La igle­sia cató­li­ca, un azo­te sec­ta­rio con­tra la Huma­ni­dad por Patxi Zamora

Hipó­cri­tas con y sin sota­na se han afa­na­do en aver­gon­zar a la his­to­ria cele­bran­do el ani­ver­sa­rio de la “caí­da del muro de Ber­lín”. La mayo­ría de los polí­ti­cos y de los medios de comu­ni­ca­ción han apro­ve­cha­do la efe­mé­ri­de para pedir res­pon­sa­bi­li­da­des a pro­gre­sis­tas que hoy luchan por un mun­do mejor, obvian­do rea­li­zar pare­ci­dos para­le­lis­mos con los actua­les diri­gen­tes del mun­do occi­den­tal, a quie­nes sí se pue­den impu­tar gue­rras y con­flic­tos sufri­dos en las últi­mas déca­das. Nun­ca más debe­rían levan­tar­se muros, la huma­ni­dad debe­ría apren­der la lec­ción y tam­bién derri­bar el que cons­tru­ye Israel con­tra el pue­blo pales­tino, el de la fron­te­ra del esta­do espa­ñol en el nor­te de Áfri­ca o el que sepa­ra Méxi­co de los E.E.U.U. Pero uno de los gran­des muros crea­dos por la huma­ni­dad sigue inex­pug­na­ble, el muro por anto­no­ma­sia de la intran­si­gen­cia, la cen­su­ra, el machis­mo, la repre­sión, la vio­len­cia, la usu­ra y la opu­len­cia encar­na­do en el Vati­cano. En el esta­do Vati­cano no hay sepa­ra­ción de pode­res ni demo­cra­cia ni ciu­da­da­nos ni mucho menos ciu­da­da­nas. Posee una his­to­ria insu­pe­ra­ble en cuan­to a cru­za­das, con­quis­tas, geno­ci­dios cul­tu­ra­les y abu­sos sexua­les. Man­tie­ne un inmen­so poder a pesar de que sus segui­do­res sean muchos menos, aun­que más radi­ca­li­za­dos, y ya no movi­li­ce a la mayo­ría de la pobla­ción, como ocu­rría has­ta hace pocos años. Cuan­do habla la his­to­ria debe callar la teo­lo­gía, de ahí el dra­ma de los segui­do­res de un Jesús de los pobres, cuyo valien­te com­pro­mi­so social en ésta su misión terre­nal, lava la cara de los arro­gan­tes pur­pu­ra­dos de la curia roma­na, que a su vez los cen­su­ra y desprecia.

El obje­ti­vo de cual­quier demo­cra­cia repu­bli­ca­na debie­ra ser fomen­tar el ateís­mo y el agnos­ti­cis­mo para pre­ser­var la liber­tad de con­cien­cia, res­pe­tan­do las creen­cias par­ti­cu­la­res de cada indi­vi­duo. Por­que la his­to­ria se repi­te y cícli­ca­men­te los inqui­si­do­res cató­li­cos vuel­ven a su cru­za­da de inti­mi­da­ción y cas­ti­go de los disi­den­tes, con méto­dos copia­dos, pero nun­ca supe­ra­dos, por los dis­tin­tos regí­me­nes totalitarios.

LA IGLESIA Y LOS REGÍMENES FASCISTAS 

Rafael Ter­mes, de la Real Aca­de­mia de Cien­cias Mora­les y Polí­ti­cas y ex ban­que­ro del Opus Dei, defien­de con hon­ra­dez que la Igle­sia no es una ins­ti­tu­ción demo­crá­ti­ca por­que su fun­da­dor qui­so que fue­ra jerár­qui­ca: “la demo­cra­cia, el voto no sir­ve para la ver­dad reve­la­da, cuya decla­ra­ción y con­ser­va­ción Jesu­cris­to con­fió en exclu­si­va al cole­gio apos­tó­li­co y a sus suce­so­res”. La Igle­sia cató­li­ca es una monar­quía abso­lu­tis­ta. El sobe­rano es ele­gi­do por los clé­ri­gos más rele­van­tes y des­de ese momen­to se con­vier­te, según su pro­pia doc­tri­na, en la voz de dios en la tie­rra. Dios depar­te con el Papa, éste trans­mi­te lo con­ve­ni­do a sus pas­to­res y éstos lo ponen en cono­ci­mien­to de su reba­ño, cuyas ove­jas deben obe­de­cer bajo la ame­na­za del “fue­go eterno”.

Pío XII había ade­lan­ta­do por radio en 1939 que Espa­ña “una vez más había dado a los pro­fe­tas del ateís­mo mate­ria­lis­ta una noble prue­ba de su indes­truc­ti­ble fe cató­li­ca”. El Opus nació en Espa­ña con Fran­co y en Ita­lia con Mus­so­li­ni. Su fun­da­dor J.M. Escri­vá se con­vir­tió en ase­sor espi­ri­tual del «Cau­di­llo». El epis­co­pa­do espa­ñol defi­nió la ini­cia­ti­va de Fran­co como “teo­ló­gi­ca­men­te jus­ta” y el enton­ces obis­po de Iru­ñea, el sale­siano M. Olae­chea, deja­ba cla­ro que “es una cru­za­da y la Igle­sia no pue­de menos de poner cuan­to tie­ne a favor de sus cru­za­dos”. Escri­bía Pablo Anto­ña­na sobre los curas-maes­tros de la épo­ca que “cubrie­ron nues­tra con­cien­cia de mie­dos y des­aso­sie­gos, con la som­bra del peca­do mor­tal, con­tra la lec­tu­ra, el bai­le aga­rrao…”, al mis­mo tiem­po que can­tá­ba­mos ese que decía: “Dios ben­di­ga tu gran­de­za y a tu Fúrer imperial”.

INTEGRISMO DOGMÁTICO, SEXISTA Y NACIONALISTA ESPAÑOL

El jefe de la Igle­sia cató­li­ca en el esta­do espa­ñol, Mon­se­ñor Rou­co, decla­ró (22−11−2009) que “es impe­rio­sa­men­te nece­sa­ria la pre­sen­cia de los cató­li­cos en la polí­ti­ca”. Este año se han lle­va­do a cabo 28 actos y misas en cate­dra­les o igle­sias en honor a Fran­co; en Radio Inter­eco­no­mía, vin­cu­la­da a la Igle­sia, se reali­zó un pro­gra­ma ensal­zan­do a J.A. Pri­mo de Rive­ra y en la Uni­ver­si­dad San Pablo CEU, que sir­ve a los mis­mos intere­ses, se pre­sen­tó (con más de 20 sacer­do­tes en el acto) el libro “Valle de los Caí­dos, ni pre­sos polí­ti­cos ni tra­ba­jos for­za­dos”, edi­ta­do por Fuer­za Nue­va, que afir­ma: “había muchos obre­ros que no vivían tan bien como los reclu­sos tra­ba­ja­do­res” o “cobra­ban más que los guardas”.

Decía el filó­so­fo Aran­gu­ren, reco­no­ci­do cre­yen­te, que la van­guar­dia reli­gio­sa vie­ne a coin­ci­dir con la reta­guar­dia cul­tu­ral. La afir­ma­ción se que­da cor­ta si escu­cha­mos las decla­ra­cio­nes de los máxi­mos res­pon­sa­bles de la igle­sia cató­li­ca: según “ABC” (29−3−96) Juan Pablo II apo­ya­ba “al femi­nis­mo” por­que lle­ga “inclu­so a pedir su pre­sen­cia (la de la mujer) en la for­ma­ción de los futu­ros sacer­do­tes”. En la mis­ma exhor­ta­ción “Vita Con­sa­cra­ta”, el Papa habla­ba sobre el valor de la cas­ti­dad, la pobre­za y la obe­dien­cia. Bene­dic­to XVI, en una car­ta al arzo­bis­po de Washing­ton DC, McCa­rrick, sen­ten­cia­ba: “pue­de haber una legí­ti­ma diver­si­dad de opi­nión entre cató­li­cos res­pec­to a ir a la gue­rra y apli­car la pena de muer­te, pero no, sin embar­go, res­pec­to del abor­to y la euta­na­sia”. El arzo­bis­po de Valen­cia, Agus­tín Gar­cía Gas­co, escri­bía que “la madre que dedi­ca toda su per­so­na al cre­ci­mien­to de sus hijos es el mode­lo más per­fec­to de socie­dad”. En las aulas de la Uni­ver­si­dad de la Igle­sia de Nava­rra, del Opus Dei, se pre­di­ca que “quien se case con una mujer que no sea vir­gen es ton­to, por­que eso es tan­to como casar­se con una mujer de segun­da mano”. Fer­nan­do Sebas­tián, ex arzo­bis­po de Iru­ñea, decía sobre la ley que regu­la el matri­mo­nio de homo­se­xua­les: “podría­mos encon­trar­nos con una ver­da­de­ra epi­de­mia de homo­se­xua­li­dad, fuen­te de pro­ble­mas psi­co­ló­gi­cos y de frus­tra­cio­nes” a lo que Rou­co aña­día: “unio­nes de todo tipo que­bra­rán la segu­ri­dad social”. Sebas­tián cree que “la demo­cra­cia es insos­te­ni­ble si no está sus­ten­ta­da por unos prin­ci­pios mora­les ilu­mi­na­dos por la reve­la­ción divi­na”. Anto­nio Cañi­za­res, Pre­fec­to para el Cul­to Divino y la Dis­ci­pli­na de los Sacra­men­tos, ante el Plan Iba­rretxe, pidió a los fie­les que “oren por Espa­ña y su uni­dad” pues “negar la sobe­ra­nía de Espa­ña no sería pru­den­te ni moral­men­te acep­ta­ble. Si Espa­ña deja­se de ser cató­li­ca, deja­ría de ser Espa­ña”. Los posee­do­res de la “úni­ca reli­gión ver­da­de­ra” pre­ten­den dar una ima­gen de tole­ran­cia con quie­nes no com­par­ten su fe, para aca­bar con­tra­di­cién­do­se, como el por­ta­voz de la Igle­sia espa­ño­la, Mar­tí­nez Camino: “no todo vale en el diá­lo­go interreligioso…no se pue­de dar la impre­sión de que una fe es igual que otra”.

¿Sub­ven­cio­na­ría un esta­do demo­crá­ti­co a estos faná­ti­cos para que edu­ca­sen a las pró­xi­mas generaciones?

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.