Fotos fina­les de Pasaia y resu­men de todos los actos aquí. Audio – entre­vis­ta de Boltxe a Anto­nio Álva­rez – Solis por Boltxe Kolek­ti­boa

http://​www​.lahai​ne​.org/​i​n​d​e​x​.​p​h​p​?​p​=​5​227

En Bil­bo GEHA pess – Boltxe

En la tar­de del vier­nes, se han cele­bra­do dos intere­san­tí­si­mas char­las acer­ca del papel de los comu­nis­tas en la Eus­kal Herria que lucha por su liber­tad y el socia­lis­mo. En la de Bil­bo, han inter­ve­ni­do EHK, Boltxe Kol­ke­ti­boa e Iña­ki Gil de San Vicen­te y el tema cen­tral de las inter­ven­cio­nes ha sido sobre ser el tra­ba­jo de [email protected] comu­nis­tas en la Eus­kal Herria de hoy, en la Eus­kal Herria de 2010.

Juan­jo Saiz, vete­rano mili­tan­te comu­nis­ta ha expli­ca­do la tra­yec­to­ra de los pri­me­ros mili­tan­tes comu­nis­tas vas­cos, en un mun­do en ebu­lli­ción. Ha resal­ta­do las pági­nas de honor desa­rro­lla­das por aque­llas gene­ra­cio­nes, inclu­yen­do su movi­li­za­ción por las masas y su deter­mi­na­ción en la lucha anti­fas­cis­ta. Refi­rién­do­se con­cre­ta­men­te a Jesús Larra­ña­ga, ha remar­ca­do que la pre­sen­cia de mili­tan­tes vas­cos en el pri­mer PCE supu­so sen­si­bi­li­zar al par­ti­do res­pec­to de la cues­tión nacio­nal vas­ca. Algo que las actua­les estruc­tu­ras del PCE han des­pe­cia­do optan­do por trai­cio­nar su pro­pia his­to­ria desa­rro­llan­do la polí­ti­ca que el régi­meny el capi­tal exi­gen de un par­ti­do de orden al ser­vi­cio del capi­tal.

Se ha refe­ri­do a EHK, agru­pa­ción que cuen­ta con 10 años de vida aho­ra. En su orga­ni­za­ción hay gen­tes que pro­ce­den de dis­tin­tas expe­rien­cias, inclu­yen­do anti­guos mili­tan­tes esta­ta­lis­tas, hoy con la visión cla­ra de que el mar­co orga­ni­za­ti­vo es la izquier­da Aber­tza­le. En rela­ción a quie­nes pro­cla­man aho­ra la cons­truc­ción del par­ti­do comu­nis­ta, Juan­jo ha seña­la­do que su for­ma­ción res­pe­ta ese pun­to de vis­ta pero EHK entien­de que el par­ti­do en Eus­kal Herria sur­gi­rá cuan­do las con­di­cio­nes estén dadas, sugi­rien­do que el lugar de quie­nes rei­vin­di­can el comu­nis­mo aho­ra está en las orga­ni­za­cio­nes de cla­se y de masas exis­ten­tes en Eus­kal Herria.

A con­ti­nua­ción Boltxe ha rea­li­za­do un repa­so a los casi 20 años del colec­ti­vo, con una carac­te­rís­ti­ca: tra­ba­jar en la infor­ma­ción y en la for­ma­ción. Y res­pec­to a su mili­tan­cia ha expli­ca­do que el lugar de sus mili­tan­tes es la dis­tin­ta estruc­tu­ra social por la que cada cual se sien­ta [email protected] Ha real­za­do su fir­me deter­mi­na­ción en la lucha anti­sec­ta­ria lla­man­do a estre­char lazos entre los dis­tin­tos tal­des exis­ten­tes, espe­cial­men­te entre aque­llos que han apos­ta­do por con­fluir en este home­na­je a Larra­ña­ga.

Iña­ki Gil de San Vicen­te ha rea­li­za­do un exce­len­te reco­rri­do a las posi­cio­nes comu­nis­tas ayer y hoy en Eus­kal Herria, se ha refe­ri­do a los momen­tos en que se que­ría minus­va­lo­rar la capa­ci­dad teó­ri­ca del MLNV. Ha seña­la­do que un ele­men­to cen­tral en la lucha anti­ca­pi­ta­lis­ta es la lucha anti­pa­triar­cal, la abo­li­ción de la pro­pie­dad pri­va­da, la lucha por la Inde­pen­den­cia y el Socia­lis­mo en el mar­co de la lucha por la Libe­ra­ción Nacio­nal y Social de Eus­kal Herria. Se ha rfe­ri­do a la tra­di­ción de con­tra­po­der que hay en Eus­kal Herria his­to­ri­ca­men­te como uno de los mayo­res logros de la Izquier­da Aber­tza­le, lla­man­do al estu­dioy a la refle­xión para la prác­ti­ca polí­ti­ca. Hay que resal­tar la aten­ción con que se ha segui­do la expo­si­ción por par­te de la gen­te asis­ten­te. 

Des­pués de las expo­si­cio­nes se ha pasa­do a un colo­quio en el que se han refe­ri­do a caren­cias de la I.A. en su ges­tión muni­ci­pal, espe­cial­men­te, Así como el temor a que la lucha anti­re­pre­si­va no per­mi­ta ver el bos­que de la catás­tro­fe eco­nó­mi­ca y social en la que están sumi­dos los sec­to­res popu­la­res y res­pon­der en con­se­cuen­cia. En el deba­te se ha acla­ra­do que la repre­sión hace daño a las ini­cia­ti­vas socia­les, pero ni las para­li­za ni las para­li­za­rá. El acto ha fina­li­za­do, tras un intere­san­te deba­te con el can­to de La inter­na­cio­nal en eus­ka­ra.

Se ha cita­do a las com­pa­ñe­ras y com­pa­ñe­ros que han acu­di­do a ir maña­na a Pasaia, al acto cen­tral de las jor­na­das y a su cie­rre. Nos vemos en Pasaia maña­na, kon­pas..
Fotos GEHA­press-Boltxe

en Bil­bo GEHA pess – Boltxe

En la tar­de del vier­nes, se han cele­bra­do dos intere­san­tí­si­mas char­las acer­ca del papel de los comu­nis­tas en la Eus­kal Herria que lucha por su liber­tad y el socia­lis­mo. En la de Bil­bo, han inter­ve­ni­do EHK, Boltxe Kol­ke­ti­boa e Iña­ki Gil de San Vicen­te y el tema cen­tral de las inter­ven­cio­nes ha sido sobre ser el tra­ba­jo de [email protected] comu­nis­tas en la Eus­kal Herria de hoy, en la Eus­kal Herria de 2010.

Juan­jo Saiz, vete­rano mili­tan­te comu­nis­ta ha expli­ca­do la tra­yec­to­ra de los pri­me­ros mili­tan­tes comu­nis­tas vas­cos, en un mun­do en ebu­lli­ción. Ha resal­ta­do las pági­nas de honor desa­rro­lla­das por aque­llas gene­ra­cio­nes, inclu­yen­do su movi­li­za­ción por las masas y su deter­mi­na­ción en la lucha anti­fas­cis­ta. Refi­rién­do­se con­cre­ta­men­te a Jesús Larra­ña­ga, ha remar­ca­do que la pre­sen­cia de mili­tan­tes vas­cos en el pri­mer PCE supu­so sen­si­bi­li­zar al par­ti­do res­pec­to de la cues­tión nacio­nal vas­ca. Algo que las actua­les estruc­tu­ras del PCE han des­pe­cia­do optan­do por trai­cio­nar su pro­pia his­to­ria desa­rro­llan­do la polí­ti­ca que el régi­meny el capi­tal exi­gen de un par­ti­do de orden al ser­vi­cio del capi­tal.

Se ha refe­ri­do a EHK, agru­pa­ción que cuen­ta con 10 años de vida aho­ra. En su orga­ni­za­ción hay gen­tes que pro­ce­den de dis­tin­tas expe­rien­cias, inclu­yen­do anti­guos mili­tan­tes esta­ta­lis­tas, hoy con la visión cla­ra de que el mar­co orga­ni­za­ti­vo es la izquier­da Aber­tza­le. En rela­ción a quie­nes pro­cla­man aho­ra la cons­truc­ción del par­ti­do comu­nis­ta, Juan­jo ha seña­la­do que su for­ma­ción res­pe­ta ese pun­to de vis­ta pero EHK entien­de que el par­ti­do en Eus­kal Herria sur­gi­rá cuan­do las con­di­cio­nes estén dadas, sugi­rien­do que el lugar de quie­nes rei­vin­di­can el comu­nis­mo aho­ra está en las orga­ni­za­cio­nes de cla­se y de masas exis­ten­tes en Eus­kal Herria.

A con­ti­nua­ción Boltxe ha rea­li­za­do un repa­so a los casi 20 años del colec­ti­vo, con una carac­te­rís­ti­ca: tra­ba­jar en la infor­ma­ción y en la for­ma­ción. Y res­pec­to a su mili­tan­cia ha expli­ca­do que el lugar de sus mili­tan­tes es la dis­tin­ta estruc­tu­ra social por la que cada cual se sien­ta [email protected] Ha real­za­do su fir­me deter­mi­na­ción en la lucha anti­sec­ta­ria lla­man­do a estre­char lazos entre los dis­tin­tos tal­des exis­ten­tes, espe­cial­men­te entre aque­llos que han apos­ta­do por con­fluir en este home­na­je a Larra­ña­ga.

Iña­ki Gil de San Vicen­te ha rea­li­za­do un exce­len­te reco­rri­do a las posi­cio­nes comu­nis­tas ayer y hoy en Eus­kal Herria, se ha refe­ri­do a los momen­tos en que se que­ría minus­va­lo­rar la capa­ci­dad teó­ri­ca del MLNV. Ha seña­la­do que un ele­men­to cen­tral en la lucha anti­ca­pi­ta­lis­ta es la lucha anti­pa­triar­cal, la abo­li­ción de la pro­pie­dad pri­va­da, la lucha por la Inde­pen­den­cia y el Socia­lis­mo en el mar­co de la lucha por la Libe­ra­ción Nacio­nal y Social de Eus­kal Herria. Se ha rfe­ri­do a la tra­di­ción de con­tra­po­der que hay en Eus­kal Herria his­to­ri­ca­men­te como uno de los mayo­res logros de la Izquier­da Aber­tza­le, lla­man­do al estu­dioy a la refle­xión para la prác­ti­ca polí­ti­ca. Hay que resal­tar la aten­ción con que se ha segui­do la expo­si­ción por par­te de la gen­te asis­ten­te. 

Des­pués de las expo­si­cio­nes se ha pasa­do a un colo­quio en el que se han refe­ri­do a caren­cias de la I.A. en su ges­tión muni­ci­pal, espe­cial­men­te, Así como el temor a que la lucha anti­re­pre­si­va no per­mi­ta ver el bos­que de la catás­tro­fe eco­nó­mi­ca y social en la que están sumi­dos los sec­to­res popu­la­res y res­pon­der en con­se­cuen­cia. En el deba­te se ha acla­ra­do que la repre­sión hace daño a las ini­cia­ti­vas socia­les, pero ni las para­li­za ni las para­li­za­rá. El acto ha fina­li­za­do, tras un intere­san­te deba­te con el can­to de La inter­na­cio­nal en eus­ka­ra.

Se ha cita­do a las com­pa­ñe­ras y com­pa­ñe­ros que han acu­di­do a ir maña­na a Pasaia, al acto cen­tral de las jor­na­das y a su cie­rre. Nos vemos en Pasaia maña­na, kon­pas..

El acto-home­na­je a Jesús Larra­ña­ga han empe­za­do a las 11 de la maña­na con la pre­sen­cia de varios cien­tos de per­so­nas reu­ni­das en un late­ral del Ayun­ta­mien­to del pue­blo y repre­sen­tan­tes de Nós – UP, Corrien­te Roja, IzCa (con Doris Bene­gas pre­sen­te en el acto). En pri­mer lugar ha inter­ve­nio Kol­do Iza­gi­rre, que se ha refe­ri­do a las duras con­di­cio­nes de los tra­ba­ja­do­res de la épo­ca, a las luchas que tuvie­ron que empren­der para con­quis­tar los dere­chos fun­da­men­ta­les, a la repre­sión y a las muer­tes por dis­pa­ros de la Guar­dia Civil de 6 per­so­nas en Pasaia en 1 movi­li­za­ción que pedía la mejo­ra de las con­di­cio­nes de vida y sala­rio en las pri­me­ras déca­das del siglo XX.

El hecho de que los tra­ba­ja­do­res muer­tos por la G. Civil fue­ran de ori­gen gale­go ha hecho que el tex­to de Kol­do Iza­gi­rre (ori­gi­nal­men­te en Eus­ke­ra y leí­do en eus­ke­ra) haya sido tra­du­ci­do al galle­go y leí­do en esa len­gua.

Tras esta inter­ven­ción, la fami­lia de Jesús Larra­ña­ga (cuya hija esta­ba pre­sen­te), ha reci­bi­do el bai­le de un Aurres­ku de honor diri­gi­do a la fami­lia como reco­no­ci­mien­to y home­na­je por la muer­te de Jesús Larra­ña­ga que murió fusi­la­do en Madrid así como para home­na­jear a la fami­lia por el injus­to olvi­do que ha teni­do que sopor­tar.

En la figu­ra de Larra­ña­ga se home­na­jea a todas las per­so­nas que lucha­ron con­tra el fas­cis­mo, a todos los tra­ba­ja­do­res muer­tos por la bar­ba­rie capi­ta­lis­ta en esa mis­ma épo­ca y a todas las per­so­nas que han lucha­do y luchan por las liber­ta­des.

Tam­bién ha inter­ve­ni­do Iña­ki Gil de San Vicen­te hacien­do un repa­so his­tó­ri­co a la tra­yec­to­ria de los comu­nis­tas de aquel tiem­po situan­do, como decía Kol­do Iza­gi­rre, la mayo­ría de edad polí­ti­ca de las cla­ses tra­ba­ja­do­ras y popu­la­res vas­cas en 1930, momen­to en el que se empie­za a cons­truir una orga­ni­za­ción polí­ti­ca entorno al doble eje de res­pues­ta a la opre­sión de cla­se y nacio­nal. Ha pedi­do per­dón en nom­bre de todos los pre­sen­tes y los orga­ni­za­do­res por el retra­so con el que se ha reco­no­ci­do a aque­llos pri­me­ros lucha­do­res que, en 1930, tuvie­ron la visión polí­ti­ca sufi­cien­te para des­cu­brir que no hay libe­ra­ción de cla­ses sin libe­ra­ción nacio­nal y que no hay libe­ra­ción nacio­nal sin libe­ra­ción de cla­ses, algo que en este momen­to la izquier­da aber­tza­le defien­de como prin­ci­pio.

El acto ha reu­ni­do a unas 400 per­so­nas. Jun­to a la fami­lia había una iku­rri­ña y una ban­de­ra comu­nis­ta y el home­na­je ha fina­li­za­do entre aplau­sos de los cien­tos de per­so­nas que aba­rro­ta­ban el lugar.

A las 12 ha habi­do una char­la-deba­te en el salón de actos del ayun­ta­mien­to de Pasaia a car­go de Iña­ki Gil de San Vicen­te y Anto­nio Alva­rez Solís. Iña­ki se ha refe­ri­do a los míni­mos nece­sa­rios para que alguien que dice ser comu­nis­ta lo sea real­men­te, entre ellos la lucha con­tra el patriar­ca­do, la lucha por la libe­ra­ción nacio­nal y social o la lucha por el con­tra-poder popu­lar; como demues­tra la his­to­ria, la izquier­da aber­tza­le se han cons­trui­do entorno a esos pre­su­pues­tos logran­do rever­tir los ata­ques del Esta­do sobre la base de una pre­mi­sa: nin­gu­na medi­da repre­si­va de cual­quier natu­ra­le­za del Esta­do ha que­da­do sin ser res­pon­di­da.

En ese sen­ti­do, la cons­truc­ción de la IA es un pro­ce­so diná­mi­co basa­do en ana­li­zar cons­tan­te­men­te los acier­tos y los erro­res y ajus­tar en cada momen­to las tác­ti­cas nece­sa­rias para res­pon­der a esas agre­sio­nes; en todo momen­to ha esta­do pre­sen­te la situa­ción de [email protected] pre­sos y pre­sas polí[email protected], en las refle­xio­nes de los ponen­tes. Se han recor­da­do los tiem­pos en que el Esta­do res­pon­día con muer­te, con tor­tu­ra, con expul­sio­nes masi­vas de la pobla­ción por no acep­tar las polí­ti­cas y las iden­ti­da­des impues­tas por los intere­ses de un gran capi­tal enton­ces en cons­truc­ción, refi­rién­do­se a que, en Eukal Herria, en las car­lis­ta­das, en la gue­rra del 36 o en la lucha actual, dece­nas de miles de per­so­nas han per­di­do la vida, sus hacien­das o la liber­tad, pero aún así, el Esta­do y las cla­ses socia­les que lo sus­ten­tan, no han con­se­gui­do ven­cer.

A con­ti­nua­ción, Alva­rez Solís ha hecho un repa­so des­de su ópti­ca de ciu­da­dano de Madrid y ami­go del pue­blo vas­co, a la tra­yec­to­ria de lucha que él mis­mo vis­lum­bra, hacien­do cons­tar que, des­de su pun­to de vis­ta, la izquier­da aber­tza­le cuen­ta con un fac­tor favo­ra­ble para su con­ti­nui­dad en la lucha, la no exis­ten­cia de un Esta­do vas­co.

Todos los ele­men­tos de cons­truc­ción nacio­nal y social que se dan en Eus­kal Herria son con­se­cuen­cia de una lucha impla­ca­ble con­tra el Esta­do y el Esta­do es inca­paz de asi­mi­lar una diná­mi­ca de cons­truc­ción nacio­nal y social que par­te de rei­vin­di­car la terri­to­ria­li­dad para la nación vas­ca y la sobe­ra­nía nacio­nal com­ple­ta y abso­lu­ta para que se desa­rro­lle el pro­yec­to nacio­nal y social que la socie­dad vas­ca deter­mi­ne, sin inje­ren­cia algu­na.

Álva­rez Solís es un gran cono­ce­dor de la his­to­ria, y ha reco­no­ci­do que su situa­ción de negar el impe­ria­lis­mo espa­ño­lis­ta en Madrid es com­pli­ca­da, por ser, el sen­ti­mien­to demo­crá­ti­co, un sen­ti­mien­to mino­ri­ta­rio en el Madrid actual. Ha ilus­tra­do con una situa­ción de la 2 Gue­rra Mun­dial, el sen­ti­mien­to que él mis­mo tie­ne en este momen­to, cuan­do ha dicho que el Ejér­ci­to Inglés fue tras­la­da­do a Libia para reor­ga­ni­zar­se y con­tra­ata­car con­tra los nazis; a las tro­pas fran­ce­sas que toda­vía que­da­ban con posi­bi­li­dad de com­ba­tir al Nazis­mo, les encar­ga­ron la tarea de resis­tir mili­tar­men­te has­ta que las tro­pas ingle­sas estu­vie­sen segu­ras y per­tre­cha­das en el país del Magrheb; pre­gun­ta­ba un diri­gen­te polí­ti­co inglés si las tro­pas ingle­sas podrían resis­tir a los nazis, su res­pues­ta fue: Ingla­te­rra resis­ti­rá has­ta que resis­ta el últi­mo fran­cés. Las tro­pas fran­ce­sas se sacri­fi­ca­ron para dar tiem­po a la reor­ga­ni­za­ción ingle­sa: la derro­ta nazi en Áfri­ca fue total. Alva­rez Solís con­cluía su inter­ven­ción dicien­do que, en esta línea de defen­sa de los dere­chos demo­crá­ti­cos, los demo­crá­tas de ver­dad espa­ño­les se defien­de con la acti­tud demo­crá­ti­ca del últi­mo ciu­da­dano vas­co que siga luchan­do, dejan­do cla­ro que la soli­da­ri­dad sigue sien­do la ter­nu­ra de los pue­blos, y la lucha anti­fas­cis­ta un deber de cual­quier demó­cra­ta.

Comi­da en el fron­tón:

Unas 200 per­so­nas han rea­li­za­do una comi­da popu­lar en el fron­tón jun­to a la igle­sia ame­ni­za­da por ber­tso­la­ris. Con­cluí­da la comi­da, nue­vo acto en el salón.

Char­la-colo­quio sobre la for­ma en que se vivie­ron his­tó­ri­ca­men­te los deba­tes sobre la supera­ción del nacio­na­lis­mo bur­gués del PNV para pasar a la cons­truc­ción de una teo­ría de cons­truc­ción nacio­nal y que fusio­na­se lucha de cla­ses y lucha nacio­nal.

Fun­da­men­tal­men­te este paso se da en la V Asam­blea de ETA, en ella, la mili­tan­cia de la épo­ca con­clu­yó con que, la cons­truc­ción de Eus­kal Herria pasa por la inte­gra­ción de la inmi­gra­ción, defen­dien­do el cri­te­rio de que la nación y la nacio­na­li­dad no depen­den de lazos de san­gre o gené­ti­cos sino de la ads­crip­ción volun­ta­ria a la nación en la que cada ser humano ha deci­di­do vivir libre­men­te. La opción de ETA V Asam­blea fue por el Mar­xis­mo, y en esa deci­sión, tuvie­ron una rele­van­cia espe­cial las revo­lu­cio­nes cuba­na y arge­li­na. La V Asam­blea deci­dió expul­sar a la direc­ción ante­rior, que había deri­va­do hacia una opción Maoís­ta con incli­na­ción hacia una posi­ción de carác­ter esta­ta­lis­ta espa­ñol, reto­man­do el rum­bo polí­ti­co bajo la pre­mi­sa de que lo fun­da­men­tal para la libe­ra­ción nacio­nal y social de Eus­kal Herria era el mar­co terri­to­rial nacio­nal vas­co, el impul­so del Eus­ke­ra como len­gua nacio­nal, la ciu­da­da­nía adqui­ri­da por volun­tad pro­pia de la inmi­gra­ción y con­ti­nuar ade­lan­te man­te­nien­do la estra­te­gia de la lucha arma­da. Un segun­do ponen­te se ha refe­ri­do a su pro­pia expe­rien­cia como miem­bro de aque­lla asam­blea en un tiem­po con­vul­so en el que, a pesar de la oscu­ri­dad del Fran­quis­mo para con la cul­tu­ra y la len­gua vas­cas, seguía sien­do Eus­kal­dun. Como dato curio­so, ha con­ta­do que, en su pri­me­ra deten­ción en un pue­blo Gui­puz­koano, el trans­por­te de pre­sos se hacía en tren, espo­sa­do y lle­va­do como pasa­je­ro por la Guar­dia Civil has­ta Dono­si­ta. Allí, paseo espo­sa­do has­ta el Gobierno Civil y des­de el mis­mo espo­sa­do y pasea­do de nue­vo has­ta la cár­cel. Así eran las cosas en aque­llos tiem­pos.

El pri­mer acto de la tar­de aca­ba de con­cluir con una cerra­da ova­ción a los dos ponen­tes y, varios cien­tos de per­so­nas aca­ban de diri­gir­se de nue­vo al fron­tón para cerrar el día con el últi­mo de los actos polí­ti­cos que comien­za­rá en bre­ve de nue­vo en el fron­tón en una tar­de en la que en Pasaia luce una tar­de fría y des­apa­ci­ble cubier­ta por el. El mitin ha con­cluí­do con lla­ma­mien­tos a luchar por una Eus­kal Herria Komu­nis­ta, con los acor­des de La inter­na­cio­nal eje­cu­ta­dos por una vio­li­nis­ta en un acto emo­ti­vo y con la asis­ten­cia can­tan­do su letra puño en alto.

Maña­na publi­ca­re­mos un docu­men­to foto­grá­fi­co exten­so de la jor­na­da de hoy.

Cró­ni­ca de la char­la de Bil­bo y fotos de Bil­bo y Pasaia – GEHA press – Boltxe​.Info

10/​01/​22.

Mesa en Bil­bo GEHA pess – Boltxe

En la tar­de del vier­nes, se han cele­bra­do dos intere­san­tí­si­mas char­las acer­ca del papel de los comu­nis­tas en la Eus­kal Herria que lucha por su liber­tad y el socia­lis­mo. En la de Bil­bo, han inter­ve­ni­do EHK, Boltxe Kol­ke­ti­boa e Iña­ki Gil de San Vicen­te y el tema cen­tral de las inter­ven­cio­nes ha sido sobre ser el tra­ba­jo de [email protected] comu­nis­tas en la Eus­kal Herria de hoy, en la Eus­kal Herria de 2010.

Juan­jo Saiz, vete­rano mili­tan­te comu­nis­ta ha expli­ca­do la tra­yec­to­ra de los pri­me­ros mili­tan­tes comu­nis­tas vas­cos, en un mun­do en ebu­lli­ción. Ha resal­ta­do las pági­nas de honor desa­rro­lla­das por aque­llas gene­ra­cio­nes, inclu­yen­do su movi­li­za­ción por las masas y su deter­mi­na­ción en la lucha anti­fas­cis­ta. Refi­rién­do­se con­cre­ta­men­te a Jesús Larra­ña­ga, ha remar­ca­do que la pre­sen­cia de mili­tan­tes vas­cos en el pri­mer PCE supu­so sen­si­bi­li­zar al par­ti­do res­pec­to de la cues­tión nacio­nal vas­ca. Algo que las actua­les estruc­tu­ras del PCE han des­pe­cia­do optan­do por trai­cio­nar su pro­pia his­to­ria desa­rro­llan­do la polí­ti­ca que el régi­meny el capi­tal exi­gen de un par­ti­do de orden al ser­vi­cio del capi­tal.

Se ha refe­ri­do a EHK, agru­pa­ción que cuen­ta con 10 años de vida aho­ra. En su orga­ni­za­ción hay gen­tes que pro­ce­den de dis­tin­tas expe­rien­cias, inclu­yen­do anti­guos mili­tan­tes esta­ta­lis­tas, hoy con la visión cla­ra de que el mar­co orga­ni­za­ti­vo es la izquier­da Aber­tza­le. En rela­ción a quie­nes pro­cla­man aho­ra la cons­truc­ción del par­ti­do comu­nis­ta, Juan­jo ha seña­la­do que su for­ma­ción res­pe­ta ese pun­to de vis­ta pero EHK entien­de que el par­ti­do en Eus­kal Herria sur­gi­rá cuan­do las con­di­cio­nes estén dadas, sugi­rien­do que el lugar de quie­nes rei­vin­di­can el comu­nis­mo aho­ra está en las orga­ni­za­cio­nes de cla­se y de masas exis­ten­tes en Eus­kal Herria.

A con­ti­nua­ción Boltxe ha rea­li­za­do un repa­so a los casi 20 años del colec­ti­vo, con una carac­te­rís­ti­ca: tra­ba­jar en la infor­ma­ción y en la for­ma­ción. Y res­pec­to a su mili­tan­cia ha expli­ca­do que el lugar de sus mili­tan­tes es la dis­tin­ta estruc­tu­ra social por la que cada cual se sien­ta [email protected] Ha real­za­do su fir­me deter­mi­na­ción en la lucha anti­sec­ta­ria lla­man­do a estre­char lazos entre los dis­tin­tos tal­des exis­ten­tes, espe­cial­men­te entre aque­llos que han apos­ta­do por con­fluir en este home­na­je a Larra­ña­ga.

Iña­ki Gil de San Vicen­te ha rea­li­za­do un exce­len­te reco­rri­do a las posi­cio­nes comu­nis­tas ayer y hoy en Eus­kal Herria, se ha refe­ri­do a los momen­tos en que se que­ría minus­va­lo­rar la capa­ci­dad teó­ri­ca del MLNV. Ha seña­la­do que un ele­men­to cen­tral en la lucha anti­ca­pi­ta­lis­ta es la lucha anti­pa­triar­cal, la abo­li­ción de la pro­pie­dad pri­va­da, la lucha por la Inde­pen­den­cia y el Socia­lis­mo en el mar­co de la lucha por la Libe­ra­ción Nacio­nal y Social de Eus­kal Herria. Se ha rfe­ri­do a la tra­di­ción de con­tra­po­der que hay en Eus­kal Herria his­to­ri­ca­men­te como uno de los mayo­res logros de la Izquier­da Aber­tza­le, lla­man­do al estu­dioy a la refle­xión para la prác­ti­ca polí­ti­ca. Hay que resal­tar la aten­ción con que se ha segui­do la expo­si­ción por par­te de la gen­te asis­ten­te. 

Des­pués de las expo­si­cio­nes se ha pasa­do a un colo­quio en el que se han refe­ri­do a caren­cias de la I.A. en su ges­tión muni­ci­pal, espe­cial­men­te, Así como el temor a que la lucha anti­re­pre­si­va no per­mi­ta ver el bos­que de la catás­tro­fe eco­nó­mi­ca y social en la que están sumi­dos los sec­to­res popu­la­res y res­pon­der en con­se­cuen­cia. En el deba­te se ha acla­ra­do que la repre­sión hace daño a las ini­cia­ti­vas socia­les, pero ni las para­li­za ni las para­li­za­rá. El acto ha fina­li­za­do, tras un intere­san­te deba­te con el can­to de La inter­na­cio­nal en eus­ka­ra.

Se ha cita­do a las com­pa­ñe­ras y com­pa­ñe­ros que han acu­di­do a ir maña­na a Pasaia, al acto cen­tral de las jor­na­das y a su cie­rre. Nos vemos en Pasaia maña­na, kon­pas..
Fotos GEHA­press-Boltxe

Cró­ni­ca de Otxar­koa­ga Fotos GEHA Press – Boltxe​.Info

Ha sido un acto modes­to, de 40 com­pa­ñe­ras y com­pa­ñe­ros. Con gen­tes de EHK, Pa…Ya Kul­tur Elkar­tea, Iskra y Boltxe Kolek­ti­boa jun­to a otras per­so­nas que han acu­di­do a títu­lo per­so­nal. No erá­mos mucha gen­te, pero ese no es el pro­ble­ma.

Hemos cum­pli­do doble­men­te, con nues­tro com­pro­mi­so comu­nis­ta, con Lenin y Larra­ña­ga, con todas las per­so­nas que han per­di­do la vida o la liber­tad en la lucha de clses. Des­de atrás el mono­li­to ha sido tes­ti­go de una alo­cu­ción en la que se ha comen­za­do por decir bien cla­ro que estas jor­na­das en home­na­je a Larra­ña­ga y todas las per­so­nas lucha­do­ras del mun­do, per­so­na­li­za­das en él no deben que­dar­se en un mero acto folc­kló­ri­co. Debe vis­lum­brar­se un futu­ro de uni­dad en el tra­ba­jo entre las mili­tan­tes y los mili­tan­tes comu­nis­tas de Eus­kal Herria, por nues­tra cla­se, por nues­tro pueblo.Tal vez haya sido un ele­men­to a resal­tar del buen ambien­te.

El mono­li­to fue eri­gi­do por Pa…Ya hace más de 10 años y algu­nas de las per­so­nas que enton­ces estu­vie­ron en la inau­gu­ra­ción hoy esta­ban ahí, otros que par­ti­ci­pa­ron pero eran casi niñas y niños tam­bién, han repe­ti­do pre­sen­cia. Y ahí hemos reafir­ma­do nues­tro com­pro­mi­so con la lucha de cla­ses. No ha sido casual la pre­sen­cia de esas dece­nas de com­pa­ñe­ras y com­pa­ñe­ros, hemos acu­di­do a esta cita por el tra­ba­jo dia­rio que rea­li­za­mos en otros movi­mien­tos. Y lo hemos hecho con la satis­fac­ción de decir a quie­nes más han dado en la lucha que siguen vivas y vivos con noso­tras y noso­tros, que segui­mos tiran­do y siguen aqui y com­ba­tien­do.

Se ha recor­da­do que este puña­do de comu­nis­tas aber­tza­les de dis­tin­tos herrial­des esta­mos sien­do capa­ces de desa­rro­llar todos los actos pre­vis­tos e inclu­so algu­nos son simul­tá­neos en dis­tin­tos herrial­des. Se va acer­can­do el día del pla­to fuer­te, el cie­rre de las jor­na­das este sába­do en Pasaia y allí se ha lla­ma­do a acu­dir. Tes­ti­gos han sido la iku­rri­ña, la ban­de­ra roja y la ban­de­ra de la resis­ten­cia ira­kí, por­que la mili­tan­cia comu­nis­ta vas­ca es tam­bién una mili­tan­cia anti­im­pe­ria­lis­ta.

Para el cie­rre, no han fal­ta­do ni el recuer­do a las pre­sas y pre­sos polí­ti­cos vas­cos ni el recuer­do de sus ausen­cias ya que sin dudar, muchas com­pa­ñe­ras y com­pa­ñe­ros que hoy están dis­per­sas por las cár­ce­les de los esta­dos espa­ñol y fran­cés y otros exi­lia­dos nos habrían acom­pa­ña­do de bue­na gana por el camino que tran­si­ta­mos aten­tas y aten­tos a las refle­xion­se de Lenin, de Marx, de Engels y a la situa­ción de nega­ción de liber­ta­des que vive Eus­kal Herria de la mano del gobierno del Fren­te Nacio­nal Espa­ñol en Vas­con­ga­das y su her­mano geme­lo en Nafa­rroa, el pac­to UPN – PSN.

Se ha levan­ta­do la ban­de­ra roja de la dig­ni­dad de cla­se con la iku­rri­ña, sím­bo­lo de la Repú­bli­ca Vas­ca en un día en el que des­de la dere­cha vas­con­ga­da lle­ga­ban los ecos de la enési­ma trai­ción peneu­vis­ta, con la entra­da de Ardan­za e Imaz, anti­guos ente­rra­do­res ins­ti­tu­cio­na­les de Eus­kal Herria en el gobierno del Gol­pe y la Ley de par­ti­dos de López y basa­goi­ti, en el momen­to en que el Movi­mien­to Popu­lar en Donos­tia vol­vía a dejar en evi­den­cia el fana­tis­mo mató­nil de Ares y su cuer­po de poli­cia anti­aber­tza­le, la lla­ma­da Erchain­cha apo­yan­do a los repre­sa­lia­dos.

No men­ti­mos a nadie si decí­mos que des­pués del can­to del Eus­ko Guda­riak y la Inter­na­cio­nal hemos vuel­to a nues­tras tareas ple­na­men­te satis­fe­chos de recor­dar en el mono­lí­to con que Pa…Ya ins­ti­tu­cio­na­li­zó el pri­mer memo­ra­ble Lenin Egu­na de Eus­kal Herria a todas las nues­tras y los nues­tros en la memo­ria de Vla­dí­mir Iliich Ulia­nov y Jesús Larra­ña­ga y a quie­nes le acom­pa­ñan en esta anda­du­ra tan dura como apa­sio­nan­te, de luchar y viivr inten­sa­men­te por Eus­kal Herria y por toda la Huma­ni­dad, en gra­ve peli­gro como la vida mis­ma por los ata­ques cri­mi­na­les del capi­tal y el impe­ria­lis­mo.

Maña­na nos vemos en Pasaia y la Bol­sa (Bil­bo), res­pec­ti­va­men­te. Ya fal­ta menos para el sába­do, kon­pas.

Jue­ves 21, a las 19,00 (Pza. otxar­koa­ga). Para subir, coger el bus 03 en la Pza. Cir­cu­lar (Aban­do) ./​Den­tro de los actos que esta sema­na se desa­rro­llan en Eus­kal Herria, como pre­lu­dio del home­na­je popu­lar que se tri­bu­ta­ra a Larra­ña­ga el pró­xi­mo día 23 en Pasaia, el pró­xi­mo día 21, en Otxar­koa­ga, uno de los barrios mas popu­la­res y de tra­di­ción obre­ra de Bil­bo, se rea­li­za­ra una ofren­da flo­ral en la esta­tua de Marx y Lenin, que con todo orgu­llo, luce el barrio.

Recor­de­mos el deta­lle, de que día 21, fecha de la ofren­da, es un nue­vo ani­ver­sa­rio del falle­ci­mien­to de Lenin, ocu­rri­da un 21 de enero de 1924.

La ofren­da flo­ral será a las 7 de la tar­de y esta apo­ya­da por varios colec­ti­vos, como Pa Ya Kul­tur Elkar­tea, Iskra, EHK o Boltxe.

En ella, el mar­xis­ta vas­co Kol­do Iza­gui­rre, lee­rá en eus­ke­ra, la poe­sía de Maia­kovky.

Comien­zan las jor­na­das de home­na­je a Larra­ña­ga (San­tur­tzi) por Boltxe Kolek­ti­boa

Ponen­tes en San­tur­tzi Foto Geha Press – Boltxe​.Info

Segui­da­men­te ofre­ce­mos la cro­ni­ca de la char­la en San­tur­tzi

A las 7,45 y con un audi­to­rio de varias dece­nas de per­so­nas, en el Kre­sa­la Are­toa. El pri­mer ponen­te, Jon Kere­je­ta, gran cono­ce­dor de la vida de Larra­ña­ga y de los pri­me­ros comu­nis­tas de aquel tiem­po ha glo­sa­do la visa de Jesús Larra­ña­ga. Larra­ña­ga, el mili­tan­te comu­nis­ta recha­zó un tex­to reli­gio­so ofre­ci­do por un cape­llán la tar­de ante­rior a su fusi­la­mient, al que res­pon­dió: mire, se lo que pone ahí y le invi­to a venir maña­na, verá como mue­re un comu­nis­ta.

A la maña­na del fusi­la­mien­to los pre­sos comen­za­ron a can­tar La Inter­na­cio­nal en el momen­to en que fue­ron lle­va­dos al pare­dón. Kere­je­ta se ha refe­ri­do más tard a la situa­ción del cemen­te­rio de La Almu­de­na cuan­do gen­tes de EHK y Corrien­te Roja rea­li­za­ron un acto de recuer­do a los muer­tos del PC de Eus­ka­di, vien­do allí un lugar lleno de ver­ti­dos, ladri­llos y yer­bas, seña­lan­do que, así ha paga­do la pseu­do­de­mo­cra­cia espa­ño­la a los com­ba­tien­tes anti­fas­cis­tas.

Larra­ña­ga fue hijo de una fami­lia car­lis­ta, comen­zó su vida labo­ral en la CAF y lo hizo como mili­tan­te nacio­na­lis­ta, com­pa­ñe­ro de Eli Gallas­te­gi (Guda­ri) aun­que sus cami­nos polí­ti­cos se divi­die­ron pos­te­rior­men­te. Des­pués, tras un acer­ca­mien­to al pro­ce­so irlan­dés se defi­ne en 1927 como comu­nis­ta y se acer­ca a aque­llos núcleos fun­da­cio­na­les, con Asti­ga­rra­bia y Zapi­rain.

Vivió el tiem­po en que la oli­gar­quía vas­ca comien­zó a empa­ren­tar con fami­lias de las cla­ses altas espa­ño­las, crean­do ban­cos como el actual BBV,es el momen­to en que el movi­mien­to obre­ro reco­ge a un sec­tor cam­pe­sino vas­co al que las oli­gar­quías arre­ba­tan las tie­rras y huyen a la ciu­dad o hacia el extran­je­ro. Coin­ci­de en las minas con gen­tes de la Rio­ja, Palen­cia, creán­do­se un pro­le­ta­ria­do joven en Eus­kal Herria, con las pri­me­ras huel­gas de La Arbo­le­da. Su pri­me­ra anda­du­ra se desa­rro­lla en el PS, con Facun­do Pere­za­gua. Es con­tem­po­rá­neo de los her­ma­nos Ara­na, Luis y Sabino y del ini­cio del aber­tza­lis­mo, con la figu­ra del biz­kai­ta­rris­mo, un movi­mien­to res­trin­gi­do enton­ces a Biz­kaia.

En aquel momen­to, el PS se alía con la Liga Monár­qui­ca, en un pac­to simi­lar al actual pac­to PP – PSOE logran­do la ultra­de­re­cha socia­lis­ta su pri­mer esca­ño con el voto de las oli­gar­quías. Esto lle­vó al par­ti­do a la cri­sis, en un momen­to his­tó­ri­co pos­te­rior el PC De Eus­ka­di asu­me la polí­ti­ca de des­en­mas­ca­rar a los social­fas­cis­tas y comien­zas los tiro­teos entre los miem­bros del PC y del PS, es la eta­pa más sec­ta­ria del sta­li­nis­mo. Larra­ña­ga entra a un PC que defien­de las con­sig­nas ¡Aba­jo la Repú­bli­ca, Viva los Soviets!, coin­ci­dien­do con Jagi – Jagi, y con los anar­quis­tas en las luchas, sien­do un caso excep­cio­nal por su capa­ci­dad de diá­lo­go en el momen­to en que los PCs se carac­te­ri­za­ron por un sec­ta­ris­mo extre­mo.

Fren­te al gol­pe fas­cis­ta, comu­nis­tas y anar­quis­tas repe­lie­ron el levan­ta­mien­to mili­tar del 36 en Donos­ti, lue­go derro­ta­ron el gol­pe del cuar­tel de Loyo­la. Larra­ña­ga tenía un fuer­te arrai­go entre el cam­pe­si­na­do local. El odio a los socia­lis­tas del PCE tam­bién venía del tiem­po en que el PSOE cola­bo­ró con la Dic­ta­du­ra de Pri­mo de Rive­ra, que ya se había con­ver­ti­do en una fuer­za defen­so­ra de los esta­dos y defen­so­ra del capi­tal. El PSOE defen­dió la razón de esta­do y el cho­que lle­vó al enfren­ta­mien­to arma­do, en un tiem­po de enfren­ta­mien­to ideo­ló­gi­co entre Rosa Luxen­bourg y Bers­tein.

El obje­ti­vo de los comu­nis­tas es crear sobre las rui­nas de Espa­ña las repú­bli­cas de Cata­lun­ya, Gali­cia, Eus­ka­di, Por­tu­gal, decía el PC de Eus­ka­di enton­ces. Cam­bian su polí­ti­ca de enfren­ta­mien­to y del ata­que al social­fas­cis­mo pasan a defen­der el Fren­te Popu­lar. EL PCE de Eus­ka­di se acer­ca a ANV y a Jagi – Jagi. Con­cluí­da la gue­rra los comu­nis­tas tra­ta­ron de ata­car al fran­quis­mo des­de terri­to­rio del esta­do fran­cés cre­yen­do que los alia­dos avan­za­rían con­tra la Dic­ta­du­ra derro­ta­dos Hitler y Mus­so­li­ni, algo que nun­ca suce­dió.

Las fuer­zas mili­ta­res vas­cas en aquel tiem­po fue­ron 90.000 comu­nis­tas, 90,000 PNV, 70.000 CNT y varios miles de Jagi – Jagi, ANV. Larra­ña­ga no capi­tu­ló en la Trai­ción del Pac­to de San­to­ña, tra­tó de volar Altos Hor­nos de Biz­kaia pero el PNV lo impi­dió. Larra­ña­ga fue arrin­co­na­do, como otros mili­tan­tes comu­nis­tas por su defen­sa de Eus­kal Herria. Fue cap­tu­ra­do en 1941 y muchos mili­tan­tes comu­nis­tas atri­bu­yen esas caí­das a dela­cio­nes de la direc­ción cen­tral del PCE.

A con­ti­nua­ción Antxon Men­di­zá­bal ha situa­do el momen­to polít­co mun­dial expo­nien­do que esta­mos en una crí­sis de civi­li­za­ción. La cri­sis no ha apa­re­ci­do ahora,es estruc­tu­ral y esta­lla con la des­apa­ri­ción de la URSS. Ha repa­sa­do el terri­ble pano­ra­ma del Ter­cer Mun­do, con la con­vic­ción de que la des­truc­ción de len­guas, cul­tu­ras, pue­blos se ace­le­ra­rá en este siglo. Las cul­tu­ras del mun­do son cons­cien­tes de que en poco tiem­po, o se orga­ni­zan polí­ti­ca­men­te o des­apa­re­cen. A fina­les del mile­nio había 27oo víc­ti­mas dia­rias de los con­flic­tos polí­ti­cos y 50 millo­nes de des­pla­za­dos. El desas­tre medioam­bien­tal, el pro­ble­ma del agua, la des­truc­ción de las bases mate­ria­les de nues­tra socie­dad es la carac­te­rís­ti­ca prin­ci­pal del capi­tal, hoy.

El capi­ta­lis­mo está en una nue­va fase, ya ni las reli­gio­nes ni los filó­so­fos pue­den jus­ti­fi­car­le, ha gene­ra­do una socie­dad indi­vi­dua­lis­ta, inso­li­dá­ria, a la vez que ha fra­ca­sa­do tam­bién el lla­ma­do comu­nis­mo. Ha lla­ma­do a una refle­xión sobre lo suce­di­do, ya que seguir por el mis­mo camino lle­va a repro­du­cir los mis­mos erro­res. Sobre la NEP, 1922 Lenin se pre­gun­ta, ¿dón­de esta­mos?, rota enton­ces la alian­za cam­pe­sino – pro­le­ta­ria. ¿Qué hacer?, defi­nien­do que las cla­ses tra­ba­ja­do­ras tenían que domi­nar la pro­pie­dad de los medios de pro­duc­ción. Si la pla­ni­fi­ca­ción se rea­li­za sin con­vic­ción la pla­ni­fi­ca­ción care­ce de sen­ti­do y gene­ra como en la URSS una estruc­tu­ra de 15 millo­nes de fun­cio­na­rios, expli­can­do la rela­ción entre dere­chos indi­vi­dua­les y par­ti­ci­pa­ción, con la degra­da­ción del pro­ble­ma del pen­sa­mien­to en base a la línea jus­ta, es decir, ase­si­nar a la disi­den­cia.

El dog­ma­tis­mo sta­li­nis­ta lle­vó a la indi­gen­cia inte­lec­tual al pen­sa­mien­to “comu­nis­ta” de la buro­cra­cia, que solo repe­tía tópi­cos y afir­ma­cio­nes del par­ti­do que ya, era solo su buro­cra­cia para­si­ta­ria.

La fal­ta de res­pe­to a las Nacio­nes Opri­mi­das, con el papel de Sta­lin que renun­cia a la reso­lu­ción de la opre­sión nacio­nal, y el geor­giano, se con­vier­te en el motor de la repre­sión de los pue­blos a pesar de su papel ante­rior en el par­ti­do.

En 1989 las repú­bli­cas levan­ta­das exi­gen la Inde­pen­den­cia, un movi­mien­to que el PCUS ni acer­tó a vis­lum­brar, y nada ni nadie entien­de que ten­ga razón de exis­tir una estruc­tu­ra hue­ca, vacía, des­hu­ma­ni­za­da y acul­tu­ral. Ha fina­li­za­do defen­dien­do la pro­pie­dad social fren­te al capi­ta­lis­mo de esta­do, base ideo­ló­gi­ca del Socia­lis­mo del Siglo XXI, con la vuel­ta en Lati­noa­mé­ri­ca hacia los pue­blos ori­gi­na­rios, afros e indí­ge­nas, en una defen­sa de las tésis socia­lis­tas por las que gran par­te del comu­nis­mo vas­co se ali­nea hoy, con la defen­sa de la inmi­gra­ción como un ele­men­to cen­tral para el desa­rro­llo de Eus­kal Heria.

En rela­ción a la apli­ca­ción del Socia­lis­mo del Siglo XXI ha defi­ni­do como uno de sus ele­men­tos bási­cos el inter­na­cio­na­lis­mo. Vital para todos. En los últi­mos 200 años se enfren­tan las expe­rien­cias de poder popu­lar y la del capi­tal. En un momen­to his­tó­ri­co en el que inclu­so muchos pro­ce­sos arma­dos están sien­do enten­di­dos en este momen­to con las vic­to­rias de los movi­mien­tos here­de­ros de las orga­ni­za­cio­nes arma­das de los años 70. 

Vier­nes 22 a las 19,00 Cen­tro Cívi­co La Bol­sa . /​Recor­da­mos que en el mis­mo ámbi­to de actos encua­dra­dos en el home­na­je popu­lar a Jesús Larra­ña­ga, comu­nis­ta y aber­tza­le vas­co de los años 30, el vier­nes a las 7 de la tar­de, habrá un char­la en Bil­bo, en el Cen­tro Cul­tu­ral La Bol­sa de Alde Zaha­rra, con la pro­pues­ta de deba­te “El papel de los comu­nis­tas en la Eus­kal Herria de hoy” en la que inter­ven­drán como ponen­tes Boltxe Kolek­ti­boa, EHK e Iña­ki Gil de San Vicen­te.

Car­tel para la char­la en la Bol­sa (Bil­bo)

HITZALDI ETA OMENALDIA

(Bil­bo) – La Bol­san, osti­ra­la 22an.
Arratsal­de­ko 19,00 etan. «Komu­nis­tak gaur Eus­kal Herrian».

EHK, BOLTXE, PA … YA Kul­tur Elkar­tea, ISKRA, Iña­ki Gil de San Vicen­te.

Sába­do 23. /​Gora Eus­kal Herria Gorria! . 11,00 Pasai­ko Ger­ni­ka Enpa­ran­tzan ome­nal­dia. Hator!.

Bio­gra­fía de Vla­dí­mir Iliich Uliá­nov, (Vla­dí­mir Lenin) , Uno de los Nues­tros (Boltxe), datos de Wiki­pe­dia.

Naci­do en Sim­birsk, Rusia, hijo de Iliá Niko­lá­ye­vich Uliá­nov (1831-1886), un fun­cio­na­rio civil ruso, direc­tor de escue­las, y más tar­de Con­se­je­ro de Esta­do del zar Nico­lás II, pues­to en el que tra­ba­jó para incre­men­tar la demo­cra­cia y exten­der la edu­ca­ción gra­tui­ta en Rusia. Con nume­ro­sos her­ma­nos, entre ellos Alek­sandr (de ten­den­cia anar­quis­ta), quien fue eje­cu­ta­do en 1887 por aten­tar con­tra el zar Ale­jan­dro III.

Como muchos rusos, fue una mez­cla entre la etnia y las tra­di­cio­nes reli­gio­sas. Tenía ascen­den­cia cal­mu­ca por par­te de su padre, de ale­ma­nes del Vol­ga por par­te de su abue­la mater­na, que eran lute­ra­nos, y ascen­den­cia judía por su abue­lo materno (con­ver­ti­do al cris­tia­nis­mo). El mis­mo Vla­dí­mir Iliich Uliá­nov fue bau­ti­za­do por el rito de la Igle­sia Orto­do­xa Rusa.

De peque­ño se le lla­ma­ba Volo­dia (dimi­nu­ti­vo de Vla­dí­mir) y mos­tró don de pen­sa­mien­to ela­bo­ra­do y pro­fun­do, aser­ti­vo, poco afec­ti­vo y sar­cás­ti­co. De men­te muy lógi­ca, se mos­tró exce­len­te estu­dian­te des­de su más tier­na infan­cia. Sus pro­fe­so­res decla­ra­ron sobre él:

-«Muy dota­do, siem­pre lim­pio y estu­dio­so, pri­me­ro en todas las mate­rias, cier­ta ten­den­cia a ais­lar­se y a la reser­va»-
Fió­dor Kérens­ki (1890)

Fió­dor Kérens­ki (direc­tor del liceo de Sim­birsk) era padre del famo­so Alek­sandr Kérens­ki, quien iba a ser más ade­lan­te el Pri­mer Minis­tro del Gobierno Pro­vi­sio­nal derro­ca­do duran­te la revo­lu­ción bol­che­vi­que.

Vla­dí­mir se dis­tin­guió en el estu­dio del latín y el grie­go. Pasó por dos tra­ge­dias en su juven­tud: en 1886 su padre murió de una hemo­rra­gia cere­bral. Al año siguien­te, en mayo de 1887, su her­mano mayor, Alek­sandr Uliá­nov, fue dete­ni­do y fusi­la­do. Alek­sandr Kérens­ki escri­bió que «la eje­cu­ción de un her­mano como Alek­sandr Uliá­nov hubie­ra teni­do nece­sa­ria­men­te un efec­to demo­le­dor y des­truc­ti­vo sobre cual­quier men­te nor­mal». Sin embar­go, según el his­to­ria­dor Robert K. Mas­sie, el efec­to que tuvo la muer­te de su her­mano es un tema dis­cu­ti­ble. 

Su acti­vi­dad polí­ti­ca antes de la Revo­lu­ción rusa :

Foto­gra­fía de Lenin, dic. 1895.

El mis­mo año de la eje­cu­ción de su her­mano Alek­sandr, Lenin ter­mi­na sus estu­dios en el liceo de Sim­birsk (con meda­lla de oro). En junio, ingre­sa en la Facul­tad de Dere­cho de la Uni­ver­si­dad de Kazán, don­de se tras­la­da con toda su fami­lia.

En Kazán, Lenin entra en con­tac­to con círcu­los revo­lu­cio­na­rios y es dete­ni­do en diciem­bre del mis­mo año. Al día siguien­te, diri­ge la siguien­te car­ta al rec­tor de la Uni­ver­si­dad:

Con­si­de­ran­do que no es posi­ble con­ti­nuar mis estu­dios en la Uni­ver­si­dad en las actua­les con­di­cio­nes de la vida uni­ver­si­ta­ria, ten­go el honor de supli­car humil­de­men­te a Su Exce­len­cia que dis­pon­ga mi exclu­sión como estu­dian­te de la Uni­ver­si­dad Impe­rial de Kazán.[1]

El 7 de diciem­bre de 1887, Lenin es depor­ta­do a Kokúsh­kino, una aldea en la pro­vin­cia de Kazán, y pues­to bajo vigi­lan­cia poli­cial.

Recha­za­das por las auto­ri­da­des sus peti­cio­nes de read­mi­sión en la Uni­ver­si­dad de Kazán, así como de cur­sar estu­dios en el extran­je­ro, al final obtie­ne el per­mi­so para regre­sar a Kazán en octu­bre. De nue­vo en Kazán, Lenin se ocu­pa en el estu­dio de El Capi­tal de Karl Marx, e ingre­sa en un círcu­lo mar­xis­ta orga­ni­za­do por N. E. Fedo­sé­yev. El año siguien­te, ins­ta­la­do en Sama­ra, es dete­ni­do en rela­ción con su per­te­nen­cia a este círcu­lo.

En junio de 1890, y tras varias soli­ci­tu­des recha­za­das, se le auto­ri­za a exa­mi­nar­se como externo en las asig­na­tu­ras de Dere­cho por la Uni­ver­si­dad de San Peters­bur­go. En enero de 1892 con­si­gue su diplo­ma uni­ver­si­ta­rio, y ejer­ce como pasan­te de abo­ga­do en Sama­ra. Duran­te este tiem­po actua­rá como defen­sor en diver­sas cau­sas. En julio de este año, y tras repe­ti­das soli­ci­tu­des al Tri­bu­nal Comar­cal de Sama­ra y al Depar­ta­men­to de Poli­cía, obtie­ne la cer­ti­fi­ca­ción que le da dere­cho a ejer­cer la abo­ga­cía lo que res­ta del año, sién­do­le reno­va­da el año siguien­te. Duran­te este tiem­po escri­bi­rá algu­nos tex­tos con­tra los popu­lis­tas (naród­ni­ki) que lee­rá en los círcu­los mar­xis­tas.

En 1893 se tras­la­da a San Peters­bur­go, dete­nién­do­se en el camino en Nizh­ni Nóv­go­rod y en Mos­cú, don­de se pone en con­tac­to con diver­sos gru­pos mar­xis­tas. En San Peters­bur­go ejer­ce como pasan­te. Ese año escri­be Acer­ca de la lla­ma­da cues­tión de los mer­ca­dos, que lee en los círcu­los mar­xis­tas.

En 1894 se tras­la­da a Mos­cú, don­de con­ti­nua­rá su rela­ción con los círcu­los mar­xis­tas y obre­ros, y segui­rá tra­ba­jan­do en el plano teó­ri­co en con­tra de las ideas de los popu­lis­tas. Con­tra ellos escri­be sus obras Quié­nes son los «ami­gos del pue­blo» y cómo luchan con­tra los social­de­mó­cra­tas (1894) y El con­te­ni­do eco­nó­mi­co del popu­lis­mo y su crí­ti­ca en el libro del señor Stru­ve (1894−1895).

Por esta épo­ca comien­zan sus pri­me­ros via­jes por Euro­pa, ana­li­zan­do los pro­ce­sos revo­lu­cio­na­rios del Vie­jo Con­ti­nen­te. En 1896, sus acti­vi­da­des revo­lu­cio­na­rias le oca­sio­na­rán el encar­ce­la­mien­to y su des­tie­rro a Sibe­ria (en 1897), don­de pasa­rá tres años de su vida. En Sibe­ria, en 1898, con­trae­rá matri­mo­nio con Nadezh­da Krúps­ka­ya. Tam­bién dedi­ca­rá este tiem­po a redac­tar su volu­mi­no­so tra­ba­jo El desa­rro­llo del capi­ta­lis­mo en Rusia.

En 1903, pre­sen­ta­rá sus tesis en el Par­ti­do Obre­ro Social­de­mó­cra­ta de Rusia, que ser­vi­rán para esta­ble­cer un pri­mer dis­tan­cia­mien­to entre la frac­ción bol­che­vi­que y la men­che­vi­que. Pos­te­rior­men­te, duran­te la revo­lu­ción de 1905, via­ja­rá des­de Sui­za en un tren ocul­to, para inten­tar exten­der el fue­go revo­lu­cio­na­rio y, al no con­se­guir­lo, opta­rá por exi­liar­se en Fin­lan­dia, para pasar des­pués una vez más a Sui­za.

En el cli­ma de reac­ción de los años pos­te­rio­res a la revo­lu­ción falli­da de 1905, empe­zó a ejer­cer influen­cia entre los círcu­los socia­lis­tas rusos y ale­ma­nes una nue­va filo­so­fía, el empi­rio­cri­ti­cis­mo. Sus prin­ci­pa­les repre­sen­tan­tes fue­ron Mach y Ave­na­rius. Se tra­ta­ba de una filo­so­fía pre­ten­di­da­men­te mar­xis­ta, que bus­ca­ba aban­do­nar el mate­ria­lis­mo ins­pi­rán­do­se en la recien­te cri­sis de la físi­ca y en filo­so­fías basa­das en el méto­do cien­tí­fi­co, como el posi­ti­vis­mo. El enfren­ta­mien­to de Lenin a esta filo­so­fía, que cali­fi­ca­ba de idea­lis­ta y de suce­so­ra del ber­ke­leís­mo, se con­cre­tó en una de sus más impor­tan­tes obras filo­só­fi­cas: Mate­ria­lis­mo y empi­rio­cri­ti­cis­mo (1908).

Lenin y la revo­lu­ción de 1917

Artícu­lo prin­ci­pal: Revo­lu­ción rusa de 1917

Con el ini­cio de la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial su figu­ra polí­ti­ca se expan­de, al pro­pug­nar la opo­si­ción de la social­de­mo­cra­cia ale­ma­na a la mis­ma, y le con­vier­te en una figu­ra cla­ve en Rusia, cuan­do la evo­lu­ción de la con­tien­da se mues­tra abier­ta­men­te des­fa­vo­ra­ble para su país. Tras la ines­pe­ra­da revo­lu­ción de febre­ro, que cul­mi­na en la abdi­ca­ción del zar, comien­za a fra­guar­se un pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio que se resol­ve­ría en el mes de Noviem­bre (octu­bre por el vie­jo calen­da­rio).

Aná­li­sis pre­vio de los acon­te­ci­mien­tos de febre­ro (Car­tas des­de lejos)

La revo­lu­ción de febre­ro sor­pren­de a Lenin exi­lia­do en Sui­za. Con la esca­sa fuen­te de infor­ma­ción de que dis­po­nen los emi­gra­dos rusos —fun­da­men­tal­men­te, la pren­sa legal — , Lenin se lan­za a aven­tu­rar una expli­ca­ción de sus fun­da­men­tos y cau­sas.

En la pri­me­ra de sus Car­tas des­de lejos, Lenin cen­tra su expli­ca­ción en dos pun­tos:

  1. Las luchas de cla­ses, fran­cas y abier­tas, des­en­ca­de­na­das en el trie­nio de 19051907, que per­mi­tie­ron ace­le­rar los acon­te­ci­mien­tos de febre­ro.
    La pri­me­ra revo­lu­ción (1905) remo­vió pro­fun­da­men­te el terreno, arran­có de raíz pre­jui­cios secu­la­res, des­per­tó a la vida polí­ti­ca y a la lucha polí­ti­ca a millo­nes de obre­ros y a dece­nas de millo­nes de cam­pe­si­nos, mos­tró a cada cla­se y al mun­do ente­ro el ver­da­de­ro carác­ter de todas las cla­ses (y todos los prin­ci­pa­les par­ti­dos) de la socie­dad rusa, la ver­da­de­ra corre­la­ción de sus intere­ses, de sus fuer­zas, de sus medios de acción, de sus obje­ti­vos inme­dia­tos y leja­nos.[2]
  2. La gue­rra mun­dial impe­ria­lis­ta, como fac­tor deter­mi­nan­te capaz de ace­le­rar los acon­te­ci­mien­tos his­tó­ri­cos y de engen­drar cri­sis mun­dia­les eco­nó­mi­cas, polí­ti­cas, nacio­na­les e inter­na­cio­na­les de una fuer­za inusi­ta­da.[3] Una gue­rra mun­dial orques­ta­da por las bur­gue­sías nacio­na­les, y que debía trans­for­mar­se en una gue­rra civil entre las cla­ses enemi­gas.[4] Este pro­ce­so ha comen­za­do en la revo­lu­ción de febre­ro. La gue­rra mun­dial será deci­si­va para la Revo­lu­ción rusa. Las pre­sio­nes eco­nó­mi­cas que for­za­ban este con­flic­to entre las bur­gue­sías nacio­na­les de Euro­pa (y en rela­ción con ello, la pre­sión polí­ti­ca de bri­tá­ni­cos y fran­ce­ses), pon­drán a las cla­ses diri­gen­tes de Rusia en un calle­jón sin sali­da, hacien­do impo­si­ble una paz con Ale­ma­nia. La impo­si­bi­li­dad de esta paz, úni­ca medi­da que habría podi­do fre­nar el des­con­ten­to popu­lar, impi­dió cual­quier recon­ci­lia­ción de las cla­ses en con­flic­to y con­du­jo a una dua­li­dad de pode­res que sólo pudo zan­jar­se por medio de una revo­lu­ción.

En efec­to, en el pri­mer acto de la revo­lu­ción han con­flui­do tres fuer­zas:

  1. La monar­quía zaris­ta, tra­di­cio­na­lis­ta, cabe­za de los terra­te­nien­tes feu­da­les, cabe­za de la vie­ja buro­cra­cia y del gene­ra­la­to.[5]
  2. La bur­gue­sía, que deten­ta el ver­da­de­ro poder eco­nó­mi­co, y que se ha orga­ni­za­do con rapi­dez des­de 1905.[6]
  3. El Sovié­ti­co.

En mar­zo, bajo pre­sio­nes de los gene­ra­les y ofi­cia­les del ejér­ci­to, Nico­lás II abdi­có y se for­mó un gobierno pro­vi­sio­nal de tipo bur­gués. Ambos acon­te­ci­mien­tos fue­ron for­za­dos por la nece­si­dad de que un gobierno mode­ra­do apla­ca­se los vien­tos de sub­ver­sión y otor­ga­se algu­nas con­ce­sio­nes, a cam­bio de seguir sos­te­nien­do la gue­rra con los ale­ma­nes. Pero, como apun­ta Lenin, la abdi­ca­ción del zar no supo­nía de hecho una con­tra­dic­ción en el régi­men (en todo caso, se tra­ta­ba de un des­en­cuen­tro mera­men­te tran­si­to­rio), sino más bien un cie­rre de filas entre la bur­gue­sía que recla­ma­ba su hora, y las fuer­zas repre­sen­ta­das por la monar­quía. En la prác­ti­ca, pese a su dis­cur­so repu­bli­cano, la bur­gue­sía nece­si­ta­ba man­te­ner el tra­to con la monar­quía. Por eso, la res­tau­ra­ción aún ame­na­za­ba en el hori­zon­te.

Fren­te a las fuer­zas del gobierno y de la monar­quía, Lenin apues­ta aquí por el Soviet. El gobierno pro­vi­sio­nal es inca­paz de igno­rar los intere­ses tan­to de la bur­gue­sía rusa como del capi­tal extran­je­ro repre­sen­ta­do por los gobier­nos de la Enten­te. Por tan­to, es inca­paz de fir­mar una paz con Ale­ma­nia. El gobierno pro­vi­sio­nal tam­po­co pue­de enfren­tar­se a los terra­te­nien­tes y entre­gar la tie­rra a los cam­pe­si­nos y a los obre­ros del cam­po.

Sien­do así, la úni­ca sali­da posi­ble para esta situa­ción pasa por el Soviet, el úni­co garan­te por enton­ces (y mien­tras dura­se la dua­li­dad de pode­res) de la liber­tad popu­lar, y que man­tie­ne al gobierno a la defen­si­va ofre­cien­do con­ce­sio­nes que inten­ten paliar el des­con­ten­to y la mise­ria que la gue­rra mun­dial aún pro­vo­ca.

En defi­ni­ti­va, en esta épo­ca Lenin pien­sa en los siguien­tes tér­mi­nos:

  • expul­sa­dos los Romá­nov, tene­mos un Esta­do de cor­te bur­gués simi­lar a los de la Euro­pa occi­den­tal (e igual­men­te mili­ta­ris­ta);
  • este Esta­do bur­gués, sin embar­go, se encuen­tra con las manos ata­das por­que exis­te una ins­ti­tu­ción popu­lar, el Soviet, que en Petro­gra­do deten­ta el ver­da­de­ro poder y con­tra el que el Esta­do es inca­paz de impo­ner­se median­te la repre­sión;[7]
  • este poder, sin embar­go, ha cedi­do volun­ta­ria­men­te has­ta aho­ra el poder del Esta­do a la bur­gue­sía;

En estas con­di­cio­nes, la mino­ría bol­che­vi­que debe abo­gar por­que el Soviet avan­ce defi­ni­ti­va­men­te hacia la apro­pia­ción del poder del Esta­do.

Regre­so a Petro­gra­do

Foto­gra­fía de Lenin, dic. 1919.

Lenin lle­ga a Petro­gra­do la noche del 3 de abril de 1917: el día siguien­te pre­sen­ta, sin ape­nas cono­ci­mien­to de la situa­ción con­cre­ta en el terri­to­rio ruso y por su cuen­ta y ries­go, sus céle­bres Tesis de abril.

En estas tesis, Lenin abor­da las siguien­tes cues­tio­nes:

  • Recha­zo de la gue­rra impe­ria­lis­ta, some­ti­da a los intere­ses del capi­tal. Estos mis­mos intere­ses hacen impo­si­ble una paz que sea real­men­te demo­crá­ti­ca, no impues­ta por la fuer­za, y sin ane­xio­nes.
  • En Rusia se ha pasa­do de la pri­me­ra eta­pa de la revo­lu­ción (que da el poder a la bur­gue­sía) a la segun­da, que debe poner ese poder en manos del pro­le­ta­ria­do y de los cam­pe­si­nos pobres.
  • Des­en­mas­ca­rar el Gobierno Pro­vi­sio­nal como gobierno de capi­ta­lis­tas, y negar­les todo apo­yo.
  • Reco­no­ci­mien­to de que el Par­ti­do se encuen­tra en mino­ría en los Soviets. Nece­si­dad por tan­to de expli­car y difun­dir sus pos­tu­ras, des­de una mino­ría crí­ti­ca.
  • Rei­vin­di­ca­ción no de una repú­bli­ca par­la­men­ta­ria, sino de una repú­bli­ca de los Soviets. Den­tro de la cual se supri­man poli­cía, ejér­ci­to y buro­cra­cia, sin que la remu­ne­ra­ción de todos los fun­cio­na­rios exce­da nun­ca el suel­do de un obre­ro cua­li­fi­ca­do.
  • Refor­ma agra­ria. Con­fis­ca­ción de las tie­rras de los terra­te­nien­tes. Nacio­na­li­za­ción de todas las tie­rras que se pon­drán a dis­po­si­ción de los Soviets loca­les.
  • Fusión de los ban­cos en un ban­co úni­co bajo el con­trol de los Soviets.
  • Prio­ri­dad del con­trol demo­crá­ti­co de la pro­duc­ción y dis­tri­bu­ción por par­te de los Soviets, antes que «implan­ta­ción» inme­dia­ta del socia­lis­mo.
  • Como tareas del Par­ti­do: (1) Cele­bra­ción de un nue­vo Con­gre­so. (2) Modi­fi­ca­ción del pro­gra­ma en rela­ción con la posi­ción ante el impe­ria­lis­mo y ante el Esta­do, y refor­ma del pro­gra­ma míni­mo. (3) Cam­bio de deno­mi­na­ción del Par­ti­do, que ha de pasar de «social­de­mó­cra­ta» a la de Comu­nis­ta.

En este momen­to, fue cuan­do Lenin se encon­tró com­ple­ta­men­te solo. El ala dere­cha de su par­ti­do lo acu­sa de anar­quis­mo, de aven­tu­re­ris­mo y de ape­lar a una gue­rra civil. El ala izquier­da se apro­pia de las Tesis para con­ver­tir­las en un pro­gra­ma inme­dia­to para derro­car al gobierno pro­vi­sio­nal. En reali­dad, por las cir­cuns­tan­cias en que se pro­nun­cia­ron y por la acti­tud pos­te­rior del pro­pio Lenin (que se alió con esa ala dere­cha y en con­tra de los izquier­dis­tas duran­te la con­fe­ren­cia de abril del Par­ti­do Obre­ro Social­de­mó­cra­ta de Rusia), pare­ce más sen­sa­to incli­nar­se por una inter­pre­ta­ción menos tajan­te. Las Tesis pre­ten­den ir ponien­do sobre la mesa un pro­gra­ma de medio-lar­go pla­zo, una tra­yec­to­ria polí­ti­ca que se debe ir siguien­do duran­te los meses pos­te­rio­res.[8]

Tras un alza­mien­to falli­do en julio, se des­atan las per­se­cu­cio­nes y el pro­pio Lenin tie­ne que huir a Fin­lan­dia, don­de se encon­tra­rá has­ta su regre­so en octu­bre. Apro­ve­cha­rá estos meses para redac­tar su impor­tan­te obra El Esta­do y la revo­lu­ción, que había de sen­tar las bases teó­ri­cas res­pec­to de la toma del poder del Esta­do, la trans­for­ma­ción del Esta­do bur­gués en un Esta­do socia­lis­ta (com­pues­to esen­cial­men­te por los órga­nos de masas: soviets de obre­ros, sol­da­dos, etc.), y la extin­ción de éste como paso pro­gre­si­vo hacia el comu­nis­mo.

A su vuel­ta se ini­cia el pro­ce­so que cul­mi­na­rá el 7 de noviem­bre con la toma del pala­cio de Invierno. Y el 8 de noviem­bre Lenin fue ele­gi­do Pre­mier de la Unión Sovié­ti­ca por el Con­gre­so de los Soviets de Rusia.

Pre­si­den­te del Con­se­jo de Comi­sa­rios del Pue­blo

Lenin en su ofi­ci­na del Krem­lin, 1918.

Una vez ele­gi­do Pre­mier y ante el peli­gro de una inva­sión ale­ma­na, Lenin argu­men­tó que Rusia debía fir­mar de for­ma inme­dia­ta un tra­ta­do de paz. Otros líde­res bol­che­vi­ques como Buja­rin abo­ga­ban por la con­ti­nua­ción de la gue­rra como for­ma de fomen­tar la revo­lu­ción en Ale­ma­nia. Lev Trots­ki, quien lide­ra­ba las nego­cia­cio­nes, opta­ba por una pos­tu­ra inter­me­dia, pos­tu­lan­do un tra­ta­do de paz que no impli­ca­ra ganan­cias terri­to­ria­les para nin­gu­na de las par­tes. Cuan­do las nego­cia­cio­nes se colap­sa­ron, Ale­ma­nia lan­zó una inva­sión que resul­tó en la pér­di­da de muchos terri­to­rios del oes­te de Rusia. Como resul­ta­do de este giro de los acon­te­ci­mien­tos, las posi­cio­nes de Lenin obtu­vie­ron el apo­yo de la mayo­ría de los líde­res bol­che­vi­ques, y Rusia fir­mó el Tra­ta­do de Brest-Litovsk en tér­mi­nos des­ven­ta­jo­sos (mar­zo de 1918). El par­ti­do bol­che­vi­que fue renom­bra­do como Par­ti­do Comu­nis­ta de Rusia (bol­che­vi­que), que pos­te­rior­men­te se con­vir­tió en el Par­ti­do Comu­nis­ta de la Unión Sovié­ti­ca.

Acep­tan­do que los soviets eran la úni­ca for­ma de un gobierno obre­ro legí­ti­mo, Lenin abo­lió la Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te Rusa. Los bol­che­vi­ques per­die­ron la vota­ción enton­ces, ganan­do las elec­cio­nes el Par­ti­do Socia­lis­ta Revo­lu­cio­na­rio, aun­que divi­di­do en fac­cio­nes pro y anti soviets. Los bol­che­vi­ques, alia­dos con los social­re­vo­lu­cio­na­rios de izquier­da, tenían el apo­yo mayo­ri­ta­rio en el Con­gre­so de los Soviets, y for­ma­ron coa­li­ción de gobierno con el ala izquier­da del Par­ti­do Socia­lis­ta Revo­lu­cio­na­rio. Sin embar­go, la coa­li­ción se hun­dió tras la opo­si­ción de los Social Revo­lu­cio­na­rios al Tra­ta­do de Brest-Litovsk, que se unie­ron a otros par­ti­dos bus­can­do derro­car al gobierno sovié­ti­co. La situa­ción dege­ne­ró con todos los par­ti­dos no bol­che­vi­ques (inclu­yen­do los gru­pos socia­lis­tas) bus­can­do de for­ma acti­va el derro­ca­mien­to del poder de los soviets.

El 30 de agos­to de 1918, Fan­ni Kaplán, miem­bro del Par­ti­do Socia­lis­ta Revo­lu­cio­na­rio, se apro­xi­mó a Lenin des­pués de que éste hubie­ra habla­do en un mitin y mien­tras se diri­gía a su coche. Le lla­mó la aten­ción y cuan­do Lenin se vol­vió a res­pon­der, le dis­pa­ró tres tiros, dos de los cua­les impac­ta­ron en un hom­bro y en un pul­món. Lenin fue trans­por­ta­do a sus apar­ta­men­tos pri­va­dos en el Krem­lin y rehu­só ser ingre­sa­do en un hos­pi­tal, cre­yen­do que otros ase­si­nos podrían espe­rar­lo allí. Se lla­mó a varios doc­to­res, pero éstos deci­die­ron que era dema­sia­do peli­gro­so extraer las balas. Lenin se recu­pe­ró, pero su salud se resin­tió a par­tir de este suce­so y se cree que este inci­den­te con­tri­bu­yó a sus últi­mos infar­tos.

Lenin rea­li­zan­do un dis­cur­so.

En mar­zo de 1919, Lenin y otros líde­res bol­che­vi­ques jun­to a varios mar­xis­tas revo­lu­cio­na­rios de todo el mun­do crea­ron la Ter­ce­ra Inter­na­cio­nal, tam­bién cono­ci­da como Inter­na­cio­nal Comu­nis­ta, o Komin­tern, cuyos miem­bros, inclu­yen­do a Lenin y a los mis­mos bol­che­vi­ques, se escin­dían del más amplio movi­mien­to socia­lis­ta iden­ti­fi­ca­do con la Segun­da Inter­na­cio­nal. A par­tir de este momen­to serían cono­ci­dos como comu­nis­tas.

Mien­tras tan­to, una gue­rra civil aso­la­ba Rusia. Una amplia varie­dad de movi­mien­tos polí­ti­cos y sus segui­do­res toma­ron las armas para apo­yar o derro­car al gobierno sovié­ti­co. A pesar de que había muchas fac­cio­nes dife­ren­tes invo­lu­cra­das en la gue­rra civil, las dos fuer­zas prin­ci­pa­les fue­ron el Ejér­ci­to Rojo for­ma­do y diri­gi­do por Trots­ki (comu­nis­ta) y el Ejér­ci­to Blan­co, for­ma­do por una rela­ti­va mino­ría adep­ta o par­ti­da­ria al anti­guo régi­men zaris­ta (o en algu­nos casos con­tra­ria al recién cons­ti­tui­do) impul­sa­do por pode­ro­sos líde­res mili­ta­res como Kol­chak, Deni­kin y Yudé­nich, pero que reci­bi­ría el apo­yo abru­ma­dor y deci­si­vo de poten­cias extran­je­ras como Fran­cia, Gran Bre­ta­ña, Cana­dá, Esta­dos Uni­dosJapón, ade­más de otros 16 paí­ses, que inter­ven­drían tam­bién en esta gue­rra (en apo­yo del Ejér­ci­to Blan­co). El Ejér­ci­to Rojo ganó la gue­rra, derro­tan­do a las fuer­zas de la Rusia Blan­ca y sus alia­dos en 1920 (a pesar de esto, algu­nas islo­tes de peque­ñas tro­pas con­ti­nua­rían la lucha duran­te muchos años más).

En los últi­mos meses de 1919, los éxi­tos con­tra las fuer­zas del Ejér­ci­to Blan­co con­ven­cie­ron a Lenin de que era el momen­to de exten­der la revo­lu­ción hacia el Oes­te, por la fuer­za si fue­ra nece­sa­rio. Cuan­do la recién inde­pen­di­za­da Segun­da Repú­bli­ca de Polo­nia comen­zó a ase­gu­rar sus terri­to­rios orien­ta­les, ane­xio­na­dos por Rusia en las par­ti­cio­nes de Polo­nia a fina­les del siglo XVIII, se enfren­tó a las fuer­zas bol­che­vi­ques por la domi­na­ción de estas áreas, lo que con­tri­bu­yó al esta­lli­do de la gue­rra Pola­co-Sovié­ti­ca de 1919. Con la revo­lu­ción ale­ma­na y la Liga Espar­ta­quis­ta en pleno auge, Lenin vio esto como la opor­tu­ni­dad per­fec­ta para pene­trar en Euro­pa con las bayo­ne­tas del Ejér­ci­to Rojo. Lenin veía a Polo­nia como el puen­te que el Ejér­ci­to Rojo debía cru­zar para unir la Revo­lu­ción rusa con los segui­do­res comu­nis­tas de la Revo­lu­ción Ale­ma­na, y para ayu­dar a otros gobier­nos comu­nis­tas en Euro­pa Occi­den­tal. La derro­ta de la Rusia sovié­ti­ca en la gue­rra pola­co-sovié­ti­ca, sin embar­go, inva­li­dó estos pla­nes.

A estas altu­ras ya había con­du­ci­do a la muer­te o al pre­si­dio, con la cola­bo­ra­ción de Trots­ki, a casi todos los anar­quis­tas de Rusia, por pro­mo­ver, según los bol­che­vi­ques, revuel­tas con­tra el gobierno sovié­ti­co, espe­cial­men­te entre el cam­pe­si­na­do, y la apro­pia­ción pri­va­da del exce­den­te de grano por par­te del kulak y deter­mi­na­das fábri­cas de la indus­tria por par­te de gru­pos de tra­ba­ja­do­res ais­la­dos, bajo la apa­rien­cia de coope­ra­ti­vas y comu­nas liber­ta­rias o sóviets libres, inde­pen­dien­tes de todo poder del Esta­do, al que con­si­de­ra­ban un fac­tor de opre­sión con inde­pen­den­cia de su carác­ter de cla­se obre­ra. Bus­ca­ron así la for­ma de des­truir, cuan­do no con­tro­lar, todas aque­llas orga­ni­za­cio­nes anar­quis­tas (con­si­de­ra­das por ellos de influen­cia peque­ño­bur­gue­sa) que pro­mo­vie­ron moti­nes, la insu­bor­di­na­ción o levan­ta­mien­tos con­tra la Repú­bli­ca de los Sóviets en los momen­tos de mayor difi­cul­tad de la Gue­rra Civil y post-gue­rra rusas, duran­te la polí­ti­ca del comu­nis­mo de gue­rra. Deja­ron exis­tir tan sólo a algu­nas peque­ñas agru­pa­cio­nes, bajo con­trol y vigi­lan­cia del Esta­do, siem­pre y cuan­do acep­ta­ran y se some­tie­ran a la auto­ri­dad del poder sovié­ti­co, y, por supues­to, a todas aque­llas corrien­tes, mino­ri­ta­rias, del anar­quis­mo y anar­co-sin­di­ca­lis­mo ruso que ter­mi­na­ron por apo­yar deci­di­da­men­te su ban­do. Duran­te la Revo­lu­ción rusa la lite­ra­tu­ra anar­quis­ta fue inci­ne­ra­da y loca­les de reu­nión de unio­nes liber­ta­rias fue­ron clau­su­ra­dos para, de ese modo, des­truir todo atis­bo de socia­lis­mo cata­lo­ga­do con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rio. La repre­sión ideo­ló­gi­ca les lle­ga­ría a las agru­pa­cio­nes polí­ti­cas, como el Par­ti­do Socia­lis­ta Revo­lu­cio­na­rio, a prin­ci­pios de los años vein­te, des­pués de haber toma­do par­te en varios inten­tos orga­ni­za­dos por derro­car al gobierno de los Sóviets, bajo la influen­cia de los bol­che­vi­ques, inclui­da el ala de los socia­lis­tas revo­lu­cio­na­rios de izquier­da des­pués de la fir­ma del tra­ta­do de Brest-Litovsk (por opo­ner­se éstos a la fir­ma de la paz por sepa­ra­do con los ale­ma­nes). El anar­quis­ta ruso Volin denun­ció estos hechos, direc­ta­men­te orde­na­dos por Lenin y Trots­ki, y que tuvo la opor­tu­ni­dad de pre­sen­ciar, en su libro La Revo­lu­ción Des­co­no­ci­da.

Lenin hace ano­ta­cio­nes duran­te el III Con­gre­so de la Inter­na­cio­nal Comu­nis­ta en 1921.

Los lar­gos años de gue­rra se cobra­ron su tri­bu­to en Rusia, dejan­do un país en gran par­te devas­ta­do, y con una eco­no­mía en rui­nas. La cla­se obre­ra se encon­tra­ba a sí mis­ma en un arro­lla­dor pro­ce­so de decli­ve; en torno a 1921 se había vis­to redu­ci­da a cer­ca de un ter­cio del tama­ño que hubie­ra teni­do en 1917. Muchos tra­ba­ja­do­res y mili­tan­tes habían ido aban­do­nan­do duran­te la gue­rra sus fábri­cas para unir­se al ejér­ci­to rojo; una impor­tan­te cifra, que jamás regre­sa­ría. Otros, que se esta­ban enfren­tan­do al des­em­pleo y a la cares­tía, habían vuel­to a sus fami­lias, en sus hoga­res, en el cam­po, don­de al menos les aguar­da­ba un modes­to tro­zo de tie­rra median­te el cual poder ali­men­tar­se. Los Soviets, en defi­ni­ti­va, se habían ido vacian­do.

Los Bol­che­vi­ques, por otra par­te, no podían limi­tar­se a aban­do­nar el poder, lo cual habría deja­do manos libres a la anti­gua cla­se domi­nan­te para des­ba­ra­tar todo atis­bo de orga­ni­za­ción que de la cla­se obre­ra había sur­gi­do. Con lo cual su alter­na­ti­va no era otra que afe­rrar­se aún al poder, y aguar­dar, ante un posi­ble empu­je revo­lu­cio­na­rio des­de el oes­te.

Ante este pano­ra­ma, la eco­no­mía, que poco a poco, se había ido vien­do mer­ma­da, y rele­ga­da a la ban­ca­rro­ta, esta­ba agu­di­zan­do la cri­sis, en bue­na par­te des­ata­da por la gue­rra. Esto hizo aumen­tar el cariz de los pro­ble­mas, deri­va­dos de la mis­ma ham­bru­na, que lle­va­ron a la muer­te por ina­ni­ción y enfer­me­da­des a miles de per­so­nas, que habían deja­do de tomar par­te en el poder orga­ni­za­do por los Soviets, gene­ran­do una situa­ción de males­tar gene­ra­li­za­do, cuyas res­pues­tas no podían hacer­se espe­rar. En mar­zo de 1921 se pro­du­jo la Rebe­lión de los Mari­nos en la base naval de Krons­tadt, en las afue­ras de Petro­gra­do, don­de toma­ron un papel fun­da­men­tal mili­ta­res de ten­den­cia anar­quis­ta, algu­nos de los cua­les habla­ban de una «ter­ce­ra revo­lu­ción». No obs­tan­te, aun­que con­si­de­ra­da como con­tra­rre­vo­lu­cio­na­ria, y final­men­te repri­mi­da, fue uno de los prin­ci­pa­les ele­men­tos que con­du­je­ron al ins­tan­te, en el mis­mo mes, al reem­pla­zo de la polí­ti­ca eco­nó­mi­ca, adop­ta­da duran­te el desa­rro­llo de la gue­rra civil, deno­mi­na­da comu­nis­mo de gue­rra, por la lla­ma­da Nue­va Polí­ti­ca Eco­nó­mi­ca (abre­via­da como NEP), en un inten­to por recons­truir la indus­tria y espe­cial­men­te la agri­cul­tu­ra, y con ello final­men­te la mal­tre­cha eco­no­mía, median­te la sus­ti­tu­ción de la requi­sa de grano, por par­te del cam­pe­si­na­do, por un impues­to que alen­ta­se al cre­ci­mien­to, y pro­duc­ción del mis­mo. A su vez, una par­te de la pro­pie­dad pri­va­da fue res­ta­ble­ci­da. Con ello, las nue­vas posi­bi­li­da­des de comer­cio pri­va­do y manu­fac­tu­ra a peque­ña esca­la, per­mi­tían el sur­gi­mien­to de una cla­se comer­cian­te de hom­bres de nego­cios, que con­du­jo a una recu­pe­ra­ción de la eco­no­mía.

Este vira­je de la polí­ti­ca eco­nó­mi­ca, que rom­pía con el desas­tre, guar­da­ba rela­ción con el reflu­jo inter­na­cio­nal de la revo­lu­ción socia­lis­ta, que no iba hacien­do más que ver­se retra­sa­da u obs­ta­cu­li­za­da, en Esta­dos de un peso eco­nó­mi­co cen­tral, como Ale­ma­nia, en el extran­je­ro, y la nece­si­dad de adap­tar­se a varios años de esta­bi­li­dad capi­ta­lis­ta cara al comer­cio exte­rior, medi­da esta, no obs­tan­te, plan­tea­da de un prin­ci­pio como de cor­to pla­zo o tran­si­to­ria, y en nin­gún momen­to como una recon­ci­lia­ción con el capi­ta­lis­mo.

Lenin seguía espe­ran­do que una revo­lu­ción en algún otro país per­mi­tie­se levan­tar el ase­dio al que Rusia se iba vien­do rele­ga­da como Esta­do socia­lis­ta, ele­men­to que con­si­de­ra cen­tral, como que­da refle­ja­do en sus escri­tos, ya que, para él, el pro­ce­so pues­to en mar­cha por la revo­lu­ción no debía cul­mi­nar una vez lle­va­da a cabo ésta, sino con­ti­nuar pros­pe­ran­do, a tra­vés de suce­si­vas fases o eta­pas, en las que poco a poco fue­ra vién­do­se supe­ra­da la depen­den­cia de las anti­guas infra­es­truc­tu­ras de poder y ges­tión here­da­das del anti­guo Esta­do capi­ta­lis­ta, lo que se vería enor­me­men­te obs­ta­cu­li­za­do, cuan­do no impo­si­bi­li­ta­do, en caso de ver­se rele­ga­do el socia­lis­mo a un úni­co país ais­la­do (como cada vez esta­ba más pró­xi­mo a ser­lo Rusia). Ello se vio refle­ja­do en la Inter­na­cio­nal Comu­nis­ta, en cuyo ter­cer con­gre­so, Lenin difun­dió sus tesis con­tra lo que lla­mó la enfer­me­dad infan­til del «izquier­dis­mo» en el comu­nis­mo y logró la apro­ba­ción de una polí­ti­ca por la uni­dad del fren­te de los tra­ba­ja­do­res. Otro pun­to de infle­xión en la his­to­ria de la Revo­lu­ción guia­da por Lenin fue la rebe­lión anar­quis­ta de Nés­tor Maj­nó en Ucra­nia, que muchos auto­res han cata­lo­ga­do como «la revo­lu­ción con­tra Lenin», y que la pren­sa y los his­to­ria­do­res bol­che­vi­ques cata­lo­gan de «rebe­lión abier­ta con­tra el Esta­do obre­ro y el poder de los sóviets», según ellos pro­mo­vi­da por el kulak, apo­ya­do por sec­to­res del cam­pe­si­na­do pobre y por ban­das de pis­to­le­ros.

«Pero el apo­yo más serio del anar­quis­mo se pro­du­jo en el sur de Rusia, don­de los intere­ses cla­sis­tas de los kulaks ucra­nia­nos. Las sim­pa­tías de deter­mi­na­das capas atra­sa­das de obre­ros hacia el anar­quis­mo, tenían un carác­ter muy tem­po­ral y casual, y eran muy fácil­men­te reem­pla­za­bles por esta­dos de áni­mo con­tra­rios cuan­do pre­do­mi­na­ba el sano sen­ti­mien­to cla­sis­ta, el cre­ci­mien­to de la con­cien­cia, la expe­rien­cia inme­dia­ta de revo­lu­ción mis­ma. Al con­tra­rio, en Ucra­nia, debi­do a la situa­ción allí crea­da, la liga­zón de los kulaks y de los ele­men­tos cri­mi­na­les para­si­ta­rios con el anar­quis­mo, resul­tó enor­me­men­te más sóli­da y, en par­te, no ha sido que­bran­ta­da defi­ni­ti­va­men­te has­ta estos momen­tos. A con­se­cuen­cia del decai­mien­to de la indus­tria en Ucra­nia y de la dis­per­sión del pro­le­ta­ria­do ucra­niano, resul­ta­do del enor­me papel y sig­ni­fi­ca­do eco­nó­mi­co de la pro­pie­dad cam­pe­si­na, los kulaks ucra­nia­nos se con­vir­tie­ron en la cla­se eco­nó­mi­ca domi­nan­te en el sur. Los kulaks man­te­nían en ser­vi­dum­bre al cam­pe­si­na­do pobre ucra­niano, y el ciu­da­dano, tan­to el obre­ro como el arte­sano o, sim­ple­men­te, el peque­ño­bur­gués, iban a pedir­le pan. Todos los medios de vida esta­ban en sus manos. El poder de los guar­dias blan­cos no era bene­fi­cio­so para el kulak, ya que sig­ni­fi­ca­ba la nece­si­dad de pagar impues­tos en bene­fi­cio del apa­ra­to guber­na­men­tal y del ejér­ci­to terra­te­nien­te bur­gués, la devo­lu­ción de la tie­rra a los nobles, y en gene­ral, al gobierno de una cla­se aje­na. El poder pro­le­ta­rio tam­po­co es bene­fi­cio­so para él por cuan­to sig­ni­fi­ca la expro­pia­ción del exce­den­te de pan en bene­fi­cio de las ciu­da­des que sufren ham­bre, o bien el impues­to úni­co y la entre­ga de sobran­tes de tie­rras e ins­tru­men­tos de labran­za a los cam­pe­si­nos pobres. La situa­ción ideal para el kulak era la ausen­cia de todo poder, la anar­quía, por­que la ausen­cia de todo poder en Ucra­nia, sig­ni­fi­ca­ba el poder de los kulaks. […]Los kulaks, defen­dién­do­se del poder de los terra­te­nien­tes por una par­te y del poder sovié­ti­co por otra, orga­ni­za­ban com­pa­ñías arma­das y sos­te­nían en toda for­ma ban­das de ele­men­tos vaga­bun­dos que se habían sepa­ra­do de la pro­duc­ción y que pulu­la­ban en gran can­ti­dad por Ucra­nia en los momen­tos de la revo­lu­ción pro­le­ta­ria arma­da. En esta situa­ción social, es decir, de hecho sobre las espal­das del kulak ucra­niano, se des­en­vol­vió el anar­quis­mo de Maj­nó. Las ban­das de Maj­nó se con­vir­tie­ron, debi­do a las con­se­cuen­cias obje­ti­vas de su acción en Ucra­nia, en guar­da­es­pal­das del kulak ucra­niano y en guar­dia­nes de sus depó­si­tos reple­tos de tri­go, en defen­so­res de su pode­río real en la ciu­dad y en el cam­po. El anar­quis­mo que cayó en estas garras per­dió de su pro­gra­ma, de for­ma natu­ral, todo aque­llo que no era dige­ri­ble para el kulak.».[9]

Cuan­do Lenin falle­ció, los cimien­tos de la par­ti­ci­pa­ción, los Sovietscon­se­jos obre­ros, que habían con­ver­ti­do el cen­tra­lis­mo eco­nó­mi­co, median­te la orga­ni­za­ción y par­ti­ci­pa­ción direc­ta, en un ver­da­de­ro sis­te­ma demo­crá­ti­co de con­trol y ejer­ci­cio de la ges­tión y del poder, habían per­di­do su ante­rior influen­cia, dan­do paso a la buro­cra­ti­za­ción de los mis­mos, y a la ins­tau­ra­ción, tras el sur­gi­mien­to de la Unión Sovié­ti­ca.

Su pre­ma­tu­ra muer­te

La salud de Lenin había sido seve­ra­men­te daña­da por el into­le­ra­ble estrés de la revo­lu­ción y la gue­rra. El inten­to de ase­si­na­to se unió a sus pro­ble­mas de salud. Aún lle­va­ba la bala en el cue­llo, dema­sia­do cer­ca de la espi­na dor­sal para ser extraí­da por las téc­ni­cas qui­rúr­gi­cas de aque­lla épo­ca. En mayo de 1922, Lenin tuvo un pri­mer infar­to. Se que­dó par­cial­men­te para­li­za­do (en su lado dere­cho) y su papel en el gobierno decli­nó. Tras su segun­do infar­to en diciem­bre del mis­mo año, se reti­ró de la acti­vi­dad polí­ti­ca. En mar­zo de 1923, tras sufrir el ter­cer infar­to que­dó pos­tra­do en la cama sin posi­bi­li­dad de hablar. El 15 de mayo de 1923, siguien­do el con­se­jo de los médi­cos, se tras­la­dó del Krem­lin de Mos­cú a 10 Km. al sur, al pue­blo de Gor­ki. Des­pués de su muer­te el pue­blo fue renom­bra­do como Gor­ki Lenins­ki­ye.

Lenin murió el 21 de enero de 1924 a las 18:50 hora de Mos­cú, a la edad de 53 años. Tras su muer­te se ori­gi­na­ron rumo­res de que sufría de sífi­lis. La cau­sa ofi­cial que se dio sobre la muer­te de Lenin fue arte­rioes­cle­ro­sis o infar­to cere­bral (el cuar­to), pero de los 27 médi­cos que le tra­ta­ron, sólo ocho fir­ma­ron las con­clu­sio­nes de la autop­sia. De esta for­ma se dio pie para que sur­gie­ran otras teo­rías sobre su muer­te. Por ejem­plo, un aná­li­sis post­mor­tem hecho por dos psi­quia­tras y un neu­ró­lo­go recien­te­men­te publi­ca­do en la Revis­ta Euro­pea de Neu­ro­lo­gía afir­ma­ba demos­trar que Lenin murió real­men­te de sífi­lis.

Pós­ter infor­ma­ti­vo sovié­ti­co sobre la muer­te de Vla­dí­mir Lenin.

Docu­men­tos des­cla­si­fi­ca­dos tras la caí­da de la Unión Sovié­ti­ca, jun­to con las memo­rias de los médi­cos de Lenin, sugie­ren que fue tra­ta­do de sífi­lis ya en 1896. Estos docu­men­tos tam­bién sugie­ren que a Alek­séi Ivá­no­vich Abri­kó­sov, el pató­lo­go a car­go de la autop­sia, se le orde­nó pro­bar que Lenin no murió de sífi­lis. Abri­kó­sov no men­cio­nó la sífi­lis en la autop­sia, sin embar­go, el daño vas­cu­lar, la pará­li­sis y otras inca­pa­ci­ta­cio­nes que citó eran típi­cas de la sífi­lis. Tras una segun­da publi­ca­ción del infor­me de la autop­sia, nin­guno de los órga­nos, arte­rias prin­ci­pa­les o áreas del cere­bro usual­men­te afec­ta­das por la sífi­lis eran cita­das.

En 1923, los doc­to­res tra­ta­ron a Lenin con arsé­ni­co, la úni­ca dro­ga usa­da enton­ces de for­ma espe­cí­fi­ca para tra­tar la sífi­lis, y con yodu­ro de pota­sio, que tam­bién era típi­co en el tra­ta­mien­to de esta enfer­me­dad.

Aun­que pro­ba­ble­men­te tuvo la sífi­lis, tam­bién la tenía por enton­ces una con­si­de­ra­ble par­te de la pobla­ción rusa de la épo­ca. Tam­bién es cier­to que no tenía las lesio­nes visi­bles en su cuer­po que acom­pa­ñan a las últi­mas fases de la enfer­me­dad. La mayor par­te de los his­to­ria­do­res aún están de acuer­do en que la cau­sa más pro­ba­ble de su muer­te fue un infar­to pro­du­ci­do por la bala alo­ja­da en el cue­llo des­de su inten­to de ase­si­na­to.

Trots­ki, por otra par­te, en uno de sus libros plan­tea otra hipó­te­sis sobre la muer­te de Lenin, acu­san­do a Sta­lin de ser su ges­tor. En esta tesis, Sta­lin habría enve­ne­na­do a su vie­jo men­tor por inter­me­dio de Gén­rij Yago­da.[10] Has­ta la fecha no hay evi­den­cia que res­pal­de la idea de Trots­ki.

La ciu­dad de Petro­gra­do fue renom­bra­da Lenin­gra­do en su honor; nom­bre que la ciu­dad con­ser­vó has­ta la caí­da de la Unión Sovié­ti­ca en 1991, cuan­do (vota­do en ple­bis­ci­to) reco­bró el vie­jo nom­bre de la épo­ca impe­rial, San Peters­bur­go.

Tras su pri­mer infar­to, Lenin publi­có una serie de pape­les indi­can­do las direc­tri­ces futu­ras para el gobierno. El más famo­so de ellos es el lla­ma­do Tes­ta­men­to de Lenin, en el cual entre otras cosas cri­ti­ca a comu­nis­tas de alto ran­go como Iósif Sta­lin. De Sta­lin, que era Secre­ta­rio Gene­ral del Par­ti­do Comu­nis­ta des­de abril de 1922, Lenin decía que tenía la «auto­ri­dad ili­mi­ta­da con­cen­tra­da en sus manos, y no estoy segu­ro que siem­pre sepa uti­li­zar­lo con la sufi­cien­te pru­den­cia.» y suge­ría a los cama­ra­das sacar a Sta­lin de este pues­to. Sobre Trots­ki dirá: «qui­zá sea el hom­bre más capaz del actual Comi­té Cen­tral, pero está dema­sia­do enso­ber­be­ci­do y dema­sia­do atraí­do por el aspec­to pura­men­te admi­nis­tra­ti­vo de los asun­tos». Tam­bién advier­te del peli­gro de que las dispu­tas entre los diri­gen­tes ya cita­dos con­du­je­ran a una esci­sión. Tam­bién pedía un mayor res­pe­to hacia las nacio­nes no rusas fede­ra­das en la URSS, afir­man­do que no hacer esto podría con­du­cir a una acti­tud impe­ria­lis­ta y, por tan­to, incohe­ren­te.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *