Que no nos roben el bicen­te­na­rio por Fer­nan­do Ramón Bos­si

El pre­sen­te año se con­me­mo­ra, en varios paí­ses de nues­tra Amé­ri­ca, el Bicen­te­na­rio de la ins­ta­la­ción de los pri­me­ros gobier­nos patrios.

Den­tro del perío­do de ofen­si­va con­tra el colo­nia­lis­mo espa­ñol, 1810 fue un año cla­ve en el avan­ce de las ideas inde­pen­den­tis­tas que venía con­fi­gu­rán­do­se, por lo menos des­de tres déca­das atrás.

¿Año o perío­do bicen­te­na­rio?

Habla­mos de perío­do y no de año Bicen­te­na­rio con­si­de­ran­do que la ofen­si­va anti­co­lo­nia­lis­ta comien­za con la gran insu­rrec­ción indí­ge­na-popu­lar lide­ra­da por Tupac Ama­ru allá en 1780, en los Andes cen­tra­les, con epi­cen­tro en la pro­vin­cia de Tin­ta y que se extien­de por vein­ti­cua­tro pro­vin­cias, des­de el Cus­co has­ta las fron­te­ras de Tucu­mán al sur y has­ta par­te del Virrei­na­to de Nue­va Gra­na­da al nor­te.

Todo el anti­guo Tahan­tin­su­yo se con­mue­ve ante la rebe­lión india, que inclu­ye, por sus pro­cla­mas anti­es­cla­vis­tas, a negros, zam­bos y mes­ti­zos no asi­mi­la­dos.

Más de cien mil hom­bres y muje­res se levan­ta­ron bajo las ban­de­ras de Tupac Ama­ru y Micae­la Bas­ti­das pri­me­ro, y de Tupac Kata­ri y Bar­to­li­na Sisa des­pués.

Para­le­la­men­te, en 1781, la insu­rrec­ción de los Comu­ne­ros en Nue­va Gra­na­da sacu­de la estruc­tu­ra polí­ti­ca colo­nial.

Bajo el lide­raz­go de Manue­la Bel­trán y lue­go de José Anto­nio Galán y con epi­cen­tro en la ciu­dad de El Soco­rro, los sec­to­res más pobres de la región se levan­tan con­tra los abu­sos del poder colo­nial.

Ambas insu­rrec­cio­nes serán aplas­ta­das a san­gre y fue­go por las tro­pas colo­nia­lis­tas. Sus líde­res eje­cu­ta­dos sal­va­je­men­te, y la paci­fi­ca­ción sólo lle­ga­rá en base a la apli­ca­ción del méto­do del terror.

Si bien estas dos insu­rrec­cio­nes no plan­tea­ban direc­ta­men­te la inde­pen­den­cia de la metró­po­lis, sí cues­tio­na­ban pro­fun­da­men­te el orden colo­nial, inclu­yen­do en sus deman­das medi­das de cor­te demo­crá­ti­co como tam­bién rei­vin­di­ca­cio­nes de hon­do con­te­ni­do social.

Los pue­blos no tole­ra­ban más las for­mas de explo­ta­ción a que eran con­de­na­dos por el gobierno espa­ñol.

Pero ante la derro­ta de los indios andi­nos y los mes­ti­zos neo­gra­na­di­nos, apa­re­ce vic­to­rio­sa la insu­rrec­ción de los negros escla­vi­za­dos de Hai­tí, quie­nes el 1 de enero de 1804 decla­ran la inde­pen­den­cia tras derro­tar a los ejér­ci­tos colo­nia­lis­tas de Fran­cia, Espa­ña e Ingla­te­rra.

La ofen­si­va anti­co­lo­nia­lis­ta había comen­za­do en nues­tra Amé­ri­ca, des­de lo más pro­fun­do de las cla­ses popu­la­res y des­de el inte­rior hacia las capi­ta­les del poder polí­ti­co.

Des­vin­cu­lar estas insu­rrec­cio­nes del pro­ce­so inde­pen­den­tis­ta, o sola­men­te ubi­car­las como ante­ce­den­tes, es un error mayúscu­lo que con­lle­va a no com­pren­der el pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio.

Sería pare­ci­do a inten­tar enten­der la actual Revo­lu­ción Boli­va­ria­na sin incor­po­rar al Cara­ca­zo como ini­cio de la actual fase his­tó­ri­ca.

Una eta­pa den­tro de la ofen­si­va anti­co­lo­nia­lis­ta

Cla­ro que los suce­sos en la penín­su­la, con la inva­sión fran­ce­sa y la depo­si­ción del rey, fue­ron los deto­nan­tes para la con­for­ma­ción de los pri­me­ros gobier­nos patrios en la Amé­ri­ca espa­ño­la.

Mas la res­tau­ra­ción de Fer­nan­do VII y el retorno al sis­te­ma colo­nia­lis­ta fue el ele­men­to defi­ni­to­rio para levan­tar sin ambi­güe­da­des las ban­de­ras inde­pen­den­tis­tas.

Pero la ofen­si­va la habían ini­cia­do los pue­blos 30 años antes, acu­mu­lan­do en esas insu­rrec­cio­nes 300 años de resis­ten­cia con­ti­nua.

La con­fluen­cia del pen­sa­mien­to libe­ral crio­llo (influen­cia­do por el libe­ra­lis­mo fran­cés, espa­ñol, inglés y nor­te­ame­ri­cano) y las masas popu­la­res insu­rrec­tas se con­fi­gu­ra­rá recién en la pri­me­ra déca­da del siglo XIX, en un pro­ce­so de encuen­tros y des­en­cuen­tros, pero que cul­mi­na­rá en la con­for­ma­ción de un vas­to movi­mien­to popu­lar inde­pen­den­tis­ta con­du­ci­do por figu­ras de la talla de Simón Bolí­var, José de San Mar­tín, José Ger­va­sio Artí­gas, Miguel Hidal­go, Anto­nio José de Sucre, Anto­nio Nari­ño, Ber­nar­do O’Higgins, Gas­par Rodrí­guez de Fran­cia, José María More­los, Mariano Moreno, entre otros.

El momen­to de madu­rez de la ges­ta inde­pen­den­tis­ta, en este perío­do, alcan­za su máxi­ma expre­sión en los cam­pos de Aya­cu­cho.

La alian­za ple­be­ya, anti­co­lo­nia­lis­ta, demo­crá­ti­ca y de pro­fun­do con­te­ni­do popu­lar, lue­go de derro­tar a los ejér­ci­tos rea­lis­tas, comien­za a ser car­co­mi­da por los intere­ses de las vie­jas y nue­vas oli­gar­quías crio­llas, que temían más a las masas popu­la­res que a sus anti­guos amos euro­peos.

El perío­do de esta ofen­si­va anti­co­lo­nia­lis­ta ter­mi­na­rá con la derro­ta del pro­yec­to boli­va­riano y la bal­ca­ni­za­ción sur­ame­ri­ca­na.

En sín­te­sis: el perío­do de ofen­si­va anti­co­lo­nia­lis­ta para nues­tros pue­blos comien­za a fina­les del siglo XVIII y cul­mi­na con la muer­te de Bolí­var en 1830.

La era Bicen­te­na­ria, de lo que podría­mos lla­mar la pri­me­ra gran ofen­si­va anti­co­lo­nia­lis­ta, comen­zó hace 30 años y lo que aho­ra cele­bra­mos es la eta­pa de con­for­ma­ción del amplio fren­te nacio­nal de libe­ra­ción, de las decla­ra­cio­nes de inde­pen­den­cia e ins­ta­la­cio­nes de gobier­nos sobe­ra­nos.

La eta­pa en que los crio­llos se incor­po­ran de lleno a la Revo­lu­ción, con el insos­la­ya­ble apor­te que eso sig­ni­fi­ca, pero tam­bién con las limi­ta­cio­nes que un sec­tor de ellos impri­mi­rá al pro­ce­so por su con­di­ción de cla­se.

De los crio­llos –por edu­ca­ción, recur­sos eco­nó­mi­cos y cono­ci­mien­tos militares‑, emer­ge­rán los prin­ci­pa­les con­duc­to­res de la ges­ta inde­pen­den­tis­ta, pero asi­mis­mo ellos incor­po­ra­rán al fren­te nacio­nal anti­co­lo­nia­lis­ta, a tra­vés de su fran­ja más encum­bra­da, a los pro­pios sepul­tu­re­ros del pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio.

La lucha por la inde­pen­den­cia con­ti­núa

Enton­ces, las fechas Bicen­te­na­rias que este año cele­bra­re­mos, se refie­ren a esa eta­pa de la ofen­si­va anti­co­lo­nia­lis­ta. A una eta­pa en par­ti­cu­lar, tenien­do en cuen­ta que esa fase his­tó­ri­ca invo­lu­cra 50 años de lucha.

Esto es impor­tan­te acla­rar­lo por­que ana­li­zan­do la his­to­ria des­de la pers­pec­ti­va de los pue­blos, de las masas popu­la­res, debe­mos de ser con­cien­tes que esa lucha por la inde­pen­den­cia aun no ha cul­mi­na­do.

No hay pri­me­ra y segun­da inde­pen­den­cia, sino que es un mis­mo pro­ce­so de ofen­si­va y replie­gue, don­de en aque­llos 50 años de fina­les del Siglo XVIII y prin­ci­pios del Siglo XIX se dio una for­mi­da­ble alza de masas pero que no alcan­zó ple­na­men­te sus obje­ti­vos.

De lo que pode­mos hablar es de una pri­me­ra gran ofen­si­va inde­pen­den­tis­ta, la que esta­mos cele­bran­do en su eta­pa más difun­di­da, en la que se cons­ti­tu­ye­ron los pri­me­ros gobier­nos patrios, y una segun­da gran ofen­si­va que es la que actual­men­te tran­si­ta­mos con los actua­les gobier­nos revo­lu­cio­na­rios en Vene­zue­la, Boli­via, Cuba, Nica­ra­gua y Ecua­dor.

Pero estas dos ofen­si­vas son par­te de un mis­mo pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio, inde­pen­den­tis­ta y por la uni­dad de nues­tra Amé­ri­ca. 

De ahí que el Coman­dan­te Hugo Chá­vez ha seña­la­do, refi­rién­do­se al 19 de abril de 1810 y el 5 de julio de 1811: … cele­bra­re­mos los 200 años de esa revo­lu­ción que es la mis­ma que hoy lle­va­mos a cabo, yo quie­ro insis­tir en esto, no es que aque­lla fue una Inde­pen­den­cia y esta es una segun­da Inde­pen­den­cia, no, des­de mi cri­te­rio des­de mi pun­to de vis­ta no es eso; no creo que deba­mos hablar de una segun­da Inde­pen­den­cia, es la con­ti­nua­ción del mis­mo pro­ce­so de Inde­pen­den­cia en todo caso una segun­da fase his­tó­ri­ca del mis­mo pro­ce­so inde­pen­den­tis­ta vene­zo­lano, sur­ame­ri­cano, nues­tro ame­ri­cano.

La his­to­ria y el pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio

-Noso­tros no pode­mos per­do­nar­nos igno­rar no ya nues­trahis­to­ria, sino inclu­so la his­to­ria de Amé­ri­ca Lati­na; noso­tros no nos podría­mos per­do­nar igno­rar siquie­ra la his­to­ria del mun­do por­que están aso­cia­das. Sería­mos incom­ple­tos, esta­ría­mos muti­la­dos des­de el pun­to de vis­ta cul­tu­ral si igno­ra­mos la his­to­ria del mun­do. Esas tres his­to­rias tie­nen que estar muy pre­sen­tes, afir­ma­ba Fidel Cas­tro en 1992, cuan­do la pré­di­ca impe­ria­lis­ta nos habla­ba del “fin de la his­to­ria”.

Hoy más que nun­ca, y apro­ve­chan­do este perío­do Bicen­te­na­rio es que debe­mos pro­fun­di­zar en la his­to­ria, rein­ter­pre­tar nues­tra his­to­ria y releer­la a la luz de los desa­fíos del pre­sen­te. 

-Un pue­blo que no cono­ce su his­to­ria no tie­ne nada que bus­car en el futu­ro y noso­tros casi des­co­no­ce­mos nues­tra his­to­ria. For­ta­lez­cá­mos­la y esta­re­mos for­ta­le­cien­do nues­tra fuer­za para cons­truir, ha expre­sa­do el Coman­dan­te Chá­vez, agre­gan­do, -no es una obse­sión, pero casi, es decir, esta­mos afe­rra­dos a la his­to­ria, la his­to­ria es la tabla de sal­va­ción… mien­tras no ter­mi­ne­mos de des­ci­frar los códi­gos del pasa­do no ter­mi­na­re­mos tam­po­co de des­ci­frar los códi­gos del futu­ro.

Y estas refle­xio­nes, tan­to de Fidel Cas­tro como de Hugo Chá­vez, tie­nen que hacer­nos reca­pa­ci­tar a los revo­lu­cio­na­rios nues­tr­ame­ri­ca­nos en estas cele­bra­cio­nes bicen­te­na­rias.

En pri­mer lugar es fun­da­men­tal apro­piar­nos de nues­tra his­to­ria, la de los pue­blos, la de la revo­lu­ción en mar­cha.

En segun­do lugar, reco­no­cer que la tarea incon­clu­sa debe de ser cul­mi­na­da en la actual eta­pa y que la expe­rien­cia ante­rior es fuen­te inago­ta­ble de ense­ñan­zas y expe­rien­cias.

Decía al res­pec­to Rodol­fo Walsh: -Nues­tras cla­ses domi­nan­tes han pro­cu­ra­do siem­pre que los tra­ba­ja­do­res no ten­gan his­to­ria, no ten­gan doc­tri­na, no ten­gan héroes y már­ti­res. Cada lucha debe empe­zar de nue­vo, sepa­ra­da de las luchas ante­rio­res: la expe­rien­cia colec­ti­va se pier­de, las lec­cio­nes se olvi­dan. La his­to­ria pare­ce así como pro­pie­dad pri­va­da cuyos due­ños son los due­ños de t odas las otras cosas.

En ter­cer lugar, tener cla­ro que la lucha por la inde­pen­den­cia es una asig­na­tu­ra pen­dien­te, por lo tan­to, debe­mos vol­car todos los esfuer­zos en alcan­zar el obje­ti­vo con las herra­mien­tas y armas con que hoy dis­po­ne­mos, fun­da­men­tal­men­te el ALBA.

Y cuar­to, com­ba­tir la visión de la his­to­ria de las cla­ses domi­nan­tes para evi­tar que esta se impon­ga como his­to­ria ofi­cial a favor de la con­tra­rre­vo­lu­ción y el impe­ria­lis­mo.

Un revo­lu­cio­na­rio argen­tino, Artu­ro Jau­ret­che, afir­ma­ba. -La fal­sa his­to­ria (la his­to­ria ofi­cial) comien­za a fun­cio­nar no sólo por la des­vir­tua­ción del pasa­do… sino como sis­te­ma des­ti­na­do a man­te­ner esa des­vir­tua­ción y pro­lon­gar­la en lo suce­si­vo impo­nién­do­la para el futu­ro por la orga­ni­za­ción de la pren­sa y la ense­ñan­za, de la escue­la a la uni­ver­si­dad, con una dic­ta­du­ra del pen­sa­mien­to que hicie­ra impo­si­ble escla­re­cer la ver­dad y encon­trar en el pasa­do los rum­bos de una poli­ti­ca nacio­nal.

Es por esto que cuan­do ana­li­za­mos la his­to­ria des­vin­cu­la­da del pre­sen­te y de la polí­ti­ca, esta­mos entre­gan­do el cam­po al enemi­go, a la reac­ción, a las fuer­zas his­tó­ri­ca­men­te adver­sas a la libe­ra­ción nacio­nal y social.

A los aca­dé­mi­cos e his­to­ria­do­res del sis­te­ma, les dis­gus­ta mucho la ya famo­sa fra­se: -la his­to­ria es la polí­ti­ca pasa­da y la polí­ti­ca es la his­to­ria pre­sen­te.

Pero esa fra­se tie­ne que esgri­mir­se coti­dia­na­men­te des­de el cam­po de la Revo­lu­ción, ya que, como decía Orwell: -Quien con­tro­la el pasa­do con­tro­la el futu­ro.

¿Por qué a los enemi­gos his­tó­ri­cos de nues­tra Amé­ri­ca les intere­sa el Bicen­te­na­rio?

Des­de dife­ren­tes tri­bu­nas de opi­nión e infor­ma­ción se per­ci­be cla­ra­men­te que el tema del Bicen­te­na­rio está pre­sen­te.

Tan­to la cade­na CNN como la BBC y el dia­rio El País de Espa­ña están dan­do un espa­cio des­ta­ca­do a las cele­bra­cio­nes del Bicen­te­na­rio.

¿Esta­dou­ni­den­ses, espa­ño­les e ingle­ses acom­pa­ñán­do­nos en la nece­sa­ria refle­xión y deba­te que gene­ra­rá el recuer­do de estas fechas?

Sí, ante la impo­si­bi­li­dad de igno­rar el hecho, los agen­tes de la colo­ni­za­ción cul­tu­ral inten­ta­rán, inte­li­gen­te­men­te, neu­tra­li­zar las ideas anti­co­lo­nia­lis­tas, patrió­ti­cas, unio­nis­tas, demo­crá­ti­cas y popu­la­res que aca­rrea una refle­xión seria sobre nues­tro pasa­do y nues­tro por­ve­nir.

El gobierno espa­ñol, a tra­vés de toda su pla­na mayor (el pre­si­den­te José Luis Rodrí­guez Zapa­te­ro, el ex pre­si­den­te Feli­pe Gon­zá­lez, el Can­ci­ller Miguel Ángel Mora­ti­nos y el rey Juan Car­los), es quien jue­ga más fuer­te al res­pec­to, incor­po­rán­do­se de lleno en el Gru­po Bicen­te­na­rio y finan­cian­do par­te de las cele­bra­cio­nes en Amé­ri­ca Lati­na.

En un docu­men­to ela­bo­ra­do por uno de los tan­tos Think Tank finan­cia­dos por el impe­ria­lis­mo, se advier­te la con­cien­cia que ellos tie­nen de la impor­tan­cia del Bicen­te­na­rio para nues­tros pue­blos.

En el tex­to se lee: …en varios paí­ses de Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be, las cele­bra­cio­nes del Bicen­te­na­rio en 2009 y 2010, que mar­can el comien­zo de las revo­lu­cio­nes que los inde­pen­di­za­ron de Espa­ña, repre­sen­ta­rán un momen­to alta­men­te sim­bó­li­co que esti­mu­la­rá la intros­pec­ción y el deba­te sobre sus roles en el mun­do.

Inmis­cuir­se en ese momen­to de intros­pec­ción y deba­te con el fin de mani­pu­lar las con­clu­sio­nes en bene­fi­cio de sus intere­ses, que no son pre­ci­sa­men­te los de nues­tros pue­blos, es su obje­ti­vo. 

El docu­men­to que hace­mos men­ción se lla­ma Replan­tean­do las Rela­cio­nes entre Esta­dos Uni­dos y Amé­ri­ca Lati­na, una Alian­za Hemis­fé­ri­ca para un Mun­do Tur­bu­len­to, ela­bo­ra­do por la Comi­sión Alian­za para las Amé­ri­cas Ins­ti­tu­ción Broo­kings, de noviem­bre de 2008.

Ana­li­zar some­ra­men­te la tra­yec­to­ria de algu­nos de los fir­man­tes de este infor­me, exi­me de mayor expli­ca­ción sobre las inten­cio­nes del gru­po.

Entre otros, fir­man: Tho­mas R. Pic­ke­ring, ex sub­se­cre­ta­rio de Asun­tos Polí­ti­cos de Esta­dos Uni­dos; Ernes­to Zedi­llo, ex pre­si­den­te de Méxi­co; Mau­ri­cio Cár­de­nas, Direc­tor de Ini­cia­ti­va para Amé­ri­ca Lati­na Broo­kings, Ricar­do Lagos, ex pre­si­den­te de Chi­le; John Deu­tch, ex Secre­ta­rio Adjun­to de Defen­sa y Direc­tor de la Agen­cia Cen­tral de Inte­li­gen­cia; Jor­ge Qui­ro­ga, ex pre­si­den­te de Boli­via; Jef­frey Davi­dow, Pre­si­den­te del Ins­ti­tu­to de las Amé­ri­cas.

¿Qué con­clu­sio­nes debe­ría aca­rrear la refle­xión sobre la ges­ta inde­pen­den­tis­ta de los siglos XVIII y XIX en nues­tra Amé­ri­ca?

Según los ideó­lo­gos del impe­ria­lis­mo la nece­si­dad de madu­rar polí­ti­ca­men­te, asu­mir el orden inter­na­cio­nal actual favo­re­cer la inver­sión extran­je­ra, abrir­nos a los mer­ca­dos, entrar en una suer­te de moder­ni­dad des­po­ján­do­nos de ideas nacio­na­lis­tas, popu­lis­tas o socia­li­zan­tes.

Que las con­clu­sio­nes polí­ti­cas a que lle­gue­mos sean pre­ci­sa­men­te aque­llas de con­tra­sen­ti­do a la direc­ción que tra­za­ron nues­tros liber­ta­do­res.

El Direc­tor del Ins­ti­tu­to de Estu­dios Lati­no­ame­ri­ca­nos de la Uni­ver­si­dad de Lon­dres ‑hoy Ins­ti­tu­to de las Américas‑, John Lynch, habla sin ambi­güe­dad sobre el tema, hacien­do polí­ti­ca des­de la pági­na web del Bicen­te­na­rio del gobierno espa­ñol.

Allí el pro­fe­sor inglés se des­pa­cha con­tra el coman­dan­te Chá­vez ante la pre­gun­ta si le pare­ce bien que el pre­si­den­te vene­zo­lano haya cam­bia­do el nom­bre de su país por el de Repú­bli­ca Boli­va­ria­na de Vene­zue­la, invo­can­do a Bolí­var como mode­lo.

Dice Lynch: -Para res­pon­der men­ciono tres cues­tio­nes: en pri­mer lugar, se lla­ma a sí mis­mo un -revo­lu­cio­na­rio boli­va­riano. y habla de esta­ble­cer un Esta­do socia­lis­ta.

Bolí­var nun­ca pro­mo­vió una revo­lu­ción social ni pre­ten­dió hacer­lo.

La redis­tri­bu­ción de la tie­rra, la igual­dad racial, la abo­li­ción de la escla­vi­tud, los decre­tos a favor de los indios eran las polí­ti­cas de un refor­mis­ta, no de un revo­lu­cio­na­rio.

Bolí­var era dema­sia­do rea­lis­ta para creer que podía cam­biar la estruc­tu­ra de la socie­dad de Amé­ri­ca del Sur por la impo­si­ción de leyes o polí­ti­cas inacep­ta­bles para los prin­ci­pa­les gru­pos de inte­rés.

La segun­da cues­tión se refie­re a las rela­cio­nes inter­na­cio­na­les.

Bolí­var cul­ti­vó el apo­yo de las gran­des poten­cias, no de los paí­ses mar­gi­na­les. Man­tu­vo cier­to rece­lo hacia Esta­dos Uni­dos pero admi­ra­ba cómo este país había encar­na­do los idea­les de igual­dad y liber­tad.

Fue defe­ren­te hacia el poder impe­rial de Gran Bre­ta­ña.

El comer­cio y las inver­sio­nes bri­tá­ni­cas los vio como un bene­fi­cio, no como una ame­na­za.

La ter­ce­ra cues­tión es tal vez la úni­ca que le da la razón a Chá­vez.

Una de las ideas má ;s con­tro­ver­ti­das de Bolí­var era que los pre­si­den­tes debían ser­vir de por vida y tener el poder de nom­brar a su suce­sor.

Y el his­to­rial de Chá­vez mues­tra que él siem­pre está ham­brien­to de poder.

Con­clu­sión indu­ci­da: Bolí­var era un refor­mis­ta, nun­ca revo­lu­cio­na­rio, prag­má­ti­co y con­for­mis­ta; dócil ante los intere­ses de las gran­des poten­cias, pero con un defec­to, al igual que Chá­vez, ¡un dic­ta­dor!

La argu­men­ta­ción de Lynch es un mode­lo de la dis­cu­sión que pre­ten­de impo­ner el impe­ria­lis­mo en el deba­te Bicen­te­na­rio.

Pero quien ha plan­tea­do el tema sin nin­gún tipo de repa­ros ha sido el inves­ti­ga­dor Car­los Mala­mud del Real Ins­ti­tu­to Elcano, orga­nis­mo que inte­gra la Comi­sión Nacio­nal para la Con­me­mo­ra­ción de las Inde­pen­den­cias de las Repú­bli­cas Ibe­ro­ame­ri­ca­nas del Gobierno de Espa­ña.

Dicho cate­drá­ti­co ha aler­ta­do sobre -la emer­gen­cia del popu­lis­mo y la fuer­te pre­sen­cia del nacio­na­lis­mo en la región, exa­cer­ba­do toda­vía más por el pri­me­ro, aso­cia­dos a las con­me­mo­ra­cio­nes de los Bicen­te­na­rios de la inde­pen­den­cia, supo­nen una serie de ries­gos para Espa­ña.

Agre­gan­do: -el ries­go más inme­dia­to se des­pren­de de una serie de emba­tes con­tra la ima­gen de Espa­ña y de sus empre­sas…

¿Ten­drá algo que ver la pre­sen­cia de altos diri­gen­tes de empre­sas espa­ño­las en la finan­cia­ción de las cele­bra­cio­nes bicen­te­na­rias?

Que los lati­no­ame­ri­ca­nos cari­be­ños no apro­ve­che­mos el Bicen­te­na­rio para cues­tio­nar los gra­dos de depen­den­cia que aun man­te­ne­mos con las poten­cias impe­ria­lis­tas, es la idea en el invo­lu­cra­mien­to de Espa­ña, Esta­dos Uni­dos e Ingla­te­rra.

Ellos per­ci­ben con meri­dia­na cla­ri­dad el ries­go que repre­sen­ta una cele­bra­ción con pro­fun­do con­te­ni­do popu­lar y patrió­ti­co. 

Una Comi­sión Bicen­te­na­ria des­de los pue­blos de nues­tra Amé­ri­ca

-No es en Euro­pa que debe estar la direc­ción de la comi­sión (de con­me­mo­ra­ción del Bicen­te­na­rio); es aquí don­de tene­mos que con­me­mo­rar el gri­to de rebel­día y de rebe­lión de nues­tros pue­blos, con­tra ellos pre­ci­sa­men­te, seña­ló el Pre­si­den­te Hugo Chá­vez en decla­ra­cio­nes a la pren­sa.

Y esa cate­gó­ri­ca afir­ma­ción mere­ce una recon­si­de­ra­ción sobre el tema.

Has­ta el momen­to las comi­sio­nes de con­me­mo­ra­ción de los Bicen­te­na­rios en cada uno de los paí­ses está desig­na­da por los gobier­nos corres­pon­dien­tes.

Si tene­mos pre­sen­te que duran­te el 2010 se cele­bra­rá la fecha en Vene­zue­la, Argen­ti­na, Chi­le, Colom­bia y Méxi­co y que en los tres últi­mos paí­ses man­tie­nen regi­me­nes neo­li­be­ra­les some­ti­dos a los dic­tá­me­nes impe­ria­les (en Chi­le hay serias posi­bi­li­da­des que la dere­cha gane las elec­cio­nes), es lógi­co supo­ner que la refle­xión y el deba­te se orien­ta­rá hacia la línea con­tra­rre­vo­lu­cio­na­ria antes seña­la­da.

Una mez­cla de abu­rri­da

His­to­ria Ofi­cial, opi­nio­nes de reci­cla­dos his­to­ria­do­res de aca­de­mias, salu­dos a la ban­de­rashow bicen­te­na­rios pare­ce ser lo que vere­mos este año, y no nos pode­mos resig­nar a eso.

Un dato más que con­fir­ma esta posi­ción lo indi­ca que el ile­gí­ti­mo gobierno mexi­cano ha con­tra­ta­do al esta­dou­ni­den­se Phil Green, fun­da­dor de la empre­sa Auto­nomy, aque­lla que se encar­gó del espec­tácu­lo de ini­cio de los Jue­gos Olím­pi­cos de Pekín, para la pro­duc­ción y super­vi­sión del tra­ba­jo de la cele­bra­ción del Bicen­te­na­rio y Cen­te­na­rio de la Revo­lu­ción Mexi­ca­na

¡Una ver­da­de­ra afren­ta a Hidal­go, More­los, Zapa­ta y Villa!

Una pro­pues­ta: Comi­sión Bicen­te­na­ria de los Pue­blos de Nues­tra Amé­ri­ca

¿Nos deja­re­mos robar el Bicen­te­na­rio?

Sabe­mos que en Vene­zue­la y Argen­ti­na no será así, pero la cele­bra­ción o tie­ne carác­ter nues­tro­ame­ri­cano o se dilu­ye en la bal­ca­ni­za­ción que pre­ci­sa­men­te es pro­duc­to de la derro­ta de esa ofen­si­va anti­co­lo­nia­lis­ta que aho­ra cele­bra­mos.

La pro­pues­ta pun­tual es que se con­for­me una Comi­sión Bicen­te­na­ria des­de los Pue­blos de Nues­tra Amé­ri­ca, cons­ti­tui­da por las orga­ni­za­cio­nes socia­les y polí­ti­cas com­pro­me­ti­das en la lucha por la defi­ni­ti­va inde­pen­den­cia y uni­dad lati­no­ame­ri­ca­na cari­be­ña.

Como decía Mar­tí: -¿Adón­de va la Amé­ri­ca, y quién la jun­ta y guía? Sola, y como un solo pue­blo, se levan­ta. Sola pelea. Ven­ce­rá, sola.

*Fer­nan­do Ramón Bos­si es Pre­si­den­te de la Fun­da­ción Eman­ci­pa­ción y Direc­tor del Por­tal ALBA. Cofun­da­dor del Con­gre­so Boli­va­riano de los Pue­blos y de la Red Popu­lar Huma­ni­ta­ria Misio­ne­ros del Mila­gro

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *