La tor­tu­ra, que no cesa. Tre­men­do tes­ti­mo­nio en Gara de Peio Olano

Des­de la cár­cel, a don­de fue envia­do por el juez Fer­nan­do Gran­de-Mar­las­ka, Pello Olano ha expli­ca­do a GARA su expe­rien­cia con mucho deta­lle. Refie­re, por ejem­plo, que los guar­dia civi­les le impu­sie­ron dos decla­ra­cio­nes con tor­tu­ras como ésta: «Me ponían boca aba­jo en el sue­lo, con las manos ata­das atrás y con unas man­tas enci­ma y tres per­so­nas sen­ta­das sobre ellas. Mien­tras, otro me metía la cabe­za en la bol­sa, todo ello entre gri­tos y ame­na­zas sin parar».

Expli­ca que se ori­nó enci­ma en varias oca­sio­nes has­ta el pun­to de que al final de la deten­ción lle­va­ba los pan­ta­lo­nes que le dejó un guar­dia civil.

Olano aña­de que en los 80 fue dete­ni­do en otras tres oca­sio­nes y pasó has­ta diez días inco­mu­ni­ca­do, «pero esta vez ha sido la más dura. Antes te pega­ban direc­ta­men­te, pero aho­ra emplean las bolsas».

Al pre­gun­tar­le si le inte­rro­ga­ron sobre la situa­ción de Lizar­tza, res­pon­de: «No, pero me decían que Regi­na Otao­la esta­ría muy contenta».

En otro orden de cosas, es de recor­dar la reac­cion de «los demo­cra­tas» cuan­do este vecino de Lizar­tza fue dete­ni­do por la «bene­me­ri­ta»

Satis­fac­ción de Otao­la, Pérez Rubal­ca­ba y la AVT

«Feli­ci­tar a la Guar­dia Civil por la deten­ción de un pre­sun­to terro­ris­ta, del cual hoy sabe­mos que ade­más de insul­tar gra­ve­men­te e injus­ti­fi­ca­ble­men­te a alcal­de­sas demo­crá­ti­cas, se dedi­ca­ba a tras­la­dar mate­rial explo­si­vo des­de Fran­cia a los coman­dos en Espa­ña», afir­mó ayer el minis­tro de Inte­rior, Alfre­do Pérez Rubal­ca­ba, duran­te la toma de pose­sión del nue­vo direc­tor adjun­to ope­ra­ti­vo de la Guar­dia Civil.

Pre­via­men­te, la alcal­de­sa ile­gí­ti­ma de Lizar­tza, Regi­na Otao­la, del PP, mos­tró su satis­fac­ción a los medios por el arres­to de Peio Olano. Dijo que el lizar­tza­rra no espe­ra­ba ser dete­ni­do por haber pro­fe­ri­do supues­tas ame­na­zas en su con­tra, ya que no debía ingre­sar en pri­sión por la pena de dos años de cár­cel, pero se mos­tró satis­fe­cha por­que «aho­ra debe­rá ser juz­ga­do» por esta nue­va acusación.

Ade­más, apro­ve­chó la oca­sión para des­ta­car que este arres­to es «un ejem­plo más» de la rela­ción que, a su jui­cio, guar­da la izquier­da aber­tza­le con ETA, por­que Olano se pre­sen­tó en las lis­tas de la pla­ta­for­ma elec­to­ral que en 2007 fue ile­ga­li­za­da por los tri­bu­na­les espa­ño­les y por­que ante­rior­men­te había sido con­ce­jal. La AVT tam­bién mos­tró su satis­fac­ción por la detención.

Satis­fe­chos, pues tan­to Rubal­ca­ba, como Otao­la, alcal­de­sa ile­gi­ti­ma y la auto­de­no­mi­na­da AVT, de que un vecino de Lizar­tza sea torturado

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.