Ate­rra­da la dele­ga­ción bri­tá­ni­ca que obser­vó los dere­chos huma­nos en Colom­bia

Una misión de par­la­men­ta­rios, diri­gen­tes sin­di­ca­les, y abo­ga­dos labo­ra­lis­tas bri­tá­ni­cos, visi­ta­ron a Colom­bia des­de el 29 noviem­bre al 5 diciem­bre del año pasa­do.

Tuvie­ron reunio­nes con sin­di­ca­lis­tas, repre­sen­tan­tes del gobierno, polí­ti­cos, pre­sos polí­ti­cos, repre­sen­tan­tes de la cam­pa­ña para la paz, líde­res cam­pe­si­nos, fami­lia­res de los rehe­nes de las FARC y las madres, espo­sas y her­ma­nas del escán­da­lo de los mal lla­ma­dos “fal­sos posi­ti­vos”.

Tam­bién asis­tie­ron al con­gre­so de Fen­sua­gro y escu­cha­ron con aten­ción la evi­den­cia de los ata­ques en con­tra del sin­di­ca­to agra­rio, sus diri­gen­tes y el ase­si­na­to con­ti­nuo de sus miem­bros.

Visi­ta­ron el muni­ci­pio de Soa­cha para cono­cer los fami­lia­res de las víc­ti­mas de las eje­cu­cio­nes extra­ju­di­cia­les per­pe­tra­das por miem­bros del Ejér­ci­to Nacio­nal, de los que cons­ta­ta­ron direc­ta­men­te la impu­ni­dad que per­sis­te en esos casos.

La Comi­sión visi­tó el patio de pre­sas polí­ti­cas de la cár­cel El Buen Pas­tor en Bogo­tá, de la que dije­ron que, “fui­mos tes­ti­gos de las con­di­cio­nes horro­ro­sas en las que viven las pre­sas polí­ti­cas en el Patio 6 de la cár­cel de muje­res Buen Pas­tor, la fal­ta del debi­do pro­ce­so, la deten­ción sin jui­cio y el hecho inhu­mano de sepa­rar a los niños de sus madres pre­sas”.

Horro­ri­za­dos

Así mis­mo la dele­ga­ción se reu­nió con el Ejér­ci­to, el Secre­ta­rio de Gobierno, la defen­so­ra del pue­blo y líde­res de la comu­ni­dad de La Maca­re­na, Meta. Escu­cha­ron doce­nas de tes­ti­mo­nios sobre el tra­ta­mien­to esca­lo­frian­te y bru­tal de los cam­pe­si­nos y otros civi­les por par­te del ejér­ci­to.

Los bri­tá­ni­cos que­da­ron horro­ri­za­dos por los cien­tos de cadá­ve­res NN que hay en el cemen­te­rio. “A pesar de afir­ma­cio­nes con­tra­rias, está cla­ro por las fechas en las tum­bas que las eje­cu­cio­nes extra­ju­di­cia­les siguen.

«No vimos nin­gu­na evi­den­cia de inver­sión en infra­es­truc­tu­ra social”, afir­ma­ron en un comu­ni­ca­do final de su ges­tión.

En su corre­ría dia­lo­ga­ron con varios sin­di­ca­tos, inclui­dos la CUT, Fun­dae­ner­ge­ti­ca, Aso­nal Judi­cial, Anthoc y otros.

Esta­mos pro­fun­da­men­te preo­cu­pa­dos por los ata­ques, ase­si­na­tos, y cri­mi­na­li­za­ción a que están some­ti­dos los sin­di­ca­lis­tas que par­ti­ci­pan en huel­gas y en temas de dere­chos labo­ra­les. Tam­bién nos preo­cu­pan los pla­nes de cam­biar el pro­gra­ma de pro­tec­ción de sin­di­ca­lis­tas”, agre­ga­ron

Se reu­nie­ron con con­gre­sis­tas de la opo­si­ción polí­ti­ca quie­nes les con­ta­ron sobre las inter­cep­cio­nes ile­ga­les de su comu­ni­ca­ción y la cri­mi­na­li­za­ción de sus acti­vi­da­des lega­les, que va en con­tra del pro­ce­so demo­crá­ti­co.

Cono­cie­ron al pro­fe­sor Mon­ca­yo y a repre­sen­tan­tes de Colom­bia­nos y Colom­bia­nas por la Paz y aplau­die­ron sus esfuer­zos para ase­gu­rar la liber­tad de los rehe­nes y pro­mo­ver un inter­cam­bio huma­ni­ta­rio de pre­sos como un paso hacia un pro­ce­so de paz-

y una solu­ción polí­ti­ca nego­cia­da al con­flic­to que le ha sido impues­to al pue­blo por par­te de la oli­gar­quía colom­bia­na y el impe­rio esta­dou­ni­den­se.

Per­sis­te con­ni­ven­cia Ejército-‘paras’

“Duran­te nues­tra visi­ta hemos sen­ti­do una peque­ña mues­tra de los tipos de hos­ti­ga­mien­tos, inti­mi­da­ción y ame­na­zas que enfren­tan dia­ria­men­te los defen­so­res de dere­chos huma­nos, sin­di­ca­lis­tas, perio­dis­tas inde­pen­dien­tes, y polí­ti­cos de la opo­si­ción.

Fui­mos segui­dos, suje­ta­dos a foto­gra­fía inti­mi­dan­te, pues­tos bajo vigi­lan­cia y la poli­cía pasó nues­tros datos per­so­na­les a indi­vi­duos no iden­ti­fi­ca­dos que no lle­va­ban uni­for­mes sino ropa de civil.

“Cree­mos que tales accio­nes fue­ron dise­ña­das con la inten­ción de inti­mi­dar­nos e inti­mi­dar a los defen­so­res de dere­chos huma­nos y sin­di­ca­lis­tas que nos acom­pa­ña­ron”, advir­tió la dele­ga­ción euro­pea.

La comi­sión escu­chó duran­te toda la visi­ta, tes­ti­mo­nios deta­lla­dos de las vio­la­cio­nes de dere­chos huma­nos y sin­di­ca­les, inclu­yen­do eje­cu­cio­nes extra­ju­di­cia­les, ase­si­na­tos, des­pla­za­mien­to for­za­do, deten­cio­nes masi­vas arbi­tra­rias, des­apa­ri­cio­nes for­za­das, cri­mi­na­li­za­ción de la opo­si­ción polí­ti­ca, trans­fe­ren­cia for­za­da de la tie­rra de los cam­pe­si­nos a la agro­in­dus­tria gran­de y las cor­po­ra­cio­nes mul­ti­na­cio­na­les.

“Des­pués de haber escu­cha­do tales tes­ti­mo­nios cree­mos que el ejér­ci­to colom­biano es res­pon­sa­ble por la mayo­ría de las vio­la­cio­nes de dere­chos huma­nos en con­tra de la pobla­ción civil y la fal­ta de acción por par­te del gobierno para enfren­tar­se a estos abu­sos les hace cóm­pli­ces y cul­pa­bles de la con­ti­nua­ción de estos abu­sos.

«La acti­vi­dad para­mi­li­tar per­sis­te, espe­cial­men­te en las regio­nes rura­les y ade­más hay evi­den­cia de que siguen los víncu­los entre los para­mi­li­ta­res y el ejér­ci­to”, fue una de las con­clu­sio­nes fina­les de la dele­ga­ción.

Fuen­te: ANNCOL

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *