Hai­tí o los con­de­na­dos de la Tie­rra por Jesús «Chu­cho» García

Una vez mas la gran isla del Cari­be, Hai­tí, está sufrien­do una de las peo­res tra­ge­dia en su his­to­ria. El tem­blor que sacu­dió a nues­tro her­mano pue­blo lo colo­có de nue­vo en los titu­la­res ama­ri­llis­ta de la gran pren­sa. El dolor de Hai­tí es un dolor acu­mu­la­do en el tiem­po que debe­mos sal­dar moral y materialmente 
Lo que Hai­tí ha dado al mundo
Esa isla que está aso­la­da a cau­sa de un terre­mo­to de sie­te gra­dos, cons­ti­tu­yó has­ta fina­les del siglo XVIII el espa­cio más rico del Cari­be bajo el yugo del colo­nia­lis­mo fran­cés don­de la eli­te pari­si­na colo­nial ensa­yó leyes como el Códi­go Negro del admi­nis­tra­dor Col­bert para regla­men­tar el tra­ba­jo for­za­do, prohi­bi­ción de la mez­cla de razas, fun­da­men­tó el racis­mo y los mas gra­ve, el exter­mi­nio sis­te­má­ti­co de los afri­ca­nos y sus des­cen­dien­tes con el tra­ba­jo for­za­do de sol a sol. Esta situa­ción con­lle­vó a que en 1791, en la Bahía de Bois Cai­man, pró­xi­mo a Puer­to Prín­ci­pe una sacer­do­ti­sa de la espi­ri­tua­li­dad Vudu rodea­da de extra­or­di­na­rios cima­rro­nes, como Bouk­man, invo­ca­ra a los ances­tros para ini­ciar la gran rebe­lión que ten­dría como obje­ti­vo eli­mi­nar las pai­las del infierno humano expre­sa­da en las pai­las de las plan­ta­cio­nes azu­ca­re­ras don­de eran explo­ta­dos casi medio millón de niños, muje­res y hombres. 
Se ini­cia así una gran rebe­lión que cul­mi­na­rá tre­ce años des­pués con el triun­fo de la Revo­lu­ción Hai­tia­na que aca­bó con la tra­ta negre­ra, el sis­te­ma escla­vis­ta colo­nial y pro­pu­so un mode­lo de inde­pen­den­cia dis­tin­to al mode­lo nor­te­ame­ri­cano y francés.
La vie­ja colo­nia de Saint Domin­gue toma­ría el nom­bre de Hai­tí, pro­pues­to por Des­sa­li­nes, en 1803 y reafir­ma­do por Petión. Seis años antes de que se ini­cia­ra, en la pers­pec­ti­va de la his­to­rio­gra­fía ofi­cial, el pro­ce­so de inde­pen­den­cia de 1810, ya Hai­tí tenia seis años de ade­lan­to pre­ce­di­do de una gue­rra de gue­rri­lla de tre­ce años, don­de ven­cie­ron al ejér­ci­to de Bona­par­te diri­gi­do por Lecler así como al ejér­ci­to inglés y al ejér­ci­to espa­ñol que inten­tó ata­car des­de Repu­bli­ca Dominicana.
La inde­pen­den­cia de Vene­zue­la dué­la­le a quien le due­la nació en Haití
Para quie­nes esta­mos rein­ter­pre­tan­do la his­to­ria des­de la sub­je­ti­vi­dad afro­des­cen­dien­te, con­cien­te esta­mos que la inde­pen­den­cia no nació el 19 de abril de 1810, ni tam­po­co con la fir­ma de la mis­ma el 5 de julio de 1811……esa es la his­to­ria domi­nan­te repe­ti­da por la his­to­rio­gra­fìa ofi­cial que tien­de a entram­par­se en un con­tex­to con­cep­tual exclu­yen­te de los apor­tes mora­les, polí­ti­cos y socia­les de la Afroindinidad. 
Para quie­nes tene­mos una visión cri­ti­ca de los hechos, antes del 19 de abril del 1810 ya nues­tros ances­tros afri­ca­nos e indí­ge­nas habían baña­do con su san­gre el terri­to­rio vene­zo­lano y de la hoy mal lla­ma­da Amé­ri­ca Latina.
Cuan­do deci­mos que la inde­pen­den­cia de Vene­zue­la nació en Hai­tí, esta­mos reafir­man­do que sin Petiòn, a Simón Bolí­var le hubie­se sido casi impo­si­ble lograr la inde­pen­den­cia. Bolí­var fue apo­ya­do moral, mili­tar, mate­rial, eco­nó­mi­ca y huma­na­men­te por el hono­ra­ble pue­blo hai­tiano, solo a cam­bio de la liber­tad de los y las escla­vi­za­das que gemían bajo el yugo de la escla­vi­tud.
Ese ges­to a la hora de esta tra­ge­dia que sacu­de Hai­tí debe ser recor­da­do. Es por ello que el gobierno vene­zo­lano des­de que se ini­ció el pro­ce­so Boli­va­riano ha sido sen­si­ble con los plan­tea­mien­tos rea­li­za­dos por el movi­mien­to afro­ve­ne­zo­lano de sal­dar esa deu­da moral de siglos y de vacíos his­tó­ri­ca­men­te ver­gon­zan­tes cuan­do recha­za­mos la pre­sen­cia de Hai­tí en el Con­gre­so Anfi­trio­ni­co de Pana­má a media­do del siglo XIX.
Nues­tra bur­gue­sía crio­lla del siglo XIX con­tri­bu­yo al ais­la­mien­to de Hai­tí, a su blo­queo tan­to por las fuer­zas impe­ria­lis­tas de Euro­pa, Esta­dos Uni­dos y la Igle­sia Cató­li­ca. Hai­tí fue des­pués inva­di­da en suce­si­vas opor­tu­ni­da­des por Esta­dos Uni­dos en com­pli­ci­dad con la dic­ta­du­ra de los Duva­lier y el pos­te­rior gol­pe de Esta­do con­tra Bel­trand Aris­ti­de en el año 2004 cuan­do ese país cum­plía sus dos­cien­tos años de independencia.
Los con­de­na­dos de la Tierra
Ese gran líder afro­des­cen­dien­te de la isla de la Mar­ti­ni­ca, Franz Fanon, escri­bió un exce­len­te libro lla­ma­do Los Con­de­na­dos de la Tie­rra refe­ri­do a la lucha de libe­ra­ción en Arge­lia, expre­sa que al fin y al cabo los con­de­na­dos de la Tie­rra esta­ban con­de­na­dos a la liber­tad. Hoy, pese a toda la tra­ge­dia que vive el pue­blo hai­tiano no des­ma­ya­ra en la cons­truc­ción de su espe­ran­za. La Cite Soleil vol­ve­rá bri­llar, los Tous­saint Lou­ver­tu­re, Des­sa­li­nes, Petion, Cecil Fati­me esta­rán empu­jan­do a los sobre­vi­vien­tes hai­tia­nos al calor de la soli­da­ri­dad internacional.
- Jesús «Chu­cho» Gar­cía. Bar­lo­ven­to, La voz de Afroamérica

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.