La Audien­cia Nacio­nal acon­se­ja a Argen­ti­na no apli­car la cade­na per­pe­tua que sí se emplea en Espa­ña por JM Alva­rez

En estos días han sido juz­ga­dos un gru­po de mili­tan­tes de los GRAPO y dos comu­nis­tas que inclu­ye­ron en el saco del “todos terro­ris­tas”. Dicen que la Vis­ta cum­plía con los requi­si­tos de trans­pa­ren­cia y liber­tad, y así debió ser, pues has­ta un guar­dia civil de uni­for­me, entró libre­men­te en el cala­bo­zo, don­de espe­ra­ba com­pa­re­cer ante el juez, Manuel Pérez Mar­tí­nez Secre­ta­rio Gene­ral del ile­gal PCE®, y lo ame­na­zó supo­ne­mos de qué. El abo­ga­do defen­sor denun­ció que era impo­si­ble rea­li­zar un jui­cio si el pro­pio tri­bu­nal se mos­tra­ba inca­paz de garan­ti­zar la inte­gri­dad físi­ca de los acu­sa­dos. ¿Alguien cree que lle­gó a sus­pen­der­se, siquie­ra por unas horas?

Coin­ci­dien­do con ese pro­ce­so, la Audien­cia Nacio­nal auto­ri­zó la extra­di­ción del ex mili­tar argen­tino Julio Alber­to Poch (resi­den­te en Espa­ña y acu­sa­do de pilo­tar los “vue­los de la muer­te” duran­te la dic­ta­du­ra de Vide­la) con una con­di­ción: que no sea san­cio­na­do en su país a cade­na per­pe­tua. Esa “huma­ni­ta­ria” reco­men­da­ción, incli­na a pen­sar que en el sal­va­je Ter­cer Mun­do, ese tipo de con­de­na es de por vida, pero, al menos en Argen­ti­na su Códi­go Penal, si no lo inter­pre­to mal, esta­ble­ce que todo con­de­na­do a pri­sión per­pe­tua que hubie­ra cum­pli­do 35 años de pri­sión, pue­de obte­ner la liber­tad median­te una reso­lu­ción judi­cial apo­ya­da en infor­mes pre­vios.

En la civi­li­za­da Euro­pa, se con­tem­pla la cade­na per­pe­tua con posi­bi­li­dad de liber­tad, pasa­do un pla­zo de tiem­po (lo lla­ma­da “cade­na per­pe­tua revi­sa­ble”). En Ita­lia son 26 años, 20 en Gran Bre­ta­ña, y 15 en Ale­ma­nia o Fran­cia. Esos Esta­dos, al menos reco­no­cen tener tipi­fi­ca­da la pena, pero Espa­ña no. Espa­ña es dife­ren­te, pese a la exis­ten­cia de la “Doc­tri­na Parot” ‑crea­da por obra y gra­cia de la ven­gan­za- que supo­ne una cade­na per­pe­tua encu­bier­ta (30 años de pri­sión), a cum­plir por los «no arre­pen­ti­dos» y quie­nes no se dejan humi­llar. ¿Para qué, enton­ces, ese alar­de huma­ni­ta­rio con Argen­ti­na? : Para lucir la pre­ten­di­da bon­dad de la jus­ti­cia espa­ño­la y sus cár­ce­les “cin­co estre­llas”. Pero la reali­dad es bien dis­tin­ta, la bon­dad bri­lla por su ausen­cia, y las pri­sio­nes son cen­tros de exter­mi­nio pla­ni­fi­ca­dos.

El auto de extra­di­ción reco­ge que los hechos impu­tados a Poch son “deli­tos de deten­cio­nes ile­gí­ti­mas, tor­tu­ras, lesio­nes, des­apa­ri­cio­nes y muer­tes”, es decir, idén­ti­cos a los come­ti­dos por los res­pon­sa­bles de los GAL, que nun­ca se arre­pin­tie­ron y que, tras pocos años de encie­rro, fue­ron pues­tos en liber­tad, con argu­men­tos varia­dos que pre­ten­dían jus­ti­fi­car las excar­ce­la­cio­nes. Esa Audien­cia Nacio­nal, que quie­re ence­rrar para siem­pre a los comu­nis­tas, enjui­cia­dos por su con­di­ción revo­lu­cio­na­ria, impo­ne con­di­cio­nes a Argen­ti­na para que no se apli­que una con­de­na que emplea asi­dua­men­te en casa; para­do­jas de un Tri­bu­nal que, si no fue­ra por las con­se­cuen­cias de sus deci­sio­nes, habría que tomár­se­lo a cha­co­ta

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *