El terror y la car­cel como para­dig­mas : ¿Non da Jon Anza? por Iña­ki Gil de San Vicen­te

La Inqui­si­ción nos reve­la lo bási­co del medioe­vo; la Ley de Par­ti­dos nos mues­tra la natu­ra­le­za de la demo­cra­cia, y ambas la his­to­ria de mie­do, cár­cel y exter­mi­nio sobre la que se asien­ta el pre­sen­te espa­ñol y su pro­yec­to de futu­ro. La matriz social espa­ño­la gira alre­de­dor del tor­men­to, la Igle­sia y el pre­si­dio, y de la pro­pie­dad pri­va­da. La polí­ti­ca car­ce­la­ria es la sín­te­sis pura de la polí­ti­ca esta­tal. Si que­re­mos com­pren­der el fas­cis­mo, por ejem­plo, debe­mos estu­diar su polí­ti­ca repre­si­va y car­ce­la­ria, cuá­les eran –y son– sus obje­ti­vos y qué estra­te­gias y tác­ti­cas apli­ca­ba para lograr­los. Si desea­mos des­cu­brir cómo fun­cio­na la crea­ción esta­tal de mie­do y terror hemos de estu­diar las des­apa­ri­cio­nes for­zo­sas, las tor­tu­ras y los perío­dos de “des­apa­ri­ción” duran­te las deten­cio­nes y los tras­la­dos. Del mis­mo modo en que el tiem­po asa­la­ria­do es la quin­tae­sen­cia del tiem­po bur­gués, tam­bién el tiem­po car­ce­la­rio es el con­cen­tra­do del tiem­po repre­si­vo que se pade­ce en la calle. Al igual que la sor­da coer­ción del capi­tal refle­ja y anun­cia de for­ma con­cen­tra­da la dis­ci­pli­na gene­ral del tiem­po asa­la­ria­do, y del mis­mo modo en que la coer­ción explí­ci­ta expo­ne y anun­cia la dis­ci­pli­na en el tiem­po bur­gués, tam­bién la vio­len­cia y coer­ción car­ce­la­ria anun­cia, expre­sa y con­cen­tra las res­tric­cio­nes a las liber­ta­des y a los dere­chos en la calle, su vio­len­cia. Una vez des­bor­da­dos los suce­si­vos medios de alie­na­ción e inti­mi­da­ción, lle­ga­dos a este nivel de anta­go­nis­mo, el pre­si­dio y el terror apa­re­cen como los para­dig­mas de la civi­li­za­ción en cuan­to ésta es la sín­te­sis social del orden basa­do en la explo­ta­ción.

Cons­tre­ñi­dos por el poco espa­cio dis­po­ni­ble vamos a recu­rrir al bri­llan­te tex­to colec­ti­vo “Mie­dos y memo­rias en las socie­da­des con­tem­po­rá­neas” (Comu­niAr­te Argen­ti­na 2006) que reco­ge las inves­ti­ga­cio­nes sobre el terro­ris­mo de la dic­ta­du­ra de 1976 – 1983. Como vere­mos, apor­tan lec­cio­nes de una inquie­tan­te actua­li­dad para Eus­kal Herria. La pri­me­ra lec­ción es la más gene­ral, y tra­ta sobre la pro­duc­ción esta­tal de un cli­ma psi­co­ló­gi­co de mie­do de masas a deter­mi­na­das opcio­nes polí­ti­cas. La inves­ti­ga­do­ra Lud­mi­la Da Sil­va mues­tra en su ponen­cia –“Mie­do al comu­nis­mo en Tum­ba­ya”– la inter­ac­ción entre una pode­ro­sa empre­sa que con­tro­la­ba el pue­blo pese a las pri­me­ras resis­ten­cias obre­ras, la pro­pa­gan­da que exten­día el temor a los comu­nis­tas, la Igle­sia que chi­va­ba a los mili­ta­res las con­fe­sio­nes de niños y niñas en las que habla­ban de las ideas polí­ti­cas de sus padres, la gene­ra­li­za­ción del terror social y con él la pasi­vi­dad cobar­de, etc., y cómo a resul­tas de todo ello el Ejér­ci­to ter­mi­nó secues­tran­do a 19 per­so­nas hacien­do des­apa­re­cer a seis de una pobla­ción de entre 100 y 150 habi­tan­tes: “la des­apa­ri­ción pro­vo­có y pro­vo­ca mie­do por­que no pudo pre­ver­se. Fue y es oscu­ra, difu­sa, sin un locus o tiem­po defi­ni­do. Cada indi­vi­duo, cada gru­po social cons­tru­ye sus mie­dos con los mate­ria­les cul­tu­ra­les, polí­ti­cos, reli­gio­sos dis­po­ni­bles pre­via­men­te a los hechos con­cre­tos. Los mie­dos, sin embar­go, en los casos estu­dia­dos, se cons­tru­ye­ron en base a otros mie­dos cono­ci­dos y reco­no­ci­bles: la empre­sa, los mili­ta­res, el comu­nis­mo” (p.95). Leyen­do esta inves­ti­ga­ción de cam­po, uno recuer­da los méto­dos del fran­quis­mo y sus efec­tos aún vivos en los mie­dos de muchas per­so­nas mayo­res y en la man­se­dum­bre de muchos adul­tos que sufrie­ron la edu­ca­ción nacio­nal­ca­tó­li­ca.

La segun­da lec­ción hace refe­ren­cia al hecho de que los mie­dos no son idén­ti­cos a todos los colec­ti­vos. Las per­so­nas, cla­ses y los pue­blos explo­ta­dos sufren unos mie­dos dife­ren­tes a los de quie­nes les explo­tan. Es cues­tión de quién tie­ne el poder para dic­tar leyes y apli­car terror y vio­len­cia. Un gran bur­gués esta­fa­dor y corrup­to has­ta la médu­la sien­te muchí­si­mo menos temor a la cár­cel, si lle­ga a sen­tir­lo, que un obre­ro que par­ti­ci­pa en un pique­te de pro­tes­ta con­tra el cie­rre por ese gran bur­gués de una de sus empre­sas. Ceci­lia Per­na­set­ti ha inves­ti­ga­do estas dife­ren­cias en su ponen­cia “Víncu­los entre los con­cep­tos de mie­do y memo­ria”, en la que refuer­za sus con­clu­sio­nes sobre Argen­ti­na con las tesis de Delu­meau sobre cómo la Igle­sia y la noble­za pro­vo­ca­ban el mie­do para­li­zan­te en las cla­ses tra­ba­ja­do­ras euro­peas en los siglos XIV al XVI, y dice: “mie­dos y memo­rias son cons­truc­cio­nes socia­les e his­tó­ri­cas que no pue­den enten­der­se cabal­men­te si no es con­si­de­rán­do­las como par­te de la lucha de unos gru­pos por impo­ner­se a otros” (p. 268). En esta lucha, los gru­pos que poseen la pro­pie­dad y el Esta­do, bus­can cau­sar tal daño físi­co y moral a los explo­ta­dos que que­den trau­ma­ti­za­dos duran­te varias gene­ra­cio­nes. María Inés Mudrov­cic ha estu­dia­do esta estra­te­gia en “Trau­ma, mie­do y memo­ria” des­ti­na­da, ade­más de otros obje­ti­vos, tam­bién a des­tro­zar la memo­ria colec­ti­va impi­dien­do así recons­truir su iden­ti­dad pre­sen­te y su futu­ro: “La memo­ria colec­ti­va en tan­to repre­sen­ta­ción narra­ti­va no sólo inte­gra los even­tos en una his­to­ria sino que inclu­ye la cons­truc­ción de una futu­ra his­to­ria que con­ti­núa tenien­do como suje­to al gru­po. La comu­ni­dad de memo­ria gene­ra una comu­ni­dad de expec­ta­ti­vas” (pp. 215 – 216).

La ter­ce­ra y últi­ma lec­ción la extrae­mos de la ponen­cia “Mie­do y memo­ria” de D. Mun­do en la que sos­tie­ne pri­me­ro que: “El terror fun­da su fuer­za pre­ci­sa­men­te en la medi­da que logra impe­dir que los hom­bres se encuen­tren” (p. 199). La obse­sión del poder es impe­dir el encuen­tro, el deba­te y la auto­or­ga­ni­za­ción inde­pen­dien­te de los y las explo­ta­das para some­ter­los median­te el terror indi­vi­dua­li­za­do, sufri­do ais­la­da­men­te, en silen­cio. Obser­va­mos las leyes repre­si­vas que están dic­tan­do los Esta­dos espa­ñol y fran­cés con­tra Eus­kal Herria y vemos cómo se mate­ria­li­za dicha obse­sión por impe­dir el encuen­tro auto­or­ga­ni­za­do de nues­tro pue­blo. Des­pués, este inves­ti­ga­dor aña­de: “La figu­ra extre­ma de la polí­ti­ca terro­ris­ta lle­va­da ade­lan­te por el Esta­do es la del des­apa­re­ci­do. Se pue­de supo­ner que el mie­do bási­co del ser humano es el mie­do que nos des­pier­ta de la muer­te. La muer­te pro­pia, que nun­ca es de uno, y las del pró­ji­mo, que son las que uno vive y sufre y sien­te. El mie­do, aquí, ya no es por uno sino por el otro. La des­apa­ri­ción de per­so­nas, la sus­pen­sión de la exis­ten­cia de una per­so­na en ese lugar ilo­ca­li­za­ble que la sepa­ra de la muer­te, se con­vier­te en el signo dis­tin­ti­vo del terror. Uno de los modos en el que el mie­do se tro­ca en terror con­sis­te en no dejar apa­re­cer la muer­te, cuan­do se la sus­trae, se la ocul­ta o nie­ga: ni vivos ni muer­tos” (p. 205).

El empeo­ra­mien­to de las con­di­cio­nes car­ce­la­rias que sufren las pri­sio­ne­ras y pri­sio­ne­ros vas­cos se ins­cri­be de lleno den­tro de la pro­ble­má­ti­ca inves­ti­ga­da. La polí­ti­ca car­ce­la­ria es par­te de una polí­ti­ca gene­ral en la que la pro­duc­ción de mie­do va aumen­tan­do para has­ta abar­car al con­jun­to de la pobla­ción en la tota­li­dad de sus sen­ti­mien­tos y emo­cio­nes, de su afec­ti­vi­dad. Las con­de­nas por mos­trar fotos de las per­so­nas que­ri­das es un ejem­plo más de la fero­ci­dad del Esta­do en su obse­sión por impo­ner el ais­la­mien­to abso­lu­to y la inca­pa­ci­dad de mos­trar el míni­mo afec­to humano. Los cacheos a niños y niñas peque­ñas, a muje­res mayo­res bus­can, entre otros obje­ti­vos, humi­llar y deni­grar, rom­per la auto­es­ti­ma y des­truir la dig­ni­dad, recur­sos últi­mos con­tra el mie­do. Y las des­apa­ri­cio­nes tran­si­to­rias de las per­so­nas dete­ni­das, no comu­ni­can­do su para­de­ro, no avi­san­do de sus tras­la­dos y ocul­tan­do duran­te varios días los nue­vos des­ti­nos, son en reali­dad for­mas tran­si­to­rias de des­apa­ri­ción que bus­can mul­ti­pli­car la desa­zón y la angus­tia socia­les, y adver­tir de que el Esta­do pue­de hacer eso y mucho más. Las des­apa­ri­cio­nes de cua­tro vas­cos, una de ella muy recien­te, son la quin­tae­sen­cia del poder esta­ble­ci­do, su fría deter­mi­na­ción de pasar del mie­do al terror apli­ca­dos en diver­sas esca­las e inten­si­da­des. Como dice Susa­na Gri­sel­da en “Mie­do. Pers­pec­ti­vas sub­je­ti­vas y lazo social”: “En épo­cas de polí­ti­cas repre­si­vas y dis­cur­sos cen­tra­dos en el con­trol auto­ri­ta­rio, la vio­len­cia y sus estra­te­gias ame­na­zan­tes tie­nen entre sus obje­ti­vos frac­tu­rar al suje­to, rom­per con la capa­ci­dad crí­ti­ca y some­ter en mie­do y terror a la con­di­ción de pasi­vi­dad y vul­ne­ra­bi­li­dad” (p. 185). Por tan­to, la pre­gun­ta ¿non da Jon Anza? es vital­men­te revo­lu­cio­na­ria y huma­nis­ta.

IÑAKI GIL DE SAN VICENTE

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *