Home­na­je a Maria Pache­co y la resis­ten­cia comu­ne­ra en Toledo

La Cas­ti­lla anti­fas­cis­ta y femi­nis­ta por la jus­ti­cia social.
Cam­pa­ña Comu­ne­ra 2010.

Des­de Izquier­da Cas­te­lla­na y Yes­ca que­re­mos invi­ta­ros a:

-La char­la sobre «La lucha de la mujer cas­te­lla­na a tra­vés de la his­to­ria» que ten­drá lugar el Mier­co­les 3 de febre­ro a las 19h en la Escue­la-Taller (alcor­cón)

-El acto polí­ti­co-pasa­ca­lles con músi­ca-comi­da popu­lar para el saba­do 6 de febre­ro a las 13h en TOLEDO, Pla­za de Zocodover.

Hacien­do nues­tra his­to­ria. Home­na­je a Maria Pache­co y la resis­ten­cia comu­ne­ra en Toledo

La his­to­ria la escri­ben los ven­ce­do­res, se sue­le decir

La his­to­ria ofi­cial, impues­ta, nos cuen­ta la ver­sión de éstos, la ver­sión de los impe­rios, de los reyes, de los dic­ta­do­res, de los hombres.

Es la his­to­ria de quie­nes nos opri­men, nos explo­tan, nos dis­cri­mi­nan, expo­lian a nues­tros pue­blos, nos repri­men, nos ajustician….y ade­más, tra­tan de apro­piar­se de nues­tra memo­ria colec­ti­va, de pue­blo: impo­nién­do­nos cómo hemos de vivir y cómo y qué hemos de recor­dar, como base de usur­pa­ción de un futu­ro digno para nues­tro pueblo.

Tene­mos así el deber no sólo de “hacer his­to­ria” como expre­sión, como prác­ti­ca revo­lu­cio­na­ria de lle­var a cabo la trans­for­ma­ción social, el cam­bio de régi­men eco­nó­mi­co, de modo de pro­duc­ción, de sis­te­ma polí­ti­co, que es nece­sa­rio y posi­ble, y más hoy en el con­tex­to de cri­sis eco­nó­mi­ca, polí­ti­ca, social, ins­ti­tu­cio­nal que atra­vie­sa al Esta­do español.

Tam­bién lite­ral­men­te debe­mos “hacer his­to­ria”, debe­mos de lle­var a cabo la cons­truc­ción de nues­tra his­to­ria, de nues­tros refe­ren­tes como pue­blo, reapro­piar­nos de toda nues­tra pro­duc­ción sim­bó­li­ca y mate­rial, como un ámbi­to de lucha más en esa Cas­ti­lla que cons­trui­mos entre todas y todos.

La his­to­ria la hace­mos todas y todos noso­tros, y somos noso­tras y noso­tros quie­nes debe­mos cono­cer­la, trans­mi­tir­la, cons­truir nues­tra memo­ria como requi­si­to de cons­truc­ción de futu­ro. Si no lo hace­mos, la his­to­ria la escri­bi­rán los ven­ce­do­res y sola y exclu­si­va­men­te ellos…contribuyendo a que el mun­do sea toda­vía más de su pro­pie­dad. No se tra­ta de tareas de eru­di­ción, aca­de­mi­cis­tas, sino de un ele­men­to fun­da­men­tal de la lucha revo­lu­cio­na­ria, cono­cer, com­pren­der, los pro­ce­sos de domi­na­ción, pero tam­bién la his­to­ria de la resis­ten­cia, inclui­da nues­tra par­ti­cu­lar his­to­ria de rebe­lión, par­tir de nues­tra espe­ci­fi­ca reali­dad para lle­var a cabo nues­tra libe­ra­ción, “cono­cer­nos a nosotros/​as mis­mos” es indis­pen­sa­ble. Al final y al cabo, no todos esta­mos opri­mi­dos de idén­ti­ca for­ma, ni nos libe­ra­re­mos siguien­do idén­ti­cos caminos.

La Rebe­lión de las Comu­ni­da­des es un refe­ren­te cla­ve en el pue­blo cas­te­llano, es nues­tra pri­me­ra revo­lu­ción, nues­tra pri­me­ra orga­ni­za­ción en lo polí­ti­co, en lo social, en lo eco­nó­mi­co, que tie­ne como suje­to polí­ti­co a Cas­ti­lla des­de un pro­yec­to que enfren­ta al pue­blo con­tra el imperio.

Den­tro de este fun­da­men­tal hecho his­tó­ri­co para el pue­blo tra­ba­ja­dor cas­te­llano, hay que des­ta­car la heroi­ca resis­ten­cia de Tole­do y el papel de las muje­res, don­de des­ta­ca, por el pro­ta­go­nis­mo que tuvo, la figu­ra de Maria Pache­co, “la leo­na de Castilla”.

Des­pués de la dura derro­ta mili­tar en Villa­lar de los Comu­ne­ros el 23 de abril de 1521, que tra­jo la cár­cel, el exi­lio y la muer­te para muchos comu­ne­ros, en Tole­do duran­te varios meses, has­ta febre­ro de 1522, y con Maria Pache­co a la cabe­za, con­ti­nua­ron resis­tien­do al ejer­ci­to impe­rial, con­ti­nua­ron sos­te­nien­do que “nadie es más que nadie”,

“que el pue­blo man­de sobre el rey”, “que común es el sol y el vien­to, común ha de ser la tie­rra”, “que cas­ti­lla se per­te­ne­ce, a nadie ha de pertenecer”.

Sin per­der de vis­ta lo gene­ral, ni la pers­pec­ti­va inter­na­cio­na­lis­ta, debe­mos inda­gar en nues­tra pro­pia his­to­ria, par­ti­cu­lar, espe­cí­fi­ca, y res­ca­tar y home­na­jear a nues­tros refe­ren­tes de lucha y dig­ni­dad, que todos los pue­blos opri­mi­dos tenemos.

Aquí comien­za un hilo rojo, y roji-negro y mora­do, de la his­to­ria de Castilla…

Sin duda, es cla­ve des­ta­car el papel que jugo Maria Pache­co, una mujer rebel­de, indó­mi­ta, en el siglo XVI….es nece­sa­rio res­ca­tar­la del exi­lio y silen­cio que impu­sie­ron para el final de sus días, para que el rugi­do de” la Leo­na”, siga reso­nan­do en los comu­ne­ros y comu­ne­ras del SXXI.

En la His­to­ria ofi­cial, esa his­to­ria de los ven­ce­do­res, las muje­res hemos sido una de las gran­des exclui­das, borra­das, silenciadas…..no es sólo que las muje­res este­mos omi­ti­das en los libros de his­to­ria, sino que fun­da­men­tal­men­te, tra­ta­ron de que estu­vié­ra­mos omi­ti­das en los dife­ren­tes momen­tos que esos libros nos narran y los espa­cios que nos son reser­va­dos, no son cali­fi­ca­dos como sig­ni­fi­can­tes para la historia.

Tam­po­co resol­ve­ría el pro­ble­ma coger unos cuan­tos nom­bre de muje­res y sal­pi­car con ellos la his­to­ria ofi­cial, este “aña­dir y remo­ver” no alte­ra ni la his­to­ria escri­ta, ni mucho menos la vivida.

En el caso de Maria Pache­co, cuan­do apa­re­ce nom­bra­da, sue­le ser como espo­sa de Juan Padi­lla, la mujer detrás de un gran hom­bre, y nos expli­can que si ésta hizo lo que hizo fue por el cie­go amor que a su mari­do ‑rele­van­te comu­ne­ro- profesaba…no nos vaya­mos a pen­sar que sacó los pies del ties­to, que rom­pió el papel que como mujer tie­ne asig­na­do bajo el patriar­ca­do, así, su papel en la his­to­ria ofi­cial, en caso de apa­re­cer, debe ser como espo­sa y enamorada…otra “loca” como la rei­na Juana.

Hemos de pre­gun­tar­nos sobre todas las marías pache­cos, cuyos nom­bres no lle­ga­rán has­ta nues­tros oídos hoy, que jun­to a ella par­ti­ci­pa­ron en la Rebe­lión de las Comu­ni­da­des, esas otras que lucha­ron en los moti­nes del Pan del SXIX o en la resis­ten­cia anti­fas­cis­ta del SXX, en los Bata­llo­nes comu­ne­ros de la gue­rra civil….

Hemos de refle­xio­nar sobre la rele­van­cia de que una mujer a prin­ci­pios de 1500 en Cas­ti­lla fue­ra una impul­so­ra de la revo­lu­ción y juga­ra un papel impor­tan­te en ella.

Al igual que las muje­res, los pue­blos opri­mi­dos, los des­po­seí­dos, la cla­se tra­ba­ja­do­ra, son supri­mi­dos de la His­to­ria, y si se “cue­la” algo, será des­de el enfo­que hege­mó­ni­co: capi­ta­lis­ta, patriar­cal, impe­ria­lis­ta, de opre­sión nacional.

A tra­vés de la figu­ra de Maria Pache­co, pode­mos home­na­jear y recons­truir la his­to­ria de las muje­res, de un pue­blo en opo­si­ción al pro­yec­to impe­rial de Car­los V, del legí­ti­mo dere­cho y la prác­ti­ca a la rebe­lión con­tra las impo­si­cio­nes y el mal gobierno, de expe­rien­cias de auto­or­ga­ni­za­ción y lucha en Cas­ti­lla ….cono­cer la his­to­ria de aque­llas leo­nas y leo­nes que deben estar en nues­tra memo­ria colec­ti­va de pue­blo tra­ba­ja­dor cas­te­llano, y que de hecho, has­ta nues­tros días, es la Rebe­lión Comu­ne­ra un refe­ren­te que conec­ta con las y los castellanos.

Haga­mos nues­tra historia!

www​.izca​.net

http://​www​.cons​tru​yen​do​cas​ti​lla​.org

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.