del ejér­ci­to. De esos 50 millo­nes, 5 millo­nes dia­rios, por lo menos, pro­ba­ble­men­te has­ta 10 millo­nes, o aún mas, cons­ti­tu­yen los ‘bene­fi­cios no peca­mi­no­sos de los capi­ta­lis­tas’ y de los fun­cio­na­rios que, de un modo u otro, están con­fa­bu­la­dos con ellos. Son sobre todos las gran­des com­pa­ñías y los ban­cos, que ade­lan­tan dine­ro para las ope­ra­cio­nes de sumi­nis­tros de gue­rra, quie­nes se embol­san de este modo ganan­cias inau­di­tas…” esquil­man­do al pue­blo y man­dan­do a la muer­te a millo­nes de hombres.

En cuan­to a “El Esta­do y la Revo­lu­ción”, escri­to en diciem­bre de 1918 (Obras Esco­gi­das, pági­na 272, Edi­to­rial Pro­gre­so), don­de Lenin esbo­za la teo­ría mar­xis­ta del Esta­do, el paso de la pri­me­ra eta­pa del socia­lis­mo al comu­nis­mo y la orga­ni­za­ción pro­le­ta­ria y popu­lar que per­mi­ti­rá al “Esta­do de nue­vo tipo” asen­tar­se sobre las rui­nas del vie­jo Esta­do, el mis­mo Ernes­to Che Gue­va­ra comen­tó : “Este libro es como una Biblia de bol­si­llo para los revo­lu­cio­na­rios. La últi­ma y más impor­tan­te obra teó­ri­ca de Lenin don­de apa­re­ce el revo­lu­cio­na­rio inte­gral y orto­do­xo” ( “Apun­tes Crí­ti­cos a la Eco­no­mía Polí­ti­ca”, Ernes­to Che Gue­va­ra, Ocean Sur, 2006, pági­na 245)

Este inte­gral y orto­do­xo revo­lu­cio­na­rio pre­ten­dió ser igno­ra­do, amén de calum­nia­do y ter­gi­ver­sa­do, en todas las épo­cas y, fun­da­men­tal­men­te, lue­go de la caí­da de la URSS. Pero su espí­ri­tu revo­lu­cio­na­rio y su visión acer­ta­da de la reali­dad cam­pea en todos los espa­cios don­de se com­ba­te al capi­ta­lis­mo y al impe­ria­lis­mo, su engen­dro directo.

Dicen que no es posi­ble tapar al sol con un dedo.

Y Lenin sigue iluminando.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.