Doce comen­ta­rios sobre Marx y Bolí­var por Mar­ce­lo Pamapa

He leí­do plan­tea­mien­tos recien­tes de com­pa­ñe­ros corres­pon­sa­les de la ABP y por azar he coin­ci­di­do en la inquie­tud de escri­bir sobre los mis­mos temas. Me lla­ma la aten­ción el deba­te sobre la cuar­ta y la quin­ta inter­na­cio­nal y el pro­ble­ma del opor­tu­nis­mo, lo mis­mo que el tema de las hete­ro­do­xias en la izquier­da. No deseo ahon­dar en dife­ren­cias sino hacer unas refle­xio­nes gene­ra­les en la nece­si­dad de uni­fi­car con­cep­tos con­tra el enemi­go de la huma­ni­dad en su conjunto.

El capi­ta­lis­mo en la expre­sión del impe­ria­lis­mo Esta­di­nen­se. Aquí está mi apor­te en el que no pre­veo dis­tin­cio­nes sus­tan­cia­les con los com­pa­ñe­ros, aun­que tal vez las dife­ren­cias sean de forma.

1)-El pen­sa­mien­to Mar­xis­ta y Boli­va­riano siem­pre han esta­do vigen­tes y han cobra­do reno­va­do vigor en épo­cas de cri­sis sis­té­mi­cas e ideo­ló­gi­cas como las actua­les. Ela­bo­ra­das doc­tri­nas del impe­ria­lis­mo en mate­ria de eco­no­mía (libre cam­bio, Esta­do Key­ne­siano, neo­li­be­ra­lis­mo, “la Ter­ce­ra vía”) y polí­ti­ca (des­tino mani­fies­to y doc­tri­na Mon­roe) han per­di­do su vali­dez y su efi­ca­cia en la actual fase de pla­ne­ta­ri­za­ción del capi­ta­lis­mo sal­va­je. Estas doc­tri­nas han sido suplan­ta­das por retó­ri­cas sim­plis­tas como lo son “la lucha infi­ni­ta con­tra el terro­ris­mo” y el nar­co­trá­fi­co entre otras; con lo que se demues­tra la cri­sis defi­ni­ti­va de la men­ta­li­dad bur­gue­sa (para­fra­sean­do al aca­dé­mi­co argen­tino José Luis Rome­ro ) y la des­es­truc­tu­ra­ción teó­ri­ca e inte­lec­tual de los defen­so­res del sis­te­ma; cuya legi­ti­mi­dad ideo­ló­gi­ca se asien­ta en los sedi­men­tos sico­ló­gi­cos de supers­ti­cio­nes per­ver­sas here­da­das duran­te muchos siglos de oscu­ran­tis­mo e ignorancia.

En la prác­ti­ca, el poder se man­tie­ne y se ejer­ce median­te el ejer­ci­cio abier­to de la vio­len­cia y la gue­rra con­tra los pue­blos des­va­li­dos del mun­do y el terro­ris­mo de Esta­do; hechos en los cua­les una serie de dis­cur­sos hipó­cri­tas, mani­queos y estú­pi­dos hacen carre­ra mien­tras se espe­cia­li­zan en ame­na­zas abier­tas y vela­das a tra­vés de aque­lla sim­plo­ne­ría gans­te­ril que en oca­sio­nes pro­du­ce hila­ri­dad cuan­do rayan en lo can­tin­fles­co. Alva­ro Uri­be y el infla­do minis­tri­co de defen­sa Gabriel Sil­va Luján son un buen ejem­plo de ello, éste últi­mo con sus fre­cuen­tes sali­das de chistorete.

2) ‑Pero reto­man­do la idea cen­tral, cabe hacer un par de pre­ci­sio­nes. El mar­xis­mo, en lo que tie­ne que ver con ins­tru­men­tos con­cep­tua­les de denun­cia y como crí­ti­ca cien­tí­fi­ca, radi­cal y revo­lu­cio­na­ria del capi­ta­lis­mo esta­rá vigen­te has­ta el fin de esta for­ma­ción eco­nó­mi­co social cuyas leyes de desa­rro­llo Marx y Engels des­cu­brie­ron. Es aná­lo­go a cuan­do cier­tas fun­cio­nes de un obje­to se inu­ti­li­zan por­que aque­llo para lo cual han sido crea­das des­apa­re­cen. El mar­xis­mo cobra mayor vita­li­dad espe­cial­men­te des­pués del derrum­be del muro de Ber­lín hacia 1989 pese a que muchos se ale­gra­ron cuan­do algu­nos qui­sie­ron “sepul­tar­le” mien­tras ento­na­ban cán­ti­cos de bien­ve­ni­da al “Fin de la his­to­ria”, incons­cien­tes de que en reali­dad ésta toma­ba otros derroteros.

El pen­sa­mien­to boli­va­riano tam­bién adquie­re mayor sig­ni­fi­ca­ción des­de éstas mis­mas fechas por cuan­to el impe­ria­lis­mo esta­di­nen­se, des­pués de con­su­ma­da la diso­lu­ción del blo­que sovié­ti­co, su gran enemi­go his­tó­ri­co y sobre el cual había pro­yec­ta­do todos sus esfuer­zos des­de el fin de la 2da gue­rra mun­dial; bus­ca nue­vos enemi­gos en el sur del mun­do. Esto tenien­do en cuen­ta la indis­cu­ti­ble voca­ción anti­im­pe­ria­lis­ta y anti­co­lo­nia­lis­ta del Bolivarismo.

3)- Para entrar más en mate­ria, diré que la his­to­rio­gra­fía son los rela­tos de los hechos del pasa­do que yacen escri­tos en los libros, los cua­les son solo una par­te impor­tan­te de la his­to­ria huma­na. En vis­ta de que el mar­xis­mo ense­ña a pen­sar y a enten­der las socie­da­des en per­ma­nen­te movi­mien­to, se asu­me que el pre­sen­te humano y social, aquel que los sen­ti­dos per­ci­ben, del que coti­dia­na­men­te se hace par­te y en el que los indi­vi­duos per­ma­ne­cen inmer­sos, se cons­ti­tu­ye en un entra­ma­do de rela­cio­nes vita­les que se hallan en per­ma­nen­te movi­mien­to o sea, el pre­sen­te y su actuar es tam­bién his­tó­ri­co. Sin embar­go, se tie­ne en cuen­ta que el pre­sen­te social tie­ne unas cau­sas, unos orí­ge­nes es decir, un pasa­do. Un pasa­do indi­vi­dual que se remon­ta a la niñez y a todas las actua­cio­nes de un suje­to, y a un pasa­do colec­ti­vo que se remon­ta a todas las gene­ra­cio­nes pre­ce­den­tes, las cua­les solo es posi­ble cono­cer des­de el pre­sen­te y a tra­vés de la tra­di­ción oral, la media­ción de los libros y las ins­ti­tu­cio­nes. Así se cono­ce de la expe­rien­cia que dichas gene­ra­cio­nes han lega­do. Su cien­cia, su tec­no­lo­gía, su eco­no­mía, su polí­ti­ca, cono­ci­mien­to, creen­cias, ideas, valo­res, expe­rien­cias de lucha etc. De todo ello se sabe y se dis­cier­ne, se pien­sa y se actúa en con­se­cuen­cia o en con­tra­vía, depen­de del lado del que se esté y de las circunstancias.

Ello ocu­rre en vir­tud de la memo­ria, que es a su vez indi­vi­dual y colec­ti­va. Por ello la his­to­ria es todo. El pasa­do y el pre­sen­te. La expe­rien­cia indi­vi­dual y colec­ti­va. Saber que toda la his­to­ria de la huma­ni­dad es la lucha de cla­ses; es un refe­ren­te y un indi­ca­dor de con­cien­cia en el sen­ti­do de cual es el lugar que se ocu­pa en la socie­dad capi­ta­lis­ta. La del pro­duc­tor, la del dis­tri­bui­dor, la del asa­la­ria­do y explo­ta­do, etc, etc. De ahí que la his­to­rio­gra­fía sea cul­tu­ra polí­ti­ca y un efi­caz ins­tru­men­to de trans­for­ma­ción revo­lu­cio­na­ria del pre­sen­te. La que apor­ta infor­ma­ción y for­ma­ción polí­ti­ca al com­ba­tien­te revo­lu­cio­na­rio y al inte­lec­tual comprometido.

4) – Los acon­te­ci­mien­tos relie­van­tes del pasa­do, que no solo exis­ten en la his­to­rio­gra­fía sino que han dado for­ma jurí­di­ca a instituciones(estructuras mora­les) y en bue­na par­te de los casos, han ori­gi­na­do tras­cen­den­ta­les lega­dos de lucha y rebe­lión con­tra las for­mas opro­bio­sas de some­ti­mien­to; dichos acon­te­ci­mien­tos deben con­tex­tua­li­zar­se en sus debi­das dimen­sio­nes espa­cio tem­po­ra­les. Por ejem­plo: Bolí­var fue un gran gue­rre­ro anti­im­pe­ria­lis­ta y anti­co­lo­nia­lis­ta lati­no­ame­ri­cano del siglo XIX, que ha deja­do un gran lega­do polí­ti­co, jurí­di­co y moral. Marx, un extra­or­di­na­rio pen­sa­dor revo­lu­cio­na­rio euro­peo, (ale­mán para mas señas) del siglo XIX, que tam­bién ha deja­do un gran lega­do teó­ri­co prác­ti­co para la humanidad.
5)- Bolí­var nun­ca se ente­ró que Marx exis­tía por­que a su muer­te en 1830 éste tenia ape­nas 12 años y ade­más de estar dis­tan­cia­dos por el tiem­po lo estu­vie­ron por la geo­gra­fía, la idio­sin­cra­sia y por­que no decir­lo, por los pre­jui­cios que son nor­ma­les en todos los seres huma­nos. Marx se ente­ró que Bolí­var había exis­ti­do pero des­de muy lejos, y a ries­go de estar mal infor­ma­do. Es indu­da­ble que éste se equi­vo­có sobre Bolí­var así como sobre muchas otras cosas, algu­nas equi­vo­ca­cio­nes que él mis­mo reco­no­ció por­que era un cien­tí­fi­co (no un reli­gio­so) que ense­ña­ba a pen­sar crí­ti­ca y auto­crí­ti­ca­men­te los pro­ce­sos, pues su pen­sa­mien­to era dia­léc­ti­co y a algo así hay que “parar­le bolas”. Si sus ener­gías vita­les le hubie­sen alcan­za­do para vivir unos vein­te años mas (en reali­dad murió sien­do rela­ti­va­men­te joven) hay que estar segu­ros que su apor­te teó­ri­co (que inclu­ye el de Engels) había sido obvia­men­te mucho mas com­ple­to que el que dejó como lega­do, y a lo mejor habría reco­no­ci­do en su debi­do momen­to algu­nos erro­res que hoy en día algu­nos lamen­tan. Sin embar­go, hoy no se ten­dría la capa­ci­dad de la auto­crí­ti­ca para cam­biar y mejo­rar e inclu­so, de tener la arro­gan­cia de cri­ti­car­lo a él con argu­men­tos sóli­dos, si no fue­se por cuen­ta de él mismo.
Por­qué? por­que la crí­ti­ca y la auto­crí­ti­ca nutrie­ron y nutren su pen­sa­mien­to, de ahí que resul­ta­ra ape­nas lógi­co que des­pués de la extin­ción físi­ca de Marx se pro­du­je­ra un valio­so enri­que­ci­mien­to teó­ri­co prác­ti­co lo cual le ha con­ver­ti­do en una corrien­te de pen­sa­mien­to uni­ver­sal, hete­ro­do­xo y anti­dog­má­ti­co. Marx, ade­más del apor­te inves­ti­ga­ti­vo seña­la­do mas arri­ba y de par­ti­ci­par acti­va­men­te en acti­vi­da­des revo­lu­cio­na­rias, con su capa­ci­dad inte­lec­tual ofre­ció la pers­pec­ti­va de una solu­ción deci­si­va a los pro­ble­mas de la huma­ni­dad, lo que hoy cobra su vigen­cia más trascendental.

El socia­lis­mo y el comunismo.

6)- Pero qué podría seña­lar­se de paso, como equí­vo­cos del gran Marx en su momen­to, tenien­do en cuen­ta sus nor­ma­les con­di­cio­na­mien­tos socio­cul­tu­ra­les, e inclu­so sus pre­jui­cios? Tal vez cier­ta noción lineal de la his­to­ria. Que todas las socie­da­des evo­lu­cio­nan en la mis­ma direc­ción, y pasan­do en el mis­mo orden por las mis­mas fases de desa­rro­llo. Tal vez pen­sar que las revo­lu­cio­nes socia­lis­tas se iban a pro­du­cir pri­me­ro en los paí­ses del capi­ta­lis­mo desa­rro­lla­do don­de empe­za­ba a sur­gir una cla­se obre­ra moder­na, o salu­dar como posi­ti­vo el colo­nia­lis­mo inglés en la india, vién­do­lo como un pro­ce­so dolo­ro­so pero “nece­sa­rio” etc; O decir por ejem­plo, que las gue­rras son par­te­ras de his­to­ria, en fin. No debe olvi­dar­se que es un hom­bre del siglo XIX y que pese a ello, un poco con­tra­dic­to­ria­men­te con lo ante­rior, en una car­ta de res­pues­ta a un inte­lec­tual ruso de ape­lli­do Daniel­son, admi­tió que él no había pre­ten­di­do fun­dar una filo­so­fía de la his­to­ria para todo tiem­po y lugar, por­que sabia que en cada país los pro­ce­sos son con­cre­ta­men­te dife­ren­tes; que para alcan­zar el socia­lis­mo no exis­ten las vías úni­cas y que inclu­so en Rusia, un pun­to de par­ti­da podrían ser las comu­nas cam­pe­si­nas con lo que obvia­ba como solu­ción el tema del pro­le­ta­ria­do moderno como el úni­co suje­to lla­ma­do a hacer la revolución.

7)- Está vis­to que las revo­lu­cio­nes socia­lis­tas no se die­ron en los paí­ses del capi­ta­lis­mo avan­za­do como él había pen­sa­do. En el siglo XX y en el pri­mer mun­do, el esta­do key­ne­siano o de Bien­es­tar, bajo el man­do de gobier­nos social demó­cra­tas vali­da­ron para si mis­mos el dis­cur­so de la izquier­da, el socia­lis­mo y los dere­chos huma­nos. Pero ello ya fra­ca­só hacia los años 70s, y aho­ra sus here­de­ros le apli­can reto­ques y pañi­tos de agua tibia al ya mori­bun­do neo­li­be­ra­lis­mo en el mis­mo nom­bre de la izquierda.

Las revo­lu­cio­nes socia­lis­tas del siglo XX ocu­rrie­ron todas en el lla­ma­do ter­cer mun­do, y no era para menos, pues en ellos la explo­ta­ción y el some­ti­mien­to siem­pre han alcan­za­do los nive­les mas opro­bio­sos y dra­má­ti­cos. Si la huma­ni­dad actual tuvie­se la for­tu­na de que per­so­nas como Karl Marx hubie­sen vivi­do eda­des Matu­sa­lé­ni­cas, nues­tro hom­bre habría sido el pri­me­ro en admi­tir que se equi­vo­có hace mas de 150 años en lo refe­ren­te al lugar don­de ocu­rri­rían las revo­lu­cio­nes socia­lis­tas. Tam­bién sería el pri­me­ro que hoy esta­ría apo­yan­do con sus refle­xio­nes y actua­cio­nes las luchas anti­ca­pi­ta­lis­tas y anti impe­ria­lis­tas en todo el mun­do, e inclu­so, haría bas­tan­te tiem­po habría hecho las paces con Simón Bolí­var (a quien había til­da­do de “tirano, emu­la­dor de napo­león” etc).

Como esto últi­mo es solo una alu­sión fic­ti­cia y lite­ra­ria, no tie­ne nada de extra­ño que en las actua­les cir­cuns­tan­cias his­tó­ri­cas que ter­mi­nan sien­do real­men­te deci­si­vas, ambas corrien­tes de pen­sa­mien­to hayan con­ver­gi­do. El enemi­go de la huma­ni­dad en su con­jun­to, obli­ga a los revo­lu­cio­na­rios a madu­rar y a depu­rar­se de ele­men­tos intras­cen­den­tes de dis­cu­sión, como por ejem­plo; vie­jas ren­ci­llas per­so­na­les here­da­das de per­so­na­jes impor­tan­tes que ni siquie­ra vivie­ron en los mis­mos con­tex­tos his­tó­ri­cos y geo­grá­fi­cos , ni per­te­ne­cie­ron al mis­mo espa­cio cultural.

8) ‑Con­se­cuen­te con el hecho de que la lucha de cla­ses se pre­sen­ta de mane­ras dife­ren­tes en cada país, en obe­dien­cia a par­ti­cu­la­ri­da­des his­tó­ri­cas con­cre­tas, Marx no pasó por alto el hecho de que algu­nos sec­to­res cul­tos de la bur­gue­sía ter­mi­na­ran iden­ti­fi­cán­do­se con las luchas del pro­le­ta­ria­do, com­pro­me­tién­do­se. En algún apar­te de la ideo­lo­gía ale­ma­na refle­xio­na sobre esto, y aun­que no es exac­ta­men­te este el caso de Bolí­var, cabe des­ta­car de éste su papel de inte­lec­tual pro­gre­sis­ta com­pro­me­ti­do, con­duc­tor y lucha­dor anti­im­pe­ria­lis­ta y anti­co­lo­nia­lis­ta, un pen­sa­mien­to y un actuar revo­lu­cio­na­rio para la reali­dad his­tó­ri­ca y socio­eco­nó­mi­ca con­cre­ta de tipo feu­dal y medie­val de su tiem­po. Sobre ello, apar­te de Lenin, Anto­nio Grams­ci y muchos otros que por razo­nes de espa­cio no men­cio­na­ré, exis­ten sobra­das evi­den­cias de que en Amé­ri­ca Lati­na, Bolí­var no ha sido la excep­ción de que inte­lec­tua­les, e inclu­so sacer­do­tes hayan sido y sean con­duc­to­res revolucionarios.

9)- Pero vol­vien­do a Bolí­var, en sus res­pec­ti­vas limi­ta­cio­nes espa­cio­tem­po­ra­les, (Ame­ri­ca y un frag­men­to de su his­to­ria ) como natu­ral gue­rre­ro, es un teó­ri­co prác­ti­co y un estra­te­ga que pla­ni­fi­ca. Podría decir­se que de cier­ta for­ma fue un leni­nis­ta por­que com­bi­nó for­mas de lucha, y por­que debió hacer alian­zas estra­té­gi­cas y tran­si­to­ria con ele­men­tos que a la pos­tre iban a ser sus enemi­gos per­so­na­les, (Páez, San­tan­der, entre otros) y por ende de los pro­yec­tos de inte­gra­ción lati­no­ame­ri­ca­na, algo que él de ante­mano no igno­ra­ba por­que era un polí­ti­co prag­má­ti­co. Obvia­men­te no podía ser un socia­lis­ta en sen­ti­do estric­to o un anti­im­pe­ria­lis­ta en sen­ti­do leni­nis­ta, por­que no estu­vo enfren­ta­do al impe­ria­lis­mo capi­ta­lis­ta el cual teo­ri­za y enfren­ta el gran esta­dis­ta y revo­lu­cio­na­rio ruso, sino que como está dicho, estu­vo enfren­ta­do a las fuer­zas de un gran impe­rio feu­dal y medie­val cuya fase his­tó­ri­ca es pre­mo­der­na y pre­ca­pi­ta­lis­ta, pese a que la eco­no­mía espa­ño­la ya en aque­lla épo­ca era la base del desa­rro­llo del capi­ta­lis­mo en Ingla­te­rra y los demás esta­dos europeos.
11)- El pen­sa­mien­to de Bolí­var se nutrió del lega­do racio­na­lis­ta y pro­gre­sis­ta del siglo de las luces y de la revo­lu­ción Fran­ce­sa y los dere­chos del hom­bre, por lo que podría defi­nir­se como un pen­sa­mien­to moderno libe­ral, pro­gre­sis­ta y de avan­za­da, que hace énfa­sis en la liber­tad y en la auto­no­mía de los pue­blos para ele­gir a sus gober­nan­tes, cuyo poder deci­so­rio ya no repo­sa en los aris­tó­cra­tas y reyes ele­gi­dos por heren­cias de san­gre y encu­bier­tos de aureo­las de mistificación.

De ahí que exis­ta en él una espe­cial preo­cu­pa­ción por las demo­cra­cias autén­ti­cas y par­ti­ci­pa­ti­vas en la con­fi­gu­ra­ción del Esta­do, lo mis­mo que en la edu­ca­ción lai­ca. El pen­sa­mien­to mar­xis­ta clá­si­co por su par­te, fue fru­to de la refle­xión sobre el pen­sa­mien­to racio­na­lis­ta bur­gués de la épo­ca. La filo­so­fía clá­si­ca ale­ma­na, el socia­lis­mo utó­pi­co fran­cés y la eco­no­mía polí­ti­ca ingle­sa. Algo así como una con­tra­dic­ción dia­léc­ti­ca del pen­sa­mien­to bur­gués; y es así como se va posi­bi­li­tan­do la con­ver­gen­cia de dos gran­des corrien­tes de ideas uni­ver­sa­les hacia Amé­ri­ca lati­na, ya que a fina­les del siglo XIX y prin­ci­pios del siglo XX, duran­te la con­fi­gu­ra­ción de los pri­me­ros Esta­dos lati­no­ame­ri­ca­nos median­te la adop­ción de idea­rios libe­ra­les alre­de­dor de la liber­tad de pen­sa­mien­to, éstos faci­li­ta­ron la tra­duc­ción al espa­ñol y la difu­sión de los clá­si­cos del mar­xis­mo, ori­gi­nan­do la tam­bién hete­ro­do­xa y a veces anta­gó­ni­ca ver­tien­te del mar­xis­mo lati­no­ame­ri­cano. (José María Argue­das, etc, etc).

12)- Bolí­var, ade­más de lo ante­rior­men­te expues­to y de su pra­xis anti­im­pe­ria­lis­ta en su lucha con­tra el colo­nia­lis­mo espa­ñol, y polí­ti­ca­men­te con­tra el impe­ria­lis­mo ame­ri­cano; ( “los EEUU pare­cie­ran esco­gi­dos por la pro­vi­den­cia para pla­gar de ham­bre y mise­ria a las Amé­ri­cas en nom­bre de la liber­tad”) se for­ta­le­ce en el plan­tea­mien­to y lla­ma­do a la inte­gra­ción, que bien podría com­ple­men­tar­se con aquel lla­ma­do que hace Marx en el mani­fies­to comu­nis­ta: “Pro­le­ta­rios de todos los paí­ses, uníos”.

Debe des­ta­car­se que aún en medio del extra­or­di­na­rio atra­so eco­nó­mi­co, polí­ti­co, cul­tu­ral e inte­lec­tual de su épo­ca, Bolí­var fue un viden­te de las ideas avan­za­das que a dife­ren­cia de otros gran­des lucha­do­res e inde­pen­den­tis­tas lati­no­ame­ri­ca­nos como por ejem­plo el gene­ral San Mar­tín; no qui­so reem­pla­zar los virrei­na­tos de Suda­mé­ri­ca por Monar­quías copia­das y cal­ca­das del deca­den­te impe­rio espa­ñol y de Por­tu­gal, (como lo fue­ron el caso del Bra­sil y Méxi­co) sino que luchó y defen­dió la crea­ción de una gran Repú­bli­ca pre­si­den­cia­lis­ta y un solo esta­do moderno, inte­gra­do y admi­nis­tra­do demo­crá­ti­ca­men­te por repre­sen­tan­tes de colec­ti­vi­da­des regio­na­les cuyas raí­ces his­tó­ri­cas, cul­tu­ra­les y lin­guís­ti­cas fue­sen comu­nes, tam­bién en razón de haber sido some­ti­dos a la escla­vi­tud por los impe­ria­lis­tas espa­ño­les y sus aliados.

12) ‑Esta con­cep­ción de Esta­do y de gobierno, no solo fue revo­lu­cio­na­rio en su épo­ca sino que hoy lo sigue sien­do, pues­to que la domi­na­ción del capi­ta­lis­mo nor­te­ame­ri­cano sobre nues­tra Amé­ri­ca (como decía Mar­tí) que Bolí­var vis­lum­bró, hoy per­sis­te en divi­dir y en frag­men­tar. Marx y Bolí­var actual­men­te son his­tó­ri­ca, polí­ti­ca e ideo­ló­gi­ca­men­te impres­cin­di­bles y com­ple­men­ta­rios como han lle­ga­do a ser­lo el mar­xis­mo y el psi­co­aná­li­sis, el mar­xis­mo y el cris­tia­nis­mo que pare­cían estar en las antí­po­das. Como pue­den lle­gar a ser­lo Mar­tí, Bolí­var y San Mar­tín. Lenin y Trosky. El Ché y Mao. Espar­ta­co y Túpac Ama­ru. Mar­tin Luther King y Nel­son Man­de­la. Manuel Maru­lan­da Vélez y San­dino etc,
La his­to­ria de la huma­ni­dad es la lucha de cla­ses, pero esta hoy alcan­za dimen­sio­nes supra esta­ta­les, trans­na­cio­na­les y/​o uni­ver­sa­les, cuan­do la con­fron­ta­ción en todos los espa­cios, órde­nes y nive­les se da entre el impe­ria­lis­mo y los pue­blos del sur del mun­do. Adquie­re dife­ren­tes expre­sio­nes no nece­sa­ria­men­te estruc­tu­ra­das y debi­da­men­te orga­ni­za­das, aun­que a veces se les cali­fi­quen de espon­ta­neís­tas. Las con­fron­ta­cio­nes en el nivel ideo­ló­gi­co y cul­tu­ral sur­gen como efec­to de las luchas con­cre­tas de los hom­bres de car­ne y hue­so, pero éstas se modi­fi­can y cam­bian de esce­na­rios con el paso del tiem­po, en vis­ta de que la his­to­ria se mue­ve por­que las socie­da­des están en per­ma­nen­te movimiento. .

Autor. Mar­ce­lo Pampa

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.