Hai­ti, la con­ti­nua­da catás­tro­fe de un pue­blo, por Car­los Iaqui­nan­di Cas­tro

Fal­ta­ban pocos minu­tos para las cin­co de la tar­de cuan­do el sue­lo en Puer­to Prín­ci­pe, capi­tal hai­tia­na, comen­zó a sacu­dir­se como una gigan­tes­ca alfom­bra.
Edi­fi­cios y ende­bles y pre­ca­rias vivien­das caye­ron en medio de gri­tos y expre­sio­nes de angus­tia. Rápi­da­men­te se ins­ta­ló el horror, el mie­do, el des­con­cier­to entre la pobla­ción. El terri­to­rio más empo­bre­ci­do y aban­do­na­do de Amé­ri­ca Lati­na, se con­vir­tió en un gemi­do colec­ti­vo. Una par­te impor­tan­te de sus casi diez millo­nes de habi­tan­tes per­dió sus pocas per­te­nen­cias.
Al momen­to de redac­tar esta cró­ni­ca, no se sabe cuan­tos miles de per­so­nas han muer­to bajo los escom­bros o como con­se­cuen­cia de diver­sas heri­das. Todos los gobier­nos, en espe­cial los de los paí­ses desa­rro­lla­dos anun­cian el envío de sus ayu­das. Pero 24 horas des­pués de la tra­ge­dia, los perio­dis­tas que inten­ta­ban cru­zar la fron­te­ra de la isla des­de la Repú­bli­ca Domi­ni­ca­na, rela­ta­ban que los pues­tos per­ma­ne­cían cerra­dos y afir­ma­ban que la capi­tal, situa­da a solo 15 kms del epi­cen­tro del terre­mo­to y sus répli­cas per­ma­ne­cía ais­la­da. La caren­cia de infra­es­truc­tu­ras bási­cas difi­cul­ta­rá y en algu­nos casos hará impo­si­ble que la ayu­da más ele­men­tal lle­gue a quie­nes lo nece­si­tan.
El terre­mo­to regis­tró una mag­ni­tud pre­li­mi­nar de 7 en la esca­la Rit­cher de 1 – 10 y según los pri­me­ros datos de los cien­tí­fi­cos pare­ce haber­se pro­du­ci­do sobre una falla geo­ló­gi­ca en la que una de dos super­fi­cies adya­cen­tes ver­ti­ca­les se des­pla­zó hori­zon­tal­men­te sobre la otra. Cen­tros de estu­dios geo­ló­gi­cos y sís­mi­cos de los Esta­dos Uni­dos indi­can que es el terre­mo­to más fuer­te que ocu­rre en Hai­tí des­de el año 1770.
Pró­lo­go al nue­vo desas­tre
Nues­tros her­ma­nos hai­tia­nos viven una de las tra­ge­dias más gra­ves de su dolo­ro­sa his­to­ria, ini­cia­da con el colo­nia­je y la explo­ta­ción impues­ta por dos impe­rios, Espa­ña pri­me­ro, Fran­cia des­pués.
Esta últi­ma no per­do­nó la heroi­ca inde­pen­den­cia de la pri­me­ra repú­bli­ca negra en 1804 y apli­có lue­go leo­ni­nas indem­ni­za­cio­nes que Hai­tí debió pagar duran­te casi medio siglo. Los enfren­ta­mien­tos entre los ex escla­vos que resi­dían en las zonas rura­les y la eli­te mula­ta de las zonas urba­nas deri­va­ron en una ines­ta­bi­li­dad per­ma­nen­te.
A los moti­nes y gol­pes pala­cie­gos, le suce­die­ron dos ocu­pa­cio­nes mili­ta­res nor­te­ame­ri­ca­nas para defen­der los intere­ses de sus pro­pias empre­sas y apo­de­rar­se del con­trol adua­ne­ro. Des­pués vino la terri­ble dic­ta­du­ra de Fran­co­is Duva­lier, con el terror coti­diano de su pro­pia mili­cia, los «ton­ton macou­tes», suce­di­do por su hijo que pro­lon­gó el des­po­tis­mo fami­liar (1957−1986). 
En tiem­pos más recien­tes, la frus­tra­da espe­ran­za en Aris­ti­de, el cura ads­crip­to a la teo­lo­gía de la libe­ra­ción que lide­ró un pro­ce­so de cam­bio demo­crá­ti­co, pero que ter­mi­nó acu­sa­do de corrup­ción y auto­ri­ta­ris­mo como sus ante­ce­so­res. Los suce­sos que pre­ce­die­ron a su aban­dono del car­go y del país, die­ron lugar a una inter­ven­ción de fuer­zas de las Nacio­nes Uni­das como «misión de Paz», y el com­pro­mi­so de asis­ten­cia de ayu­da inter­na­cio­nal.
Trans­cu­rri­dos varios años, los bue­nos pro­pó­si­tos han demos­tra­do ser insu­fi­cien­tes. La estruc­tu­ra esta­tal se man­tie­ne bajo míni­mos gra­cias a las apor­ta­cio­nes del exte­rior. La corrup­ción corroe los meca­nis­mos de ayu­da, mien­tras una eli­te pri­vi­le­gia­da y abso­lu­ta­men­te mino­ri­ta­ria con­tro­la eco­nó­mi­ca­men­te el país. El 4 % de su pobla­ción con­tro­la el 64% de su rique­za.
Orga­nis­mos y comi­sio­nes inter­na­cio­na­les se reúnen perió­di­ca­men­te, pero los resul­ta­dos no se corres­pon­den con tan­ta deli­be­ra­ción ni espa­cio mediá­ti­co. La pro­pia fuer­za mili­tar de la ONU ha sido reite­ra­da­men­te acu­sa­da de diver­sos deli­tos, inclu­yen­do des­vío de dine­ro en bene­fi­cio pro­pio, repre­sión indis­cri­mi­na­da o vio­la­cio­nes de muje­res y niños.
Tras la lle­ga­da de los «auxi­lios» de la fuer­za inter­na­cio­nal, el des­em­pleo y la mise­ria siguen aumen­tan­do, al igual que la deu­da exter­na del país. Los esca­sos y últi­mos ser­vi­cios públi­cos se han pri­va­ti­za­do y res­trin­gi­do a quie­nes eco­nó­mi­ca­men­te pue­den acce­der a ellos. Empre­sas extran­je­ras, en espe­cial cana­dien­ses, nor­te­ame­ri­ca­nas, fran­ce­sas o bra­si­le­ñas, explo­tan los recur­sos natu­ra­les.
Dece­nios de polí­ti­cas neo­li­be­ra­les des­tru­ye­ron la capa­ci­dad pro­duc­ti­va nacio­nal. En 1970 Hai­tí pro­du­cía prác­ti­ca­men­te el 90% de su deman­da ali­men­ta­ria, y actual­men­te, impor­ta casi el 55 %. En las últi­mas déca­das, se esti­ma que más de dos millo­nes de hai­tia­nos se radi­ca­ron en el exte­rior, huyen­do de la mise­ria y de la fal­ta de futu­ro. El núme­ro total es impre­ci­so, pero sola­men­te en Esta­dos Uni­dos se cal­cu­la que viven allí un millón y medio de hai­tia­nos.
Otro núme­ro impor­tan­te vive y hace los tra­ba­jos más duros en la Rep. Domi­ni­ca­na. El envío de reme­sas de dine­ro a su país ( unos 700 millo­nes de dóla­res ) es la prin­ci­pal entra­da de divi­sas y es la vía de sub­sis­ten­cia de milla­res de fami­lias.
El perio­dis­ta espa­ñol Vicen­te Rome­ro, que ha esta­do en Hai­tí en varias opor­tu­ni­da­des en los últi­mos años, recor­da­ba hoy que en cada via­je ha encon­tra­do una situa­ción peor que la ante­rior. Se pre­gun­ta­ba que será de los miles de pobla­do­res de Cité Soleil y otros barrios misé­rri­mos que han per­di­do lo poco que tenían.
Evo­ca­ba zonas devas­ta­das por los 2 hura­ca­nes y 2 tor­men­tas tro­pi­ca­les que azo­ta­ron el país en el 2008. Ya en aquel enton­ces, las ayu­das se demo­ra­ron y los pobla­do­res vaga­ban por las calles des­con­cer­ta­dos, sin rum­bo. Afir­ma Rome­ro que la mejor des­crip­ción de la situa­ción de la gen­te enton­ces, fue­ron las pala­bras del cama­ró­gra­fo de Tele­vi­sión Espa­ño­la que le acom­pa­ña­ba quien tras tomar las últi­mas imá­ge­nes expre­só: » ya pue­do decir a mis hijas como es el infierno y don­de está». El perio­dis­ta redon­deó estos apun­tes indi­can­do que es impo­si­ble que poda­mos ima­gi­nar la dimen­sión de la situa­ción actual, tras la enor­me catás­tro­fe, por más que vea­mos imá­ge­nes o escu­che­mos rela­tos.
Hai­tí tie­ne algo menos de diez millo­nes de habi­tan­tes. De ellos, más de la mitad vive con menos de un dólar dia­rio. Casi un 80 por cien­to de su pobla­ción vive bajo el nivel de pobre­za. El país care­ce prác­ti­ca­men­te de infra­es­truc­tu­ras. Solo 2 de cada 10 habi­tan­tes tie­ne algu­na for­ma de tra­ba­jo remu­ne­ra­do. La ren­ta anual per cápi­ta es de 450 dóla­res (Ban­co Mun­dial, 2005). La super­fi­cie fores­ta­da es de solo un 2%Más del 80 por cien­to de la pobla­ción está des­ocu­pa­da o con tareas oca­sio­na­les.
Los pocos tra­ba­jos rela­ti­va­men­te esta­bles son los pues­tos del apa­ra­to esta­tal y los de las explo­ta­cio­nes cafe­ta­le­ras, de man­go y otros cul­ti­vos. Sal­vo edi­fi­cios ofi­cia­les, reli­gio­sos y los de algu­nos gran­des empre­sas o comer­cios, las cons­truc­cio­nes son pre­ca­rias y la mayo­ría de las vivien­das son de cha­pas, made­ras o car­to­nes.
Hace poco más de un año una escue­la se derrum­bó sin terre­mo­to alguno pro­vo­can­do casi un cen­te­nar de muer­tos, la mayo­ría de ellos niños. Ima­gi­ne­mos el efec­to del sis­mo y sus répli­cas. Cuan­do la Natu­ra­le­za gol­pea a la pobre­za, los daños y el dolor se mul­ti­pli­can.
Tres millo­nes de afec­ta­dos
Los pri­me­ros rela­tos tes­ti­mo­nia­les indi­can que cien­tos de miles de per­so­nas han pasa­do la noche a la intem­pe­rie en el área de la capi­tal; por­que sus casas se derrum­ba­ron total o par­cial­men­te, o por­que temen nue­vas sacu­di­das.
Muchos de ellos sufren un shock que prác­ti­ca­men­te los man­tie­ne ausen­tes de la reali­dad. Otros inten­tan orga­ni­zar el res­ca­te de miles de per­so­nas que tie­nen heri­das abier­tas o frac­tu­ras o se encuen­tran atra­pa­dos por escom­bros.
La capa­ci­dad asis­ten­cial nor­mal­men­te muy redu­ci­da, está total­men­te sobre­pa­sa­da. Res­pon­sa­bles guber­na­men­ta­les han pedi­do que un bar­co hos­pi­tal de gran capa­ci­dad atra­que en Puer­to Prín­ci­pe. El coor­di­na­dor de Médi­cos Sin Fron­te­ra en la capi­tal hai­tia­na Hans van Dillen indi­ca que hay milla­res de per­so­nas heri­das en las calles con trau­ma­tis­mos, que­ma­du­ras o heri­das diver­sas que no pue­den reci­bir asis­ten­cia. Afir­mó que dos de los tres hos­pi­ta­les exis­ten­tes han resul­ta­do muy afec­ta­dos por el terre­mo­to, y aña­dió que las ins­ta­la­cio­nes de esta ONG son de las pocas que se encuen­tran ope­ra­ti­vas. Es urgen­te dis­po­ner de alber­gues pro­vi­sio­na­les, garan­ti­zar el sumi­nis­tro de agua pota­ble y tomar medi­das urgen­tes para pre­ve­nir la pro­pa­ga­ción de enfer­me­da­des e infec­cio­nes. El Comi­té Inter­na­cio­nal de la Cruz Roja esti­ma que los efec­tos del terre­mo­to afec­tan de diver­sas for­mas a unos tres millo­nes de per­so­nas.
El Pala­cio Pre­si­den­cial, una de las cons­truc­cio­nes más nota­bles de la capi­tal se derrum­bó par­cial­men­te; tam­bién que­da­ron des­truí­dos por el sis­mo la Cate­dral y la sede de la Misión de Esta­bi­li­za­ción de las Nacio­nes Uni­das.
Entre las víc­ti­mas reco­no­ci­das, los par­tes ofi­cia­les men­cio­nan al jefe de la misión de la ONU, el tune­cino Hedi Anna­bi y el arzo­bis­po de la capi­tal, Ser­gi Miot. Por su par­te, Bra­sil con­fir­mó la muer­te de la misio­ne­ra Zil­da Arns, de 75 años. Médi­ca pedia­tra de pro­fe­sión, par­ti­ci­pa­ba de un encuen­tro en el que se dis­cu­ti­rían méto­dos para com­ba­tir la des­nu­tri­ción infan­til. Arns, fun­da­do­ra de la Pas­to­ral de niños en Bra­sil, era her­ma­na del arzo­bis­po emé­ri­to de Sao Pau­lo, car­de­nal Pau­lo Eva­ris­to Arns, un reco­no­ci­do defen­sor de los dere­chos huma­nos duran­te la dic­ta­du­ra mili­tar que gober­nó ese país entre 1964 y 1985.
Tres de los mejo­res hote­les de la capi­tal, se derrum­ba­ron par­cial­men­te. En uno de ellos figu­ra como des­apa­re­ci­da la espo­sa de un gene­ral chi­leno que inte­gra la fuer­za de las Nacio­nes Uni­das en Hai­tí. Pero estos apun­tes se refie­ren a la zona cén­tri­ca de la capi­tal, don­de están las cons­truc­cio­nes más sóli­das y don­de exis­tían algu­nas infra­es­truc­tu­ras pro­pias de una zona urba­na.
Pero a cen­te­na­res de metros se extien­den barrios don­de las vivien­das son ele­men­ta­les, pre­ca­rias y se care­ce de los ser­vi­cios bási­cos, como el caso de Cité Soleil. Allí el dra­ma es pavo­ro­so. Prác­ti­ca­men­te nada que­da en pié. La gen­te deam­bu­la con ros­tros de angus­tia o des­con­cier­to entre cuer­pos de muer­tos y heri­dos.
Hoy Hai­tí vol­vió a las pri­me­ras pla­nas de los dia­rios y a enca­be­zar con sus deso­la­do­ras imá­ge­nes los tele­dia­rios en todo el mun­do. La nue­va catás­tro­fe, el terre­mo­to más devas­ta­dor en 240 años es el tris­te méri­to para esa reapa­ri­ción.
Muchos des­cu­bri­rán la reali­dad de aquel país isle­ño, has­ta aho­ra vaga­men­te reco­no­ci­do como un lugar dis­tan­te y exó­ti­co. Si tie­nen inte­rés y un míni­mo de pacien­cia, se aso­ma­rán a su dolo­ro­sa his­to­ria, des­de el par­to como pri­me­ra repú­bli­ca negra del pla­ne­ta, una lucha de los escla­vos que lide­ra­dos por Tous­saint Lou­ver­tu­re derro­ta­ron a Napo­león has­ta nues­tros días.
Ese pue­blo her­mano nece­si­ta hoy la soli­da­ri­dad inter­na­cio­nal, no solo la de los gobier­nos que pron­to olvi­da­rán la tra­ge­dia y muchos incum­pli­rán ‑como tan­tas veces – sus com­pro­mi­sos huma­ni­ta­rios pro­cla­ma­dos, sino la de los pue­blos. Las de todos los que sen­ti­mos ese dolor como pro­pio, como par­te de los que sufre nues­tra Amé­ri­ca Lati­na en bus­ca de un futu­ro mejor. Como escri­bió hace años Noam Chomsky : «En nues­tras vidas el paraí­so encon­tra­do por Colón y que enri­que­ció a Euro­pa pue­de con­ver­tir­se en un desier­to des­pro­vis­to de vida. Nun­ca es tar­de para dete­ner ese des­tino. Si lle­ga a ocu­rrir, los pode­ro­sos no ten­drán nin­gu­na difi­cul­tad en lavar­se las manos de toda res­pon­sa­bi­li­dad; los que se han bene­fi­cia­do de una bue­na edu­ca­ción pue­den escri­bir el guión aho­ra mis­mo. Si lle­ga a ocu­rrir, solo nos podre­mos cul­par a noso­tros mis­mos».
Car­los Iaqui­nan­di Cas­tro
Redac­ción de SERPAL, Ser­vi­cio de Pren­sa Alter­na­ti­va.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *