Doce comen­ta­rios sobre Marx y Bolí­var por Mar­ce­lo Pama­pa

He leí­do plan­tea­mien­tos recien­tes de com­pa­ñe­ros corres­pon­sa­les de la ABP y por azar he coin­ci­di­do en la inquie­tud de escri­bir sobre los mis­mos temas. Me lla­ma la aten­ción el deba­te sobre la cuar­ta y la quin­ta inter­na­cio­nal y el pro­ble­ma del opor­tu­nis­mo, lo mis­mo que el tema de las hete­ro­do­xias en la izquier­da. No deseo ahon­dar en dife­ren­cias sino hacer unas refle­xio­nes gene­ra­les en la nece­si­dad de uni­fi­car con­cep­tos con­tra el enemi­go de la huma­ni­dad en su con­jun­to.

El capi­ta­lis­mo en la expre­sión del impe­ria­lis­mo Esta­di­nen­se. Aquí está mi apor­te en el que no pre­veo dis­tin­cio­nes sus­tan­cia­les con los com­pa­ñe­ros, aun­que tal vez las dife­ren­cias sean de for­ma.

1)-El pen­sa­mien­to Mar­xis­ta y Boli­va­riano siem­pre han esta­do vigen­tes y han cobra­do reno­va­do vigor en épo­cas de cri­sis sis­té­mi­cas e ideo­ló­gi­cas como las actua­les. Ela­bo­ra­das doc­tri­nas del impe­ria­lis­mo en mate­ria de eco­no­mía (libre cam­bio, Esta­do Key­ne­siano, neo­li­be­ra­lis­mo, “la Ter­ce­ra vía”) y polí­ti­ca (des­tino mani­fies­to y doc­tri­na Mon­roe) han per­di­do su vali­dez y su efi­ca­cia en la actual fase de pla­ne­ta­ri­za­ción del capi­ta­lis­mo sal­va­je. Estas doc­tri­nas han sido suplan­ta­das por retó­ri­cas sim­plis­tas como lo son “la lucha infi­ni­ta con­tra el terro­ris­mo” y el nar­co­trá­fi­co entre otras; con lo que se demues­tra la cri­sis defi­ni­ti­va de la men­ta­li­dad bur­gue­sa (para­fra­sean­do al aca­dé­mi­co argen­tino José Luis Rome­ro ) y la des­es­truc­tu­ra­ción teó­ri­ca e inte­lec­tual de los defen­so­res del sis­te­ma; cuya legi­ti­mi­dad ideo­ló­gi­ca se asien­ta en los sedi­men­tos sico­ló­gi­cos de supers­ti­cio­nes per­ver­sas here­da­das duran­te muchos siglos de oscu­ran­tis­mo e igno­ran­cia.

En la prác­ti­ca, el poder se man­tie­ne y se ejer­ce median­te el ejer­ci­cio abier­to de la vio­len­cia y la gue­rra con­tra los pue­blos des­va­li­dos del mun­do y el terro­ris­mo de Esta­do; hechos en los cua­les una serie de dis­cur­sos hipó­cri­tas, mani­queos y estú­pi­dos hacen carre­ra mien­tras se espe­cia­li­zan en ame­na­zas abier­tas y vela­das a tra­vés de aque­lla sim­plo­ne­ría gans­te­ril que en oca­sio­nes pro­du­ce hila­ri­dad cuan­do rayan en lo can­tin­fles­co. Alva­ro Uri­be y el infla­do minis­tri­co de defen­sa Gabriel Sil­va Luján son un buen ejem­plo de ello, éste últi­mo con sus fre­cuen­tes sali­das de chis­to­re­te.

2) ‑Pero reto­man­do la idea cen­tral, cabe hacer un par de pre­ci­sio­nes. El mar­xis­mo, en lo que tie­ne que ver con ins­tru­men­tos con­cep­tua­les de denun­cia y como crí­ti­ca cien­tí­fi­ca, radi­cal y revo­lu­cio­na­ria del capi­ta­lis­mo esta­rá vigen­te has­ta el fin de esta for­ma­ción eco­nó­mi­co social cuyas leyes de desa­rro­llo Marx y Engels des­cu­brie­ron. Es aná­lo­go a cuan­do cier­tas fun­cio­nes de un obje­to se inu­ti­li­zan por­que aque­llo para lo cual han sido crea­das des­apa­re­cen. El mar­xis­mo cobra mayor vita­li­dad espe­cial­men­te des­pués del derrum­be del muro de Ber­lín hacia 1989 pese a que muchos se ale­gra­ron cuan­do algu­nos qui­sie­ron “sepul­tar­le” mien­tras ento­na­ban cán­ti­cos de bien­ve­ni­da al “Fin de la his­to­ria”, incons­cien­tes de que en reali­dad ésta toma­ba otros derro­te­ros.

El pen­sa­mien­to boli­va­riano tam­bién adquie­re mayor sig­ni­fi­ca­ción des­de éstas mis­mas fechas por cuan­to el impe­ria­lis­mo esta­di­nen­se, des­pués de con­su­ma­da la diso­lu­ción del blo­que sovié­ti­co, su gran enemi­go his­tó­ri­co y sobre el cual había pro­yec­ta­do todos sus esfuer­zos des­de el fin de la 2da gue­rra mun­dial; bus­ca nue­vos enemi­gos en el sur del mun­do. Esto tenien­do en cuen­ta la indis­cu­ti­ble voca­ción anti­im­pe­ria­lis­ta y anti­co­lo­nia­lis­ta del Boli­va­ris­mo.

3)- Para entrar más en mate­ria, diré que la his­to­rio­gra­fía son los rela­tos de los hechos del pasa­do que yacen escri­tos en los libros, los cua­les son solo una par­te impor­tan­te de la his­to­ria huma­na. En vis­ta de que el mar­xis­mo ense­ña a pen­sar y a enten­der las socie­da­des en per­ma­nen­te movi­mien­to, se asu­me que el pre­sen­te humano y social, aquel que los sen­ti­dos per­ci­ben, del que coti­dia­na­men­te se hace par­te y en el que los indi­vi­duos per­ma­ne­cen inmer­sos, se cons­ti­tu­ye en un entra­ma­do de rela­cio­nes vita­les que se hallan en per­ma­nen­te movi­mien­to o sea, el pre­sen­te y su actuar es tam­bién his­tó­ri­co. Sin embar­go, se tie­ne en cuen­ta que el pre­sen­te social tie­ne unas cau­sas, unos orí­ge­nes es decir, un pasa­do. Un pasa­do indi­vi­dual que se remon­ta a la niñez y a todas las actua­cio­nes de un suje­to, y a un pasa­do colec­ti­vo que se remon­ta a todas las gene­ra­cio­nes pre­ce­den­tes, las cua­les solo es posi­ble cono­cer des­de el pre­sen­te y a tra­vés de la tra­di­ción oral, la media­ción de los libros y las ins­ti­tu­cio­nes. Así se cono­ce de la expe­rien­cia que dichas gene­ra­cio­nes han lega­do. Su cien­cia, su tec­no­lo­gía, su eco­no­mía, su polí­ti­ca, cono­ci­mien­to, creen­cias, ideas, valo­res, expe­rien­cias de lucha etc. De todo ello se sabe y se dis­cier­ne, se pien­sa y se actúa en con­se­cuen­cia o en con­tra­vía, depen­de del lado del que se esté y de las cir­cuns­tan­cias.

Ello ocu­rre en vir­tud de la memo­ria, que es a su vez indi­vi­dual y colec­ti­va. Por ello la his­to­ria es todo. El pasa­do y el pre­sen­te. La expe­rien­cia indi­vi­dual y colec­ti­va. Saber que toda la his­to­ria de la huma­ni­dad es la lucha de cla­ses; es un refe­ren­te y un indi­ca­dor de con­cien­cia en el sen­ti­do de cual es el lugar que se ocu­pa en la socie­dad capi­ta­lis­ta. La del pro­duc­tor, la del dis­tri­bui­dor, la del asa­la­ria­do y explo­ta­do, etc, etc. De ahí que la his­to­rio­gra­fía sea cul­tu­ra polí­ti­ca y un efi­caz ins­tru­men­to de trans­for­ma­ción revo­lu­cio­na­ria del pre­sen­te. La que apor­ta infor­ma­ción y for­ma­ción polí­ti­ca al com­ba­tien­te revo­lu­cio­na­rio y al inte­lec­tual com­pro­me­ti­do.

4) – Los acon­te­ci­mien­tos relie­van­tes del pasa­do, que no solo exis­ten en la his­to­rio­gra­fía sino que han dado for­ma jurí­di­ca a instituciones(estructuras mora­les) y en bue­na par­te de los casos, han ori­gi­na­do tras­cen­den­ta­les lega­dos de lucha y rebe­lión con­tra las for­mas opro­bio­sas de some­ti­mien­to; dichos acon­te­ci­mien­tos deben con­tex­tua­li­zar­se en sus debi­das dimen­sio­nes espa­cio tem­po­ra­les. Por ejem­plo: Bolí­var fue un gran gue­rre­ro anti­im­pe­ria­lis­ta y anti­co­lo­nia­lis­ta lati­no­ame­ri­cano del siglo XIX, que ha deja­do un gran lega­do polí­ti­co, jurí­di­co y moral. Marx, un extra­or­di­na­rio pen­sa­dor revo­lu­cio­na­rio euro­peo, (ale­mán para mas señas) del siglo XIX, que tam­bién ha deja­do un gran lega­do teó­ri­co prác­ti­co para la huma­ni­dad.
5)- Bolí­var nun­ca se ente­ró que Marx exis­tía por­que a su muer­te en 1830 éste tenia ape­nas 12 años y ade­más de estar dis­tan­cia­dos por el tiem­po lo estu­vie­ron por la geo­gra­fía, la idio­sin­cra­sia y por­que no decir­lo, por los pre­jui­cios que son nor­ma­les en todos los seres huma­nos. Marx se ente­ró que Bolí­var había exis­ti­do pero des­de muy lejos, y a ries­go de estar mal infor­ma­do. Es indu­da­ble que éste se equi­vo­có sobre Bolí­var así como sobre muchas otras cosas, algu­nas equi­vo­ca­cio­nes que él mis­mo reco­no­ció por­que era un cien­tí­fi­co (no un reli­gio­so) que ense­ña­ba a pen­sar crí­ti­ca y auto­crí­ti­ca­men­te los pro­ce­sos, pues su pen­sa­mien­to era dia­léc­ti­co y a algo así hay que “parar­le bolas”. Si sus ener­gías vita­les le hubie­sen alcan­za­do para vivir unos vein­te años mas (en reali­dad murió sien­do rela­ti­va­men­te joven) hay que estar segu­ros que su apor­te teó­ri­co (que inclu­ye el de Engels) había sido obvia­men­te mucho mas com­ple­to que el que dejó como lega­do, y a lo mejor habría reco­no­ci­do en su debi­do momen­to algu­nos erro­res que hoy en día algu­nos lamen­tan. Sin embar­go, hoy no se ten­dría la capa­ci­dad de la auto­crí­ti­ca para cam­biar y mejo­rar e inclu­so, de tener la arro­gan­cia de cri­ti­car­lo a él con argu­men­tos sóli­dos, si no fue­se por cuen­ta de él mis­mo.
Por­qué? por­que la crí­ti­ca y la auto­crí­ti­ca nutrie­ron y nutren su pen­sa­mien­to, de ahí que resul­ta­ra ape­nas lógi­co que des­pués de la extin­ción físi­ca de Marx se pro­du­je­ra un valio­so enri­que­ci­mien­to teó­ri­co prác­ti­co lo cual le ha con­ver­ti­do en una corrien­te de pen­sa­mien­to uni­ver­sal, hete­ro­do­xo y anti­dog­má­ti­co. Marx, ade­más del apor­te inves­ti­ga­ti­vo seña­la­do mas arri­ba y de par­ti­ci­par acti­va­men­te en acti­vi­da­des revo­lu­cio­na­rias, con su capa­ci­dad inte­lec­tual ofre­ció la pers­pec­ti­va de una solu­ción deci­si­va a los pro­ble­mas de la huma­ni­dad, lo que hoy cobra su vigen­cia más tras­cen­den­tal.

El socia­lis­mo y el comu­nis­mo.

6)- Pero qué podría seña­lar­se de paso, como equí­vo­cos del gran Marx en su momen­to, tenien­do en cuen­ta sus nor­ma­les con­di­cio­na­mien­tos socio­cul­tu­ra­les, e inclu­so sus pre­jui­cios? Tal vez cier­ta noción lineal de la his­to­ria. Que todas las socie­da­des evo­lu­cio­nan en la mis­ma direc­ción, y pasan­do en el mis­mo orden por las mis­mas fases de desa­rro­llo. Tal vez pen­sar que las revo­lu­cio­nes socia­lis­tas se iban a pro­du­cir pri­me­ro en los paí­ses del capi­ta­lis­mo desa­rro­lla­do don­de empe­za­ba a sur­gir una cla­se obre­ra moder­na, o salu­dar como posi­ti­vo el colo­nia­lis­mo inglés en la india, vién­do­lo como un pro­ce­so dolo­ro­so pero “nece­sa­rio” etc; O decir por ejem­plo, que las gue­rras son par­te­ras de his­to­ria, en fin. No debe olvi­dar­se que es un hom­bre del siglo XIX y que pese a ello, un poco con­tra­dic­to­ria­men­te con lo ante­rior, en una car­ta de res­pues­ta a un inte­lec­tual ruso de ape­lli­do Daniel­son, admi­tió que él no había pre­ten­di­do fun­dar una filo­so­fía de la his­to­ria para todo tiem­po y lugar, por­que sabia que en cada país los pro­ce­sos son con­cre­ta­men­te dife­ren­tes; que para alcan­zar el socia­lis­mo no exis­ten las vías úni­cas y que inclu­so en Rusia, un pun­to de par­ti­da podrían ser las comu­nas cam­pe­si­nas con lo que obvia­ba como solu­ción el tema del pro­le­ta­ria­do moderno como el úni­co suje­to lla­ma­do a hacer la revo­lu­ción.

7)- Está vis­to que las revo­lu­cio­nes socia­lis­tas no se die­ron en los paí­ses del capi­ta­lis­mo avan­za­do como él había pen­sa­do. En el siglo XX y en el pri­mer mun­do, el esta­do key­ne­siano o de Bien­es­tar, bajo el man­do de gobier­nos social demó­cra­tas vali­da­ron para si mis­mos el dis­cur­so de la izquier­da, el socia­lis­mo y los dere­chos huma­nos. Pero ello ya fra­ca­só hacia los años 70s, y aho­ra sus here­de­ros le apli­can reto­ques y pañi­tos de agua tibia al ya mori­bun­do neo­li­be­ra­lis­mo en el mis­mo nom­bre de la izquier­da.

Las revo­lu­cio­nes socia­lis­tas del siglo XX ocu­rrie­ron todas en el lla­ma­do ter­cer mun­do, y no era para menos, pues en ellos la explo­ta­ción y el some­ti­mien­to siem­pre han alcan­za­do los nive­les mas opro­bio­sos y dra­má­ti­cos. Si la huma­ni­dad actual tuvie­se la for­tu­na de que per­so­nas como Karl Marx hubie­sen vivi­do eda­des Matu­sa­lé­ni­cas, nues­tro hom­bre habría sido el pri­me­ro en admi­tir que se equi­vo­có hace mas de 150 años en lo refe­ren­te al lugar don­de ocu­rri­rían las revo­lu­cio­nes socia­lis­tas. Tam­bién sería el pri­me­ro que hoy esta­ría apo­yan­do con sus refle­xio­nes y actua­cio­nes las luchas anti­ca­pi­ta­lis­tas y anti impe­ria­lis­tas en todo el mun­do, e inclu­so, haría bas­tan­te tiem­po habría hecho las paces con Simón Bolí­var (a quien había til­da­do de “tirano, emu­la­dor de napo­león” etc).

Como esto últi­mo es solo una alu­sión fic­ti­cia y lite­ra­ria, no tie­ne nada de extra­ño que en las actua­les cir­cuns­tan­cias his­tó­ri­cas que ter­mi­nan sien­do real­men­te deci­si­vas, ambas corrien­tes de pen­sa­mien­to hayan con­ver­gi­do. El enemi­go de la huma­ni­dad en su con­jun­to, obli­ga a los revo­lu­cio­na­rios a madu­rar y a depu­rar­se de ele­men­tos intras­cen­den­tes de dis­cu­sión, como por ejem­plo; vie­jas ren­ci­llas per­so­na­les here­da­das de per­so­na­jes impor­tan­tes que ni siquie­ra vivie­ron en los mis­mos con­tex­tos his­tó­ri­cos y geo­grá­fi­cos , ni per­te­ne­cie­ron al mis­mo espa­cio cul­tu­ral.

8) ‑Con­se­cuen­te con el hecho de que la lucha de cla­ses se pre­sen­ta de mane­ras dife­ren­tes en cada país, en obe­dien­cia a par­ti­cu­la­ri­da­des his­tó­ri­cas con­cre­tas, Marx no pasó por alto el hecho de que algu­nos sec­to­res cul­tos de la bur­gue­sía ter­mi­na­ran iden­ti­fi­cán­do­se con las luchas del pro­le­ta­ria­do, com­pro­me­tién­do­se. En algún apar­te de la ideo­lo­gía ale­ma­na refle­xio­na sobre esto, y aun­que no es exac­ta­men­te este el caso de Bolí­var, cabe des­ta­car de éste su papel de inte­lec­tual pro­gre­sis­ta com­pro­me­ti­do, con­duc­tor y lucha­dor anti­im­pe­ria­lis­ta y anti­co­lo­nia­lis­ta, un pen­sa­mien­to y un actuar revo­lu­cio­na­rio para la reali­dad his­tó­ri­ca y socio­eco­nó­mi­ca con­cre­ta de tipo feu­dal y medie­val de su tiem­po. Sobre ello, apar­te de Lenin, Anto­nio Grams­ci y muchos otros que por razo­nes de espa­cio no men­cio­na­ré, exis­ten sobra­das evi­den­cias de que en Amé­ri­ca Lati­na, Bolí­var no ha sido la excep­ción de que inte­lec­tua­les, e inclu­so sacer­do­tes hayan sido y sean con­duc­to­res revo­lu­cio­na­rios.

9)- Pero vol­vien­do a Bolí­var, en sus res­pec­ti­vas limi­ta­cio­nes espa­cio­tem­po­ra­les, (Ame­ri­ca y un frag­men­to de su his­to­ria ) como natu­ral gue­rre­ro, es un teó­ri­co prác­ti­co y un estra­te­ga que pla­ni­fi­ca. Podría decir­se que de cier­ta for­ma fue un leni­nis­ta por­que com­bi­nó for­mas de lucha, y por­que debió hacer alian­zas estra­té­gi­cas y tran­si­to­ria con ele­men­tos que a la pos­tre iban a ser sus enemi­gos per­so­na­les, (Páez, San­tan­der, entre otros) y por ende de los pro­yec­tos de inte­gra­ción lati­no­ame­ri­ca­na, algo que él de ante­mano no igno­ra­ba por­que era un polí­ti­co prag­má­ti­co. Obvia­men­te no podía ser un socia­lis­ta en sen­ti­do estric­to o un anti­im­pe­ria­lis­ta en sen­ti­do leni­nis­ta, por­que no estu­vo enfren­ta­do al impe­ria­lis­mo capi­ta­lis­ta el cual teo­ri­za y enfren­ta el gran esta­dis­ta y revo­lu­cio­na­rio ruso, sino que como está dicho, estu­vo enfren­ta­do a las fuer­zas de un gran impe­rio feu­dal y medie­val cuya fase his­tó­ri­ca es pre­mo­der­na y pre­ca­pi­ta­lis­ta, pese a que la eco­no­mía espa­ño­la ya en aque­lla épo­ca era la base del desa­rro­llo del capi­ta­lis­mo en Ingla­te­rra y los demás esta­dos euro­peos.
11)- El pen­sa­mien­to de Bolí­var se nutrió del lega­do racio­na­lis­ta y pro­gre­sis­ta del siglo de las luces y de la revo­lu­ción Fran­ce­sa y los dere­chos del hom­bre, por lo que podría defi­nir­se como un pen­sa­mien­to moderno libe­ral, pro­gre­sis­ta y de avan­za­da, que hace énfa­sis en la liber­tad y en la auto­no­mía de los pue­blos para ele­gir a sus gober­nan­tes, cuyo poder deci­so­rio ya no repo­sa en los aris­tó­cra­tas y reyes ele­gi­dos por heren­cias de san­gre y encu­bier­tos de aureo­las de mis­ti­fi­ca­ción.

De ahí que exis­ta en él una espe­cial preo­cu­pa­ción por las demo­cra­cias autén­ti­cas y par­ti­ci­pa­ti­vas en la con­fi­gu­ra­ción del Esta­do, lo mis­mo que en la edu­ca­ción lai­ca. El pen­sa­mien­to mar­xis­ta clá­si­co por su par­te, fue fru­to de la refle­xión sobre el pen­sa­mien­to racio­na­lis­ta bur­gués de la épo­ca. La filo­so­fía clá­si­ca ale­ma­na, el socia­lis­mo utó­pi­co fran­cés y la eco­no­mía polí­ti­ca ingle­sa. Algo así como una con­tra­dic­ción dia­léc­ti­ca del pen­sa­mien­to bur­gués; y es así como se va posi­bi­li­tan­do la con­ver­gen­cia de dos gran­des corrien­tes de ideas uni­ver­sa­les hacia Amé­ri­ca lati­na, ya que a fina­les del siglo XIX y prin­ci­pios del siglo XX, duran­te la con­fi­gu­ra­ción de los pri­me­ros Esta­dos lati­no­ame­ri­ca­nos median­te la adop­ción de idea­rios libe­ra­les alre­de­dor de la liber­tad de pen­sa­mien­to, éstos faci­li­ta­ron la tra­duc­ción al espa­ñol y la difu­sión de los clá­si­cos del mar­xis­mo, ori­gi­nan­do la tam­bién hete­ro­do­xa y a veces anta­gó­ni­ca ver­tien­te del mar­xis­mo lati­no­ame­ri­cano. (José María Argue­das, etc, etc).

12)- Bolí­var, ade­más de lo ante­rior­men­te expues­to y de su pra­xis anti­im­pe­ria­lis­ta en su lucha con­tra el colo­nia­lis­mo espa­ñol, y polí­ti­ca­men­te con­tra el impe­ria­lis­mo ame­ri­cano; ( “los EEUU pare­cie­ran esco­gi­dos por la pro­vi­den­cia para pla­gar de ham­bre y mise­ria a las Amé­ri­cas en nom­bre de la liber­tad”) se for­ta­le­ce en el plan­tea­mien­to y lla­ma­do a la inte­gra­ción, que bien podría com­ple­men­tar­se con aquel lla­ma­do que hace Marx en el mani­fies­to comu­nis­ta: “Pro­le­ta­rios de todos los paí­ses, uníos”.

Debe des­ta­car­se que aún en medio del extra­or­di­na­rio atra­so eco­nó­mi­co, polí­ti­co, cul­tu­ral e inte­lec­tual de su épo­ca, Bolí­var fue un viden­te de las ideas avan­za­das que a dife­ren­cia de otros gran­des lucha­do­res e inde­pen­den­tis­tas lati­no­ame­ri­ca­nos como por ejem­plo el gene­ral San Mar­tín; no qui­so reem­pla­zar los virrei­na­tos de Suda­mé­ri­ca por Monar­quías copia­das y cal­ca­das del deca­den­te impe­rio espa­ñol y de Por­tu­gal, (como lo fue­ron el caso del Bra­sil y Méxi­co) sino que luchó y defen­dió la crea­ción de una gran Repú­bli­ca pre­si­den­cia­lis­ta y un solo esta­do moderno, inte­gra­do y admi­nis­tra­do demo­crá­ti­ca­men­te por repre­sen­tan­tes de colec­ti­vi­da­des regio­na­les cuyas raí­ces his­tó­ri­cas, cul­tu­ra­les y lin­guís­ti­cas fue­sen comu­nes, tam­bién en razón de haber sido some­ti­dos a la escla­vi­tud por los impe­ria­lis­tas espa­ño­les y sus alia­dos.

12) ‑Esta con­cep­ción de Esta­do y de gobierno, no solo fue revo­lu­cio­na­rio en su épo­ca sino que hoy lo sigue sien­do, pues­to que la domi­na­ción del capi­ta­lis­mo nor­te­ame­ri­cano sobre nues­tra Amé­ri­ca (como decía Mar­tí) que Bolí­var vis­lum­bró, hoy per­sis­te en divi­dir y en frag­men­tar. Marx y Bolí­var actual­men­te son his­tó­ri­ca, polí­ti­ca e ideo­ló­gi­ca­men­te impres­cin­di­bles y com­ple­men­ta­rios como han lle­ga­do a ser­lo el mar­xis­mo y el psi­co­aná­li­sis, el mar­xis­mo y el cris­tia­nis­mo que pare­cían estar en las antí­po­das. Como pue­den lle­gar a ser­lo Mar­tí, Bolí­var y San Mar­tín. Lenin y Trosky. El Ché y Mao. Espar­ta­co y Túpac Ama­ru. Mar­tin Luther King y Nel­son Man­de­la. Manuel Maru­lan­da Vélez y San­dino etc,
La his­to­ria de la huma­ni­dad es la lucha de cla­ses, pero esta hoy alcan­za dimen­sio­nes supra esta­ta­les, trans­na­cio­na­les y/​o uni­ver­sa­les, cuan­do la con­fron­ta­ción en todos los espa­cios, órde­nes y nive­les se da entre el impe­ria­lis­mo y los pue­blos del sur del mun­do. Adquie­re dife­ren­tes expre­sio­nes no nece­sa­ria­men­te estruc­tu­ra­das y debi­da­men­te orga­ni­za­das, aun­que a veces se les cali­fi­quen de espon­ta­neís­tas. Las con­fron­ta­cio­nes en el nivel ideo­ló­gi­co y cul­tu­ral sur­gen como efec­to de las luchas con­cre­tas de los hom­bres de car­ne y hue­so, pero éstas se modi­fi­can y cam­bian de esce­na­rios con el paso del tiem­po, en vis­ta de que la his­to­ria se mue­ve por­que las socie­da­des están en per­ma­nen­te movi­mien­to. .

Autor. Mar­ce­lo Pam­pa

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *