COP-15: El papel del Pen­tá­gono en la catás­tro­fe mun­dial, por la Hai­ne

[Tra­du­ci­do del fran­cés para La Hai­ne por Feli­sa Sas­tre] EE.UU. impu­so en Kyo­to una cláu­su­la por la que las ope­ra­cio­nes mili­ta­res esta­rían total­men­te exen­tas de con­trol

Al final de la Con­fe­ren­cia de Copenha­gue sobre el cam­bio cli­má­ti­co- que reu­nió a más 15.000 par­ti­ci­pan­tes veni­dos de 192 paí­ses, entre ellos un cen­te­nar de jefes de Esta­do, y a unos 100.000 mani­fes­tan­tes- se impo­ne una pre­gun­ta: ¿Cómo es posi­ble que el mayor con­ta­mi­na­dor del pla­ne­ta, tan­to si se tra­ta de dió­xi­do de car­bono o de cua­les­quie­ra otras emi­sio­nes tóxi­cas, no haya sido obje­to de dis­cu­sión algu­na ni de pro­pues­ta de reduc­ción de sus emi­sio­nes?

El Pen­tá­gono, se mire como se mire, es la ins­ti­tu­ción que con­su­me la mayor can­ti­dad de pro­duc­tos petro­le­ros y, con carác­ter gene­ral, de ener­gía, pero siem­pre se bene­fi­cia de man­te­ner­se al mar­gen de todos los acuer­dos inter­na­cio­na­les sobre la mate­ria.

Ni las gue­rras que man­tie­ne en Iraq y Afga­nis­tán, ni sus ope­ra­cio­nes secre­tas en Pakis­tán, ni el man­te­ni­mien­to del millar de bases que tie­ne en todo el mun­do, ni sus 6.000 ins­ta­la­cio­nes en Esta­dos Uni­dos, ni las ope­ra­cio­nes de la OTAN, ni sus por­ta­avio­nes, flo­ta aérea, manio­bras, prue­bas o ven­tas de armas se tie­nen en cuen­ta a la hora de esta­ble­cer las cuo­tas de emi­sión de gases inver­na­de­ro para Esta­dos Uni­dos.

El 17 de febre­ro de 2007, Energy Bulle­tin publi­ca­ba el con­su­mo de petró­leo del Pen­tá­gono solo para sus avio­nes, bar­cos, vehícu­los terres­tres e ins­ta­la­cio­nes, unas cifras que le con­ver­tían en el pri­mer con­su­mi­dor de petró­leo del mun­do. En aque­llos momen­tos, la mari­na esta­dou­ni­den­se dis­po­nía de 285 buques de com­ba­te y de trans­por­te, y de unos 4.000 avio­nes de gue­rra. El ejér­ci­to de tie­rra tenía unos 28.000 vehícu­los blin­da­dos, 140.000 todo terreno, 4.000 heli­cóp­te­ros de com­ba­te, varios cien­tos de avio­nes y 187.500 coches. Con la excep­ción de los 80 sub­ma­ri­nos y por­ta­avio­nes nuclea­res- fuen­te de con­ta­mi­na­ción radioactiva‑, el res­to de los vehícu­los fun­cio­nan con car­bu­ran­tes.

Según la cla­si­fi­ca­ción publi­ca­da en la edi­ción de 2006 del CIA World Fact­book [Anua­rio de la CIA] [1], sólo 35 paí­ses (de los 210 exis­ten­tes en el mun­do) con­su­men dia­ria­men­te más petró­leo que el Pen­tá­gono.

Ofi­cial­men­te, el ejér­ci­to esta­dou­ni­den­se con­su­me al día 320.000 barri­les de petró­leo, una cifra en la que no se inclu­ye el con­su­mo de las empre­sas que tra­ba­jan a sus órde­nes ni el de las ins­ta­la­cio­nes alqui­la­das o pri­va­ti­za­das, por no hablar de las enor­mes can­ti­da­des de ener­gía y de reser­vas inver­ti­das en la pro­duc­ción y man­te­ni­mien­to de su arse­nal mor­tí­fe­ro de bom­bas, gra­na­das o misi­les.

Según Ste­ve Ktrezt­man, direc­tor de Oil Chan­ge Inter­na­tio­nal [2], “la gue­rra de Iraq ha pro­du­ci­do al menos el equi­va­len­te a 141 millo­nes de tone­la­das de dió­xi­do de car­bono des­de mar­zo de 2003 a diciem­bre de 2007 (…) La gue­rra emi­te más emi­sio­nes que el 60% de los paí­ses del mun­do en su con­jun­to (…) Es una infor­ma­ción no dis­po­ni­ble por­que que las ema­na­cio­nes tóxi­cas pro­du­ci­das por el ejér­ci­to fue­ra de Esta­dos Uni­dos no están suje­tas a las leyes esta­dou­ni­den­ses que obli­gan a decla­rar­las, ni a la con­ven­ción- mar­co de la ONU sobre el cam­bio cli­má­ti­co (www​.nao​mi​klein​.org). La mayo­ría de los cien­tí­fi­cos coin­ci­den en que el dió­xi­do de car­bono es un gas de efec­to inver­na­de­ro que influ­ye en el cam­bio cli­má­ti­co.

En su nue­vo libro “The Green Zone: The Envi­ron­men­tal Costs of Mili­ta­rism” [Zona Ver­de: Los cos­tes medioam­bien­ta­les del mili­ta­ris­mo], Bryan Farell seña­la que “la peor agre­sión come­ti­da con­tra el medio ambien­te y con­tra la pobla­ción mun­dial es res­pon­sa­bi­li­dad de una sola orga­ni­za­ción: el ejér­ci­to de Esta­dos Uni­dos.»

¿Cómo es posi­ble, enton­ces, que el Pen­tá­gono no se vea afec­ta­do por los acuer­dos sobre el cli­ma? Duran­te las nego­cia­cio­nes del acuer­do de Kio­to, Esta­dos Uni­dos impu­so una cláu­su­la en la que se pre­ci­sa­ba que las ope­ra­cio­nes mili­ta­res que lle­va­ran a cabo en todo el mun­do y aque­llas en las que par­ti­ci­pa­ran con la ONU o la OTAN esta­rían total­men­te exen­tas de cual­quier medi­da de con­trol o reduc­ción. Y una vez obte­ni­da esta mons­truo­sa con­ce­sión, el gobierno Bush se negó a fir­mar el acuer­do.

En un artícu­lo publi­ca­do el 18 de mayo de 1998, titu­la­do “Natio­nal secu­rity and mili­tary Policy invol­ved in the Kyo­to treaty” [Temas de la segu­ri­dad nacio­nal y de la polí­ti­ca mili­tar impli­ca­dos en el Tra­ta­do de Kio­to], la posi­ción del Pen­tá­gono que­dó plas­ma­da por Jef­frey Sal­mon, quien cita­ba el infor­me anual de 1997, pre­sen­ta­do al Con­gre­so por el secre­ta­rio de Defen­sa de la épo­ca, William Cohen: “ El Depar­ta­men­to de Defen­sa reco­mien­da enca­re­ci­da­men­te que Esta­dos Uni­dos insis­ta para que se inclu­ya una dis­po­si­ción sobre la segu­ri­dad nacio­nal en el pro­to­co­lo sobre el cam­bio cli­má­ti­co actual­men­te en nego­cia­ción”.( www​.marshall​.org )

Según Jef­frey Sal­mon, esta dis­po­si­ción se for­mu­ló en el mar­co de un pro­yec­to que exi­gía que el con­jun­to del sec­tor mili­tar no se vie­ra some­ti­do a los lími­tes fija­dos para la emi­sión de gases de efec­to inver­na­de­ro. El pro­yec­to incluía no sólo las ope­ra­cio­nes mul­ti­la­te­ra­les, como las auto­ri­za­das por la ONU o la OTAN, sino cual­quier ope­ra­ción más o menos rela­cio­na­da con la segu­ri­dad nacio­nal, es decir todas las ope­ra­cio­nes mili­ta­res uni­la­te­ra­les y las manio­bras pre­vias a su pues­ta en mar­cha”.

Jef­frey Sal­mon cita­ba, asi­mis­mo, al sub­se­cre­ta­rio de Esta­do, Stuart Eizens­tat, pre­si­den­te de la dele­ga­ción esta­dou­ni­den­se en Kio­to, quien decla­ra­ba: “el Depar­ta­men­to de Defen­sa y los mili­ta­res que me han acom­pa­ña­do en Kio­to han con­se­gui­do todo lo que pedían, por­que se tra­ta de auto­de­fen­sa, del man­te­ni­mien­to de la paz, de ayu­da huma­ni­ta­ria”.

Aun­que Esta­dos Uni­dos había reci­bi­do todas las garan­tías duran­te las nego­cia­cio­nes, el Con­gre­so esta­dou­ni­den­se adop­tó una dis­po­si­ción explí­ci­ta que garan­ti­za­ba la exen­ción total [del lími­te de emi­sio­nes] para las acti­vi­da­des mili­ta­res. El 21 de mayo de 1998, Inter Press Ser­vi­ces publi­ca­ba: “Gol­pe defi­ni­ti­vo a los esfuer­zos inter­na­cio­na­les para fre­nar el calen­ta­mien­to glo­bal: los legis­la­do­res esta­dou­ni­den­ses han deci­di­do hoy que las ope­ra­cio­nes mili­ta­res de Esta­dos Uni­dos no esta­rán some­ti­das al acuer­do de Kio­to, en el que se han esta­ble­ci­do com­pro­mi­sos para la reduc­ción de las emi­sio­nes de gas de efec­to inver­na­de­ro. La Cáma­ra de Repre­sen­tan­tes ha apro­ba­do una enmien­da a la ley del pre­su­pues­to mili­tar para el año pró­xi­mo que exi­me a las fuer­zas arma­das de la reduc­ción pre­vis­ta en los pro­to­co­los de Kio­to”.

Aho­ra en Copenha­gue, los acuer­dos y reco­men­da­cio­nes rela­ti­vos a los gases inver­na­de­ro siguen de actua­li­dad, pero será muy difí­cil encon­trar ni una sola alu­sión a esta omi­sión fla­gran­te.

Johan­na Pea­ce, perio­dis­ta espe­cia­li­za­da en cues­tio­nes medioam­bien­ta­les, insis­te en que las acti­vi­da­des mili­ta­res no se verán afec­ta­das por una deci­sión del poder eje­cu­ti­vo, fir­ma­da por el pre­si­den­te Barack Oba­ma, que impon­ga a las agen­cias fede­ra­les la reduc­ción de sus emi­sio­nes de gas has­ta 2020. Sin embar­go, “la deman­da de ener­gía del gobierno fede­ral en un 80% va des­ti­na­da al ejér­ci­to” (sol​ve​cli​ma​te​.com, 1 de sep­tiem­bre de 2009).

La exclu­sión de la tota­li­dad de las ope­ra­cio­nes del Pen­tá­gono fal­sea los datos rela­ti­vos a la emi­sión de dió­xi­do de car­bono por par­te de Esta­dos Uni­dos, que pare­ce neta­men­te infe­rior a la real. Lo que no impi­de que, inclu­so sin con­tar las acti­vi­da­des mili­ta­res, Esta­dos Uni­dos se sitúe a la cabe­za de la cla­si­fi­ca­ción mun­dial en este tema.

Otras sus­tan­cias con­ta­mi­nan­tes

Ade­más de dió­xi­do de car­bono, las ope­ra­cio­nes mili­ta­res esta­dou­ni­den­ses lan­zan a la atmós­fe­ra, a las agua y al sue­lo otras sus­tan­cias muy tóxi­cas y radio­ac­ti­vas.

Las armas esta­dou­ni­den­ses con ura­nio empo­bre­ci­do han libe­ra­do dece­nas de tone­la­das de micro par­tí­cu­las radio­ac­ti­vas alta­men­te tóxi­cas en Orien­te Pró­xi­mo, Asia Cen­tral y los Bal­ca­nes.

Esta­dos Uni­dos ven­de minas terres­tres y bom­bas de raci­mo, dos tipos de armas que oca­sio­nan explo­sio­nes retar­da­das, cau­san­tes de heri­das y muti­la­cio­nes espe­cial­men­te entre los cam­pe­si­nos y los habi­tan­tes de las zonas rura­les de Áfri­ca, Asia y Lati­noa­mé­ri­ca. Como un sim­ple ejem­plo: duran­te la inva­sión de Líbano en 2006, Israel lan­zó más de un millón de este tipo de bom­bas de fabri­ca­ción esta­dou­ni­den­se.

La gue­rra de Viet­nam con­ta­mi­nó con el her­bi­ci­da cono­ci­do como “agen­te naran­ja” gran­des super­fi­cies que, toda­vía hoy, pre­sen­tan un índi­ce de dio­xi­na supe­rior en 300 o 400 veces al con­si­de­ra­do “ino­cuo”. Tres gene­ra­cio­nes des­pués, los casos de gra­ves mal­for­ma­cio­nes con­gé­ni­tas y de enfer­me­da­des can­ce­ro­sas debi­das a la con­ta­mi­na­ción medioam­bien­tal siguen sien­do muy nume­ro­sas.

La gue­rra de Iraq de 1991, segui­da de los tre­ce años de san­cio­nes para debi­li­tar al país, y la inva­sión y ocu­pa­ción esta­dou­ni­den­se des­de 2003, han con­ver­ti­do esta región- gra­ne­ro de Orien­te Pró­xi­mo des­de hace más de 5.000 años- en un desas­tre eco­ló­gi­co. Las tie­rras cul­ti­va­bles y fér­ti­les han que­da­do trans­for­ma­das en un desier­to, en el que la más lige­ra bri­sa levan­ta nubes de pol­vo tóxi­co. Iraq, que en otros tiem­pos expor­ta­ba pro­duc­tos ali­men­ti­cios, se ve obli­ga­da aho­ra a impor­tar el 80% de sus víve­res. Según el minis­te­rio de Agri­cul­tu­ra ira­quí, el 90 % de la super­fi­cie cul­ti­va­ble del país sufre una gra­ve deser­ti­fi­ca­ción.

Gue­rra eco­ló­gi­ca inter­na

El Depar­ta­men­to de Defen­sa tie­ne por cos­tum­bre enfren­tar­se a la Agen­cia de Pro­tec­ción ambien­tal cuan­do ésta le exi­ge ofi­cial­men­te a que sanee las bases esta­dou­ni­den­ses con­ta­mi­na­das (Washing­ton Post, 30 de junio de 2008.). Las bases mili­ta­res del Pen­tá­gono, res­pon­sa­bles de la infil­tra­ción de sus­tan­cias tóxi­cas en los acuí­fe­ros y en los sue­los, ocu­pan el pri­mer lugar de la lis­ta “Super­fund” [3] de los luga­res más con­ta­mi­na­dos.

El Pen­tá­gono, asi­mis­mo, ha tor­pe­dea­do todos los inten­tos de la Agen­cia para implan­tar nue­vas nor­mas rela­ti­vas a los pro­duc­tos tóxi­cos, de los que las ins­ta­la­cio­nes mili­ta­res están lle­nas: el per­clo­ra­to, que se uti­li­za en la com­po­si­ción de los pro­pul­so­res de cohe­tes y misi­les, y el tri­clo­roe­ti­leno, uti­li­za­do para des­en­gra­sar las pie­zas metá­li­cas. Este últi­mo es el con­ta­mi­nan­te del agua más exten­di­do en el país, espe­cial­men­te en Cali­for­nia. Nue­va York, Texas y Flo­ri­da.

En Esta­dos Uni­dos, más de 1.000 ins­ta­la­cio­nes mili­ta­res están con­ta­mi­na­das por pro­duc­tos quí­mi­cos y las comu­ni­da­des más pobres, en espe­cial las afro-esta­dou­ni­den­ses, son las más per­ju­di­ca­das. En el sur­oes­te de Esta­dos Uni­dos y en las islas del Pací­fi­co sur, las prue­bas con armas nuclea­res han dise­mi­na­do sus­tan­cias radio­ac­ti­vas en millo­nes de luga­res y de fuen­tes de agua. Mon­ta­ñas de resi­duos de ura­nio, tóxi­cos y radio­ac­ti­vos, que­dan aban­do­na­dos en los terri­to­rios indí­ge­nas del sur­oes­te y más de 1.000 minas de este mine­ral se encuen­tran aban­do­na­das en la reser­va de los Nava­jos en Ari­zo­na y Nue­vo Méxi­co.

En el mun­do ente­ro, bien sea en sus anti­guas bases o en las bases actua­les en Puer­to Rico, Fili­pi­nas, Corea del Sur, Viet­nam, Laos, Cam­bo­ya, Japón, Nica­ra­gua, Pana­má o en la anti­gua Yugos­la­via, el Pen­tá­gono actúa cri­mi­nal­men­te al aban­do­nar barri­les corroí­dos que con­tie­nen pro­duc­tos quí­mi­cos, disol­ven­tes y millo­nes de car­tu­chos de muni­cio­nes.

Para que des­apa­rez­ca una gran par­te de la con­ta­mi­na­ción sería nece­sa­rio supri­mir el Pen­tá­gono; el com­ba­te con­tra el cam­bio cli­má­ti­co debe traer un cam­bio radi­cal del sis­te­ma.


Notas de la tra­duc­to­ra al fran­cés

[1] Publi­ca­ción anual ofi­cial de la CIA con datos de todos los paí­ses del mun­do, des­de el pun­to de vis­ta geo­grá­fi­co, demo­grá­fi­co, polí­ti­co, eco­nó­mi­co, y mili­tar.

[2] https://​www​.cia​.gov/​l​i​b​r​a​r​y​/​p​u​b​l​i​c​a​t​i​o​n​s​/​d​o​w​n​l​o​a​d​/​d​o​w​n​l​o​a​d​-​2​0​0​6​/​i​n​d​e​x​.​h​tml

[3] La ley fede­ral esta­dou­ni­den­se sobre el sanea­mien­to de los luga­res con­ta­mi­na­dos por basu­ras tóxi­cas, en la que se ampa­ra la Agen­cia de Pro­tec­ción Medioam­bien­tal para iden­ti­fi­car a los res­pon­sa­bles de la con­ta­mi­na­ción y obli­gar­les a erra­di­car­la. http://​en​.wiki​pe​dia​.org/​w​i​k​i​/​S​u​p​e​r​f​und

Tra­du­ci­do del inglés por Chloé Meier para Investig’Action
Fuen­te: IAC

Michel​co​llon​.info, 6 de enero de 2010

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *