La cul­tu­ra vene­zo­la­na se expre­só con Soli­mar por Apo­rrea

Los espa­cios del Cen­tro de Arte La Estan­cia fue­ron esce­na­rio de un hecho sin­gu­lar el pasa­do jue­ves. Des­de las cin­co de la tar­de, más de trein­ta cul­to­res popu­la­res y nume­ro­so públi­co se auna­ron en una sola voz, un solo abra­zo y un solo aplau­so, para ren­dir home­na­je a Soli­mar Cade­nas, la joven can­to­ra revo­lu­cio­na­ria falle­ci­da hace ya un mes. Tam­bién hubo tiem­po para recor­dar el com­pro­mi­so his­tó­ri­co y éti­co con el her­mano pue­blo hai­tiano.

La tari­ma se mon­tó casi a ras del piso, como para que no hubie­ra dis­tan­cia o dife­ren­cias entre los más de 35 artis­tas que lo pobla­ban y el públi­co.

Sen­ta­dos en la gra­ma, entre árbo­les y flo­res, arri­ba o aba­jo del esce­na­rio se podían ver pelu­dos, ras­tas, tipos y tipas con pin­ta de ñán­ga­ras e inclu­so de malan­dros, pero lla­ma­ti­va­men­te no había nin­gu­na cor­ba­ta.

La tar­de se hizo noche entre abra­zos, lágri­mas, risas, can­tos, acor­des, poe­sía, tam­bo­res, mara­cas, sue­ños y reali­da­des.

Dije­ron los orga­ni­za­do­res que no hubo ensa­yo. Tam­po­co habían pre­sen­ta­do­res, pero del esce­na­rio sur­gía una armo­nía tal que cau­ti­vó y emo­cio­nó a todos los que tuvi­mos la suer­te de estar allí. Los cul­to­res se pre­sen­ta­ban uno tras otro, una sola mira­da bas­ta­ba para saber a quién le toca­ba pre­sen­tar­se. La poe­sía se entre­mez­cla­ba con el can­to. Poe­tas y can­to­res se alter­na­ron duran­te más de tres horas. Hubo pala­bras, can­cio­nes, poe­mas, con­sig­nas revo­lu­cio­na­rias, recuer­dos com­par­ti­dos de expe­rien­cias y luchas vivi­das jun­to a Soli­mar.

En La Estan­cia estu­vie­ron todos los com­pa­ñe­ros de Soli­mar en La Can­te­ra, al que ella per­te­ne­cía; tam­bién par­ti­ci­pa­ron los inte­gran­tes del Fren­te de Crea­do­res Mili­tan­tes. Se men­cio­nó la pre­sen­cia de Lilia Vera, Yor­lan­do Con­de, Chi­che Manau­re y Sol Mus­set. Se recor­dó a los que ya no están, como el Gor­do Páez, a Juan José de Dame Pa´Matala y tam­bién se evo­có al “Padre can­tor” Alí Pri­me­ra, quien decía “es mejor per­der el habla que dejar de hablar”.

Pero no es este perio­dis­ta, con sus limi­ta­cio­nes, quien podrá poner en sus pala­bras lo que allí pasó, habien­do tan­to poe­ta y can­tor derra­man­do amor, poe­sía, can­to y pasión por un mun­do mejor. Val­ga enton­ces lo que allí se dijo sobre Soli­mar Cade­nas:

“Esto que se refle­ja des­de este esce­na­rio, de estar todos jun­tos por un obje­ti­vo común, que­re­mos y espe­ra­mos que se refle­je en todas las dis­ci­pli­nas”. (Ama­ran­ta Pérez)

“Sus pasos fue­ron más elo­cuen­tes que sus pala­bras” (Enri­que de Son Cima­rrón)

José Ale­jan­dro Del­ga­do rela­ta un via­je a Argen­ti­na com­par­ti­do con Soli en oca­sión de los 80 años del Che: “Allí nos dimos cuen­ta de que la lucha de todos nues­tros pue­blos lati­no­ame­ri­ca­nos por la eman­ci­pa­ción era inmi­nen­te­men­te nece­sa­ria”.

“A los can­to­res cuan­do se van se les can­ta con ale­gría”, “¡Que viva lo nues­tro!”, dice el públi­co.

Alí Ale­jan­dro Pri­me­ra recuer­da el día en que cono­ció a Soli­mar: “Fue un 12 de febre­ro, en Pdv­sa La Cam­pi­ña, esa día Soli me pidió que la deja­ra can­tar y allí ella asu­mió al Che en su boca y allí la asu­mí como can­to­ra”.

La emo­ción fue envol­vien­do a todos. La ins­pi­ra­ción que a veces no sale, y Alí Cos­tas Manau­re la reem­pla­za por un “Viva Soli­mar Cade­nas” y con un “¡Cara­jo!” bien dicho.

Ya son las ocho y media, los que están en el esce­na­rio invi­tan a todos a can­tar­le una fulía a Soli­mar:

Can­ta can­ta Soli­mar

que tu agüi­ta no se seca.

Can­ta can­ta Soli­mar

que siem­pre serás estre­lla.

Y la rima impro­vi­sa­da se extien­de hacia las noche. Son las nue­ve y el himno nacio­nal cie­rra el acto.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *