Empu­jan­do a la dere­cha a Lati­noa­mé­ri­ca por Ángel Gue­rra Cabrera

Esta­dos Uni­dos y las oli­gar­quías loca­les se han embar­ca­do en un pro­yec­to de res­tau­ra­ción dere­chis­ta en Amé­ri­ca Lati­na con el uso de varia­dos recur­sos, lega­les e ile­ga­les, mediá­ti­cos, de inte­li­gen­cia y gue­rra sico­ló­gi­ca, mili­ta­res y eco­nó­mi­cos, entre otros. Aun­que ini­cia­do en tiem­pos de Bush es en el pri­mer año de la pre­si­den­cia de Oba­ma que ha toma­do una gran dimen­sión al socai­re de sus vaci­la­cio­nes, con­ce­sio­nes y retro­ce­sos fren­te a la feroz embes­ti­da de la extre­ma dere­cha esta­dou­ni­den­se. No habían pasa­do seis meses de su inves­ti­du­ra y cin­co de su pro­me­sa en la cum­bre de Puer­to Espa­ña de cam­biar la polí­ti­ca hacia sus veci­nos del sur y se tra­ga­ba el gol­pe de Esta­do con­tra Manuel Zela­ya del que en un prin­ci­pio lle­gó a decir que era el úni­co pre­si­den­te de Hon­du­ras que reco­no­cía. Al esque­ma res­tau­ra­dor no esca­pa gobierno o fuer­za popu­lar cuyas polí­ti­cas cho­quen, en mayor o menor gra­do, con las de Washing­ton o los intere­ses de las oligarquías.
Por con­si­guien­te, inclu­ye a los inte­gran­tes de la Alian­za Boli­va­ria­na para los Pue­blos de Nues­tra Amé­ri­ca pero tam­bién a los pre­si­den­tes de Argen­ti­na, Bra­sil, Para­guay y Nica­ra­gua. Son sus herra­mien­tas prin­ci­pa­les la reac­ti­va­ción de la IV Flo­ta, el gol­pe de Esta­do en Hon­du­ras y la ins­ta­la­ción de las bases yan­quis en Colom­bia, Pana­má y las ya exis­ten­tes en las Anti­llas Holan­de­sas y Amé­ri­ca Cen­tral así como la maqui­na­ria de terror mediá­ti­co de los perió­di­cos afi­lia­dos a la Socie­dad Inter­ame­ri­ca­na de Pren­sa y las cade­nas televisivas.
Se tra­ta de rever­tir el ascen­so de la ola popu­lar alza­da en el con­ti­nen­te con­tra las polí­ti­cas neo­li­be­ra­les y en torno a los gobier­nos que deci­die­ron des­aca­tar fron­tal­men­te las direc­ti­vas del Con­sen­so de Washing­ton e ini­ciar tras­for­ma­cio­nes socia­les pro­fun­das; inti­mi­dar, pre­sio­nar y aca­bar tam­bién con los demás gobier­nos pro­gre­sis­tas por mode­ra­dos que sean, así como con los movi­mien­tos popu­la­res a la vez que ale­bres­tar a una dere­cha ali­caí­da por las derro­tas que venía sufrien­do des­de la elec­ción de Hugo Chá­vez. Es lo que hemos vis­to des­de el ata­que yan­qui-uri­bis­ta a Ecua­dor, aumen­ta­do expo­nen­cial­men­te des­pués del cuar­te­la­zo en Hon­du­ras y el con­ve­nio sobre las bases en Colom­bia. Vie­ne a la men­te una de las Refle­xio­nes de Fidel Cas­tro cuan­do afir­mó que antes que Oba­ma con­clu­ya su man­da­to ”habrá de seis a ocho gobier­nos de dere­cha en Amé­ri­ca Lati­na que serán alia­dos del imperio”.
El obje­ti­vo prin­ci­pal del pro­yec­to res­tau­ra­dor es des­truir a la revo­lu­ción Boli­va­ria­na pues­to que esta y su líder Hugo Chá­vez cons­ti­tu­yen un baluar­te deci­si­vo de la lucha antim­pe­ria­lis­ta, la soli­da­ri­dad y la inte­gra­ción con­ti­nen­ta­les, que las eli­tes de Esta­dos Uni­dos y la región sue­ñan con qui­tar del medio y pro­vo­car un efec­to domi­nó des­de Ecua­dor y Boli­via has­ta Cuba. Las vio­la­cio­nes del espa­cio aéreo vene­zo­lano por naves de gue­rra esta­dou­ni­den­ses pro­ce­den­tes de Cura­zao, reini­cia­das a fines de 2009 y prin­ci­pios de 2010 for­man par­te de la esca­la­da de pro­vo­ca­cio­nes y glo­bos de ensa­yo mon­ta­dos por Washing­ton con­tra Cara­cas, al igual que los vati­ci­nios de las últi­mas sema­nas sobre el inmi­nen­te “fin del ciclo de Chá­vez”, coin­ci­den­tes con una inten­si­fi­ca­ción del len­gua­je gol­pis­ta en los mayo­ri­ta­rios medios de difu­sión con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rios de Venezuela.
Para­le­la­men­te, con­ti­núa el ata­que de la pren­sa reac­cio­na­ria argen­ti­na con­tra la pre­si­den­ta Cris­ti­na Fer­nán­dez toman­do como pre­tex­to las deci­sio­nes sobre el ban­co cen­tral que legí­ti­ma­men­te ha adop­ta­do. A la vez, una feroz cam­pa­ña mediá­ti­ca con­tra el pro­yec­to de pro­gra­ma de dere­chos huma­nos del gobierno de Lula ha crea­do una cri­sis polí­ti­ca cuyo pro­pó­si­to es des­gas­tar­lo y por caram­bo­la debi­li­tar a su can­di­da­ta a la pre­si­den­cia Dil­ma Ros­seuf. Como se pue­de apre­ciar es disí­mil el gra­do de radi­ca­li­dad de los gobier­nos que dis­gus­tan a Washing­ton pero de lo que no hay duda es que todos ellos en con­jun­to han coad­yu­va­do a crear y sos­te­ner el cua­dro polí­ti­co actual de inde­pen­den­cia lati­no­ame­ri­ca­na, inclu­yen­do al de Uru­guay y acti­tu­des como la de Michel Bache­let cuan­do como pre­si­den­ta de Una­sur faci­li­tó la con­de­na del gol­pe “cívi­co” impul­sa­do por Washing­ton con­tra Evo Morales.
Por todo ello, es un deber de las fuer­zas popu­la­res y antim­pe­ria­lis­tas, sin por ello renun­ciar a su inde­pen­den­cia crí­ti­ca, la denun­cia y el com­ba­te vigo­ro­so a los inten­tos des­es­ta­bi­li­za­do­res de Esta­dos Uni­dos y las dere­chas loca­les con­tra los gobier­nos que no se les plie­gan y con­tri­bu­yen a la uni­dad e inte­gra­ción continental.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.