Atzo eta gaur­ko eus­kal ezker­tia­rrak por Iña­ki Gil de San Vicente

Como aho­ra, hace ochen­ta años los dere­chos demo­crá­ti­cos ele­men­ta­les esta­ban en el pun­to de mira del capi­ta­lis­mo, pero aho­ra éste y su Esta­do espa­ñol no bom­bar­dean impu­ne­men­te a las pobla­cio­nes civi­les como enton­ces, sino que, tras dic­tar las nue­vas leyes que ofi­cia­li­zan la con­tra­in­sur­gen­cia más tec­ni­fi­ca­da e inter­ac­ti­va, apli­can su «gue­rra legal»

Duran­te la sema­na del 18 al 23 de enero van a tener lugar diver­sos actos de deba­te y refle­xión colec­ti­va sobre izquier­das vas­cas de ayer y hoy. El títu­lo de las jor­na­das es muy acla­ra­to­rio: «Atzo­ko eta gaur­ko eus­kal ezker­tia­rrak». Debe­mos recu­pe­rar nues­tra lar­ga his­to­ria de lucha con­tra la opre­sión para ver qué lec­cio­nes, qué cons­tan­tes, pode­mos apli­car de aho­ra en ade­lan­te para no repe­tir errores.

Son muchas las pre­gun­tas que debe­mos hacer­nos en estos tiem­pos de cri­sis en los que, por un lado, las fuer­zas pro­gre­sis­tas, sobe­ra­nis­tas e inde­pen­den­tis­tas van com­pren­dien­do la nece­si­dad de con­fluir en una gran diná­mi­ca que rom­pa la cre­cien­te repre­sión esta­tal; por otro, el Esta­do espa­ñol sobre todo y tam­bién el fran­cés, aun­que menos, ven cómo peli­gra su posi­ción en la jerar­quía impe­ria­lis­ta mun­dial con efec­tos glo­ba­les sobre su situa­ción inter­na y, por últi­mo, cuan­do es ya acep­ta­do por el «pen­sa­mien­to colec­ti­vo» bur­gués que su eco­no­mía se va a arras­trar duran­te años por el sue­lo de los muy bajos cre­ci­mien­tos y con la reapa­ri­ción pro­ba­ble de nue­vas caí­das y cri­sis a esca­la regio­nal o mun­dial. Debe­mos par­tir de esta reali­dad ya asen­ta­da para com­pren­der por qué las fuer­zas revo­lu­cio­na­rias ahon­da­mos la refle­xión sobre nues­tro pasa­do y nues­tro presente.

Los cam­bios capi­ta­lis­tas son inne­ga­bles, pero es más cier­to que nun­ca que la actua­li­dad nos mues­tra con cru­de­za las con­tra­dic­cio­nes esen­cia­les y per­ma­nen­tes del capi­ta­lis­mo en cuan­to modo de pro­duc­ción, con­tra­dic­cio­nes que se pre­sen­tan con for­mas, inten­si­da­des e inter­ac­cio­nes dife­ren­tes en cada perío­do his­tó­ri­co. Tam­bién es cier­to que han apa­re­ci­do pro­ble­mas nue­vos y que se han agu­di­za­do al extre­mo ya exis­ten­te hace siglo y medio, pero, si los estu­dia­mos con serie­dad, vemos que nos remi­ten a la con­tra­dic­ción bási­ca del actual sis­te­ma, la que exis­te entre la pro­duc­ción social y la apro­pia­ción pri­va­da, la que exis­te entre el tra­ba­jo asa­la­ria­do y el bene­fi­cio burgués.

El cho­que entre la pro­duc­ción social y la apro­pia­ción pri­va­da adquie­re tan­tas for­mas como reali­da­des de explo­ta­ción exis­ten, de mane­ra que la opre­sión nacio­nal tam­bién es una expre­sión direc­ta de la nece­si­dad cie­ga capi­ta­lis­ta de con­ver­tir en su pro­pie­dad pri­va­da a los pue­blos opri­mi­dos, redu­cién­do­los a sim­ple fuer­za social de trabajo.

La dia­léc­ti­ca entre con­te­ni­do y con­ti­nen­te, fon­do y for­ma de los pro­ble­mas que nos gol­pean en estos momen­tos nos mues­tra la nece­si­dad de apren­der del pasa­do, de cómo otras fuer­zas revo­lu­cio­na­rias vas­cas res­pon­die­ron a agre­sio­nes idén­ti­cas en su con­te­ni­do y fon­do. Aho­ra, el neo­fas­cis­mo y el nacio­nal­ca­to­li­cis­mo espa­ño­les están a la ofen­si­va, como en la déca­da de los 30 del siglo XX. Aho­ra, el capi­tal sufre una cri­sis sus­tan­ti­va como enton­ces y el pue­blo tra­ba­ja­dor paga las consecuencias.

Aho­ra, la bur­gue­sía auto­no­mis­ta y regio­na­lis­ta está divi­di­da entre sus buro­cra­cias diri­gen­tes y par­te de sus bases, como enton­ces, mien­tras que sec­to­res nacio­na­lis­tas, socia­lis­tas y comu­nis­tas miran con cre­cien­te sim­pa­tía al inde­pen­den­tis­mo. Aho­ra, la social­de­mo­cra­cia espa­ño­la es abier­ta­men­te anti­vas­ca como hace ochen­ta años. Aho­ra, el Esta­do apli­ca estra­te­gias repre­si­vas de con­tra­in­sur­gen­cia dura acor­des a la agu­di­za­ción de sus con­tra­dic­cio­nes y a la fuer­za del inde­pen­den­tis­mo en el con­tex­to pre­sen­te, y hace ochen­ta años su estra­te­gia repre­si­va cul­mi­nó en la gue­rra con­tra­rre­vo­lu­cio­na­ria en lo social y de inva­sión nacio­nal en 1936.

La socie­dad bur­gue­sa actual ha desa­rro­lla­do más que enton­ces los sis­te­mas de alie­na­ción, de con­su­mis­mo y de feti­chis­mo, y tam­bién los de desin­te­gra­ción de las con­cien­cias y de coer­ción sor­da o vio­len­cia des­ca­ra­da, de terro­ris­mo al más puro esti­lo de las cri­mi­na­les dere­chas lati­no­ame­ri­ca­nas, como las des­apa­ri­cio­nes for­zo­sas y la gue­rra sucia.

Sabien­do de las obvias dife­ren­cias exis­ten­tes entre los dos perio­dos tene­mos que apren­der de los acier­tos de aque­llas muje­res y hom­bres que, pos­po­nien­do sus dispu­tas, con­flu­ye­ron en una impre­sio­nan­te resis­ten­cia nacio­nal y de cla­se vas­ca con­tra el exter­mi­nio terro­ris­ta de las liber­ta­des y de la demo­cra­cia enton­ces exis­ten­te. Pero tam­bién hemos de apren­der de sus erro­res, de sus tar­dan­zas en reac­cio­nar, del tiem­po valio­so que per­die­ron en bizan­ti­nis­mos mien­tras que el poder fác­ti­co que nun­ca des­apa­re­ció pre­pa­ra­ba la suble­va­ción exterminadora.

Remar­can­do todas las dife­ren­cias, aho­ra sufri­mos una ofen­si­va reac­cio­na­ria diri­gi­da rápi­da­men­te hacia el mis­mo obje­ti­vo esen­cial desig­na­do por el blo­que de cla­ses enton­ces domi­nan­te, abue­lo del actual: liqui­dar la demo­cra­cia y los dere­chos ele­men­ta­les, con el matiz de que, por aho­ra, su for­ma­lis­mo hue­co se man­tie­ne por estric­ta nece­si­dad de legi­ti­ma­ción inter­na y exter­na, por nada más. Como aho­ra, hace ochen­ta años los dere­chos demo­crá­ti­cos ele­men­ta­les esta­ban en el pun­to de mira del capi­ta­lis­mo, pero aho­ra éste y su Esta­do espa­ñol no bom­bar­dean impu­ne­men­te a las pobla­cio­nes civi­les como enton­ces, sino que, tras dic­tar las nue­vas leyes que ofi­cia­li­zan la con­tra­in­sur­gen­cia más tec­ni­fi­ca­da e inter­ac­ti­va, apli­can su «gue­rra legal».

El mis­mo pro­ble­ma se nos pre­sen­ta si avan­za­mos un poco más en la his­to­ria, has­ta lle­gar al final de la déca­da de los 40 y pri­me­ros años de los 50, cuan­do resur­gie­ron en nues­tro pue­blo las pri­me­ras resis­ten­cias de masas con­tra el terror nacio­nal y de cla­se fran­quis­ta. Y otro tan­to debe­re­mos hacer al lle­gar a fina­les de los 60 y has­ta fina­les de los 70, duran­te la ago­nía, muer­te y resu­rrec­ción del fran­quis­mo tran­sus­tan­cia­do en cons­ti­tu­ción monárquica.

Debe­mos des­cu­brir las cons­tan­tes que se reite­ran des­de los años 30 por no retro­ce­der has­ta los pro­ble­mas de uni­dad en las muy duras luchas socia­les y nacio­na­les sos­te­ni­das des­de 1890 has­ta la dic­ta­du­ra mili­tar de 1923. No nega­mos la impor­tan­cia de este pri­mer perío­do de lucha de cla­ses y nacio­nal en el con­tex­to capi­ta­lis­ta, pero es la segun­da fase, la muy cor­ta de los años 30, cuan­do la sín­te­sis de las con­tra­dic­cio­nes tota­les hace sur­gir al fas­cis­mo y a los pri­me­ros esbo­zos del inde­pen­den­tis­mo socialista.

Sien­do cier­to que la his­to­ria se cons­tru­ye según los anta­gó­ni­cos intere­ses socia­les enfren­ta­dos, tam­bién lo es que, por deba­jo, exis­te la his­to­ria obje­ti­va, las explo­ta­cio­nes y las vio­len­cias san­gui­na­rias rea­li­za­das por la cla­se pro­pie­ta­ria de las fuer­zas pro­duc­ti­vas. La dia­léc­ti­ca entre la cons­truc­ción social, sub­je­ti­va, de la his­to­ria y la reali­dad obje­ti­va del sufri­mien­to his­tó­ri­co es una nece­si­dad impe­rio­sa en lo teó­ri­co y en lo éti­co para quie­nes lucha­mos por la liber­tad. Es esta inter­ac­ción siem­pre con­cre­ta la que nos expli­ca el por­qué y el hacia dón­de del movi­mien­to interno de la iden­ti­dad de los pue­blos, y de las con­tra­dic­cio­nes entre sus cla­ses sociales.

Nece­si­ta­mos ela­bo­rar teó­ri­ca­men­te las cons­tan­tes prác­ti­cas rea­li­za­das con lógi­cas limi­ta­cio­nes en el perío­do de 1890 – 1923, con embrio­na­rios avan­ces en los años 30, con avan­ces cua­li­ta­ti­vos en la segun­da mitad de los 60 con la for­ma­ción del inde­pen­den­tis­mo aber­tza­le, con expec­ta­ti­vas inusi­ta­das pero trai­cio­na­das en la segun­da mitad de los 70, con los suce­si­vos pro­ce­sos e inten­tos de diá­lo­go y nego­cia­ción habi­dos has­ta aho­ra, y con las refle­xio­nes en el nue­vo con­tex­to estruc­tu­ral pre­sen­te arri­ba resu­mi­do en tres puntos.

Una expe­rien­cia heroi­ca de 120 años no pue­de des­apa­re­cer en el olvi­do bajo el plo­mi­zo dilu­vio de la des­me­mo­ria impues­ta por la indus­tria pro­pa­gan­dís­ti­ca espa­ño­la. Son muchas las lec­cio­nes posi­ti­vas y nega­ti­vas que pode­mos extraer de tan­to sacri­fi­co humano, y más en el pre­sen­te y miran­do al maña­na. Duran­te más de un siglo, la liber­tad, los dere­chos y la demo­cra­cia han esta­do en Eus­kal Herria bajo las agre­sio­nes del capi­ta­lis­mo espa­ñol y fran­cés, o sim­ple­men­te des­trui­das mili­tar­men­te. Pero tam­bién por nues­tros pro­pios errores.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.