La mili­ta­ri­za­ción de la ayu­da de emer­gen­cia a Haití

· Hai­tí tie­ne una lar­ga his­to­ria de inter­ven­cio­nes y ocu­pa­cio­nes mili­ta­res esta­dou­ni­den­ses que data de prin­ci­pios del siglo XX. El inter­ven­cio­nis­mo esta­dou­ni­den­se ha con­tri­bui­do a la des­truc­ción de la eco­no­mía nacio­nal de Hai­tí y al empo­bre­ci­mien­to de su población.

· Se ha pre­sen­ta­do el devas­ta­dor terre­mo­to ante la opi­nión públi­ca mun­dial como la úni­ca cau­sa de la espan­to­sa situa­ción del país.

· Un país ha que­da­do des­trui­do, toda su infra­es­truc­tu­ra des­apa­re­ci­da, pre­ci­pi­tan­do a su pue­blo a un abis­mo de pobre­za y desesperación.

· Se ha inten­ta­do borrar la his­to­ria de Hai­tí y su pasa­do colonial.

· El ejér­ci­to de EEUU ha veni­do al res­ca­te de una empo­bre­ci­da nación. ¿Cuál es su mandato?

· ¿Es una ope­ra­ción huma­ni­ta­ria o una invasión?

Los prin­ci­pa­les acto­res de la “ope­ra­ción huma­ni­ta­ria” de EEUU son el Depar­ta­men­to de Esta­do, el Depar­ta­men­to de Defen­sa y la Agen­cia de EEUU para el Desa­rro­llo Inter­na­cio­nal (USAID, por sus siglas en inglés). (Véan­se Dis­cur­sos de USAID. On-The-Record Brie­fing on the Situa­tion in Hai­ti , 13 de enero de 2010). A la USAID se le ha enco­men­da­do tam­bién cana­li­zar la ayu­da ali­men­ta­ria hacia Hait í que dis­tri­bu­ye el Pro­gra­ma Ali­men­ta­rio Mun­dial. (Véa­se el comu­ni­ca­do de pren­sa de USAID: USAID to Pro­vi­de Emer­gency Food Aid for Hai­ti Earth­qua­ke Vic­tims , 13 de enero de 2010).

Sin embar­go, el com­po­nen­te mili­tar de la misión esta­dou­ni­den­se tien­de a eclip­sar las fun­cio­nes civi­les de res­ca­tar a una pobla­ción deses­pe­ra­da y empo­bre­ci­da. No son las agen­cias guber­na­men­ta­les civi­les, como FEMA o USAID quie­nes están diri­gien­do a ope­ra­ción huma­ni­ta­ria glo­bal, sino el Pen­tá­gono. Y la deci­sión de lle­var­la a cabo ha recaí­do en el Coman­do Sur de EEUU (SOUTHCOM, por sus siglas en inglés).

Se está con­tem­plan­do un des­plie­gue masi­vo de per­so­nal mili­tar. El Pre­si­den­te de la Jun­ta de Jefes de Esta­do Mayor, el Almi­ran­te Mike Mullen, ha con­fir­ma­do que EEUU envia­rá de nue­ve a diez mil sol­da­dos a Hai­tí, inclu­yen­do 2.000 mari­nes (Ame­ri­can For­ces Press Ser­vi­ce, 14 enero 2010).

El por­ta­avio­nes USS Carl Vin­son y sus buques de apo­yo han lle­ga­do ya a Puer­to Prín­ci­pe (15 enero 2010). La Uni­dad Anfi­bia de la Mari­na, con 2.000 efec­ti­vos, así como los sol­da­dos de la 82 Divi­sión Aero­trans­por­ta­da del Ejér­ci­to de EEUU “están entre­na­dos en una amplia varie­dad de misio­nes, entre las que se inclu­yen las de segu­ri­dad y con­trol de dis­tur­bios, ade­más de tareas humanitarias”.

A dife­ren­cia de los equi­pos de res­ca­te y ayu­da envia­dos por varios equi­pos y orga­ni­za­cio­nes civi­les, el man­da­to huma­ni­ta­rio del ejér­ci­to de EEUU no está cla­ra­men­te definido.

“En defi­ni­ti­va, los mari­nes son ante todo gue­rre­ros, y eso es lo que el mun­do sabe de ellos… [pero] somos igual­men­te com­pa­si­vos cuan­do tene­mos que ser­lo, y ese es un papel que nos gus­ta­ría desem­pe­ñar: el de gue­rre­ros com­pa­si­vos que lle­gan con la mano exten­di­da para ayu­dar a quien lo nece­si­te. Esta­mos entu­sias­ma­dos con esta misión”. (Por­ta­voz de los mari­nes, comu­ni­ca­do de pren­sa de las fuer­zas arma­das: “ Mari­nes Embark on Hai­ti Res­pon­se Misión ”, 14 de enero de 2010).

Mien­tras los pre­si­den­tes Oba­ma y Pré­val hablan por telé­fono, no se ofre­ció infor­ma­ción algu­na en cuan­to a que los dos gobierno s estu­vie­ran nego­cian­do la entra­da y des­plie­gue de tro­pas esta­dou­ni­den­ses sobre sue­lo hai­tiano. Washing­ton adop­tó e impu­so uni­la­te­ral­men­te las deci­sio­nes. La ausen­cia total de un gobierno en fun­cio­nes en Hai­tí se uti­li­zó para legi­ti­mar, a par­tir de moti­vos huma­ni­ta­rios, el envío de una pode­ro­sa fuer­za mili­tar, que ha asu­mi­do de fac­to diver­sas fun­cio­nes gubernamentales.

Cua­dro 1

Uni­da­des mili­ta­res esta­dou­ni­den­ses que se envia­rán a Hai­tí (según pro­nun­cia­mien­tos oficiales)

El buque de asal­to anfi­bio USS Bataan (LHD 5) y los bar­cos de des­em­bar­co mue­lles anfi­bios USS Fort McHenry (LSD 43) y USS Car­ter Hall (LSD 50)

Una Uni­dad Anfi­bia de la Mari­na con 2000 sol­da­dos de la 22ª Uni­dad Expe­di­cio­na­ria de la Mari­na , y sol­da­dos de la 82 Divi­sión Aero­trans­por­ta­da del Ejér­ci­to de EEUU . Se espe­ra­ba que lle­ga­ran a Hai­tí el 15 de enero 900 soldados.

El por­ta­avio­nes USS Carl Vin­son y sus buques de apo­yo (lle­ga­ron a Puer­to Prín­ci­pe el 15 de enero de 2010): USS Carl Vin­son CVN 70 .

El buque hos­pi­tal USNS Comfort .

Varios navíos y heli­cóp­te­ros de los Guar­da­cos­tas de EEUU

USS Carl Vinson

Los tres buques anfi­bios se uni­rán al por­ta­avio­nes USS Carl Vin­son, al cru­ce­ro de misi­les USS Nor­mandy y a la fra­ga­ta de misi­les guia­dos USS Underwood .

USS Nor­mandy

Papel pro­ta­go­nis­ta del Coman­do Sur de EEUU

El Coman­do Sur de EEUU (SOUTHCOM), que tie­ne su base en Mia­mi es la “agen­cia prin­ci­pal” en Hai­ti. Su man­da­to como man­do mili­tar regio­nal es el de lle­var a cabo tar e as de gue­rra moder­na. La misión que tie­ne asig­na­da en Lati­noa­mé­ri­ca y en el Cari­be es la de “diri­gir ope­ra­cio­nes mili­ta­res y pro­mo­ver la coope­ra­ción en el terreno de la segu­ri­dad para con­se­guir los obje­ti­vos estra­té­gi­cos de EEUU”. (“ Our Misión – U.S. Southern Com­mand (USSCOUTHCOM ). Los ofi­cia­les al man­do están entre­na­dos para super­vi­sar los esce­na­rios de las ope­ra­cio­nes, las labo­res de poli­cía mili­tar así como de “con­tra­in­sur­gen­cia” en Lati­noa­mé­ri­ca y en el Cari­be, inclu yen­do el recien­te esta­ble­ci­mien­to de nue­vas bases mili­ta­res de EEUU en Colom­bia, muy pró­xi­mas a la fron­te­ra venezolana.

El Gene­ral Dou­glas Fra­ser, coman­dan­te del Coman­do Sur de EEUU ha defi­ni­do la ope­ra­ción de emer­gen­cia de Hai­tí como una ope­ra­ción de [Co] man­do, Con­trol y Comu­ni­ca­cio­nes (C3). El Coman­do Sur de EEUU tie­ne que super­vi­sar el des­plie­gue masi­vo de todo el con­glo­me­ra­do béli­co, inclui­dos varios buques de gue­rra, un por­ta­avio­nes, divi­sio­nes de com­ba­te aero­trans­por­ta­das, etc.:

“Por tan­to, tene­mos que desa­rro­llar allí tareas de [co]mando, con­trol y comu­ni­ca­cio­nes para que poda­mos con­se­guir enten­der mejor lo que está ocu­rrien­do. Como los cuar­te­les de la MINUSHTAH (siglas en inglés de la Misión de Esta­bi­li­za­ción de Nacio­nes Uni­das en Hai­tí), están par­cial­men­te des­trui­dos y han per­di­do gran par­te de sus comu­ni­ca­cio­nes, tene­mos tam­bién que ocu­par­nos de recu­pe­rar esa s comunicaciones .

Esta­mos envian­do equi­pos de valo­ra­ción con­jun­ta­men­te con USAID, apo­yan­do sus esfuer­zos, ponien­do todo lo que esté de nues­tra parte.

Esta­mos envian­do allí a varios de los buques que tenía­mos en la región –son buques peque­ños, guar­da­cos­tas, des­truc­to­res- para pro­por­cio­nar toda la asis­ten­cia inme­dia­ta que poda­mos sobre el terreno.

Tene­mos tam­bién un por­ta­avio­nes de la Mari­na de EEUU, el USS Carl Vin­son, nave­gan­do en esa direc­ción. Se encon­tra­ba en el mar de Nor­folk, por eso le va a lle­var un par de días lle­gar allí. Sólo nece­si­ta­mos reabas­te­cer­lo y dar­le las pro­vi­sio­nes que nece­si­ta para apo­yar el esfuer­zo de cara a Hai­tí. Y des­pués esta­mos con­tac­tan­do con las agen­cias inter­na­cio­na­les para ave­ri­guar cómo pode­mos apo­yar sus esfuer­zos así como des­ple­gar los nuestros.

Tam­bién envia­re­mos un buque anfi­bio dota­do de una gran cubier­ta, con una Uni­dad Expe­di­cio­na­ria de la Mari­na embar­ca­da en él, que en un par de días esta­rá detrás del USS Vinson.

Y eso nos da un amplio mar­gen de capa­ci­dad para des­pla­zar y aumen­tar los sumi­nis­tros para poder apo­yar tam­bién los esfuer­zos allí.

Sea cual sea el balan­ce, no tene­mos aún una valo­ra­ción cla­ra de cómo está la situa­ción sobre el terreno, de cuá­les son las nece­si­da­des en Puer­to Prín­ci­pe, de cuál es el alcan­ce de la situación.

Tene­mos tam­bién, final­men­te, un equi­po que se diri­ge al aero­puer­to. Mi coman­dan­te adjun­to resul­ta que esta­ba en Hai­tí cuan­do se pro­du­jo el terre­mo­to, en una visi­ta pre­via­men­te fija­da y ha esta­do en el aero­puer­to. Dice que las pis­tas están ope­ra­ti­vas pero que la torre de con­trol no tie­ne capa­ci­dad de comu­ni­ca­ción. La ter­mi­nal de pasa­je­ros tie­ne daños estruc­tu­ra­les, por eso no sabe­mos cómo está exac­ta­men­te la situación.

Así que tene­mos un gru­po que va para allá para ase­gu­rar que pode­mos con­se­guir y ase­gu­rar el aeró­dro­mo y ope­rar des­de él, por­que ese es uno de los luga­res des­de don­de vamos a tener que hacer gran par­te de los esfuer­zos inme­dia­tos a nivel internacional.

Y lue­go vamos a lle­var a cabo todas las valo­ra­cio­nes que se con­si­de­ren opor­tu­nas a medi­da que avan­ce­mos en los esfuer­zos y en el trabajo.

Tam­bién nos esta­mos coor­di­nan­do sobre el terreno con la MINUSTAH, con la gen­te que está allí. El coman­dan­te de la MINUSTAH esta­ba en Mia­mi cuan­do sobre­vino esta situa­ción, por eso jus­to aho­ra está regre­san­do y en cual­quier momen­to esta­rá en Puer­to Prín­ci­pe. Eso nos ayu­da­rá tam­bién a coor­di­nar nues­tros esfuer­zos allí, por­que es obvio que Nacio­nes Uni­das ha sufri­do pér­di­das impor­tan­tes con el colap­so al menos par­cial de su sede.

Así que esos son los esfuer­zos ini­cia­les que tene­mos en mar­cha. Y cuan­do haya­mos hecho la valo­ra­ción pre­ci­sa, hare­mos los ajus­tes que sean necesarios.

El Secre­ta­rio de Defen­sa, el Pre­si­den­te, todos han dis­pues­to que este es un esfuer­zo impor­tan­te y esta­mos reu­nien­do todos los recur­sos del Depar­ta­men­to de Defen­sa para apo­yar est e esfuer­zo”. ( Defen​se​.gov News Trans­cript: DOD News Brie­fing with Gen. Fra­ser from the Pen­ta­gon , 13 de enero de 2010).

Un infor­me de la Fun­da­ción Heri­ta­ge resu­me el con­te­ni­do de la misión de Esta­dos Uni­dos en Hai­tí: “ Para EEUU, el terre­mo­to tie­ne impli­ca­cio­nes tan­to huma­ni­ta­rias como de segu­ri­dad nacio­nal, lo que requie­re una res­pues­ta rápi­da que no sólo tie­ne que ser audaz sino tam­bién deci­si­va, movi­li­zan­do las capa­ci­da­des civi­les, del ejér­ci­to y del gobierno tan­to para el res­ca­te a cor­to pla­zo y los esfuer­zos de soco­rrer a las víc­ti­mas como para un pro­gra­ma de recu­pe­ra­ción y refor­mas a lar­go pla­zo en Hai­tí”. (James M. Roberts and Ray Wal­ter: “ Ame­ri­can Lea­dership Neces­sary to Assist Hai­ti After Devas­ta­ting Earth­qua­ke ” , Fun­da­ción Heri­ta­ge, 14 de enero de 2010).

Al prin­ci­pio, la misión mili­tar se ocu­pa­rá de la ayu­da de emer­gen­cia, así como de acti­vi­da­des de poli­cía y segu­ri­dad pública.

La Fuer­za Aérea de EEUU con­tro­la el aeropuerto

La Fuer­za Aérea de EEUU ha asu­mi­do las fun­cio­nes de con­trol del trá­fi­co aéreo así como la ges­tión del aero­puer­to de Puer­to Prín­ci­pe. Es decir, el ejér­ci­to esta­dou­ni­den­se regu­la el flu­jo de la ayu­da y sumi­nis­tros de emer­gen­cia que lle­gan al país en avio­nes civi­les. La Fuer­za Aérea de EEUU no tra­ba­ja bajo las órde­nes o ins­truc­cio­nes de los fun­cio­na­rios del aero­puer­to de Hai­tí. Esos fun­cio­na­rios han sido des­pla­za­dos. El aero­puer­to está con­tro­la­do por el ejér­ci­to esta­dou­ni­den­se (Entre­vis­ta con el Emba­ja­dor hai­tiano ante EEUU R. Joseph, PBS News, 15 de enero de 2010).

El equi­po de las Fuer­zas Arma­das está tra­ba­jan­do con los con­tro­la­do­res de com­ba­te del Depar­ta­men­to de Defen­sa para mejo­rar el flu­jo del trá­fi­co aéreo que entra y sale del aero­puer­to. La Fuer­za Aérea de EEUU vol­vió a abrir el aero­puer­to el 14 de enero, y el 15 de ene ro su gru­po de res­pues­ta ante las emer­gen­cias había con­se­gui­do ya hacer­se con la auto­ri­dad supre­ma del aeró­dro­mo… La auto­ri­dad supre­ma del aeró­dro­mo posi­bi­li­ta que la Fuer­za Aérea prio­ri­ce, pro­gra­me y con­tro­le el espa­cio aéreo en el aero­puer­to…” ( flight​glo​bal​.com , 16 de enero de 2010 , negri­ta añadida ).

Se ha envia­do a Hai­tí al buque hos­pi­tal de la Mari­na de EEUU, con 1.000 camas, el USNS Com­fort, que inclu­ye más de 1.000 médi­cos y per­so­nal de apo­yo, bajo la juris­dic­ción del Coman­do Sur (Véa­se: “ Navy hos­pi­tal ship with 1,000 beds readies for Hai­ti qua­ke relief ” , Digi­tal Jour­nal, 14 de enero de 1010) . En el momen­to en el que se pro­du­jo el terre­mo­to, había allí alre­de­dor de 7.100 efec­ti­vos mili­ta­res y unos 2.000 poli­cías, es decir, una fuer­za extran­je­ra de 9.000 efec­ti­vos fren­te a la cifra de menos de 500 miem­bros civi­les inter­na­cio­na­les de la MINUSTAH. MINUSTAH Hechos y Cifras – Misión de Esta­bi­li­za­ci ón de las Nacio­nes Uni­das en Haiti .

CUADRO 2

Misión de Esta­bi­li­za­ción de Nacio­nes Uni­das en Hai­tí (MINUSTAH)

Fuer­zas actua­les (30 de noviem­bre de 2009)

Total per­so­nal uni­for­ma­do: 9.065

7.031 sol­da­dos

2.034 poli­cías

488 per­so­nal civil internacional

1.212 equi­po civil local

212 volun­ta­rios de Nacio­nes Unidas

Fuer­zas esti­ma­das com­bi­nan­do el SOUTHCOM y la MINUSTAH: 19.095 (exclu­yen­do las com­pro­me­ti­das por Fran­cia –sin confirmar‑, y Cana­dá ‑con­fir­ma­dos 800 sol­da­dos-. EEUU, Fran­cia y Cana­dá fue­ron “socios” en el gol­pe de Esta­do del 29 de febre­ro de 2004).

Hai­tí lle­va bajo ocu­pa­ción mili­tar extran­je­ra des­de que EEUU ins­ti­gó el gol­pe de Esta­do de febre­ro de 2004. El con­tin­gen­te de las fuer­zas esta­dou­ni­den­ses bajo el SOUTHCOM, com­bi­na­do con la MINUSTAH supo­ne una pre­sen­cia mili­tar extran­je­ra en Hai­tí cer­ca de los 20.000 sol­da­dos, en un país de nue­ve millo­nes de per­so­nas. En com­pa­ra­ción con Afga­nis­tán, antes del incre­men­to mili­tar de Oba­ma, las fuer­zas com­bi­na­das de EEUU y de la OTAN eran del orden de 70.000 para una pobla­ción de 28 millo­nes. Es decir, par­tien­do de un cálcu­lo per c á pita , habrá más tro­pas en Hai­tí que en Afganistán.

Recien­tes inter­ven­cio­nes del ejér­ci­to esta­dou­ni­den­se en Haití

En la his­to­ria recien­te de Hai­tí, ha habi­do varias inter­ven­cio­nes mili­ta­res patro­ci­na­das por EEUU. En 1994, tras tres años de gobierno mili­tar, se envió a Hai­tí una fuer­za de 20.000 sol­da­dos ocu­pan­tes y “fuer­zas de paz”. La inter­ven­ción del ejér­ci­to esta­dou­ni­den­se en 1994 “no tenía inten­ción algu­na de res­tau­rar la demo­cra­cia. Muy al con­tra­rio: se pro­du­jo para impe­dir una insu­rrec­ción popu­lar con­tra la Jun­ta mi li tar y sus cohor­tes neo­li­be­ra­les”. (Michel Chos­su­dovsky, The Des­ta­bi­li­za tion of Hai­ti, Glo­bal Research, 28 de febre­ro de 2004 ) .

Las tro­pas alia­das y esta­dou­ni­den­ses per­ma­ne­cie­ron en el pa ís has­ta 1999. Las fuer­zas arma­das hai­tia­nas se des­hi­cie­ron y el Depar­ta­men­to de Esta­do de EEUU alqui­ló a Dyn­Corp una com­pa­ñía mer­ce­na­ria para que pro­por­cio­na­ra “ase­so­ra­mien­to téc­ni­co” para rees­truc­tu­rar la Poli­cía Nacio­nal hai­tia­na. (Ibid).

El gol­pe de Esta­do de febre­ro de 2004

En los meses ante­rio­res al gol­pe de Esta­do de 2004, las fuer­zas espe­cia­les esta­dou­ni­den­ses y la CIA estu­vie­ron entre­nan­do a escua­dro­nes de la muer­te com­pues­tos por los anti­guos ton­ton-macou­te de la era Duva­lier. El ejér­ci­to para­mi­li­tar rebel­de cru­zó la fron­te­ra des­de la Repú­bli­ca Domi­ni­ca­na a pri­me­ros de febre­ro de 2004. “Era una uni­dad para­mi­li­tar bien arma­da, entre­na­da y equi­pa­da inte­gra­da por anti­guos miem­bros de Le Front pour l’avancement et le pro­grès d’Haiti (FRAP, por sus siglas en fran­cés), los escua­dro­nes de la muer­te de “pai­sano”, impli­ca­dos en matan­zas masi­vas de civi­les y ase­si­na­tos polí­ti­cos duran­te el gol­pe mili­tar patro­ci­na­do por la CIA en 1991, que pro­vo­ca­ron el derro­ca­mien­to del gobierno demo­crá­ti­ca­men­te ele­gi­do del Pre­si­den­te Jean Ber­trand Aris­ti­de”. (Véa­se Michel Chos­su­dovsky: The Des­ta­bi­li­za­tion of Hai­ti: Glo­bal Research. 28 de febre­ro de 2004 ) .

Se envia­ron tro­pas extran­je­ras a Hai­tí . Se esta­ble­ció la MINUSTAH tras el gol­pe de Esta­do patro­ci­na­do por EEUU en febre­ro de 2004 , y se secues­tró y depor­tó al Pre­si­den­te Jean Ber­trand Aris­ti­de. EEUU ins­ti­gó el gol­pe con el apo­yo de Fran­cia y Canadá.

Pos­te­rior­men­te, las uni­da­des del FRAPH inte­gra­ron la fuer­za poli­cial del país, que esta­ba bajo la super­vi­sión de la MINUSTAH. En el caos polí­ti­co y social crea­do por el terre­mo­to, la anti­gua mili­cia arma­da y los ton­ton-macou­te juga­rán un nue­vo papel.

Agen­da oculta

La misión táci­ta del Coman­do Sur de EEUU (SOUTHCOM) , con cuar­te­les en Mia­mi e ins­ta­la­cio­nes mili­ta­res por toda Amé­ri­ca Lati­na, es ase­gu­rar el man­te­ni­mien­to de regí­me­nes nacio­na­les ser­vi­les, es decir, de gobier­nos – títe­re de EEUU, com­pro­me­ti­dos con el Con­sen­sus de Washing­ton y con la agen­da polí­ti­ca neo­li­be­ral. Aun­que el per­so­nal del ejér­ci­to esta­dou­ni­den­se se impli­ca­rá acti­va­men­te des­de el prin­ci­pio en la ayu­da de emer­gen­cia, esta reno­va­da pre­sen­cia mili­tar esta­dou­ni­den­se en Hai­tí se uti­li­za­rá para esta­ble­cer un a fir­me pre­sen­cia en el país así como para per­se­guir los obje­ti­vos geo­po­lí­ti­cos y estra­té­gi­cos de EEUU en la cuen­ca cari­be­ña, en gran medi­da diri­gi­dos con­tra Cuba y Venezuela.

El obje­ti­vo no tie­ne nada que ver con tra­ba­jar para reha­bi­li­tar el gobierno nacio­nal, la pre­si­den­cia, el par­la­men­to, todo lo que ha que­da­do diez­ma­do por el terre­mo­to. Des­de la caí­da de la dic­ta­du­ra de Duva­lier, el desig­nio de EEUU ha sido ir gra­dual­men­te des­man­te­lan­do el Esta­do hai­tiano, res­tau­rar los mode­los colo­nia­les y obs­truir el fun­cio­na­mien­to de un gobierno demo­crá­ti­co. En el con­tex­to actual, el obje­ti­vo no sólo tra­ta de liqui­dar al gobierno sino tam­bién cam­biar el man­da­to de la MINUSTAH, cuyos cuar­te­les han que­da­do destruidos.

“El papel de poner­se al fren­te de los esfuer­zos para la ayu­da y ges­tio­nar la cri­sis caye­ron rápi­da­men­te sobre EEUU, a fal­ta –al menos en el cor­to pla­zo- de cual­quier otra enti­dad capaz de hacer­lo”. (“ US Takes Char­ge in Hai­ti With Troops, Res­cue Aid ”, NYT imes​.com, 14 de enero de 2009).

Antes del terre­mo­to había allí, según fuen­tes del ejér­ci­to esta­dou­ni­den­se, alre­de­dor de vein­te efec­ti­vos de EEUU. De un día para otro ha sobre­ve­ni­do un des­ca­ra­do incre­men­to mili­tar: 10.000 sol­da­dos, mari­nes, fuer­zas espe­cia­les, ope­ra­ti­vos de inte­li­gen­cia, etc., por no men­cio­nar las fuer­zas mer­ce­na­rias pri­va­das con­tra­ta­das por el Pentágono.

Es abso­lu­ta­men­te pro­ba­ble que la ope­ra­ción huma­ni­ta­ria se uti­li­ce como pre­tex­to y jus­ti­fi­ca­ción para esta­ble­cer una pre­sen­cia mili­tar esta­dou­ni­den­se más per­ma­nen­te en Haití.

Esta­mos vien­do un des­plie­gue masi­vo, un “incre­men­to” de per­so­nal mili­tar dedi­ca­do a la ayu­da de emergencia.

La pri­me­ra misión del SOUTHCOM será asu­mir el con­trol de lo que que­de de la infra­es­truc­tu­ra de las comu­ni­ca­cio­nes, trans­por­te y ener­gía. El aero­puer­to está ya de hecho bajo el con­trol de EEUU. Con toda pro­ba­bi­li­dad, las acti­vi­da­des de la MINUSTAH que des­de el prin­ci­pio, des­de 2004, han ser­vi­do a los intere­ses de la polí­ti­ca exte­rior de EEUU, a saber, la misión de Nacio­nes Uni­das, se pon­drá de fac­to bajo el con­trol del ejér­ci­to estadounidense.

La mili­ta­ri­za­ción de las orga­ni­za­cio­nes de ayu­da de la socie­dad civil

El ejér­ci­to esta­dou­ni­den­se en Hai­tí tra­ta de super­vi­sar las acti­vi­da­des de las orga­ni­za­cio­nes huma­ni­ta­rias auto­ri­za­das. Tam­bién pare­ce estar inva­dien­do las acti­vi­da­des huma­ni­ta­rias de Vene­zue­la y Cuba:

“El gobierno del Pre­si­den­te René Pré­val es débil y está aho­ra lite­ral­men­te inmer­so en el caos más abso­lu­to. Es pro­ba­ble que Cuba y Vene­zue­la, que ya han inten­ta­do mini­mi­zar la influen­cia de EEUU en la región, apro­ve­chen esta opor­tu­ni­dad para ele­var su per­fil y su influen­cia…” (James M. Roberts y Ray Wal­ser: “ Ame­ri­can Lea­dership Neces­sary to Assit Hai­tí After Devas­ta­ting Earth­qua­ke ”, Fun­da­ción Her­mi­ta­ge, 14 de enero de 2010).

En EEUU se ins­ti­gó ya duran­te la cri­sis del Katri­na la mili­ta­ri­za­ción de las ope­ra­cio­nes de ayu­da en situa­cio­nes de emer­gen­cia cuan­do se lla­mó al ejér­ci­to esta­dou­ni­den­se a desem­pe­ñar un papel principal.

El mode­lo de inter­ven­ción de emer­gen­cia para el SOUTHCOM toma como mode­lo el papel del NORTHCOM, a quien se con­ce­dió un man­da­to como “agen­cia prin­ci­pal” en los pro­ce­di­mien­tos para situa­cio­nes de emer­gen­cia inter­nas de EEUU.

En 2005, duran­te el hura­cán Rita, se esta­ble­cie­ron unas bases deta­lla­das para la “mili­ta­ri­za­ción de la ayu­da de emer­gen­cia” que impli­ca­ba un papel diri­gen­te para el NORTHCOM. A este res­pec­to, Bush había insi­nua­do acer­ca del papel cen­tral del ejér­ci­to en la ayu­da de emer­gen­cia: “¿Hay algún desas­tre natu­ral –de una cier­ta gra­ve­dad- que per­mi­tie­ra que el Depar­ta­men­to de Defen­sa se con­vier­ta en la agen­cia prin­ci­pal para coor­di­nar y diri­gir los esfuer­zos de res­pues­ta? Es muy impor­tan­te que el Con­gre­so pien­se en ello”. (Decla­ra­ción del Pre­si­den­te Bush en una con­fe­ren­cia de pren­sa: “ Bush Urges Shift in Relief Res­pon­sa­bi­li­ties ”, Washing­ton Post, 26 de sep­tiem­bre de 2005).

“La res­pues­ta al desas­tre nacio­nal no se está coor­di­nan­do por el gobierno civil fue­ra de Texas, sino des­de un lugar remo­to y de acuer­do con cri­te­rios mili­ta­res. Los cuar­te­les del Coman­do Nor­te de EEUU con­tro­la­rán direc­ta­men­te el movi­mien­to del per­so­nal mili­tar y arma­men­to en el Gol­fo de Mexi­co. Pero en este caso, toda la ope­ra­ción está más bajo la juris­dic­ción del ejér­ci­to que bajo la del FEMA ”. (Michel Chos­su­dovsky, “ US Northern Com­mand and Hurri­ca­ne Rita ”, Glo­bal Research, 24 de sep­tiem­bre de 2005).

CONCLUSIONES

· Hai­tí es un país bajo ocu­pa­ción mili­tar des­de que EEUU ins­ti­gó el gol­pe de Esta­do de febre­ro de 2004.

· La entra­da de diez mil sol­da­dos esta­dou­ni­den­ses fuer­te­men­te arma­dos, jun­to con las acti­vi­da­des de las mili­cias loca­les, podría pre­ci­pi­tar al país al caos social.

· Esas fuer­zas extran­je­ras han entra­do en el país para refor­zar a los “man­te­ne­do­res de la paz” de la MINUSTAH y a las fuer­zas poli­cia­les de Hai­tí (inte­gra­das por ex ton­ton-macou­te ), quie­nes, des­de 2004, han sido res­pon­sa­bles todos ellos de los crí­me­nes de gue­rra per­pe­tra­dos con­tra el pue­blo hai­tiano, inclui­da la matan­za indis­cri­mi­na­da de civiles .

· Esas tro­pas refor­za­rán a las actua­les fuer­zas ocu­pan­tes bajo man­da­to de Nacio­nes Unidas.

· En el país habrá pre­sen­tes 20.000 sol­da­dos extran­je­ros bajo el man­do del SOUTHCOM y de la MINUSTAH. Es abso­lu­ta­men­te pro­ba­ble que se pro­duz­ca la inte­gra­ción o coor­di­na­ción de las estruc­tu­ras de m ando del SOUTHCOM y la MINUSTAH.

· El pue­blo hai­tiano ha demos­tra­do un alto gra­do de soli­da­ri­dad, cora­je y com­pro­mi­so social, ayu­dán­do­se unos a otros y actuan­do con con­cien­cia: bajo con­di­cio­nes muy difí­ci­les, inme­dia­ta­men­te des­pués del desas­tre, se for­ma­ron espon­tá­nea­men­te equi­pos de res­ca­te for­ma­dos por ciudadanos.

· La mili­ta­ri­za­ción de las ope­ra­cio­nes de ayu­da debi­li­ta­rá las capa­ci­da­des orga­ni­za­ti­vas de los hai­tia­nos para recons­truir y res­tau­rar las ins­ti­tu­cio­nes del gobierno civil que han resul­ta­do des­trui­das. Tam­bién impe­di­rá los esfuer­zos de los equi­pos médi­cos inter­na­cio­na­les y de las orga­ni­za­cio­nes civi­les de ayuda.

· Es abso­lu­ta­men­te esen­cial que el pue­blo hai­tiano siga opo­nién­do­se con­tun­den­te­men­te a la pre­sen­cia de tro­pas extran­je­ras en su país, espe­cial­men­te en las ope­ra­cio­nes de segu­ri­dad pública.

· Es fun­da­men­tal que los esta­dou­ni­den­ses se opon­gan con todas sus fuer­zas a la deci­sión de la admi­nis­tra­ción Oba­ma de enviar tro­pas de com­ba­te de EEUU a Haití.

· No pue­de haber ver­da­de­ra recons­truc­ción o desa­rro­llo bajo una ocu­pa­ción mili­tar extranjera.

Michel Chos­su­dovsky
Glo­bal Research

Tra­du­ci­do del inglés para Rebe­lión por Sin­fo Fernández
Fuen­te: http://​www​.glo​bal​re​search​.ca/​i​n​d​e​x​.​p​h​p​?​c​o​n​t​e​x​t​=​v​a​&​a​i​d​=​1​7​000

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.