Eduar­do Galeano: Los peca­dos de Hai­tí

El autor de Las Venas Abier­tas de Amé­ri­ca Lati­na ase­gu­ra que la his­to­ria del aco­so con­tra Hai­tí, que en nues­tros días tie­ne dimen­sio­nes de tra­ge­dia, es tam­bién una his­to­ria del racis­mo en la civi­li­za­ción occi­den­tal /​Recuer­da la inva­sión de EE.UU des­de 1915 has­ta 1934 jus­ti­fi­can­do que la raza negra es inca­paz de gober­nar­se a sí mis­ma

Eduar­do Galeano

16 Enero 2010, 10:31 AM

La demo­cra­cia hai­tia­na nació hace un rati­to. En su bre­ve tiem­po de vida, esta cria­tu­ra ham­brien­ta y enfer­ma no ha reci­bi­do más que bofe­ta­das. Esta­ba recién naci­da, en los días de fies­ta de 1991, cuan­do fue ase­si­na­da por el cuar­te­la­zo del gene­ral Raoul Cedras. Tres años más tar­de, resu­ci­tó. Des­pués de haber pues­to y saca­do a tan­tos dic­ta­do­res mili­ta­res, Esta­dos Uni­dos sacó y puso al pre­si­den­te Jean-Ber­trand Aris­ti­de, que había sido el pri­mer gober­nan­te elec­to por voto popu­lar en toda la his­to­ria de Hai­tí y que había teni­do la loca ocu­rren­cia de que­rer un país menos injus­to.

El voto y el veto

Para borrar las hue­llas de la par­ti­ci­pa­ción esta­dou­ni­den­se en la dic­ta­du­ra car­ni­ce­ra del gene­ral Cedras, los infan­tes de mari­na se lle­va­ron 160 mil pági­nas de los archi­vos secre­tos. Aris­ti­de regre­só enca­de­na­do. Le die­ron per­mi­so para recu­pe­rar el gobierno, pero le prohi­bie­ron el poder. Su suce­sor, René Pré­val, obtu­vo casi el 90 por cien­to de los votos, pero más poder que Pré­val tie­ne cual­quier man­dón de cuar­ta cate­go­ría del Fon­do Mone­ta­rio o del Ban­co Mun­dial, aun­que el pue­blo hai­tiano no lo haya ele­gi­do ni con un voto siquie­ra.

Más que el voto, pue­de el veto. Veto a las refor­mas: cada vez que Pré­val, o alguno de sus minis­tros, pide cré­di­tos inter­na­cio­na­les para dar pan a los ham­brien­tos, letras a los anal­fa­be­tos o tie­rra a los cam­pe­si­nos, no reci­be res­pues­ta, o le con­tes­tan orde­nán­do­le:
‑Reci­te la lec­ción. Y como el gobierno hai­tiano no ter­mi­na de apren­der que hay que des­man­te­lar los pocos ser­vi­cios públi­cos que que­dan, últi­mos pobres ampa­ros para uno de los pue­blos más des­am­pa­ra­dos del mun­do, los pro­fe­so­res dan por per­di­do el examen.

La coar­ta­da demo­grá­fi­ca

A fines del año pasa­do cua­tro dipu­tados ale­ma­nes visi­ta­ron Hai­tí. No bien lle­ga­ron, la mise­ria del pue­blo les gol­peó los ojos. Enton­ces el emba­ja­dor de Ale­ma­nia les expli­có, en Port-au-Prin­ce, cuál es el pro­ble­ma:
‑Este es un país super­po­bla­do ‑dijo-. La mujer hai­tia­na siem­pre quie­re, y el hom­bre hai­tiano siem­pre pue­de. Y se rió. Los dipu­tados calla­ron. Esa noche, uno de ellos, Win­fried Wolf, con­sul­tó las cifras. Y com­pro­bó que Hai­tí es, con El Sal­va­dor, el país más super­po­bla­do de las Amé­ri­cas, pero está tan super­po­bla­do como Ale­ma­nia: tie­ne casi la mis­ma can­ti­dad de habi­tan­tes por qui­ló­me­tro cua­dra­do.

En sus días en Hai­tí, el dipu­tado Wolf no sólo fue gol­pea­do por la mise­ria: tam­bién fue des­lum­bra­do por la capa­ci­dad de belle­za de los pin­to­res popu­la­res. Y lle­gó a la con­clu­sión de que Hai­tí está super­po­bla­do… de artis­tas.
En reali­dad, la coar­ta­da demo­grá­fi­ca es más o menos recien­te. Has­ta hace algu­nos años, las poten­cias occi­den­ta­les habla­ban más cla­ro.

La tra­di­ción racis­ta

Esta­dos Uni­dos inva­dió Hai­tí en 1915 y gober­nó el país has­ta 1934. Se reti­ró cuan­do logró sus dos obje­ti­vos: cobrar las deu­das del City Bank y dero­gar el artícu­lo cons­ti­tu­cio­nal que prohi­bía ven­der plan­ta­cio­nes a los extran­je­ros. Enton­ces Robert Lan­sing, secre­ta­rio de Esta­do, jus­ti­fi­có la lar­ga y feroz ocu­pa­ción mili­tar expli­can­do que la raza negra es inca­paz de gober­nar­se a sí mis­ma, que tie­ne «una ten­den­cia inhe­ren­te a la vida sal­va­je y una inca­pa­ci­dad físi­ca de civi­li­za­ción». Uno de los res­pon­sa­bles de la inva­sión, William Phi­lips, había incu­ba­do tiem­po antes la sagaz idea: «Este es un pue­blo infe­rior, inca­paz de con­ser­var la civi­li­za­ción que habían deja­do los fran­ce­ses».

Hai­tí había sido la per­la de la coro­na, la colo­nia más rica de Fran­cia: una gran plan­ta­ción de azú­car, con mano de obra escla­va. En El espí­ri­tu de las leyes, Mon­tes­quieu lo había expli­ca­do sin pelos en la len­gua: «El azú­car sería dema­sia­do caro si no tra­ba­ja­ran los escla­vos en su pro­duc­ción. Dichos escla­vos son negros des­de los pies has­ta la cabe­za y tie­nen la nariz tan aplas­ta­da que es casi impo­si­ble tener­les lás­ti­ma. Resul­ta impen­sa­ble que Dios, que es un ser muy sabio, haya pues­to un alma, y sobre todo un alma bue­na, en un cuer­po ente­ra­men­te negro».

En cam­bio, Dios había pues­to un láti­go en la mano del mayo­ral. Los escla­vos no se dis­tin­guían por su volun­tad de tra­ba­jo. Los negros eran escla­vos por natu­ra­le­za y vagos tam­bién por natu­ra­le­za, y la natu­ra­le­za, cóm­pli­ce del orden social, era obra de Dios: el escla­vo debía ser­vir al amo y el amo debía cas­ti­gar al escla­vo, que no mos­tra­ba el menor entu­sias­mo a la hora de cum­plir con el desig­nio divino. Karl von Lin­neo, con­tem­po­rá­neo de Mon­tes­quieu, había retra­ta­do al negro con pre­ci­sión cien­tí­fi­ca: «Vaga­bun­do, pere­zo­so, negli­gen­te, indo­len­te y de cos­tum­bres diso­lu­tas». Más gene­ro­sa­men­te, otro con­tem­po­rá­neo, David Hume, había com­pro­ba­do que el negro «pue­de desa­rro­llar cier­tas habi­li­da­des huma­nas, como el loro que habla algu­nas pala­bras».

La humi­lla­ción imper­do­na­ble

En 1803 los negros de Hai­tí pro­pi­na­ron tre­men­da pali­za a las tro­pas de Napo­león Bona­par­te, y Euro­pa no per­do­nó jamás esta humi­lla­ción infli­gi­da a la raza blan­ca. Hai­tí fue el pri­mer país libre de las Amé­ri­cas. Esta­dos Uni­dos había con­quis­ta­do antes su inde­pen­den­cia, pero tenía medio millón de escla­vos tra­ba­jan­do en las plan­ta­cio­nes de algo­dón y de taba­co. Jef­fer­son, que era due­ño de escla­vos, decía que todos los hom­bres son igua­les, pero tam­bién decía que los negros han sido, son y serán infe­rio­res.

La ban­de­ra de los libres se alzó sobre las rui­nas. La tie­rra hai­tia­na había sido devas­ta­da por el mono­cul­ti­vo del azú­car y arra­sa­da por las cala­mi­da­des de la gue­rra con­tra Fran­cia, y una ter­ce­ra par­te de la pobla­ción había caí­do en el com­ba­te. Enton­ces empe­zó el blo­queo. La nación recién naci­da fue con­de­na­da a la sole­dad. Nadie le com­pra­ba, nadie le ven­día, nadie la reco­no­cía.

El deli­to de la dig­ni­dad

Ni siquie­ra Simón Bolí­var, que tan valien­te supo ser, tuvo el cora­je de fir­mar el reco­no­ci­mien­to diplo­má­ti­co del país negro. Bolí­var había podi­do reini­ciar su lucha por la inde­pen­den­cia ame­ri­ca­na, cuan­do ya Espa­ña lo había derro­ta­do, gra­cias al apo­yo de Hai­tí. El gobierno hai­tiano le había entre­ga­do sie­te naves y muchas armas y sol­da­dos, con la úni­ca con­di­ción de que Bolí­var libe­ra­ra a los escla­vos, una idea que al Liber­ta­dor no se le había ocu­rri­do. Bolí­var cum­plió con este com­pro­mi­so, pero des­pués de su vic­to­ria, cuan­do ya gober­na­ba la Gran Colom­bia, dio la espal­da al país que lo había sal­va­do. Y cuan­do con­vo­có a las nacio­nes ame­ri­ca­nas a la reu­nión de Pana­má, no invi­tó a Hai­tí pero invi­tó a Ingla­te­rra.

Esta­dos Uni­dos reco­no­ció a Hai­tí recién sesen­ta años des­pués del fin de la gue­rra de inde­pen­den­cia, mien­tras Etien­ne Serres, un genio fran­cés de la ana­to­mía, des­cu­bría en París que los negros son pri­mi­ti­vos por­que tie­nen poca dis­tan­cia entre el ombli­go y el pene. Para enton­ces, Hai­tí ya esta­ba en manos de car­ni­ce­ras dic­ta­du­ras mili­ta­res, que des­ti­na­ban los famé­li­cos recur­sos del país al pago de la deu­da fran­ce­sa: Euro­pa había impues­to a Hai­tí la obli­ga­ción de pagar a Fran­cia una indem­ni­za­ción gigan­tes­ca, a modo de per­dón por haber come­ti­do el deli­to de la dig­ni­dad.

La his­to­ria del aco­so con­tra Hai­tí, que en nues­tros días tie­ne dimen­sio­nes de tra­ge­dia, es tam­bién una his­to­ria del racis­mo en la civi­li­za­ción occi­den­tal.

Fuen­te PCC

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *