Los perió­di­cos espa­ño­les ata­ca­ron San­to Domin­go… antes de que el pol­vo se asen­ta­ra

Por el Dr. Car­los H. Gar­cía Lith­gow

Un cap­cio­so par­te del perió­di­co espa­ñol ABC que igno­mi­nio­sa­men­te acu­sa a mi país, San­to Domin­go, de cerrar la fron­te­ra a los her­ma­nos dam­ni­fi­ca­dos hai­tia­nos, ha des­em­bal­sa­do mi copa y he deci­di­do ver­ter mi indig­na­ción a tra­vés de la tela­ra­ña mun­dial (WWW).

Aun­que el momen­to no es el más idó­neo, creo que algún hijo de Quis­que­ya tie­ne el deber de res­pon­der a los Chris­topher Hartley, Solan­ge Pie y Pedro Ruquoy del mun­do. ¿Cómo es posi­ble que este ins­tan­te apo­ca­líp­ti­co se apro­ve­che para des­cré­di­to de nues­tro país por algu­nas per­so­nas que viven del pago de intere­sa­das ONGS?

En el momen­to que esto escri­bo, Sába­do 16 de enero de 2010, 2:00 PM (hora de Repú­bli­ca Domi­ni­ca­na) no conoz­co una per­so­na, un barrio (rico o pobre), un hos­pi­tal o clí­ni­ca pri­va­da, canal de tele­vi­sión o pro­gra­ma radial de nues­tro país que no esté vol­ca­do en la reco­lec­ción de ayu­da para Hai­tí; se orga­ni­zan pues­tos de aco­pio de medi­ci­nas, vacu­nas (se aca­ba­ron las de téta­nos que tenía­mos) comi­da, san­gre etc.

Esta febri­ci­tan­te acti­vi­dad ha sido pues­ta en mar­cha des­de el mis­mo ins­tan­te en que a noso­tros tam­bién se nos movió la tie­rra y aún no se había levan­ta­do la aler­ta de tsu­na­mi para nues­tras cos­tas.

Antes de que el pol­vo se asen­ta­ra el fatí­di­co mar­tes 12 de enero, eran Domi­ni­ca­nos los que esta­ban lle­van­do ayu­da y tra­tan­do de sal­var vidas entre los escom­bros de Puer­to Prín­ci­pe; fue­ron cáma­ras domi­ni­ca­nas las que gene­ra­ron las pri­me­ras imá­ge­nes del ” fin del mun­do Hai­tiano”, eran los more­ni­tos domi­ni­ca­nos jun­to a los sobre­vi­vien­tes hai­tia­nos que con picos, palas, patas de cabra, manos, uñas y dien­tes, res­ca­ta­ban a quien podían y obser­va­ban cómo las tele­vi­so­ras extran­je­ras des­ple­ga­ban toda su tec­no­lo­gía millo­na­ria para trans­mi­tir “LIVE” las infer­na­les imá­ge­nes. Pero ni agua ni comi­da que supie­ra a super­po­ten­cia.

Pre­ci­sa­men­te hoy trans­mi­tían la ale­gre noti­cia de que una niña de un año y medio fue saca­da de los escom­bros por un fla­co joven de un barrio de Quis­que­ya que arras­tró su vida por un peque­ño hue­co y media hora más tar­de emer­gía con la cria­tu­ra viva.

Ya para la madru­ga­da siguien­te al terre­mo­to se habían tras­la­da­do diez coci­nas móvi­les en las que se sir­ven 100 mil racio­nes dia­rias. Tam­bién vimos como sol­da­dos cas­cos azu­les repar­tían unos “moros con pollo” que salían de unos camio­nes ama­ri­llos con letre­ros que ponían: “Gobierno Domi­ni­cano Come­do­res Eco­nó­mi­cos”. Y es que has­ta nues­tro gobierno, tra­di­cio­nal­men­te des­or­ga­ni­za­do e indo­len­te, ha mos­tra­do una efec­ti­vi­dad y soli­da­ri­dad des­co­no­ci­das inclu­so para noso­tros mis­mos.

El pre­si­den­te de la Repú­bli­ca, Secre­ta­rio de Salud, Obras Públi­cas, Fuer­zas Arma­das… se encon­tra­ban allí antes de que el pol­vo se asen­ta­ra. Ade­más de apor­tar la cifra equi­va­len­te a 15 millo­nes de Dóla­res, hon­ran­do la carac­te­rís­ti­ca for­ma de vida domi­ni­ca­na de soli­da­ria repar­ti­ción de la pobre­za.

Los hos­pi­ta­les de todas las ciu­da­des están colap­sa­dos, pues a nadie se le ha nega­do la asis­ten­cia. Todos nues­tros puer­tos y ter­mi­na­les aéreas están habi­li­ta­das para que la ayu­da entre a tra­vés de nues­tro país.
Tal ha sido la demos­tra­ción de este pue­blo que el emba­ja­dor hai­tiano en San­to Domin­go al empe­zar a agra­de­cer a los domi­ni­ca­nos por su soli­da­ri­dad no pudo con­te­ner las lágri­mas y tuvo que ausen­tar­se.

De repen­te Hai­tí exis­te para la comu­ni­dad inter­na­cio­nal, tenían que morir­se por cien­tos de miles para que les hicie­ran caso; pero noso­tros lo sabe­mos des­de hace muchas déca­das, por­que sufri­mos su des­gra­cia que no es de este pre­sen­te de “flat panel” en la sala de nues­tra casa, por­que hemos absor­bi­do el 10% de su pobla­ción con las manos exten­di­das en nues­tras esqui­nas, cam­pos y camas de hos­pi­ta­les, por­que cavan zan­jas en nues­tras ave­ni­das y se caen de anda­mios de nues­tros ras­ca­cie­los en cons­truc­ción, por­que esta­mos aquí y nos due­le.

Pero esto no es de noti­cia­rios y días de emer­gen­cia, esta tra­ge­dia tie­ne siglos y solo noso­tros los habi­tan­tes de la His­pa­nio­la lo hemos sabi­do des­de siem­pre. Hai­tí se escri­be con H de horror, his­tó­ri­ca­men­te Hai­tí siem­pre ha des­ubi­ca­do a Amé­ri­ca, his­tó­ri­ca­men­te hue­le a aban­dono y muer­te.

Toda­vía me pre­gun­to por qué la natu­ra­le­za libe­ró sus trá­gi­cas ondas y con­cen­tro su vaho de muer­te duran­te un minu­to y en vein­ti­cin­co kiló­me­tros cua­dra­dos de ira como para des­ca­mar­se a Puer­to Prín­ci­pe de su epi­der­mis; pro­ba­ble­men­te nun­ca ten­dré repues­ta.

Exhor­to a todos los domi­ni­ca­nos que ten­gan videos que evi­den­cien la ayu­da y soli­da­ri­dad de nues­tro pue­blo que los envíen a You­tu­be, que las imá­ge­nes ase­si­nen a los escri­tos arte­ros en con­tra de nues­tra nación.

Por últi­mo seria­men­te pro­pon­go que los habi­tan­tes de His­pa­nio­la por su ejem­plo de con­vi­ven­cia sean nomi­na­dos para el pre­mio Nobel de la paz.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *