“Los 5” en el techo de Amé­ri­ca, por Ati­lio Boron

El 10 de Enero tres jóve­nes andi­nis­tas argen­ti­nos, de la pro­vin­cia del Neu­quén, hicie­ron cum­bre en el Acon­ca­gua, el pico más alto de Amé­ri­ca que se ele­va a 6.959 metros sobre el nivel del mar. Esta ver­da­de­ra haza­ña, rea­li­za­da por San­tia­go Vega, con­duc­tor radial y tele­vi­si­vo; Aldo Bona­vit­ta, emplea­do ban­ca­rio, y Alci­des Bona­vit­ta, acti­vis­ta social, tuvo un obje­ti­vo polí­ti­co tan cla­ro como noble: expre­sar la soli­da­ri­dad del pue­blo argen­tino con la cau­sa de los cin­co lucha­do­res anti­te­rro­ris­tas cuba­nos, man­te­ni­dos en pri­sión por el impe­rio duran­te once años, en con­di­cio­nes que ni siquie­ra se le apli­can al más feroz cri­mi­nal serial de ese país.
Con­de­na­dos, ade­más, median­te jui­cios abso­lu­ta­men­te vicia­dos que tor­na el encar­ce­la­mien­to de los cin­co una afren­ta al debi­do pro­ce­so y el impe­rio de la ley. Los agen­tes de inte­li­gen­cia cuba­nos Ramón Laba­ñino, Gerar­do Her­nán­dez, Anto­nio Gue­rre­ro, Fer­nan­do Gon­zá­lez y René Gon­zá­lez fue­ron injus­ta e ile­gal­men­te encar­ce­la­dos por inves­ti­gar acti­vi­da­des terro­ris­tas en la comu­ni­dad cuba­na de Mia­mi y su caso cons­ti­tu­ye un rotun­do men­tís a la pre­ten­di­da lucha con­tra el terro­ris­mo que dice librar Washington. 
El caso de “los cin­co” reve­la como pocos los alcan­ces de la putre­fac­ción moral del impe­rio. Si están pre­sos en Esta­dos Uni­dos es pre­ci­sa­men­te por haber lucha­do con­tra el terro­ris­mo. En cam­bio, dis­fru­tan de la liber­tad terro­ris­tas pro­ba­dos y con­fe­sos como Orlan­do Bosch Ávi­la y Luis Posa­da Carri­les, res­pon­sa­bles de la vola­du­ra del avión de Cuba­na de Avia­ción cau­san­te de 73 muer­tes, habien­do sido el pri­me­ro de los nom­bra­dos bene­fi­cia­dos con un indul­to pre­si­den­cial es por­que Washing­ton ampa­ra y pro­te­ge al terro­ris­mo, como en su momen­to lo hizo con Osa­ma bin Laden, Sad­dam Hus­sein, Vide­la, Pino­chet y la tene­bro­sa red de mer­ce­na­rios que en el mar­co del Plan Cón­dor des­apa­re­ció y tor­tu­ró a casi medio millón de latinoamericanos.
La reclu­sión de los héroes anti­te­rro­ris­tas cuba­nos es un escán­da­lo cuya inmo­ra­li­dad denun­cia a los gri­tos que a Esta­dos Uni­dos no le intere­sa en lo más míni­mo com­ba­tir al terro­ris­mo y que su pré­di­ca en este sen­ti­do es una monu­men­tal hipocresía.
Si Barack Oba­ma quie­re ser fiel a la memo­ria de quien en su dis­cur­so de Oslo con­si­de­ra­ra como uno de sus men­to­res, Mar­tin Luther King, debe­ría indul­tar a “los cin­co” ya mis­mo y recha­zar con fir­me­za y dig­ni­dad la gri­te­ría de la mafia terro­ris­ta enquis­ta­da en las prin­ci­pa­les agen­cias y depar­ta­men­tos de los tres pode­res del esta­do nor­te­ame­ri­cano. Mafia, ade­más, arti­cu­la­da con la dere­cha radi­cal y los gran­des intere­ses del com­ple­jo mili­tar-indus­trial, opo­si­to­res intran­si­gen­tes a cual­quier ini­cia­ti­va media­na­men­te pro­gre­sis­ta que qui­sie­ra poner en prác­ti­ca quien lle­ga­ra a la Casa Blan­ca sedu­cien­do al elec­to­ra­do con sus pro­me­sas de cam­bio y su con­sig­na de “Sí, podemos.” 
Si Oba­ma no indul­ta a los lucha­do­res anti­te­rro­ris­tas, como lo exi­ge la comu­ni­dad inter­na­cio­nal -y lo recla­ma la ban­de­ra que los valien­tes andi­nis­tas neu­qui­nos enar­bo­la­ron en la cum­bre del Aconcagua‑, es por­que o bien su inte­gri­dad moral está car­co­mi­da por insa­na­bles fla­que­zas (lo cual es gra­ví­si­mo para un Pre­mio Nóbel de la Paz) o por­que care­ce de la auda­cia y valen­tía nece­sa­rias para enfren­tar­se con el “gobierno per­ma­nen­te” de Esta­dos Uni­dos: el fatí­di­co com­ple­jo mili­tar-indus­trial que es quien real­men­te rige los des­ti­nos de ese país hacien­do de la tan exal­ta­da demo­cra­cia nor­te­ame­ri­ca­na una bur­la sangrienta.
La insa­na­ble degra­da­ción moral del impe­rio y del nue­vo elen­co gober­nan­te bro­tó como el pus cuan­do meses atrás el Depar­ta­men­to de Esta­do negó la visa de ingre­so tem­po­ra­rio a Esta­dos Uni­dos a Adria­na Pérez O’ Con­nor , espo­sa de Gerar­do Her­nán­dez Nor­de­lo. En esa far­sa legal mon­ta­da en Mia­mi con el con­sen­ti­mien­to de Bill Clin­ton, de Geor­ge W.Bush y, aho­ra, del Pre­mio Nóbel de la Paz, Gerar­do fue con­de­na­do a dos cade­nas per­pe­tuas más quin­ce años de pri­sión. Como si tama­ña mons­truo­si­dad penal no fue­ra sufi­cien­te la “jus­ti­cia” esta­dou­ni­den­se le prohi­bió, a lo lar­go de once años, la visi­ta de su espo­sa, algo que no se lo nie­gan siquie­ra al peor cri­mi­nal con­fi­na­do en sus cár­ce­les. En este infa­me epi­so­dio, digno de figu­rar como un nue­vo capí­tu­lo del memo­ra­ble libro de Jor­ge Luis Bor­ges, His­to­ria Uni­ver­sal de la Infa­mia, la actual la Secre­ta­ria de Esta­do Hillary Clin­ton decla­ró para jus­ti­fi­car lo injus­ti­fi­ca­ble que la visi­ta de Adria­na “cons­ti­tu­ye una ame­na­za a la esta­bi­li­dad y segu­ri­dad nacio­nal de los Esta­dos Uni­dos”. Pocas expre­sio­nes pue­den supe­rar a ésta a la hora de demos­trar la podre­dum­bre moral del impe­rio.
Oja­lá que la proeza de San­tia­go, Aldo y Alci­des en el Acon­ca­gua sir­va para que Oba­ma tome con­cien­cia del uni­ver­sal des­cré­di­to en que está cayen­do por man­te­ner la polí­ti­ca de sus pre­de­ce­so­res en rela­ción a dos temas cla­ve: el injus­to encar­ce­la­mien­to de “los cin­co” y el man­te­ni­mien­to del cri­mi­nal blo­queo en con­tra de Cuba.

- Dr. Ati­lio A. Boron, direc­tor del Pro­gra­ma Lati­no­ame­ri­cano de Edu­ca­ción a Dis­tan­cia en Cien­cias Socia­les (PLED), Bue­nos Aires, Argen­ti­na www​.cen​tro​cul​tu​ral​.coop/​p​ledhttp://​www​.ati​lio​bo​ron​.com

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.