El pro­xi­mo pre­si­den­te de Sri Lan­ka, podria ser un cri­mi­nal de gue­rra por Txen­te Rekondo

Con esas pala­bras defi­nía hace unos días Chris Pat­ten, del Inter­na­tio­nal Cri­sis Group (ICG), la situa­ción que afron­ta Sri Lan­ka ante las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les del 26 de enero. Los dos can­di­da­tos que tie­nen más posi­bi­li­da­des de acce­der a la pre­si­den­cia del país, son el actual pre­si­den­te, Mahin­da Raja­pak­sa y el gene­ral reti­ra­do Sarath Fonseka.

Los otro­ra alia­dos en la gue­rra con­tra el pue­blo tamil y la ofen­si­va con­tra el LTTE, se han dis­tan­cia­do y se pre­sen­tan como las dos caras de una mis­ma mone­da, el chau­vi­nis­mo cin­ga­lés, más allá de lec­tu­ras intere­sa­das que pre­ten­den encon­trar dife­ren­cias de cala­do don­de no las hay.

Ambos se pre­sen­tan como los artí­fi­ces de la derro­ta mili­tar de los Tigres tami­les, y qué para­do­ja, ambos pre­ci­san aho­ra del voto del pue­blo tamil para ven­cer a su con­trin­can­te. Des­de el final ?ofi­cial? de la gue­rra el pre­si­den­te Raja­pak­sa ha inten­ta­do asen­tar los pila­res de su poder, fuer­te­men­te liga­dos a redes fami­lia­res y de algu­nos alia­dos cla­ves. Para ello ha deci­di­do ade­lan­tar dos años la con­vo­ca­to­ria de elec­cio­nes pre­si­den­cia­les, espe­ran­do poder apro­ve­char la ola de entu­sias­mo chau­vi­nis­ta que inun­dó la isla tras la derro­ta mili­tar del LTTE.

Des­de el verano Raja­pak­sa ha veni­do manio­bran­do para apar­tar a cual­quie­ra que pudie­ra hacer­le som­bra en su reelec­ción, y el prin­ci­pal adver­sa­rio lo encon­tra­ba en el gene­ral Fon­se­ka, de ahí que haya inten­ta­do mar­gi­nar­lo ins­ti­tu­cio­nal­men­te, lo que final­men­te ha pro­vo­ca­do la rup­tu­ra de los otro­ra alia­dos y que Fon­se­ka se pre­sen­te tam­bién a las elecciones.

El mis­mo perro con dis­tin­tos colla­res, así defi­nen algu­nos tami­les la carre­ra de esos dos polí­ti­cos cin­ga­le­ses hacia la pre­si­den­cia. La polí­ti­ca del actual pre­si­den­te hacia la pobla­ción tamil es de sobra cono­ci­da, ya que duran­te su man­da­to, el chau­vi­nis­mo cin­ga­lés ha regi­do los pará­me­tros polí­ti­cos y socia­les de Sri Lan­ka. Las cele­bra­cio­nes pos­te­rio­res a la derro­ta tamil, la decla­ra­ción de fies­ta nacio­nal, for­zan­do a muchos tami­les a par­ti­ci­par a la fuer­za de esos actos, alcan­zan­do nue­vos gra­dos de humi­lla­ción hacia la pobla­ción tamil.

Por su par­te Fon­se­ka, ha logra­do aunar en torno a su can­di­da­tu­ra apo­yos de lo más dis­par. Los prin­ci­pa­les par­ti­dos de la opo­si­ción y sig­ni­fi­can­tes diri­gen­tes del cle­ro budis­ta (siem­pre en pri­me­ra línea con­tra el pue­blo tamil y defen­dien­do pos­tu­ras chau­vi­nis­tas) han mani­fes­ta­do su volun­tad de apo­yar al gene­ral reti­ra­do, como vía para evi­tar que el actual pre­si­den­te repi­ta mandato.

Esta situa­ción abo­ca al elec­to­ra­do cin­ga­lés a ele­gir entre ambos can­di­da­tos, lo que trae­rá una cla­ra divi­sión del voto, y que al mis­mo tiem­po haga nece­sa­rio otro tipo de apo­yos para que uno u otro logren alcan­zar la pre­si­den­cia. Y en este con­tex­to entra uno de los sar­cas­mos de la cam­pa­ña. Ambos can­di­da­tos pue­den depen­der del voto tamil para lograr su objetivo.

Algu­nos miem­bros de la eli­te polí­ti­ca tamil han mani­fes­ta­do su inten­ción de apo­yar a Fon­se­ka para evi­tar que el pre­sien­te repi­ta man­da­to. En ese sen­ti­do se ins­cri­be la decla­ra­ción de algu­nos miem­bros de la Alian­za Nacio­nal Tamil (TNA) que han encon­tra­do en esa fór­mu­la el úni­co camino para expul­sar a Raja­pak­sa del sillón presidencial.

Otros tami­les, en cam­bio, recha­zan ambas can­di­da­tu­ras. Y al mis­mo tiem­po recuer­dan el papel desem­pe­ña­do por ambos per­so­na­jes en la repre­sión y per­se­cu­ción del pue­blo tamil. En ese sen­ti­do, tam­bién recuer­dan las pala­bras del pro­pio Fon­se­ka, cuan­do seña­ló que ?Sri Lan­ka per­te­ne­ce a los cin­ga­le­ses, y las ?comu­ni­da­des mino­ri­ta­rias?, como los tami­les, pue­den vivir en este país con noso­tros. Pero no pue­den pre­ten­der, bajo el pre­tex­to de ser una mino­ría, alcan­zar deter­mi­na­das cosas?.

Por todo ello, esos mis­mos agen­tes están pidien­do que son se par­ti­ci­pe en es ?far­sa elec­to­ral?. Otro inten­to por arti­cu­lar nue­va­men­te el movi­mien­to polí­ti­co tamil en trono al dere­cho de auto­de­ter­mi­na­ción ha sur­gi­do en los últi­mos meses de la mano de un pro­yec­to lan­za­do des­de la pode­ro­sa diás­po­ra tamil. Se tra­ta de la pues­ta en mar­cha de los meca­nis­mos nece­sa­rios para la crea­ción de un Gobierno Trans­na­cio­nal, con un pro­ta­go­nis­mo de pos­prin­ci­pios de la Reso­lu­ción Vad­duk­koad­dai (adop­ta­da duran­te el pri­mer con­gre­so del Fren­te de Libe­ra­ción Uni­do Tamil en mayo de 1976) y la for­ma­ción de Asam­bleas en los dife­ren­tes esta­dos don­de la pre­sen­cia de la diás­po­ra tamil es impor­tan­te (Cana­dá, Rei­no Uni­do, Fran­cia, Sui­za, Ale­ma­nia, EEUU, Australia?.)

La reali­dad hace que la mayo­ría de los tami­les toda­vía se estén recu­pe­ran­do de las duras con­se­cuen­cias sufri­das en la ofen­si­va mili­tar de Colom­bo y que en bue­na medi­da deter­mi­nan el futu­ro de su pue­blo. La foto­gra­fía actual pesa toda­vía mucho sobre las con­cien­cias tami­les a la hora de depo­si­tar o no su voto.

Con dece­nas de pri­sio­ne­ros polí­ti­cos, que han ini­cia­do hace unos días una huel­ga de ham­bre; con cer­ca de 300.000 que han pasa­do o toda­vía per­ma­ne­cen en los lla­ma­dos ?cam­pos de exter­mi­nio?; la deso­la­ción que encuen­tran al vol­ver (los que han podi­do hacer­lo) a sus hoga­res, con las vivien­das des­tro­za­das, impo­si­bi­li­ta­dos para tra­ba­jar, con fami­lias ente­ras sepa­ra­das o que han per­di­do a algún miem­bro de la mis­ma; bajo el ato­si­gan­te con­trol mili­tar de sus tie­rras; o el ries­go a ser nue­va­men­te dete­ni­dos, como les ha ocu­rri­do ya ha muchos de los que aban­do­na­ron hace una sema­nas los cam­pos de con­cen­tra­ción; con todas esa expec­ta­ti­vas, poca ilu­sión de votar a los can­di­da­tos cin­ga­le­ses debe­ría que­dar­le al pue­blo tamil.

Sri Lan­ka, y su cla­se polí­ti­ca, reli­gio­sa y mili­tar, tie­ne dise­ña­da una estra­te­gia de asi­mi­la­ción evi­den­te, así lo han expre­sa­do en el pasa­do esos mis­mos diri­gen­tes. La mili­ta­ri­za­ción del pue­blo tamil, la con­fis­ca­ción de tie­rras, el vuel­co demo­grá­fi­co que se pre­ten­de y el con­trol abso­lu­to sobre todas las ins­ti­tu­cio­nes, son algu­nos de los ejes de esa polí­ti­ca cin­ga­le­sa. Tal y como seña­la un ana­lis­ta local, el gobierno de Colom­bo, inde­pen­dien­te­men­te de quien esté en él, bus­ca crear un ?nue­vo norte?.

Tam­po­co debe­rían olvi­dar aque­llos que en la esce­na inter­na­cio­nal, por intere­ses o por igno­ran­cia, han mos­tra­do su apo­yo a la polí­ti­ca cri­mi­nal de Colom­bo, la cara menos ama­ble de la reali­dad de Sri Lan­ka. Los ata­ques con­tra medios de comu­ni­ca­ción y perio­dis­tas (cie­rras, cen­su­ra, muer­tes, deten­cio­nes),; los secues­tros, deten­cio­nes ile­ga­les o des­apa­ri­cio­nes; los ata­ques con­tra opo­si­to­res al gobierno; la vio­la­ción de la inmu­ni­dad de miem­bros de Nacio­nes Uni­das y el cons­tan­te aco­so a las ONGs inter­na­cio­na­les; los abu­sos poli­cia­les en toda la isla; son algu­nas de las carac­te­rís­ti­cas del régi­men cingalés.
Raja­pak­sa se pre­sen­ta como el actor cla­ve que aca­bó mili­tar­men­te con el LTTE, mien­tras que Fon­se­ka se aga­rra a su ?carre­ra mili­tar con­tra el LTTE? como prin­ci­pal argu­men­to en su cam­pa­ña. Ambos son los que quie­ren ren­ta­bi­li­zar la gue­rra con­tra los tami­les, don­de por cier­to, tal y como se ha denun­cia­do recien­te­men­te, se die­ron eje­cu­cio­nes suma­rias de algu­nos diri­gen­tes del LTTE tras haber acor­da­do éstos con los mili­ta­res cin­ga­le­ses su rendición.

De con­fir­mar­se esos datos, algo que cada día es más evi­den­te, tan­to Fon­se­ka como Raja­pak­sa esta­rían impli­ca­dos en esos crí­me­nes de gue­rra, y por tan­to, tal y como seña­la Pat­ten, el futu­ro pre­si­den­te de Sri Lan­ka sería un cri­mi­nal de guerra.

TXENTE REKONDO.- Gabi­ne­te Vas­co de Aná­li­sis Inter­na­cio­nal (GAIN)

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.