El tra­ba­jo pre­ca­rio des­de un pun­to de vis­ta femi­nis­ta por Sil­via Federici.

En acer­ta­da apro­xi­ma­ción crí­ti­ca a los tra­ba­jos de los postobre­ris­tas ita­lia­nos, publi­ca­da en 2006, Sil­via Fede­ri­ci pone de relie­ve el carac­ter de nue­va explo­ta­ción que trae a la mujer obre­ra la esfe­ra de desa­rro­llo de la plus­va­lía que se está crean­do duran­te la fase finan­cie­ro-infor­ma­cio­nal del capi­ta­lis­mo en la esfe­ra de la repro­duc­ción social: para el capi­tal el mer­ca­do de la infor­ma­ción y la repro­duc­ción, para la cla­se obre­ra, nue­vas bases de poten­cial revo­lu­ción social.

Dice Sil­via:
“El prin­ci­pio fun­da­men­tal es que el desa­rro­llo capi­ta­lis­ta es, siem­pre y al mis­mo tiem­po, un pro­ce­so de sub­de­sa­rro­llo. María Mies lo des­cri­be elo­cuen­te­men­te en sus tra­ba­jos: ?Lo que en una par­te del capi­ta­lis­mo se pre­sen­ta como desa­rro­llo, en otra lo hace como subdesarrollo”.

Depen­de. Depen­de de mul­ti­ples fac­to­res, esta­mos más bien ante un desa­rro­llo des­igual y com­bi­na­do, entre­la­za­do con gran­des expro­pia­cio­nes, – apro­pia­cio­nes de rique­zas para el capi­tal -, en el que el gra­do de acier­to del pro­le­ta­ria­do en la lucha de cla­ses, la pro­duc­ti­vi­dad aumen­ta­da por el desa­rro­llo de las fuer­zas pro­duc­ti­vas en deter­mi­na­das esfe­ras de la pro­duc­ción, y el esta­do del ciclo indus­trial glo­bal, for­man un resul­ta­do no meca­ni­ca­men­te simé­tri­co en la dis­tri­bu­ción mun­dial del gra­do de desa­rro­llo y sub­de­sa­rro­llo. Aun­que, es cier­to, la ten­den­cia es a la depau­pre­ca­ción abso­lu­ta del pro­le­ta­ria­do. De otro lado, la tesis de que el capi­tal en su des­en­vol­vi­mien­to pone las bases y con­di­cio­nes mate­ria­les y socia­les para su supera­ción no es una tesis pro­pia de los postobre­ris­tas ita­lia­nos sino de Lenin y Marx.

Por otra par­te, Sil­via Fede­ri­ci afir­ma acer­ta­da­men­te que Negri asu­me que la reor­ga­ni­za­ción de la pro­duc­ción está eli­mi­nan­do las rela­cio­nes de domi­na­ción y las jerar­quías que exis­ten den­tro de la cla­se tra­ba­ja­do­ra en fun­ción de la raza, sexo y edad. Pero más ade­lan­te crí­ti­ca la re-mis­ti­fi­ca­ción del tra­ba­jo pro­duc­ti­vo domés­ti­co por medio de la idea de “labo­res afec­ti­vas”. En reali­dad Negri asien­ta el carac­ter pro­duc­ti­vo inma­te­rial de las labo­res afec­ti­vas a par­tir de la crí­ti­ca idea­lis­ta a la teo­ría del Valor-Tra­ba­jo, que pre­ten­de asen­tar una teo­ría del Valor-Afec­to. Y es aquí don­de se encuen­tra la ver­da­de­ra mistificación:

Valor y afec­to. Toni Negri.
http://​www​.lafo​ga​ta​.org/​n​e​g​r​i​/​t​1​.​htm

Si la sus­tan­cia del valor es el tra­ba­jo, la sus­tan­cia del tra­ba­jo es la vida con todas sus con­tra­dic­cio­nes, pare­ce sos­te­ner acer­ta­da­men­te Negri, de don­de lo que se ena­je­na en la plus­va­lía es en últi­mo tér­mino vida, pero a con­ti­nua­ción de acer­car­se a esta sín­te­sis, ple­na­men­te con­gruen­te con el femi­nis­mo mar­xis­ta y que amplia la teo­ría del Valor-Tra­ba­jo, pues iden­ti­fi­ca capas nuclea­res de la for­ma­ción de valor inser­tas en la géne­sis de la pro­duc­ción mer­can­til, sale con que “los capi­ta­lis­tas no pue­den medir el valor”(En esta fase), olvi­dan­do que los capi­ta­lis­tas no miden el valor, miden la explo­ta­ción, bási­ca­men­te por com­pa­ra­ción de resul­ta­dos en plus­va­lía roba­da, es decir en masa de plus­pro­duc­to ena­je­na­do en tal o cual frac­ción obre­ra, de don­de sur­ge la nece­si­dad capi­ta­lis­ta del desa­rro­llo de las luchas de esta­tus, para elu­dir y sacar de la pales­tra la lucha de cla­ses, pro­mo­ver cons­tan­te­men­te la des­com­po­si­ción polí­ti­ca del pro­le­ta­ria­do, y obte­ner la mayor masa posi­ble de plus­pro­duc­to ena­je­na­do, lo que maxi­mi­za fomen­tan­do opo­si­cio­nes inter­nas a la cla­se a par­tir de dife­ren­cias de jerar­qui­za­ción entre frac­cio­nes de cla­se de edad, géne­ro, nacio­na­li­dad, y final­men­te, lle­ga­do a la máxi­ma ato­mi­za­ción del pro­le­ta­ria­do, entre personas.

Esta apor­ta­ción crí­ti­ca de Sil­via Fede­ri­ci es un cru­cial tex­to teó­ri­co mar­xis­ta, más toda­vía en la cri­sis que está intro­du­cien­do en los roles de géne­ro el capi­tal duran­te esta cri­sis de mode­lo de acu­mu­la­ción, cuan­do le ha echa­do el ojo al con­ti­nen­te de la repro­duc­ción, inclu­yen­do sexua­li­dad, crian­za, salud y enseñanza.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.