COP-15: El papel del Pen­tá­gono en la catás­tro­fe mun­dial, por la Haine

[Tra­du­ci­do del fran­cés para La Hai­ne por Feli­sa Sas­tre] EE.UU. impu­so en Kyo­to una cláu­su­la por la que las ope­ra­cio­nes mili­ta­res esta­rían total­men­te exen­tas de control

Al final de la Con­fe­ren­cia de Copenha­gue sobre el cam­bio cli­má­ti­co- que reu­nió a más 15.000 par­ti­ci­pan­tes veni­dos de 192 paí­ses, entre ellos un cen­te­nar de jefes de Esta­do, y a unos 100.000 mani­fes­tan­tes- se impo­ne una pre­gun­ta: ¿Cómo es posi­ble que el mayor con­ta­mi­na­dor del pla­ne­ta, tan­to si se tra­ta de dió­xi­do de car­bono o de cua­les­quie­ra otras emi­sio­nes tóxi­cas, no haya sido obje­to de dis­cu­sión algu­na ni de pro­pues­ta de reduc­ción de sus emisiones?

El Pen­tá­gono, se mire como se mire, es la ins­ti­tu­ción que con­su­me la mayor can­ti­dad de pro­duc­tos petro­le­ros y, con carác­ter gene­ral, de ener­gía, pero siem­pre se bene­fi­cia de man­te­ner­se al mar­gen de todos los acuer­dos inter­na­cio­na­les sobre la materia.

Ni las gue­rras que man­tie­ne en Iraq y Afga­nis­tán, ni sus ope­ra­cio­nes secre­tas en Pakis­tán, ni el man­te­ni­mien­to del millar de bases que tie­ne en todo el mun­do, ni sus 6.000 ins­ta­la­cio­nes en Esta­dos Uni­dos, ni las ope­ra­cio­nes de la OTAN, ni sus por­ta­avio­nes, flo­ta aérea, manio­bras, prue­bas o ven­tas de armas se tie­nen en cuen­ta a la hora de esta­ble­cer las cuo­tas de emi­sión de gases inver­na­de­ro para Esta­dos Unidos.

El 17 de febre­ro de 2007, Energy Bulle­tin publi­ca­ba el con­su­mo de petró­leo del Pen­tá­gono solo para sus avio­nes, bar­cos, vehícu­los terres­tres e ins­ta­la­cio­nes, unas cifras que le con­ver­tían en el pri­mer con­su­mi­dor de petró­leo del mun­do. En aque­llos momen­tos, la mari­na esta­dou­ni­den­se dis­po­nía de 285 buques de com­ba­te y de trans­por­te, y de unos 4.000 avio­nes de gue­rra. El ejér­ci­to de tie­rra tenía unos 28.000 vehícu­los blin­da­dos, 140.000 todo terreno, 4.000 heli­cóp­te­ros de com­ba­te, varios cien­tos de avio­nes y 187.500 coches. Con la excep­ción de los 80 sub­ma­ri­nos y por­ta­avio­nes nuclea­res- fuen­te de con­ta­mi­na­ción radioactiva‑, el res­to de los vehícu­los fun­cio­nan con carburantes.

Según la cla­si­fi­ca­ción publi­ca­da en la edi­ción de 2006 del CIA World Fact­book [Anua­rio de la CIA] [1], sólo 35 paí­ses (de los 210 exis­ten­tes en el mun­do) con­su­men dia­ria­men­te más petró­leo que el Pentágono.

Ofi­cial­men­te, el ejér­ci­to esta­dou­ni­den­se con­su­me al día 320.000 barri­les de petró­leo, una cifra en la que no se inclu­ye el con­su­mo de las empre­sas que tra­ba­jan a sus órde­nes ni el de las ins­ta­la­cio­nes alqui­la­das o pri­va­ti­za­das, por no hablar de las enor­mes can­ti­da­des de ener­gía y de reser­vas inver­ti­das en la pro­duc­ción y man­te­ni­mien­to de su arse­nal mor­tí­fe­ro de bom­bas, gra­na­das o misiles.

Según Ste­ve Ktrezt­man, direc­tor de Oil Chan­ge Inter­na­tio­nal [2], “la gue­rra de Iraq ha pro­du­ci­do al menos el equi­va­len­te a 141 millo­nes de tone­la­das de dió­xi­do de car­bono des­de mar­zo de 2003 a diciem­bre de 2007 (…) La gue­rra emi­te más emi­sio­nes que el 60% de los paí­ses del mun­do en su con­jun­to (…) Es una infor­ma­ción no dis­po­ni­ble por­que que las ema­na­cio­nes tóxi­cas pro­du­ci­das por el ejér­ci­to fue­ra de Esta­dos Uni­dos no están suje­tas a las leyes esta­dou­ni­den­ses que obli­gan a decla­rar­las, ni a la con­ven­ción- mar­co de la ONU sobre el cam­bio cli­má­ti­co (www​.nao​mi​klein​.org). La mayo­ría de los cien­tí­fi­cos coin­ci­den en que el dió­xi­do de car­bono es un gas de efec­to inver­na­de­ro que influ­ye en el cam­bio climático.

En su nue­vo libro “The Green Zone: The Envi­ron­men­tal Costs of Mili­ta­rism” [Zona Ver­de: Los cos­tes medioam­bien­ta­les del mili­ta­ris­mo], Bryan Farell seña­la que “la peor agre­sión come­ti­da con­tra el medio ambien­te y con­tra la pobla­ción mun­dial es res­pon­sa­bi­li­dad de una sola orga­ni­za­ción: el ejér­ci­to de Esta­dos Unidos.»

¿Cómo es posi­ble, enton­ces, que el Pen­tá­gono no se vea afec­ta­do por los acuer­dos sobre el cli­ma? Duran­te las nego­cia­cio­nes del acuer­do de Kio­to, Esta­dos Uni­dos impu­so una cláu­su­la en la que se pre­ci­sa­ba que las ope­ra­cio­nes mili­ta­res que lle­va­ran a cabo en todo el mun­do y aque­llas en las que par­ti­ci­pa­ran con la ONU o la OTAN esta­rían total­men­te exen­tas de cual­quier medi­da de con­trol o reduc­ción. Y una vez obte­ni­da esta mons­truo­sa con­ce­sión, el gobierno Bush se negó a fir­mar el acuer­do.

En un artícu­lo publi­ca­do el 18 de mayo de 1998, titu­la­do “Natio­nal secu­rity and mili­tary Policy invol­ved in the Kyo­to treaty” [Temas de la segu­ri­dad nacio­nal y de la polí­ti­ca mili­tar impli­ca­dos en el Tra­ta­do de Kio­to], la posi­ción del Pen­tá­gono que­dó plas­ma­da por Jef­frey Sal­mon, quien cita­ba el infor­me anual de 1997, pre­sen­ta­do al Con­gre­so por el secre­ta­rio de Defen­sa de la épo­ca, William Cohen: “ El Depar­ta­men­to de Defen­sa reco­mien­da enca­re­ci­da­men­te que Esta­dos Uni­dos insis­ta para que se inclu­ya una dis­po­si­ción sobre la segu­ri­dad nacio­nal en el pro­to­co­lo sobre el cam­bio cli­má­ti­co actual­men­te en nego­cia­ción”.( www​.marshall​.org )

Según Jef­frey Sal­mon, esta dis­po­si­ción se for­mu­ló en el mar­co de un pro­yec­to que exi­gía que el con­jun­to del sec­tor mili­tar no se vie­ra some­ti­do a los lími­tes fija­dos para la emi­sión de gases de efec­to inver­na­de­ro. El pro­yec­to incluía no sólo las ope­ra­cio­nes mul­ti­la­te­ra­les, como las auto­ri­za­das por la ONU o la OTAN, sino cual­quier ope­ra­ción más o menos rela­cio­na­da con la segu­ri­dad nacio­nal, es decir todas las ope­ra­cio­nes mili­ta­res uni­la­te­ra­les y las manio­bras pre­vias a su pues­ta en marcha”.

Jef­frey Sal­mon cita­ba, asi­mis­mo, al sub­se­cre­ta­rio de Esta­do, Stuart Eizens­tat, pre­si­den­te de la dele­ga­ción esta­dou­ni­den­se en Kio­to, quien decla­ra­ba: “el Depar­ta­men­to de Defen­sa y los mili­ta­res que me han acom­pa­ña­do en Kio­to han con­se­gui­do todo lo que pedían, por­que se tra­ta de auto­de­fen­sa, del man­te­ni­mien­to de la paz, de ayu­da humanitaria”.

Aun­que Esta­dos Uni­dos había reci­bi­do todas las garan­tías duran­te las nego­cia­cio­nes, el Con­gre­so esta­dou­ni­den­se adop­tó una dis­po­si­ción explí­ci­ta que garan­ti­za­ba la exen­ción total [del lími­te de emi­sio­nes] para las acti­vi­da­des mili­ta­res. El 21 de mayo de 1998, Inter Press Ser­vi­ces publi­ca­ba: “Gol­pe defi­ni­ti­vo a los esfuer­zos inter­na­cio­na­les para fre­nar el calen­ta­mien­to glo­bal: los legis­la­do­res esta­dou­ni­den­ses han deci­di­do hoy que las ope­ra­cio­nes mili­ta­res de Esta­dos Uni­dos no esta­rán some­ti­das al acuer­do de Kio­to, en el que se han esta­ble­ci­do com­pro­mi­sos para la reduc­ción de las emi­sio­nes de gas de efec­to inver­na­de­ro. La Cáma­ra de Repre­sen­tan­tes ha apro­ba­do una enmien­da a la ley del pre­su­pues­to mili­tar para el año pró­xi­mo que exi­me a las fuer­zas arma­das de la reduc­ción pre­vis­ta en los pro­to­co­los de Kioto”.

Aho­ra en Copenha­gue, los acuer­dos y reco­men­da­cio­nes rela­ti­vos a los gases inver­na­de­ro siguen de actua­li­dad, pero será muy difí­cil encon­trar ni una sola alu­sión a esta omi­sión flagrante.

Johan­na Pea­ce, perio­dis­ta espe­cia­li­za­da en cues­tio­nes medioam­bien­ta­les, insis­te en que las acti­vi­da­des mili­ta­res no se verán afec­ta­das por una deci­sión del poder eje­cu­ti­vo, fir­ma­da por el pre­si­den­te Barack Oba­ma, que impon­ga a las agen­cias fede­ra­les la reduc­ción de sus emi­sio­nes de gas has­ta 2020. Sin embar­go, “la deman­da de ener­gía del gobierno fede­ral en un 80% va des­ti­na­da al ejér­ci­to” (sol​ve​cli​ma​te​.com, 1 de sep­tiem­bre de 2009).

La exclu­sión de la tota­li­dad de las ope­ra­cio­nes del Pen­tá­gono fal­sea los datos rela­ti­vos a la emi­sión de dió­xi­do de car­bono por par­te de Esta­dos Uni­dos, que pare­ce neta­men­te infe­rior a la real. Lo que no impi­de que, inclu­so sin con­tar las acti­vi­da­des mili­ta­res, Esta­dos Uni­dos se sitúe a la cabe­za de la cla­si­fi­ca­ción mun­dial en este tema.

Otras sus­tan­cias contaminantes

Ade­más de dió­xi­do de car­bono, las ope­ra­cio­nes mili­ta­res esta­dou­ni­den­ses lan­zan a la atmós­fe­ra, a las agua y al sue­lo otras sus­tan­cias muy tóxi­cas y radioactivas.

Las armas esta­dou­ni­den­ses con ura­nio empo­bre­ci­do han libe­ra­do dece­nas de tone­la­das de micro par­tí­cu­las radio­ac­ti­vas alta­men­te tóxi­cas en Orien­te Pró­xi­mo, Asia Cen­tral y los Bal­ca­nes.

Esta­dos Uni­dos ven­de minas terres­tres y bom­bas de raci­mo, dos tipos de armas que oca­sio­nan explo­sio­nes retar­da­das, cau­san­tes de heri­das y muti­la­cio­nes espe­cial­men­te entre los cam­pe­si­nos y los habi­tan­tes de las zonas rura­les de Áfri­ca, Asia y Lati­noa­mé­ri­ca. Como un sim­ple ejem­plo: duran­te la inva­sión de Líbano en 2006, Israel lan­zó más de un millón de este tipo de bom­bas de fabri­ca­ción estadounidense.

La gue­rra de Viet­nam con­ta­mi­nó con el her­bi­ci­da cono­ci­do como “agen­te naran­ja” gran­des super­fi­cies que, toda­vía hoy, pre­sen­tan un índi­ce de dio­xi­na supe­rior en 300 o 400 veces al con­si­de­ra­do “ino­cuo”. Tres gene­ra­cio­nes des­pués, los casos de gra­ves mal­for­ma­cio­nes con­gé­ni­tas y de enfer­me­da­des can­ce­ro­sas debi­das a la con­ta­mi­na­ción medioam­bien­tal siguen sien­do muy nume­ro­sas.

La gue­rra de Iraq de 1991, segui­da de los tre­ce años de san­cio­nes para debi­li­tar al país, y la inva­sión y ocu­pa­ción esta­dou­ni­den­se des­de 2003, han con­ver­ti­do esta región- gra­ne­ro de Orien­te Pró­xi­mo des­de hace más de 5.000 años- en un desas­tre eco­ló­gi­co. Las tie­rras cul­ti­va­bles y fér­ti­les han que­da­do trans­for­ma­das en un desier­to, en el que la más lige­ra bri­sa levan­ta nubes de pol­vo tóxi­co. Iraq, que en otros tiem­pos expor­ta­ba pro­duc­tos ali­men­ti­cios, se ve obli­ga­da aho­ra a impor­tar el 80% de sus víve­res. Según el minis­te­rio de Agri­cul­tu­ra ira­quí, el 90 % de la super­fi­cie cul­ti­va­ble del país sufre una gra­ve desertificación.

Gue­rra eco­ló­gi­ca interna

El Depar­ta­men­to de Defen­sa tie­ne por cos­tum­bre enfren­tar­se a la Agen­cia de Pro­tec­ción ambien­tal cuan­do ésta le exi­ge ofi­cial­men­te a que sanee las bases esta­dou­ni­den­ses con­ta­mi­na­das (Washing­ton Post, 30 de junio de 2008.). Las bases mili­ta­res del Pen­tá­gono, res­pon­sa­bles de la infil­tra­ción de sus­tan­cias tóxi­cas en los acuí­fe­ros y en los sue­los, ocu­pan el pri­mer lugar de la lis­ta “Super­fund” [3] de los luga­res más contaminados.

El Pen­tá­gono, asi­mis­mo, ha tor­pe­dea­do todos los inten­tos de la Agen­cia para implan­tar nue­vas nor­mas rela­ti­vas a los pro­duc­tos tóxi­cos, de los que las ins­ta­la­cio­nes mili­ta­res están lle­nas: el per­clo­ra­to, que se uti­li­za en la com­po­si­ción de los pro­pul­so­res de cohe­tes y misi­les, y el tri­clo­roe­ti­leno, uti­li­za­do para des­en­gra­sar las pie­zas metá­li­cas. Este últi­mo es el con­ta­mi­nan­te del agua más exten­di­do en el país, espe­cial­men­te en Cali­for­nia. Nue­va York, Texas y Florida.

En Esta­dos Uni­dos, más de 1.000 ins­ta­la­cio­nes mili­ta­res están con­ta­mi­na­das por pro­duc­tos quí­mi­cos y las comu­ni­da­des más pobres, en espe­cial las afro-esta­dou­ni­den­ses, son las más per­ju­di­ca­das. En el sur­oes­te de Esta­dos Uni­dos y en las islas del Pací­fi­co sur, las prue­bas con armas nuclea­res han dise­mi­na­do sus­tan­cias radio­ac­ti­vas en millo­nes de luga­res y de fuen­tes de agua. Mon­ta­ñas de resi­duos de ura­nio, tóxi­cos y radio­ac­ti­vos, que­dan aban­do­na­dos en los terri­to­rios indí­ge­nas del sur­oes­te y más de 1.000 minas de este mine­ral se encuen­tran aban­do­na­das en la reser­va de los Nava­jos en Ari­zo­na y Nue­vo México.

En el mun­do ente­ro, bien sea en sus anti­guas bases o en las bases actua­les en Puer­to Rico, Fili­pi­nas, Corea del Sur, Viet­nam, Laos, Cam­bo­ya, Japón, Nica­ra­gua, Pana­má o en la anti­gua Yugos­la­via, el Pen­tá­gono actúa cri­mi­nal­men­te al aban­do­nar barri­les corroí­dos que con­tie­nen pro­duc­tos quí­mi­cos, disol­ven­tes y millo­nes de car­tu­chos de municiones.

Para que des­apa­rez­ca una gran par­te de la con­ta­mi­na­ción sería nece­sa­rio supri­mir el Pen­tá­gono; el com­ba­te con­tra el cam­bio cli­má­ti­co debe traer un cam­bio radi­cal del sistema.


Notas de la tra­duc­to­ra al francés

[1] Publi­ca­ción anual ofi­cial de la CIA con datos de todos los paí­ses del mun­do, des­de el pun­to de vis­ta geo­grá­fi­co, demo­grá­fi­co, polí­ti­co, eco­nó­mi­co, y militar.

[2] https://​www​.cia​.gov/​l​i​b​r​a​r​y​/​p​u​b​l​i​c​a​t​i​o​n​s​/​d​o​w​n​l​o​a​d​/​d​o​w​n​l​o​a​d​-​2​0​0​6​/​i​n​d​e​x​.​h​tml

[3] La ley fede­ral esta­dou­ni­den­se sobre el sanea­mien­to de los luga­res con­ta­mi­na­dos por basu­ras tóxi­cas, en la que se ampa­ra la Agen­cia de Pro­tec­ción Medioam­bien­tal para iden­ti­fi­car a los res­pon­sa­bles de la con­ta­mi­na­ción y obli­gar­les a erra­di­car­la. http://​en​.wiki​pe​dia​.org/​w​i​k​i​/​S​u​p​e​r​f​und

Tra­du­ci­do del inglés por Chloé Meier para Investig’Action
Fuen­te: IAC

Michel​co​llon​.info, 6 de enero de 2010

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.