Gra­cias a su com­pli­ci­dad y a su pasi­vi­dad, el esta­do espa­ñol ha hecho cre­cer al mons­truo fascista.

En Eus­kal Herria tam­bien, se han encen­di­do ya las pri­me­ras alar­mas…

Sare Anti­fa­xis­ta * E.H

Los gru­pos nazis en el esta­do tota­li­ta­rio espa­ñol pro­li­fe­ran como hon­gos, esti­mu­la­dos por las cam­pa­ñas racis­tas con­tra la inmi­gra­ción, por la cri­sis eco­nó­mi­ca y por la pasi­vi­dad del esta­do. En los últi­mos tres años, los mili­tan­tes y sim­pa­ti­zan­tes de estas orga­ni­za­cio­nes han pasa­do de 3.000 a un núme­ro que fluc­túa entre 10.000 y 11.500, por enci­ma de los 10.450 ultras que tie­nen cen­sa­dos en Ale­ma­nia. Y creciendo.

Inter­net su caba­llo de Troya…
De las 4.000 pági­nas web que según la ONU dis­tri­bu­yen pro­pa­gan­da N.S, 300 ya se ela­bo­ran en el esta­do español.
A par­te, las orga­ni­za­cio­nes tra­di­cio­na­les y par­ti­dos “ultras” espa­ño­les, como las dife­ren­tes falan­ges, AES, etc…

Las zonas de mayor pre­sen­cia N.S, fas­cis­tas tra­di­cio­na­les y par­ti­dos “ultras” espa­ño­les son: Madrid, sobre todo, en su peri­fe­ria sur, Cata­lun­ya, en la peri­fe­ria de Bar­ce­lo­na, y en otras zonas con fuer­te implan­ta­ción de tra­ba­ja­dorxs inmi­gran­tes, Cas­te­llón, Valen­cia, Zara­go­za, Valla­do­lid, Sala­man­ca, Mála­ga, Sevi­lla, Gra­na­da y, últi­ma­men­te, Asturias.

Se encien­den las pri­me­ras alarmas…

Aquí en Eus­kal Herria, el men­sa­je racis­ta, tam­bién pero muy len­ta­men­te, va calan­do. Gru­pos nazi-fas­cis­tas espa­ño­les y fran­ce­ses pun­tual­men­te espar­cen su basu­ra racis­ta-fas­cis­ta en for­ma de pro­pa­gan­da, por nues­tras calles y rea­li­zan actos con la com­pli­ci­dad y pasi­vi­dad de las dife­ren­tes administraciones.
Inter­net aquí tam­bién, es una puer­ta abier­ta, don­de este men­sa­je racis­ta-fas­cis­ta lo pode­mos encon­trar en dife­ren­tes web’s, foros y blogs rea­li­za­dos en Eus­kal Herria. La musi­ka R.A.C, y todo lo que la rodea, tam­bién sea con­ver­ti­do en un poten­cial canal de difu­sión del men­sa­je racis­ta-fas­cis­ta, con una preo­cu­pan­te acep­ta­ción den­tro de cier­to sec­tor juvenil.

La pasi­vi­dad y deja­dez de algu­nos orga­nis­mos popu­la­res ante estos hechos, dejan peli­gro­sa­men­te abier­to el camino, a la infil­tra­ción de estos gru­pos en nues­tro país y en nues­tro teji­do social.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *