La juez requie­re a «Deia» que apor­te la car­ta que atri­bu­yó a Arnal­do Ote­gi por Iña­ki Irion­do

El Juz­ga­do de Ins­truc­ción núme­ro 3 de Bil­bo ha reque­ri­do al dia­rio «Deia» que apor­te la car­ta que según infor­mó en su edi­ción del 22 de diciem­bre Arnal­do Ote­gi había remi­ti­do a un pre­so de Zue­ra y de la que lle­gó a entre­sa­car expre­sio­nes tex­tua­les. El diri­gen­te inde­pen­den­tis­ta negó a su abo­ga­da haber escri­to las cosas que le atri­bu­ye­ron ése y otros perió­di­cos del Gru­po Noti­cias, por lo que ésta pre­sen­tó la corres­pon­dien­te denun­cia, que ha sido admi­ti­da a trá­mi­te.

La magis­tra­da juez Yolan­da Pare­des ha acep­ta­do la denun­cia pre­sen­ta­da por la abo­ga­da Jone Goi­ri­ze­laia a raíz de la publi­ca­ción en «Deia» y otros dia­rios del Gru­po Noti­cias de una infor­ma­ción en la que se atri­bu­yen a Arnal­do Ote­gi diver­sas apre­cia­cio­nes sobre el pro­ce­so de deba­te que se vive en la izquier­da aber­tza­le y sobre el Colec­ti­vo de Pre­sos Polí­ti­cos Vas­cos. Según estos perió­di­cos, dichas expre­sio­nes ‑algu­nas entre­co­mi­lla­das- figu­ra­ban en una car­ta que Ote­gi había remi­ti­do des­de Soto del Real (Madrid) a otro pre­so de la cár­cel de Zue­ra (Zara­go­za). En una con­ver­sa­ción con su abo­ga­da, el diri­gen­te inde­pen­den­tis­ta negó haber escri­to esas afir­ma­cio­nes en nin­gún tipo de corres­pon­den­cia.

Jone Goi­ri­ze­laia pre­sen­tó enton­ces una denun­cia por «un posi­ble deli­to de reve­la­ción del secre­to de las comu­ni­ca­cio­nes y/​o vul­ne­ra­ción de la inti­mi­dad», con el fin de escla­re­cer lo ocu­rri­do. El Juz­ga­do de Ins­truc­ción núme­ro 3 de Bil­bo ha abier­to por ello una cau­sa por el pro­ce­di­mien­to abre­via­do y ha orde­na­do la prác­ti­ca de cua­tro dili­gen­cias.

La pri­me­ra de ellas es «que se requie­ra al perió­di­co “Deia” a fin de que apor­te la car­ta sobre la que reali­zó la infor­ma­ción publi­ca­da en dicho dia­rio».

Ade­más, la juez soli­ci­ta que se tome decla­ra­ción a Arnal­do Ote­gi «en cali­dad de per­ju­di­ca­do».

Tam­bién man­dó enviar sen­dos ofi­cios al Juz­ga­do Cen­tral de Ins­truc­ción núme­ro 5 de la Audien­cia Nacio­nal y al Juz­ga­do Cen­tral de Vigi­lan­cia Peni­ten­cia­ria para que cer­ti­fi­quen si Ote­gi «tenía inter­ve­ni­das las comu­ni­ca­cio­nes escri­tas por orden del juz­ga­do, y si así era, si el juz­ga­do auto­ri­zó su publi­ca­ción en los medios de comu­ni­ca­ción o su difu­sión públi­ca».

Escla­re­cer los hechos

Tras las dili­gen­cias seña­la­das, la juez deci­di­rá si para escla­re­cer los hechos pide al perió­di­co denun­cia­do que iden­ti­fi­que al autor de la infor­ma­ción refe­ri­da o, en caso de no hacer­lo, si cita como impu­tado a su direc­tor, Iñi­go Camino.

Tam­bién podrían reque­rir­se los datos de los fun­cio­na­rios que rea­li­za­ron la inter­ven­ción de las comu­ni­ca­cio­nes, para que decla­ren como impu­tados.

El dia­rio «Deia» abrió su edi­ción del pasa­do 22 de diciem­bre anun­cian­do que «Ote­gi cri­ti­ca en una car­ta des­de la cár­cel a quie­nes se resis­ten a dejar la vio­len­cia», a lo que aña­día que «el refe­ren­te del ala posi­bi­lis­ta seña­la en la misi­va a un pre­so de Zue­ra que quien no está con Altsa­su no está en sus cables o “tra­ba­ja para el enemi­go”». Ade­más, en la infor­ma­ción que publi­ca­ron en pri­mi­cia «Deia» y el res­to de dia­rios del Gru­po Noti­cias, se reco­gían como escri­tas por el diri­gen­te inde­pen­den­tis­ta otra serie de alu­sio­nes al Colec­ti­vo de Pre­sos.

A la siguien­te sema­na, Arnal­do Ote­gi pudo comu­ni­car tele­fó­ni­ca­men­te con su abo­ga­da y le negó que él hubie­ra escri­to lo que le atri­bu­ye­ron estos perió­di­cos. Según expli­có Jone Goi­ri­ze­laia, le comen­tó que «ha escri­to varias car­tas des­de la cár­cel, pero nin­gu­na de ellas con ese con­te­ni­do».

Según la noti­cia, Ote­gi había remi­ti­do su car­ta a Zue­ra des­de la pri­sión de Soto del Real. Sin embar­go, en esa cár­cel ape­nas estu­vo pre­so unos días tras la deten­ción. Cuan­do se pro­du­jo la decla­ra­ción de Altsa­su, a la que según «Deia» hacía refe­ren­cia el escri­to, esta­ba en Estre­me­ra.

Decla­ra­ción

El Juz­ga­do de Ins­truc­ción núme­ro 3 de Bil­bo, que ha acep­ta­do a trá­mi­te la denun­cia pre­sen­ta­da, orde­na entre las dili­gen­cias a prac­ti­car que se tome decla­ra­ción a Arnal­do Ote­gi «en cali­dad de per­ju­di­ca­do».

auto­ri­za­ción

Pide a la Audien­cia Nacio­nal que acla­re si «tenía inter­ve­ni­das las comu­ni­ca­cio­nes escri­tas por orden del juz­ga­do, y si así era, si el juz­ga­do auto­ri­zó su publi­ca­ción en los medios de comu­ni­ca­ción o su difu­sión públi­ca».

El dia­rio jel­tza­le se reafir­mó en el con­te­ni­do de su noti­cia

Al cono­cer la pre­sen­ta­ción de la denun­cia, «Deia» ‑como el res­to de perió­di­cos del Gru­po Noti­cias- anun­ció que «se rati­fi­ca en la infor­ma­ción publi­ca­da y en la vero­si­mi­li­tud del con­te­ni­do de la car­ta, así como en la cre­di­bi­li­dad de la fuen­te que tuvo acce­so a ella, que es aje­na al Minis­te­rio del Inte­rior».

A con­ti­nua­ción, deja­ban ver que, en reali­dad, no tenían la men­cio­na­da car­ta, sino que se tra­ta­ba de «una misi­va a cuyo con­te­ni­do par­cial tuvie­ron acce­so los dia­rios del Gru­po Noti­cias».

Tan­to en esa oca­sión como en otras pos­te­rio­res tras la pre­sen­ta­ción de la denun­cia, los dia­rios insis­tie­ron en que la infor­ma­ción les había lle­ga­do «de fuen­tes fide­dig­nas aje­nas por com­ple­to al Minis­te­rio del Inte­rior». Tra­ta­ban de res­pon­der así a la acu­sa­ción de Arnal­do Ote­gi de que algún tipo de rela­ción tenía que haber habi­do entre el minis­te­rio y el Gru­po Noti­cias o los par­ti­dos cer­ca­nos a ese con­glo­me­ra­do edi­to­rial.

Aun­que es lógi­co que nin­gún medio des­cu­bra sus fuen­tes, e inclu­so que las ocul­te, en su pri­me­ra infor­ma­ción del 22 de diciem­bre, lla­mó expre­sa­men­te la aten­ción sobre el hecho de que Ote­gi hubie­ra envia­do la car­ta que le atri­buían «por el con­duc­to ofi­cial del cen­tro peni­ten­cia­rio». A su pare­cer, eso «deno­ta que el remi­ten­te asu­me que la direc­ción del cen­tro o Ins­ti­tu­cio­nes Peni­ten­cia­rias van a acce­der al con­te­ni­do de la mis­ma y, por tan­to, corre fun­da­dos ries­gos de poder ser airea­do y publi­ci­ta­do». Para abun­dar en ello, los dia­rios del Gru­po Noti­cias aña­dían que «ade­más, la car­ta está escri­ta en cas­te­llano, lo que refuer­za esta hipó­te­sis».

www​.gara​.net

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *