La inter­na­cio­nal pino­che­tis­ta, por Javier Diez Can­se­co

El pró­xi­mo domin­go Chi­le deci­di­rá, en segun­da vuel­ta, la Pre­si­den­cia de la Repú­bli­ca entre Sebas­tián Piñe­ra y Eduar­do Frei. El tema, sien­do chi­leno, movi­li­za fuer­zas y recur­sos inter­na­cio­na­les, impli­ca hon­do sim­bo­lis­mo y plan­tea serios asun­tos polí­ti­cos.
Piñe­ra es un mul­ti­mi­llo­na­rio. Due­ño de LAN –la rei­na de los aires del Perú– y gran­des nego­cios, está entre los tres chi­le­nos más ricos. Es un cono­ci­do pino­che­tis­ta y sim­bo­li­za la res­tau­ra­ción del blo­que en el poder que repri­mió al pue­blo chi­leno y saqueó sus recur­sos duran­te la dic­ta­du­ra. Con­cen­tró capi­tal y pro­pie­da­des como nun­ca, jun­to a las trans­na­cio­na­les, impu­so las AFP y se sos­tu­vo –duran­te lar­go perio­do– en un régi­men de terror de Esta­do enca­be­za­do por Pino­chet.
Este últi­mo no fue des­alo­ja­do del poder. Impu­so una tran­si­ción en la que siguió de Coman­dan­te en Jefe de las FFAA, dejó una Cons­ti­tu­ción can­da­do de su mode­lo neo­li­be­ral, impu­so un sis­te­ma elec­to­ral bino­mi­nal que mar­gi­nó a la izquier­da com­pro­me­ti­da con el cam­bio, y desig­nó una par­te del Sena­do direc­ta­men­te, para garan­ti­zar­se impu­ni­dad. Lue­go, se le abrie­ron pro­ce­sos por deli­tos de lesa huma­ni­dad y por corrup­ción (tor­tu­ras, ase­si­na­tos y com­pra de armas), pero murió de vie­jo y sin pri­sión, aun­que algu­nos de sus lugar­te­nien­tes fue­ran pro­ce­sa­dos y con­de­na­dos.
Piñe­ra es uno de sus here­de­ros. Él com­pró cuan­do, bajo Fuji­mo­ri, Pino­chet lla­mó a los empre­sa­rios chi­le­nos a “com­prar el Perú, que está bara­to”, ase­gu­rán­do­les que las FFAA serían su prin­ci­pal segu­ro de inver­sión. De allí una de las razo­nes del mili­ta­ris­mo chi­leno alia­do al gran capi­tal y, hoy, del expre­so apo­yo del Gral. Juan Chey­re, ex Cdte. en Jefe del Ejér­ci­to, a su can­di­da­tu­ra.
Piñe­ra pro­mo­vió las AFP con Bolo­ña (y lo aso­ció), tie­ne “LAN ¿Perú?” y varios nego­cios más. Es uno de los due­ños del Perú, como de alguno de “nues­tros” pres­ti­gio­sos inte­lec­tua­les: Mario Var­gas Llo­sa (y J. Edwards, el chi­leno).
MVLl, reti­ra­do de la polí­ti­ca tras su desas­tre del 90, enca­be­za la inter­na­cio­nal pino­che­tis­ta en San­tia­go, con el recha­zo de migran­tes perua­nos. Defien­de el fra­ca­sa­do neo­li­be­ra­lis­mo que con­cen­tró la rique­za en pocas manos, abrió enor­mes bre­chas socia­les y entre­gó a manos extran­je­ras los prin­ci­pa­les recur­sos natu­ra­les y las ren­tas que gene­ran. Lo apo­yan los recur­sos de Aznar de Espa­ña, de Uri­be de Colom­bia, el lobby anti­cu­bano de Mia­mi, la dere­cha argen­ti­na de Mau­ri­cio Macri, es decir, los que están con­tra la inte­gra­ción por el cam­bio en AL.
Piñe­ra tuvo 44% de los votos en pri­me­ra vuel­ta. Expre­sa la fuer­za que man­tie­ne el pino­che­tis­mo, pero tam­bién el ago­ta­mien­to de los gobier­nos de la Con­cer­ta­ción (alian­za de la DC, el PPD y el PS) que se dedi­ca­ron a “huma­ni­zar” o maqui­llar el neo­li­be­ra­lis­mo y lan­za­ron una can­di­da­tu­ra des­gas­ta­da y expre­sión de la ausen­cia de reno­va­ción: la de Eduar­do Frei, ya ex pre­si­den­te. Ello gene­ró más des­con­ten­to y obtu­vo ape­nas 30% de votos.
Sur­gió un outsi­der juve­nil, Mar­co Enrí­quez-Omi­na­mi que lle­gó a un 20% con un men­sa­je de reno­va­ción, pero ambi­guo. Y resur­gió la izquier­da, tras la can­di­da­tu­ra de Jor­ge Arra­te, ex PS, que con 6.2% de votos colo­có tres dipu­tados comu­nis­tas, por pri­me­ra vez, des­de el gol­pe pino­che­tis­ta de los 70.
Arra­te, colo­can­do con­di­cio­nes res­pec­to a eli­mi­nar el sis­te­ma elec­to­ral res­tric­ti­vo a la reno­va­ción y la plu­ra­li­dad y deman­dán­do­le recu­pe­rar sobe­ra­nía sobre los recur­sos natu­ra­les, ha com­pro­me­ti­do el voto por Frei. Enrí­quez-Omi­na­mi ha dicho que no vota­rá por Piñe­ra, pero no se ha ple­ga­do a Frei.
Piñe­ra (hoy con 46% de inten­ción de voto, fren­te a 41% de Frei) sería una res­ti­tu­ción del pino­che­tis­mo man­cha­do de san­gre y corrup­ción, y acen­tua­ría la pre­po­ten­cia con el Perú y el expan­sio­nis­mo mili­ta­ris­ta vin­cu­la­do al gran capi­tal. ¡Qué pena ver a MVLl tan caren­te de iden­ti­dad con el Perú, de brú­ju­la, y tan opues­to a la inte­gra­ción lati­no­ame­ri­ca­na! ¡En un momen­to cla­ve para esta A. Lati­na que cam­bia, los chi­le­nos ¿vota­rán por Chi­le y AL o por Var­gas Llo­sa y la inter­na­cio­nal pino­che­tis­ta?
La Repú­bli­ca, 11 de enero de 2010

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *