Cui­da­do: El «Hom­bre y la Bes­tia» andan suel­tos por el pla­ne­ta por Manuel Frey­tas

Pri­mer pre­su­pues­to lógi­co: ¿Se pue­de tomar en serio a un pre­si­den­te impe­rial (coman­dan­te en jefe del mayor arse­nal nuclear y de la más pode­ro­sa fuer­za de ocu­pa­ción mili­tar del mun­do) que acep­ta un Pre­mio Nobel de la Paz?. Segun­do pre­su­pues­to lógi­co: A par­tir de acep­tar y legi­ti­mar a Oba­ma «Nobel de la Paz» ¿Se pue­de con­fiar en la sani­dad men­tal de los pre­si­den­tes, líde­res mun­dia­les y auto­ri­da­des del sis­te­ma capi­ta­lis­ta eri­gi­do como «civi­li­za­ción úni­ca»?. Ter­cer pre­su­pues­to lógi­co: Si Oba­ma, el «Hom­bre y la Bes­tia» impe­rial (mitad demó­cra­ta paci­fis­ta y mitad impe­ria­lis­ta geno­ci­da), reci­be el máxi­mo galar­dón del paci­fis­mo ¿Qué cate­go­ría psi­quiá­tri­ca se pue­de apli­car a la pren­sa inter­na­cio­nal que difun­de la noti­cia sin nin­gún aná­li­sis y a las mayo­rías pla­ne­ta­rias que la con­su­men como un «hecho natu­ral?. Cuar­to pre­su­pues­to lógi­co: A par­tir de la acep­ta­ción mun­dial pasi­va de la «esqui­zo­fre­nia Oba­ma» ¿Se pue­de infe­rir que el sis­te­ma capi­ta­lis­ta ha toca­do un esta­dio (deca­den­te) de Apo­ca­lip­sis men­tal?

Por Manuel Frey­tas(*)
[email protected]​iarnoticias.​com

El gene­ral Juan Domin­go Perón, tres veces pre­si­den­te cons­ti­tu­cio­nal de la Argen­ti­na, solía decir que los impe­rios, como los peces, se «pudren por la cabe­za».

Las seña­les son múl­ti­ples: Elec­cio­nes «libres y demo­crá­ti­cas» en paí­ses ocu­pa­dos mili­tar­men­te, los super­mi­llo­na­rios orga­ni­zan­do fun­da­cio­nes para «com­ba­tir la pobre­za», las cor­po­ra­cio­nes y ban­cos capi­ta­lis­tas lide­ran­do cam­pa­ñas mun­dia­les de la «soli­da­ri­dad», las super­po­ten­cias impe­ria­les (con EEUU a la cabe­za) levan­tan­do las ban­de­ras de la «demo­cra­cia y los dere­chos huma­nos», pre­si­den­tes de «izquier­da» que geren­cian Esta­dos capi­ta­lis­tas, poten­cias cri­mi­na­les (como EEUU e Israel) que masa­cran mili­tar­men­te a pobla­cio­nes civi­les en nom­bre de la «paz», son ape­nas mues­tras de una ten­den­cia de des­do­bla­mien­to (entre el hacer y el decir) nive­la­da y acep­ta­da por todo el pla­ne­ta.

Y la fru­ti­lla de la tor­ta: «El pre­si­den­te esta­dou­ni­den­se, Barack Oba­ma, acep­tó el Pre­mio Nobel de la Paz en una cere­mo­nia en Oslo, capi­tal de Norue­ga, cuan­do aún retum­ban en el mun­do los tam­bo­res de la gue­rra en Afga­nis­tán que hizo sonar hace sólo nue­ve días», seña­la este jue­ves la cade­na BBC.

«Pero el acto de defen­der la paz y jus­ti­fi­car la gue­rra se pre­sen­ta como deli­ca­do para Oba­ma, cuan­do dis­tin­tas encues­tas de opi­nión refle­jan dudas cre­cien­tes sobre sus méri­tos para reci­bir el mis­mo galar­dón que antes tuvie­ron per­so­nas como Nel­son Man­de­la o la Madre Tere­sa de Cal­cu­ta», sub­ra­ya la cade­na.

El esti­lo «sua­ve y mesu­ra­do» de la BBC (una cade­na impe­rial) omi­te decir abier­ta­men­te lo obvio: El sis­te­ma capi­ta­lis­ta y sus ins­ti­tu­cio­nes no tie­nen lími­tes para el ejer­ci­cio del absur­do y del doble dis­cur­so.

Si la ONU y el Ban­co Mun­dial (ins­ti­tu­cio­nes bajo his­tó­ri­co con­trol impe­rial) lide­ran la «gue­rra con­tra la pobre­za» ¿Por­qué Oba­ma no pue­de ser galar­do­na­do con el Pre­mio Nóbel de la Paz?.

No por casua­li­dad el gran inven­tor e impul­sor del mode­lo de «doble dis­cur­so» a esca­la glo­bal es EEUU, la pri­me­ra poten­cia del sis­te­ma capi­ta­lis­ta domi­nan­te, que habla como pala­dín mun­dial de la «demo­cra­cia» y los «dere­chos huma­nos», pero geren­cia efec­ti­va­men­te su poder impe­rial con el ejér­ci­to y el arse­nal nuclear más pode­ro­so del pla­ne­ta, cin­co flo­tas con capa­ci­dad nuclear sur­can­do las aguas del mun­do y casi mil bases mili­ta­res dis­tri­bui­das por todos los pun­tos estra­té­gi­cos del pla­ne­ta.

Deba­jo de este para­guas de domi­nio hege­mó­ni­co geo­po­lí­ti­co-mili­tar-nuclear, los geren­tes de turno del Esta­do USA edi­fi­can sus dis­cur­sos públi­cos sobre la base de la impo­si­ción de los «regi­me­nes demo­crá­ti­cos» y la «gober­na­bi­li­dad en paz» moni­to­rea­dos des­de Washing­ton, como está cla­ra­men­te expli­ci­ta­do en los docu­men­tos del Depar­ta­men­to de Esta­do.

EEUU, que tras el 11‑S con­quis­tó a san­gre y fue­go Irak y Afga­nis­tán (don­de las fuer­zas ocu­pan­tes ya ase­si­na­ron a cen­te­na­res de miles de per­so­nas, prin­ci­pal­men­te civi­les) impu­so simul­tá­nea­men­te en ambos paí­ses ocu­pa­dos por sus fuer­zas mili­ta­res el «régi­men demo­crá­ti­co» con elec­cio­nes perió­di­cas don­de los con­quis­ta­dos votan gobier­nos con­tro­la­dos por los inva­so­res.

Deba­jo del para­guas del Esta­do USA, la «reali­dad inter­na­cio­nal» se cons­tru­ye sobre los pará­me­tros esta­ble­ci­dos del «doble dis­cur­so» capi­ta­lis­ta, orien­ta­do a escon­der la reali­dad del domi­nio impe­rial y la depre­da­ción pla­ne­ta­ria rea­li­za­da por los ban­cos y las empre­sas del sis­te­ma capi­ta­lis­ta trans­na­cio­na­li­za­do.

Nacio­nes impe­ria­les como las poten­cias cen­tra­les euro­peas (que han fun­da­do sus impe­rios en base a la ocu­pa­ción mili­tar, el some­ti­mien­to de pue­blos y el escla­vis­mo) se eri­gen como íco­nos uni­ver­sa­les de la «demo­cra­cia» y de los «dere­chos huma­nos» e impo­nen las reglas de la vir­tud «civi­li­za­to­ria» al res­to de los paí­ses de la peri­fe­ria sub­de­sa­rro­lla­da.

De la mis­ma mane­ra, los ban­cos y trans­na­cio­na­les capi­ta­lis­tas (que han acu­mu­la­do sus acti­vos empre­sa­ria­les sobre la base de la explo­ta­ción his­tó­ri­ca de paí­ses y de la depre­da­ción sis­te­má­ti­ca de los recur­sos natu­ra­les y el medio ambien­te) finan­cian ONGs y dis­tin­tas orga­ni­za­cio­nes mun­dia­les para «com­ba­tir la des­truc­ción del medio ambien­te».

Orga­ni­za­cio­nes inter­na­cio­na­les del sis­te­ma capi­ta­lis­ta, como el Ban­co Mun­dial o el FMI (recu­rren­te­men­te uti­li­za­das como gen­dar­mes y super­vi­so­res del macro-robo finan­cie­ro a tra­vés del endeu­da­mien­to de los paí­ses más débi­les) son desig­na­das a su vez como baluar­tes inter­na­cio­na­les de la «éti­ca soli­da­ria» y del com­ba­te estruc­tu­ral con­tra la pobre­za en el mun­do.

¿Hay que sor­pren­der­se del Pre­mio Nóbel a Oba­ma?

Para nada: Oba­ma sólo eje­cu­ta lo que su crea­dor, el Impe­rio USA, impu­so como nor­ma de domi­nio acep­ta­da por todo el sis­te­ma: Hablar con la paz, eje­cu­tar con los misi­les.

En esa línea, Oba­ma lle­gó a Oslo a reci­bir el «Nobel de la Paz» cus­to­dia­do por un impre­sio­nan­te apa­ra­to mili­tar que inclu­ye fuer­zas mili­ta­res con­ven­cio­na­les y uni­da­des de des­plie­gue nuclear.

¿Locu­ra, estra­te­gia o doble dis­cur­so?

Todo jun­to: El sis­te­ma capi­ta­lis­ta es una sín­te­sis (como Oba­ma). De día demo­cra­cia y dere­chos huma­nos, de noche exter­mi­nio masi­vo de pobla­ción sobran­te. En un momen­to las iden­ti­da­des se con­fun­den: El sis­te­ma com­pra su pro­pia alie­na­ción, y el «doble dis­cur­so» (el «Hom­bre y la Bes­tia») adquie­ren iden­ti­dad de «nor­ma­li­dad acep­ta­da» por las mayo­rías mun­dia­les.

Ten­gan cui­da­do: El «Hom­bre y la Bes­tia» andan suel­tos por el pla­ne­ta, pero nadie los ve.

La huma­ni­dad, pro­gra­ma­da por el mis­mo sis­te­ma, ya no sabe quién es quién.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *