La igle­sia cató­li­ca, un azo­te sec­ta­rio con­tra la Huma­ni­dad por Patxi Zamo­ra

Hipó­cri­tas con y sin sota­na se han afa­na­do en aver­gon­zar a la his­to­ria cele­bran­do el ani­ver­sa­rio de la “caí­da del muro de Ber­lín”. La mayo­ría de los polí­ti­cos y de los medios de comu­ni­ca­ción han apro­ve­cha­do la efe­mé­ri­de para pedir res­pon­sa­bi­li­da­des a pro­gre­sis­tas que hoy luchan por un mun­do mejor, obvian­do rea­li­zar pare­ci­dos para­le­lis­mos con los actua­les diri­gen­tes del mun­do occi­den­tal, a quie­nes sí se pue­den impu­tar gue­rras y con­flic­tos sufri­dos en las últi­mas déca­das. Nun­ca más debe­rían levan­tar­se muros, la huma­ni­dad debe­ría apren­der la lec­ción y tam­bién derri­bar el que cons­tru­ye Israel con­tra el pue­blo pales­tino, el de la fron­te­ra del esta­do espa­ñol en el nor­te de Áfri­ca o el que sepa­ra Méxi­co de los E.E.U.U. Pero uno de los gran­des muros crea­dos por la huma­ni­dad sigue inex­pug­na­ble, el muro por anto­no­ma­sia de la intran­si­gen­cia, la cen­su­ra, el machis­mo, la repre­sión, la vio­len­cia, la usu­ra y la opu­len­cia encar­na­do en el Vati­cano. En el esta­do Vati­cano no hay sepa­ra­ción de pode­res ni demo­cra­cia ni ciu­da­da­nos ni mucho menos ciu­da­da­nas. Posee una his­to­ria insu­pe­ra­ble en cuan­to a cru­za­das, con­quis­tas, geno­ci­dios cul­tu­ra­les y abu­sos sexua­les. Man­tie­ne un inmen­so poder a pesar de que sus segui­do­res sean muchos menos, aun­que más radi­ca­li­za­dos, y ya no movi­li­ce a la mayo­ría de la pobla­ción, como ocu­rría has­ta hace pocos años. Cuan­do habla la his­to­ria debe callar la teo­lo­gía, de ahí el dra­ma de los segui­do­res de un Jesús de los pobres, cuyo valien­te com­pro­mi­so social en ésta su misión terre­nal, lava la cara de los arro­gan­tes pur­pu­ra­dos de la curia roma­na, que a su vez los cen­su­ra y des­pre­cia.

El obje­ti­vo de cual­quier demo­cra­cia repu­bli­ca­na debie­ra ser fomen­tar el ateís­mo y el agnos­ti­cis­mo para pre­ser­var la liber­tad de con­cien­cia, res­pe­tan­do las creen­cias par­ti­cu­la­res de cada indi­vi­duo. Por­que la his­to­ria se repi­te y cícli­ca­men­te los inqui­si­do­res cató­li­cos vuel­ven a su cru­za­da de inti­mi­da­ción y cas­ti­go de los disi­den­tes, con méto­dos copia­dos, pero nun­ca supe­ra­dos, por los dis­tin­tos regí­me­nes tota­li­ta­rios.

LA IGLESIA Y LOS REGÍMENES FASCISTAS

Rafael Ter­mes, de la Real Aca­de­mia de Cien­cias Mora­les y Polí­ti­cas y ex ban­que­ro del Opus Dei, defien­de con hon­ra­dez que la Igle­sia no es una ins­ti­tu­ción demo­crá­ti­ca por­que su fun­da­dor qui­so que fue­ra jerár­qui­ca: “la demo­cra­cia, el voto no sir­ve para la ver­dad reve­la­da, cuya decla­ra­ción y con­ser­va­ción Jesu­cris­to con­fió en exclu­si­va al cole­gio apos­tó­li­co y a sus suce­so­res”. La Igle­sia cató­li­ca es una monar­quía abso­lu­tis­ta. El sobe­rano es ele­gi­do por los clé­ri­gos más rele­van­tes y des­de ese momen­to se con­vier­te, según su pro­pia doc­tri­na, en la voz de dios en la tie­rra. Dios depar­te con el Papa, éste trans­mi­te lo con­ve­ni­do a sus pas­to­res y éstos lo ponen en cono­ci­mien­to de su reba­ño, cuyas ove­jas deben obe­de­cer bajo la ame­na­za del “fue­go eterno”.

Pío XII había ade­lan­ta­do por radio en 1939 que Espa­ña “una vez más había dado a los pro­fe­tas del ateís­mo mate­ria­lis­ta una noble prue­ba de su indes­truc­ti­ble fe cató­li­ca”. El Opus nació en Espa­ña con Fran­co y en Ita­lia con Mus­so­li­ni. Su fun­da­dor J.M. Escri­vá se con­vir­tió en ase­sor espi­ri­tual del «Cau­di­llo». El epis­co­pa­do espa­ñol defi­nió la ini­cia­ti­va de Fran­co como “teo­ló­gi­ca­men­te jus­ta” y el enton­ces obis­po de Iru­ñea, el sale­siano M. Olae­chea, deja­ba cla­ro que “es una cru­za­da y la Igle­sia no pue­de menos de poner cuan­to tie­ne a favor de sus cru­za­dos”. Escri­bía Pablo Anto­ña­na sobre los curas-maes­tros de la épo­ca que “cubrie­ron nues­tra con­cien­cia de mie­dos y des­aso­sie­gos, con la som­bra del peca­do mor­tal, con­tra la lec­tu­ra, el bai­le aga­rrao…”, al mis­mo tiem­po que can­tá­ba­mos ese que decía: “Dios ben­di­ga tu gran­de­za y a tu Fúrer impe­rial”.

INTEGRISMO DOGMÁTICO, SEXISTA Y NACIONALISTA ESPAÑOL

El jefe de la Igle­sia cató­li­ca en el esta­do espa­ñol, Mon­se­ñor Rou­co, decla­ró (22−11−2009) que “es impe­rio­sa­men­te nece­sa­ria la pre­sen­cia de los cató­li­cos en la polí­ti­ca”. Este año se han lle­va­do a cabo 28 actos y misas en cate­dra­les o igle­sias en honor a Fran­co; en Radio Inter­eco­no­mía, vin­cu­la­da a la Igle­sia, se reali­zó un pro­gra­ma ensal­zan­do a J.A. Pri­mo de Rive­ra y en la Uni­ver­si­dad San Pablo CEU, que sir­ve a los mis­mos intere­ses, se pre­sen­tó (con más de 20 sacer­do­tes en el acto) el libro “Valle de los Caí­dos, ni pre­sos polí­ti­cos ni tra­ba­jos for­za­dos”, edi­ta­do por Fuer­za Nue­va, que afir­ma: “había muchos obre­ros que no vivían tan bien como los reclu­sos tra­ba­ja­do­res” o “cobra­ban más que los guar­das”.

Decía el filó­so­fo Aran­gu­ren, reco­no­ci­do cre­yen­te, que la van­guar­dia reli­gio­sa vie­ne a coin­ci­dir con la reta­guar­dia cul­tu­ral. La afir­ma­ción se que­da cor­ta si escu­cha­mos las decla­ra­cio­nes de los máxi­mos res­pon­sa­bles de la igle­sia cató­li­ca: según “ABC” (29−3−96) Juan Pablo II apo­ya­ba “al femi­nis­mo” por­que lle­ga “inclu­so a pedir su pre­sen­cia (la de la mujer) en la for­ma­ción de los futu­ros sacer­do­tes”. En la mis­ma exhor­ta­ción “Vita Con­sa­cra­ta”, el Papa habla­ba sobre el valor de la cas­ti­dad, la pobre­za y la obe­dien­cia. Bene­dic­to XVI, en una car­ta al arzo­bis­po de Washing­ton DC, McCa­rrick, sen­ten­cia­ba: “pue­de haber una legí­ti­ma diver­si­dad de opi­nión entre cató­li­cos res­pec­to a ir a la gue­rra y apli­car la pena de muer­te, pero no, sin embar­go, res­pec­to del abor­to y la euta­na­sia”. El arzo­bis­po de Valen­cia, Agus­tín Gar­cía Gas­co, escri­bía que “la madre que dedi­ca toda su per­so­na al cre­ci­mien­to de sus hijos es el mode­lo más per­fec­to de socie­dad”. En las aulas de la Uni­ver­si­dad de la Igle­sia de Nava­rra, del Opus Dei, se pre­di­ca que “quien se case con una mujer que no sea vir­gen es ton­to, por­que eso es tan­to como casar­se con una mujer de segun­da mano”. Fer­nan­do Sebas­tián, ex arzo­bis­po de Iru­ñea, decía sobre la ley que regu­la el matri­mo­nio de homo­se­xua­les: “podría­mos encon­trar­nos con una ver­da­de­ra epi­de­mia de homo­se­xua­li­dad, fuen­te de pro­ble­mas psi­co­ló­gi­cos y de frus­tra­cio­nes” a lo que Rou­co aña­día: “unio­nes de todo tipo que­bra­rán la segu­ri­dad social”. Sebas­tián cree que “la demo­cra­cia es insos­te­ni­ble si no está sus­ten­ta­da por unos prin­ci­pios mora­les ilu­mi­na­dos por la reve­la­ción divi­na”. Anto­nio Cañi­za­res, Pre­fec­to para el Cul­to Divino y la Dis­ci­pli­na de los Sacra­men­tos, ante el Plan Iba­rretxe, pidió a los fie­les que “oren por Espa­ña y su uni­dad” pues “negar la sobe­ra­nía de Espa­ña no sería pru­den­te ni moral­men­te acep­ta­ble. Si Espa­ña deja­se de ser cató­li­ca, deja­ría de ser Espa­ña”. Los posee­do­res de la “úni­ca reli­gión ver­da­de­ra” pre­ten­den dar una ima­gen de tole­ran­cia con quie­nes no com­par­ten su fe, para aca­bar con­tra­di­cién­do­se, como el por­ta­voz de la Igle­sia espa­ño­la, Mar­tí­nez Camino: “no todo vale en el diá­lo­go interreligioso…no se pue­de dar la impre­sión de que una fe es igual que otra”.

¿Sub­ven­cio­na­ría un esta­do demo­crá­ti­co a estos faná­ti­cos para que edu­ca­sen a las pró­xi­mas gene­ra­cio­nes?

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *