Hai­tí o los con­de­na­dos de la Tie­rra por Jesús «Chu­cho» Gar­cía

Una vez mas la gran isla del Cari­be, Hai­tí, está sufrien­do una de las peo­res tra­ge­dia en su his­to­ria. El tem­blor que sacu­dió a nues­tro her­mano pue­blo lo colo­có de nue­vo en los titu­la­res ama­ri­llis­ta de la gran pren­sa. El dolor de Hai­tí es un dolor acu­mu­la­do en el tiem­po que debe­mos sal­dar moral y mate­rial­men­te
Lo que Hai­tí ha dado al mun­do
Esa isla que está aso­la­da a cau­sa de un terre­mo­to de sie­te gra­dos, cons­ti­tu­yó has­ta fina­les del siglo XVIII el espa­cio más rico del Cari­be bajo el yugo del colo­nia­lis­mo fran­cés don­de la eli­te pari­si­na colo­nial ensa­yó leyes como el Códi­go Negro del admi­nis­tra­dor Col­bert para regla­men­tar el tra­ba­jo for­za­do, prohi­bi­ción de la mez­cla de razas, fun­da­men­tó el racis­mo y los mas gra­ve, el exter­mi­nio sis­te­má­ti­co de los afri­ca­nos y sus des­cen­dien­tes con el tra­ba­jo for­za­do de sol a sol. Esta situa­ción con­lle­vó a que en 1791, en la Bahía de Bois Cai­man, pró­xi­mo a Puer­to Prín­ci­pe una sacer­do­ti­sa de la espi­ri­tua­li­dad Vudu rodea­da de extra­or­di­na­rios cima­rro­nes, como Bouk­man, invo­ca­ra a los ances­tros para ini­ciar la gran rebe­lión que ten­dría como obje­ti­vo eli­mi­nar las pai­las del infierno humano expre­sa­da en las pai­las de las plan­ta­cio­nes azu­ca­re­ras don­de eran explo­ta­dos casi medio millón de niños, muje­res y hom­bres.
Se ini­cia así una gran rebe­lión que cul­mi­na­rá tre­ce años des­pués con el triun­fo de la Revo­lu­ción Hai­tia­na que aca­bó con la tra­ta negre­ra, el sis­te­ma escla­vis­ta colo­nial y pro­pu­so un mode­lo de inde­pen­den­cia dis­tin­to al mode­lo nor­te­ame­ri­cano y fran­cés.
La vie­ja colo­nia de Saint Domin­gue toma­ría el nom­bre de Hai­tí, pro­pues­to por Des­sa­li­nes, en 1803 y reafir­ma­do por Petión. Seis años antes de que se ini­cia­ra, en la pers­pec­ti­va de la his­to­rio­gra­fía ofi­cial, el pro­ce­so de inde­pen­den­cia de 1810, ya Hai­tí tenia seis años de ade­lan­to pre­ce­di­do de una gue­rra de gue­rri­lla de tre­ce años, don­de ven­cie­ron al ejér­ci­to de Bona­par­te diri­gi­do por Lecler así como al ejér­ci­to inglés y al ejér­ci­to espa­ñol que inten­tó ata­car des­de Repu­bli­ca Domi­ni­ca­na.
La inde­pen­den­cia de Vene­zue­la dué­la­le a quien le due­la nació en Hai­tí
Para quie­nes esta­mos rein­ter­pre­tan­do la his­to­ria des­de la sub­je­ti­vi­dad afro­des­cen­dien­te, con­cien­te esta­mos que la inde­pen­den­cia no nació el 19 de abril de 1810, ni tam­po­co con la fir­ma de la mis­ma el 5 de julio de 1811……esa es la his­to­ria domi­nan­te repe­ti­da por la his­to­rio­gra­fìa ofi­cial que tien­de a entram­par­se en un con­tex­to con­cep­tual exclu­yen­te de los apor­tes mora­les, polí­ti­cos y socia­les de la Afro­in­di­ni­dad.
Para quie­nes tene­mos una visión cri­ti­ca de los hechos, antes del 19 de abril del 1810 ya nues­tros ances­tros afri­ca­nos e indí­ge­nas habían baña­do con su san­gre el terri­to­rio vene­zo­lano y de la hoy mal lla­ma­da Amé­ri­ca Lati­na.
Cuan­do deci­mos que la inde­pen­den­cia de Vene­zue­la nació en Hai­tí, esta­mos reafir­man­do que sin Petiòn, a Simón Bolí­var le hubie­se sido casi impo­si­ble lograr la inde­pen­den­cia. Bolí­var fue apo­ya­do moral, mili­tar, mate­rial, eco­nó­mi­ca y huma­na­men­te por el hono­ra­ble pue­blo hai­tiano, solo a cam­bio de la liber­tad de los y las escla­vi­za­das que gemían bajo el yugo de la escla­vi­tud.
Ese ges­to a la hora de esta tra­ge­dia que sacu­de Hai­tí debe ser recor­da­do. Es por ello que el gobierno vene­zo­lano des­de que se ini­ció el pro­ce­so Boli­va­riano ha sido sen­si­ble con los plan­tea­mien­tos rea­li­za­dos por el movi­mien­to afro­ve­ne­zo­lano de sal­dar esa deu­da moral de siglos y de vacíos his­tó­ri­ca­men­te ver­gon­zan­tes cuan­do recha­za­mos la pre­sen­cia de Hai­tí en el Con­gre­so Anfi­trio­ni­co de Pana­má a media­do del siglo XIX.
Nues­tra bur­gue­sía crio­lla del siglo XIX con­tri­bu­yo al ais­la­mien­to de Hai­tí, a su blo­queo tan­to por las fuer­zas impe­ria­lis­tas de Euro­pa, Esta­dos Uni­dos y la Igle­sia Cató­li­ca. Hai­tí fue des­pués inva­di­da en suce­si­vas opor­tu­ni­da­des por Esta­dos Uni­dos en com­pli­ci­dad con la dic­ta­du­ra de los Duva­lier y el pos­te­rior gol­pe de Esta­do con­tra Bel­trand Aris­ti­de en el año 2004 cuan­do ese país cum­plía sus dos­cien­tos años de inde­pen­den­cia.
Los con­de­na­dos de la Tie­rra
Ese gran líder afro­des­cen­dien­te de la isla de la Mar­ti­ni­ca, Franz Fanon, escri­bió un exce­len­te libro lla­ma­do Los Con­de­na­dos de la Tie­rra refe­ri­do a la lucha de libe­ra­ción en Arge­lia, expre­sa que al fin y al cabo los con­de­na­dos de la Tie­rra esta­ban con­de­na­dos a la liber­tad. Hoy, pese a toda la tra­ge­dia que vive el pue­blo hai­tiano no des­ma­ya­ra en la cons­truc­ción de su espe­ran­za. La Cite Soleil vol­ve­rá bri­llar, los Tous­saint Lou­ver­tu­re, Des­sa­li­nes, Petion, Cecil Fati­me esta­rán empu­jan­do a los sobre­vi­vien­tes hai­tia­nos al calor de la soli­da­ri­dad inter­na­cio­nal.
- Jesús «Chu­cho» Gar­cía. Bar­lo­ven­to, La voz de Afro­amé­ri­ca

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *