“Los 5” en el techo de Amé­ri­ca, por Ati­lio Boron

El 10 de Enero tres jóve­nes andi­nis­tas argen­ti­nos, de la pro­vin­cia del Neu­quén, hicie­ron cum­bre en el Acon­ca­gua, el pico más alto de Amé­ri­ca que se ele­va a 6.959 metros sobre el nivel del mar. Esta ver­da­de­ra haza­ña, rea­li­za­da por San­tia­go Vega, con­duc­tor radial y tele­vi­si­vo; Aldo Bona­vit­ta, emplea­do ban­ca­rio, y Alci­des Bona­vit­ta, acti­vis­ta social, tuvo un obje­ti­vo polí­ti­co tan cla­ro como noble: expre­sar la soli­da­ri­dad del pue­blo argen­tino con la cau­sa de los cin­co lucha­do­res anti­te­rro­ris­tas cuba­nos, man­te­ni­dos en pri­sión por el impe­rio duran­te once años, en con­di­cio­nes que ni siquie­ra se le apli­can al más feroz cri­mi­nal serial de ese país.
Con­de­na­dos, ade­más, median­te jui­cios abso­lu­ta­men­te vicia­dos que tor­na el encar­ce­la­mien­to de los cin­co una afren­ta al debi­do pro­ce­so y el impe­rio de la ley. Los agen­tes de inte­li­gen­cia cuba­nos Ramón Laba­ñino, Gerar­do Her­nán­dez, Anto­nio Gue­rre­ro, Fer­nan­do Gon­zá­lez y René Gon­zá­lez fue­ron injus­ta e ile­gal­men­te encar­ce­la­dos por inves­ti­gar acti­vi­da­des terro­ris­tas en la comu­ni­dad cuba­na de Mia­mi y su caso cons­ti­tu­ye un rotun­do men­tís a la pre­ten­di­da lucha con­tra el terro­ris­mo que dice librar Washing­ton.
El caso de “los cin­co” reve­la como pocos los alcan­ces de la putre­fac­ción moral del impe­rio. Si están pre­sos en Esta­dos Uni­dos es pre­ci­sa­men­te por haber lucha­do con­tra el terro­ris­mo. En cam­bio, dis­fru­tan de la liber­tad terro­ris­tas pro­ba­dos y con­fe­sos como Orlan­do Bosch Ávi­la y Luis Posa­da Carri­les, res­pon­sa­bles de la vola­du­ra del avión de Cuba­na de Avia­ción cau­san­te de 73 muer­tes, habien­do sido el pri­me­ro de los nom­bra­dos bene­fi­cia­dos con un indul­to pre­si­den­cial es por­que Washing­ton ampa­ra y pro­te­ge al terro­ris­mo, como en su momen­to lo hizo con Osa­ma bin Laden, Sad­dam Hus­sein, Vide­la, Pino­chet y la tene­bro­sa red de mer­ce­na­rios que en el mar­co del Plan Cón­dor des­apa­re­ció y tor­tu­ró a casi medio millón de lati­no­ame­ri­ca­nos.
La reclu­sión de los héroes anti­te­rro­ris­tas cuba­nos es un escán­da­lo cuya inmo­ra­li­dad denun­cia a los gri­tos que a Esta­dos Uni­dos no le intere­sa en lo más míni­mo com­ba­tir al terro­ris­mo y que su pré­di­ca en este sen­ti­do es una monu­men­tal hipo­cre­sía.
Si Barack Oba­ma quie­re ser fiel a la memo­ria de quien en su dis­cur­so de Oslo con­si­de­ra­ra como uno de sus men­to­res, Mar­tin Luther King, debe­ría indul­tar a “los cin­co” ya mis­mo y recha­zar con fir­me­za y dig­ni­dad la gri­te­ría de la mafia terro­ris­ta enquis­ta­da en las prin­ci­pa­les agen­cias y depar­ta­men­tos de los tres pode­res del esta­do nor­te­ame­ri­cano. Mafia, ade­más, arti­cu­la­da con la dere­cha radi­cal y los gran­des intere­ses del com­ple­jo mili­tar-indus­trial, opo­si­to­res intran­si­gen­tes a cual­quier ini­cia­ti­va media­na­men­te pro­gre­sis­ta que qui­sie­ra poner en prác­ti­ca quien lle­ga­ra a la Casa Blan­ca sedu­cien­do al elec­to­ra­do con sus pro­me­sas de cam­bio y su con­sig­na de “Sí, pode­mos.”
Si Oba­ma no indul­ta a los lucha­do­res anti­te­rro­ris­tas, como lo exi­ge la comu­ni­dad inter­na­cio­nal -y lo recla­ma la ban­de­ra que los valien­tes andi­nis­tas neu­qui­nos enar­bo­la­ron en la cum­bre del Aconcagua‑, es por­que o bien su inte­gri­dad moral está car­co­mi­da por insa­na­bles fla­que­zas (lo cual es gra­ví­si­mo para un Pre­mio Nóbel de la Paz) o por­que care­ce de la auda­cia y valen­tía nece­sa­rias para enfren­tar­se con el “gobierno per­ma­nen­te” de Esta­dos Uni­dos: el fatí­di­co com­ple­jo mili­tar-indus­trial que es quien real­men­te rige los des­ti­nos de ese país hacien­do de la tan exal­ta­da demo­cra­cia nor­te­ame­ri­ca­na una bur­la san­grien­ta.
La insa­na­ble degra­da­ción moral del impe­rio y del nue­vo elen­co gober­nan­te bro­tó como el pus cuan­do meses atrás el Depar­ta­men­to de Esta­do negó la visa de ingre­so tem­po­ra­rio a Esta­dos Uni­dos a Adria­na Pérez O’ Con­nor , espo­sa de Gerar­do Her­nán­dez Nor­de­lo. En esa far­sa legal mon­ta­da en Mia­mi con el con­sen­ti­mien­to de Bill Clin­ton, de Geor­ge W.Bush y, aho­ra, del Pre­mio Nóbel de la Paz, Gerar­do fue con­de­na­do a dos cade­nas per­pe­tuas más quin­ce años de pri­sión. Como si tama­ña mons­truo­si­dad penal no fue­ra sufi­cien­te la “jus­ti­cia” esta­dou­ni­den­se le prohi­bió, a lo lar­go de once años, la visi­ta de su espo­sa, algo que no se lo nie­gan siquie­ra al peor cri­mi­nal con­fi­na­do en sus cár­ce­les. En este infa­me epi­so­dio, digno de figu­rar como un nue­vo capí­tu­lo del memo­ra­ble libro de Jor­ge Luis Bor­ges, His­to­ria Uni­ver­sal de la Infa­mia, la actual la Secre­ta­ria de Esta­do Hillary Clin­ton decla­ró para jus­ti­fi­car lo injus­ti­fi­ca­ble que la visi­ta de Adria­na “cons­ti­tu­ye una ame­na­za a la esta­bi­li­dad y segu­ri­dad nacio­nal de los Esta­dos Uni­dos”. Pocas expre­sio­nes pue­den supe­rar a ésta a la hora de demos­trar la podre­dum­bre moral del impe­rio.
Oja­lá que la proeza de San­tia­go, Aldo y Alci­des en el Acon­ca­gua sir­va para que Oba­ma tome con­cien­cia del uni­ver­sal des­cré­di­to en que está cayen­do por man­te­ner la polí­ti­ca de sus pre­de­ce­so­res en rela­ción a dos temas cla­ve: el injus­to encar­ce­la­mien­to de “los cin­co” y el man­te­ni­mien­to del cri­mi­nal blo­queo en con­tra de Cuba.

- Dr. Ati­lio A. Boron, direc­tor del Pro­gra­ma Lati­no­ame­ri­cano de Edu­ca­ción a Dis­tan­cia en Cien­cias Socia­les (PLED), Bue­nos Aires, Argen­ti­na www​.cen​tro​cul​tu​ral​.coop/​p​ledhttp://​www​.ati​lio​bo​ron​.com

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *