[Bideoak] ¡Con­tra­ata­que Boli­va­riano! por Hugo Cha­vez



¡Si esto no es el pue­blo, el pue­blo don­de está! Boltxe Kolek­ti­boa

Al cum­plir­se 52 años de aque­lla ges­ta del pue­blo de Vene­zue­la, y muy en espe­cial de su capi­tal, para hon­rar una vez más la letra de nues­tro can­to magno: ¡Seguid el ejem­plo que Cara­cas dio! 23 de enero con sabor, rit­mo y alma popu­lar, 23 de enero que mucho nos dice de toda una nación dis­pues­ta al sacri­fi­cio por su dig­ni­dad y liber­tad.

Pero lo que esta­ba lla­ma­do a ser una épo­ca, aún más, una era de feli­ci­dad y esta­bi­li­dad polí­ti­ca para nues­tra nación, fue trai­cio­na­do en su espí­ri­tu: a la luz de lo que han sido los here­de­ros polí­ti­cos de aque­lla jor­na­da que hoy con­me­mo­ra­mos, pode­mos ase­gu­rar que el esfuer­zo popu­lar fue defrau­da­do para pri­vi­le­giar los viles intere­ses de una cla­se polí­ti­ca, que pron­to mos­tra­ría lo que ver­da­de­ra­men­te era: laca­ya del impe­ria­lis­mo. Hoy, hacien­do un balan­ce, pode­mos decir que da lás­ti­ma ver cómo tan­to empe­ño patrio fue des­vir­tua­do y trai­cio­na­do en fun­ción del repar­to de ser­vi­les cuo­tas de poder.

Bás­te­nos recor­dar lo que escri­bie­ra uno de los ver­da­de­ros héroes de aque­llos días de enero de 1958. En su car­ta de renun­cia al Con­gre­so, del 30 de junio de 1962, Fabri­cio Oje­da –héroe y már­tir del Pue­blo vene­zo­lano- hizo uno de los mejo­res balan­ces crí­ti­cos sobre el 23 de enero de 1958 y sobre sus con­se­cuen­cias:

El 23 de enero, lo con­fie­so a mane­ra de auto­crí­ti­ca crea­do­ra, nada ocu­rrió en Vene­zue­la, a no ser el sim­ple cam­bio de unos hom­bres por otros al fren­te de los des­ti­nos públi­cos. Nada se hizo para erra­di­car los pri­vi­le­gios ni las injus­ti­cias. Quie­nes ocu­pa­ron el Poder, con excep­cio­nes hon­ro­sas, cla­ro está, nada hicie­ron para libe­rar­nos de las coyun­das impe­ria­lis­tas, de la domi­na­ción feu­dal, de la opre­sión oli­gár­qui­ca. Por el con­tra­rio, sir­vie­ron como ins­tru­men­to a aque­llos intere­ses que gra­vi­tan en for­ma nega­ti­va sobre el cuer­po des­fa­lle­cien­te de la Patria.

Patria, Patria, qué gran­de le que­dó en la boca a aque­llos que ter­mi­na­ron por entre­gar nues­tra sobe­ra­nía al mejor pos­tor; Patria, qué gran­de le sigue resul­tan­do a los enanos de sie­te sue­las encar­na­dos hoy en las viu­das y los viu­dos del pun­to­fi­jis­mo. Hoy como nun­ca debe­mos ser vigi­lan­tes en ani­qui­lar todas las per­ver­sas cua­li­da­des que ali­men­ta­ron a un Esta­do al ser­vi­cio de las pre­ben­das y pri­vi­le­gios de una mino­ría a cos­ta de los sacri­fi­cios de la mayo­ría. Tal debe ser nues­tro home­na­je vivo y dia­rio, real, a ese 23 de enero, que has­ta la his­to­ria ofi­cial qui­so arre­ba­tar­nos para siem­pre. Con nues­tra Revo­lu­ción Boli­va­ria­na asis­ti­mos al par­to del Esta­do Socia­lis­ta, que se levan­ta sobre los res­tos de aquel Esta­do Bur­gués, aún mori­bun­do. Este es el trán­si­to que hoy expe­ri­men­ta­mos, el mis­mo trán­si­to que esta­mos obli­ga­dos a seguir pro­fun­di­zan­do, si que­re­mos erra­di­car ver­da­de­ra­men­te los sig­nos de la vie­ja polí­ti­ca, cen­tra­da en el des­pil­fa­rro, la corrup­ción, la buro­cra­cia, el ven­ta­jis­mo y la inefi­cien­cia que aún per­vi­ven infil­tra­dos en las prác­ti­cas actua­les.

II Sólo con una ardien­te pacien­cia con­quis­ta­re­mos la esplén­di­da ciu­dad que dará luz, jus­ti­cia, dig­ni­dad a todos los hom­bres, can­ta­ba ese gran poe­ta fran­cés Arthur Rim­baud. Y vaya que nues­tra Revo­lu­ción ha sabi­do armar­se de pacien­cia, pero sin per­der el fue­go sagra­do puri­fi­ca­dor: la lla­ma que, den­tro de cada uno de noso­tros y noso­tras, nos impul­sa a hacer jus­ti­cia y a dig­ni­fi­car a todos los hom­bres y muje­res de Vene­zue­la; para que nues­tro pue­blo alcan­ce la mayor suma de feli­ci­dad que se mere­ce.

Fue esa mis­ma lla­ma la que infla­mó de ver­güen­za patria a la gran mayo­ría de tra­ba­ja­do­res y tra­ba­ja­do­ras de la cade­na de hiper­mer­ca­dos Éxi­to, obli­gán­do­nos a tomar medi­das con la pron­ti­tud que exi­gían los hechos.

Lo he dicho infi­ni­dad de veces: no vaci­la­re­mos a la hora de cas­ti­gar a quie­nes se bur­lan de nues­tras leyes; a quie­nes creen que pue­den jugar impu­ne­men­te con las nece­si­da­des más ele­men­ta­les de nues­tro pue­blo; a quie­nes delin­quen a tra­vés de la espe­cu­la­ción, el aca­pa­ra­mien­to y el des­abas­te­ci­mien­to.

Los ali­men­tos no son mer­can­cía, lo reite­ro, y tam­po­co lo son aque­llos pro­duc­tos de los cua­les depen­de en mucho la vida dia­ria de la pobla­ción.

Quie­ro, por tan­to, hacer un lla­ma­do a todos los tra­ba­ja­do­res y tra­ba­ja­do­ras, para que nos ayu­den en esta gue­rra que le hemos decla­ra­do a esta varian­te de la delin­cuen­cia de cue­llo blan­co: a estos pillos que pre­ten­den pasar por comer­cian­tes o indus­tria­les.

A los ver­da­de­ros comer­cian­tes e indus­tria­les del país quie­ro invi­tar­los, tam­bién, a unir­se a esta bata­lla patria: se tra­ta del bene­fi­cio de todos, más allá de los tin­tes polí­ti­cos y las dife­ren­cias ideo­ló­gi­cas que poda­mos tener.

III Fue en el gran acto de fir­ma de la Con­ven­ción Colec­ti­va Petro­le­ra 2009 – 2011 de PDVSA don­de, igual­men­te, rubri­qué el decre­to que orde­na la expro­pia­ción de los hiper­mer­ca­dos Éxi­to. Dos bue­nas nue­vas para la cla­se tra­ba­ja­do­ra de Vene­zue­la y para nues­tro pue­blo como tota­li­dad, inclu­yen­do a los com­pa­trio­tas que nos adver­san, como con­se­cuen­cia de la cam­pa­ña a la que son some­ti­dos, día y noche, por la mayo­ría de los medios de comu­ni­ca­ción pri­va­dos.

La Con­ven­ción Colec­ti­va de PDVSA tie­ne como pro­pó­si­to fun­da­men­tal otor­gar bene­fi­cios inte­gra­les al tra­ba­ja­dor petro­le­ro, más allá de la pers­pec­ti­va eco­no­mi­cis­ta intrín­se­ca al capi­ta­lis­mo, a tra­vés de un esque­ma de retri­bu­cio­nes por el tra­ba­jo, cen­tra­do en la satis­fac­ción de las nece­si­da­des espi­ri­tua­les y mate­ria­les de los tra­ba­ja­do­res.

Dare­mos el todo por el todo por la tran­qui­li­dad de la colec­ti­vi­dad y la dig­ni­fi­ca­ción de todos los ciu­da­da­nos y ciu­da­da­nas y, por supues­to, de nues­tras ciu­da­des. En este sen­ti­do, esta sema­na inau­gu­ra­mos una obra extra­or­di­na­ria y sin ante­ce­den­tes en Vene­zue­la: el Metro­ca­ble de San Agus­tín. Una obra que es viva demos­tra­ción de la Cara­cas que está cam­bian­do en reali­dad y en ver­dad.

Por pri­me­ra vez, un gran por­cen­ta­je de las rique­zas pro­ve­nien­tes de nues­tros hidro­car­bu­ros son inver­ti­das en gran­des obras para nues­tro pue­blo, en aten­ción a esa línea de fuer­za que tan­to pre­go­na­ran hom­bres de bue­na volun­tad en el siglo pasa­do: la siem­bra del petró­leo. Y vaya que la cose­cha ya comien­za a mos­trár­se­nos en San Agus­tín, y en tan­tas otras par­tes, por­que como decía el Che: “cuan­do lo extra­or­di­na­rio se hace coti­diano es por­que esta­mos en Revo­lu­ción”.

IV No exis­te nin­gún fata­lis­mo his­tó­ri­co que con­de­ne, a per­pe­tui­dad, al valien­te y tenaz pue­blo hai­tiano. No exis­te tal mal­di­ción, sal­vo en la men­te enfer­ma del archi­co­no­ci­do pre­di­ca­dor Pat Rober­tson. Su refle­xión caver­na­ria, pue­ril y rebo­san­te de igno­ran­cia no es más que otro esla­bón en la estra­te­gia de “poder inte­li­gen­te” (smart power), a tra­vés del cual el Impe­rio está rea­li­zan­do la más infa­me de sus inva­sio­nes mili­ta­res.

Es ver­da­de­ra­men­te indig­nan­te el per­fil noti­cio­so de las gran­des agen­cias de infor­ma­ción en el dolo­ro­so caso de Hai­tí. Hablan, con cíni­co asom­bro, de una Hai­tí devas­ta­da, cuan­do la devas­ta­ción no revis­te nove­dad algu­na para el sufri­do pue­blo hai­tiano, cuan­do la devas­ta­ción ha sido pro­du­ci­da pre­ci­sa­men­te por la inter­ven­ción impe­ria­lis­ta y la impo­si­ción del capi­ta­lis­mo más depre­da­dor sobre ese her­mano país del Cari­be. Ade­más, como par­te inte­gral de la estra­te­gia inter­ven­cio­nis­ta, tra­tan de ven­der­nos la ima­gen de una muy “huma­ni­ta­ria” misión esta­dou­ni­den­se. Tan “huma­ni­ta­ria” es que lle­va un muy pesa­do car­ga­men­to de mari­nes, no pre­ci­sa­men­te pre­pa­ra­dos en ope­ra­cio­nes de res­ca­te. ¡Son tro­pas entre­na­das para inva­dir, para matar!

La reali­dad es que las tro­pas grin­gas con­tro­lan hoy el terri­to­rio hai­tiano. Han toma­do el Pala­cio de Gobierno, el Pala­cio Legis­la­ti­vo y con­tro­lan el aero­puer­to inter­na­cio­nal a su anto­jo.

Y mien­tras un gru­po de nacio­nes sobe­ra­nas lucha­mos por incre­men­tar la ayu­da huma­ni­ta­ria, el empe­ño del Coman­do Sur se afin­ca en el incre­men­to de la pre­sen­cia mili­tar del Impe­rio.

Esta­mos ante una mani­fes­ta­ción del con­tra­ata­que impe­rial sobre Amé­ri­ca Lati­na y El Cari­be. Una trian­gu­la­ción fatal se ges­ta entre Colom­bia, Hon­du­ras y la ocu­pa­da Hai­tí. Tres ver­sio­nes de la nue­va estra­te­gia de inter­ven­ción yan­qui en sue­lo nues­tro­ame­ri­cano.

La patria de Tous­saint L’Ou­ver­tu­re sufre un nue­vo capí­tu­lo de dolor, mise­ria y aban­dono. Pero en esta hora acia­ga, el pue­blo hai­tiano está demos­tran­do su cora­je y su dig­ni­dad: allí está el lumi­no­so ejem­plo de los bata­llo­nes de res­ca­tis­tas, que se han cons­ti­tui­do espon­tá­nea­men­te y que han pro­ta­go­ni­za­do ya muchas ope­ra­cio­nes de res­ca­te y sal­va­men­to; allí está el no menos lumi­no­so ejem­plo de abne­ga­ción de los médi­cos hai­tia­nos for­ma­dos en Cuba.

Nues­tro her­mano Álva­ro Gar­cía Line­ra, vice­pre­si­den­te de la inde­te­ni­ble Boli­via, que hoy cele­bra un segun­do man­da­to del gran Evo Mora­les, puso los pun­tos sobre las íes al denun­ciar a la fuer­za inva­so­ra grin­ga “que no sal­va vidas, que no lle­va ali­men­tos, que no levan­ta los escom­bros, que no reco­ge cadá­ve­res, sino que sim­ple­men­te está ahí para hacer una pre­sen­cia mili­tar, y nues­tro temor es que esa pre­sen­cia mili­tar quie­ra con­ver­tir­se en per­ma­nen­te”.

Ésta es, cómo dudar­lo, otra agre­sión con­tra nues­tra Amé­ri­ca, con­tra la sobe­ra­nía de El Cari­be, con­tra la Alian­za Boli­va­ria­na y sobre todo con­tra el pue­blo hai­tiano: un pue­blo en bús­que­da de su dig­ni­dad secues­tra­da, humi­lla­da y vio­la­da por la ambi­ción impe­rial, colo­nia­lis­ta y neo­co­lo­nia­lis­ta, que no per­do­na —y que jamás lo hará— el muy obje­ti­vo hecho de que el pue­blo negro, afri­cano y cari­be­ño de Hai­tí fue el pri­me­ro en sacu­dir­se las viles cade­nas de la escla­vi­tud. El mis­mo pue­blo que se con­vir­tió en el más deci­di­do impul­sor de la cau­sa inde­pen­den­tis­ta de Nues­tra Amé­ri­ca, cuan­do el inmen­so Ale­jan­dro Petión le dio todo el apo­yo mate­rial y moral, sin nin­gu­na cla­se de con­di­cio­nes, a un Bolí­var des­te­rra­do y con la caí­da de la Segun­da Repú­bli­ca a cues­tas.

Dice un her­mo­so graf­fi­ti en las calles de Cara­cas: “Ayu­de­mos al pue­blo que ayu­dó a Bolí­var”. Siga­mos ayu­dán­do­lo de cora­zón y con gene­ro­si­dad: siga­mos encar­nan­do el espí­ri­tu boli­va­riano.

No en vano Hai­tí fue, como bien dije­ra nues­tro Orlan­do Arau­jo, “el Alma Mater de nues­tra Inde­pen­den­cia”. Ten­go ple­na con­fian­za en la fuer­za his­tó­ri­ca del Pue­blo hai­tiano: la fuer­za que lo hará levan­tar­se a pesar de tan­ta adver­si­dad.

A los patrio­tas y las patrio­tas de nues­tra Amé­ri­ca no nos que­da otra vía que recu­rrir a la estra­te­gia per­fec­ta: ¡Con­tra­ata­que popu­lar a todo lo lar­go del fren­te de bata­lla!

El 22 de enero, allá en las altu­ras de Boli­via, con un Evo Mora­les ini­cian­do un nue­vo perio­do de Gobierno Socia­lis­ta y con un pue­blo des­bor­dan­do aque­llos espa­cios, don­de nues­tro padre Bolí­var sin­tió el “amor más desen­fre­na­do de liber­tad”, ini­cia­mos la con­tra­ofen­si­va inter­na­cio­nal de este año 2010, Bicen­te­na­rio del ini­cio de esta revo­lu­ción de Inde­pen­den­cia.

Y ayer, 23 de enero, con la gran mar­cha patrio­ta, ver­da­de­ra marea roja, se des­ató el Hura­cán Boli­va­riano, que reco­rre­rá Vene­zue­la todo este año ben­di­to.

¡Comen­zó el con­tra­ata­que Boli­va­riano!
¡Oli­gar­cas tem­blad!
¡Ven­ce­re­mos!

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *