Ate­rra­da la dele­ga­ción bri­tá­ni­ca que obser­vó los dere­chos huma­nos en Colombia

Una misión de par­la­men­ta­rios, diri­gen­tes sin­di­ca­les, y abo­ga­dos labo­ra­lis­tas bri­tá­ni­cos, visi­ta­ron a Colom­bia des­de el 29 noviem­bre al 5 diciem­bre del año pasado.

Tuvie­ron reunio­nes con sin­di­ca­lis­tas, repre­sen­tan­tes del gobierno, polí­ti­cos, pre­sos polí­ti­cos, repre­sen­tan­tes de la cam­pa­ña para la paz, líde­res cam­pe­si­nos, fami­lia­res de los rehe­nes de las FARC y las madres, espo­sas y her­ma­nas del escán­da­lo de los mal lla­ma­dos “fal­sos positivos”.

Tam­bién asis­tie­ron al con­gre­so de Fen­sua­gro y escu­cha­ron con aten­ción la evi­den­cia de los ata­ques en con­tra del sin­di­ca­to agra­rio, sus diri­gen­tes y el ase­si­na­to con­ti­nuo de sus miembros.

Visi­ta­ron el muni­ci­pio de Soa­cha para cono­cer los fami­lia­res de las víc­ti­mas de las eje­cu­cio­nes extra­ju­di­cia­les per­pe­tra­das por miem­bros del Ejér­ci­to Nacio­nal, de los que cons­ta­ta­ron direc­ta­men­te la impu­ni­dad que per­sis­te en esos casos.

La Comi­sión visi­tó el patio de pre­sas polí­ti­cas de la cár­cel El Buen Pas­tor en Bogo­tá, de la que dije­ron que, “fui­mos tes­ti­gos de las con­di­cio­nes horro­ro­sas en las que viven las pre­sas polí­ti­cas en el Patio 6 de la cár­cel de muje­res Buen Pas­tor, la fal­ta del debi­do pro­ce­so, la deten­ción sin jui­cio y el hecho inhu­mano de sepa­rar a los niños de sus madres presas”.

Horro­ri­za­dos

Así mis­mo la dele­ga­ción se reu­nió con el Ejér­ci­to, el Secre­ta­rio de Gobierno, la defen­so­ra del pue­blo y líde­res de la comu­ni­dad de La Maca­re­na, Meta. Escu­cha­ron doce­nas de tes­ti­mo­nios sobre el tra­ta­mien­to esca­lo­frian­te y bru­tal de los cam­pe­si­nos y otros civi­les por par­te del ejército.

Los bri­tá­ni­cos que­da­ron horro­ri­za­dos por los cien­tos de cadá­ve­res NN que hay en el cemen­te­rio. “A pesar de afir­ma­cio­nes con­tra­rias, está cla­ro por las fechas en las tum­bas que las eje­cu­cio­nes extra­ju­di­cia­les siguen.

«No vimos nin­gu­na evi­den­cia de inver­sión en infra­es­truc­tu­ra social”, afir­ma­ron en un comu­ni­ca­do final de su gestión.

En su corre­ría dia­lo­ga­ron con varios sin­di­ca­tos, inclui­dos la CUT, Fun­dae­ner­ge­ti­ca, Aso­nal Judi­cial, Anthoc y otros.

Esta­mos pro­fun­da­men­te preo­cu­pa­dos por los ata­ques, ase­si­na­tos, y cri­mi­na­li­za­ción a que están some­ti­dos los sin­di­ca­lis­tas que par­ti­ci­pan en huel­gas y en temas de dere­chos labo­ra­les. Tam­bién nos preo­cu­pan los pla­nes de cam­biar el pro­gra­ma de pro­tec­ción de sin­di­ca­lis­tas”, agregaron

Se reu­nie­ron con con­gre­sis­tas de la opo­si­ción polí­ti­ca quie­nes les con­ta­ron sobre las inter­cep­cio­nes ile­ga­les de su comu­ni­ca­ción y la cri­mi­na­li­za­ción de sus acti­vi­da­des lega­les, que va en con­tra del pro­ce­so democrático.

Cono­cie­ron al pro­fe­sor Mon­ca­yo y a repre­sen­tan­tes de Colom­bia­nos y Colom­bia­nas por la Paz y aplau­die­ron sus esfuer­zos para ase­gu­rar la liber­tad de los rehe­nes y pro­mo­ver un inter­cam­bio huma­ni­ta­rio de pre­sos como un paso hacia un pro­ce­so de paz-

y una solu­ción polí­ti­ca nego­cia­da al con­flic­to que le ha sido impues­to al pue­blo por par­te de la oli­gar­quía colom­bia­na y el impe­rio estadounidense.

Per­sis­te con­ni­ven­cia Ejército-‘paras’

“Duran­te nues­tra visi­ta hemos sen­ti­do una peque­ña mues­tra de los tipos de hos­ti­ga­mien­tos, inti­mi­da­ción y ame­na­zas que enfren­tan dia­ria­men­te los defen­so­res de dere­chos huma­nos, sin­di­ca­lis­tas, perio­dis­tas inde­pen­dien­tes, y polí­ti­cos de la oposición.

Fui­mos segui­dos, suje­ta­dos a foto­gra­fía inti­mi­dan­te, pues­tos bajo vigi­lan­cia y la poli­cía pasó nues­tros datos per­so­na­les a indi­vi­duos no iden­ti­fi­ca­dos que no lle­va­ban uni­for­mes sino ropa de civil.

“Cree­mos que tales accio­nes fue­ron dise­ña­das con la inten­ción de inti­mi­dar­nos e inti­mi­dar a los defen­so­res de dere­chos huma­nos y sin­di­ca­lis­tas que nos acom­pa­ña­ron”, advir­tió la dele­ga­ción europea.

La comi­sión escu­chó duran­te toda la visi­ta, tes­ti­mo­nios deta­lla­dos de las vio­la­cio­nes de dere­chos huma­nos y sin­di­ca­les, inclu­yen­do eje­cu­cio­nes extra­ju­di­cia­les, ase­si­na­tos, des­pla­za­mien­to for­za­do, deten­cio­nes masi­vas arbi­tra­rias, des­apa­ri­cio­nes for­za­das, cri­mi­na­li­za­ción de la opo­si­ción polí­ti­ca, trans­fe­ren­cia for­za­da de la tie­rra de los cam­pe­si­nos a la agro­in­dus­tria gran­de y las cor­po­ra­cio­nes multinacionales.

“Des­pués de haber escu­cha­do tales tes­ti­mo­nios cree­mos que el ejér­ci­to colom­biano es res­pon­sa­ble por la mayo­ría de las vio­la­cio­nes de dere­chos huma­nos en con­tra de la pobla­ción civil y la fal­ta de acción por par­te del gobierno para enfren­tar­se a estos abu­sos les hace cóm­pli­ces y cul­pa­bles de la con­ti­nua­ción de estos abusos.

«La acti­vi­dad para­mi­li­tar per­sis­te, espe­cial­men­te en las regio­nes rura­les y ade­más hay evi­den­cia de que siguen los víncu­los entre los para­mi­li­ta­res y el ejér­ci­to”, fue una de las con­clu­sio­nes fina­les de la delegación.

Fuen­te: ANNCOL

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.