Todo el poder para las cor­po­ra­cio­nes, por Nés­tor Gar­cía Iturbe

Qui­zás el títu­lo de este artícu­lo no expre­se una situa­ción nue­va en Esta­dos Uni­dos, don­de las cor­po­ra­cio­nes y gran­des intere­ses eco­nó­mi­cos siem­pre han esta­do en el poder, sin embar­go la deci­sión toma­da por la Cor­te Supre­ma de Jus­ti­cia el 20 de enero de este año rati­fi­ca dicha situa­ción y faci­li­ta que esto suceda.
La deci­sión de la Cor­te Supre­ma de Jus­ti­cia dero­ga una ley pro­mul­ga­da hace 103 años que prohí­be a las cor­po­ra­cio­nes rea­li­zar con­tri­bu­cio­nes mone­ta­rias a los can­di­da­tos de elec­cio­nes fede­ra­les. Las elec­cio­nes fede­ra­les son las que se rea­li­zan para la elec­ción del Pre­si­den­te y su Vice, ade­más de los Congresistas.
Siem­pre las gran­des cor­po­ra­cio­nes han con­tri­bui­do a las cam­pa­ñas de los dis­tin­tos can­di­da­tos. Regu­lar­men­te si el pre­si­den­te de la cor­po­ra­ción apo­ya al can­di­da­to repu­bli­cano, el vice­pre­si­den­te apo­ya al demó­cra­ta y ambos entre­gan al can­di­da­to de su pre­fe­ren­cia una con­tri­bu­ción “per­so­nal”, acor­de a los lími­tes y con­di­cio­nes que esta­ble­cía la ley. Los emplea­dos de la cor­po­ra­ción de igual for­ma, sin vio­lar la ley, rea­li­za­ban su con­tri­bu­ción “per­so­nal”, unos al demó­cra­ta y otros al repu­bli­cano. Has­ta aho­ra, así se cum­plía la ley y los can­di­da­tos reci­bían con­tri­bu­cio­nes “per­so­na­les”. Así tam­bién se ase­gu­ra­ba que cual­quie­ra de los can­di­da­tos que salie­ra elec­to, no exis­tía duda algu­na que había sido apo­ya­do por los miem­bros de la cor­po­ra­ción. La cor­po­ra­ción siem­pre gana.
Este pro­ble­ma de los fon­dos para las elec­cio­nes ha sido obje­to de escán­da­lo en repe­ti­das opor­tu­ni­da­des, pues regu­lar­men­te los can­di­da­tos reci­ben lo que se ha deno­mi­na­do “fon­dos secre­tos” que son entre­ga­dos por las cor­po­ra­cio­nes e indi­vi­duos sin que ellos ni los can­di­da­tos repor­ten los mis­mos. Regu­lar­men­te estos fon­dos se ori­gi­nan en los nego­cios “sucios”, en la eva­sión de impues­tos, lava­do de dine­ro e inclu­si­ve por el trá­fi­co de drogas.
Un caso nota­ble fue el que ori­gi­nó Richard Nixon cuan­do aspi­ró a la reelec­ción. El famo­so caso Water­ga­te fue finan­cia­do con los “fon­dos secre­tos” de la cam­pa­ña elec­to­ral. Los eje­cu­to­res de la pene­tra­ción en las ofi­ci­nas del can­di­da­to demó­cra­ta para regis­trar esta y colo­car micró­fo­nos en la mis­ma, había sido en su mayo­ría Ofi­cia­les de la CIA, algu­nos de ellos de ori­gen cubano.
La deci­sión toma­da por la Cor­te Supre­ma de Jus­ti­cia modi­fi­ca la situa­ción de las con­tri­bu­cio­nes ama­ña­das, pues a par­tir de aho­ra las gran­des cor­po­ra­cio­nes pue­den direc­ta y públi­ca­men­te con­tri­buir a los fon­dos de los can­di­da­tos a elec­cio­nes federales.
Esta deci­sión ter­mi­na de sacar a la luz públi­ca lo corrup­to del sis­te­ma elec­to­ral esta­dou­ni­den­se, que los ideó­lo­gos de la dere­cha cali­fi­can como “elec­cio­nes libres”. Per­mi­te tener una ple­na con­cien­cia de quién con­tro­la lo que se ha deno­mi­na­do como “demo­cra­cia repre­sen­ta­ti­va”. Eli­mi­na todo res­qui­cio de inte­gri­dad y moral en el gobierno de Esta­dos Uni­dos y en los ele­gi­dos para con­du­cir el mis­mo. Aho­ra se verá cla­ra­men­te que quie­nes tie­nen el poder en sus manos son las corporaciones.
La Cor­te Supre­ma de Jus­ti­cia de Esta­dos Uni­dos ha piso­tea­do las pala­bras de uno de sus padres fun­da­do­res, Tho­mas Jef­fer­son que en 1816 dijo: 
“Espe­ro que sepa­mos aplas­tar al nacer la aris­to­cra­cia de nues­tras adi­ne­ra­das cor­po­ra­cio­nes, que ya está retan­do a nues­tro gobierno, pro­ban­do su fuer­za, con su pos­tu­ra desa­fian­te a las leyes de nues­tro país”.
- Dr. Nés­tor Gar­cía Itur­be es edi­tor del Bole­tín Infor­ma­ti­vo El Heral­do, Cuba.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.