Fotos fina­les de Pasaia y resu­men de todos los actos aquí. Audio – entre­vis­ta de Boltxe a Anto­nio Álva­rez – Solis por Boltxe Kolektiboa

http://​www​.lahai​ne​.org/​i​n​d​e​x​.​p​h​p​?​p​=​5​227

En Bil­bo GEHA pess – Boltxe

En la tar­de del vier­nes, se han cele­bra­do dos intere­san­tí­si­mas char­las acer­ca del papel de los comu­nis­tas en la Eus­kal Herria que lucha por su liber­tad y el socia­lis­mo. En la de Bil­bo, han inter­ve­ni­do EHK, Boltxe Kol­ke­ti­boa e Iña­ki Gil de San Vicen­te y el tema cen­tral de las inter­ven­cio­nes ha sido sobre ser el tra­ba­jo de [email protected] comu­nis­tas en la Eus­kal Herria de hoy, en la Eus­kal Herria de 2010.

Juan­jo Saiz, vete­rano mili­tan­te comu­nis­ta ha expli­ca­do la tra­yec­to­ra de los pri­me­ros mili­tan­tes comu­nis­tas vas­cos, en un mun­do en ebu­lli­ción. Ha resal­ta­do las pági­nas de honor desa­rro­lla­das por aque­llas gene­ra­cio­nes, inclu­yen­do su movi­li­za­ción por las masas y su deter­mi­na­ción en la lucha anti­fas­cis­ta. Refi­rién­do­se con­cre­ta­men­te a Jesús Larra­ña­ga, ha remar­ca­do que la pre­sen­cia de mili­tan­tes vas­cos en el pri­mer PCE supu­so sen­si­bi­li­zar al par­ti­do res­pec­to de la cues­tión nacio­nal vas­ca. Algo que las actua­les estruc­tu­ras del PCE han des­pe­cia­do optan­do por trai­cio­nar su pro­pia his­to­ria desa­rro­llan­do la polí­ti­ca que el régi­meny el capi­tal exi­gen de un par­ti­do de orden al ser­vi­cio del capital.

Se ha refe­ri­do a EHK, agru­pa­ción que cuen­ta con 10 años de vida aho­ra. En su orga­ni­za­ción hay gen­tes que pro­ce­den de dis­tin­tas expe­rien­cias, inclu­yen­do anti­guos mili­tan­tes esta­ta­lis­tas, hoy con la visión cla­ra de que el mar­co orga­ni­za­ti­vo es la izquier­da Aber­tza­le. En rela­ción a quie­nes pro­cla­man aho­ra la cons­truc­ción del par­ti­do comu­nis­ta, Juan­jo ha seña­la­do que su for­ma­ción res­pe­ta ese pun­to de vis­ta pero EHK entien­de que el par­ti­do en Eus­kal Herria sur­gi­rá cuan­do las con­di­cio­nes estén dadas, sugi­rien­do que el lugar de quie­nes rei­vin­di­can el comu­nis­mo aho­ra está en las orga­ni­za­cio­nes de cla­se y de masas exis­ten­tes en Eus­kal Herria.

A con­ti­nua­ción Boltxe ha rea­li­za­do un repa­so a los casi 20 años del colec­ti­vo, con una carac­te­rís­ti­ca: tra­ba­jar en la infor­ma­ción y en la for­ma­ción. Y res­pec­to a su mili­tan­cia ha expli­ca­do que el lugar de sus mili­tan­tes es la dis­tin­ta estruc­tu­ra social por la que cada cual se sien­ta [email protected] Ha real­za­do su fir­me deter­mi­na­ción en la lucha anti­sec­ta­ria lla­man­do a estre­char lazos entre los dis­tin­tos tal­des exis­ten­tes, espe­cial­men­te entre aque­llos que han apos­ta­do por con­fluir en este home­na­je a Larrañaga.

Iña­ki Gil de San Vicen­te ha rea­li­za­do un exce­len­te reco­rri­do a las posi­cio­nes comu­nis­tas ayer y hoy en Eus­kal Herria, se ha refe­ri­do a los momen­tos en que se que­ría minus­va­lo­rar la capa­ci­dad teó­ri­ca del MLNV. Ha seña­la­do que un ele­men­to cen­tral en la lucha anti­ca­pi­ta­lis­ta es la lucha anti­pa­triar­cal, la abo­li­ción de la pro­pie­dad pri­va­da, la lucha por la Inde­pen­den­cia y el Socia­lis­mo en el mar­co de la lucha por la Libe­ra­ción Nacio­nal y Social de Eus­kal Herria. Se ha rfe­ri­do a la tra­di­ción de con­tra­po­der que hay en Eus­kal Herria his­to­ri­ca­men­te como uno de los mayo­res logros de la Izquier­da Aber­tza­le, lla­man­do al estu­dioy a la refle­xión para la prác­ti­ca polí­ti­ca. Hay que resal­tar la aten­ción con que se ha segui­do la expo­si­ción por par­te de la gen­te asistente. 

Des­pués de las expo­si­cio­nes se ha pasa­do a un colo­quio en el que se han refe­ri­do a caren­cias de la I.A. en su ges­tión muni­ci­pal, espe­cial­men­te, Así como el temor a que la lucha anti­re­pre­si­va no per­mi­ta ver el bos­que de la catás­tro­fe eco­nó­mi­ca y social en la que están sumi­dos los sec­to­res popu­la­res y res­pon­der en con­se­cuen­cia. En el deba­te se ha acla­ra­do que la repre­sión hace daño a las ini­cia­ti­vas socia­les, pero ni las para­li­za ni las para­li­za­rá. El acto ha fina­li­za­do, tras un intere­san­te deba­te con el can­to de La inter­na­cio­nal en euskara.

Se ha cita­do a las com­pa­ñe­ras y com­pa­ñe­ros que han acu­di­do a ir maña­na a Pasaia, al acto cen­tral de las jor­na­das y a su cie­rre. Nos vemos en Pasaia maña­na, konpas..
Fotos GEHApress-Boltxe

en Bil­bo GEHA pess – Boltxe

En la tar­de del vier­nes, se han cele­bra­do dos intere­san­tí­si­mas char­las acer­ca del papel de los comu­nis­tas en la Eus­kal Herria que lucha por su liber­tad y el socia­lis­mo. En la de Bil­bo, han inter­ve­ni­do EHK, Boltxe Kol­ke­ti­boa e Iña­ki Gil de San Vicen­te y el tema cen­tral de las inter­ven­cio­nes ha sido sobre ser el tra­ba­jo de [email protected] comu­nis­tas en la Eus­kal Herria de hoy, en la Eus­kal Herria de 2010.

Juan­jo Saiz, vete­rano mili­tan­te comu­nis­ta ha expli­ca­do la tra­yec­to­ra de los pri­me­ros mili­tan­tes comu­nis­tas vas­cos, en un mun­do en ebu­lli­ción. Ha resal­ta­do las pági­nas de honor desa­rro­lla­das por aque­llas gene­ra­cio­nes, inclu­yen­do su movi­li­za­ción por las masas y su deter­mi­na­ción en la lucha anti­fas­cis­ta. Refi­rién­do­se con­cre­ta­men­te a Jesús Larra­ña­ga, ha remar­ca­do que la pre­sen­cia de mili­tan­tes vas­cos en el pri­mer PCE supu­so sen­si­bi­li­zar al par­ti­do res­pec­to de la cues­tión nacio­nal vas­ca. Algo que las actua­les estruc­tu­ras del PCE han des­pe­cia­do optan­do por trai­cio­nar su pro­pia his­to­ria desa­rro­llan­do la polí­ti­ca que el régi­meny el capi­tal exi­gen de un par­ti­do de orden al ser­vi­cio del capital.

Se ha refe­ri­do a EHK, agru­pa­ción que cuen­ta con 10 años de vida aho­ra. En su orga­ni­za­ción hay gen­tes que pro­ce­den de dis­tin­tas expe­rien­cias, inclu­yen­do anti­guos mili­tan­tes esta­ta­lis­tas, hoy con la visión cla­ra de que el mar­co orga­ni­za­ti­vo es la izquier­da Aber­tza­le. En rela­ción a quie­nes pro­cla­man aho­ra la cons­truc­ción del par­ti­do comu­nis­ta, Juan­jo ha seña­la­do que su for­ma­ción res­pe­ta ese pun­to de vis­ta pero EHK entien­de que el par­ti­do en Eus­kal Herria sur­gi­rá cuan­do las con­di­cio­nes estén dadas, sugi­rien­do que el lugar de quie­nes rei­vin­di­can el comu­nis­mo aho­ra está en las orga­ni­za­cio­nes de cla­se y de masas exis­ten­tes en Eus­kal Herria.

A con­ti­nua­ción Boltxe ha rea­li­za­do un repa­so a los casi 20 años del colec­ti­vo, con una carac­te­rís­ti­ca: tra­ba­jar en la infor­ma­ción y en la for­ma­ción. Y res­pec­to a su mili­tan­cia ha expli­ca­do que el lugar de sus mili­tan­tes es la dis­tin­ta estruc­tu­ra social por la que cada cual se sien­ta [email protected] Ha real­za­do su fir­me deter­mi­na­ción en la lucha anti­sec­ta­ria lla­man­do a estre­char lazos entre los dis­tin­tos tal­des exis­ten­tes, espe­cial­men­te entre aque­llos que han apos­ta­do por con­fluir en este home­na­je a Larrañaga.

Iña­ki Gil de San Vicen­te ha rea­li­za­do un exce­len­te reco­rri­do a las posi­cio­nes comu­nis­tas ayer y hoy en Eus­kal Herria, se ha refe­ri­do a los momen­tos en que se que­ría minus­va­lo­rar la capa­ci­dad teó­ri­ca del MLNV. Ha seña­la­do que un ele­men­to cen­tral en la lucha anti­ca­pi­ta­lis­ta es la lucha anti­pa­triar­cal, la abo­li­ción de la pro­pie­dad pri­va­da, la lucha por la Inde­pen­den­cia y el Socia­lis­mo en el mar­co de la lucha por la Libe­ra­ción Nacio­nal y Social de Eus­kal Herria. Se ha rfe­ri­do a la tra­di­ción de con­tra­po­der que hay en Eus­kal Herria his­to­ri­ca­men­te como uno de los mayo­res logros de la Izquier­da Aber­tza­le, lla­man­do al estu­dioy a la refle­xión para la prác­ti­ca polí­ti­ca. Hay que resal­tar la aten­ción con que se ha segui­do la expo­si­ción por par­te de la gen­te asistente. 

Des­pués de las expo­si­cio­nes se ha pasa­do a un colo­quio en el que se han refe­ri­do a caren­cias de la I.A. en su ges­tión muni­ci­pal, espe­cial­men­te, Así como el temor a que la lucha anti­re­pre­si­va no per­mi­ta ver el bos­que de la catás­tro­fe eco­nó­mi­ca y social en la que están sumi­dos los sec­to­res popu­la­res y res­pon­der en con­se­cuen­cia. En el deba­te se ha acla­ra­do que la repre­sión hace daño a las ini­cia­ti­vas socia­les, pero ni las para­li­za ni las para­li­za­rá. El acto ha fina­li­za­do, tras un intere­san­te deba­te con el can­to de La inter­na­cio­nal en euskara.

Se ha cita­do a las com­pa­ñe­ras y com­pa­ñe­ros que han acu­di­do a ir maña­na a Pasaia, al acto cen­tral de las jor­na­das y a su cie­rre. Nos vemos en Pasaia maña­na, konpas..

El acto-home­na­je a Jesús Larra­ña­ga han empe­za­do a las 11 de la maña­na con la pre­sen­cia de varios cien­tos de per­so­nas reu­ni­das en un late­ral del Ayun­ta­mien­to del pue­blo y repre­sen­tan­tes de Nós – UP, Corrien­te Roja, IzCa (con Doris Bene­gas pre­sen­te en el acto). En pri­mer lugar ha inter­ve­nio Kol­do Iza­gi­rre, que se ha refe­ri­do a las duras con­di­cio­nes de los tra­ba­ja­do­res de la épo­ca, a las luchas que tuvie­ron que empren­der para con­quis­tar los dere­chos fun­da­men­ta­les, a la repre­sión y a las muer­tes por dis­pa­ros de la Guar­dia Civil de 6 per­so­nas en Pasaia en 1 movi­li­za­ción que pedía la mejo­ra de las con­di­cio­nes de vida y sala­rio en las pri­me­ras déca­das del siglo XX.

El hecho de que los tra­ba­ja­do­res muer­tos por la G. Civil fue­ran de ori­gen gale­go ha hecho que el tex­to de Kol­do Iza­gi­rre (ori­gi­nal­men­te en Eus­ke­ra y leí­do en eus­ke­ra) haya sido tra­du­ci­do al galle­go y leí­do en esa lengua.

Tras esta inter­ven­ción, la fami­lia de Jesús Larra­ña­ga (cuya hija esta­ba pre­sen­te), ha reci­bi­do el bai­le de un Aurres­ku de honor diri­gi­do a la fami­lia como reco­no­ci­mien­to y home­na­je por la muer­te de Jesús Larra­ña­ga que murió fusi­la­do en Madrid así como para home­na­jear a la fami­lia por el injus­to olvi­do que ha teni­do que soportar.

En la figu­ra de Larra­ña­ga se home­na­jea a todas las per­so­nas que lucha­ron con­tra el fas­cis­mo, a todos los tra­ba­ja­do­res muer­tos por la bar­ba­rie capi­ta­lis­ta en esa mis­ma épo­ca y a todas las per­so­nas que han lucha­do y luchan por las libertades.

Tam­bién ha inter­ve­ni­do Iña­ki Gil de San Vicen­te hacien­do un repa­so his­tó­ri­co a la tra­yec­to­ria de los comu­nis­tas de aquel tiem­po situan­do, como decía Kol­do Iza­gi­rre, la mayo­ría de edad polí­ti­ca de las cla­ses tra­ba­ja­do­ras y popu­la­res vas­cas en 1930, momen­to en el que se empie­za a cons­truir una orga­ni­za­ción polí­ti­ca entorno al doble eje de res­pues­ta a la opre­sión de cla­se y nacio­nal. Ha pedi­do per­dón en nom­bre de todos los pre­sen­tes y los orga­ni­za­do­res por el retra­so con el que se ha reco­no­ci­do a aque­llos pri­me­ros lucha­do­res que, en 1930, tuvie­ron la visión polí­ti­ca sufi­cien­te para des­cu­brir que no hay libe­ra­ción de cla­ses sin libe­ra­ción nacio­nal y que no hay libe­ra­ción nacio­nal sin libe­ra­ción de cla­ses, algo que en este momen­to la izquier­da aber­tza­le defien­de como principio.

El acto ha reu­ni­do a unas 400 per­so­nas. Jun­to a la fami­lia había una iku­rri­ña y una ban­de­ra comu­nis­ta y el home­na­je ha fina­li­za­do entre aplau­sos de los cien­tos de per­so­nas que aba­rro­ta­ban el lugar.

A las 12 ha habi­do una char­la-deba­te en el salón de actos del ayun­ta­mien­to de Pasaia a car­go de Iña­ki Gil de San Vicen­te y Anto­nio Alva­rez Solís. Iña­ki se ha refe­ri­do a los míni­mos nece­sa­rios para que alguien que dice ser comu­nis­ta lo sea real­men­te, entre ellos la lucha con­tra el patriar­ca­do, la lucha por la libe­ra­ción nacio­nal y social o la lucha por el con­tra-poder popu­lar; como demues­tra la his­to­ria, la izquier­da aber­tza­le se han cons­trui­do entorno a esos pre­su­pues­tos logran­do rever­tir los ata­ques del Esta­do sobre la base de una pre­mi­sa: nin­gu­na medi­da repre­si­va de cual­quier natu­ra­le­za del Esta­do ha que­da­do sin ser respondida.

En ese sen­ti­do, la cons­truc­ción de la IA es un pro­ce­so diná­mi­co basa­do en ana­li­zar cons­tan­te­men­te los acier­tos y los erro­res y ajus­tar en cada momen­to las tác­ti­cas nece­sa­rias para res­pon­der a esas agre­sio­nes; en todo momen­to ha esta­do pre­sen­te la situa­ción de [email protected] pre­sos y pre­sas polí[email protected], en las refle­xio­nes de los ponen­tes. Se han recor­da­do los tiem­pos en que el Esta­do res­pon­día con muer­te, con tor­tu­ra, con expul­sio­nes masi­vas de la pobla­ción por no acep­tar las polí­ti­cas y las iden­ti­da­des impues­tas por los intere­ses de un gran capi­tal enton­ces en cons­truc­ción, refi­rién­do­se a que, en Eukal Herria, en las car­lis­ta­das, en la gue­rra del 36 o en la lucha actual, dece­nas de miles de per­so­nas han per­di­do la vida, sus hacien­das o la liber­tad, pero aún así, el Esta­do y las cla­ses socia­les que lo sus­ten­tan, no han con­se­gui­do vencer.

A con­ti­nua­ción, Alva­rez Solís ha hecho un repa­so des­de su ópti­ca de ciu­da­dano de Madrid y ami­go del pue­blo vas­co, a la tra­yec­to­ria de lucha que él mis­mo vis­lum­bra, hacien­do cons­tar que, des­de su pun­to de vis­ta, la izquier­da aber­tza­le cuen­ta con un fac­tor favo­ra­ble para su con­ti­nui­dad en la lucha, la no exis­ten­cia de un Esta­do vasco.

Todos los ele­men­tos de cons­truc­ción nacio­nal y social que se dan en Eus­kal Herria son con­se­cuen­cia de una lucha impla­ca­ble con­tra el Esta­do y el Esta­do es inca­paz de asi­mi­lar una diná­mi­ca de cons­truc­ción nacio­nal y social que par­te de rei­vin­di­car la terri­to­ria­li­dad para la nación vas­ca y la sobe­ra­nía nacio­nal com­ple­ta y abso­lu­ta para que se desa­rro­lle el pro­yec­to nacio­nal y social que la socie­dad vas­ca deter­mi­ne, sin inje­ren­cia alguna.

Álva­rez Solís es un gran cono­ce­dor de la his­to­ria, y ha reco­no­ci­do que su situa­ción de negar el impe­ria­lis­mo espa­ño­lis­ta en Madrid es com­pli­ca­da, por ser, el sen­ti­mien­to demo­crá­ti­co, un sen­ti­mien­to mino­ri­ta­rio en el Madrid actual. Ha ilus­tra­do con una situa­ción de la 2 Gue­rra Mun­dial, el sen­ti­mien­to que él mis­mo tie­ne en este momen­to, cuan­do ha dicho que el Ejér­ci­to Inglés fue tras­la­da­do a Libia para reor­ga­ni­zar­se y con­tra­ata­car con­tra los nazis; a las tro­pas fran­ce­sas que toda­vía que­da­ban con posi­bi­li­dad de com­ba­tir al Nazis­mo, les encar­ga­ron la tarea de resis­tir mili­tar­men­te has­ta que las tro­pas ingle­sas estu­vie­sen segu­ras y per­tre­cha­das en el país del Magrheb; pre­gun­ta­ba un diri­gen­te polí­ti­co inglés si las tro­pas ingle­sas podrían resis­tir a los nazis, su res­pues­ta fue: Ingla­te­rra resis­ti­rá has­ta que resis­ta el últi­mo fran­cés. Las tro­pas fran­ce­sas se sacri­fi­ca­ron para dar tiem­po a la reor­ga­ni­za­ción ingle­sa: la derro­ta nazi en Áfri­ca fue total. Alva­rez Solís con­cluía su inter­ven­ción dicien­do que, en esta línea de defen­sa de los dere­chos demo­crá­ti­cos, los demo­crá­tas de ver­dad espa­ño­les se defien­de con la acti­tud demo­crá­ti­ca del últi­mo ciu­da­dano vas­co que siga luchan­do, dejan­do cla­ro que la soli­da­ri­dad sigue sien­do la ter­nu­ra de los pue­blos, y la lucha anti­fas­cis­ta un deber de cual­quier demócrata.

Comi­da en el frontón:

Unas 200 per­so­nas han rea­li­za­do una comi­da popu­lar en el fron­tón jun­to a la igle­sia ame­ni­za­da por ber­tso­la­ris. Con­cluí­da la comi­da, nue­vo acto en el salón.

Char­la-colo­quio sobre la for­ma en que se vivie­ron his­tó­ri­ca­men­te los deba­tes sobre la supera­ción del nacio­na­lis­mo bur­gués del PNV para pasar a la cons­truc­ción de una teo­ría de cons­truc­ción nacio­nal y que fusio­na­se lucha de cla­ses y lucha nacional.

Fun­da­men­tal­men­te este paso se da en la V Asam­blea de ETA, en ella, la mili­tan­cia de la épo­ca con­clu­yó con que, la cons­truc­ción de Eus­kal Herria pasa por la inte­gra­ción de la inmi­gra­ción, defen­dien­do el cri­te­rio de que la nación y la nacio­na­li­dad no depen­den de lazos de san­gre o gené­ti­cos sino de la ads­crip­ción volun­ta­ria a la nación en la que cada ser humano ha deci­di­do vivir libre­men­te. La opción de ETA V Asam­blea fue por el Mar­xis­mo, y en esa deci­sión, tuvie­ron una rele­van­cia espe­cial las revo­lu­cio­nes cuba­na y arge­li­na. La V Asam­blea deci­dió expul­sar a la direc­ción ante­rior, que había deri­va­do hacia una opción Maoís­ta con incli­na­ción hacia una posi­ción de carác­ter esta­ta­lis­ta espa­ñol, reto­man­do el rum­bo polí­ti­co bajo la pre­mi­sa de que lo fun­da­men­tal para la libe­ra­ción nacio­nal y social de Eus­kal Herria era el mar­co terri­to­rial nacio­nal vas­co, el impul­so del Eus­ke­ra como len­gua nacio­nal, la ciu­da­da­nía adqui­ri­da por volun­tad pro­pia de la inmi­gra­ción y con­ti­nuar ade­lan­te man­te­nien­do la estra­te­gia de la lucha arma­da. Un segun­do ponen­te se ha refe­ri­do a su pro­pia expe­rien­cia como miem­bro de aque­lla asam­blea en un tiem­po con­vul­so en el que, a pesar de la oscu­ri­dad del Fran­quis­mo para con la cul­tu­ra y la len­gua vas­cas, seguía sien­do Eus­kal­dun. Como dato curio­so, ha con­ta­do que, en su pri­me­ra deten­ción en un pue­blo Gui­puz­koano, el trans­por­te de pre­sos se hacía en tren, espo­sa­do y lle­va­do como pasa­je­ro por la Guar­dia Civil has­ta Dono­si­ta. Allí, paseo espo­sa­do has­ta el Gobierno Civil y des­de el mis­mo espo­sa­do y pasea­do de nue­vo has­ta la cár­cel. Así eran las cosas en aque­llos tiempos.

El pri­mer acto de la tar­de aca­ba de con­cluir con una cerra­da ova­ción a los dos ponen­tes y, varios cien­tos de per­so­nas aca­ban de diri­gir­se de nue­vo al fron­tón para cerrar el día con el últi­mo de los actos polí­ti­cos que comien­za­rá en bre­ve de nue­vo en el fron­tón en una tar­de en la que en Pasaia luce una tar­de fría y des­apa­ci­ble cubier­ta por el. El mitin ha con­cluí­do con lla­ma­mien­tos a luchar por una Eus­kal Herria Komu­nis­ta, con los acor­des de La inter­na­cio­nal eje­cu­ta­dos por una vio­li­nis­ta en un acto emo­ti­vo y con la asis­ten­cia can­tan­do su letra puño en alto.

Maña­na publi­ca­re­mos un docu­men­to foto­grá­fi­co exten­so de la jor­na­da de hoy.

Cró­ni­ca de la char­la de Bil­bo y fotos de Bil­bo y Pasaia – GEHA press – Boltxe​.Info

10/​01/​22.

Mesa en Bil­bo GEHA pess – Boltxe

En la tar­de del vier­nes, se han cele­bra­do dos intere­san­tí­si­mas char­las acer­ca del papel de los comu­nis­tas en la Eus­kal Herria que lucha por su liber­tad y el socia­lis­mo. En la de Bil­bo, han inter­ve­ni­do EHK, Boltxe Kol­ke­ti­boa e Iña­ki Gil de San Vicen­te y el tema cen­tral de las inter­ven­cio­nes ha sido sobre ser el tra­ba­jo de [email protected] comu­nis­tas en la Eus­kal Herria de hoy, en la Eus­kal Herria de 2010.

Juan­jo Saiz, vete­rano mili­tan­te comu­nis­ta ha expli­ca­do la tra­yec­to­ra de los pri­me­ros mili­tan­tes comu­nis­tas vas­cos, en un mun­do en ebu­lli­ción. Ha resal­ta­do las pági­nas de honor desa­rro­lla­das por aque­llas gene­ra­cio­nes, inclu­yen­do su movi­li­za­ción por las masas y su deter­mi­na­ción en la lucha anti­fas­cis­ta. Refi­rién­do­se con­cre­ta­men­te a Jesús Larra­ña­ga, ha remar­ca­do que la pre­sen­cia de mili­tan­tes vas­cos en el pri­mer PCE supu­so sen­si­bi­li­zar al par­ti­do res­pec­to de la cues­tión nacio­nal vas­ca. Algo que las actua­les estruc­tu­ras del PCE han des­pe­cia­do optan­do por trai­cio­nar su pro­pia his­to­ria desa­rro­llan­do la polí­ti­ca que el régi­meny el capi­tal exi­gen de un par­ti­do de orden al ser­vi­cio del capital.

Se ha refe­ri­do a EHK, agru­pa­ción que cuen­ta con 10 años de vida aho­ra. En su orga­ni­za­ción hay gen­tes que pro­ce­den de dis­tin­tas expe­rien­cias, inclu­yen­do anti­guos mili­tan­tes esta­ta­lis­tas, hoy con la visión cla­ra de que el mar­co orga­ni­za­ti­vo es la izquier­da Aber­tza­le. En rela­ción a quie­nes pro­cla­man aho­ra la cons­truc­ción del par­ti­do comu­nis­ta, Juan­jo ha seña­la­do que su for­ma­ción res­pe­ta ese pun­to de vis­ta pero EHK entien­de que el par­ti­do en Eus­kal Herria sur­gi­rá cuan­do las con­di­cio­nes estén dadas, sugi­rien­do que el lugar de quie­nes rei­vin­di­can el comu­nis­mo aho­ra está en las orga­ni­za­cio­nes de cla­se y de masas exis­ten­tes en Eus­kal Herria.

A con­ti­nua­ción Boltxe ha rea­li­za­do un repa­so a los casi 20 años del colec­ti­vo, con una carac­te­rís­ti­ca: tra­ba­jar en la infor­ma­ción y en la for­ma­ción. Y res­pec­to a su mili­tan­cia ha expli­ca­do que el lugar de sus mili­tan­tes es la dis­tin­ta estruc­tu­ra social por la que cada cual se sien­ta [email protected] Ha real­za­do su fir­me deter­mi­na­ción en la lucha anti­sec­ta­ria lla­man­do a estre­char lazos entre los dis­tin­tos tal­des exis­ten­tes, espe­cial­men­te entre aque­llos que han apos­ta­do por con­fluir en este home­na­je a Larrañaga.

Iña­ki Gil de San Vicen­te ha rea­li­za­do un exce­len­te reco­rri­do a las posi­cio­nes comu­nis­tas ayer y hoy en Eus­kal Herria, se ha refe­ri­do a los momen­tos en que se que­ría minus­va­lo­rar la capa­ci­dad teó­ri­ca del MLNV. Ha seña­la­do que un ele­men­to cen­tral en la lucha anti­ca­pi­ta­lis­ta es la lucha anti­pa­triar­cal, la abo­li­ción de la pro­pie­dad pri­va­da, la lucha por la Inde­pen­den­cia y el Socia­lis­mo en el mar­co de la lucha por la Libe­ra­ción Nacio­nal y Social de Eus­kal Herria. Se ha rfe­ri­do a la tra­di­ción de con­tra­po­der que hay en Eus­kal Herria his­to­ri­ca­men­te como uno de los mayo­res logros de la Izquier­da Aber­tza­le, lla­man­do al estu­dioy a la refle­xión para la prác­ti­ca polí­ti­ca. Hay que resal­tar la aten­ción con que se ha segui­do la expo­si­ción por par­te de la gen­te asistente. 

Des­pués de las expo­si­cio­nes se ha pasa­do a un colo­quio en el que se han refe­ri­do a caren­cias de la I.A. en su ges­tión muni­ci­pal, espe­cial­men­te, Así como el temor a que la lucha anti­re­pre­si­va no per­mi­ta ver el bos­que de la catás­tro­fe eco­nó­mi­ca y social en la que están sumi­dos los sec­to­res popu­la­res y res­pon­der en con­se­cuen­cia. En el deba­te se ha acla­ra­do que la repre­sión hace daño a las ini­cia­ti­vas socia­les, pero ni las para­li­za ni las para­li­za­rá. El acto ha fina­li­za­do, tras un intere­san­te deba­te con el can­to de La inter­na­cio­nal en euskara.

Se ha cita­do a las com­pa­ñe­ras y com­pa­ñe­ros que han acu­di­do a ir maña­na a Pasaia, al acto cen­tral de las jor­na­das y a su cie­rre. Nos vemos en Pasaia maña­na, konpas..
Fotos GEHApress-Boltxe

Cró­ni­ca de Otxar­koa­ga Fotos GEHA Press – Boltxe​.Info

Ha sido un acto modes­to, de 40 com­pa­ñe­ras y com­pa­ñe­ros. Con gen­tes de EHK, Pa…Ya Kul­tur Elkar­tea, Iskra y Boltxe Kolek­ti­boa jun­to a otras per­so­nas que han acu­di­do a títu­lo per­so­nal. No erá­mos mucha gen­te, pero ese no es el problema.

Hemos cum­pli­do doble­men­te, con nues­tro com­pro­mi­so comu­nis­ta, con Lenin y Larra­ña­ga, con todas las per­so­nas que han per­di­do la vida o la liber­tad en la lucha de clses. Des­de atrás el mono­li­to ha sido tes­ti­go de una alo­cu­ción en la que se ha comen­za­do por decir bien cla­ro que estas jor­na­das en home­na­je a Larra­ña­ga y todas las per­so­nas lucha­do­ras del mun­do, per­so­na­li­za­das en él no deben que­dar­se en un mero acto folc­kló­ri­co. Debe vis­lum­brar­se un futu­ro de uni­dad en el tra­ba­jo entre las mili­tan­tes y los mili­tan­tes comu­nis­tas de Eus­kal Herria, por nues­tra cla­se, por nues­tro pueblo.Tal vez haya sido un ele­men­to a resal­tar del buen ambiente.

El mono­li­to fue eri­gi­do por Pa…Ya hace más de 10 años y algu­nas de las per­so­nas que enton­ces estu­vie­ron en la inau­gu­ra­ción hoy esta­ban ahí, otros que par­ti­ci­pa­ron pero eran casi niñas y niños tam­bién, han repe­ti­do pre­sen­cia. Y ahí hemos reafir­ma­do nues­tro com­pro­mi­so con la lucha de cla­ses. No ha sido casual la pre­sen­cia de esas dece­nas de com­pa­ñe­ras y com­pa­ñe­ros, hemos acu­di­do a esta cita por el tra­ba­jo dia­rio que rea­li­za­mos en otros movi­mien­tos. Y lo hemos hecho con la satis­fac­ción de decir a quie­nes más han dado en la lucha que siguen vivas y vivos con noso­tras y noso­tros, que segui­mos tiran­do y siguen aqui y combatiendo.

Se ha recor­da­do que este puña­do de comu­nis­tas aber­tza­les de dis­tin­tos herrial­des esta­mos sien­do capa­ces de desa­rro­llar todos los actos pre­vis­tos e inclu­so algu­nos son simul­tá­neos en dis­tin­tos herrial­des. Se va acer­can­do el día del pla­to fuer­te, el cie­rre de las jor­na­das este sába­do en Pasaia y allí se ha lla­ma­do a acu­dir. Tes­ti­gos han sido la iku­rri­ña, la ban­de­ra roja y la ban­de­ra de la resis­ten­cia ira­kí, por­que la mili­tan­cia comu­nis­ta vas­ca es tam­bién una mili­tan­cia antiimperialista.

Para el cie­rre, no han fal­ta­do ni el recuer­do a las pre­sas y pre­sos polí­ti­cos vas­cos ni el recuer­do de sus ausen­cias ya que sin dudar, muchas com­pa­ñe­ras y com­pa­ñe­ros que hoy están dis­per­sas por las cár­ce­les de los esta­dos espa­ñol y fran­cés y otros exi­lia­dos nos habrían acom­pa­ña­do de bue­na gana por el camino que tran­si­ta­mos aten­tas y aten­tos a las refle­xion­se de Lenin, de Marx, de Engels y a la situa­ción de nega­ción de liber­ta­des que vive Eus­kal Herria de la mano del gobierno del Fren­te Nacio­nal Espa­ñol en Vas­con­ga­das y su her­mano geme­lo en Nafa­rroa, el pac­to UPN – PSN.

Se ha levan­ta­do la ban­de­ra roja de la dig­ni­dad de cla­se con la iku­rri­ña, sím­bo­lo de la Repú­bli­ca Vas­ca en un día en el que des­de la dere­cha vas­con­ga­da lle­ga­ban los ecos de la enési­ma trai­ción peneu­vis­ta, con la entra­da de Ardan­za e Imaz, anti­guos ente­rra­do­res ins­ti­tu­cio­na­les de Eus­kal Herria en el gobierno del Gol­pe y la Ley de par­ti­dos de López y basa­goi­ti, en el momen­to en que el Movi­mien­to Popu­lar en Donos­tia vol­vía a dejar en evi­den­cia el fana­tis­mo mató­nil de Ares y su cuer­po de poli­cia anti­aber­tza­le, la lla­ma­da Erchain­cha apo­yan­do a los represaliados.

No men­ti­mos a nadie si decí­mos que des­pués del can­to del Eus­ko Guda­riak y la Inter­na­cio­nal hemos vuel­to a nues­tras tareas ple­na­men­te satis­fe­chos de recor­dar en el mono­lí­to con que Pa…Ya ins­ti­tu­cio­na­li­zó el pri­mer memo­ra­ble Lenin Egu­na de Eus­kal Herria a todas las nues­tras y los nues­tros en la memo­ria de Vla­dí­mir Iliich Ulia­nov y Jesús Larra­ña­ga y a quie­nes le acom­pa­ñan en esta anda­du­ra tan dura como apa­sio­nan­te, de luchar y viivr inten­sa­men­te por Eus­kal Herria y por toda la Huma­ni­dad, en gra­ve peli­gro como la vida mis­ma por los ata­ques cri­mi­na­les del capi­tal y el imperialismo.

Maña­na nos vemos en Pasaia y la Bol­sa (Bil­bo), res­pec­ti­va­men­te. Ya fal­ta menos para el sába­do, konpas.

Jue­ves 21, a las 19,00 (Pza. otxar­koa­ga). Para subir, coger el bus 03 en la Pza. Cir­cu­lar (Aban­do) ./​Den­tro de los actos que esta sema­na se desa­rro­llan en Eus­kal Herria, como pre­lu­dio del home­na­je popu­lar que se tri­bu­ta­ra a Larra­ña­ga el pró­xi­mo día 23 en Pasaia, el pró­xi­mo día 21, en Otxar­koa­ga, uno de los barrios mas popu­la­res y de tra­di­ción obre­ra de Bil­bo, se rea­li­za­ra una ofren­da flo­ral en la esta­tua de Marx y Lenin, que con todo orgu­llo, luce el barrio.

Recor­de­mos el deta­lle, de que día 21, fecha de la ofren­da, es un nue­vo ani­ver­sa­rio del falle­ci­mien­to de Lenin, ocu­rri­da un 21 de enero de 1924.

La ofren­da flo­ral será a las 7 de la tar­de y esta apo­ya­da por varios colec­ti­vos, como Pa Ya Kul­tur Elkar­tea, Iskra, EHK o Boltxe.

En ella, el mar­xis­ta vas­co Kol­do Iza­gui­rre, lee­rá en eus­ke­ra, la poe­sía de Maiakovky.

Comien­zan las jor­na­das de home­na­je a Larra­ña­ga (San­tur­tzi) por Boltxe Kolektiboa

Ponen­tes en San­tur­tzi Foto Geha Press – Boltxe​.Info

Segui­da­men­te ofre­ce­mos la cro­ni­ca de la char­la en Santurtzi

A las 7,45 y con un audi­to­rio de varias dece­nas de per­so­nas, en el Kre­sa­la Are­toa. El pri­mer ponen­te, Jon Kere­je­ta, gran cono­ce­dor de la vida de Larra­ña­ga y de los pri­me­ros comu­nis­tas de aquel tiem­po ha glo­sa­do la visa de Jesús Larra­ña­ga. Larra­ña­ga, el mili­tan­te comu­nis­ta recha­zó un tex­to reli­gio­so ofre­ci­do por un cape­llán la tar­de ante­rior a su fusi­la­mient, al que res­pon­dió: mire, se lo que pone ahí y le invi­to a venir maña­na, verá como mue­re un comunista.

A la maña­na del fusi­la­mien­to los pre­sos comen­za­ron a can­tar La Inter­na­cio­nal en el momen­to en que fue­ron lle­va­dos al pare­dón. Kere­je­ta se ha refe­ri­do más tard a la situa­ción del cemen­te­rio de La Almu­de­na cuan­do gen­tes de EHK y Corrien­te Roja rea­li­za­ron un acto de recuer­do a los muer­tos del PC de Eus­ka­di, vien­do allí un lugar lleno de ver­ti­dos, ladri­llos y yer­bas, seña­lan­do que, así ha paga­do la pseu­do­de­mo­cra­cia espa­ño­la a los com­ba­tien­tes antifascistas.

Larra­ña­ga fue hijo de una fami­lia car­lis­ta, comen­zó su vida labo­ral en la CAF y lo hizo como mili­tan­te nacio­na­lis­ta, com­pa­ñe­ro de Eli Gallas­te­gi (Guda­ri) aun­que sus cami­nos polí­ti­cos se divi­die­ron pos­te­rior­men­te. Des­pués, tras un acer­ca­mien­to al pro­ce­so irlan­dés se defi­ne en 1927 como comu­nis­ta y se acer­ca a aque­llos núcleos fun­da­cio­na­les, con Asti­ga­rra­bia y Zapirain.

Vivió el tiem­po en que la oli­gar­quía vas­ca comien­zó a empa­ren­tar con fami­lias de las cla­ses altas espa­ño­las, crean­do ban­cos como el actual BBV,es el momen­to en que el movi­mien­to obre­ro reco­ge a un sec­tor cam­pe­sino vas­co al que las oli­gar­quías arre­ba­tan las tie­rras y huyen a la ciu­dad o hacia el extran­je­ro. Coin­ci­de en las minas con gen­tes de la Rio­ja, Palen­cia, creán­do­se un pro­le­ta­ria­do joven en Eus­kal Herria, con las pri­me­ras huel­gas de La Arbo­le­da. Su pri­me­ra anda­du­ra se desa­rro­lla en el PS, con Facun­do Pere­za­gua. Es con­tem­po­rá­neo de los her­ma­nos Ara­na, Luis y Sabino y del ini­cio del aber­tza­lis­mo, con la figu­ra del biz­kai­ta­rris­mo, un movi­mien­to res­trin­gi­do enton­ces a Bizkaia.

En aquel momen­to, el PS se alía con la Liga Monár­qui­ca, en un pac­to simi­lar al actual pac­to PP – PSOE logran­do la ultra­de­re­cha socia­lis­ta su pri­mer esca­ño con el voto de las oli­gar­quías. Esto lle­vó al par­ti­do a la cri­sis, en un momen­to his­tó­ri­co pos­te­rior el PC De Eus­ka­di asu­me la polí­ti­ca de des­en­mas­ca­rar a los social­fas­cis­tas y comien­zas los tiro­teos entre los miem­bros del PC y del PS, es la eta­pa más sec­ta­ria del sta­li­nis­mo. Larra­ña­ga entra a un PC que defien­de las con­sig­nas ¡Aba­jo la Repú­bli­ca, Viva los Soviets!, coin­ci­dien­do con Jagi – Jagi, y con los anar­quis­tas en las luchas, sien­do un caso excep­cio­nal por su capa­ci­dad de diá­lo­go en el momen­to en que los PCs se carac­te­ri­za­ron por un sec­ta­ris­mo extremo.

Fren­te al gol­pe fas­cis­ta, comu­nis­tas y anar­quis­tas repe­lie­ron el levan­ta­mien­to mili­tar del 36 en Donos­ti, lue­go derro­ta­ron el gol­pe del cuar­tel de Loyo­la. Larra­ña­ga tenía un fuer­te arrai­go entre el cam­pe­si­na­do local. El odio a los socia­lis­tas del PCE tam­bién venía del tiem­po en que el PSOE cola­bo­ró con la Dic­ta­du­ra de Pri­mo de Rive­ra, que ya se había con­ver­ti­do en una fuer­za defen­so­ra de los esta­dos y defen­so­ra del capi­tal. El PSOE defen­dió la razón de esta­do y el cho­que lle­vó al enfren­ta­mien­to arma­do, en un tiem­po de enfren­ta­mien­to ideo­ló­gi­co entre Rosa Luxen­bourg y Berstein.

El obje­ti­vo de los comu­nis­tas es crear sobre las rui­nas de Espa­ña las repú­bli­cas de Cata­lun­ya, Gali­cia, Eus­ka­di, Por­tu­gal, decía el PC de Eus­ka­di enton­ces. Cam­bian su polí­ti­ca de enfren­ta­mien­to y del ata­que al social­fas­cis­mo pasan a defen­der el Fren­te Popu­lar. EL PCE de Eus­ka­di se acer­ca a ANV y a Jagi – Jagi. Con­cluí­da la gue­rra los comu­nis­tas tra­ta­ron de ata­car al fran­quis­mo des­de terri­to­rio del esta­do fran­cés cre­yen­do que los alia­dos avan­za­rían con­tra la Dic­ta­du­ra derro­ta­dos Hitler y Mus­so­li­ni, algo que nun­ca sucedió.

Las fuer­zas mili­ta­res vas­cas en aquel tiem­po fue­ron 90.000 comu­nis­tas, 90,000 PNV, 70.000 CNT y varios miles de Jagi – Jagi, ANV. Larra­ña­ga no capi­tu­ló en la Trai­ción del Pac­to de San­to­ña, tra­tó de volar Altos Hor­nos de Biz­kaia pero el PNV lo impi­dió. Larra­ña­ga fue arrin­co­na­do, como otros mili­tan­tes comu­nis­tas por su defen­sa de Eus­kal Herria. Fue cap­tu­ra­do en 1941 y muchos mili­tan­tes comu­nis­tas atri­bu­yen esas caí­das a dela­cio­nes de la direc­ción cen­tral del PCE. 

A con­ti­nua­ción Antxon Men­di­zá­bal ha situa­do el momen­to polít­co mun­dial expo­nien­do que esta­mos en una crí­sis de civi­li­za­ción. La cri­sis no ha apa­re­ci­do ahora,es estruc­tu­ral y esta­lla con la des­apa­ri­ción de la URSS. Ha repa­sa­do el terri­ble pano­ra­ma del Ter­cer Mun­do, con la con­vic­ción de que la des­truc­ción de len­guas, cul­tu­ras, pue­blos se ace­le­ra­rá en este siglo. Las cul­tu­ras del mun­do son cons­cien­tes de que en poco tiem­po, o se orga­ni­zan polí­ti­ca­men­te o des­apa­re­cen. A fina­les del mile­nio había 27oo víc­ti­mas dia­rias de los con­flic­tos polí­ti­cos y 50 millo­nes de des­pla­za­dos. El desas­tre medioam­bien­tal, el pro­ble­ma del agua, la des­truc­ción de las bases mate­ria­les de nues­tra socie­dad es la carac­te­rís­ti­ca prin­ci­pal del capi­tal, hoy.

El capi­ta­lis­mo está en una nue­va fase, ya ni las reli­gio­nes ni los filó­so­fos pue­den jus­ti­fi­car­le, ha gene­ra­do una socie­dad indi­vi­dua­lis­ta, inso­li­dá­ria, a la vez que ha fra­ca­sa­do tam­bién el lla­ma­do comu­nis­mo. Ha lla­ma­do a una refle­xión sobre lo suce­di­do, ya que seguir por el mis­mo camino lle­va a repro­du­cir los mis­mos erro­res. Sobre la NEP, 1922 Lenin se pre­gun­ta, ¿dón­de esta­mos?, rota enton­ces la alian­za cam­pe­sino – pro­le­ta­ria. ¿Qué hacer?, defi­nien­do que las cla­ses tra­ba­ja­do­ras tenían que domi­nar la pro­pie­dad de los medios de pro­duc­ción. Si la pla­ni­fi­ca­ción se rea­li­za sin con­vic­ción la pla­ni­fi­ca­ción care­ce de sen­ti­do y gene­ra como en la URSS una estruc­tu­ra de 15 millo­nes de fun­cio­na­rios, expli­can­do la rela­ción entre dere­chos indi­vi­dua­les y par­ti­ci­pa­ción, con la degra­da­ción del pro­ble­ma del pen­sa­mien­to en base a la línea jus­ta, es decir, ase­si­nar a la disidencia.

El dog­ma­tis­mo sta­li­nis­ta lle­vó a la indi­gen­cia inte­lec­tual al pen­sa­mien­to “comu­nis­ta” de la buro­cra­cia, que solo repe­tía tópi­cos y afir­ma­cio­nes del par­ti­do que ya, era solo su buro­cra­cia parasitaria.

La fal­ta de res­pe­to a las Nacio­nes Opri­mi­das, con el papel de Sta­lin que renun­cia a la reso­lu­ción de la opre­sión nacio­nal, y el geor­giano, se con­vier­te en el motor de la repre­sión de los pue­blos a pesar de su papel ante­rior en el partido.

En 1989 las repú­bli­cas levan­ta­das exi­gen la Inde­pen­den­cia, un movi­mien­to que el PCUS ni acer­tó a vis­lum­brar, y nada ni nadie entien­de que ten­ga razón de exis­tir una estruc­tu­ra hue­ca, vacía, des­hu­ma­ni­za­da y acul­tu­ral. Ha fina­li­za­do defen­dien­do la pro­pie­dad social fren­te al capi­ta­lis­mo de esta­do, base ideo­ló­gi­ca del Socia­lis­mo del Siglo XXI, con la vuel­ta en Lati­noa­mé­ri­ca hacia los pue­blos ori­gi­na­rios, afros e indí­ge­nas, en una defen­sa de las tésis socia­lis­tas por las que gran par­te del comu­nis­mo vas­co se ali­nea hoy, con la defen­sa de la inmi­gra­ción como un ele­men­to cen­tral para el desa­rro­llo de Eus­kal Heria.

En rela­ción a la apli­ca­ción del Socia­lis­mo del Siglo XXI ha defi­ni­do como uno de sus ele­men­tos bási­cos el inter­na­cio­na­lis­mo. Vital para todos. En los últi­mos 200 años se enfren­tan las expe­rien­cias de poder popu­lar y la del capi­tal. En un momen­to his­tó­ri­co en el que inclu­so muchos pro­ce­sos arma­dos están sien­do enten­di­dos en este momen­to con las vic­to­rias de los movi­mien­tos here­de­ros de las orga­ni­za­cio­nes arma­das de los años 70. 

Vier­nes 22 a las 19,00 Cen­tro Cívi­co La Bol­sa . /​Recor­da­mos que en el mis­mo ámbi­to de actos encua­dra­dos en el home­na­je popu­lar a Jesús Larra­ña­ga, comu­nis­ta y aber­tza­le vas­co de los años 30, el vier­nes a las 7 de la tar­de, habrá un char­la en Bil­bo, en el Cen­tro Cul­tu­ral La Bol­sa de Alde Zaha­rra, con la pro­pues­ta de deba­te “El papel de los comu­nis­tas en la Eus­kal Herria de hoy” en la que inter­ven­drán como ponen­tes Boltxe Kolek­ti­boa, EHK e Iña­ki Gil de San Vicente.

Car­tel para la char­la en la Bol­sa (Bil­bo)

HITZALDI ETA OMENALDIA 

(Bil­bo) – La Bol­san, osti­ra­la 22an.
Arratsal­de­ko 19,00 etan. «Komu­nis­tak gaur Eus­kal Herrian».

EHK, BOLTXE, PA … YA Kul­tur Elkar­tea, ISKRA, Iña­ki Gil de San Vicente.

Sába­do 23. /​Gora Eus­kal Herria Gorria! . 11,00 Pasai­ko Ger­ni­ka Enpa­ran­tzan ome­nal­dia. Hator!.

Bio­gra­fía de Vla­dí­mir Iliich Uliá­nov, (Vla­dí­mir Lenin) , Uno de los Nues­tros (Boltxe), datos de Wikipedia.

Naci­do en Sim­birsk, Rusia, hijo de Iliá Niko­lá­ye­vich Uliá­nov (1831-1886), un fun­cio­na­rio civil ruso, direc­tor de escue­las, y más tar­de Con­se­je­ro de Esta­do del zar Nico­lás II, pues­to en el que tra­ba­jó para incre­men­tar la demo­cra­cia y exten­der la edu­ca­ción gra­tui­ta en Rusia. Con nume­ro­sos her­ma­nos, entre ellos Alek­sandr (de ten­den­cia anar­quis­ta), quien fue eje­cu­ta­do en 1887 por aten­tar con­tra el zar Ale­jan­dro III.

Como muchos rusos, fue una mez­cla entre la etnia y las tra­di­cio­nes reli­gio­sas. Tenía ascen­den­cia cal­mu­ca por par­te de su padre, de ale­ma­nes del Vol­ga por par­te de su abue­la mater­na, que eran lute­ra­nos, y ascen­den­cia judía por su abue­lo materno (con­ver­ti­do al cris­tia­nis­mo). El mis­mo Vla­dí­mir Iliich Uliá­nov fue bau­ti­za­do por el rito de la Igle­sia Orto­do­xa Rusa.

De peque­ño se le lla­ma­ba Volo­dia (dimi­nu­ti­vo de Vla­dí­mir) y mos­tró don de pen­sa­mien­to ela­bo­ra­do y pro­fun­do, aser­ti­vo, poco afec­ti­vo y sar­cás­ti­co. De men­te muy lógi­ca, se mos­tró exce­len­te estu­dian­te des­de su más tier­na infan­cia. Sus pro­fe­so­res decla­ra­ron sobre él:

-«Muy dota­do, siem­pre lim­pio y estu­dio­so, pri­me­ro en todas las mate­rias, cier­ta ten­den­cia a ais­lar­se y a la reserva»-
Fió­dor Kérens­ki (1890)

Fió­dor Kérens­ki (direc­tor del liceo de Sim­birsk) era padre del famo­so Alek­sandr Kérens­ki, quien iba a ser más ade­lan­te el Pri­mer Minis­tro del Gobierno Pro­vi­sio­nal derro­ca­do duran­te la revo­lu­ción bolchevique.

Vla­dí­mir se dis­tin­guió en el estu­dio del latín y el grie­go. Pasó por dos tra­ge­dias en su juven­tud: en 1886 su padre murió de una hemo­rra­gia cere­bral. Al año siguien­te, en mayo de 1887, su her­mano mayor, Alek­sandr Uliá­nov, fue dete­ni­do y fusi­la­do. Alek­sandr Kérens­ki escri­bió que «la eje­cu­ción de un her­mano como Alek­sandr Uliá­nov hubie­ra teni­do nece­sa­ria­men­te un efec­to demo­le­dor y des­truc­ti­vo sobre cual­quier men­te nor­mal». Sin embar­go, según el his­to­ria­dor Robert K. Mas­sie, el efec­to que tuvo la muer­te de su her­mano es un tema discutible. 

Su acti­vi­dad polí­ti­ca antes de la Revo­lu­ción rusa :

Foto­gra­fía de Lenin, dic. 1895.

El mis­mo año de la eje­cu­ción de su her­mano Alek­sandr, Lenin ter­mi­na sus estu­dios en el liceo de Sim­birsk (con meda­lla de oro). En junio, ingre­sa en la Facul­tad de Dere­cho de la Uni­ver­si­dad de Kazán, don­de se tras­la­da con toda su familia.

En Kazán, Lenin entra en con­tac­to con círcu­los revo­lu­cio­na­rios y es dete­ni­do en diciem­bre del mis­mo año. Al día siguien­te, diri­ge la siguien­te car­ta al rec­tor de la Universidad:

Con­si­de­ran­do que no es posi­ble con­ti­nuar mis estu­dios en la Uni­ver­si­dad en las actua­les con­di­cio­nes de la vida uni­ver­si­ta­ria, ten­go el honor de supli­car humil­de­men­te a Su Exce­len­cia que dis­pon­ga mi exclu­sión como estu­dian­te de la Uni­ver­si­dad Impe­rial de Kazán.[1]

El 7 de diciem­bre de 1887, Lenin es depor­ta­do a Kokúsh­kino, una aldea en la pro­vin­cia de Kazán, y pues­to bajo vigi­lan­cia policial.

Recha­za­das por las auto­ri­da­des sus peti­cio­nes de read­mi­sión en la Uni­ver­si­dad de Kazán, así como de cur­sar estu­dios en el extran­je­ro, al final obtie­ne el per­mi­so para regre­sar a Kazán en octu­bre. De nue­vo en Kazán, Lenin se ocu­pa en el estu­dio de El Capi­tal de Karl Marx, e ingre­sa en un círcu­lo mar­xis­ta orga­ni­za­do por N. E. Fedo­sé­yev. El año siguien­te, ins­ta­la­do en Sama­ra, es dete­ni­do en rela­ción con su per­te­nen­cia a este círculo.

En junio de 1890, y tras varias soli­ci­tu­des recha­za­das, se le auto­ri­za a exa­mi­nar­se como externo en las asig­na­tu­ras de Dere­cho por la Uni­ver­si­dad de San Peters­bur­go. En enero de 1892 con­si­gue su diplo­ma uni­ver­si­ta­rio, y ejer­ce como pasan­te de abo­ga­do en Sama­ra. Duran­te este tiem­po actua­rá como defen­sor en diver­sas cau­sas. En julio de este año, y tras repe­ti­das soli­ci­tu­des al Tri­bu­nal Comar­cal de Sama­ra y al Depar­ta­men­to de Poli­cía, obtie­ne la cer­ti­fi­ca­ción que le da dere­cho a ejer­cer la abo­ga­cía lo que res­ta del año, sién­do­le reno­va­da el año siguien­te. Duran­te este tiem­po escri­bi­rá algu­nos tex­tos con­tra los popu­lis­tas (naród­ni­ki) que lee­rá en los círcu­los marxistas.

En 1893 se tras­la­da a San Peters­bur­go, dete­nién­do­se en el camino en Nizh­ni Nóv­go­rod y en Mos­cú, don­de se pone en con­tac­to con diver­sos gru­pos mar­xis­tas. En San Peters­bur­go ejer­ce como pasan­te. Ese año escri­be Acer­ca de la lla­ma­da cues­tión de los mer­ca­dos, que lee en los círcu­los marxistas.

En 1894 se tras­la­da a Mos­cú, don­de con­ti­nua­rá su rela­ción con los círcu­los mar­xis­tas y obre­ros, y segui­rá tra­ba­jan­do en el plano teó­ri­co en con­tra de las ideas de los popu­lis­tas. Con­tra ellos escri­be sus obras Quié­nes son los «ami­gos del pue­blo» y cómo luchan con­tra los social­de­mó­cra­tas (1894) y El con­te­ni­do eco­nó­mi­co del popu­lis­mo y su crí­ti­ca en el libro del señor Stru­ve (1894−1895).

Por esta épo­ca comien­zan sus pri­me­ros via­jes por Euro­pa, ana­li­zan­do los pro­ce­sos revo­lu­cio­na­rios del Vie­jo Con­ti­nen­te. En 1896, sus acti­vi­da­des revo­lu­cio­na­rias le oca­sio­na­rán el encar­ce­la­mien­to y su des­tie­rro a Sibe­ria (en 1897), don­de pasa­rá tres años de su vida. En Sibe­ria, en 1898, con­trae­rá matri­mo­nio con Nadezh­da Krúps­ka­ya. Tam­bién dedi­ca­rá este tiem­po a redac­tar su volu­mi­no­so tra­ba­jo El desa­rro­llo del capi­ta­lis­mo en Rusia.

En 1903, pre­sen­ta­rá sus tesis en el Par­ti­do Obre­ro Social­de­mó­cra­ta de Rusia, que ser­vi­rán para esta­ble­cer un pri­mer dis­tan­cia­mien­to entre la frac­ción bol­che­vi­que y la men­che­vi­que. Pos­te­rior­men­te, duran­te la revo­lu­ción de 1905, via­ja­rá des­de Sui­za en un tren ocul­to, para inten­tar exten­der el fue­go revo­lu­cio­na­rio y, al no con­se­guir­lo, opta­rá por exi­liar­se en Fin­lan­dia, para pasar des­pués una vez más a Sui­za.

En el cli­ma de reac­ción de los años pos­te­rio­res a la revo­lu­ción falli­da de 1905, empe­zó a ejer­cer influen­cia entre los círcu­los socia­lis­tas rusos y ale­ma­nes una nue­va filo­so­fía, el empi­rio­cri­ti­cis­mo. Sus prin­ci­pa­les repre­sen­tan­tes fue­ron Mach y Ave­na­rius. Se tra­ta­ba de una filo­so­fía pre­ten­di­da­men­te mar­xis­ta, que bus­ca­ba aban­do­nar el mate­ria­lis­mo ins­pi­rán­do­se en la recien­te cri­sis de la físi­ca y en filo­so­fías basa­das en el méto­do cien­tí­fi­co, como el posi­ti­vis­mo. El enfren­ta­mien­to de Lenin a esta filo­so­fía, que cali­fi­ca­ba de idea­lis­ta y de suce­so­ra del ber­ke­leís­mo, se con­cre­tó en una de sus más impor­tan­tes obras filo­só­fi­cas: Mate­ria­lis­mo y empi­rio­cri­ti­cis­mo (1908).

Lenin y la revo­lu­ción de 1917

Artícu­lo prin­ci­pal: Revo­lu­ción rusa de 1917

Con el ini­cio de la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial su figu­ra polí­ti­ca se expan­de, al pro­pug­nar la opo­si­ción de la social­de­mo­cra­cia ale­ma­na a la mis­ma, y le con­vier­te en una figu­ra cla­ve en Rusia, cuan­do la evo­lu­ción de la con­tien­da se mues­tra abier­ta­men­te des­fa­vo­ra­ble para su país. Tras la ines­pe­ra­da revo­lu­ción de febre­ro, que cul­mi­na en la abdi­ca­ción del zar, comien­za a fra­guar­se un pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio que se resol­ve­ría en el mes de Noviem­bre (octu­bre por el vie­jo calendario).

Aná­li­sis pre­vio de los acon­te­ci­mien­tos de febre­ro (Car­tas des­de lejos)

La revo­lu­ción de febre­ro sor­pren­de a Lenin exi­lia­do en Sui­za. Con la esca­sa fuen­te de infor­ma­ción de que dis­po­nen los emi­gra­dos rusos —fun­da­men­tal­men­te, la pren­sa legal — , Lenin se lan­za a aven­tu­rar una expli­ca­ción de sus fun­da­men­tos y causas.

En la pri­me­ra de sus Car­tas des­de lejos, Lenin cen­tra su expli­ca­ción en dos puntos:

  1. Las luchas de cla­ses, fran­cas y abier­tas, des­en­ca­de­na­das en el trie­nio de 19051907, que per­mi­tie­ron ace­le­rar los acon­te­ci­mien­tos de febre­ro.
    La pri­me­ra revo­lu­ción (1905) remo­vió pro­fun­da­men­te el terreno, arran­có de raíz pre­jui­cios secu­la­res, des­per­tó a la vida polí­ti­ca y a la lucha polí­ti­ca a millo­nes de obre­ros y a dece­nas de millo­nes de cam­pe­si­nos, mos­tró a cada cla­se y al mun­do ente­ro el ver­da­de­ro carác­ter de todas las cla­ses (y todos los prin­ci­pa­les par­ti­dos) de la socie­dad rusa, la ver­da­de­ra corre­la­ción de sus intere­ses, de sus fuer­zas, de sus medios de acción, de sus obje­ti­vos inme­dia­tos y leja­nos.[2]
  2. La gue­rra mun­dial impe­ria­lis­ta, como fac­tor deter­mi­nan­te capaz de ace­le­rar los acon­te­ci­mien­tos his­tó­ri­cos y de engen­drar cri­sis mun­dia­les eco­nó­mi­cas, polí­ti­cas, nacio­na­les e inter­na­cio­na­les de una fuer­za inusi­ta­da.[3] Una gue­rra mun­dial orques­ta­da por las bur­gue­sías nacio­na­les, y que debía trans­for­mar­se en una gue­rra civil entre las cla­ses enemi­gas.[4] Este pro­ce­so ha comen­za­do en la revo­lu­ción de febre­ro. La gue­rra mun­dial será deci­si­va para la Revo­lu­ción rusa. Las pre­sio­nes eco­nó­mi­cas que for­za­ban este con­flic­to entre las bur­gue­sías nacio­na­les de Euro­pa (y en rela­ción con ello, la pre­sión polí­ti­ca de bri­tá­ni­cos y fran­ce­ses), pon­drán a las cla­ses diri­gen­tes de Rusia en un calle­jón sin sali­da, hacien­do impo­si­ble una paz con Ale­ma­nia. La impo­si­bi­li­dad de esta paz, úni­ca medi­da que habría podi­do fre­nar el des­con­ten­to popu­lar, impi­dió cual­quier recon­ci­lia­ción de las cla­ses en con­flic­to y con­du­jo a una dua­li­dad de pode­res que sólo pudo zan­jar­se por medio de una revolución.

En efec­to, en el pri­mer acto de la revo­lu­ción han con­flui­do tres fuerzas:

  1. La monar­quía zaris­ta, tra­di­cio­na­lis­ta, cabe­za de los terra­te­nien­tes feu­da­les, cabe­za de la vie­ja buro­cra­cia y del gene­ra­la­to.[5]
  2. La bur­gue­sía, que deten­ta el ver­da­de­ro poder eco­nó­mi­co, y que se ha orga­ni­za­do con rapi­dez des­de 1905.[6]
  3. El Sovié­ti­co.

En mar­zo, bajo pre­sio­nes de los gene­ra­les y ofi­cia­les del ejér­ci­to, Nico­lás II abdi­có y se for­mó un gobierno pro­vi­sio­nal de tipo bur­gués. Ambos acon­te­ci­mien­tos fue­ron for­za­dos por la nece­si­dad de que un gobierno mode­ra­do apla­ca­se los vien­tos de sub­ver­sión y otor­ga­se algu­nas con­ce­sio­nes, a cam­bio de seguir sos­te­nien­do la gue­rra con los ale­ma­nes. Pero, como apun­ta Lenin, la abdi­ca­ción del zar no supo­nía de hecho una con­tra­dic­ción en el régi­men (en todo caso, se tra­ta­ba de un des­en­cuen­tro mera­men­te tran­si­to­rio), sino más bien un cie­rre de filas entre la bur­gue­sía que recla­ma­ba su hora, y las fuer­zas repre­sen­ta­das por la monar­quía. En la prác­ti­ca, pese a su dis­cur­so repu­bli­cano, la bur­gue­sía nece­si­ta­ba man­te­ner el tra­to con la monar­quía. Por eso, la res­tau­ra­ción aún ame­na­za­ba en el horizonte.

Fren­te a las fuer­zas del gobierno y de la monar­quía, Lenin apues­ta aquí por el Soviet. El gobierno pro­vi­sio­nal es inca­paz de igno­rar los intere­ses tan­to de la bur­gue­sía rusa como del capi­tal extran­je­ro repre­sen­ta­do por los gobier­nos de la Enten­te. Por tan­to, es inca­paz de fir­mar una paz con Ale­ma­nia. El gobierno pro­vi­sio­nal tam­po­co pue­de enfren­tar­se a los terra­te­nien­tes y entre­gar la tie­rra a los cam­pe­si­nos y a los obre­ros del campo.

Sien­do así, la úni­ca sali­da posi­ble para esta situa­ción pasa por el Soviet, el úni­co garan­te por enton­ces (y mien­tras dura­se la dua­li­dad de pode­res) de la liber­tad popu­lar, y que man­tie­ne al gobierno a la defen­si­va ofre­cien­do con­ce­sio­nes que inten­ten paliar el des­con­ten­to y la mise­ria que la gue­rra mun­dial aún provoca.

En defi­ni­ti­va, en esta épo­ca Lenin pien­sa en los siguien­tes términos:

  • expul­sa­dos los Romá­nov, tene­mos un Esta­do de cor­te bur­gués simi­lar a los de la Euro­pa occi­den­tal (e igual­men­te militarista);
  • este Esta­do bur­gués, sin embar­go, se encuen­tra con las manos ata­das por­que exis­te una ins­ti­tu­ción popu­lar, el Soviet, que en Petro­gra­do deten­ta el ver­da­de­ro poder y con­tra el que el Esta­do es inca­paz de impo­ner­se median­te la repre­sión;[7]
  • este poder, sin embar­go, ha cedi­do volun­ta­ria­men­te has­ta aho­ra el poder del Esta­do a la burguesía;

En estas con­di­cio­nes, la mino­ría bol­che­vi­que debe abo­gar por­que el Soviet avan­ce defi­ni­ti­va­men­te hacia la apro­pia­ción del poder del Estado.

Regre­so a Petrogrado

Foto­gra­fía de Lenin, dic. 1919.

Lenin lle­ga a Petro­gra­do la noche del 3 de abril de 1917: el día siguien­te pre­sen­ta, sin ape­nas cono­ci­mien­to de la situa­ción con­cre­ta en el terri­to­rio ruso y por su cuen­ta y ries­go, sus céle­bres Tesis de abril.

En estas tesis, Lenin abor­da las siguien­tes cuestiones:

  • Recha­zo de la gue­rra impe­ria­lis­ta, some­ti­da a los intere­ses del capi­tal. Estos mis­mos intere­ses hacen impo­si­ble una paz que sea real­men­te demo­crá­ti­ca, no impues­ta por la fuer­za, y sin anexiones.
  • En Rusia se ha pasa­do de la pri­me­ra eta­pa de la revo­lu­ción (que da el poder a la bur­gue­sía) a la segun­da, que debe poner ese poder en manos del pro­le­ta­ria­do y de los cam­pe­si­nos pobres.
  • Des­en­mas­ca­rar el Gobierno Pro­vi­sio­nal como gobierno de capi­ta­lis­tas, y negar­les todo apoyo.
  • Reco­no­ci­mien­to de que el Par­ti­do se encuen­tra en mino­ría en los Soviets. Nece­si­dad por tan­to de expli­car y difun­dir sus pos­tu­ras, des­de una mino­ría crítica.
  • Rei­vin­di­ca­ción no de una repú­bli­ca par­la­men­ta­ria, sino de una repú­bli­ca de los Soviets. Den­tro de la cual se supri­man poli­cía, ejér­ci­to y buro­cra­cia, sin que la remu­ne­ra­ción de todos los fun­cio­na­rios exce­da nun­ca el suel­do de un obre­ro cualificado.
  • Refor­ma agra­ria. Con­fis­ca­ción de las tie­rras de los terra­te­nien­tes. Nacio­na­li­za­ción de todas las tie­rras que se pon­drán a dis­po­si­ción de los Soviets locales.
  • Fusión de los ban­cos en un ban­co úni­co bajo el con­trol de los Soviets.
  • Prio­ri­dad del con­trol demo­crá­ti­co de la pro­duc­ción y dis­tri­bu­ción por par­te de los Soviets, antes que «implan­ta­ción» inme­dia­ta del socialismo.
  • Como tareas del Par­ti­do: (1) Cele­bra­ción de un nue­vo Con­gre­so. (2) Modi­fi­ca­ción del pro­gra­ma en rela­ción con la posi­ción ante el impe­ria­lis­mo y ante el Esta­do, y refor­ma del pro­gra­ma míni­mo. (3) Cam­bio de deno­mi­na­ción del Par­ti­do, que ha de pasar de «social­de­mó­cra­ta» a la de Comu­nis­ta.

En este momen­to, fue cuan­do Lenin se encon­tró com­ple­ta­men­te solo. El ala dere­cha de su par­ti­do lo acu­sa de anar­quis­mo, de aven­tu­re­ris­mo y de ape­lar a una gue­rra civil. El ala izquier­da se apro­pia de las Tesis para con­ver­tir­las en un pro­gra­ma inme­dia­to para derro­car al gobierno pro­vi­sio­nal. En reali­dad, por las cir­cuns­tan­cias en que se pro­nun­cia­ron y por la acti­tud pos­te­rior del pro­pio Lenin (que se alió con esa ala dere­cha y en con­tra de los izquier­dis­tas duran­te la con­fe­ren­cia de abril del Par­ti­do Obre­ro Social­de­mó­cra­ta de Rusia), pare­ce más sen­sa­to incli­nar­se por una inter­pre­ta­ción menos tajan­te. Las Tesis pre­ten­den ir ponien­do sobre la mesa un pro­gra­ma de medio-lar­go pla­zo, una tra­yec­to­ria polí­ti­ca que se debe ir siguien­do duran­te los meses pos­te­rio­res.[8]

Tras un alza­mien­to falli­do en julio, se des­atan las per­se­cu­cio­nes y el pro­pio Lenin tie­ne que huir a Fin­lan­dia, don­de se encon­tra­rá has­ta su regre­so en octu­bre. Apro­ve­cha­rá estos meses para redac­tar su impor­tan­te obra El Esta­do y la revo­lu­ción, que había de sen­tar las bases teó­ri­cas res­pec­to de la toma del poder del Esta­do, la trans­for­ma­ción del Esta­do bur­gués en un Esta­do socia­lis­ta (com­pues­to esen­cial­men­te por los órga­nos de masas: soviets de obre­ros, sol­da­dos, etc.), y la extin­ción de éste como paso pro­gre­si­vo hacia el comunismo.

A su vuel­ta se ini­cia el pro­ce­so que cul­mi­na­rá el 7 de noviem­bre con la toma del pala­cio de Invierno. Y el 8 de noviem­bre Lenin fue ele­gi­do Pre­mier de la Unión Sovié­ti­ca por el Con­gre­so de los Soviets de Rusia.

Pre­si­den­te del Con­se­jo de Comi­sa­rios del Pueblo

Lenin en su ofi­ci­na del Krem­lin, 1918.

Una vez ele­gi­do Pre­mier y ante el peli­gro de una inva­sión ale­ma­na, Lenin argu­men­tó que Rusia debía fir­mar de for­ma inme­dia­ta un tra­ta­do de paz. Otros líde­res bol­che­vi­ques como Buja­rin abo­ga­ban por la con­ti­nua­ción de la gue­rra como for­ma de fomen­tar la revo­lu­ción en Ale­ma­nia. Lev Trots­ki, quien lide­ra­ba las nego­cia­cio­nes, opta­ba por una pos­tu­ra inter­me­dia, pos­tu­lan­do un tra­ta­do de paz que no impli­ca­ra ganan­cias terri­to­ria­les para nin­gu­na de las par­tes. Cuan­do las nego­cia­cio­nes se colap­sa­ron, Ale­ma­nia lan­zó una inva­sión que resul­tó en la pér­di­da de muchos terri­to­rios del oes­te de Rusia. Como resul­ta­do de este giro de los acon­te­ci­mien­tos, las posi­cio­nes de Lenin obtu­vie­ron el apo­yo de la mayo­ría de los líde­res bol­che­vi­ques, y Rusia fir­mó el Tra­ta­do de Brest-Litovsk en tér­mi­nos des­ven­ta­jo­sos (mar­zo de 1918). El par­ti­do bol­che­vi­que fue renom­bra­do como Par­ti­do Comu­nis­ta de Rusia (bol­che­vi­que), que pos­te­rior­men­te se con­vir­tió en el Par­ti­do Comu­nis­ta de la Unión Sovié­ti­ca.

Acep­tan­do que los soviets eran la úni­ca for­ma de un gobierno obre­ro legí­ti­mo, Lenin abo­lió la Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te Rusa. Los bol­che­vi­ques per­die­ron la vota­ción enton­ces, ganan­do las elec­cio­nes el Par­ti­do Socia­lis­ta Revo­lu­cio­na­rio, aun­que divi­di­do en fac­cio­nes pro y anti soviets. Los bol­che­vi­ques, alia­dos con los social­re­vo­lu­cio­na­rios de izquier­da, tenían el apo­yo mayo­ri­ta­rio en el Con­gre­so de los Soviets, y for­ma­ron coa­li­ción de gobierno con el ala izquier­da del Par­ti­do Socia­lis­ta Revo­lu­cio­na­rio. Sin embar­go, la coa­li­ción se hun­dió tras la opo­si­ción de los Social Revo­lu­cio­na­rios al Tra­ta­do de Brest-Litovsk, que se unie­ron a otros par­ti­dos bus­can­do derro­car al gobierno sovié­ti­co. La situa­ción dege­ne­ró con todos los par­ti­dos no bol­che­vi­ques (inclu­yen­do los gru­pos socia­lis­tas) bus­can­do de for­ma acti­va el derro­ca­mien­to del poder de los soviets.

El 30 de agos­to de 1918, Fan­ni Kaplán, miem­bro del Par­ti­do Socia­lis­ta Revo­lu­cio­na­rio, se apro­xi­mó a Lenin des­pués de que éste hubie­ra habla­do en un mitin y mien­tras se diri­gía a su coche. Le lla­mó la aten­ción y cuan­do Lenin se vol­vió a res­pon­der, le dis­pa­ró tres tiros, dos de los cua­les impac­ta­ron en un hom­bro y en un pul­món. Lenin fue trans­por­ta­do a sus apar­ta­men­tos pri­va­dos en el Krem­lin y rehu­só ser ingre­sa­do en un hos­pi­tal, cre­yen­do que otros ase­si­nos podrían espe­rar­lo allí. Se lla­mó a varios doc­to­res, pero éstos deci­die­ron que era dema­sia­do peli­gro­so extraer las balas. Lenin se recu­pe­ró, pero su salud se resin­tió a par­tir de este suce­so y se cree que este inci­den­te con­tri­bu­yó a sus últi­mos infartos.

Lenin rea­li­zan­do un discurso.

En mar­zo de 1919, Lenin y otros líde­res bol­che­vi­ques jun­to a varios mar­xis­tas revo­lu­cio­na­rios de todo el mun­do crea­ron la Ter­ce­ra Inter­na­cio­nal, tam­bién cono­ci­da como Inter­na­cio­nal Comu­nis­ta, o Komin­tern, cuyos miem­bros, inclu­yen­do a Lenin y a los mis­mos bol­che­vi­ques, se escin­dían del más amplio movi­mien­to socia­lis­ta iden­ti­fi­ca­do con la Segun­da Inter­na­cio­nal. A par­tir de este momen­to serían cono­ci­dos como comunistas.

Mien­tras tan­to, una gue­rra civil aso­la­ba Rusia. Una amplia varie­dad de movi­mien­tos polí­ti­cos y sus segui­do­res toma­ron las armas para apo­yar o derro­car al gobierno sovié­ti­co. A pesar de que había muchas fac­cio­nes dife­ren­tes invo­lu­cra­das en la gue­rra civil, las dos fuer­zas prin­ci­pa­les fue­ron el Ejér­ci­to Rojo for­ma­do y diri­gi­do por Trots­ki (comu­nis­ta) y el Ejér­ci­to Blan­co, for­ma­do por una rela­ti­va mino­ría adep­ta o par­ti­da­ria al anti­guo régi­men zaris­ta (o en algu­nos casos con­tra­ria al recién cons­ti­tui­do) impul­sa­do por pode­ro­sos líde­res mili­ta­res como Kol­chak, Deni­kin y Yudé­nich, pero que reci­bi­ría el apo­yo abru­ma­dor y deci­si­vo de poten­cias extran­je­ras como Fran­cia, Gran Bre­ta­ña, Cana­dá, Esta­dos Uni­dosJapón, ade­más de otros 16 paí­ses, que inter­ven­drían tam­bién en esta gue­rra (en apo­yo del Ejér­ci­to Blan­co). El Ejér­ci­to Rojo ganó la gue­rra, derro­tan­do a las fuer­zas de la Rusia Blan­ca y sus alia­dos en 1920 (a pesar de esto, algu­nas islo­tes de peque­ñas tro­pas con­ti­nua­rían la lucha duran­te muchos años más).

En los últi­mos meses de 1919, los éxi­tos con­tra las fuer­zas del Ejér­ci­to Blan­co con­ven­cie­ron a Lenin de que era el momen­to de exten­der la revo­lu­ción hacia el Oes­te, por la fuer­za si fue­ra nece­sa­rio. Cuan­do la recién inde­pen­di­za­da Segun­da Repú­bli­ca de Polo­nia comen­zó a ase­gu­rar sus terri­to­rios orien­ta­les, ane­xio­na­dos por Rusia en las par­ti­cio­nes de Polo­nia a fina­les del siglo XVIII, se enfren­tó a las fuer­zas bol­che­vi­ques por la domi­na­ción de estas áreas, lo que con­tri­bu­yó al esta­lli­do de la gue­rra Pola­co-Sovié­ti­ca de 1919. Con la revo­lu­ción ale­ma­na y la Liga Espar­ta­quis­ta en pleno auge, Lenin vio esto como la opor­tu­ni­dad per­fec­ta para pene­trar en Euro­pa con las bayo­ne­tas del Ejér­ci­to Rojo. Lenin veía a Polo­nia como el puen­te que el Ejér­ci­to Rojo debía cru­zar para unir la Revo­lu­ción rusa con los segui­do­res comu­nis­tas de la Revo­lu­ción Ale­ma­na, y para ayu­dar a otros gobier­nos comu­nis­tas en Euro­pa Occi­den­tal. La derro­ta de la Rusia sovié­ti­ca en la gue­rra pola­co-sovié­ti­ca, sin embar­go, inva­li­dó estos planes.

A estas altu­ras ya había con­du­ci­do a la muer­te o al pre­si­dio, con la cola­bo­ra­ción de Trots­ki, a casi todos los anar­quis­tas de Rusia, por pro­mo­ver, según los bol­che­vi­ques, revuel­tas con­tra el gobierno sovié­ti­co, espe­cial­men­te entre el cam­pe­si­na­do, y la apro­pia­ción pri­va­da del exce­den­te de grano por par­te del kulak y deter­mi­na­das fábri­cas de la indus­tria por par­te de gru­pos de tra­ba­ja­do­res ais­la­dos, bajo la apa­rien­cia de coope­ra­ti­vas y comu­nas liber­ta­rias o sóviets libres, inde­pen­dien­tes de todo poder del Esta­do, al que con­si­de­ra­ban un fac­tor de opre­sión con inde­pen­den­cia de su carác­ter de cla­se obre­ra. Bus­ca­ron así la for­ma de des­truir, cuan­do no con­tro­lar, todas aque­llas orga­ni­za­cio­nes anar­quis­tas (con­si­de­ra­das por ellos de influen­cia peque­ño­bur­gue­sa) que pro­mo­vie­ron moti­nes, la insu­bor­di­na­ción o levan­ta­mien­tos con­tra la Repú­bli­ca de los Sóviets en los momen­tos de mayor difi­cul­tad de la Gue­rra Civil y post-gue­rra rusas, duran­te la polí­ti­ca del comu­nis­mo de gue­rra. Deja­ron exis­tir tan sólo a algu­nas peque­ñas agru­pa­cio­nes, bajo con­trol y vigi­lan­cia del Esta­do, siem­pre y cuan­do acep­ta­ran y se some­tie­ran a la auto­ri­dad del poder sovié­ti­co, y, por supues­to, a todas aque­llas corrien­tes, mino­ri­ta­rias, del anar­quis­mo y anar­co-sin­di­ca­lis­mo ruso que ter­mi­na­ron por apo­yar deci­di­da­men­te su ban­do. Duran­te la Revo­lu­ción rusa la lite­ra­tu­ra anar­quis­ta fue inci­ne­ra­da y loca­les de reu­nión de unio­nes liber­ta­rias fue­ron clau­su­ra­dos para, de ese modo, des­truir todo atis­bo de socia­lis­mo cata­lo­ga­do con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rio. La repre­sión ideo­ló­gi­ca les lle­ga­ría a las agru­pa­cio­nes polí­ti­cas, como el Par­ti­do Socia­lis­ta Revo­lu­cio­na­rio, a prin­ci­pios de los años vein­te, des­pués de haber toma­do par­te en varios inten­tos orga­ni­za­dos por derro­car al gobierno de los Sóviets, bajo la influen­cia de los bol­che­vi­ques, inclui­da el ala de los socia­lis­tas revo­lu­cio­na­rios de izquier­da des­pués de la fir­ma del tra­ta­do de Brest-Litovsk (por opo­ner­se éstos a la fir­ma de la paz por sepa­ra­do con los ale­ma­nes). El anar­quis­ta ruso Volin denun­ció estos hechos, direc­ta­men­te orde­na­dos por Lenin y Trots­ki, y que tuvo la opor­tu­ni­dad de pre­sen­ciar, en su libro La Revo­lu­ción Desconocida.

Lenin hace ano­ta­cio­nes duran­te el III Con­gre­so de la Inter­na­cio­nal Comu­nis­ta en 1921.

Los lar­gos años de gue­rra se cobra­ron su tri­bu­to en Rusia, dejan­do un país en gran par­te devas­ta­do, y con una eco­no­mía en rui­nas. La cla­se obre­ra se encon­tra­ba a sí mis­ma en un arro­lla­dor pro­ce­so de decli­ve; en torno a 1921 se había vis­to redu­ci­da a cer­ca de un ter­cio del tama­ño que hubie­ra teni­do en 1917. Muchos tra­ba­ja­do­res y mili­tan­tes habían ido aban­do­nan­do duran­te la gue­rra sus fábri­cas para unir­se al ejér­ci­to rojo; una impor­tan­te cifra, que jamás regre­sa­ría. Otros, que se esta­ban enfren­tan­do al des­em­pleo y a la cares­tía, habían vuel­to a sus fami­lias, en sus hoga­res, en el cam­po, don­de al menos les aguar­da­ba un modes­to tro­zo de tie­rra median­te el cual poder ali­men­tar­se. Los Soviets, en defi­ni­ti­va, se habían ido vaciando.

Los Bol­che­vi­ques, por otra par­te, no podían limi­tar­se a aban­do­nar el poder, lo cual habría deja­do manos libres a la anti­gua cla­se domi­nan­te para des­ba­ra­tar todo atis­bo de orga­ni­za­ción que de la cla­se obre­ra había sur­gi­do. Con lo cual su alter­na­ti­va no era otra que afe­rrar­se aún al poder, y aguar­dar, ante un posi­ble empu­je revo­lu­cio­na­rio des­de el oeste.

Ante este pano­ra­ma, la eco­no­mía, que poco a poco, se había ido vien­do mer­ma­da, y rele­ga­da a la ban­ca­rro­ta, esta­ba agu­di­zan­do la cri­sis, en bue­na par­te des­ata­da por la gue­rra. Esto hizo aumen­tar el cariz de los pro­ble­mas, deri­va­dos de la mis­ma ham­bru­na, que lle­va­ron a la muer­te por ina­ni­ción y enfer­me­da­des a miles de per­so­nas, que habían deja­do de tomar par­te en el poder orga­ni­za­do por los Soviets, gene­ran­do una situa­ción de males­tar gene­ra­li­za­do, cuyas res­pues­tas no podían hacer­se espe­rar. En mar­zo de 1921 se pro­du­jo la Rebe­lión de los Mari­nos en la base naval de Krons­tadt, en las afue­ras de Petro­gra­do, don­de toma­ron un papel fun­da­men­tal mili­ta­res de ten­den­cia anar­quis­ta, algu­nos de los cua­les habla­ban de una «ter­ce­ra revo­lu­ción». No obs­tan­te, aun­que con­si­de­ra­da como con­tra­rre­vo­lu­cio­na­ria, y final­men­te repri­mi­da, fue uno de los prin­ci­pa­les ele­men­tos que con­du­je­ron al ins­tan­te, en el mis­mo mes, al reem­pla­zo de la polí­ti­ca eco­nó­mi­ca, adop­ta­da duran­te el desa­rro­llo de la gue­rra civil, deno­mi­na­da comu­nis­mo de gue­rra, por la lla­ma­da Nue­va Polí­ti­ca Eco­nó­mi­ca (abre­via­da como NEP), en un inten­to por recons­truir la indus­tria y espe­cial­men­te la agri­cul­tu­ra, y con ello final­men­te la mal­tre­cha eco­no­mía, median­te la sus­ti­tu­ción de la requi­sa de grano, por par­te del cam­pe­si­na­do, por un impues­to que alen­ta­se al cre­ci­mien­to, y pro­duc­ción del mis­mo. A su vez, una par­te de la pro­pie­dad pri­va­da fue res­ta­ble­ci­da. Con ello, las nue­vas posi­bi­li­da­des de comer­cio pri­va­do y manu­fac­tu­ra a peque­ña esca­la, per­mi­tían el sur­gi­mien­to de una cla­se comer­cian­te de hom­bres de nego­cios, que con­du­jo a una recu­pe­ra­ción de la economía.

Este vira­je de la polí­ti­ca eco­nó­mi­ca, que rom­pía con el desas­tre, guar­da­ba rela­ción con el reflu­jo inter­na­cio­nal de la revo­lu­ción socia­lis­ta, que no iba hacien­do más que ver­se retra­sa­da u obs­ta­cu­li­za­da, en Esta­dos de un peso eco­nó­mi­co cen­tral, como Ale­ma­nia, en el extran­je­ro, y la nece­si­dad de adap­tar­se a varios años de esta­bi­li­dad capi­ta­lis­ta cara al comer­cio exte­rior, medi­da esta, no obs­tan­te, plan­tea­da de un prin­ci­pio como de cor­to pla­zo o tran­si­to­ria, y en nin­gún momen­to como una recon­ci­lia­ción con el capitalismo.

Lenin seguía espe­ran­do que una revo­lu­ción en algún otro país per­mi­tie­se levan­tar el ase­dio al que Rusia se iba vien­do rele­ga­da como Esta­do socia­lis­ta, ele­men­to que con­si­de­ra cen­tral, como que­da refle­ja­do en sus escri­tos, ya que, para él, el pro­ce­so pues­to en mar­cha por la revo­lu­ción no debía cul­mi­nar una vez lle­va­da a cabo ésta, sino con­ti­nuar pros­pe­ran­do, a tra­vés de suce­si­vas fases o eta­pas, en las que poco a poco fue­ra vién­do­se supe­ra­da la depen­den­cia de las anti­guas infra­es­truc­tu­ras de poder y ges­tión here­da­das del anti­guo Esta­do capi­ta­lis­ta, lo que se vería enor­me­men­te obs­ta­cu­li­za­do, cuan­do no impo­si­bi­li­ta­do, en caso de ver­se rele­ga­do el socia­lis­mo a un úni­co país ais­la­do (como cada vez esta­ba más pró­xi­mo a ser­lo Rusia). Ello se vio refle­ja­do en la Inter­na­cio­nal Comu­nis­ta, en cuyo ter­cer con­gre­so, Lenin difun­dió sus tesis con­tra lo que lla­mó la enfer­me­dad infan­til del «izquier­dis­mo» en el comu­nis­mo y logró la apro­ba­ción de una polí­ti­ca por la uni­dad del fren­te de los tra­ba­ja­do­res. Otro pun­to de infle­xión en la his­to­ria de la Revo­lu­ción guia­da por Lenin fue la rebe­lión anar­quis­ta de Nés­tor Maj­nó en Ucra­nia, que muchos auto­res han cata­lo­ga­do como «la revo­lu­ción con­tra Lenin», y que la pren­sa y los his­to­ria­do­res bol­che­vi­ques cata­lo­gan de «rebe­lión abier­ta con­tra el Esta­do obre­ro y el poder de los sóviets», según ellos pro­mo­vi­da por el kulak, apo­ya­do por sec­to­res del cam­pe­si­na­do pobre y por ban­das de pistoleros.

«Pero el apo­yo más serio del anar­quis­mo se pro­du­jo en el sur de Rusia, don­de los intere­ses cla­sis­tas de los kulaks ucra­nia­nos. Las sim­pa­tías de deter­mi­na­das capas atra­sa­das de obre­ros hacia el anar­quis­mo, tenían un carác­ter muy tem­po­ral y casual, y eran muy fácil­men­te reem­pla­za­bles por esta­dos de áni­mo con­tra­rios cuan­do pre­do­mi­na­ba el sano sen­ti­mien­to cla­sis­ta, el cre­ci­mien­to de la con­cien­cia, la expe­rien­cia inme­dia­ta de revo­lu­ción mis­ma. Al con­tra­rio, en Ucra­nia, debi­do a la situa­ción allí crea­da, la liga­zón de los kulaks y de los ele­men­tos cri­mi­na­les para­si­ta­rios con el anar­quis­mo, resul­tó enor­me­men­te más sóli­da y, en par­te, no ha sido que­bran­ta­da defi­ni­ti­va­men­te has­ta estos momen­tos. A con­se­cuen­cia del decai­mien­to de la indus­tria en Ucra­nia y de la dis­per­sión del pro­le­ta­ria­do ucra­niano, resul­ta­do del enor­me papel y sig­ni­fi­ca­do eco­nó­mi­co de la pro­pie­dad cam­pe­si­na, los kulaks ucra­nia­nos se con­vir­tie­ron en la cla­se eco­nó­mi­ca domi­nan­te en el sur. Los kulaks man­te­nían en ser­vi­dum­bre al cam­pe­si­na­do pobre ucra­niano, y el ciu­da­dano, tan­to el obre­ro como el arte­sano o, sim­ple­men­te, el peque­ño­bur­gués, iban a pedir­le pan. Todos los medios de vida esta­ban en sus manos. El poder de los guar­dias blan­cos no era bene­fi­cio­so para el kulak, ya que sig­ni­fi­ca­ba la nece­si­dad de pagar impues­tos en bene­fi­cio del apa­ra­to guber­na­men­tal y del ejér­ci­to terra­te­nien­te bur­gués, la devo­lu­ción de la tie­rra a los nobles, y en gene­ral, al gobierno de una cla­se aje­na. El poder pro­le­ta­rio tam­po­co es bene­fi­cio­so para él por cuan­to sig­ni­fi­ca la expro­pia­ción del exce­den­te de pan en bene­fi­cio de las ciu­da­des que sufren ham­bre, o bien el impues­to úni­co y la entre­ga de sobran­tes de tie­rras e ins­tru­men­tos de labran­za a los cam­pe­si­nos pobres. La situa­ción ideal para el kulak era la ausen­cia de todo poder, la anar­quía, por­que la ausen­cia de todo poder en Ucra­nia, sig­ni­fi­ca­ba el poder de los kulaks. […]Los kulaks, defen­dién­do­se del poder de los terra­te­nien­tes por una par­te y del poder sovié­ti­co por otra, orga­ni­za­ban com­pa­ñías arma­das y sos­te­nían en toda for­ma ban­das de ele­men­tos vaga­bun­dos que se habían sepa­ra­do de la pro­duc­ción y que pulu­la­ban en gran can­ti­dad por Ucra­nia en los momen­tos de la revo­lu­ción pro­le­ta­ria arma­da. En esta situa­ción social, es decir, de hecho sobre las espal­das del kulak ucra­niano, se des­en­vol­vió el anar­quis­mo de Maj­nó. Las ban­das de Maj­nó se con­vir­tie­ron, debi­do a las con­se­cuen­cias obje­ti­vas de su acción en Ucra­nia, en guar­da­es­pal­das del kulak ucra­niano y en guar­dia­nes de sus depó­si­tos reple­tos de tri­go, en defen­so­res de su pode­río real en la ciu­dad y en el cam­po. El anar­quis­mo que cayó en estas garras per­dió de su pro­gra­ma, de for­ma natu­ral, todo aque­llo que no era dige­ri­ble para el kulak.».[9]

Cuan­do Lenin falle­ció, los cimien­tos de la par­ti­ci­pa­ción, los Sovietscon­se­jos obre­ros, que habían con­ver­ti­do el cen­tra­lis­mo eco­nó­mi­co, median­te la orga­ni­za­ción y par­ti­ci­pa­ción direc­ta, en un ver­da­de­ro sis­te­ma demo­crá­ti­co de con­trol y ejer­ci­cio de la ges­tión y del poder, habían per­di­do su ante­rior influen­cia, dan­do paso a la buro­cra­ti­za­ción de los mis­mos, y a la ins­tau­ra­ción, tras el sur­gi­mien­to de la Unión Sovié­ti­ca.

Su pre­ma­tu­ra muerte

La salud de Lenin había sido seve­ra­men­te daña­da por el into­le­ra­ble estrés de la revo­lu­ción y la gue­rra. El inten­to de ase­si­na­to se unió a sus pro­ble­mas de salud. Aún lle­va­ba la bala en el cue­llo, dema­sia­do cer­ca de la espi­na dor­sal para ser extraí­da por las téc­ni­cas qui­rúr­gi­cas de aque­lla épo­ca. En mayo de 1922, Lenin tuvo un pri­mer infar­to. Se que­dó par­cial­men­te para­li­za­do (en su lado dere­cho) y su papel en el gobierno decli­nó. Tras su segun­do infar­to en diciem­bre del mis­mo año, se reti­ró de la acti­vi­dad polí­ti­ca. En mar­zo de 1923, tras sufrir el ter­cer infar­to que­dó pos­tra­do en la cama sin posi­bi­li­dad de hablar. El 15 de mayo de 1923, siguien­do el con­se­jo de los médi­cos, se tras­la­dó del Krem­lin de Mos­cú a 10 Km. al sur, al pue­blo de Gor­ki. Des­pués de su muer­te el pue­blo fue renom­bra­do como Gor­ki Leninskiye.

Lenin murió el 21 de enero de 1924 a las 18:50 hora de Mos­cú, a la edad de 53 años. Tras su muer­te se ori­gi­na­ron rumo­res de que sufría de sífi­lis. La cau­sa ofi­cial que se dio sobre la muer­te de Lenin fue arte­rioes­cle­ro­sis o infar­to cere­bral (el cuar­to), pero de los 27 médi­cos que le tra­ta­ron, sólo ocho fir­ma­ron las con­clu­sio­nes de la autop­sia. De esta for­ma se dio pie para que sur­gie­ran otras teo­rías sobre su muer­te. Por ejem­plo, un aná­li­sis post­mor­tem hecho por dos psi­quia­tras y un neu­ró­lo­go recien­te­men­te publi­ca­do en la Revis­ta Euro­pea de Neu­ro­lo­gía afir­ma­ba demos­trar que Lenin murió real­men­te de sífilis.

Pós­ter infor­ma­ti­vo sovié­ti­co sobre la muer­te de Vla­dí­mir Lenin.

Docu­men­tos des­cla­si­fi­ca­dos tras la caí­da de la Unión Sovié­ti­ca, jun­to con las memo­rias de los médi­cos de Lenin, sugie­ren que fue tra­ta­do de sífi­lis ya en 1896. Estos docu­men­tos tam­bién sugie­ren que a Alek­séi Ivá­no­vich Abri­kó­sov, el pató­lo­go a car­go de la autop­sia, se le orde­nó pro­bar que Lenin no murió de sífi­lis. Abri­kó­sov no men­cio­nó la sífi­lis en la autop­sia, sin embar­go, el daño vas­cu­lar, la pará­li­sis y otras inca­pa­ci­ta­cio­nes que citó eran típi­cas de la sífi­lis. Tras una segun­da publi­ca­ción del infor­me de la autop­sia, nin­guno de los órga­nos, arte­rias prin­ci­pa­les o áreas del cere­bro usual­men­te afec­ta­das por la sífi­lis eran citadas.

En 1923, los doc­to­res tra­ta­ron a Lenin con arsé­ni­co, la úni­ca dro­ga usa­da enton­ces de for­ma espe­cí­fi­ca para tra­tar la sífi­lis, y con yodu­ro de pota­sio, que tam­bién era típi­co en el tra­ta­mien­to de esta enfermedad.

Aun­que pro­ba­ble­men­te tuvo la sífi­lis, tam­bién la tenía por enton­ces una con­si­de­ra­ble par­te de la pobla­ción rusa de la épo­ca. Tam­bién es cier­to que no tenía las lesio­nes visi­bles en su cuer­po que acom­pa­ñan a las últi­mas fases de la enfer­me­dad. La mayor par­te de los his­to­ria­do­res aún están de acuer­do en que la cau­sa más pro­ba­ble de su muer­te fue un infar­to pro­du­ci­do por la bala alo­ja­da en el cue­llo des­de su inten­to de asesinato.

Trots­ki, por otra par­te, en uno de sus libros plan­tea otra hipó­te­sis sobre la muer­te de Lenin, acu­san­do a Sta­lin de ser su ges­tor. En esta tesis, Sta­lin habría enve­ne­na­do a su vie­jo men­tor por inter­me­dio de Gén­rij Yago­da.[10] Has­ta la fecha no hay evi­den­cia que res­pal­de la idea de Trotski.

La ciu­dad de Petro­gra­do fue renom­bra­da Lenin­gra­do en su honor; nom­bre que la ciu­dad con­ser­vó has­ta la caí­da de la Unión Sovié­ti­ca en 1991, cuan­do (vota­do en ple­bis­ci­to) reco­bró el vie­jo nom­bre de la épo­ca impe­rial, San Peters­bur­go.

Tras su pri­mer infar­to, Lenin publi­có una serie de pape­les indi­can­do las direc­tri­ces futu­ras para el gobierno. El más famo­so de ellos es el lla­ma­do Tes­ta­men­to de Lenin, en el cual entre otras cosas cri­ti­ca a comu­nis­tas de alto ran­go como Iósif Sta­lin. De Sta­lin, que era Secre­ta­rio Gene­ral del Par­ti­do Comu­nis­ta des­de abril de 1922, Lenin decía que tenía la «auto­ri­dad ili­mi­ta­da con­cen­tra­da en sus manos, y no estoy segu­ro que siem­pre sepa uti­li­zar­lo con la sufi­cien­te pru­den­cia.» y suge­ría a los cama­ra­das sacar a Sta­lin de este pues­to. Sobre Trots­ki dirá: «qui­zá sea el hom­bre más capaz del actual Comi­té Cen­tral, pero está dema­sia­do enso­ber­be­ci­do y dema­sia­do atraí­do por el aspec­to pura­men­te admi­nis­tra­ti­vo de los asun­tos». Tam­bién advier­te del peli­gro de que las dispu­tas entre los diri­gen­tes ya cita­dos con­du­je­ran a una esci­sión. Tam­bién pedía un mayor res­pe­to hacia las nacio­nes no rusas fede­ra­das en la URSS, afir­man­do que no hacer esto podría con­du­cir a una acti­tud impe­ria­lis­ta y, por tan­to, incoherente.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.