La mili­ta­ri­za­ción de la ayu­da de emer­gen­cia a Hai­tí

· Hai­tí tie­ne una lar­ga his­to­ria de inter­ven­cio­nes y ocu­pa­cio­nes mili­ta­res esta­dou­ni­den­ses que data de prin­ci­pios del siglo XX. El inter­ven­cio­nis­mo esta­dou­ni­den­se ha con­tri­bui­do a la des­truc­ción de la eco­no­mía nacio­nal de Hai­tí y al empo­bre­ci­mien­to de su pobla­ción.

· Se ha pre­sen­ta­do el devas­ta­dor terre­mo­to ante la opi­nión públi­ca mun­dial como la úni­ca cau­sa de la espan­to­sa situa­ción del país.

· Un país ha que­da­do des­trui­do, toda su infra­es­truc­tu­ra des­apa­re­ci­da, pre­ci­pi­tan­do a su pue­blo a un abis­mo de pobre­za y deses­pe­ra­ción.

· Se ha inten­ta­do borrar la his­to­ria de Hai­tí y su pasa­do colo­nial.

· El ejér­ci­to de EEUU ha veni­do al res­ca­te de una empo­bre­ci­da nación. ¿Cuál es su man­da­to?

· ¿Es una ope­ra­ción huma­ni­ta­ria o una inva­sión?

Los prin­ci­pa­les acto­res de la “ope­ra­ción huma­ni­ta­ria” de EEUU son el Depar­ta­men­to de Esta­do, el Depar­ta­men­to de Defen­sa y la Agen­cia de EEUU para el Desa­rro­llo Inter­na­cio­nal (USAID, por sus siglas en inglés). (Véan­se Dis­cur­sos de USAID. On-The-Record Brie­fing on the Situa­tion in Hai­ti , 13 de enero de 2010). A la USAID se le ha enco­men­da­do tam­bién cana­li­zar la ayu­da ali­men­ta­ria hacia Hait í que dis­tri­bu­ye el Pro­gra­ma Ali­men­ta­rio Mun­dial. (Véa­se el comu­ni­ca­do de pren­sa de USAID: USAID to Pro­vi­de Emer­gency Food Aid for Hai­ti Earth­qua­ke Vic­tims , 13 de enero de 2010).

Sin embar­go, el com­po­nen­te mili­tar de la misión esta­dou­ni­den­se tien­de a eclip­sar las fun­cio­nes civi­les de res­ca­tar a una pobla­ción deses­pe­ra­da y empo­bre­ci­da. No son las agen­cias guber­na­men­ta­les civi­les, como FEMA o USAID quie­nes están diri­gien­do a ope­ra­ción huma­ni­ta­ria glo­bal, sino el Pen­tá­gono. Y la deci­sión de lle­var­la a cabo ha recaí­do en el Coman­do Sur de EEUU (SOUTHCOM, por sus siglas en inglés).

Se está con­tem­plan­do un des­plie­gue masi­vo de per­so­nal mili­tar. El Pre­si­den­te de la Jun­ta de Jefes de Esta­do Mayor, el Almi­ran­te Mike Mullen, ha con­fir­ma­do que EEUU envia­rá de nue­ve a diez mil sol­da­dos a Hai­tí, inclu­yen­do 2.000 mari­nes (Ame­ri­can For­ces Press Ser­vi­ce, 14 enero 2010).

El por­ta­avio­nes USS Carl Vin­son y sus buques de apo­yo han lle­ga­do ya a Puer­to Prín­ci­pe (15 enero 2010). La Uni­dad Anfi­bia de la Mari­na, con 2.000 efec­ti­vos, así como los sol­da­dos de la 82 Divi­sión Aero­trans­por­ta­da del Ejér­ci­to de EEUU “están entre­na­dos en una amplia varie­dad de misio­nes, entre las que se inclu­yen las de segu­ri­dad y con­trol de dis­tur­bios, ade­más de tareas huma­ni­ta­rias”.

A dife­ren­cia de los equi­pos de res­ca­te y ayu­da envia­dos por varios equi­pos y orga­ni­za­cio­nes civi­les, el man­da­to huma­ni­ta­rio del ejér­ci­to de EEUU no está cla­ra­men­te defi­ni­do.

“En defi­ni­ti­va, los mari­nes son ante todo gue­rre­ros, y eso es lo que el mun­do sabe de ellos… [pero] somos igual­men­te com­pa­si­vos cuan­do tene­mos que ser­lo, y ese es un papel que nos gus­ta­ría desem­pe­ñar: el de gue­rre­ros com­pa­si­vos que lle­gan con la mano exten­di­da para ayu­dar a quien lo nece­si­te. Esta­mos entu­sias­ma­dos con esta misión”. (Por­ta­voz de los mari­nes, comu­ni­ca­do de pren­sa de las fuer­zas arma­das: “ Mari­nes Embark on Hai­ti Res­pon­se Misión ”, 14 de enero de 2010).

Mien­tras los pre­si­den­tes Oba­ma y Pré­val hablan por telé­fono, no se ofre­ció infor­ma­ción algu­na en cuan­to a que los dos gobierno s estu­vie­ran nego­cian­do la entra­da y des­plie­gue de tro­pas esta­dou­ni­den­ses sobre sue­lo hai­tiano. Washing­ton adop­tó e impu­so uni­la­te­ral­men­te las deci­sio­nes. La ausen­cia total de un gobierno en fun­cio­nes en Hai­tí se uti­li­zó para legi­ti­mar, a par­tir de moti­vos huma­ni­ta­rios, el envío de una pode­ro­sa fuer­za mili­tar, que ha asu­mi­do de fac­to diver­sas fun­cio­nes guber­na­men­ta­les.

Cua­dro 1

Uni­da­des mili­ta­res esta­dou­ni­den­ses que se envia­rán a Hai­tí (según pro­nun­cia­mien­tos ofi­cia­les)

El buque de asal­to anfi­bio USS Bataan (LHD 5) y los bar­cos de des­em­bar­co mue­lles anfi­bios USS Fort McHenry (LSD 43) y USS Car­ter Hall (LSD 50)

Una Uni­dad Anfi­bia de la Mari­na con 2000 sol­da­dos de la 22ª Uni­dad Expe­di­cio­na­ria de la Mari­na , y sol­da­dos de la 82 Divi­sión Aero­trans­por­ta­da del Ejér­ci­to de EEUU . Se espe­ra­ba que lle­ga­ran a Hai­tí el 15 de enero 900 sol­da­dos.

El por­ta­avio­nes USS Carl Vin­son y sus buques de apo­yo (lle­ga­ron a Puer­to Prín­ci­pe el 15 de enero de 2010): USS Carl Vin­son CVN 70 .

El buque hos­pi­tal USNS Com­fort .

Varios navíos y heli­cóp­te­ros de los Guar­da­cos­tas de EEUU

USS Carl Vin­son

Los tres buques anfi­bios se uni­rán al por­ta­avio­nes USS Carl Vin­son, al cru­ce­ro de misi­les USS Nor­mandy y a la fra­ga­ta de misi­les guia­dos USS Under­wood .

USS Nor­mandy

Papel pro­ta­go­nis­ta del Coman­do Sur de EEUU

El Coman­do Sur de EEUU (SOUTHCOM), que tie­ne su base en Mia­mi es la “agen­cia prin­ci­pal” en Hai­ti. Su man­da­to como man­do mili­tar regio­nal es el de lle­var a cabo tar e as de gue­rra moder­na. La misión que tie­ne asig­na­da en Lati­noa­mé­ri­ca y en el Cari­be es la de “diri­gir ope­ra­cio­nes mili­ta­res y pro­mo­ver la coope­ra­ción en el terreno de la segu­ri­dad para con­se­guir los obje­ti­vos estra­té­gi­cos de EEUU”. (“ Our Misión – U.S. Southern Com­mand (USSCOUTHCOM ). Los ofi­cia­les al man­do están entre­na­dos para super­vi­sar los esce­na­rios de las ope­ra­cio­nes, las labo­res de poli­cía mili­tar así como de “con­tra­in­sur­gen­cia” en Lati­noa­mé­ri­ca y en el Cari­be, inclu yen­do el recien­te esta­ble­ci­mien­to de nue­vas bases mili­ta­res de EEUU en Colom­bia, muy pró­xi­mas a la fron­te­ra vene­zo­la­na.

El Gene­ral Dou­glas Fra­ser, coman­dan­te del Coman­do Sur de EEUU ha defi­ni­do la ope­ra­ción de emer­gen­cia de Hai­tí como una ope­ra­ción de [Co] man­do, Con­trol y Comu­ni­ca­cio­nes (C3). El Coman­do Sur de EEUU tie­ne que super­vi­sar el des­plie­gue masi­vo de todo el con­glo­me­ra­do béli­co, inclui­dos varios buques de gue­rra, un por­ta­avio­nes, divi­sio­nes de com­ba­te aero­trans­por­ta­das, etc.:

“Por tan­to, tene­mos que desa­rro­llar allí tareas de [co]mando, con­trol y comu­ni­ca­cio­nes para que poda­mos con­se­guir enten­der mejor lo que está ocu­rrien­do. Como los cuar­te­les de la MINUSHTAH (siglas en inglés de la Misión de Esta­bi­li­za­ción de Nacio­nes Uni­das en Hai­tí), están par­cial­men­te des­trui­dos y han per­di­do gran par­te de sus comu­ni­ca­cio­nes, tene­mos tam­bién que ocu­par­nos de recu­pe­rar esa s comu­ni­ca­cio­nes .

Esta­mos envian­do equi­pos de valo­ra­ción con­jun­ta­men­te con USAID, apo­yan­do sus esfuer­zos, ponien­do todo lo que esté de nues­tra par­te.

Esta­mos envian­do allí a varios de los buques que tenía­mos en la región –son buques peque­ños, guar­da­cos­tas, des­truc­to­res- para pro­por­cio­nar toda la asis­ten­cia inme­dia­ta que poda­mos sobre el terreno.

Tene­mos tam­bién un por­ta­avio­nes de la Mari­na de EEUU, el USS Carl Vin­son, nave­gan­do en esa direc­ción. Se encon­tra­ba en el mar de Nor­folk, por eso le va a lle­var un par de días lle­gar allí. Sólo nece­si­ta­mos reabas­te­cer­lo y dar­le las pro­vi­sio­nes que nece­si­ta para apo­yar el esfuer­zo de cara a Hai­tí. Y des­pués esta­mos con­tac­tan­do con las agen­cias inter­na­cio­na­les para ave­ri­guar cómo pode­mos apo­yar sus esfuer­zos así como des­ple­gar los nues­tros.

Tam­bién envia­re­mos un buque anfi­bio dota­do de una gran cubier­ta, con una Uni­dad Expe­di­cio­na­ria de la Mari­na embar­ca­da en él, que en un par de días esta­rá detrás del USS Vin­son.

Y eso nos da un amplio mar­gen de capa­ci­dad para des­pla­zar y aumen­tar los sumi­nis­tros para poder apo­yar tam­bién los esfuer­zos allí.

Sea cual sea el balan­ce, no tene­mos aún una valo­ra­ción cla­ra de cómo está la situa­ción sobre el terreno, de cuá­les son las nece­si­da­des en Puer­to Prín­ci­pe, de cuál es el alcan­ce de la situa­ción.

Tene­mos tam­bién, final­men­te, un equi­po que se diri­ge al aero­puer­to. Mi coman­dan­te adjun­to resul­ta que esta­ba en Hai­tí cuan­do se pro­du­jo el terre­mo­to, en una visi­ta pre­via­men­te fija­da y ha esta­do en el aero­puer­to. Dice que las pis­tas están ope­ra­ti­vas pero que la torre de con­trol no tie­ne capa­ci­dad de comu­ni­ca­ción. La ter­mi­nal de pasa­je­ros tie­ne daños estruc­tu­ra­les, por eso no sabe­mos cómo está exac­ta­men­te la situa­ción.

Así que tene­mos un gru­po que va para allá para ase­gu­rar que pode­mos con­se­guir y ase­gu­rar el aeró­dro­mo y ope­rar des­de él, por­que ese es uno de los luga­res des­de don­de vamos a tener que hacer gran par­te de los esfuer­zos inme­dia­tos a nivel inter­na­cio­nal.

Y lue­go vamos a lle­var a cabo todas las valo­ra­cio­nes que se con­si­de­ren opor­tu­nas a medi­da que avan­ce­mos en los esfuer­zos y en el tra­ba­jo.

Tam­bién nos esta­mos coor­di­nan­do sobre el terreno con la MINUSTAH, con la gen­te que está allí. El coman­dan­te de la MINUSTAH esta­ba en Mia­mi cuan­do sobre­vino esta situa­ción, por eso jus­to aho­ra está regre­san­do y en cual­quier momen­to esta­rá en Puer­to Prín­ci­pe. Eso nos ayu­da­rá tam­bién a coor­di­nar nues­tros esfuer­zos allí, por­que es obvio que Nacio­nes Uni­das ha sufri­do pér­di­das impor­tan­tes con el colap­so al menos par­cial de su sede.

Así que esos son los esfuer­zos ini­cia­les que tene­mos en mar­cha. Y cuan­do haya­mos hecho la valo­ra­ción pre­ci­sa, hare­mos los ajus­tes que sean nece­sa­rios.

El Secre­ta­rio de Defen­sa, el Pre­si­den­te, todos han dis­pues­to que este es un esfuer­zo impor­tan­te y esta­mos reu­nien­do todos los recur­sos del Depar­ta­men­to de Defen­sa para apo­yar est e esfuer­zo”. ( Defen​se​.gov News Trans­cript: DOD News Brie­fing with Gen. Fra­ser from the Pen­ta­gon , 13 de enero de 2010).

Un infor­me de la Fun­da­ción Heri­ta­ge resu­me el con­te­ni­do de la misión de Esta­dos Uni­dos en Hai­tí: “ Para EEUU, el terre­mo­to tie­ne impli­ca­cio­nes tan­to huma­ni­ta­rias como de segu­ri­dad nacio­nal, lo que requie­re una res­pues­ta rápi­da que no sólo tie­ne que ser audaz sino tam­bién deci­si­va, movi­li­zan­do las capa­ci­da­des civi­les, del ejér­ci­to y del gobierno tan­to para el res­ca­te a cor­to pla­zo y los esfuer­zos de soco­rrer a las víc­ti­mas como para un pro­gra­ma de recu­pe­ra­ción y refor­mas a lar­go pla­zo en Hai­tí”. (James M. Roberts and Ray Wal­ter: “ Ame­ri­can Lea­dership Neces­sary to Assist Hai­ti After Devas­ta­ting Earth­qua­ke ” , Fun­da­ción Heri­ta­ge, 14 de enero de 2010).

Al prin­ci­pio, la misión mili­tar se ocu­pa­rá de la ayu­da de emer­gen­cia, así como de acti­vi­da­des de poli­cía y segu­ri­dad públi­ca.

La Fuer­za Aérea de EEUU con­tro­la el aero­puer­to

La Fuer­za Aérea de EEUU ha asu­mi­do las fun­cio­nes de con­trol del trá­fi­co aéreo así como la ges­tión del aero­puer­to de Puer­to Prín­ci­pe. Es decir, el ejér­ci­to esta­dou­ni­den­se regu­la el flu­jo de la ayu­da y sumi­nis­tros de emer­gen­cia que lle­gan al país en avio­nes civi­les. La Fuer­za Aérea de EEUU no tra­ba­ja bajo las órde­nes o ins­truc­cio­nes de los fun­cio­na­rios del aero­puer­to de Hai­tí. Esos fun­cio­na­rios han sido des­pla­za­dos. El aero­puer­to está con­tro­la­do por el ejér­ci­to esta­dou­ni­den­se (Entre­vis­ta con el Emba­ja­dor hai­tiano ante EEUU R. Joseph, PBS News, 15 de enero de 2010).

El equi­po de las Fuer­zas Arma­das está tra­ba­jan­do con los con­tro­la­do­res de com­ba­te del Depar­ta­men­to de Defen­sa para mejo­rar el flu­jo del trá­fi­co aéreo que entra y sale del aero­puer­to. La Fuer­za Aérea de EEUU vol­vió a abrir el aero­puer­to el 14 de enero, y el 15 de ene ro su gru­po de res­pues­ta ante las emer­gen­cias había con­se­gui­do ya hacer­se con la auto­ri­dad supre­ma del aeró­dro­mo… La auto­ri­dad supre­ma del aeró­dro­mo posi­bi­li­ta que la Fuer­za Aérea prio­ri­ce, pro­gra­me y con­tro­le el espa­cio aéreo en el aero­puer­to…” ( flight​glo​bal​.com , 16 de enero de 2010 , negri­ta aña­di­da ).

Se ha envia­do a Hai­tí al buque hos­pi­tal de la Mari­na de EEUU, con 1.000 camas, el USNS Com­fort, que inclu­ye más de 1.000 médi­cos y per­so­nal de apo­yo, bajo la juris­dic­ción del Coman­do Sur (Véa­se: “ Navy hos­pi­tal ship with 1,000 beds readies for Hai­ti qua­ke relief ” , Digi­tal Jour­nal, 14 de enero de 1010) . En el momen­to en el que se pro­du­jo el terre­mo­to, había allí alre­de­dor de 7.100 efec­ti­vos mili­ta­res y unos 2.000 poli­cías, es decir, una fuer­za extran­je­ra de 9.000 efec­ti­vos fren­te a la cifra de menos de 500 miem­bros civi­les inter­na­cio­na­les de la MINUSTAH. MINUSTAH Hechos y Cifras – Misión de Esta­bi­li­za­ci ón de las Nacio­nes Uni­das en Hai­ti .

CUADRO 2

Misión de Esta­bi­li­za­ción de Nacio­nes Uni­das en Hai­tí (MINUSTAH)

Fuer­zas actua­les (30 de noviem­bre de 2009)

Total per­so­nal uni­for­ma­do: 9.065

7.031 sol­da­dos

2.034 poli­cías

488 per­so­nal civil inter­na­cio­nal

1.212 equi­po civil local

212 volun­ta­rios de Nacio­nes Uni­das

Fuer­zas esti­ma­das com­bi­nan­do el SOUTHCOM y la MINUSTAH: 19.095 (exclu­yen­do las com­pro­me­ti­das por Fran­cia –sin confirmar‑, y Cana­dá ‑con­fir­ma­dos 800 sol­da­dos-. EEUU, Fran­cia y Cana­dá fue­ron “socios” en el gol­pe de Esta­do del 29 de febre­ro de 2004).

Hai­tí lle­va bajo ocu­pa­ción mili­tar extran­je­ra des­de que EEUU ins­ti­gó el gol­pe de Esta­do de febre­ro de 2004. El con­tin­gen­te de las fuer­zas esta­dou­ni­den­ses bajo el SOUTHCOM, com­bi­na­do con la MINUSTAH supo­ne una pre­sen­cia mili­tar extran­je­ra en Hai­tí cer­ca de los 20.000 sol­da­dos, en un país de nue­ve millo­nes de per­so­nas. En com­pa­ra­ción con Afga­nis­tán, antes del incre­men­to mili­tar de Oba­ma, las fuer­zas com­bi­na­das de EEUU y de la OTAN eran del orden de 70.000 para una pobla­ción de 28 millo­nes. Es decir, par­tien­do de un cálcu­lo per c á pita , habrá más tro­pas en Hai­tí que en Afga­nis­tán.

Recien­tes inter­ven­cio­nes del ejér­ci­to esta­dou­ni­den­se en Hai­tí

En la his­to­ria recien­te de Hai­tí, ha habi­do varias inter­ven­cio­nes mili­ta­res patro­ci­na­das por EEUU. En 1994, tras tres años de gobierno mili­tar, se envió a Hai­tí una fuer­za de 20.000 sol­da­dos ocu­pan­tes y “fuer­zas de paz”. La inter­ven­ción del ejér­ci­to esta­dou­ni­den­se en 1994 “no tenía inten­ción algu­na de res­tau­rar la demo­cra­cia. Muy al con­tra­rio: se pro­du­jo para impe­dir una insu­rrec­ción popu­lar con­tra la Jun­ta mi li tar y sus cohor­tes neo­li­be­ra­les”. (Michel Chos­su­dovsky, The Des­ta­bi­li­za tion of Hai­ti, Glo­bal Research, 28 de febre­ro de 2004 ) .

Las tro­pas alia­das y esta­dou­ni­den­ses per­ma­ne­cie­ron en el pa ís has­ta 1999. Las fuer­zas arma­das hai­tia­nas se des­hi­cie­ron y el Depar­ta­men­to de Esta­do de EEUU alqui­ló a Dyn­Corp una com­pa­ñía mer­ce­na­ria para que pro­por­cio­na­ra “ase­so­ra­mien­to téc­ni­co” para rees­truc­tu­rar la Poli­cía Nacio­nal hai­tia­na. (Ibid).

El gol­pe de Esta­do de febre­ro de 2004

En los meses ante­rio­res al gol­pe de Esta­do de 2004, las fuer­zas espe­cia­les esta­dou­ni­den­ses y la CIA estu­vie­ron entre­nan­do a escua­dro­nes de la muer­te com­pues­tos por los anti­guos ton­ton-macou­te de la era Duva­lier. El ejér­ci­to para­mi­li­tar rebel­de cru­zó la fron­te­ra des­de la Repú­bli­ca Domi­ni­ca­na a pri­me­ros de febre­ro de 2004. “Era una uni­dad para­mi­li­tar bien arma­da, entre­na­da y equi­pa­da inte­gra­da por anti­guos miem­bros de Le Front pour l’avancement et le pro­grès d’Haiti (FRAP, por sus siglas en fran­cés), los escua­dro­nes de la muer­te de “pai­sano”, impli­ca­dos en matan­zas masi­vas de civi­les y ase­si­na­tos polí­ti­cos duran­te el gol­pe mili­tar patro­ci­na­do por la CIA en 1991, que pro­vo­ca­ron el derro­ca­mien­to del gobierno demo­crá­ti­ca­men­te ele­gi­do del Pre­si­den­te Jean Ber­trand Aris­ti­de”. (Véa­se Michel Chos­su­dovsky: The Des­ta­bi­li­za­tion of Hai­ti: Glo­bal Research. 28 de febre­ro de 2004 ) .

Se envia­ron tro­pas extran­je­ras a Hai­tí . Se esta­ble­ció la MINUSTAH tras el gol­pe de Esta­do patro­ci­na­do por EEUU en febre­ro de 2004 , y se secues­tró y depor­tó al Pre­si­den­te Jean Ber­trand Aris­ti­de. EEUU ins­ti­gó el gol­pe con el apo­yo de Fran­cia y Cana­dá.

Pos­te­rior­men­te, las uni­da­des del FRAPH inte­gra­ron la fuer­za poli­cial del país, que esta­ba bajo la super­vi­sión de la MINUSTAH. En el caos polí­ti­co y social crea­do por el terre­mo­to, la anti­gua mili­cia arma­da y los ton­ton-macou­te juga­rán un nue­vo papel.

Agen­da ocul­ta

La misión táci­ta del Coman­do Sur de EEUU (SOUTHCOM) , con cuar­te­les en Mia­mi e ins­ta­la­cio­nes mili­ta­res por toda Amé­ri­ca Lati­na, es ase­gu­rar el man­te­ni­mien­to de regí­me­nes nacio­na­les ser­vi­les, es decir, de gobier­nos – títe­re de EEUU, com­pro­me­ti­dos con el Con­sen­sus de Washing­ton y con la agen­da polí­ti­ca neo­li­be­ral. Aun­que el per­so­nal del ejér­ci­to esta­dou­ni­den­se se impli­ca­rá acti­va­men­te des­de el prin­ci­pio en la ayu­da de emer­gen­cia, esta reno­va­da pre­sen­cia mili­tar esta­dou­ni­den­se en Hai­tí se uti­li­za­rá para esta­ble­cer un a fir­me pre­sen­cia en el país así como para per­se­guir los obje­ti­vos geo­po­lí­ti­cos y estra­té­gi­cos de EEUU en la cuen­ca cari­be­ña, en gran medi­da diri­gi­dos con­tra Cuba y Vene­zue­la.

El obje­ti­vo no tie­ne nada que ver con tra­ba­jar para reha­bi­li­tar el gobierno nacio­nal, la pre­si­den­cia, el par­la­men­to, todo lo que ha que­da­do diez­ma­do por el terre­mo­to. Des­de la caí­da de la dic­ta­du­ra de Duva­lier, el desig­nio de EEUU ha sido ir gra­dual­men­te des­man­te­lan­do el Esta­do hai­tiano, res­tau­rar los mode­los colo­nia­les y obs­truir el fun­cio­na­mien­to de un gobierno demo­crá­ti­co. En el con­tex­to actual, el obje­ti­vo no sólo tra­ta de liqui­dar al gobierno sino tam­bién cam­biar el man­da­to de la MINUSTAH, cuyos cuar­te­les han que­da­do des­trui­dos.

“El papel de poner­se al fren­te de los esfuer­zos para la ayu­da y ges­tio­nar la cri­sis caye­ron rápi­da­men­te sobre EEUU, a fal­ta –al menos en el cor­to pla­zo- de cual­quier otra enti­dad capaz de hacer­lo”. (“ US Takes Char­ge in Hai­ti With Troops, Res­cue Aid ”, NYT imes​.com, 14 de enero de 2009).

Antes del terre­mo­to había allí, según fuen­tes del ejér­ci­to esta­dou­ni­den­se, alre­de­dor de vein­te efec­ti­vos de EEUU. De un día para otro ha sobre­ve­ni­do un des­ca­ra­do incre­men­to mili­tar: 10.000 sol­da­dos, mari­nes, fuer­zas espe­cia­les, ope­ra­ti­vos de inte­li­gen­cia, etc., por no men­cio­nar las fuer­zas mer­ce­na­rias pri­va­das con­tra­ta­das por el Pen­tá­gono.

Es abso­lu­ta­men­te pro­ba­ble que la ope­ra­ción huma­ni­ta­ria se uti­li­ce como pre­tex­to y jus­ti­fi­ca­ción para esta­ble­cer una pre­sen­cia mili­tar esta­dou­ni­den­se más per­ma­nen­te en Hai­tí.

Esta­mos vien­do un des­plie­gue masi­vo, un “incre­men­to” de per­so­nal mili­tar dedi­ca­do a la ayu­da de emer­gen­cia.

La pri­me­ra misión del SOUTHCOM será asu­mir el con­trol de lo que que­de de la infra­es­truc­tu­ra de las comu­ni­ca­cio­nes, trans­por­te y ener­gía. El aero­puer­to está ya de hecho bajo el con­trol de EEUU. Con toda pro­ba­bi­li­dad, las acti­vi­da­des de la MINUSTAH que des­de el prin­ci­pio, des­de 2004, han ser­vi­do a los intere­ses de la polí­ti­ca exte­rior de EEUU, a saber, la misión de Nacio­nes Uni­das, se pon­drá de fac­to bajo el con­trol del ejér­ci­to esta­dou­ni­den­se.

La mili­ta­ri­za­ción de las orga­ni­za­cio­nes de ayu­da de la socie­dad civil

El ejér­ci­to esta­dou­ni­den­se en Hai­tí tra­ta de super­vi­sar las acti­vi­da­des de las orga­ni­za­cio­nes huma­ni­ta­rias auto­ri­za­das. Tam­bién pare­ce estar inva­dien­do las acti­vi­da­des huma­ni­ta­rias de Vene­zue­la y Cuba:

“El gobierno del Pre­si­den­te René Pré­val es débil y está aho­ra lite­ral­men­te inmer­so en el caos más abso­lu­to. Es pro­ba­ble que Cuba y Vene­zue­la, que ya han inten­ta­do mini­mi­zar la influen­cia de EEUU en la región, apro­ve­chen esta opor­tu­ni­dad para ele­var su per­fil y su influen­cia…” (James M. Roberts y Ray Wal­ser: “ Ame­ri­can Lea­dership Neces­sary to Assit Hai­tí After Devas­ta­ting Earth­qua­ke ”, Fun­da­ción Her­mi­ta­ge, 14 de enero de 2010).

En EEUU se ins­ti­gó ya duran­te la cri­sis del Katri­na la mili­ta­ri­za­ción de las ope­ra­cio­nes de ayu­da en situa­cio­nes de emer­gen­cia cuan­do se lla­mó al ejér­ci­to esta­dou­ni­den­se a desem­pe­ñar un papel prin­ci­pal.

El mode­lo de inter­ven­ción de emer­gen­cia para el SOUTHCOM toma como mode­lo el papel del NORTHCOM, a quien se con­ce­dió un man­da­to como “agen­cia prin­ci­pal” en los pro­ce­di­mien­tos para situa­cio­nes de emer­gen­cia inter­nas de EEUU.

En 2005, duran­te el hura­cán Rita, se esta­ble­cie­ron unas bases deta­lla­das para la “mili­ta­ri­za­ción de la ayu­da de emer­gen­cia” que impli­ca­ba un papel diri­gen­te para el NORTHCOM. A este res­pec­to, Bush había insi­nua­do acer­ca del papel cen­tral del ejér­ci­to en la ayu­da de emer­gen­cia: “¿Hay algún desas­tre natu­ral –de una cier­ta gra­ve­dad- que per­mi­tie­ra que el Depar­ta­men­to de Defen­sa se con­vier­ta en la agen­cia prin­ci­pal para coor­di­nar y diri­gir los esfuer­zos de res­pues­ta? Es muy impor­tan­te que el Con­gre­so pien­se en ello”. (Decla­ra­ción del Pre­si­den­te Bush en una con­fe­ren­cia de pren­sa: “ Bush Urges Shift in Relief Res­pon­sa­bi­li­ties ”, Washing­ton Post, 26 de sep­tiem­bre de 2005).

“La res­pues­ta al desas­tre nacio­nal no se está coor­di­nan­do por el gobierno civil fue­ra de Texas, sino des­de un lugar remo­to y de acuer­do con cri­te­rios mili­ta­res. Los cuar­te­les del Coman­do Nor­te de EEUU con­tro­la­rán direc­ta­men­te el movi­mien­to del per­so­nal mili­tar y arma­men­to en el Gol­fo de Mexi­co. Pero en este caso, toda la ope­ra­ción está más bajo la juris­dic­ción del ejér­ci­to que bajo la del FEMA ”. (Michel Chos­su­dovsky, “ US Northern Com­mand and Hurri­ca­ne Rita ”, Glo­bal Research, 24 de sep­tiem­bre de 2005).

CONCLUSIONES

· Hai­tí es un país bajo ocu­pa­ción mili­tar des­de que EEUU ins­ti­gó el gol­pe de Esta­do de febre­ro de 2004.

· La entra­da de diez mil sol­da­dos esta­dou­ni­den­ses fuer­te­men­te arma­dos, jun­to con las acti­vi­da­des de las mili­cias loca­les, podría pre­ci­pi­tar al país al caos social.

· Esas fuer­zas extran­je­ras han entra­do en el país para refor­zar a los “man­te­ne­do­res de la paz” de la MINUSTAH y a las fuer­zas poli­cia­les de Hai­tí (inte­gra­das por ex ton­ton-macou­te ), quie­nes, des­de 2004, han sido res­pon­sa­bles todos ellos de los crí­me­nes de gue­rra per­pe­tra­dos con­tra el pue­blo hai­tiano, inclui­da la matan­za indis­cri­mi­na­da de civi­les .

· Esas tro­pas refor­za­rán a las actua­les fuer­zas ocu­pan­tes bajo man­da­to de Nacio­nes Uni­das.

· En el país habrá pre­sen­tes 20.000 sol­da­dos extran­je­ros bajo el man­do del SOUTHCOM y de la MINUSTAH. Es abso­lu­ta­men­te pro­ba­ble que se pro­duz­ca la inte­gra­ción o coor­di­na­ción de las estruc­tu­ras de m ando del SOUTHCOM y la MINUSTAH.

· El pue­blo hai­tiano ha demos­tra­do un alto gra­do de soli­da­ri­dad, cora­je y com­pro­mi­so social, ayu­dán­do­se unos a otros y actuan­do con con­cien­cia: bajo con­di­cio­nes muy difí­ci­les, inme­dia­ta­men­te des­pués del desas­tre, se for­ma­ron espon­tá­nea­men­te equi­pos de res­ca­te for­ma­dos por ciu­da­da­nos.

· La mili­ta­ri­za­ción de las ope­ra­cio­nes de ayu­da debi­li­ta­rá las capa­ci­da­des orga­ni­za­ti­vas de los hai­tia­nos para recons­truir y res­tau­rar las ins­ti­tu­cio­nes del gobierno civil que han resul­ta­do des­trui­das. Tam­bién impe­di­rá los esfuer­zos de los equi­pos médi­cos inter­na­cio­na­les y de las orga­ni­za­cio­nes civi­les de ayu­da.

· Es abso­lu­ta­men­te esen­cial que el pue­blo hai­tiano siga opo­nién­do­se con­tun­den­te­men­te a la pre­sen­cia de tro­pas extran­je­ras en su país, espe­cial­men­te en las ope­ra­cio­nes de segu­ri­dad públi­ca.

· Es fun­da­men­tal que los esta­dou­ni­den­ses se opon­gan con todas sus fuer­zas a la deci­sión de la admi­nis­tra­ción Oba­ma de enviar tro­pas de com­ba­te de EEUU a Hai­tí.

· No pue­de haber ver­da­de­ra recons­truc­ción o desa­rro­llo bajo una ocu­pa­ción mili­tar extran­je­ra.

Michel Chos­su­dovsky
Glo­bal Research

Tra­du­ci­do del inglés para Rebe­lión por Sin­fo Fer­nán­dez
Fuen­te: http://​www​.glo​bal​re​search​.ca/​i​n​d​e​x​.​p​h​p​?​c​o​n​t​e​x​t​=​v​a​&​a​i​d​=​1​7​000

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *