La tor­tu­ra, que no cesa. Tre­men­do tes­ti­mo­nio en Gara de Peio Olano

Des­de la cár­cel, a don­de fue envia­do por el juez Fer­nan­do Gran­de-Mar­las­ka, Pello Olano ha expli­ca­do a GARA su expe­rien­cia con mucho deta­lle. Refie­re, por ejem­plo, que los guar­dia civi­les le impu­sie­ron dos decla­ra­cio­nes con tor­tu­ras como ésta: «Me ponían boca aba­jo en el sue­lo, con las manos ata­das atrás y con unas man­tas enci­ma y tres per­so­nas sen­ta­das sobre ellas. Mien­tras, otro me metía la cabe­za en la bol­sa, todo ello entre gri­tos y ame­na­zas sin parar».

Expli­ca que se ori­nó enci­ma en varias oca­sio­nes has­ta el pun­to de que al final de la deten­ción lle­va­ba los pan­ta­lo­nes que le dejó un guar­dia civil.

Olano aña­de que en los 80 fue dete­ni­do en otras tres oca­sio­nes y pasó has­ta diez días inco­mu­ni­ca­do, «pero esta vez ha sido la más dura. Antes te pega­ban direc­ta­men­te, pero aho­ra emplean las bolsas».

Al pre­gun­tar­le si le inte­rro­ga­ron sobre la situa­ción de Lizar­tza, res­pon­de: «No, pero me decían que Regi­na Otao­la esta­ría muy contenta».

En otro orden de cosas, es de recor­dar la reac­cion de «los demo­cra­tas» cuan­do este vecino de Lizar­tza fue dete­ni­do por la «bene­me­ri­ta»

Satis­fac­ción de Otao­la, Pérez Rubal­ca­ba y la AVT

«Feli­ci­tar a la Guar­dia Civil por la deten­ción de un pre­sun­to terro­ris­ta, del cual hoy sabe­mos que ade­más de insul­tar gra­ve­men­te e injus­ti­fi­ca­ble­men­te a alcal­de­sas demo­crá­ti­cas, se dedi­ca­ba a tras­la­dar mate­rial explo­si­vo des­de Fran­cia a los coman­dos en Espa­ña», afir­mó ayer el minis­tro de Inte­rior, Alfre­do Pérez Rubal­ca­ba, duran­te la toma de pose­sión del nue­vo direc­tor adjun­to ope­ra­ti­vo de la Guar­dia Civil.

Pre­via­men­te, la alcal­de­sa ile­gí­ti­ma de Lizar­tza, Regi­na Otao­la, del PP, mos­tró su satis­fac­ción a los medios por el arres­to de Peio Olano. Dijo que el lizar­tza­rra no espe­ra­ba ser dete­ni­do por haber pro­fe­ri­do supues­tas ame­na­zas en su con­tra, ya que no debía ingre­sar en pri­sión por la pena de dos años de cár­cel, pero se mos­tró satis­fe­cha por­que «aho­ra debe­rá ser juz­ga­do» por esta nue­va acusación.

Ade­más, apro­ve­chó la oca­sión para des­ta­car que este arres­to es «un ejem­plo más» de la rela­ción que, a su jui­cio, guar­da la izquier­da aber­tza­le con ETA, por­que Olano se pre­sen­tó en las lis­tas de la pla­ta­for­ma elec­to­ral que en 2007 fue ile­ga­li­za­da por los tri­bu­na­les espa­ño­les y por­que ante­rior­men­te había sido con­ce­jal. La AVT tam­bién mos­tró su satis­fac­ción por la detención.

Satis­fe­chos, pues tan­to Rubal­ca­ba, como Otao­la, alcal­de­sa ile­gi­ti­ma y la auto­de­no­mi­na­da AVT, de que un vecino de Lizar­tza sea torturado

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *