Empu­jan­do a la dere­cha a Lati­noa­mé­ri­ca por Ángel Gue­rra Cabre­ra

Esta­dos Uni­dos y las oli­gar­quías loca­les se han embar­ca­do en un pro­yec­to de res­tau­ra­ción dere­chis­ta en Amé­ri­ca Lati­na con el uso de varia­dos recur­sos, lega­les e ile­ga­les, mediá­ti­cos, de inte­li­gen­cia y gue­rra sico­ló­gi­ca, mili­ta­res y eco­nó­mi­cos, entre otros. Aun­que ini­cia­do en tiem­pos de Bush es en el pri­mer año de la pre­si­den­cia de Oba­ma que ha toma­do una gran dimen­sión al socai­re de sus vaci­la­cio­nes, con­ce­sio­nes y retro­ce­sos fren­te a la feroz embes­ti­da de la extre­ma dere­cha esta­dou­ni­den­se. No habían pasa­do seis meses de su inves­ti­du­ra y cin­co de su pro­me­sa en la cum­bre de Puer­to Espa­ña de cam­biar la polí­ti­ca hacia sus veci­nos del sur y se tra­ga­ba el gol­pe de Esta­do con­tra Manuel Zela­ya del que en un prin­ci­pio lle­gó a decir que era el úni­co pre­si­den­te de Hon­du­ras que reco­no­cía. Al esque­ma res­tau­ra­dor no esca­pa gobierno o fuer­za popu­lar cuyas polí­ti­cas cho­quen, en mayor o menor gra­do, con las de Washing­ton o los intere­ses de las oli­gar­quías.
Por con­si­guien­te, inclu­ye a los inte­gran­tes de la Alian­za Boli­va­ria­na para los Pue­blos de Nues­tra Amé­ri­ca pero tam­bién a los pre­si­den­tes de Argen­ti­na, Bra­sil, Para­guay y Nica­ra­gua. Son sus herra­mien­tas prin­ci­pa­les la reac­ti­va­ción de la IV Flo­ta, el gol­pe de Esta­do en Hon­du­ras y la ins­ta­la­ción de las bases yan­quis en Colom­bia, Pana­má y las ya exis­ten­tes en las Anti­llas Holan­de­sas y Amé­ri­ca Cen­tral así como la maqui­na­ria de terror mediá­ti­co de los perió­di­cos afi­lia­dos a la Socie­dad Inter­ame­ri­ca­na de Pren­sa y las cade­nas tele­vi­si­vas.
Se tra­ta de rever­tir el ascen­so de la ola popu­lar alza­da en el con­ti­nen­te con­tra las polí­ti­cas neo­li­be­ra­les y en torno a los gobier­nos que deci­die­ron des­aca­tar fron­tal­men­te las direc­ti­vas del Con­sen­so de Washing­ton e ini­ciar tras­for­ma­cio­nes socia­les pro­fun­das; inti­mi­dar, pre­sio­nar y aca­bar tam­bién con los demás gobier­nos pro­gre­sis­tas por mode­ra­dos que sean, así como con los movi­mien­tos popu­la­res a la vez que ale­bres­tar a una dere­cha ali­caí­da por las derro­tas que venía sufrien­do des­de la elec­ción de Hugo Chá­vez. Es lo que hemos vis­to des­de el ata­que yan­qui-uri­bis­ta a Ecua­dor, aumen­ta­do expo­nen­cial­men­te des­pués del cuar­te­la­zo en Hon­du­ras y el con­ve­nio sobre las bases en Colom­bia. Vie­ne a la men­te una de las Refle­xio­nes de Fidel Cas­tro cuan­do afir­mó que antes que Oba­ma con­clu­ya su man­da­to ”habrá de seis a ocho gobier­nos de dere­cha en Amé­ri­ca Lati­na que serán alia­dos del impe­rio”.
El obje­ti­vo prin­ci­pal del pro­yec­to res­tau­ra­dor es des­truir a la revo­lu­ción Boli­va­ria­na pues­to que esta y su líder Hugo Chá­vez cons­ti­tu­yen un baluar­te deci­si­vo de la lucha antim­pe­ria­lis­ta, la soli­da­ri­dad y la inte­gra­ción con­ti­nen­ta­les, que las eli­tes de Esta­dos Uni­dos y la región sue­ñan con qui­tar del medio y pro­vo­car un efec­to domi­nó des­de Ecua­dor y Boli­via has­ta Cuba. Las vio­la­cio­nes del espa­cio aéreo vene­zo­lano por naves de gue­rra esta­dou­ni­den­ses pro­ce­den­tes de Cura­zao, reini­cia­das a fines de 2009 y prin­ci­pios de 2010 for­man par­te de la esca­la­da de pro­vo­ca­cio­nes y glo­bos de ensa­yo mon­ta­dos por Washing­ton con­tra Cara­cas, al igual que los vati­ci­nios de las últi­mas sema­nas sobre el inmi­nen­te “fin del ciclo de Chá­vez”, coin­ci­den­tes con una inten­si­fi­ca­ción del len­gua­je gol­pis­ta en los mayo­ri­ta­rios medios de difu­sión con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rios de Vene­zue­la.
Para­le­la­men­te, con­ti­núa el ata­que de la pren­sa reac­cio­na­ria argen­ti­na con­tra la pre­si­den­ta Cris­ti­na Fer­nán­dez toman­do como pre­tex­to las deci­sio­nes sobre el ban­co cen­tral que legí­ti­ma­men­te ha adop­ta­do. A la vez, una feroz cam­pa­ña mediá­ti­ca con­tra el pro­yec­to de pro­gra­ma de dere­chos huma­nos del gobierno de Lula ha crea­do una cri­sis polí­ti­ca cuyo pro­pó­si­to es des­gas­tar­lo y por caram­bo­la debi­li­tar a su can­di­da­ta a la pre­si­den­cia Dil­ma Ros­seuf. Como se pue­de apre­ciar es disí­mil el gra­do de radi­ca­li­dad de los gobier­nos que dis­gus­tan a Washing­ton pero de lo que no hay duda es que todos ellos en con­jun­to han coad­yu­va­do a crear y sos­te­ner el cua­dro polí­ti­co actual de inde­pen­den­cia lati­no­ame­ri­ca­na, inclu­yen­do al de Uru­guay y acti­tu­des como la de Michel Bache­let cuan­do como pre­si­den­ta de Una­sur faci­li­tó la con­de­na del gol­pe “cívi­co” impul­sa­do por Washing­ton con­tra Evo Mora­les.
Por todo ello, es un deber de las fuer­zas popu­la­res y antim­pe­ria­lis­tas, sin por ello renun­ciar a su inde­pen­den­cia crí­ti­ca, la denun­cia y el com­ba­te vigo­ro­so a los inten­tos des­es­ta­bi­li­za­do­res de Esta­dos Uni­dos y las dere­chas loca­les con­tra los gobier­nos que no se les plie­gan y con­tri­bu­yen a la uni­dad e inte­gra­ción con­ti­nen­tal.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *