Atzo eta gaur­ko eus­kal ezker­tia­rrak por Iña­ki Gil de San Vicen­te

Como aho­ra, hace ochen­ta años los dere­chos demo­crá­ti­cos ele­men­ta­les esta­ban en el pun­to de mira del capi­ta­lis­mo, pero aho­ra éste y su Esta­do espa­ñol no bom­bar­dean impu­ne­men­te a las pobla­cio­nes civi­les como enton­ces, sino que, tras dic­tar las nue­vas leyes que ofi­cia­li­zan la con­tra­in­sur­gen­cia más tec­ni­fi­ca­da e inter­ac­ti­va, apli­can su «gue­rra legal»

Duran­te la sema­na del 18 al 23 de enero van a tener lugar diver­sos actos de deba­te y refle­xión colec­ti­va sobre izquier­das vas­cas de ayer y hoy. El títu­lo de las jor­na­das es muy acla­ra­to­rio: «Atzo­ko eta gaur­ko eus­kal ezker­tia­rrak». Debe­mos recu­pe­rar nues­tra lar­ga his­to­ria de lucha con­tra la opre­sión para ver qué lec­cio­nes, qué cons­tan­tes, pode­mos apli­car de aho­ra en ade­lan­te para no repe­tir erro­res.

Son muchas las pre­gun­tas que debe­mos hacer­nos en estos tiem­pos de cri­sis en los que, por un lado, las fuer­zas pro­gre­sis­tas, sobe­ra­nis­tas e inde­pen­den­tis­tas van com­pren­dien­do la nece­si­dad de con­fluir en una gran diná­mi­ca que rom­pa la cre­cien­te repre­sión esta­tal; por otro, el Esta­do espa­ñol sobre todo y tam­bién el fran­cés, aun­que menos, ven cómo peli­gra su posi­ción en la jerar­quía impe­ria­lis­ta mun­dial con efec­tos glo­ba­les sobre su situa­ción inter­na y, por últi­mo, cuan­do es ya acep­ta­do por el «pen­sa­mien­to colec­ti­vo» bur­gués que su eco­no­mía se va a arras­trar duran­te años por el sue­lo de los muy bajos cre­ci­mien­tos y con la reapa­ri­ción pro­ba­ble de nue­vas caí­das y cri­sis a esca­la regio­nal o mun­dial. Debe­mos par­tir de esta reali­dad ya asen­ta­da para com­pren­der por qué las fuer­zas revo­lu­cio­na­rias ahon­da­mos la refle­xión sobre nues­tro pasa­do y nues­tro pre­sen­te.

Los cam­bios capi­ta­lis­tas son inne­ga­bles, pero es más cier­to que nun­ca que la actua­li­dad nos mues­tra con cru­de­za las con­tra­dic­cio­nes esen­cia­les y per­ma­nen­tes del capi­ta­lis­mo en cuan­to modo de pro­duc­ción, con­tra­dic­cio­nes que se pre­sen­tan con for­mas, inten­si­da­des e inter­ac­cio­nes dife­ren­tes en cada perío­do his­tó­ri­co. Tam­bién es cier­to que han apa­re­ci­do pro­ble­mas nue­vos y que se han agu­di­za­do al extre­mo ya exis­ten­te hace siglo y medio, pero, si los estu­dia­mos con serie­dad, vemos que nos remi­ten a la con­tra­dic­ción bási­ca del actual sis­te­ma, la que exis­te entre la pro­duc­ción social y la apro­pia­ción pri­va­da, la que exis­te entre el tra­ba­jo asa­la­ria­do y el bene­fi­cio bur­gués.

El cho­que entre la pro­duc­ción social y la apro­pia­ción pri­va­da adquie­re tan­tas for­mas como reali­da­des de explo­ta­ción exis­ten, de mane­ra que la opre­sión nacio­nal tam­bién es una expre­sión direc­ta de la nece­si­dad cie­ga capi­ta­lis­ta de con­ver­tir en su pro­pie­dad pri­va­da a los pue­blos opri­mi­dos, redu­cién­do­los a sim­ple fuer­za social de tra­ba­jo.

La dia­léc­ti­ca entre con­te­ni­do y con­ti­nen­te, fon­do y for­ma de los pro­ble­mas que nos gol­pean en estos momen­tos nos mues­tra la nece­si­dad de apren­der del pasa­do, de cómo otras fuer­zas revo­lu­cio­na­rias vas­cas res­pon­die­ron a agre­sio­nes idén­ti­cas en su con­te­ni­do y fon­do. Aho­ra, el neo­fas­cis­mo y el nacio­nal­ca­to­li­cis­mo espa­ño­les están a la ofen­si­va, como en la déca­da de los 30 del siglo XX. Aho­ra, el capi­tal sufre una cri­sis sus­tan­ti­va como enton­ces y el pue­blo tra­ba­ja­dor paga las con­se­cuen­cias.

Aho­ra, la bur­gue­sía auto­no­mis­ta y regio­na­lis­ta está divi­di­da entre sus buro­cra­cias diri­gen­tes y par­te de sus bases, como enton­ces, mien­tras que sec­to­res nacio­na­lis­tas, socia­lis­tas y comu­nis­tas miran con cre­cien­te sim­pa­tía al inde­pen­den­tis­mo. Aho­ra, la social­de­mo­cra­cia espa­ño­la es abier­ta­men­te anti­vas­ca como hace ochen­ta años. Aho­ra, el Esta­do apli­ca estra­te­gias repre­si­vas de con­tra­in­sur­gen­cia dura acor­des a la agu­di­za­ción de sus con­tra­dic­cio­nes y a la fuer­za del inde­pen­den­tis­mo en el con­tex­to pre­sen­te, y hace ochen­ta años su estra­te­gia repre­si­va cul­mi­nó en la gue­rra con­tra­rre­vo­lu­cio­na­ria en lo social y de inva­sión nacio­nal en 1936.

La socie­dad bur­gue­sa actual ha desa­rro­lla­do más que enton­ces los sis­te­mas de alie­na­ción, de con­su­mis­mo y de feti­chis­mo, y tam­bién los de desin­te­gra­ción de las con­cien­cias y de coer­ción sor­da o vio­len­cia des­ca­ra­da, de terro­ris­mo al más puro esti­lo de las cri­mi­na­les dere­chas lati­no­ame­ri­ca­nas, como las des­apa­ri­cio­nes for­zo­sas y la gue­rra sucia.

Sabien­do de las obvias dife­ren­cias exis­ten­tes entre los dos perio­dos tene­mos que apren­der de los acier­tos de aque­llas muje­res y hom­bres que, pos­po­nien­do sus dispu­tas, con­flu­ye­ron en una impre­sio­nan­te resis­ten­cia nacio­nal y de cla­se vas­ca con­tra el exter­mi­nio terro­ris­ta de las liber­ta­des y de la demo­cra­cia enton­ces exis­ten­te. Pero tam­bién hemos de apren­der de sus erro­res, de sus tar­dan­zas en reac­cio­nar, del tiem­po valio­so que per­die­ron en bizan­ti­nis­mos mien­tras que el poder fác­ti­co que nun­ca des­apa­re­ció pre­pa­ra­ba la suble­va­ción exter­mi­na­do­ra.

Remar­can­do todas las dife­ren­cias, aho­ra sufri­mos una ofen­si­va reac­cio­na­ria diri­gi­da rápi­da­men­te hacia el mis­mo obje­ti­vo esen­cial desig­na­do por el blo­que de cla­ses enton­ces domi­nan­te, abue­lo del actual: liqui­dar la demo­cra­cia y los dere­chos ele­men­ta­les, con el matiz de que, por aho­ra, su for­ma­lis­mo hue­co se man­tie­ne por estric­ta nece­si­dad de legi­ti­ma­ción inter­na y exter­na, por nada más. Como aho­ra, hace ochen­ta años los dere­chos demo­crá­ti­cos ele­men­ta­les esta­ban en el pun­to de mira del capi­ta­lis­mo, pero aho­ra éste y su Esta­do espa­ñol no bom­bar­dean impu­ne­men­te a las pobla­cio­nes civi­les como enton­ces, sino que, tras dic­tar las nue­vas leyes que ofi­cia­li­zan la con­tra­in­sur­gen­cia más tec­ni­fi­ca­da e inter­ac­ti­va, apli­can su «gue­rra legal».

El mis­mo pro­ble­ma se nos pre­sen­ta si avan­za­mos un poco más en la his­to­ria, has­ta lle­gar al final de la déca­da de los 40 y pri­me­ros años de los 50, cuan­do resur­gie­ron en nues­tro pue­blo las pri­me­ras resis­ten­cias de masas con­tra el terror nacio­nal y de cla­se fran­quis­ta. Y otro tan­to debe­re­mos hacer al lle­gar a fina­les de los 60 y has­ta fina­les de los 70, duran­te la ago­nía, muer­te y resu­rrec­ción del fran­quis­mo tran­sus­tan­cia­do en cons­ti­tu­ción monár­qui­ca.

Debe­mos des­cu­brir las cons­tan­tes que se reite­ran des­de los años 30 por no retro­ce­der has­ta los pro­ble­mas de uni­dad en las muy duras luchas socia­les y nacio­na­les sos­te­ni­das des­de 1890 has­ta la dic­ta­du­ra mili­tar de 1923. No nega­mos la impor­tan­cia de este pri­mer perío­do de lucha de cla­ses y nacio­nal en el con­tex­to capi­ta­lis­ta, pero es la segun­da fase, la muy cor­ta de los años 30, cuan­do la sín­te­sis de las con­tra­dic­cio­nes tota­les hace sur­gir al fas­cis­mo y a los pri­me­ros esbo­zos del inde­pen­den­tis­mo socia­lis­ta.

Sien­do cier­to que la his­to­ria se cons­tru­ye según los anta­gó­ni­cos intere­ses socia­les enfren­ta­dos, tam­bién lo es que, por deba­jo, exis­te la his­to­ria obje­ti­va, las explo­ta­cio­nes y las vio­len­cias san­gui­na­rias rea­li­za­das por la cla­se pro­pie­ta­ria de las fuer­zas pro­duc­ti­vas. La dia­léc­ti­ca entre la cons­truc­ción social, sub­je­ti­va, de la his­to­ria y la reali­dad obje­ti­va del sufri­mien­to his­tó­ri­co es una nece­si­dad impe­rio­sa en lo teó­ri­co y en lo éti­co para quie­nes lucha­mos por la liber­tad. Es esta inter­ac­ción siem­pre con­cre­ta la que nos expli­ca el por­qué y el hacia dón­de del movi­mien­to interno de la iden­ti­dad de los pue­blos, y de las con­tra­dic­cio­nes entre sus cla­ses socia­les.

Nece­si­ta­mos ela­bo­rar teó­ri­ca­men­te las cons­tan­tes prác­ti­cas rea­li­za­das con lógi­cas limi­ta­cio­nes en el perío­do de 1890 – 1923, con embrio­na­rios avan­ces en los años 30, con avan­ces cua­li­ta­ti­vos en la segun­da mitad de los 60 con la for­ma­ción del inde­pen­den­tis­mo aber­tza­le, con expec­ta­ti­vas inusi­ta­das pero trai­cio­na­das en la segun­da mitad de los 70, con los suce­si­vos pro­ce­sos e inten­tos de diá­lo­go y nego­cia­ción habi­dos has­ta aho­ra, y con las refle­xio­nes en el nue­vo con­tex­to estruc­tu­ral pre­sen­te arri­ba resu­mi­do en tres pun­tos.

Una expe­rien­cia heroi­ca de 120 años no pue­de des­apa­re­cer en el olvi­do bajo el plo­mi­zo dilu­vio de la des­me­mo­ria impues­ta por la indus­tria pro­pa­gan­dís­ti­ca espa­ño­la. Son muchas las lec­cio­nes posi­ti­vas y nega­ti­vas que pode­mos extraer de tan­to sacri­fi­co humano, y más en el pre­sen­te y miran­do al maña­na. Duran­te más de un siglo, la liber­tad, los dere­chos y la demo­cra­cia han esta­do en Eus­kal Herria bajo las agre­sio­nes del capi­ta­lis­mo espa­ñol y fran­cés, o sim­ple­men­te des­trui­das mili­tar­men­te. Pero tam­bién por nues­tros pro­pios erro­res.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *