El tra­ba­jo pre­ca­rio des­de un pun­to de vis­ta femi­nis­ta por Sil­via Fede­ri­ci.

En acer­ta­da apro­xi­ma­ción crí­ti­ca a los tra­ba­jos de los postobre­ris­tas ita­lia­nos, publi­ca­da en 2006, Sil­via Fede­ri­ci pone de relie­ve el carac­ter de nue­va explo­ta­ción que trae a la mujer obre­ra la esfe­ra de desa­rro­llo de la plus­va­lía que se está crean­do duran­te la fase finan­cie­ro-infor­ma­cio­nal del capi­ta­lis­mo en la esfe­ra de la repro­duc­ción social: para el capi­tal el mer­ca­do de la infor­ma­ción y la repro­duc­ción, para la cla­se obre­ra, nue­vas bases de poten­cial revo­lu­ción social.

Dice Sil­via:
“El prin­ci­pio fun­da­men­tal es que el desa­rro­llo capi­ta­lis­ta es, siem­pre y al mis­mo tiem­po, un pro­ce­so de sub­de­sa­rro­llo. María Mies lo des­cri­be elo­cuen­te­men­te en sus tra­ba­jos: ?Lo que en una par­te del capi­ta­lis­mo se pre­sen­ta como desa­rro­llo, en otra lo hace como sub­de­sa­rro­llo”.

Depen­de. Depen­de de mul­ti­ples fac­to­res, esta­mos más bien ante un desa­rro­llo des­igual y com­bi­na­do, entre­la­za­do con gran­des expro­pia­cio­nes, – apro­pia­cio­nes de rique­zas para el capi­tal -, en el que el gra­do de acier­to del pro­le­ta­ria­do en la lucha de cla­ses, la pro­duc­ti­vi­dad aumen­ta­da por el desa­rro­llo de las fuer­zas pro­duc­ti­vas en deter­mi­na­das esfe­ras de la pro­duc­ción, y el esta­do del ciclo indus­trial glo­bal, for­man un resul­ta­do no meca­ni­ca­men­te simé­tri­co en la dis­tri­bu­ción mun­dial del gra­do de desa­rro­llo y sub­de­sa­rro­llo. Aun­que, es cier­to, la ten­den­cia es a la depau­pre­ca­ción abso­lu­ta del pro­le­ta­ria­do. De otro lado, la tesis de que el capi­tal en su des­en­vol­vi­mien­to pone las bases y con­di­cio­nes mate­ria­les y socia­les para su supera­ción no es una tesis pro­pia de los postobre­ris­tas ita­lia­nos sino de Lenin y Marx.

Por otra par­te, Sil­via Fede­ri­ci afir­ma acer­ta­da­men­te que Negri asu­me que la reor­ga­ni­za­ción de la pro­duc­ción está eli­mi­nan­do las rela­cio­nes de domi­na­ción y las jerar­quías que exis­ten den­tro de la cla­se tra­ba­ja­do­ra en fun­ción de la raza, sexo y edad. Pero más ade­lan­te crí­ti­ca la re-mis­ti­fi­ca­ción del tra­ba­jo pro­duc­ti­vo domés­ti­co por medio de la idea de “labo­res afec­ti­vas”. En reali­dad Negri asien­ta el carac­ter pro­duc­ti­vo inma­te­rial de las labo­res afec­ti­vas a par­tir de la crí­ti­ca idea­lis­ta a la teo­ría del Valor-Tra­ba­jo, que pre­ten­de asen­tar una teo­ría del Valor-Afec­to. Y es aquí don­de se encuen­tra la ver­da­de­ra mis­ti­fi­ca­ción:

Valor y afec­to. Toni Negri.
http://​www​.lafo​ga​ta​.org/​n​e​g​r​i​/​t​1​.​htm

Si la sus­tan­cia del valor es el tra­ba­jo, la sus­tan­cia del tra­ba­jo es la vida con todas sus con­tra­dic­cio­nes, pare­ce sos­te­ner acer­ta­da­men­te Negri, de don­de lo que se ena­je­na en la plus­va­lía es en últi­mo tér­mino vida, pero a con­ti­nua­ción de acer­car­se a esta sín­te­sis, ple­na­men­te con­gruen­te con el femi­nis­mo mar­xis­ta y que amplia la teo­ría del Valor-Tra­ba­jo, pues iden­ti­fi­ca capas nuclea­res de la for­ma­ción de valor inser­tas en la géne­sis de la pro­duc­ción mer­can­til, sale con que “los capi­ta­lis­tas no pue­den medir el valor”(En esta fase), olvi­dan­do que los capi­ta­lis­tas no miden el valor, miden la explo­ta­ción, bási­ca­men­te por com­pa­ra­ción de resul­ta­dos en plus­va­lía roba­da, es decir en masa de plus­pro­duc­to ena­je­na­do en tal o cual frac­ción obre­ra, de don­de sur­ge la nece­si­dad capi­ta­lis­ta del desa­rro­llo de las luchas de esta­tus, para elu­dir y sacar de la pales­tra la lucha de cla­ses, pro­mo­ver cons­tan­te­men­te la des­com­po­si­ción polí­ti­ca del pro­le­ta­ria­do, y obte­ner la mayor masa posi­ble de plus­pro­duc­to ena­je­na­do, lo que maxi­mi­za fomen­tan­do opo­si­cio­nes inter­nas a la cla­se a par­tir de dife­ren­cias de jerar­qui­za­ción entre frac­cio­nes de cla­se de edad, géne­ro, nacio­na­li­dad, y final­men­te, lle­ga­do a la máxi­ma ato­mi­za­ción del pro­le­ta­ria­do, entre per­so­nas.

Esta apor­ta­ción crí­ti­ca de Sil­via Fede­ri­ci es un cru­cial tex­to teó­ri­co mar­xis­ta, más toda­vía en la cri­sis que está intro­du­cien­do en los roles de géne­ro el capi­tal duran­te esta cri­sis de mode­lo de acu­mu­la­ción, cuan­do le ha echa­do el ojo al con­ti­nen­te de la repro­duc­ción, inclu­yen­do sexua­li­dad, crian­za, salud y ense­ñan­za.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *