Cui­da­do: El «Hom­bre y la Bes­tia» andan suel­tos por el pla­ne­ta por Manuel Freytas

Pri­mer pre­su­pues­to lógi­co: ¿Se pue­de tomar en serio a un pre­si­den­te impe­rial (coman­dan­te en jefe del mayor arse­nal nuclear y de la más pode­ro­sa fuer­za de ocu­pa­ción mili­tar del mun­do) que acep­ta un Pre­mio Nobel de la Paz?. Segun­do pre­su­pues­to lógi­co: A par­tir de acep­tar y legi­ti­mar a Oba­ma «Nobel de la Paz» ¿Se pue­de con­fiar en la sani­dad men­tal de los pre­si­den­tes, líde­res mun­dia­les y auto­ri­da­des del sis­te­ma capi­ta­lis­ta eri­gi­do como «civi­li­za­ción úni­ca»?. Ter­cer pre­su­pues­to lógi­co: Si Oba­ma, el «Hom­bre y la Bes­tia» impe­rial (mitad demó­cra­ta paci­fis­ta y mitad impe­ria­lis­ta geno­ci­da), reci­be el máxi­mo galar­dón del paci­fis­mo ¿Qué cate­go­ría psi­quiá­tri­ca se pue­de apli­car a la pren­sa inter­na­cio­nal que difun­de la noti­cia sin nin­gún aná­li­sis y a las mayo­rías pla­ne­ta­rias que la con­su­men como un «hecho natu­ral?. Cuar­to pre­su­pues­to lógi­co: A par­tir de la acep­ta­ción mun­dial pasi­va de la «esqui­zo­fre­nia Oba­ma» ¿Se pue­de infe­rir que el sis­te­ma capi­ta­lis­ta ha toca­do un esta­dio (deca­den­te) de Apo­ca­lip­sis mental? 

Por Manuel Frey­tas(*)
[email protected]​iarnoticias.​com

El gene­ral Juan Domin­go Perón, tres veces pre­si­den­te cons­ti­tu­cio­nal de la Argen­ti­na, solía decir que los impe­rios, como los peces, se «pudren por la cabeza».

Las seña­les son múl­ti­ples: Elec­cio­nes «libres y demo­crá­ti­cas» en paí­ses ocu­pa­dos mili­tar­men­te, los super­mi­llo­na­rios orga­ni­zan­do fun­da­cio­nes para «com­ba­tir la pobre­za», las cor­po­ra­cio­nes y ban­cos capi­ta­lis­tas lide­ran­do cam­pa­ñas mun­dia­les de la «soli­da­ri­dad», las super­po­ten­cias impe­ria­les (con EEUU a la cabe­za) levan­tan­do las ban­de­ras de la «demo­cra­cia y los dere­chos huma­nos», pre­si­den­tes de «izquier­da» que geren­cian Esta­dos capi­ta­lis­tas, poten­cias cri­mi­na­les (como EEUU e Israel) que masa­cran mili­tar­men­te a pobla­cio­nes civi­les en nom­bre de la «paz», son ape­nas mues­tras de una ten­den­cia de des­do­bla­mien­to (entre el hacer y el decir) nive­la­da y acep­ta­da por todo el planeta.

Y la fru­ti­lla de la tor­ta: «El pre­si­den­te esta­dou­ni­den­se, Barack Oba­ma, acep­tó el Pre­mio Nobel de la Paz en una cere­mo­nia en Oslo, capi­tal de Norue­ga, cuan­do aún retum­ban en el mun­do los tam­bo­res de la gue­rra en Afga­nis­tán que hizo sonar hace sólo nue­ve días», seña­la este jue­ves la cade­na BBC.

«Pero el acto de defen­der la paz y jus­ti­fi­car la gue­rra se pre­sen­ta como deli­ca­do para Oba­ma, cuan­do dis­tin­tas encues­tas de opi­nión refle­jan dudas cre­cien­tes sobre sus méri­tos para reci­bir el mis­mo galar­dón que antes tuvie­ron per­so­nas como Nel­son Man­de­la o la Madre Tere­sa de Cal­cu­ta», sub­ra­ya la cadena.

El esti­lo «sua­ve y mesu­ra­do» de la BBC (una cade­na impe­rial) omi­te decir abier­ta­men­te lo obvio: El sis­te­ma capi­ta­lis­ta y sus ins­ti­tu­cio­nes no tie­nen lími­tes para el ejer­ci­cio del absur­do y del doble discurso.

Si la ONU y el Ban­co Mun­dial (ins­ti­tu­cio­nes bajo his­tó­ri­co con­trol impe­rial) lide­ran la «gue­rra con­tra la pobre­za» ¿Por­qué Oba­ma no pue­de ser galar­do­na­do con el Pre­mio Nóbel de la Paz?.

No por casua­li­dad el gran inven­tor e impul­sor del mode­lo de «doble dis­cur­so» a esca­la glo­bal es EEUU, la pri­me­ra poten­cia del sis­te­ma capi­ta­lis­ta domi­nan­te, que habla como pala­dín mun­dial de la «demo­cra­cia» y los «dere­chos huma­nos», pero geren­cia efec­ti­va­men­te su poder impe­rial con el ejér­ci­to y el arse­nal nuclear más pode­ro­so del pla­ne­ta, cin­co flo­tas con capa­ci­dad nuclear sur­can­do las aguas del mun­do y casi mil bases mili­ta­res dis­tri­bui­das por todos los pun­tos estra­té­gi­cos del planeta.

Deba­jo de este para­guas de domi­nio hege­mó­ni­co geo­po­lí­ti­co-mili­tar-nuclear, los geren­tes de turno del Esta­do USA edi­fi­can sus dis­cur­sos públi­cos sobre la base de la impo­si­ción de los «regi­me­nes demo­crá­ti­cos» y la «gober­na­bi­li­dad en paz» moni­to­rea­dos des­de Washing­ton, como está cla­ra­men­te expli­ci­ta­do en los docu­men­tos del Depar­ta­men­to de Estado.

EEUU, que tras el 11‑S con­quis­tó a san­gre y fue­go Irak y Afga­nis­tán (don­de las fuer­zas ocu­pan­tes ya ase­si­na­ron a cen­te­na­res de miles de per­so­nas, prin­ci­pal­men­te civi­les) impu­so simul­tá­nea­men­te en ambos paí­ses ocu­pa­dos por sus fuer­zas mili­ta­res el «régi­men demo­crá­ti­co» con elec­cio­nes perió­di­cas don­de los con­quis­ta­dos votan gobier­nos con­tro­la­dos por los invasores. 

Deba­jo del para­guas del Esta­do USA, la «reali­dad inter­na­cio­nal» se cons­tru­ye sobre los pará­me­tros esta­ble­ci­dos del «doble dis­cur­so» capi­ta­lis­ta, orien­ta­do a escon­der la reali­dad del domi­nio impe­rial y la depre­da­ción pla­ne­ta­ria rea­li­za­da por los ban­cos y las empre­sas del sis­te­ma capi­ta­lis­ta transnacionalizado.

Nacio­nes impe­ria­les como las poten­cias cen­tra­les euro­peas (que han fun­da­do sus impe­rios en base a la ocu­pa­ción mili­tar, el some­ti­mien­to de pue­blos y el escla­vis­mo) se eri­gen como íco­nos uni­ver­sa­les de la «demo­cra­cia» y de los «dere­chos huma­nos» e impo­nen las reglas de la vir­tud «civi­li­za­to­ria» al res­to de los paí­ses de la peri­fe­ria subdesarrollada.

De la mis­ma mane­ra, los ban­cos y trans­na­cio­na­les capi­ta­lis­tas (que han acu­mu­la­do sus acti­vos empre­sa­ria­les sobre la base de la explo­ta­ción his­tó­ri­ca de paí­ses y de la depre­da­ción sis­te­má­ti­ca de los recur­sos natu­ra­les y el medio ambien­te) finan­cian ONGs y dis­tin­tas orga­ni­za­cio­nes mun­dia­les para «com­ba­tir la des­truc­ción del medio ambiente».

Orga­ni­za­cio­nes inter­na­cio­na­les del sis­te­ma capi­ta­lis­ta, como el Ban­co Mun­dial o el FMI (recu­rren­te­men­te uti­li­za­das como gen­dar­mes y super­vi­so­res del macro-robo finan­cie­ro a tra­vés del endeu­da­mien­to de los paí­ses más débi­les) son desig­na­das a su vez como baluar­tes inter­na­cio­na­les de la «éti­ca soli­da­ria» y del com­ba­te estruc­tu­ral con­tra la pobre­za en el mundo.

¿Hay que sor­pren­der­se del Pre­mio Nóbel a Obama?

Para nada: Oba­ma sólo eje­cu­ta lo que su crea­dor, el Impe­rio USA, impu­so como nor­ma de domi­nio acep­ta­da por todo el sis­te­ma: Hablar con la paz, eje­cu­tar con los misiles.

En esa línea, Oba­ma lle­gó a Oslo a reci­bir el «Nobel de la Paz» cus­to­dia­do por un impre­sio­nan­te apa­ra­to mili­tar que inclu­ye fuer­zas mili­ta­res con­ven­cio­na­les y uni­da­des de des­plie­gue nuclear.

¿Locu­ra, estra­te­gia o doble discurso?

Todo jun­to: El sis­te­ma capi­ta­lis­ta es una sín­te­sis (como Oba­ma). De día demo­cra­cia y dere­chos huma­nos, de noche exter­mi­nio masi­vo de pobla­ción sobran­te. En un momen­to las iden­ti­da­des se con­fun­den: El sis­te­ma com­pra su pro­pia alie­na­ción, y el «doble dis­cur­so» (el «Hom­bre y la Bes­tia») adquie­ren iden­ti­dad de «nor­ma­li­dad acep­ta­da» por las mayo­rías mundiales.

Ten­gan cui­da­do: El «Hom­bre y la Bes­tia» andan suel­tos por el pla­ne­ta, pero nadie los ve.

La huma­ni­dad, pro­gra­ma­da por el mis­mo sis­te­ma, ya no sabe quién es quién.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.