Equi­po de Inves­ti­ga­ción y Entre­vis­tas: Mar­ce­lo Colus­si /​Rodri­go Vélez-Gue­va­rian­do

Entre­vis­ta a Abel Bo, un vete­rano del Par­ti­do Revo­lu­cio­na­rio de los Tra­ba­ja­do­res-Ejér­ci­to Revo­lu­cio­na­rio del Pue­blo ‑PRT – ERP‑, de Argen­ti­na

His­to­ria y futu­ro de la revo­lu­ción incon­clu­sa en nues­tra Amé­ri­ca: “la revo­lu­ción socia­lis­ta sigue sien­do posi­ble y nece­sa­ria”

Equi­po de Inves­ti­ga­ción y Entre­vis­tas: Mar­ce­lo Colus­si /​Rodri­go Vélez-Gue­va­rian­do

[email protected]​gmail.​com, [email protected]​gmail.​com

La lucha revo­lu­cio­na­ria, la lucha por el cam­bio social, admi­te dis­tin­tas for­mas. Ello, obvia­men­te, no sig­ni­fi­ca que “el fin jus­ti­fi­ca los medios”, pero sí que no exis­te manual ter­mi­na­do que pue­da ofre­cer la rece­ta infa­li­ble al res­pec­to mien­tras que, por el con­tra­rio, hay en jue­go una inaca­ba­ble bús­que­da de cami­nos. Así como es cier­to que la his­to­ria de la Huma­ni­dad es la his­to­ria de la lucha de cla­ses, esta últi­ma es la his­to­ria de las más diver­sas for­mas de lucha, pre­sen­te en todos los cam­pos, con las más varia­das moda­li­da­des, siem­pre recreán­do­se. Los movi­mien­tos arma­dos, de los que hoy exis­ten muy pocos en Lati­noa­mé­ri­ca, algu­nos años atrás fue­ron una impor­tan­te expre­sión polí­ti­ca. Estu­vie­ron pre­sen­tes en casi todos los paí­ses de la región, y en algu­nos casos ayu­da­ron a la movi­li­za­ción popu­lar para cons­ti­tuir­se en pro­ce­sos de cam­bio que logra­ron tomar el poder polí­ti­co de sus res­pec­ti­vos Esta­dos. En gene­ral, con moti­vo de las estra­te­gias con­tra­in­sur­gen­tes que barrie­ron prác­ti­ca­men­te toda la zona, en las recién pasa­das déca­das, sufrie­ron impor­tan­tes derro­tas polí­ti­co-mili­ta­res, lue­go de las que vinie­ron los pla­nes de refun­da­ción capi­ta­lis­ta, de con­se­cuen­cias nefas­tas para las gran­des mayo­rías. Nadie dijo que esos movi­mien­tos están ter­mi­na­dos, pero en la actua­li­dad no se ven como una inmi­nen­te opción para el plan­tea­mien­to de trans­for­ma­cio­nes socia­les, para vehi­cu­li­zar las luchas de las masas empo­bre­ci­das. ¿Podrán vol­ver? ¿Qué sig­ni­fi­ca­ron? ¿Qué pasa con los actua­les movi­mien­tos arma­dos acti­vos? ¿Cuál es el camino de la revo­lu­ción socia­lis­ta en el pre­sen­te?

Para refle­xio­nar sobre todo esto, un gru­po de inves­ti­ga­do­res se dio a la tarea de entre­vis­tar a varios acto­res direc­tos de estas ges­tas arma­das. La idea es gene­rar un amplio deba­te a par­tir de esos tes­ti­mo­nios, bus­can­do pun­tos de sín­te­sis, para apor­tar lo más genui­na­men­te posi­ble en la cons­truc­ción de alter­na­ti­vas váli­das para los pro­ce­sos de cam­bio que en estos últi­mos años se vie­ron dete­ni­dos por la reac­ción polí­ti­ca de las fuer­zas de la dere­cha con­ti­nen­tal, quie­nes se sien­ten gana­do­res del actual esce­na­rio en base a esas derro­tas inflin­gi­das al cam­po popu­lar en las recien­tes déca­das. A par­tir de estas entre­vis­tas, enton­ces, se podría pen­sar en una sis­te­ma­ti­za­ción y en un inter­cam­bio que se faci­li­ta­ría con el uso del inter­net, a tra­vés de medios alter­na­ti­vos como el pre­sen­te. Y, de ser posi­ble, en un pos­te­rior momen­to dar­le a la ini­cia­ti­va la for­ma de publi­ca­ción como libro.

Por lo pron­to, a par­tir del tra­ba­jo de dos de esos inves­ti­ga­do­res (Mar­ce­lo Colus­si, de Argen­ti­na, y Rodri­go Vélez, de Vene­zue­la) aquí se pre­sen­ta una entre­vis­ta a Abel Bohos­lavsky, 60 años, médi­co dedi­ca­do a la Salud Ocu­pa­cio­nal. Autor de las bio­gra­fías insur­gen­tes de Domin­go Men­na, Ivar Eduar­do Bro­llo, Oscar Roger Mario Gui­dot y Raúl Elías y del ensa­yo ¿Cómo y por qué ocu­rrió el cor­do­ba­zo? y otros. Abel Bo, como tam­bién es cono­ci­do nues­tro entre­vis­ta­do, es miem­bro his­tó­ri­co del Par­ti­do Revo­lu­cio­na­rio de los Tra­ba­ja­do­res – Ejér­ci­to Revo­lu­cio­na­rio del Pue­blo ‑PRT – ERP‑, de Argen­ti­na.

_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​

Pre­gun­ta: Lue­go de la expe­rien­cia de estas últi­mas déca­das en Lati­noa­mé­ri­ca, y des­pués de la derro­ta estra­té­gi­ca sufri­da por el movi­mien­to revo­lu­cio­na­rio, hay quien dice que la lucha arma­da en la actua­li­dad no tie­ne via­bi­li­dad, aun­que de hecho al menos en dos paí­ses (Colom­bia y el sur de Méxi­co) exis­ten y están ope­ra­ti­vos movi­mien­tos de este tipo. ¿Qué balan­ce pode­mos hacer res­pec­to de estos movi­mien­tos y de su lucha en estos años pasa­dos, y qué pers­pec­ti­vas de futu­ro podría pen­sar­se para pro­pues­tas arma­das en la región?

Abel Bo: En pri­mer lugar, déjen­me decir­les que acer­ca de las derro­tas de los movi­mien­tos revo­lu­cio­na­rios en Nues­tra Amé­ri­ca muchas veces se extraen con­clu­sio­nes erró­neas. O por lo menos, muchas corrien­tes polí­ti­cas lo hacen. Esto ha ocu­rri­do así por­que sobre esas derro­tas se ha sem­bra­do una suer­te de derro­tis­mo per­ma­nen­te, en la que con­flu­yen las decep­cio­nes y des­ilu­sio­nes den­tro del cam­po revo­lu­cio­na­rio y la pré­di­ca ideo­ló­gi­co-polí­ti­ca del impe­ria­lis­mo y las bur­gue­sías loca­les. Este derro­tis­mo fue el resul­ta­do de un cam­bio en la corre­la­ción de fuer­zas ori­gi­na­do en el triun­fo de la con­tra­rre­vo­lu­ción arma­da –insis­to, triun­fo de la con­tra­rre­vo­lu­ción– que se pre­sen­ta y repre­sen­ta ante los ojos y las men­tes de muchos como una supues­ta invia­bi­li­dad de revo­lu­cio­nes socia­lis­tas con­tem­po­rá­neas. Pero las derro­tas han sido disí­mi­les entre sí, aun­que hubo un común deno­mi­na­dor con­ti­nen­tal. No se pue­de asi­mi­lar el triun­fo con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rio en los paí­ses del Cono Sur ame­ri­cano (Uru­guay y Chi­le, 1973, Argen­ti­na, 1976) con el retro­ce­so revo­lu­cio­na­rio en Cen­troa­mé­ri­ca, que ocu­rrió varios años des­pués y cuyo pun­to de par­ti­da es dife­ren­te. En Amé­ri­ca Cen­tral fue derro­ta­da polí­ti­ca­men­te la Revo­lu­ción San­di­nis­ta lue­go de la insu­rrec­ción vic­to­rio­sa de 1979 y de haber triun­fa­do mili­tar­men­te des­de el poder fren­te a la agre­sión impe­ria­lis­ta con­tra­rre­vo­lu­cio­na­ria. Y esa derro­ta polí­ti­ca fue deter­mi­nan­te para des­ac­ti­var el auge revo­lu­cio­na­rio en El Sal­va­dor y Gua­te­ma­la. En el des­en­la­ce de la situa­ción cen­tro­ame­ri­ca­na tam­bién influ­yó deci­si­va­men­te el fra­ca­so en ese perío­do de los movi­mien­tos revo­lu­cio­na­rios colom­bia­nos. Lo que sí que­da muy cla­ro de aquel perío­do de auge es que el pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio debe ser nece­sa­ria­men­te con­ti­nen­tal y que no hay posi­bi­li­da­des de con­so­li­dar una vic­to­ria revo­lu­cio­na­ria en los lími­tes de una fron­te­ra nacio­nal.

Com­pren­der el carác­ter inexo­ra­ble­men­te inter­na­cio­na­lis­ta de las nece­sa­rias revo­lu­cio­nes por venir es vital y esta con­clu­sión –que pare­ce una ver­dad de Pero­gru­llo, pero sobre la cual es nece­sa­rio insis­tir– aún no se ha gene­ra­li­za­do ni asu­mi­do con cla­ri­dad. El desa­rro­llo tan des­igual –y, por supues­to, com­bi­na­do– de los paí­ses de Nues­tra Amé­ri­ca con­di­cio­nó el cre­ci­mien­to y la madu­ra­ción de nues­tras fuer­zas revo­lu­cio­na­rias de una mane­ra tal que nos impi­dió lle­gar al esta­dio de una orga­ni­za­ción inter­na­cio­na­lis­ta con­ti­nen­tal, tal como nos lo plan­tea­ra el Che en su últi­mo Men­sa­je a los Pue­blos. Pue­do decir que tan­to Miguel Enrí­quez y los miris­tas chi­le­nos como Mario Rober­to San­tu­cho y los pro­pul­so­res del PRT de Argen­ti­na, lo tenían cla­ro. Pero el impul­so fue cor­ta­do de tajo con las derro­tas que pade­ci­mos y su empe­ño aún no ha sido emu­la­do. Ade­más, debe­mos tener en cuen­ta que nues­tras orga­ni­za­cio­nes flo­re­cie­ron en momen­tos de auge y con­tri­bu­ye­ron a su poten­cia­ción; es decir, está­ba­mos en una situa­ción muy dife­ren­te a la actual, res­pec­to de las luchas de cla­ses a nivel regio­nal. Por eso, nece­sa­ria­men­te, los pun­tos de par­ti­da son y debe­rán ser dife­ren­tes. La cons­truc­ción, las estra­te­gias y las tác­ti­cas revo­lu­cio­na­rias deben reco­rrer cami­nos dis­tin­tos, con los mis­mos prin­ci­pios.

Hechas estas con­si­de­ra­cio­nes impres­cin­di­bles, opino que el con­cep­to de asu­mir la com­bi­na­ción de todas las for­mas de lucha, sigue abso­lu­ta­men­te vigen­te. Sim­ple­men­te hay que saber com­bi­nar esas for­mas de lucha en cada situa­ción nacio­nal y saber que están vin­cu­la­das a la situa­ción regio­nal y con­ti­nen­tal. Y saber que cada una de nues­tras socie­da­des es a su vez des­igual a su inte­rior –Argen­ti­na es un caso típi­co del desa­rro­llo des­igual y com­bi­na­do– y que cada pue­blo ate­so­ra muy dife­ren­tes tra­di­cio­nes his­tó­ri­cas. Las tra­di­cio­nes sin­di­ca­les obre­ras en paí­ses como Argen­ti­na, Bra­sil o Méxi­co no pue­den ser tras­la­da­das a reali­da­des como las de Perú o Para­guay. Y lo mis­mo debe­mos decir res­pec­to de las tra­di­cio­nes de los muy dife­ren­tes movi­mien­tos cam­pe­si­nos y las tra­di­cio­nes e impor­tan­cia de los movi­mien­tos indí­ge­nas en paí­ses como Boli­via, Gua­te­ma­la o Ecua­dor, don­de cons­ti­tu­yen las mayo­rías popu­la­res, y que son muy dis­tin­tas en Méxi­co o Uru­guay.

Lo mis­mo debe­mos decir res­pec­to de las tra­di­cio­nes polí­ti­cas. En Chi­le y Uru­guay se ate­so­ra­ron en casi un siglo fuer­tes tra­di­cio­nes demo­crá­ti­co-bur­gue­sas jun­to a movi­mien­tos obre­ros con tra­di­cio­nes refor­mis­tas (social­de­mó­cra­tas y esta­li­nis­tas) que no exis­ten en Argen­ti­na, con his­tó­ri­ca ines­ta­bi­li­dad demo­crá­ti­co-bur­gue­sa y fuer­te pre­do­mi­nio popu­lis­ta-bona­par­tis­ta (pero­nis­mo) en el movi­mien­to obre­ro; o Boli­via, que nun­ca alcan­zó un desa­rro­llo demo­crá­ti­co sóli­do, pero sí atra­ve­só una revo­lu­ción nacio­na­lis­ta con deci­si­va par­ti­ci­pa­ción del movi­mien­to obre­ro con idea­rio socia­lis­ta, ambos pro­ce­sos aplas­ta­dos por suce­si­vas con­tra­rre­vo­lu­cio­nes. O en Méxi­co, don­de la revo­lu­ción agra­ria y demo­crá­ti­ca de prin­ci­pios de siglo devino en déca­das de régi­men civil popu­lis­ta uni­par­ti­dis­ta.

Antes que pen­sar en cómo ela­bo­rar res­pues­tas arma­das debe plan­tear­se cómo ela­bo­rar res­pues­tas polí­ti­cas revo­lu­cio­na­rias. Y a par­tir de allí, plan­tear una estra­te­gia cuyo pun­to de par­ti­da debe ser la inser­ción del pro­yec­to revo­lu­cio­na­rio en las bases obre­ras, cam­pe­si­nas, indí­ge­nas y popu­la­res. En esa ela­bo­ra­ción, en esa inser­ción, debe­rán des­ple­gar­se las tác­ti­cas y las for­mas de lucha. No está can­ce­la­da nin­gu­na. Quien así lo pien­se o quien así lo supon­ga, de hecho, está can­ce­lan­do la posi­bi­li­dad de una nece­sa­ria revo­lu­ción social. Lo que nadie debe hacer es res­trin­gir­se deli­be­ra­da­men­te a una sola for­ma de lucha, por­que cae­ría en lo que deno­mi­na­mos eco­no­mi­cis­mo (si se res­trin­ge a las luchas rei­vin­di­ca­ti­vas por más impres­cin­di­bles e impor­tan­tes que son); o al cre­ti­nis­mo par­la­men­ta­rio (si se res­trin­ge la acción polí­ti­ca al ámbi­to elec­to­ral par­la­men­ta­rio por más que domi­ne la situa­ción nacio­nal); o al mili­ta­ris­mo en sus diver­sas for­mas (si se uni­la­te­ra­li­za en la acción arma­da, por más que exis­ta una situa­ción de abier­ta dic­ta­du­ra). Lo que es sui­ci­da polí­ti­ca­men­te es renun­ciar des­de el vamos a no incur­sio­nar en todas esas for­mas de lucha, ya que el capi­ta­lis­mo ejer­ce des­de el poder todo tipo de domi­nio eco­nó­mi­co, ideo­ló­gi­co, cul­tu­ral, jurí­di­co, polí­ti­co y mili­tar. Y es igual­men­te liqui­da­dor no saber ele­gir la for­ma pre­do­mi­nan­te en el perío­do y momen­to en que nos toca actuar y no saber­lo corre­la­cio­nar con la situa­ción nacio­nal y con­ti­nen­tal. Y no saber cuá­les son las for­mas que per­mi­tan la mejor inser­ción de masas –para mí el tema prin­ci­pal– y el mejor desa­rro­llo del movi­mien­to revo­lu­cio­na­rio.

Dicho esto, recor­de­mos –y apren­da­mos– de las expe­rien­cias his­tó­ri­cas de los últi­mos dos siglos en Nues­tra Amé­ri­ca. Las revo­lu­cio­nes inde­pen­den­tis­tas anti­co­lo­nia­les triun­fa­ron sobre la base de estra­te­gias polí­ti­co-mili­ta­res. Cómo no reite­rar los ejem­plos de San Mar­tín, Arti­gas y Bolí­var y cómo no extraer con­clu­sio­nes de sus vic­to­rias mili­ta­res y los fra­ca­sos polí­ti­cos pos­te­rio­res. Cómo no men­cio­nar los ejem­plos de la Revo­lu­ción Mexi­ca­na en la segun­da déca­da del siglo XX y la Revo­lu­ción Boli­via­na pro­me­dian­do ese siglo y extraer con­clu­sio­nes de a dón­de fue­ron a parar. ¡Cómo no tomar en cuen­ta el triun­fo de la Revo­lu­ción Cuba­na en 1959, el ini­cio del trán­si­to al socia­lis­mo, sus inten­tos de pro­yec­ción con­ti­nen­tal y el blo­queo eco­nó­mi­co-mili­tar aún vigen­te! ¡Cómo dejar de lado el derro­te­ro y triun­fo de la Revo­lu­ción San­di­nis­ta, la inme­dia­ta res­pues­ta gue­rre­ra del impe­ria­lis­mo y el deve­nir de una derro­ta polí­ti­ca lue­go de haber triun­fa­do mili­tar­men­te sobre la con­tra­rre­vo­lu­ción!

Vol­vien­do a la pre­gun­ta, el balan­ce es con­tra­dic­to­rio. Hubo más derro­tas que vic­to­rias revo­lu­cio­na­rias. Las pers­pec­ti­vas depen­den de la acer­ta­da com­bi­na­ción de todas las for­mas de lucha, lo esen­cial es el enrai­za­mien­to del pro­yec­to polí­ti­co revo­lu­cio­na­rio en las masas de los pue­blos explo­ta­dos y opri­mi­dos.

Pre­gun­ta: No hay dudas que, lue­go de estas déca­das de repre­sión feroz, a lo que se suma el empo­bre­ci­mien­to por los pla­nes capi­ta­lis­tas, los pue­blos han que­da­do des­or­ga­ni­za­dos, inclu­so des­ideo­lo­gi­za­dos. A ello se suma, como un ele­men­to nega­ti­vo más en con­tra de la lucha popu­lar, el nivel tec­no­ló­gi­co que han alcan­za­do las fuer­zas arma­das del sis­te­ma. ¿Es posi­ble hoy, ante todo ese mons­truo­so apa­ra­to mili­tar, ante esa dis­pa­ri­dad téc­ni­ca tan enor­me, suma­da a la des­or­ga­ni­za­ción impe­ran­te, pen­sar como via­ble una pro­pues­ta de lucha arma­da?

Abel Bo: En pri­mer lugar, debo decir­les que no com­par­to ese con­cep­to de “pue­blos des­ideo­lo­gi­za­dos”. Es una ter­mi­no­lo­gía deli­be­ra­da­men­te falaz intro­du­ci­da a par­tir del triun­fo de la con­tra­rre­vo­lu­ción arma­da, de la implan­ta­ción del terro­ris­mo esta­tal y el paso pos­te­rior a regí­me­nes más o menos cons­ti­tu­cio­na­les, bajo los cua­les sub­sis­ten regí­me­nes de explo­ta­ción social y opre­sión nacio­nal. Esta tram­pa ideo­ló­gi­ca se ha usa­do (y se usa) para ocul­tar la reim­po­si­ción del domi­nio de la ideo­lo­gía bur­gue­sa sobre las con­cien­cias de las masas popu­la­res. Impo­si­ción hecha a par­tir del terror más bru­tal y su con­ti­nui­dad más sutil con el terror eco­nó­mi­co. Es una tram­pa más para refor­zar el triun­fo con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rio. Esta tram­pa debe enfren­tar­se con una efi­caz lucha ideo­ló­gi­ca con­tem­po­rá­nea sobre bases socia­lis­tas.

En cuan­to al inte­rro­gan­te de si el mons­truo­so desa­rro­llo tec­no­ló­gi­co-mili­tar que ha alcan­za­do el impe­ria­lis­mo es un impe­di­men­to defi­ni­ti­vo para las insur­gen­cias popu­la­res, creo que no. En la mis­ma pre­gun­ta, uste­des hacen refe­ren­cia a la situa­ción de des­or­ga­ni­za­ción impe­ran­te en los movi­mien­tos popu­la­res. Ese fac­tor es pri­mor­dial y deci­si­vo. Y requie­re una ade­cua­da pro­pues­ta polí­ti­ca. Para poner en mar­cha nue­vas pro­pues­tas polí­ti­cas, debe­re­mos pen­sar en encon­trar las otras res­pues­tas. Ya hace 50 años, Ngu­yen Giap en El hom­bre y el arma nos ense­ña­ba cómo res­pon­der en ese terreno al des­plie­gue ató­mi­co impe­ria­lis­ta. Y la Revo­lu­ción Viet­na­mi­ta supo cómo triun­far ante la maqui­na­ria béli­ca más mons­truo­sa que se cono­cía en esa épo­ca.

La revo­lu­ción socia­lis­ta que pre­go­na­mos y pro­po­ne­mos, par­te nece­sa­ria­men­te de las con­di­cio­nes eco­nó­mi­cas y cien­tí­fi­cas a que nos ha lle­va­do el capi­ta­lis­mo. Hace 40 años no pen­sá­ba­mos que en las trans­for­ma­cio­nes eco­nó­mi­cas ten­dría­mos que usar el soft­wa­re y el hard­wa­re. Y por supues­to, la robó­ti­ca. Hoy no pode­mos con­ce­bir el trán­si­to al socia­lis­mo pres­cin­dien­do de la revo­lu­ción infor­má­ti­ca que gene­ró el capi­ta­lis­mo, tan­to para orga­ni­zar una fábri­ca auto­ges­tio­na­da por sus obre­ros, como para una agri­cul­tu­ra coope­ra­ti­vi­za­da o colec­ti­vi­za­da, como para la ense­ñan­za esco­lar o el desa­rro­llo de pla­nes de salud colec­ti­va. Inter­net tuvo su ori­gen en el capi­ta­lis­mo como par­te de su desa­rro­llo mili­tar. Ese desa­rro­llo lo hacen seres huma­nos, cien­tí­fi­cos, téc­ni­cos y ope­ra­rios. Es tarea de los movi­mien­tos revo­lu­cio­na­rios con­quis­tar la adhe­sión y las con­cien­cias de esos cien­tí­fi­cos, téc­ni­cos y obre­ros y poner esos cono­ci­mien­tos al ser­vi­cio del desa­rro­llo de esa cien­cia para los fines revo­lu­cio­na­rios, sean en tareas de difu­sión, pro­pa­gan­da, edu­ca­ción o insur­gen­cia. Y en este espe­cí­fi­co terreno, con­ce­bir res­pues­tas y pro­pues­tas que hagan que las luchas que tene­mos por delan­te se desa­rro­llen con el menor cos­to posi­ble. No pode­mos ela­bo­rar polí­ti­cas revo­lu­cio­na­rias actua­les con las estra­te­gias de hace 40 años. Es tan ridícu­lo como si los pre­cur­so­res revo­lu­cio­na­rios de los años 60 hubie­sen ela­bo­ra­do pro­pues­tas sobre la base de estra­te­gias de los años 20 ó 30. Sin duda que par­ti­mos con una enor­me des­ven­ta­ja, enor­me. Está vigen­te el con­cep­to de que la tác­ti­ca mili­tar depen­de de la téc­ni­ca mili­tar, y esto lo impo­ne el sis­te­ma. Por eso debe­mos apren­der de la his­to­ria de las ante­rio­res revo­lu­cio­nes, cómo supie­ron apro­piar­se de los cono­ci­mien­tos de las téc­ni­cas mili­ta­res de su épo­ca. Ahí está la epo­pe­ya del Ejér­ci­to Rojo fren­te a 14 ejér­ci­tos bur­gue­ses e impe­ria­lis­tas y cómo lo con­du­jo León Trotsky en momen­tos en que el Par­ti­do Bol­che­vi­que esta­ba toda­vía con­du­ci­do por Lenin. Y las epo­pe­yas de los revo­lu­cio­na­rios chi­nos fren­te a las mons­truo­sas fuer­zas mili­ta­res del Kuo­min­tang y del impe­ria­lis­mo japo­nés, y cómo hicie­ron los revo­lu­cio­na­rios viet­na­mi­tas fren­te a los impe­ria­lis­mos fran­cés y yan­qui, otra epo­pe­ya mili­tar del siglo XX. En las con­di­cio­nes actua­les, con­si­de­ro que es más apro­pia­do con­ce­bir una estra­te­gia polí­ti­ca revo­lu­cio­na­ria de lar­go alcan­ce, pero plan­tear los tiem­pos béli­cos mucho más bre­ves. Es una idea para nada con­so­li­da­da y que está en deba­te. Pero, de todas mane­ras, estas con­di­cio­nes las impo­ne el capi­ta­lis­mo y su pode­río. Una de las impo­si­cio­nes más tre­men­das ha sido obli­gar a los movi­mien­tos revo­lu­cio­na­rios y a las revo­lu­cio­nes triun­fan­tes a des­ti­nar enor­mes ener­gías a su defen­sa arma­da. Esa mili­ta­ri­za­ción for­za­da con­di­cio­na el desa­rro­llo de los movi­mien­tos revo­lu­cio­na­rios y dis­trae recur­sos y capa­ci­da­des para la cons­truc­ción socia­lis­ta. La repre­sión y el mili­ta­ris­mo están en la esen­cia del poder del capi­ta­lis­mo y del impe­ria­lis­mo.

Otro fac­tor impres­cin­di­ble a tener en cuen­ta es la pro­pia expe­rien­cia. En los paí­ses y las socie­da­des que pade­ci­mos el terro­ris­mo de Esta­do, las secue­las de la vio­len­cia aún per­du­ran. Y está pre­sen­te la vio­len­cia coti­dia­na del sis­te­ma sobre el pue­blo. Una polí­ti­ca revo­lu­cio­na­ria res­pec­to de las tác­ti­cas y las for­mas insur­gen­tes, debe tomar en cuen­ta el esta­do de áni­mo y la valo­ra­ción que hace el pue­blo tra­ba­ja­dor. Pre­ci­sa­men­te eso hizo el PRT en la segun­da mitad de la déca­da del 60 cuan­do ela­bo­ró su estra­te­gia. Los movi­mien­tos gue­rri­lle­ros tuvie­ron una fuer­te inser­ción por su tra­ba­jo de masas, por su tra­ba­jo sin­di­cal, polí­ti­co, social. Exis­tió una fuer­te sim­pa­tía popu­lar hacia la insur­gen­cia. Muchos de esos “crí­ti­cos” que uste­des men­cio­nan no pue­den expli­car el desa­rro­llo de las orga­ni­za­cio­nes revo­lu­cio­na­rias insur­gen­tes. Dicen que esta­ban “al mar­gen” de las masas, pero inme­dia­ta­men­te le acha­can la res­pon­sa­bi­li­dad de la gue­rra civil y haber “mal con­du­ci­do” los movi­mien­tos de masas.

En la actua­li­dad, esa valo­ra­ción social es dis­tin­ta. Actúo en el terreno sin­di­cal y polí­ti­co, y pue­do decir­les que la valo­ra­ción de la vio­len­cia es dife­ren­te de acuer­do al sec­tor de la cla­se tra­ba­ja­do­ra al que se per­te­nez­ca. El sec­tor de los tra­ba­ja­do­res des­ocu­pa­dos, que es el que recu­pe­ró la vie­ja moda­li­dad de los pique­tes obre­ros, uti­li­za con fre­cuen­cia esa for­ma. Entre los tra­ba­ja­do­res ocu­pa­dos, estas for­mas son disí­mi­les. Algu­nos lo uti­li­zan oca­sio­nal­men­te, otros lo des­car­tan y otros lo recha­zan abier­ta­men­te. Todo esto debe ser toma­do muy en cuen­ta por los movi­mien­tos revo­lu­cio­na­rios.

Pre­gun­ta: Sin duda Argen­ti­na fue esce­na­rio de un impor­tan­te movi­mien­to polí­ti­co mili­tar en las déca­das pasa­das. Sin embar­go, todo ese desa­rro­llo alcan­za­do fun­da­men­tal­men­te por el Par­ti­do Revo­lu­cio­na­rio de los Tra­ba­ja­do­res-Ejér­ci­to Revo­lu­cio­na­rio del Pue­blo –PRT-ERP– ha sido fuer­te­men­te cri­ti­ca­do por un sec­tor de la izquier­da argen­ti­na liga­do a la inte­lec­tua­li­dad. Dos de los argu­men­tos más escu­cha­dos se refie­ren a que mien­tras los obre­ros lucha­ban en las calles, el PRT esta­ba en las mon­ta­ñas arman­do gue­rri­llas. Otro de los argu­men­tos que se esgri­men es que fue una con­cep­ción foquis­ta y se plan­tea que quie­nes desa­rro­lla­ron esa polí­ti­ca eran unos pocos com­pa­ñe­ros “empí­ri­cos”, ale­ja­dos del estu­dio cien­tí­fi­co del mar­xis­mo que ter­mi­na­ron con su accio­nar sólo des­atan­do una repre­sión que hizo retro­ce­der la lucha de masas de la cla­se obre­ra. ¿Qué hay de cier­to en estos plan­tea­mien­tos? ¿Has­ta qué pun­to estos plan­tea­mien­tos refle­jan la reali­dad de lo ocu­rri­do en Argen­ti­na?

Abel Bo: La pre­gun­ta par­te de supues­tos fal­sos que no reco­no­cen (o fal­sean) la his­to­ria tal cómo se desa­rro­lló, y es bueno que vol­va­mos a refle­xio­nar.

El Par­ti­do Revo­lu­cio­na­rio de los Tra­ba­ja­do­res de Argen­ti­na no “esta­ba en las mon­ta­ñas arman­do gue­rri­llas mien­tras los obre­ros lucha­ban en las calles”. El PRT se fun­dó en 1965 a par­tir de dos des­ta­ca­men­tos, el Fren­te Revo­lu­cio­na­rio Indo­ame­ri­cano y Popu­lar y Pala­bra Obre­ra. Ambas orga­ni­za­cio­nes tenían años de lucha y se encon­tra­ron pre­ci­sa­men­te en el terreno de la lucha de cla­ses. La con­fluen­cia más estre­cha fue en las luchas del pro­le­ta­ria­do azu­ca­re­ro de la pro­vin­cia de Tucu­mán, en el noroes­te del país, en la pri­me­ra mitad de los años 60. Tam­bién hubo con­fluen­cia en el fren­te estu­dian­til uni­ver­si­ta­rio. El terreno era pre­do­mi­nan­te­men­te sin­di­cal don­de ambas agru­pa­cio­nes impul­sa­ban luchas anti­pa­tro­na­les y con­tra la buro­cra­cia sin­di­cal. En esa pro­vin­cia, ade­más, lle­va­ron esa lucha al terreno polí­ti­co par­la­men­ta­rio. Par­ti­ci­pa­ron en elec­cio­nes legis­la­ti­vas pro­vin­cia­les en 1965 en momen­tos de pros­crip­ción del pero­nis­mo, pro­mo­vien­do un pro­ce­so asam­blea­rio obre­ro en los inge­nios para ele­gir can­di­da­tos a ser par­te de una lis­ta del pero­nis­mo pros­crip­to con otra deno­mi­na­ción legal. Dos can­di­da­tos obre­ros fue­ron elec­tos así con un pro­gra­ma de rei­vin­di­ca­cio­nes cla­sis­tas. Entre ellos, el líder sin­di­cal Lean­dro Fote, mili­tan­te del PRT (secues­tra­do en 1976). De ese ámbi­to sin­di­cal sur­gió una inmen­sa can­ti­dad de obre­ros azu­ca­re­ros que fue­ron ingre­san­do y mol­dean­do de a poco al PRT como un par­ti­do pro­le­ta­rio. Anto­nio del Car­men Fer­nán­dez (fusi­la­do des­ar­ma­do en 1974 jun­to a otros 15 com­pa­ñe­ros cuan­do ya era miem­bro del Buró Polí­ti­co), Ramón Rosa Jimé­nez (ase­si­na­do por la repre­sión), Mar­ce­lo Les­cano (caí­do en com­ba­te en Cór­do­ba en 1971) y tan­tos otros. San­tu­cho, que había sido diri­gen­te estu­dian­til y con­se­je­ro uni­ver­si­ta­rio, fue des­pués ase­sor de los sin­di­ca­tos azu­ca­re­ros (como lo fue Raúl Sen­dic de la Unión de Tra­ba­ja­do­res Azu­ca­re­ros de Arti­gas en Uru­guay, antes inclu­so de fun­dar el MLN-Tupa­ma­ros). En el perío­do 1965 – 70 un núme­ro redu­ci­do de obre­ros se sumó al PRT en varias ciu­da­des indus­tria­les. Cuan­do la dic­ta­du­ra de Onga­nía cie­rra muchos inge­nios dejan­do un ten­dal de des­pe­di­dos, suman­do una repre­sión vio­len­ta, los obre­ros res­pon­den con pique­tes en las rutas y los más deci­di­dos le plan­tean al PRT la nece­si­dad de pasar a la lucha arma­da. En el mis­mo verano de 1966 – 67, ante la ola de des­pi­dos cau­sa­da por la dic­ta­du­ra en el puer­to de Bue­nos Aires, el nacien­te PRT par­ti­ci­pa acti­va­men­te de una lar­ga huel­ga y pro­mue­ve la orga­ni­za­ción Inter-Villas de los esti­ba­do­res al mar­gen y en con­tra de la buro­cra­cia. En Cór­do­ba se suman al PRT algu­nos acti­vis­tas obre­ros, entre ellos Car­los Ger­mán, el negro Mau­ro (pri­me­ro acti­vis­ta de FIAT y des­pués diri­gen­te en el gre­mio de Correos) quien des­pués lle­gó a ser miem­bro del Buró Polí­ti­co has­ta su secues­tro a fines del 76. A par­tir del 5º Con­gre­so de 1970, dadas las suble­va­cio­nes obre­ras de 1969 (cor­do­ba­zo, rosa­ria­zo), y del sur­gi­mien­to de inci­pien­tes gue­rri­llas, el PRT se asu­me, recién en ese momen­to, ser un par­ti­do de com­ba­te. El PRT cons­ta­ta la situa­ción, resuel­ve asu­mir­la tras un inten­so deba­te ideo­ló­gi­co interno, y no ir detrás de los acon­te­ci­mien­tos, como lo hacía el espon­ta­neís­mo. Todo lo con­tra­rio, poner­se al fren­te, impul­sar y dar­les una pers­pec­ti­va orga­ni­za­ti­va con una estra­te­gia de poder a for­mas de lucha que están ya en desa­rro­llo. El sin­di­ca­lis­mo cla­sis­ta y la insur­gen­cia gue­rri­lle­ra, ambos fenó­me­nos incu­ba­dos antes de 1969, eclo­sio­nan con fuer­za iné­di­ta. A par­tir de ese momen­to, la incor­po­ra­ción al PRT de los mejo­res acti­vis­tas obre­ros fue un fenó­meno masi­vo. De los sin­di­ca­tos cla­sis­tas recu­pe­ra­dos en 1970 de la FIAT Con­cord y Mater­fer (SITRAC-SITRAM) se incor­po­ra­ron, por ejem­plo, Juan Eli­seo Ledes­ma, que lle­gó a ser el segun­do coman­dan­te del ERP (secues­tra­do en noviem­bre 1975), Eduar­do Cas­te­lo (tam­bién miem­bro del B.P. caí­do en 1976), Gui­ller­mo Torran­del (tam­bién caí­do), el secre­ta­rio adjun­to de SITRAC Domin­go Biz­zi; otro de los más noto­rios diri­gen­tes obre­ros de aque­lla épo­ca, Gre­go­rio Flo­res (vean su libro Lec­cio­nes de bata­lla), Alfre­do Curut­chet, uno de los ase­so­res lega­les de SITRAC-SITRAM (ase­si­na­do por la Tri­ple A en 1974), Julio Oro­pel (dele­ga­do en la FIAT que tam­bién fue miem­bro del BP). Recuer­do algu­nos nom­bres sólo a modo de ejem­plo. Dis­cul­pen dece­nas de omi­sio­nes. El 15 de mar­zo de 1971, a par­tir de una huel­ga gene­ral pro­vin­cial, ocu­rre el segun­do cor­do­ba­zovibo­ra­zo y apa­re­cen por pri­me­ra vez en el seno de una masi­va movi­li­za­ción obre­ra calle­je­ra y ocu­pa­ción de barrios, las ban­de­ras del ERP. Tan­ta fuer­za tuvo esa irrup­ción, que la revis­ta fas­cis­ta Cabil­do puso en su tapa esa ban­de­ra bajo el títu­lo “hay que des­truir­la don­de se la encuen­tre”. El dic­ta­dor gene­ral Ale­jan­dro Lanus­se pro­cla­ma que fren­te a la “sub­ver­sión apá­tri­da” (la insur­gen­cia obre­ra y gue­rri­lle­ra), “las armas de la patria (las tres Fuer­zas Arma­das) están en gue­rra”.

El 8 de julio de 1973, el PRT pro­mue­ve la fun­da­ción del Movi­mien­to Sin­di­cal de Base (MSB) en un ple­na­rio de unos 1.500 tra­ba­ja­do­res de todo el país con­gre­ga­dos en el Sin­di­ca­to Luz y Fuer­za de Cór­do­ba, pre­si­di­do por Flo­res y Fote. En esa oca­sión, el líder de la CGT regio­nal, Agus­tín Tos­co, a la sazón la más gran­de figu­ra de aque­lla épo­ca de rebe­lión pro­le­ta­ria, aler­ta sobre el inmi­nen­te ata­que fas­cis­ta al gobierno demo­crá­ti­co ins­ta­la­do 40 días antes. Y plan­tea el céle­bre desa­fío “¡Vamos a hacer de Cór­do­ba la capi­tal de la Patria Socia­lis­ta!”. Ese pro­nós­ti­co no era en vano. Cin­co días des­pués, el pro­pio pero­nis­mo, que había retor­na­do al gobierno tras 17 años de pros­crip­ción, da un auto­gol­pe pala­cie­go. Al año siguien­te, el MSB reali­zó su segun­do ple­na­rio nacio­nal con 4 mil tra­ba­ja­do­res.

En 1974 se pro­du­jo el villa­zo, la rebe­lión obre­ra en las gran­des fábri­cas como Acin­dar, Marathon y Met­com en Villa Cons­ti­tu­ción (a 50 km. de Rosa­rio, en las ribe­ras del río Para­ná) con­tra la buro­cra­cia sin­di­cal de los meta­lúr­gi­cos. En esta reno­va­da eclo­sión de sin­di­ca­lis­mo cla­sis­ta el PRT tuvo impor­tan­te pro­ta­go­nis­mo jun­to a otras fuer­zas polí­ti­cas (al igual que en SITRAC‑M) y muchos más diri­gen­tes obre­ros se incor­po­ra­ron a la orga­ni­za­ción (Lucho Sego­via, el grin­go Por­cu y muchos más), algu­nos caye­ron muer­tos y otros fue­ron pri­sio­ne­ros cuan­do la repre­sión de des­ató sobre ellos.

Para ese enton­ces, el PRT había exten­di­do su fren­te sin­di­cal a ciu­da­des tan dis­tan­tes de la geo­gra­fía argen­ti­na como el cor­dón indus­trial La Pla­ta-Beris­so-Ense­na­da (60 km. al sur de Bue­nos Aires), Men­do­za (1.200 km. al oes­te), San­ta Fe, Sal­ta y Jujuy (en el noroes­te), Cha­co, Corrien­tes y su zona ale­da­ña en el nores­te), Bahía Blan­ca (680 k. al sur de Bue­nos Aires) y las zonas Nor­te, Oes­te y Sur del Gran Bue­nos Aires, el cor­dón indus­trial Zára­te-Cam­pa­na-San Nico­lás, a la vez que empie­za a tener inci­pien­te pre­sen­cia en ciu­da­des más peque­ñas como San Fran­cis­co, Villa María y Río Cuar­to (Cór­do­ba), Rafae­la (San­ta Fe) y otras.

El PRT tenía a esa altu­ra un perió­di­co sema­nal, El Com­ba­tien­te, y el ERP, un perió­di­co quin­ce­nal, Estre­lla Roja. Pero como resul­ta­do de su acti­vis­mo sin­di­cal, lle­gó ade­más a tener 40 bole­ti­nes fabri­les para sen­dos fren­tes de tra­ba­jo gre­mia­les. Cuan­do el auge de masas fue aún más en ascen­so, el PRT, que ya pro­mo­vía for­mas y orga­nis­mos de poder popu­lar local, par­ti­ci­pó acti­va­men­te en la ges­ta­ción de lo que se cono­ció como las Coor­di­na­do­ras de Gre­mios en Lucha hacia 1975. Par­ti­cu­lar­men­te, debo des­ta­car que en Cór­do­ba, bajo la influen­cia de Tos­co, se con­for­ma pri­me­ro un fren­te inter­gre­mial lla­ma­do Movi­mien­to Sin­di­cal Com­ba­ti­vo, en cuyo seno par­ti­ci­pan y diri­gen obre­ros del PRT y del MSB jun­to a otras impor­tan­tes orga­ni­za­cio­nes polí­ti­cas de aquel enton­ces (Pero­nis­mo de Base, Poder Obre­ro, PST, PO, PCR, Van­guar­dia Comu­nis­ta, Juven­tud Tra­ba­ja­do­ra Pero­nis­ta, etc.). Lue­go, madu­ra la Mesa Coor­di­na­do­ra de Gre­mios en Lucha en la cual los diri­gen­tes sin­di­ca­les del PRT tie­nen un papel deci­si­vo en las jor­na­das de junio-julio del 75, el momen­to más alto de aquel auge de masas. Tra­ba­ja­do­res del PRT par­ti­ci­pan en las direc­cio­nes de los gre­mios de mecá­ni­cos (SMATA), Per­kins, Cau­cho, Obras Sani­ta­rias, Sani­dad, Leche­ros, Docen­tes, Luz y Fuer­za, Via­jan­tes, Pren­sa, gre­mia­les hos­pi­ta­la­rias y en las opo­si­cio­nes anti­bu­ro­crá­ti­cas de la Cons­truc­ción, Muni­ci­pa­les, Emplea­dos Públi­cos, Meta­lúr­gi­cos, Cal­za­do, etc. etc. En el cor­dón La Pla­ta-Beris­so-Ense­na­da se des­ta­can en la Coor­di­na­do­ra (véa­se el rela­to de Daniel De San­tis sobre la lucha en Pro­pul­so­ra Side­rúr­gi­ca). Muchos de estos tra­ba­ja­do­res lle­ga­ron a ser tam­bién miem­bros del Comi­té Cen­tral del PRT: ade­más de Daniel, Víc­tor Hugo Gon­zá­lez, el león man­so, obre­ro de Per­kins ase­si­na­do en 1976.

Pro­ba­ble­men­te mi memo­ria no alcan­ce para lle­nar con nom­bres y más nom­bres de tra­ba­ja­do­res miem­bros del PRT y sus fren­tes gre­mia­les, fábri­cas, talle­res, ofi­ci­nas, escue­las, hos­pi­ta­les, don­de des­ple­ga­ron su lucha. Podrán algu­nos, o muchos, no estar de acuer­do con la polí­ti­ca que desa­rro­lló el PRT. Pero es una fal­se­dad lin­dan­te con la cana­lla­da difa­mar acer­ca de que esta orga­ni­za­ción no estu­vo pre­sen­te en las luchas obre­ras, las rei­vin­di­ca­ti­vas y las polí­ti­cas. He seña­la­do los acon­te­ci­mien­tos más des­ta­ca­dos rela­cio­na­dos con el terreno sin­di­cal en la épo­ca del auge de masas, algu­nos de los cua­les son hitos de esa lucha (SITRAC/​SITRAM, vibo­ra­zo, villa­zo, Coor­di­na­do­ras) que ponen de relie­ve la fal­se­dad de la des­crip­ción his­tó­ri­ca a que uste­des hacen men­ción.

El PRT desa­rro­lló una ori­gi­nal com­bi­na­ción de orga­ni­za­ción sin­di­cal cla­sis­ta y gue­rra de gue­rri­llas urba­na, don­de lle­gó a tener cin­co com­pa­ñías en sen­das regio­nes y un bata­llón urbano. El naci­mien­to del fren­te gue­rri­lle­ro rural con la Com­pa­ñía de Mon­te “Ramón Rosa Jimé­nez” en la pro­vin­cia de Tucu­mán fue la con­ti­nui­dad de una labor polí­ti­ca, sin­di­cal y par­la­men­ta­ria de muchos años antes en la región del pro­le­ta­ria­do azu­ca­re­ro y del cam­pe­si­na­do cañe­ro. Allí, la pers­pec­ti­va era cons­truir un ejér­ci­to más regu­lar, obje­ti­vo que no se alcan­zó.

Res­pec­to de la pre­gun­ta sobre una supues­ta con­cep­ción foquis­ta en el PRT, el bre­ví­si­mo rela­to ante­rior sir­ve para des­men­tir­la. Pero ade­más, quie­nes ale­gan esa fal­se­dad, igno­ran que des­de antes de nacer como par­ti­do, ya se deba­tía acer­ca de esa opción, y una y otra vez se des­car­tó. Hubo, sí, des­pren­di­mien­tos de mili­tan­tes de Pala­bra Obre­ra que opta­ron por esa meto­do­lo­gía en la pri­me­ra mitad de los 60. Se tra­tó del gru­po impul­sa­do por el Vas­co Ángel Ben­go­chea que, antes de entrar en acción, tuvo un des­en­la­ce trá­gi­co en 1964 por un acci­den­te con explo­si­vos. El PRT, des­de su 4º Con­gre­so de 1968, res­ca­tó la memo­ria de esos com­pa­ñe­ros y los home­na­jeó con la pre­si­den­cia hono­ra­ria, pero no comul­gó con esa vía, cons­tru­yen­do su estra­te­gia de mane­ra dis­tin­ta, sobre las base de cua­tro pila­res: Par­ti­do Pro­le­ta­rio, Ejér­ci­to Popu­lar, Fren­te Antim­pe­ria­lis­ta y Orga­ni­za­ción Inter­na­cio­na­lis­ta.

Todo esto está exten­sa­men­te docu­men­ta­do, por ejem­plo en la obra en tres tomos A Ven­cer o Morir-PRT-ERP, Docu­men­tos, reco­pi­la­da por De San­tis, o en exten­sos tes­ti­mo­nios reco­pi­la­dos en Por las sen­das argen­ti­nas-El PRT-ERP, la gue­rri­lla mar­xis­ta, por el his­to­ria­dor Pablo Poz­zi. Tam­bién está la serie de cine tes­ti­mo­nial-docu­men­tal rea­li­za­da por el Gru­po Mas­ca­ró, Gavio­tas Blin­da­das (cua­tro pelí­cu­las que inclu­ye, no olvi­dar­se, la que se deno­mi­na Cla­se – Polí­ti­ca sin­di­cal del PRT). Quie­nes se pre­su­man de ana­lis­tas de nues­tra his­to­ria no pue­den igno­rar esos tex­tos. Si lo hacen, es por un con­di­cio­na­mien­to ideo­ló­gi­co-polí­ti­co, por pre­jui­cio, o como par­te de la per­sis­ten­cia de ese inten­to de demo­ni­zar, calum­niar, una de las mayo­res expe­rien­cias revo­lu­cio­na­rias de lucha por el poder polí­ti­co de la cla­se obre­ra en Argen­ti­na. Por­que, insis­to, se pue­de dis­cre­par con la estra­te­gia y las tác­ti­cas que tuvo el PRT. Pero no men­tir. Si esa men­ti­ra pro­vie­ne de quie­nes uste­des dicen es “un sec­tor de la izquier­da”, pues les recuer­do que duran­te medio siglo la dege­ne­ra­ción sta­li­nis­ta se pre­sen­tó como “de izquier­da”. Y tam­bién hago notar que exis­te toda una lite­ra­tu­ra polí­ti­ca actual des­ti­na­da a des­ca­li­fi­car la expe­rien­cia revo­lu­cio­na­ria. Pero ade­más, exis­te una fuer­te acción de la reac­ción polí­ti­ca, la dere­cha más recal­ci­tran­te, ten­dien­te no sólo a des­ca­li­fi­car, sino un serio inten­to de per­se­guir penal­men­te a sobre­vi­vien­tes de los movi­mien­tos revo­lu­cio­na­rios, para con­tra­rres­tar los efec­tos demo­le­do­res de las accio­nes judi­cia­les con­tra los geno­ci­das. Lo hacen median­te accio­nes de pro­pa­gan­da escri­ta y oral y por medios judi­cia­les.

En cuan­to al supues­to “empi­ris­mo” del PRT pue­do decir muchas cosas. En pri­mer lugar, ¿para qué hubie­se que­ri­do una orga­ni­za­ción “empí­ri­ca” seme­jan­te can­ti­dad de lite­ra­tu­ra polí­ti­ca e ideo­ló­gi­ca de ela­bo­ra­ción pro­pia? ¿Para qué tenía dos perió­di­cos, uno par­ti­da­rio y otro del ERP? ¿Para qué lle­gó a tener dos revis­tas, Nue­vo Hom­brePosi­ción, y un dia­rio legal, El Mun­do, has­ta que fue­ron ile­ga­li­za­dos y clau­su­ra­dos? ¿Para qué reali­zó de for­ma sis­te­má­ti­ca y duran­te tan­tos años, en ple­na clan­des­ti­ni­dad, escue­las de cua­dros de una a dos sema­nas de dura­ción a tiem­po com­ple­to? ¿Saben esos “crí­ti­cos” que el PRT des­ti­nó el 70% de su fuer­za mili­tan­te a tareas polí­ti­cas, sin­di­ca­les, barria­les, estu­dian­ti­les y de pro­pa­gan­da, y que el 30% esta­ba des­ti­na­do a tareas del fren­te mili­tar?

A veces es can­sa­dor res­pon­der a tan­ta zon­ce­ra. Se me ocu­rre leer­les unos párra­fos de un artícu­lo escri­to por San­tu­cho en El Com­ba­tien­te el 12 de mayo de 1975, en ple­na cres­ta de la ola del auge de masas. Titu­la­do “Méto­do y polí­ti­ca” dice: “Entre los aspec­tos que es nece­sa­rio mejo­rar en este fun­da­men­tal esfuer­zo supe­ra­dor que­re­mos tocar aquí una cues­tión bási­ca: los méto­dos de aná­li­sis polí­ti­co y de acción revo­lu­cio­na­ria. Enca­rar esta cues­tión tie­ne gran impor­tan­cia por­que la for­ma­ción de toda per­so­na bajo la edu­ca­ción capi­ta­lis­ta con­lle­va la adop­ción de un méto­do de aná­li­sis y de acción teñi­do de for­ma­lis­mo que impi­de una com­pren­sión cien­tí­fi­ca, correc­ta, de los hechos e inca­pa­ci­ta para la for­mu­la­ción y eje­cu­ción de polí­ti­cas jus­tas ante los dife­ren­tes pro­ble­mas de la lucha de cla­ses…”. Lue­go de citar a Lenin en el Pró­lo­go al Desa­rro­llo del capi­ta­lis­mo en Rusia, pro­si­gue: “El for­ma­lis­mo de la meto­do­lo­gía bur­gue­sa pre­sio­na al mili­tan­te a tomar super­fi­cial­men­te los pro­ble­mas, a apli­car la línea del Par­ti­do como rece­ta ante situa­cio­nes apa­ren­te­men­te simi­la­res… Por­que el for­ma­lis­mo con­sis­te en dejar­se lle­var por lo apa­ren­te, sin pro­fun­di­zar en el cono­ci­mien­to con­cre­to de la situa­ción y res­pon­der a los pro­ble­mas con fór­mu­las pre­es­ta­ble­ci­das. Nada más ajeno al méto­do mar­xis­ta-leni­nis­ta… ¿Cómo evi­tar el for­ma­lis­mo? ¿Cómo apli­car correc­ta­men­te el méto­do mar­xis­ta-leni­nis­ta? La úni­ca for­ma indu­da­ble­men­te es a tra­vés de la expe­rien­cia prác­ti­ca y el estu­dio sis­te­má­ti­co que per­mi­ti­rá lograr con el tiem­po un amplio domi­nio del mar­xis­mo-leni­nis­mo, capa­ci­tar­se ver­da­de­ra­men­te en la apli­ca­ción de la filo­so­fía pro­le­ta­ria…”

Segu­ra­men­te estas bre­ves lec­tu­ras no alcan­cen para expli­car y reba­tir afir­ma­cio­nes super­fi­cia­les repe­ti­das una y mil veces. Segu­ra­men­te los miles de mili­tan­tes incu­rri­mos muchas veces en erro­res de todo tipo. ¿Cómo no iba a ocu­rrir eso en una orga­ni­za­ción que, for­za­da a la clan­des­ti­ni­dad y suje­ta a una per­se­cu­ción impla­ca­ble, se mul­ti­pli­có numé­ri­ca­men­te en un cor­to perío­do de tiem­po, en un perío­do de auge de masas, en el trans­cur­so de una gue­rra civil y ante exi­gen­cias polí­ti­cas iné­di­tas? ¿Qué orga­ni­za­ción de aque­lla épo­ca no incu­rrió en erro­res?

Hay mucho por auto­cri­ti­car­se y supe­rar­se. Pero al PRT no se le per­do­na des­de el poder bur­gués haber­lo desa­fia­do, haber lucha­do por la con­quis­ta del poder obre­ro y el socia­lis­mo.

Pre­gun­ta: De acuer­do a lo expre­sa­do, exis­te una erró­nea con­cep­ción sobre lo mili­tar ya que se plan­tea que nadie desa­rro­lla esto cuan­do, en reali­dad, la cla­se domi­nan­te siem­pre ha teni­do una polí­ti­ca mili­tar y ha com­bi­na­do sus for­mas de lucha. ¿Exis­te en el pro­ce­so de acu­mu­la­ción de fuer­zas un momen­to en que se pue­dan com­bi­nar las accio­nes arma­das y otras tác­ti­cas como, por ejem­plo, la elec­to­ral?

Abel Bo: En pri­mer lugar, sí, coin­ci­do en que exis­te una polí­ti­ca mili­tar per­ma­nen­te de los Esta­dos capi­ta­lis­tas, una polí­ti­ca anti­po­pu­lar con­tra­in­sur­gen­te, que es muy dife­ren­te en cada país, pero que con­tie­ne hilos con­duc­to­res comu­nes. Está cla­ro que no es lo mis­mo el “Plan Colom­bia” y la lla­ma­da “polí­ti­ca de segu­ri­dad demo­crá­ti­ca” que lle­van ade­lan­te la oli­gar­quía de ese país y los suce­si­vos gobier­nos de EE. UU., que las polí­ti­cas de cri­mi­na­li­za­ción de la pobre­za y la pro­tes­ta social como se dan en Argen­ti­na o en Chi­le. Tam­po­co es lo mis­mo el per­sis­ten­te mili­ta­ris­mo gori­la en Hon­du­ras que los pla­nes arma­dos de la oli­gar­quía y el fas­cis­mo boli­viano que actúan para derri­bar al gobierno del M.A.S. enca­be­za­do por Evo Mora­les. Está intac­to el mili­ta­ris­mo en Para­guay y uste­des podrán rela­tar mejor cómo actúa la reac­ción polí­ti­ca arma­da en Vene­zue­la. Y ahí está la situa­ción de Méxi­co don­de des­de un régi­men cons­ti­tu­cio­nal (pero frau­du­len­to, no olvi­de­mos) se des­plie­gan estra­te­gias con­tra­in­sur­gen­tes y repre­si­vas en gran esca­la. En todos los paí­ses, las bur­gue­sías com­bi­nan sus accio­nes de acuer­do a sus intere­ses y posi­bi­li­da­des.

Des­de el pun­to de vis­ta de las pers­pec­ti­vas revo­lu­cio­na­rias, por supues­to que exis­te la posi­bi­li­dad –y la nece­si­dad– de com­bi­nar las for­mas de lucha de acuer­do al momen­to y al desa­rro­llo de la lucha de cla­ses en cada país. His­tó­ri­ca­men­te, el PRT lo inten­tó en Argen­ti­na. Per­mí­tan­me insis­tir en este tema, para des­vir­tuar las fal­se­da­des que antes seña­lé. En prin­ci­pio, com­bi­nó luchas sin­di­ca­les con inter­ven­ción elec­to­ral. Pos­te­rior­men­te, una vez ini­cia­da la lucha arma­da, cuan­do la dic­ta­du­ra del gene­ral Lanus­se en reti­ra­da en 1971, deci­dió des­pros­cri­bir al pero­nis­mo, pro­mo­ver un “gran acuer­do nacio­nal” (inter­bur­gués) y lla­mar a elec­cio­nes, el PRT fue en ese año la pri­me­ra fuer­za polí­ti­ca revo­lu­cio­na­ria que pos­tu­ló la posi­bi­li­dad de inter­ve­nir en esos comi­cios con can­di­da­tu­ras obre­ras y socia­lis­tas. Y si un defec­to se le pue­de seña­lar al PRT, fue no haber sido lo sufi­cien­te­men­te con­se­cuen­te con su pro­pio plan­teo, no haber lle­ga­do a las pri­me­ras elec­cio­nes sin pros­crip­cio­nes (mar­zo 73) con una tác­ti­ca elec­to­ral acer­ta­da. Se tra­tó, para resu­mir­lo, de “la tác­ti­ca elec­to­ral que no fue”. Esto, que lo digo con toda la rigu­ro­si­dad auto­crí­ti­ca, es casi siem­pre ocul­ta­do por esos crí­ti­cos del PRT que uste­des men­cio­na­ban. Pero rápi­da­men­te, ante el auto­gol­pe ocu­rri­do en julio de ese año, ape­nas 45 días des­pués de haber asu­mi­do el gobierno pero­nis­ta de Cám­po­ra-Solano Lima, hubo una nue­va con­vo­ca­to­ria elec­to­ral para sep­tiem­bre. El PRT impul­só con ímpe­tu la pre­sen­ta­ción de la fór­mu­la Agus­tín Tos­co-Arman­do Jai­me, dos diri­gen­tes obre­ros. Pero el PRT no tuvo la fuer­za como para impo­ner­la como alter­na­ti­va elec­to­ral, ya que otras fuer­zas polí­ti­cas como Mon­to­ne­ros (orga­ni­za­ción arma­da pero­nis­ta con muchí­si­ma influen­cia de masas) y el PC (sta­li­nis­ta y de his­tó­ri­ca tra­di­ción de opo­si­ción a Perón) apo­ya­ron la fór­mu­la reac­cio­na­ria Juan Domin­go Perón-Isa­bel Perón, pre­sen­ta­da como de “libe­ra­ción o depen­den­cia”, que triun­fó cómo­da­men­te ante la fal­ta de una alter­na­ti­va elec­to­ral socia­lis­ta y revo­lu­cio­na­ria cla­ra y con pro­yec­ción de masas. Y ese nue­vo gobierno elec­to devino rápi­da­men­te no en “libe­ra­ción” sino en una fas­cis­ti­za­ción del régi­men sur­gi­do demo­crá­ti­ca­men­te. La tác­ti­ca elec­to­ral del PRT no era para “ganar” las elec­cio­nes, sino para ensan­char en el terreno polí­ti­co la hue­lla de un movi­mien­to revo­lu­cio­na­rio en ascen­so. Esa debi­li­dad revo­lu­cio­na­ria tuvo con­se­cuen­cias nefas­tas.

En sín­te­sis, los movi­mien­tos revo­lu­cio­na­rios deben com­bi­nar todas las for­mas y saber cómo y cuán­do apli­car­las. El Che Gue­va­ra advir­tió des­de sus pri­me­ros escri­tos cuá­les debían ser los cri­te­rios que deben tener los movi­mien­tos revo­lu­cio­na­rios inci­pien­tes para deci­dir el ini­cio de luchas arma­das. Y advir­tió expre­sa­men­te que, cuan­do exis­ten expec­ta­ti­vas de las masas en las polí­ti­cas ins­ti­tu­cio­na­les bur­gue­sas, los revo­lu­cio­na­rios no deben igno­rar­las.

Pre­gun­ta: Vol­vien­do al PRT, si bien apa­re­cen con niti­dez las cau­sas de la derro­ta, lo que a veces no que­da cla­ro en nin­gu­na de las expli­ca­cio­nes y libros que se han rea­li­za­do sobre el tema por los pro­pios pro­ta­go­nis­tas de esa tre­men­da his­to­ria es ¿cuá­les fue­ron las cau­sas más pro­fun­das que impi­die­ron la recons­truc­ción del PRT o de un par­ti­do revo­lu­cio­na­rio que reco­gie­ra su lega­do? Sin dudas, en todo ello influ­ye­ron sub­je­ti­vi­da­des de todo tipo, pero ¿nos podrías seña­lar las que, a tu jui­cio, fue­ron las más impor­tan­tes? Y la pre­gun­ta tie­ne que ver tam­bién con el alcan­ce con­ti­nen­tal de este pro­ble­ma, por­que el MIR en Chi­le y los Tupa­ma­ros en Uru­guay tam­po­co han podi­do recom­po­ner­se, a pesar que vas­tos sec­to­res los reco­no­cen como lo más avan­za­do, jun­to al PRT, que tuvo nues­tro con­ti­nen­te.

Abel Bo: El pri­mer éxi­to de la con­tra­rre­vo­lu­ción en Argen­ti­na fue cor­tar­nos de cua­jo a los revo­lu­cio­na­rios el víncu­lo con las masas, en pri­mer lugar con la cla­se tra­ba­ja­do­ra, y ani­qui­lar físi­ca­men­te lo mejor de nues­tra mili­tan­cia. Eso pro­vo­có una doble rup­tu­ra: la de los víncu­los impres­cin­di­bles con la base social y los víncu­los y la con­ti­nui­dad inte­rior del par­ti­do revo­lu­cio­na­rio. Eso quie­re decir que a pesar de nues­tro desa­rro­llo, no está­ba­mos lo sufi­cien­te­men­te pre­pa­ra­dos para resis­tir y enfren­tar seme­jan­te emba­te terro­ris­ta. En el caso de nues­tro PRT es más noto­rio y con­tra­dic­to­rio, por­que si algo tenía en cla­ro el gru­po diri­gen­te bas­tan­te antes del últi­mo gol­pe mili­tar de mar­zo del 76, era en qué con­sis­tía el plan de exter­mi­nio que, por otra par­te –y es bueno remar­car­lo– ya esta­ba en mar­cha bajo el régi­men cons­ti­tu­cio­nal fas­cis­ti­za­do. Esa com­pre­sión no era asu­mi­da tal como se la enun­cia­ba por gran par­te de la mili­tan­cia, muy nue­va y toda­vía inex­per­ta. Pero tam­bién por pro­pios miem­bros de la direc­ción. Me cons­ta cómo un res­pon­sa­ble mili­tar regio­nal, que lle­gó a ser miem­bro del Buró Polí­ti­co, le des­acon­se­jó a otro com­pa­ñe­ro que se replie­gue de sus luga­res de tra­ba­jo, tal como fue la orien­ta­ción pre­ci­sa que la direc­ción había dado a toda la mili­tan­cia. Argu­men­tó que lo pon­dría más en evi­den­cia. Menos de un mes des­pués del gol­pe de mar­zo 76, el com­pa­ñe­ro fue secues­tra­do de su lugar de tra­ba­jo. Es ape­nas una dolo­ro­sa anéc­do­ta que reve­la una con­duc­ta irres­pon­sa­ble en un diri­gen­te.

Y en la dis­per­sión que pro­vo­có esa derro­ta no tuvi­mos la capa­ci­dad de reor­ga­ni­zar­nos en nue­vas y mucho más difí­ci­les con­di­cio­nes. El auge del movi­mien­to de masas esta­ba ago­ta­do y demo­ra­mos como orga­ni­za­ción en per­ci­bir­lo. Supo­nía­mos, erró­nea­men­te, que el movi­mien­to obre­ro, con su lar­ga expe­rien­cia de resis­ten­cia a ante­rio­res dic­ta­du­ras, iba a reani­mar­se más rápi­da­men­te, cosa que no ocu­rrió por la acción del terro­ris­mo dic­ta­to­rial y por­que las masas no tuvie­ron delan­te una opción polí­ti­ca uni­fi­ca­da, cla­ra. La uni­dad revo­lu­cio­na­ria no se con­cre­tó y ese fue un fac­tor polí­ti­co deci­si­vo. Este es todo un tema a con­si­de­rar: cómo y por qué las fuer­zas revo­lu­cio­na­rias no logra­mos la uni­fi­ca­ción.

La rup­tu­ra de la con­ti­nui­dad revo­lu­cio­na­ria fue deter­mi­nan­te. En la derro­ta aflo­ra­ron todas nues­tras debi­li­da­des. Está cla­ro que per­di­mos a los mejo­res mili­tan­tes que, con mucha expe­rien­cia, supie­ron en el perío­do ante­rior ges­tar este pro­yec­to polí­ti­co, que tuvie­ron capa­ci­dad de pre­ver muchos acon­te­ci­mien­tos polí­ti­cos, pero que no fue­ron lo sufi­cien­te­men­te pre­vi­so­res de todos los aspec­tos por venir. Los que siguie­ron, los que segui­mos, no tuvi­mos esa capa­ci­dad. Y en esa dis­per­sión apa­re­cie­ron todo tipo de erro­res, de des­via­cio­nes. Como sos­te­nía San­tu­cho en los deba­tes pre­vios al 5° Con­gre­so de 1970, la capa­ci­dad de reac­ción del par­ti­do está en rela­ción direc­ta con la con­duc­ta de su direc­ción. Y a par­tir de 1977, lo que que­dó como direc­ción fue pre­sa de todo tipo de erro­res. Segu­ra­men­te esto esta­ba incu­ba­do antes, pero ¿cómo saber­lo antes? ¿Cómo detec­tar­lo antes? Pue­do decir que Min­go Men­na, en noviem­bre de 1975, tenía ya esta intui­ción –me la trans­mi­tió per­so­nal­men­te – , por eso se había pues­to al fren­te como secre­ta­rio de Orga­ni­za­ción del Buró Polí­ti­co, de una tarea de reor­ga­ni­za­ción, de demo­cra­ti­za­ción le lla­ma­ba él, del PRT. No ocu­rrió por­que no hubo tiem­po.

Para enun­ciar lo que creo que fue la mayor debi­li­dad del PRT es que se cons­tru­yó al calor de un auge, en que todo era impe­rio­so, era una vorá­gi­ne. En la marea del auge, las incon­sis­ten­cias de for­ma­ción ideo­ló­gi­ca y las fallas en la segu­ri­dad, pasan más o menos des­aper­ci­bi­das. En el reflu­jo, salen a la super­fi­cie. No voy a entrar en las defec­cio­nes per­so­na­les, sí en las ideo­ló­gi­co-polí­ti­cas. Ante la derro­ta y la des­ar­ti­cu­la­ción, hubo quie­nes cues­tio­na­ron, pri­me­ro lar­va­da­men­te, los con­cep­tos bási­cos de la polí­ti­ca del PRT. Cues­tio­na­ron el pro­yec­to de nues­tra revo­lu­ción como anti­im­pe­ria­lis­ta y socia­lis­ta, atri­bu­yen­do a esa carac­te­ri­za­ción los erro­res. Otros cues­tio­na­ron nues­tra pro­pues­ta socia­lis­ta en un país con pre­do­mi­nio ideo­ló­gi­co popu­lis­ta. Sur­gie­ron pos­tu­ras indi­vi­dua­les o gru­pa­les que lle­va­ron a con­for­mar corrien­tes demo-popu­lis­tas algu­nos, neos­ta­li­nis­tas otros. Inclu­so quie­nes argu­men­ta­ron que la derro­ta fue por impul­sar la lucha arma­da y otros que el error fue cons­truir un par­ti­do con cri­te­rio leni­nis­ta. Como vemos, hubo de todo y debe­mos seña­lar aquí el aban­dono de los prin­ci­pios, lo que es gra­ve e irre­ver­si­ble cuan­do en eso incu­rren mili­tan­tes en con­di­ción de diri­gen­tes, a quie­nes el con­jun­to les tenía con­fian­za. Rota la con­fian­za, rota has­ta la con­fra­ter­ni­dad que carac­te­ri­zó al PRT, ya nada se pudo recons­truir colec­ti­va­men­te.

Por eso no hay un balan­ce común, y cada cual saca el suyo. Segu­ra­men­te otros com­pa­ñe­ros ten­drán más apor­tes y algu­nos no coin­ci­di­rán con estas refle­xio­nes, par­cial o total­men­te. Des­de ya que no com­par­to nada con los escri­bas que per­te­ne­cie­ron a la orga­ni­za­ción y dicen haber “des­cu­bier­to” que San­tu­cho no era mar­xis­ta sino “demó­cra­ta revo­lu­cio­na­rio”, o que su crí­ti­ca al popu­lis­mo pero­nis­ta era por pro­ve­nir de una fami­lia con adhe­sión a la Unión Cívi­ca Radi­cal. Ni tam­po­co con “crí­ti­cos” como el filó­so­fo pero­nis­ta Fein­mann que nos tra­ta de “locos”, “foquis­tas” y tan­tos epí­te­tos lle­nos de calum­nias. En ese terreno entró tam­bién el ex tupa­ma­ro Fer­nán­dez Hui­do­bro que, ade­más de cana­lla­das, impu­ta al PRT haber sido “trots­kis­ta” y de haber “colo­ni­za­do” a los tupas con la teo­ría del par­ti­do pro­le­ta­rio.

Con carac­te­rís­ti­cas simi­la­res, la des­ar­ti­cu­la­ción has­ta su extin­ción, afec­tó a otras orga­ni­za­cio­nes revo­lu­cio­na­rias argen­ti­nas. Lo del PRT resal­ta más, y me due­le más, por­que fue el par­ti­do mar­xis­ta que con más auda­cia revir­tió el fenó­meno his­tó­ri­co de divor­cio del mar­xis­mo con la cla­se obre­ra en Argen­ti­na.

Sabe­mos que pro­ce­sos simi­la­res afec­ta­ron al MIR chi­leno y a los tupas uru­gua­yos. He com­par­ti­do con ellos algu­nas tareas inter­na­cio­na­lis­tas. Son ellos quie­nes deben sacar sus pro­pias con­clu­sio­nes y com­par­tir­las en esta tarea de la recons­truc­ción, por­que la revo­lu­ción socia­lis­ta sigue sien­do posi­ble y nece­sa­ria.

Pre­gun­ta: Des­pués de las dic­ta­du­ras mili­ta­res que vivi­mos en los dis­tin­tos paí­ses lati­no­ame­ri­ca­nos se ins­tau­ró la demo­cra­cia bur­gue­sa como la úni­ca alter­na­ti­va posi­ble. Sur­gió con mucha fuer­za la izquier­da capi­ta­lis­ta con la misión expre­sa de domes­ti­car a la cla­se obre­ra y muchos otros fac­to­res de domi­na­ción: la delin­cuen­cia común que cre­ce, el nar­co­trá­fi­co, los nue­vos meca­nis­mos de terror. Sin dudas, esta­mos des­mo­vi­li­za­dos. ¿Cómo se logra nue­va­men­te la movi­li­za­ción enton­ces?

Abel Bo: Nue­va­men­te, las situa­cio­nes son muy disí­mi­les. No se pue­de equi­pa­rar las situa­cio­nes de Vene­zue­la y Boli­via don­de trans­cu­rren pro­ce­sos de refor­mas –a su vez de dife­ren­te ori­gen– con gobier­nos con res­pal­do de masas, con las cir­cuns­tan­cias de otros paí­ses. En Argen­ti­na, el gobierno del pero­nis­mo K (¡hay un mon­tón de pero­nis­mos!) emer­gió tras el derrum­be ins­ti­tu­cio­nal de 2001, cri­sis a la que lle­vó el pro­pio pero­nis­mo en su ver­sión ultra­li­be­ral que gober­nó toda la déca­da del 90 con Menem a la cabe­za y el apo­yo de muchos que hoy son “crí­ti­cos” de esos años, pero que fue­ron co-res­pon­sa­bles de la apli­ca­ción de pla­nes de pri­va­ti­za­cio­nes, baja sala­rial, des­em­pleo masi­vo, etc. Lo que ocu­rrió en la cri­sis 2001 – 2002 fue una rebe­lión demo­crá­ti­ca… ¡con­tra la ins­ti­tu­cio­na­li­dad demo­crá­ti­ca! Fue el momen­to del “¡Que se vayan todos!”, y como la rebe­lión no parió una alter­na­ti­va polí­ti­ca den­tro del mis­mo sen­ti­do en que se movía –no era un movi­mien­to revo­lu­cio­na­rio– el pero­nis­mo tuvo la capa­ci­dad de recom­po­ner esa mis­ma ins­ti­tu­cio­na­li­dad com­bi­nan­do, con Duhal­de a la cabe­za, la repre­sión a los movi­mien­tos socia­les con una sali­da elec­to­ral. El pero­nis­mo K supo tomar muchos de esos recla­mos demo­crá­ti­cos para recom­po­ner el capi­ta­lis­mo. ¡Y a esto la dere­cha aquí lo cali­fi­ca como “tros­ko­le­ni­nis­mo”! Nin­gu­na fuer­za revo­lu­cio­na­ria tuvo (tuvi­mos) la capa­ci­dad de ele­var esa for­mi­da­ble movi­li­za­ción demo­crá­ti­ca y asam­blea­ria en una opción demo­crá­ti­ca y revo­lu­cio­na­ria.

En Argen­ti­na exis­tió una movi­li­za­ción inmen­sa. Lo que no tuvi­mos, no tene­mos, es una inser­ción polí­ti­ca y orga­ni­za­ti­va como para inci­dir en el rum­bo polí­ti­co. Exis­ten aún nume­ro­sas movi­li­za­cio­nes, pero abso­lu­ta­men­te frag­men­ta­das, que no madu­ran ni se gene­ra­li­zan, pre­ci­sa­men­te por­que la muy débil inser­ción de los peque­ños y dis­per­sos des­ta­ca­men­tos revo­lu­cio­na­rios oca­sio­na que esas movi­li­za­cio­nes no se tra­duz­can en ver­da­de­ras luchas de cla­ses.

La res­pues­ta al inte­rro­gan­te es polí­ti­ca, y en mi opi­nión se debe cen­trar en la tarea de inser­ción que se logra con mili­tan­cia, con edu­ca­ción y for­ma­ción de esa mili­tan­cia, con tareas de agi­ta­ción y pro­pa­gan­da ten­dien­tes a lograr inser­ción en la cla­se tra­ba­ja­do­ra. Es un desa­fío muy fuer­te y difí­cil, por­que el pre­do­mi­nio de la ideo­lo­gía de la con­ci­lia­ción de cla­ses en los movi­mien­tos de masas sigue vigen­te. Y por­que en las orga­ni­za­cio­nes sin­di­ca­les y popu­la­res, inclu­so en gran par­te del acti­vis­mo, no exis­te una con­cien­cia socia­lis­ta a pesar de la volun­tad de lucha. Exis­te una gran inex­pe­rien­cia polí­ti­ca y una inca­pa­ci­dad para inter­ve­nir en polí­ti­ca, tal como ésta ocu­rre. La caren­cia de una orga­ni­za­ción revo­lu­cio­na­ria refuer­za esa ten­den­cia nega­ti­va. Exis­ten muchí­si­mos repa­ros y pre­jui­cios con­tra una cons­truc­ción revo­lu­cio­na­ria. Por eso la bata­lla de ideas está a la orden del día.

Pre­gun­ta: Hay quien dice que el con­cep­to de cla­se obre­ra ha cam­bia­do y que, de tal for­ma, hay que actua­li­zar el mar­xis­mo. Estos argu­men­tos se escu­chan des­de la izquier­da capi­ta­lis­ta y tam­bién de muchos sec­to­res revo­lu­cio­na­rios. ¿Cuá­les son los nue­vos ras­gos de la cla­se obre­ra en este esce­na­rio? ¿Real­men­te debe­mos cam­biar el con­cep­to de cla­se obre­ra?

Abel Bo: El mar­xis­mo, como nos ense­ña­ba Lenin, des­de que se con­vir­tió en una cien­cia mere­ce que se lo tra­te como tal. En con­se­cuen­cia, pien­so que el mar­xis­mo sólo pue­de exis­tir a con­di­ción de revo­lu­cio­nar­se per­ma­nen­te­men­te. Pero ¡ojo! Revo­lu­cio­nar­se no quie­re decir de nin­gu­na mane­ra per­der su esen­cia. Hace más de dos déca­das, hay una inten­sa labor ideo­ló­gi­ca anti­mar­xis­ta dis­fra­za­da de “mar­xis­mo”. ¿O aca­so no han escu­cha­do decir que el impe­ria­lis­mo ya no exis­te o que la lucha por el poder polí­ti­co no tie­ne sen­ti­do? Des­pués del triun­fo de las con­tra­rre­vo­lu­cio­nes, ésta ha sido la más impor­tan­te vic­to­ria bur­gue­sa.

La cla­se obre­ra ha sufri­do impor­tan­tes modi­fi­ca­cio­nes, tan­to como las tuvo el capi­ta­lis­mo. Hace 40 años aquí pre­do­mi­na­ban las moda­li­da­des for­dis­ta y tay­lo­ris­ta. Las cri­sis de acu­mu­la­ción, la ten­den­cia decre­cien­te de la tasa de ganan­cia y la mag­ni­tud y exten­sión de las luchas obre­ras anti­pa­tro­na­les, for­za­ron al capi­ta­lis­mo a modi­fi­car­se. Así sur­gie­ron las inno­va­cio­nes tec­no­ló­gi­cas, la intro­duc­ción de las nue­vas tec­no­lo­gías infor­ma­ti­za­das en los sis­te­mas de pro­duc­ción y ser­vi­cios, las moda­li­da­des “a la japo­ne­sa” como el “círcu­lo de cali­dad”, el “jus­to a tiem­po”, el “stock cero”, la “ter­ce­ri­za­ción”, etc., etc., que mol­dean un tipo de cla­se tra­ba­ja­do­ra dife­ren­te a la de las déca­das del 40 al 70 del siglo pasa­do. Pero esas modi­fi­ca­cio­nes ocu­rrie­ron tam­bién en el pasa­do. El pro­le­ta­ria­do de los 50 a los 70 fue bas­tan­te dife­ren­te al de las pri­me­ras déca­das del siglo XX. Los sin­di­ca­tos en esas dis­tin­tas épo­cas fue­ron dis­tin­tos, muy masi­vos, y aun­que aquí estu­vie­ron suje­tos al ver­ti­ca­lis­mo buro­crá­ti­co ideo­ló­gi­ca­men­te sus­ten­ta­do en la con­ci­lia­ción de cla­ses, sur­gie­ron pode­ro­sas ver­tien­tes cla­sis­tas que pusie­ron en jaque a ese domi­nio buro­crá­ti­co pro­pa­tro­nal.

En la actua­li­dad, la cla­se obre­ra está menos con­cen­tra­da labo­ral­men­te y mucho más dis­per­sa. Inclu­so, den­tro de una mis­ma empre­sa o repar­ti­ción hay tra­ba­ja­do­res en blan­co y nume­ro­sas moda­li­da­des de empleo “en negro”, lo que divi­de inter­na­men­te a los tra­ba­ja­do­res. Al mis­mo tiem­po, hay una inmen­sa masa de des­em­plea­dos que supera numé­ri­ca­men­te al his­tó­ri­co “ejér­ci­to de reser­va” del capi­ta­lis­mo. Hay ya una gene­ra­ción de fami­lias tra­ba­ja­do­ras que no cono­cen el empleo for­mal, muchos jóve­nes que nun­ca “mar­ca­ron tar­je­ta” como deci­mos aquí. Pero no hay menos cla­se tra­ba­ja­do­ra como fal­sa­men­te sos­tie­nen esos “ana­lis­tas” que uste­des hacen men­ción. Sobre una pobla­ción de 40 millo­nes de habi­tan­tes, hay unos 15 millo­nes de tra­ba­ja­do­res. Pero un 40% (o más, según las regio­nes) tra­ba­ja “en negro”. El por­cen­ta­je de sin­di­ca­li­za­ción es bají­si­mo com­pa­ra­do con nues­tro pasa­do. La legis­la­ción labo­ral retro­ce­dió casi medio siglo, aún a pesar que en los últi­mos años se recu­pe­ra­ron par­cial­men­te algu­nas con­quis­tas. El tele­gra­ma de des­pi­do sigue sien­do un pode­ro­so ins­tru­men­to de terror a pesar de un repun­te del empleo en el perío­do 2003 – 2007. La des­ocu­pa­ción per­ma­nen­te y el sub­em­pleo siguen sien­do un pro­ble­ma masi­vo. Y todo esto des­pués de una recom­po­si­ción capi­ta­lis­ta con cre­ci­mien­to del Pro­duc­to Bru­to iné­di­to, tan­to indus­trial como agra­rio y de ser­vi­cios.

Esta es la des­crip­ción de los nue­vos ras­gos de la cla­se obre­ra. Pero en Argen­ti­na siguen exis­tien­do gran­des y media­nas indus­trias auto­mo­tri­ces y auto­par­tis­tas con cifras récord de pro­duc­ción, agro­in­dus­trias des­de el pro­ce­sa­mien­to de pro­duc­tos del cam­po has­ta fabri­ca­ción de maqui­na­ria, indus­trias petro­quí­mi­cas de altí­si­mo ren­di­mien­to, lo mis­mo que de bio­tec­no­lo­gía. Y cien­tos de miles de peque­ñas indus­trias de todo tipo. La cons­truc­ción, con alti­ba­jos, ha teni­do una gran expan­sión, lo mis­mo que las obras via­les, a pesar de que tene­mos un tre­men­do défi­cit habi­ta­cio­nal y de desa­rro­llo vial, suma­do a un dete­rio­ro mons­truo­so de nues­tras vías ferro­via­rias. Todo esto para abor­dar el inte­rro­gan­te acer­ca de si debe­mos cam­biar el “con­cep­to” de cla­se obre­ra. Pues no. El nue­vo pro­le­ta­ria­do pro­du­ce más que antes y ade­más, pro­du­ce en con­di­cio­nes de mayor explo­ta­ción. Es decir, se le expro­pia mayor plus­va­lía. ¿Quié­nes, si no son obre­ros los que pro­du­cen con su tra­ba­jo seme­jan­te rique­za? Lo hacen en con­di­cio­nes muy dife­ren­tes a las de hace 40 años, ¡pero tra­ba­jan, pro­du­cen más que antes y son explo­ta­dos más que antes!

Pre­gun­ta: ¿La cla­se obre­ra sigue sien­do el suje­to de la revo­lu­ción?

Abel Bo: Si por revo­lu­ción enten­de­mos que se tra­ta de un pro­ce­so polí­ti­co-eco­nó­mi­co-cul­tu­ral de cam­bio de rela­cio­nes de poder y de pro­duc­ción, de trán­si­to del capi­ta­lis­mo hacia la pro­pie­dad colec­ti­va de esos medios de pro­duc­ción y la ins­ta­la­ción de un nue­vo poder polí­ti­co, deci­si­va­men­te sí: la cla­se obre­ra es el suje­to de esa revo­lu­ción por venir. Esta­mos hablan­do de aquel con­cep­to del Che: revo­lu­ción socia­lis­ta y no cari­ca­tu­ra de revo­lu­ción.

Decir que es el suje­to no impli­ca negar que haya tam­bién otros pro­ta­go­nis­tas socia­les. Así tam­bién lo era en la incon­clu­sa revo­lu­ción de los 60 y 70. Los cam­pe­si­nos tra­ba­ja­do­res, los pro­fe­sio­na­les, cien­tí­fi­cos y téc­ni­cos, los edu­ca­do­res y tan­tos asa­la­ria­dos no pro­le­ta­rios, una exten­sa peque­ño-bur­gue­sía. La revo­lu­ción social los nece­si­ta y ellos pue­den des­ple­gar sus ener­gías inte­lec­tua­les y labo­ra­les en una nue­va estruc­tu­ra eco­nó­mi­ca y polí­ti­ca.

Pero para que la cla­se obre­ra se sien­ta suje­to de una revo­lu­ción es nece­sa­rio un cam­bio sub­je­ti­vo. Y lo mis­mo entre esos sec­to­res asa­la­ria­dos no pro­le­ta­rios, poten­cia­les alia­dos y bene­fi­cia­rios de una revo­lu­ción. Obje­ti­va­men­te, la reali­dad mate­rial de la estruc­tu­ra eco­nó­mi­ca y de ser­vi­cios nos ha acer­ca­do al pun­to de par­ti­da para ini­ciar el trán­si­to al socia­lis­mo. Sub­je­ti­va­men­te, los fra­ca­sos y las rela­cio­nes de fuer­za des­fa­vo­ra­bles, nos han ale­ja­do.

Pre­gun­ta: Para levan­tar el tra­ba­jo de masas y el cre­ci­mien­to de los movi­mien­tos revo­lu­cio­na­rios se ha plan­tea­do el tra­ba­jo de base, tra­ba­jo de hor­mi­ga, de orga­ni­za­ción casa por casa prác­ti­ca­men­te. ¿Y no es eso lo que, a su modo, hacen las actua­les igle­sias evan­gé­li­cas, exten­di­das por toda Lati­noa­mé­ri­ca?

Abel Bo: En pri­mer lugar debo decir que el tra­ba­jo de masas, de base, de hor­mi­ga, fue una labor que desa­rro­lla­mos los movi­mien­tos revo­lu­cio­na­rios en los años 60 y 70. No es algo nue­vo, todo lo con­tra­rio. Sim­ple­men­te que hoy debe­mos hacer­lo en con­di­cio­nes muy dife­ren­tes, tal como lo hemos des­crip­to. De lo con­tra­rio, sería otra vez fal­sear el derro­te­ro his­tó­ri­co tal cual como suce­dió. Ese tra­ba­jo se hizo y está muy bien que se empren­da nue­va­men­te. De hecho, hay ya muchos que lo hacen, y mi res­pe­to y elo­gio a todos esos des­ta­ca­men­tos, más allá que no coin­ci­da con tal o cual pro­pues­ta polí­ti­ca o con las for­mas que algu­nos lo hacen.

Res­pec­to a rela­cio­nar­lo con el tra­ba­jo de igle­sias evan­gé­li­cas, la com­pa­ra­ción no me pare­ce váli­da, si de pers­pec­ti­va revo­lu­cio­na­ria se tra­ta. Una cosa es enten­der y res­pe­tar las moti­va­cio­nes reli­gio­sas que ani­man a dife­ren­tes gru­pos a soli­da­ri­zar­se con el pró­ji­mo en situa­ción de mise­ria o explo­ta­ción, y otra cosa es que esas acti­vi­da­des tien­dan a orga­ni­zar social y polí­ti­ca­men­te a las cla­ses tra­ba­ja­do­ras para asu­mir en sus manos la direc­ción de la pro­duc­ción indus­trial y agra­ria, para apro­piar­se de la cien­cia para trans­for­mar las rela­cio­nes de pro­duc­ción o para cam­biar de raíz el poder polí­ti­co. En todas las revo­lu­cio­nes autén­ti­cas, o en movi­mien­tos revo­lu­cio­na­rios que no triun­fa­ron, han teni­do pro­ta­go­nis­mo per­so­nas o corrien­tes que pro­fe­san y tie­nen moti­va­cio­nes reli­gio­sas. De hecho los hubo en la vic­to­rio­sa Revo­lu­ción San­di­nis­ta y en la frus­tra­da revo­lu­ción sal­va­do­re­ña. Los hubo en los movi­mien­tos revo­lu­cio­na­rios de Bra­sil, Chi­le y Argen­ti­na. Pero no se tra­ta de una cues­tión de fe, se tra­ta de una revo­lu­ción polí­ti­ca y social.

Pre­gun­ta: Lo de las igle­sias evan­gé­li­cas apun­ta­ba a mos­trar cómo la dere­cha se ha apro­pia­do de una estra­te­gia que usa a su favor: está en cada barrio o en cada comu­ni­dad rural lle­van­do un men­sa­je para nada revo­lu­cio­na­rio, por el con­tra­rio: des­po­li­ti­za­do, un ver­da­de­ro “opio para los pue­blos”. Sin dudas, los movi­mien­tos popu­la­res en Lati­noa­mé­ri­ca, aque­llos que son fer­men­to de cam­bio, están bas­tan­te gol­pea­dos. ¿Cómo se podrán poner de nue­vo en pie de lucha?

Abel Bo: En pri­mer lugar, la situa­ción de los movi­mien­tos popu­la­res en Nues­tra Amé­ri­ca es muy disí­mil, por lo cual no pue­do dar una res­pues­ta gene­ra­li­za­da. En Argen­ti­na, la situa­ción de los movi­mien­tos obre­ros, cam­pe­si­nos y popu­la­res es des­igual. Sin duda, no esta­mos a la ofen­si­va en la corre­la­ción de fuer­zas fren­te al poder y las cla­ses pro­pie­ta­rias. La situa­ción mejo­ró nota­ble­men­te a par­tir de la rebe­lión popu­lar de 2001 – 2002, pero esa rebe­lión no tuvo como eje al movi­mien­to obre­ro orga­ni­za­do como fue a par­tir de 1969, ni parió orga­ni­za­cio­nes revo­lu­cio­na­rias como ocu­rrió en el perío­do de auge 1969 – 75. Fue, como seña­lé antes, una rebe­lión demo­crá­ti­ca con­tra la ins­ti­tu­cio­na­li­dad demo­crá­ti­ca, moto­ri­za­da por el har­taz­go hacia el régi­men polí­ti­co y por el ham­bre –¡sí, el ham­bre en Argen­ti­na!– y la fal­ta de tra­ba­jo. La con­sig­na “¡Que se vayan todos!” no tenía una pro­pues­ta para el día des­pués que se vayan todos, asu­mi­da masi­va­men­te. La rebe­lión no abrió una situa­ción revo­lu­cio­na­ria, sino ape­nas revo­lu­cio­nó el esta­do de áni­mo, sacu­dió del letar­go a impor­tan­tes sec­to­res popu­la­res. Pero no lle­gó más allá. Y por eso se que­da­ron, así, con k, por­que esa varian­te del pero­nis­mo pudo manio­brar para recom­po­ner la ins­ti­tu­cio­na­li­dad y recons­truir el capi­ta­lis­mo nacio­nal, tal cual era y es su obje­ti­vo.

Los movi­mien­tos pique­te­ros, inte­gra­dos masi­va­men­te por tra­ba­ja­do­res des­ocu­pa­dos que fue­ron el con­tin­gen­te más impor­tan­te de esas movi­li­za­cio­nes, no pudie­ron con­ver­tir­se en eje de reor­ga­ni­za­ción de toda la cla­se tra­ba­ja­do­ra. Des­de los tra­ba­ja­do­res sin­di­ca­li­za­dos, la par­ti­ci­pa­ción fue de sec­to­res que se movie­ron en ausen­cia o con­tra las deci­sio­nes de las direc­ti­vas de sus gre­mios. Las buro­cra­cias de la tra­di­cio­nal CGT, ausen­tes. La direc­ti­va nacio­nal de la CTA, nue­va cen­tral auto­pro­cla­ma­da alter­na­ti­va, se borró en las jor­na­das deci­si­vas. En el seno de los gre­mios empe­za­ron a flo­re­cer corrien­tes demo­crá­ti­cas, anti­bu­ro­crá­ti­cas y algu­nas cla­sis­tas. Este fenó­meno, muy ata­ca­do y repri­mi­do des­de el poder polí­ti­co, empre­sa­rial y buro­crá­ti­co-sin­di­cal, aún no se ha gene­ra­li­za­do. Y el nue­vo cla­sis­mo no encuen­tra un pun­to de uni­dad como para pro­yec­tar­se como una alter­na­ti­va sin­di­cal atra­yen­te, con fuer­za, a las bases. En este impor­tan­te sec­tor, pre­do­mi­nan a mi modo de ver, los méto­dos mani­je­ros, sec­ta­rios, que repro­du­cen en gran medi­da los vicios de la polí­ti­ca bur­gue­sa o buro­crá­ti­ca que cues­tio­nan. Por otra par­te, en for­ma frag­men­ta­da y sin víncu­los ori­gi­na­les entre sí, sur­gió el pro­ce­so de recu­pe­ra­ción de fábri­cas aban­do­na­das por sus due­ños. Se tra­ta de un fenó­meno casi iné­di­to, ya que no sur­gió como un pro­ce­so de lucha por el con­trol obre­ro, sino por el aban­dono patro­nal. Es una expe­rien­cia auto­ges­tio­na­ria mag­ní­fi­ca que pone de relie­ve pre­ci­sa­men­te cómo y por qué la cla­se obre­ra sigue sien­do el suje­to de una revo­lu­ción nece­sa­ria. Pero es un fenó­meno toda­vía muy res­trin­gi­do y que enfren­ta todo el emba­te del régi­men eco­nó­mi­co y polí­ti­co vigen­te. Cua­li­ta­ti­va­men­te es de una poten­cia­li­dad inmen­sa, cuan­ti­ta­ti­va­men­te aún no des­ta­ca.

Poner en pie de lucha, en un esca­lón supe­rior al actual, a todos estos sec­to­res obre­ros y popu­la­res es una cues­tión polí­ti­ca. Nin­gún sec­tor tie­ne por sí solo la capa­ci­dad de hacer­lo. Algu­nos no se lo pro­po­nen. Y los que sí se lo plan­tean, no tie­nen la sufi­cien­te auto­ri­dad polí­ti­ca como para lograr esos pri­me­ros pasos uni­ta­rios. Cuan­do afir­mo que se tra­ta de una cues­tión polí­ti­ca, hay que seña­lar que un impor­tan­te sec­tor del acti­vis­mo es renuen­te pre­ci­sa­men­te a eso, a con­for­mar una orga­ni­za­ción polí­ti­ca. Una gran par­te del pue­blo ve a “la polí­ti­ca” como un asun­to ajeno, como un asun­to de los polí­ti­cos y par­ti­dos del régi­men, en los que gene­ral­men­te no con­fían, pero –con­tra­dic­to­ria­men­te– a quie­nes les depo­si­tan su con­fian­za en las con­tien­das elec­to­ra­les. Favo­re­cen esta renuen­cia las con­duc­tas y los méto­dos de par­ti­dos y agru­pa­mien­tos de izquier­da. Toda­vía no ha madu­ra­do colec­ti­va­men­te la nece­si­dad de un par­ti­do polí­ti­co revo­lu­cio­na­rio, que es el ins­tru­men­to que podría ele­var el nivel de las luchas actua­les. Es otra secue­la del triun­fo con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rio.

Pre­gun­ta: Pese a ese retro­ce­so en la lucha popu­lar en todo nues­tro con­ti­nen­te, se man­tie­nen aún los movi­mien­tos revo­lu­cio­na­rios arma­dos en Colom­bia (con dos fuer­zas ope­ra­ti­vas) y en Chia­pas, en el sur de Méxi­co. ¿Qué pers­pec­ti­vas les ves hoy a esas pro­pues­tas?

Abel Bo: En pri­mer lugar, debo reite­rar que el retro­ce­so de las luchas popu­la­res es des­igual y que en muchos terre­nos y en algu­nos paí­ses, hay una reac­ti­va­ción, lo cual no quie­re decir un auge revo­lu­cio­na­rio. ¿Cómo carac­te­ri­zan uste­des la situa­ción de Vene­zue­la? No me impre­sio­na como un retro­ce­so. Res­pec­to de Colom­bia, la per­sis­ten­cia de las dos fuer­zas revo­lu­cio­na­rias en armas es un dato posi­ti­vo. Pero no me impre­sio­na como una situa­ción de auge. Los movi­mien­tos revo­lu­cio­na­rios han sido muy gol­pea­dos, per­dien­do des­ta­ca­dos mili­tan­tes y per­dien­do influen­cia tan­to geo­grá­fi­ca como en las cla­ses explo­ta­das. La alian­za de la oli­gar­quía local con el impe­ria­lis­mo es muy fuer­te y la exten­sión de las bases mili­ta­res y el inter­ven­cio­nis­mo yan­qui son datos nega­ti­vos. Es una situa­ción muy difí­cil para esos movi­mien­tos revo­lu­cio­na­rios. Méxi­co me pare­ce una situa­ción muy dis­tin­ta. El zapa­tis­mo se ha con­so­li­da­do en el sur y man­tie­ne una situa­ción de poder alter­na­ti­vo que el poder esta­tal bur­gués no ha podi­do derro­tar. Pero su opción polí­ti­ca no se gene­ra­li­za al res­to del inmen­so país que es Méxi­co. En otras regio­nes del país actúa des­de hace tiem­po el Ejér­ci­to Popu­lar Revo­lu­cio­na­rio, pero des­co­noz­co su gra­do de inser­ción de masas. Por otra par­te, exis­ten muchas fuer­zas sin­di­ca­les y popu­la­res que hoy mis­mo des­plie­gan inten­sas luchas, pero tam­po­co pue­den gene­ra­li­zar­se. Mi soli­da­ri­dad inter­na­cio­na­lis­ta con todos esos movi­mien­tos revo­lu­cio­na­rios colom­bia­nos y mexi­ca­nos no alcan­za como para pre­ci­sar cuá­les son sus pers­pec­ti­vas.

Pre­gun­ta: En for­ma para­le­la al retro­ce­so de la lucha popu­lar más agu­da, fue sur­gien­do en Lati­noa­mé­ri­ca un poten­te movi­mien­to que se plan­tea la refor­ma del sis­te­ma poco a poco; se habla de un socia­lis­mo del siglo XXI don­de la bur­gue­sía es nues­tra alia­da estra­té­gi­ca y un socia­lis­mo con pro­pie­dad pri­va­da sobre los medios de pro­duc­ción. Tales son los casos de Vene­zue­la, Boli­via, Ecua­dor, por nom­brar algu­nos. Estos pro­ce­sos han “embru­ja­do” a la mayo­ría de la izquier­da lati­no­ame­ri­ca­na, que les da un res­pal­do acrí­ti­co. ¿Esas son las revo­lu­cio­nes nece­sa­rias? ¿Ese es el pro­yec­to his­tó­ri­co de los revo­lu­cio­na­rios y de los pue­blos?

Abel Bo: Vamos por par­te. El socia­lis­mo, si lo alcan­za­mos, será de este siglo, eso espe­ro. Pero no tie­ne nada que ver con eti­que­tar al socia­lis­mo con un nue­vo adje­ti­vo cali­fi­ca­ti­vo o numé­ri­co. ¿Bur­gue­sía como “alia­da estra­té­gi­ca” de qué cosa? Las bur­gue­sías lati­no­ame­ri­ca­nas y cari­be­ñas son lo que el Che defi­nió en 1966, ana­li­zan­do una his­to­ria de más de medio siglo en el con­ti­nen­te. ¿Han cam­bia­do como para sumar­se a una trans­for­ma­ción socia­lis­ta? Den­me un solo ejem­plo.

Otra cosa es cuál es su con­duc­ta polí­ti­ca en cada momen­to y país. En muchos luga­res, tie­nen fuer­tes con­tro­ver­sias con las bur­gue­sías yan­qui o euro­peas. Eso tam­po­co es nue­vo. Los his­tó­ri­cos movi­mien­tos popu­lis­tas en Nues­tra Amé­ri­ca han teni­do con­tro­ver­sias fuer­tes con el impe­ria­lis­mo y con otros sec­to­res del capi­ta­lis­mo local. ¿O aca­so el bogo­ta­zo de 1948, el ase­si­na­to de Elié­cer Gai­tán y el ini­cio de la gue­rra civil en Colom­bia no fue el resul­ta­do inme­dia­to de una vio­len­ta lucha inter­bur­gue­sa? El apris­mo en Perú, el priís­mo en Méxi­co, el var­guis­mo en Bra­sil, el mene­rreis­mo en Boli­via, el pero­nis­mo en Argen­ti­na han reco­rri­do esas tra­yec­to­rias. Más de una vez fue­ron derri­ba­dos por gol­pes mili­ta­res. ¿De alguno de esos popu­lis­mos sur­gió una revo­lu­ción? No. Algu­nos de esos movi­mien­tos polí­ti­cos ter­mi­na­ron pos­tra­dos al impe­ria­lis­mo que decían com­ba­tir y, para que no que­den más dudas, se alia­ron y con­sus­tan­cia­ron con ese impe­ria­lis­mo, y a par­tir de la era Reagan en EE.UU. se refor­zó esa sumi­sión. La hipó­te­sis de que en el trans­cur­so de una even­tual inter­ven­ción mili­tar impe­ria­lis­ta un movi­mien­to revo­lu­cio­na­rio con fuer­te inser­ción de masas pue­da aliar­se a un sec­tor de la bur­gue­sía que se suble­ve a esa inva­sión, es eso, una hipó­te­sis.

¿Qué ocu­rrió cuan­do las inva­sio­nes mili­ta­res a la Gua­te­ma­la refor­mis­ta de Arbenz en 1954 o a la Repú­bli­ca Domi­ni­ca­na de Bosch en 1965? Las bur­gue­sías, como cla­se, se some­tie­ron a los inva­so­res. ¿Qué ocu­rrió en el Chi­le de Allen­de en 1973 cuan­do des­pun­ta­ba un pro­ce­so refor­mis­ta? La bur­gue­sía se alzó en armas con­tra el refor­mis­mo sos­te­ni­da por EE.UU. ¿Qué pasó en Nica­ra­gua en 1979? Cuan­do el FSLN con arro­lla­do­ras fuer­zas gue­rri­lle­ras gene­ró una situa­ción insu­rrec­cio­nal, la dic­ta­du­ra somo­cis­ta se que­bró, pri­ván­do­se ese mis­mo régi­men del res­pal­do de otra par­te de la bur­gue­sía y allí sí, el movi­mien­to revo­lu­cio­na­rio pudo alzar­se con el poder. Dos años des­pués, cuan­do el impe­ria­lis­mo des­en­ca­de­nó la gue­rra de agre­sión, la bur­gue­sía que no había sido des­po­ja­da de todas sus pro­pie­da­des, se sumó a la con­tra­rre­vo­lu­ción arma­da. ¿Qué pasó en El Sal­va­dor en la déca­da del 80, cuan­do el movi­mien­to insur­gen­te ya uni­fi­ca­do en el FMLN gene­ró una situa­ción revo­lu­cio­na­ria? La bur­gue­sía se lan­zó a la con­tra­rre­vo­lu­ción arma­da recla­man­do y con­si­guien­do la inter­ven­ción yan­qui. Esa es la his­to­ria.

Los pro­ce­sos de Vene­zue­la, Boli­via y Ecua­dor tie­nen raí­ces dis­tin­tas, con­flu­yen en el tiem­po y detec­tan impor­tan­tes pun­tos en común que los mue­ve a apo­yar­se mutua­men­te, por­que sopor­tan una ame­na­za impe­ria­lis­ta común. Sobre todo en Vene­zue­la y Boli­via tie­nen una for­mi­da­ble base de masas que mayo­ri­ta­ria­men­te res­pal­da las refor­mas. Se tra­ta de pro­ce­sos polí­ti­cos refor­mis­tas sur­gi­dos des­de la vie­ja ins­ti­tu­cio­na­li­dad, la cual a su vez van modi­fi­can­do. ¿En qué momen­to entra­rá en coli­sión defi­ni­ti­va ese pro­ce­so refor­mis­ta socio-eco­nó­mi­co y polí­ti­co con el capi­ta­lis­mo local y con el impe­ria­lis­mo? ¿Podrán reco­rrer esos pro­ce­sos los pasos de trans­for­mar­se de movi­mien­tos demo­crá­ti­cos hacia una tran­si­ción socia­lis­ta? ¿Exis­te esa deci­sión polí­ti­ca? Entre 1959 y 1961, en Cuba, un pro­ce­so de trans­for­ma­cio­nes polí­ti­cas demo­crá­ti­cas, con­fis­ca­cio­nes a empre­sas impe­ria­lis­tas y lati­fun­dios lle­vó inexo­ra­ble­men­te a con­ver­tir­se en socia­lis­ta, para no des­apa­re­cer, para cum­plir con­se­cuen­te­men­te el pro­gra­ma del Mon­ca­da. Pero en Cuba, el pun­to de par­ti­da arran­có con la con­quis­ta del poder polí­ti­co, tras una bre­ve gue­rra revo­lu­cio­na­ria que des­tru­yó la tira­nía de Batis­ta, y la bur­gue­sía cuba­na resi­dual fue que­bra­da en su capa­ci­dad de reac­ción por la Revo­lu­ción triun­fan­te.

He tra­ta­do de expo­ner simi­li­tu­des y dife­ren­cias esen­cia­les. No estoy “embru­ja­do” por nadie. A muchos des­de aquí nos entu­sias­man esos pro­ce­sos, pero me inclu­yo entre los que no somos para nada acrí­ti­cos. No ten­go ni creo expec­ta­ti­vas en el capi­ta­lis­mo, por más refor­ma­do que sea. Las revo­lu­cio­nes socia­les son nece­sa­rias, pero no reco­no­cen tra­yec­to­rias idén­ti­cas ni deben hacer­se imi­ta­cio­nes ni cari­ca­tu­ras. El pro­yec­to de los revo­lu­cio­na­rios debe ser la revo­lu­ción anti­im­pe­ria­lis­ta y socia­lis­ta y en cada país debe plan­tear­se de acuer­do a su for­ma­ción socio-eco­nó­mi­ca y a sus tra­di­cio­nes his­tó­ri­cas. Al con­cep­to de revo­lu­ción no hay que des­na­tu­ra­li­zar­lo. Y cada revo­lu­ción, para lle­gar a ser tal, debe­rá legi­ti­mar­se ante las masas que la pro­ta­go­ni­zan para seguir sien­do revo­lu­ción.

Pre­gun­ta: ¿Podrías hablar­nos un poco sobre la derro­ta polí­ti­ca del FSLN? ¿Dón­de se ori­gi­na esta derro­ta polí­ti­ca, cuá­les son los com­po­nen­tes más impor­tan­tes que van con­fi­gu­ran­do la derro­ta? ¿Cómo es eso de triun­fo mili­tar y derro­ta polí­ti­ca? Todas estas pre­gun­tas sur­gen jus­ta­men­te por­que se dice en algu­nos círcu­los que no exis­tió tal derro­ta polí­ti­ca, sino que lo que se dio fue un refor­mis­mo arma­do que fre­nó obje­ti­va­men­te el desa­rro­llo de posi­cio­nes revo­lu­cio­na­rias.

Abel Bo: Cla­ro, sue­na con­tra­dic­to­rio eso de “triun­fo mili­tar y derro­ta polí­ti­ca”. Pues sí, hay acon­te­ci­mien­tos muy con­tra­dic­to­rios en la his­to­ria, tan­tos como en todos los terre­nos de la vida. Res­pon­der esta inquie­tud me lle­va a recor­dar un bre­ve escri­to del vie­jo Pedro Mile­si, obre­ro revo­lu­cio­na­rio argen­tino, lucha­dor des­de 1912 en el levan­ta­mien­to agra­rio cono­ci­do como El gri­to de Alcor­ta has­ta el cor­do­ba­zo de 1969 y el vibo­ra­zo de 1971, suble­va­cio­nes obre­ras urba­nas en las que tam­bién par­ti­ci­pó; atra­ve­só varias gene­ra­cio­nes y allá, por los años 60 y 70, nos ense­ñó mucho. El vie­jo Pedro escri­bió un rela­to sobre el 17 de octu­bre de 1945, aque­lla gran movi­li­za­ción obre­ra que, a par­tir de una huel­ga gene­ral recla­man­do la excar­ce­la­ción del enton­ces vice­pre­si­den­te y secre­ta­rio de Tra­ba­jo y Pre­vi­sión, el coro­nel Juan Perón, se con­vir­tió en el epi­so­dio fun­dan­te del pero­nis­mo (Car­ta del vie­jo Pedro a los com­pa­ñe­ros Pero­nis­tas de Base, 1971). El vie­jo Pedro dice en su rela­to que se tra­tó de algo así como “una insu­rrec­ción pací­fi­ca”. ¡Fíjen­se qué con­tra­dic­ción! Si es una insu­rrec­ción… ¿cómo va a ser pací­fi­ca? Pues sí. El vie­jo Pedro refle­xio­na que se tra­ta de esos raros acon­te­ci­mien­tos en que ante una inmen­sa movi­li­za­ción de masas, y por cir­cuns­tan­cias polí­ti­cas muy del momen­to, las fuer­zas repre­si­vas que­dan como para­li­za­das. Las cir­cuns­tan­cias fue­ron que Perón era un cau­di­llo mili­tar, tenía gran apo­yo de un sec­tor del Ejér­ci­to, pero el odio a muer­te de otro sec­tor, que lo des­ti­tu­yó y lo encar­ce­ló. A la vez, las fuer­zas poli­cia­les en ese régi­men mili­tar esta­ban suje­tas a man­dos cas­tren­ses y entre sus com­po­nen­tes, muchos sim­pa­ti­za­ban con el coro­nel Perón. Es decir, de hecho, la uni­dad de man­do régi­men-Ejér­ci­to-Poli­cía esta­ba fisu­ra­da. La movi­li­za­ción obre­ra fue masi­va y si bien esta­ba más o menos pre­vis­ta y orga­ni­za­da (la huel­ga se iba a hacer el día 18), la espon­ta­nei­dad des­bor­dó la orga­ni­za­ción. La masi­vi­dad, muchas veces, impo­ne el desa­rro­llo de los acon­te­ci­mien­tos. Y fue así, un acon­te­ci­mien­to muy simi­lar a una insu­rrec­ción, pero que no fue, y que se desa­rro­lló pací­fi­ca­men­te e impu­so sus obje­ti­vos, obli­gó a libe­rar a Perón que retor­nó triun­fan­te.

Todo esto que me ayu­dó a enten­der la his­to­ria de mi país, ayu­da a enten­der otras reali­da­des. La Nica­ra­gua san­di­nis­ta agre­di­da por la con­tra­rre­vo­lu­ción arma­da orga­ni­za­da y diri­gi­da por Esta­dos Uni­dos resul­tó vic­to­rio­sa mili­tar­men­te. Las fuer­zas irre­gu­la­res de la con­tra no logra­ron siquie­ra una “zona libe­ra­da”. Per­sis­tie­ron muchos años en sus incur­sio­nes por tener una reta­guar­dia pri­vi­le­gia­da en Hon­du­ras (país con­ver­ti­do en una gran base yan­qui) por­que no logra­ban sobre­vi­vir en terri­to­rio nica. Los com­ba­tien­tes del Ejér­ci­to Popu­lar San­di­nis­ta, las tro­pas espe­cia­les del Minis­te­rio del Inte­rior y las Mili­cias Popu­la­res San­di­nis­tas gana­ron muchas bata­llas y triun­fa­ron en la gue­rra. El obje­ti­vo de derro­car mili­tar­men­te al gobierno de la Revo­lu­ción no fue ni remo­ta­men­te alcan­za­do. Se pue­de y se debe hablar de una vic­to­ria total en el terreno mili­tar. Pero, y aquí vie­nen los peros, esa vic­to­ria mili­tar tuvo cos­tos y con­se­cuen­cias irre­pa­ra­bles. La pre­ca­ria eco­no­mía del comien­zo de la Revo­lu­ción fue tan daña­da que con­di­cio­nó todas las medi­das y tareas. La movi­li­za­ción popu­lar arma­da para la defen­sa tras­tor­nó seria­men­te la fuer­za de tra­ba­jo en cam­pos, fábri­cas y ser­vi­cios. Esa des­or­ga­ni­za­ción labo­ral ocu­rría pre­ci­sa­men­te en el perío­do que más se requie­re un gran des­plie­gue de ener­gías e inte­li­gen­cia al ser­vi­cio de una nue­va eco­no­mía, de un nue­vo sis­te­ma de orga­ni­za­ción del tra­ba­jo. Si la ener­gía polí­ti­ca se pone en la gue­rra, se dete­rio­ran y pasan a segun­do plano todas las demás acti­vi­da­des que requie­ren de mucho apren­di­za­je, por­que no hay expe­rien­cia pre­via en eso de cons­truir un nue­vo orden eco­nó­mi­co-labo­ral. Si la eco­no­mía ya venía muy dete­rio­ra­da en los años pre­vios por la gue­rra revo­lu­cio­na­ria y el perío­do insu­rrec­cio­nal, ima­gí­nen­se cómo afec­tó esta nue­va gue­rra que, como toda gue­rra, es des­truc­ti­va. Enton­ces, las caren­cias mate­ria­les pro­vo­can pade­ci­mien­tos que son difí­ci­les de sos­te­ner en el tiem­po. La Revo­lu­ción se hace por muchos moti­vos, entre ellos, uno deter­mi­nan­te, es mejo­rar la vida mate­rial del pue­blo. ¿Cuán­to tiem­po se pue­de sopor­tar vivir en tan­to sufri­mien­to? Cuan­do esos pade­ci­mien­tos son ori­gi­na­dos en el régi­men de explo­ta­ción, el pue­blo se va suble­van­do. ¿Pero qué pasa cuan­do eso ocu­rre en el pro­pio régi­men revo­lu­cio­na­rio? La insa­tis­fac­ción va gene­ran­do un esta­do de áni­mo de des­en­can­to y frus­tra­ción.

Las caren­cias mate­ria­les gene­ran inme­dia­ta­men­te un mer­ca­do negro. Y el mer­ca­do negro corroe las bases mora­les de cual­quier socie­dad, mucho más si el nue­vo sis­te­ma ape­nas está empe­zan­do a fun­cio­nar. El des­abas­te­ci­mien­to crea situa­cio­nes de deses­pe­ra­ción.

Pero hay más toda­vía. La gue­rra pro­vo­ca bajas; bajas hubo, muchí­si­mas, aun­que los con­tras no pudie­ron tener vic­to­ria mili­tar. La muer­te deja dolo­res y hue­llas irre­pa­ra­bles. Ade­más, la nece­si­dad de una movi­li­za­ción mili­tar masi­va moti­vó deci­sio­nes polí­ti­cas que segu­ra­men­te fue­ron erró­neas y dañi­nas. Eso fue el reclu­ta­mien­to de jóve­nes para la gue­rra. Se hicie­ron reclu­ta­mien­tos masi­vos for­za­dos. Una cosa es con­vo­car, por ejem­plo, a crear un ejér­ci­to alfa­be­ti­za­dor de jóve­nes, tarea que se desa­rro­lló exi­to­sa y jubi­lo­sa­men­te, y otra es crear un ejér­ci­to arma­do y en dis­po­si­ción de com­ba­te, don­de arries­gar la vida es el minu­to a minu­to.

Una cosa es con­vo­car a un ejér­ci­to para hacer una cam­pa­ña masi­va para sumi­nis­trar boca a boca medi­ca­ción para luchar con­tra el palu­dis­mo, otra tarea que fue exi­to­sa, y muy dife­ren­te es for­zar un reclu­ta­mien­to mili­tar masi­vo. La gue­rra impo­ne una mili­ta­ri­za­ción de la vida coti­dia­na. La gue­rra impo­ne una estruc­tu­ra polí­ti­co-ins­ti­tu­cio­nal de “man­do y ordeno”, un sis­te­ma ver­ti­cal. La con­sig­na era «¡Direc­ción Nacio­nal orde­ne!». Esta moda­li­dad polí­ti­ca entra en con­tra­dic­ción con el carác­ter genui­na­men­te demo­crá­ti­co y asam­blea­rio que crea y nece­si­ta la Revo­lu­ción. La Revo­lu­ción creó una nue­va y des­co­no­ci­da demo­cra­cia revo­lu­cio­na­ria, don­de todo se deba­tía, todo se cues­tio­na­ba. Los pro­gra­mas «De cara al pue­blo», en los cua­les los diri­gen­tes del FSLN se ponían en asam­bleas públi­cas a deba­tir y ser inter­pe­la­dos, eran un ejem­plo. Pero al mis­mo tiem­po, la gue­rra impo­ne deci­sio­nes que no son obje­to de nin­gu­na deli­be­ra­ción. Y ade­más, apa­re­cen con­duc­tas de corrup­ción en dis­tin­tos sec­to­res de la admi­nis­tra­ción.

Todas estas cosas, pri­va­cio­nes mate­ria­les, des­abas­te­ci­mien­to y mer­ca­do negro, deci­sio­nes arbi­tra­rias y corrup­ción, reclu­ta­mien­to mili­tar for­zo­so, muer­tes y dolor, gene­ran a lo lar­go de los años una situa­ción de insa­tis­fac­ción masi­va. Por más que la mayo­ría sepa y entien­da que esto está cau­sa­do por la gue­rra de agre­sión, la insa­tis­fac­ción es depo­si­ta­da polí­ti­ca­men­te en el gobierno. Y esto ocu­rrió así a pesar, y con­tra­dic­to­ria­men­te, de una explo­sión cul­tu­ral revo­lu­cio­na­ria. La Revo­lu­ción San­di­nis­ta fue, como bien se decía, tam­bién una revo­lu­ción de la poe­sía. Flo­re­cie­ron las letras entre los anal­fa­be­tos, flo­re­ció el can­to y el bai­le, la lite­ra­tu­ra y la pin­tu­ra. Pero la gue­rra des­tro­zó el cur­so de la Revo­lu­ción a pesar de la vic­to­ria mili­tar. Fue una vic­to­ria impe­ria­lis­ta de su mal lla­ma­da «gue­rra de baja inten­si­dad». Baja inten­si­dad, ¡ni por aso­mo! El impe­ria­lis­mo, des­pués de su derro­ta en Viet­nam, modi­fi­có su estra­te­gia béli­ca y, a la lar­ga, logró su obje­ti­vo polí­ti­co con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rio.

Ese argu­men­to de que no exis­tió derro­ta polí­ti­ca, ¿y enton­ces cómo se lla­ma el des­alo­jo por vía elec­to­ral del gobierno revo­lu­cio­na­rio y la reim­plan­ta­ción del vie­jo régi­men? Per­der elec­cio­nes con­vo­ca­das por el pro­pio gobierno revo­lu­cio­na­rio ¿qué fue sino una derro­ta polí­ti­ca? Ese otro argu­men­to que lo que se dio fue un «refor­mis­mo arma­do» sue­na por lo menos a igno­ran­cia. Con el derro­ca­mien­to insu­rrec­cio­nal de la dic­ta­du­ra se des­tru­yó el Esta­do bur­gués y se ini­cia un difí­cil y des­co­no­ci­do perío­do de tran­si­ción hacia una nue­va for­ma de orga­ni­za­ción socio-eco­nó­mi­ca. Se des­tru­yó por las armas a la Guar­dia somo­cis­ta (el ejér­ci­to bur­gués) y todos sus órga­nos repre­si­vos, se des­man­te­ló la super­es­truc­tu­ra jurí­di­ca y polí­ti­ca del Esta­do. El FSLN, des­de aque­lla pro­cla­ma de Car­los Fon­se­ca en 1969 plan­tean­do que en la Revo­lu­ción Popu­lar San­di­nis­ta se con­ju­ga­ban la rei­vin­di­ca­ción socia­lis­ta con la eman­ci­pa­ción nacio­nal, tenía ese pro­gra­ma. Cuan­do se encuen­tra con la vic­to­ria tie­ne por delan­te un desa­fío iné­di­to. La tran­si­ción al socia­lis­mo nece­si­ta de deter­mi­na­das con­di­cio­nes mate­ria­les. Una de ellas es la exis­ten­cia de una cla­se obre­ra en capa­ci­dad y dis­po­si­ción para hacer­la. Una cosa es el impul­so revo­lu­cio­na­rio pro­le­ta­rio para derri­bar al régi­men y otra muy dis­tin­ta es la capa­ci­dad y posi­bi­li­da­des de rea­li­zar otras tareas his­tó­ri­cas. El peso espe­cí­fi­co y numé­ri­co de la cla­se obre­ra eran muy redu­ci­dos y la gue­rra de agre­sión impe­ria­lis­ta hizo todo lo que des­cri­bi­mos.

Pre­gun­ta: Cuan­do seña­las­te que se tra­tó de hacer algo impo­si­ble, una tran­si­ción al socia­lis­mo con una cla­se obre­ra tan redu­ci­da, ¿cuál es, a tu jui­cio, el camino que debía reco­rrer esa revo­lu­ción antes de empren­der el camino al socia­lis­mo?

Abel Bo: No, no plan­teo que había que reco­rrer un camino dis­tin­to antes ni mucho menos que se tra­tó de hacer algo impo­si­ble. El antes fue la lucha revo­lu­cio­na­ria, la gue­rra revo­lu­cio­na­ria, la insu­rrec­ción y la con­quis­ta del poder polí­ti­co. Ese camino se reco­rrió vic­to­rio­sa­men­te. El dile­ma sur­ge des­pués. Pero yo no he plan­tea­do que se tra­tó de hacer algo “impo­si­ble”, para nada. La revo­lu­ción es posi­ble y así era la con­vic­ción de los revo­lu­cio­na­rios nica­ra­güen­ses y esa es una de sus mejo­res vir­tu­des. Nica­ra­gua en 1979 era un país capi­ta­lis­ta más atra­sa­do que la Cuba de 1959 que ini­cia la tran­si­ción. Si a esas con­di­cio­nes mate­ria­les se suma la gue­rra de agre­sión, ahí sur­ge otro tre­men­do pro­ble­ma más. Con una cla­se obre­ra redu­ci­da, con un peso espe­cí­fi­co menor en la eco­no­mía que es pre­do­mi­nan­te­men­te agra­ria, es un obs­tácu­lo mate­rial muy impor­tan­te para ini­ciar una tran­si­ción socia­lis­ta. Y, como está vis­to con­tem­po­rá­nea­men­te, las revo­lu­cio­nes que no tran­si­tan al socia­lis­mo y por con­si­guien­te, no pue­den resol­ver los pro­ble­mas mate­ria­les de las masas, retro­ce­den y des­apa­re­cen. El poder del capi­ta­lis­mo no des­apa­re­ce en un acto revo­lu­cio­na­rio, no des­apa­re­ce la lucha de cla­ses. La revo­lu­ción está obli­ga­da para sos­te­ner­se a rea­li­zar tareas muy difí­ci­les. La revan­cha del capi­ta­lis­mo ante los triun­fos revo­lu­cio­na­rios ha sido, pre­ci­sa­men­te, lan­zar gue­rras con­tra las revo­lu­cio­nes. Es un nue­vo esta­dio de la lucha de cla­ses.

Pre­gun­ta: Vol­va­mos a la Argen­ti­na. Des­pués de la dic­ta­du­ra mili­tar y el geno­ci­dio des­ata­do, la izquier­da revo­lu­cio­na­ria que­dó des­pe­da­za­da y hoy exis­ten sólo peque­ños gru­pos en dis­tin­tos luga­res que se recla­man revo­lu­cio­na­rios. De hecho, sor­pren­de obser­var cómo estos gru­pos se ata­can entre sí, cómo se cri­ti­can y cómo se des­co­no­cen mutua­men­te. ¿Es posi­ble aspi­rar a un ges­to dis­tin­to entre los dis­tin­tos gru­pos, un pro­ce­so de sín­te­sis que sig­ni­fi­que dejar atrás la dis­per­sión y que se le ofrez­ca al pue­blo argen­tino una real con­duc­ción revo­lu­cio­na­ria?

Abel Bo: ¡Qué pre­gun­ta! Y hago esta excla­ma­ción por­que coin­ci­do en la des­crip­ción que uste­des hacen acer­ca de la exis­ten­cia de nume­ro­sos gru­pos que, invo­can­do una cau­sa jus­ta y asu­mien­do una pos­tu­ra ideo­ló­gi­ca gené­ri­ca­men­te revo­lu­cio­na­ria, tie­nen una diná­mi­ca y una prác­ti­ca tri­bal. Des­per­di­cian gran par­te de sus ener­gías en dia­tri­bas con­tra otros des­ta­ca­men­tos simi­la­res. En mi modo de ver, hay una gran con­fu­sión en saber cuál es la lucha ideo­ló­gi­ca y el deba­te polí­ti­co que es nece­sa­rio para hacer pro­gre­sar las ideas revo­lu­cio­na­rias en la socie­dad, y en par­ti­cu­lar, en el seno de la cla­se tra­ba­ja­do­ra. La con­fu­sión y el error son con­si­de­rar que la línea polí­ti­ca y las tác­ti­cas pro­pues­tas por otros des­ta­ca­men­tos y que uno no com­par­te, son la cau­sa de los impe­di­men­tos de los tra­ba­ja­do­res en sus luchas. Esa con­fu­sión lle­va al error de creer que por seguir deter­mi­na­da línea de acción que uno no com­par­te, las masas des­vían su camino. Y se tras­la­da a cada paso y en casi todas las luchas, la mayor par­te de las cua­les son rei­vin­di­ca­ti­vas, un tipo de deba­te que se hace inen­ten­di­ble a las bases. Esta prác­ti­ca lle­va al resul­ta­do exac­ta­men­te con­tra­rio al enun­cia­do. Los ale­ja de las bases y per­pe­túa la fal­ta de inser­ción. Las bases tra­ba­ja­do­ras ven en estas prác­ti­cas la repro­duc­ción de lo que todos los días ocu­rre con la polí­ti­ca bur­gue­sa. En toda esta con­duc­ta creo que tam­bién hay una cari­ca­tu­ri­za­ción de lo que debe ser la lucha ideo­ló­gi­ca de un movi­mien­to revo­lu­cio­na­rio. Es una cari­ca­tu­ri­za­ción del leni­nis­mo. Es cier­to que en toda la his­to­ria de las orga­ni­za­cio­nes revo­lu­cio­na­rias ha habi­do un poco de esta cari­ca­tu­ri­za­ción, que ha lle­va­do a muchos a con­ver­tir­se en sec­tas esté­ri­les, inclu­so lue­go de haber teni­do un desa­rro­llo más o menos impor­tan­te. Un movi­mien­to revo­lu­cio­na­rio genuino es el que encuen­tra el momen­to jus­to para tras­cen­der y pro­yec­tar­se con una polí­ti­ca de masas. Y eso no se logra repi­tien­do mil veces la pala­bra “masas” o hacien­do pro­fe­sión de fe de su pro­pia con­vic­ción revo­lu­cio­na­ria. Si el mar­xis­mo es una cien­cia, su apli­ca­ción polí­ti­ca requie­re del arte de la polí­ti­ca. Y el arte de la polí­ti­ca revo­lu­cio­na­ria es, val­ga la para­do­ja de las pala­bras, dejar de ser arte­sa­nal.

Sin duda que aspi­ro a que se logre esa sín­te­sis supe­ra­do­ra que uste­des plan­tean en la pre­gun­ta, pero no ten­go una res­pues­ta con­cre­ta res­pec­to al tiem­po y el modo en que se pue­da alcan­zar. Por mi par­te, pon­go los esfuer­zos en los tra­ba­jos de for­ma­ción y edu­ca­ción mili­tan­te con el cri­te­rio que la nece­sa­ria lucha ideo­ló­gi­ca y polí­ti­ca debe estar cen­tra­da con­tra el pen­sa­mien­to y la polí­ti­ca capi­ta­lis­ta. El deba­te ideo­ló­gi­co con otras corrien­tes debe desa­rro­llar­se en un terreno ade­cua­do, que no entor­pez­ca ni dis­trai­ga la labor de inser­ción en las bases tra­ba­ja­do­ras.

Pre­gun­ta: De lo que se tra­ta, enton­ces, es de ir fomen­tan­do la orga­ni­za­ción popu­lar des­de aba­jo. Esa es la cla­ve, defi­ni­ti­va­men­te. Lo cual lle­va a esta pre­gun­ta: ¿es posi­ble cons­truir alter­na­ti­vas reales de cam­bio sin tener el poder polí­ti­co? Te lo pre­gun­to por­que hoy día ha apa­re­ci­do esta for­mu­la­ción de “cam­biar el mun­do sin tomar el poder”, a la que hace un momen­to hicis­te alu­sión. ¿Es posi­ble eso?

Abel Bo: Las alter­na­ti­vas reales de cam­bio se cons­tru­yen des­de el vamos, cuan­do aún no tene­mos el poder polí­ti­co del Esta­do y cuan­do ni siquie­ra esa alter­na­ti­va tie­ne pro­yec­ción de masas. Es decir, se cons­tru­ye ya, o de lo con­tra­rio, no se cons­trui­rá nada. Se tra­ta de cons­truir poder polí­ti­co, fuer­za polí­ti­ca. ¿Para qué? Para cam­biar pri­me­ro la corre­la­ción de fuer­zas en las luchas de cla­ses. Para que esa fuer­za polí­ti­ca revo­lu­cio­na­ria vaya fusio­nán­do­se con los movi­mien­tos de masas, en pri­mer lugar, con la cla­se obre­ra. Así se van cam­bian­do las situa­cio­nes, así se empie­za a cam­biar el cur­so de la polí­ti­ca en una socie­dad. Pero eso de “cam­biar el mun­do sin tomar el poder”, en el mun­do en que vivi­mos, es una ridi­cu­lez. ¡A la bur­gue­sía sí le intere­sa tener el poder! Ese dicho es un ata­jo ver­bal para no decir que en reali­dad se renun­cia a ese cam­bio real. Se tra­ta de una cons­truc­ción ideo­ló­gi­ca para jus­ti­fi­car que, supues­ta­men­te, no se pue­de cam­biar el poder. No se tra­ta de “tomar el poder” para un par­ti­do, para una orga­ni­za­ción, para un gru­po. Se tra­ta de la acción his­tó­ri­co-social más difí­cil: el cam­bio del poder polí­ti­co para poder hacer las trans­for­ma­cio­nes de las rela­cio­nes de pro­duc­ción. Es el pri­mer paso inelu­di­ble para el trán­si­to del capi­ta­lis­mo al socia­lis­mo.

Pre­gun­ta: Si sabe­mos que las fuer­zas revo­lu­cio­na­rias están en una des­ven­ta­ja estra­té­gi­ca y que se debe ini­ciar un len­to pro­ce­so de acu­mu­la­ción de fuer­zas que debe con­du­cir nece­sa­ria­men­te a un enfren­ta­mien­to agu­do con las cla­ses domi­nan­tes, ¿esta acu­mu­la­ción de fuer­zas es en todos los terre­nos, tam­bién en lo mili­tar?

Abel Bo: Ya lo decía­mos antes. Se debe acu­mu­lar fuer­zas en todos los terre­nos. En la com­bi­na­ción acer­ta­da de todas las for­mas de lucha está la cues­tión. Para eso hay que saber carac­te­ri­zar correc­ta­men­te la situa­ción. Como habla­mos, den­tro de un con­tex­to con­ti­nen­tal con muchas cues­tio­nes comu­nes, simi­la­res, el desa­rro­llo es muy des­igual de acuer­do a cada país. Aun­que no conoz­ca con pre­ci­sión la situa­ción de cada país de Nues­tra Amé­ri­ca, va de suyo que las situa­cio­nes de Méxi­co y Colom­bia no pue­den asi­mi­lar­se a las de Vene­zue­la, Argen­ti­na, Uru­guay, Chi­le o Bra­sil. Y así de segui­do. Por eso es impor­tan­tí­si­ma la cons­truc­ción polí­ti­ca inter­na­cio­na­lis­ta. En Hon­du­ras aca­ba de ocu­rrir un gol­pe mili­tar (los gol­pes son siem­pre cívi­co-mili­ta­res, pero el acto gol­pis­ta es emi­nen­te­men­te mili­tar) con­tra un gobierno libe­ral. Hubo una impor­tan­te resis­ten­cia civil que fue insu­fi­cien­te para hacer retro­ce­der a los gol­pis­tas. Hubie­se sido desea­ble un levan­ta­mien­to insur­gen­te. No esta­ban las con­di­cio­nes, por­que no había pre­pa­ra­ción polí­ti­ca pre­via, no había fuer­za polí­ti­ca revo­lu­cio­na­ria para enca­rar esa pers­pec­ti­va. Es otra ense­ñan­za que no debe dejar­se de lado. En lo inme­dia­to, ese peli­gro está pre­sen­te en Para­guay, en Ecua­dor. Tam­bién en Boli­via y ¿aca­so no está pre­sen­te en Vene­zue­la mis­ma? Las tareas de los revo­lu­cio­na­rios nece­sa­ria­men­te son dis­tin­tas en cada uno de esos luga­res.

Uste­des insis­ten en inte­rro­gar acer­ca de la cues­tión mili­tar. Sí, tam­bién debe ser con­si­de­ra­da. La cues­tión mili­tar está direc­ta­men­te rela­cio­na­da con la cues­tión social, con la situa­ción polí­ti­ca. Tomar­la en cuen­ta des­de el ini­cio no sig­ni­fi­ca que una orga­ni­za­ción pue­da o deba pasar a la acción arma­da por prin­ci­pios. El vie­jo con­cep­to de que las gue­rras son una con­ti­nua­ción de la polí­ti­ca sigue vigen­te. ¿Cuán­do se con­ti­núan? ¡Ah! Eso depen­de de la situa­ción, de las cla­ses y las fuer­zas en pug­na. No hay rece­ta para eso. Cada for­ma de lucha tie­ne sus par­ti­cu­la­ri­da­des. Los revo­lu­cio­na­rios debe­mos estu­diar cada situa­ción con­cre­ta. Debe­mos saber que todas las for­mas tie­nen sus leyes y sus lími­tes. No se pue­de estar con­vo­can­do todos los días a una huel­ga gene­ral, tam­po­co se lo debe hacer con for­mas de lucha arma­da. Está vigen­te el vie­jo con­cep­to mar­xis­ta: ¡con la insu­rrec­ción no se jue­ga!

Pre­gun­ta: Leyen­do la his­to­ria recien­te, uno com­prue­ba el tre­men­do peso de Fran­cia en el desa­rro­llo de polí­ti­cas con­tra­in­sur­gen­tes en el con­ti­nen­te y la soli­da­ri­dad de cla­se de la bur­gue­sía a nivel inter­na­cio­nal. De ahí se des­pren­de que la con­tra­rre­vo­lu­ción se venía pre­pa­ran­do con 20 años de anti­ci­pa­ción para enfren­tar el auge revo­lu­cio­na­rio. ¿Es posi­ble anti­ci­par y neu­tra­li­zar exi­to­sa­men­te estas pla­ni­fi­ca­cio­nes terro­ris­tas de la bur­gue­sía?

Abel Bo: Fran­cia fue un país que pasó de colo­nia­lis­ta a impe­ria­lis­ta. Su bur­gue­sía acre­di­ta haber aplas­ta­do aque­lla revo­lu­ción glo­rio­sa de la Comu­na de París en el siglo XIX. En el siglo XX mor­dió el pol­vo de la derro­ta en Viet­nam y Arge­lia, lo que no le qui­ta su carác­ter impe­ria­lis­ta actual. Supo resis­tir la suble­va­ción del Mayo fran­cés de 1968. Los obre­ros auto­mo­tri­ces de Cór­do­ba, en Argen­ti­na, los que pro­ta­go­ni­za­ron el cor­do­ba­zo, saben bien cómo se com­por­ta­ba como patro­nal la IKA-Renault. En el Coman­do en Jefe del Ejér­ci­to argen­tino, el ejér­ci­to fran­cés tenía una «ofi­ci­na» don­de varios con­tin­gen­tes de mili­ta­res argen­ti­nos, esos que siem­pre invo­can el «patrio­tis­mo», apren­die­ron y mejo­ra­ron sus méto­dos terro­ris­tas. Eso lo han con­fe­sa­do por lo menos dos geno­ci­das, los gene­ra­les Díaz Bes­so­ne y Har­guin­de­guy, en una pelí­cu­la tes­ti­mo­nial, ante una cineas­ta fran­ce­sa. Se sos­pe­cha de la par­ti­ci­pa­ción de terro­ris­tas de la OAS fran­ce­sa en la masa­cre de Ezei­za per­pe­tra­da el 20 de junio del 73, orga­ni­za­da por mili­ta­res de la SIDE diri­gi­dos por Osin­de, las poli­cías Fede­ral y bonae­ren­se y gru­pos de la buro­cra­cia sin­di­cal. En los archi­vos de la OTAN en París hay has­ta bole­ti­nes inter­nos de las orga­ni­za­cio­nes revo­lu­cio­na­rias argen­ti­nas de los 70. Así que se tra­ta de una bur­gue­sía con expe­rien­cia y sapien­cia. Los inte­lec­tua­les fran­ce­ses Simo­ne de Beau­voir y Jean Paul Sar­tre supie­ron muy bien des­cri­bir a esa bur­gue­sía y la denun­cia­ron cuan­do era glo­ri­fi­ca­da por los medios de comu­ni­ca­ción de la épo­ca.

La pre­gun­ta de cómo anti­ci­par­se a sus pla­nes terro­ris­tas inter­na­cio­na­les –que no son sólo fran­ce­ses– requie­re infor­ma­ción e inte­li­gen­cia y, en pri­mer lugar, no con­fun­dir­se con eso de que «el impe­ria­lis­mo ya no exis­te» o que han des­apa­re­ci­do los Esta­dos impe­ria­lis­tas. En su seno ope­ran los esta­dos mayo­res de la con­tra­rre­vo­lu­ción mun­dial. Si bien la infor­ma­ción hoy flu­ye con mucha faci­li­dad y rapi­dez, la mejor infor­ma­ción la obtie­nen en su pro­pio seno quie­nes allí viven y tra­ba­jan. Así como hubo muchí­si­mos fran­ce­ses soli­da­rios con los pue­blos de Amé­ri­ca Lati­na cuan­do sufri­mos las dic­ta­du­ras, reque­rir esta otra soli­da­ri­dad es una tarea más. Siem­pre, en el inte­rior mis­mo de esos mons­truo­sos apa­ra­tos repre­si­vos, hay pro­fe­sio­na­les y téc­ni­cos que son capa­ces de sen­si­bi­li­zar­se fren­te al dolor y al terror que siem­bran quie­nes los engen­dran y diri­gen. Ante la glo­ba­li­za­ción capi­ta­lis­ta, el inter­na­cio­na­lis­mo y la soli­da­ri­dad.

De todas mane­ras, la infor­ma­ción ade­cua­da no pue­de siem­pre anti­ci­par o neu­tra­li­zar la eje­cu­ción de pla­nes terro­ris­tas. Se tra­ta de una cues­tión polí­ti­ca que se des­en­vuel­ve en las luchas de cla­ses. Pues bien, hay que actuar.

Pre­gun­ta: Cuál es, a tu pare­cer, el cur­so más pro­ba­ble de los acon­te­ci­mien­tos en Lati­noa­mé­ri­ca y las pers­pec­ti­vas de que la lucha se vuel­va mucho más radi­cal. ¿Es posi­ble eso hoy en día?

Abel Bo: Otra vez, ¡qué pre­gun­ta! La pre­vi­sión polí­ti­ca es una de las cua­li­da­des más difí­ci­les de adqui­rir, para lo cual hay que tener un minu­cio­so cono­ci­mien­to de la reali­dad. Los mar­xis­tas debe­mos ser muy cau­te­lo­sos y a la vez, pre­ci­sos, en estas afir­ma­cio­nes.

La situa­ción en Nues­tra Amé­ri­ca es muy des­igual como lo men­cio­na­mos a lo lar­go de toda la char­la. El capi­ta­lis­mo atra­vie­sa a nivel mun­dial una cri­sis de mag­ni­tu­des simi­la­res a la de los años 20 y 30 del siglo pasa­do, cri­sis que devino en la segun­da gue­rra inter-impe­ria­lis­ta, a cuyo fin se des­ple­gó una lar­ga épo­ca de revo­lu­cio­nes en Asia, de des­co­lo­ni­za­ción en Áfri­ca y de inten­tos simi­la­res en Amé­ri­ca Lati­na, has­ta que lle­gó el triun­fo de la Revo­lu­ción Cuba­na. A par­tir de ésta, se abre el perío­do revo­lu­cio­na­rio más impor­tan­te de nues­tra his­to­ria, apa­re­ce la alter­na­ti­va socia­lis­ta con­ti­nen­tal. El triun­fo de la Revo­lu­ción San­di­nis­ta poten­ció las expec­ta­ti­vas revo­lu­cio­na­rias en Cen­troa­mé­ri­ca y el Cari­be –no olvi­de­mos la bre­ve Revo­lu­ción en Gre­na­da, lue­go auto­des­trui­da– que se frus­tró por el éxi­to de la polí­ti­ca con­tra­rre­vo­lu­cio­na­ria impe­ria­lis­ta. En el Cono Sur, la res­pues­ta con­tra­rre­vo­lu­cio­na­ria fue tan san­gui­na­ria como fue el ímpe­tu del auge vivi­do en for­ma y en tiem­pos des­igua­les en Perú, Boli­via, Bra­sil, Chi­le, Uru­guay y Argen­ti­na. La con­tra­rre­vo­lu­ción logró ais­lar a Cuba, y ese fenó­meno fue tan impor­tan­te como el blo­queo para con­di­cio­nar para siem­pre el futu­ro de su cons­truc­ción socia­lis­ta incon­clu­sa. Cuba no sucum­bió pero pagó un cos­to irre­pa­ra­ble.

El triun­fo de las con­tra­rre­vo­lu­cio­nes esta­bi­li­zó por un lar­go perío­do al capi­ta­lis­mo con­ti­nen­tal. Las nue­vas moda­li­da­des de domi­nio eco­nó­mi­co inau­gu­ra­das con la era reaga­nia­na fue­ron posi­bles por­que pre­via­men­te fue­ron aplas­ta­dos los ensa­yos revo­lu­cio­na­rios. El sur­gi­mien­to de muy fuer­tes con­tra­dic­cio­nes ori­gi­na­das en esa moda­li­dad habi­tual­men­te deno­mi­na­da “neo­li­be­ral”, fisu­ró la esta­bi­li­dad polí­ti­ca de las cla­ses gober­nan­tes. Como resul­ta­do de esas con­tra­dic­cio­nes y de vio­len­tas luchas de cla­ses, sur­gie­ron esos nue­vos gobier­nos que salie­ron del some­ti­mien­to o ali­nea­mien­to sumi­so al impe­ria­lis­mo nor­te­ame­ri­cano. Vene­zue­la fue el pun­to de par­ti­da. Lue­go los triun­fos elec­to­ra­les del PT en Bra­sil y del Fren­te Amplio en Uru­guay. Esos cam­bios lle­va­ron a algu­nos enfren­ta­mien­tos muy abier­tos con Esta­dos Uni­dos, y de ahí el fra­ca­so de Bush en impo­ner el ALCA en el 2005. Lue­go el sur­gi­mien­to en Boli­via del gobierno del MAS tras el derrum­be de la dere­cha por las suble­va­cio­nes popu­la­res, y más tar­de un pro­ce­so simi­lar posi­bi­li­tó el cam­bio de gobierno en Ecua­dor. En Argen­ti­na, la pro­fun­di­dad de la cri­sis eco­nó­mi­ca que lle­gó a la des­truc­ción de par­te de las fuer­zas pro­duc­ti­vas, ori­gi­nó la rebe­lión de 2001 – 2002 que derrum­bó al régi­men ins­ti­tu­cio­nal, el cual fue res­tau­ra­do tra­ba­jo­sa­men­te, ante la ausen­cia de alter­na­ti­vas revo­lu­cio­na­rias. La recu­pe­ra­ción capi­ta­lis­ta ha sido tan iné­di­ta como la cri­sis que la ori­gi­nó. Y a pesar de esa reex­pan­sión capi­ta­lis­ta, un sec­tor de la bur­gue­sía arre­me­te con vio­len­cia con­tra otro que está en el gobierno. En Nica­ra­gua regre­só al gobierno el FSLN, pero des­po­ja­do de la pers­pec­ti­va revo­lu­cio­na­ria ori­gi­na­ria del san­di­nis­mo de Car­los Fon­se­ca, y en El Sal­va­dor, el FMLN acce­dió por fin al gobierno, pero tam­bién ale­ja­do de su pro­gra­ma revo­lu­cio­na­rio. Hace poco, un cam­bio de gobierno en Para­guay des­pla­zó medio siglo de dic­ta­du­ras “colo­ra­das” y ya está jaquea­do por la reac­ción y ame­na­za­do con un “hon­du­ra­zo”. Méxi­co sigue vivien­do un régi­men frau­du­len­to don­de la dere­cha no tole­ró siquie­ra el triun­fo elec­to­ral de una fuer­za tibia­men­te refor­mis­ta, mien­tras la vio­len­cia reac­cio­na­ria esta­tal y nar­co­tra­fi­can­te aso­la al pue­blo. El poder zapa­tis­ta se sos­tie­ne pero no pro­gre­sa. La gue­rra civil en Colom­bia con­ti­núa, pero las fuer­zas insur­gen­tes fue­ron dura­men­te gol­pea­das y no pue­de pre­ver­se un des­en­la­ce revo­lu­cio­na­rio en un cor­to pla­zo.

El capi­ta­lis­mo ha mos­tra­do que a pesar de sus cri­sis recu­rren­tes y des­truc­ti­vas, se sos­tie­ne en Nues­tra Amé­ri­ca. La otra Amé­ri­ca, la del impe­ria­lis­mo nor­te­ame­ri­cano, nos sigue opri­mien­do a pesar de su pro­pia cri­sis aún no resuel­ta. El capi­ta­lis­mo lati­no­ame­ri­cano y cari­be­ño ha gene­ra­li­za­do la mise­ria y la explo­ta­ción, e incre­men­ta­do la cri­mi­na­li­dad, el nar­co­trá­fi­co. La des­truc­ción ambien­tal es des­co­mu­nal. La mayo­ría de los pue­blos indí­ge­nas siguen des­po­ja­dos.

Son muchí­si­mos los pun­tos en cues­tión que encie­rra la pre­gun­ta de uste­des. En el cor­to pla­zo el cur­so polí­ti­co-eco­nó­mi­co que ten­gan Vene­zue­la y Boli­via será deci­si­vo. Son los dos pro­ce­sos que se pro­cla­man revo­lu­cio­na­rios pero que no han dado el sal­to de trans­for­mar­se a sí mis­mos, a revo­lu­cio­nar la natu­ra­le­za del poder polí­ti­co más allá de impor­tan­tes cam­bios ins­ti­tu­cio­na­les, para pasar al perío­do que, como ocu­rrió en Cuba en los pri­me­ros tres años, se des­en­vuel­va el trán­si­to anti­ca­pi­ta­lis­ta al socia­lis­mo. ¿Lo harán? ¿Tie­nen esa deci­sión sus diri­gen­tes? Vene­zue­la tie­ne mejo­res con­di­cio­nes mate­ria­les que Boli­via. Pero se tra­ta de una deci­sión estra­té­gi­ca que supo­ne nece­sa­ria­men­te con­vo­car a las masas de sus pue­blos a seme­jan­te desa­fío. No estoy en con­di­cio­nes de hacer afir­ma­cio­nes o pro­nós­ti­cos al res­pec­to.

Per­mí­tan­me com­par­tir con uste­des una opi­nión recien­te de una com­pa­ñe­ra revo­lu­cio­na­ria boli­via­na, vete­ra­na de las luchas del PRTB-ELN: “Des­de las altu­ras de los Andes aún con la espe­ran­za de lograr que el pro­ce­so ini­cia­do por Evo no se deten­ga y tam­po­co se dis­tor­sio­ne, pues­to que hay muchos enemi­gos que antes se opu­sie­ron fron­tal­men­te y hoy apa­re­cen al inte­rior más «evis­tas» que el más anti­guo de los mili­tan­tes socia­les, segu­ra­men­te bus­can apro­ve­char del momen­to, infil­trar­se, sabo­tear o dis­tor­sio­nar este difí­cil y par­ti­cu­lar pro­ce­so por la for­ma aun­que no por el fon­do, un pro­ce­so lleno de anéc­do­tas y a la vez de sen­ti­mien­tos, espe­ran­zas y hechos que sin duda nos lle­van a alen­tar esa socie­dad jus­ta, equi­ta­ti­va y dig­na por la que hemos lucha­do la vida ente­ra”.

Es muy elo­cuen­te y su opi­nión para esa reali­dad, vale más que la mía. Lo que sí estoy segu­ro es que si esos pro­ce­sos de refor­mas no adquie­ren un carác­ter revo­lu­cio­na­rio, las difi­cul­ta­des eco­nó­mi­cas engen­dra­rán dis­con­for­mi­dad popu­lar y, ante la agre­si­vi­dad impe­ria­lis­ta y del capi­ta­lis­mo local y regio­nal, pue­den crear con­di­cio­nes para la res­tau­ra­ción con­tra­rre­vo­lu­cio­na­ria.

Una vez más, el enun­cia­do del Che está vigen­te: o Revo­lu­ción Socia­lis­ta o cari­ca­tu­ra de revo­lu­ción. Ni qué hablar de lo que pue­da ocu­rrir en Bra­sil, Uru­guay o Ecua­dor, don­de los gobier­nos no tie­nen esos obje­ti­vos revo­lu­cio­na­rios. Si las masas de esos paí­ses ven que gobier­nos iden­ti­fi­ca­dos como de izquier­da no satis­fa­cen sus nece­si­da­des, pue­den ser pre­sas de la des­ilu­sión y favo­re­cer la res­tau­ra­ción de gobier­nos abier­ta­men­te dere­chis­tas y reac­cio­na­rios. Esta­mos espe­ran­do el resul­ta­do de la segun­da ron­da de las elec­cio­nes en Chi­le, pero la pri­me­ra vuel­ta ya puso en evi­den­cia esta posi­bi­li­dad, que la ultra­de­re­cha retor­ne legi­ti­ma­da elec­to­ral­men­te por­que el gobierno que se pre­sen­ta como “de izquier­da” no solu­cio­na los pro­ble­mas eco­nó­mi­co-socia­les más acu­cian­tes.

En todos los luga­res cons­ta­ta­mos la caren­cia –o ausen­cia– de opcio­nes polí­ti­cas revo­lu­cio­na­rias en el cor­to pla­zo. No está garan­ti­za­da la radi­ca­li­za­ción de las luchas que uste­des plan­tean en el inte­rro­gan­te. La reac­ción bur­gue­sa es ya muy vio­len­ta, al mis­mo tiem­po que hábil polí­ti­ca­men­te. Esta con­tra­dic­to­ria y difí­cil situa­ción es un desa­fío a la volun­tad, la inte­li­gen­cia y el esfuer­zo de los revo­lu­cio­na­rios por cons­truir las herra­mien­tas nece­sa­rias, en pri­mer lugar, los par­ti­dos revo­lu­cio­na­rios. Y a pro­yec­tar­nos con fuer­za hacia nues­tras res­pec­ti­vas bases para inter­ve­nir acti­va­men­te en las luchas polít

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *