Cuba deman­da su exclu­sión de la lis­ta de «pai­ses patro­ci­na­do­res del terro­ris­mo» emi­ti­da des­de los EEUU, por el Minis­te­rio de Rela­cio­nes Exte­rio­res de Cuba.

Cuba deman­da hoy su exclu­sión de la lis­ta de “Esta­dos patro­ci­na­do­res del terro­ris­mo inter­na­cio­nal”, emi­ti­da por Esta­dos Uni­dos en días pasados.

En una lis­ta de 14 paí­ses se inclu­ye a Cuba de mane­ra arbi­tra­ria e injustificada. 

Decla­ra­ción del Minis­te­rios de Rela­cio­nes Exte­rio­res 

El lunes 4 de enero, infor­ma­cio­nes de pren­sa reve­la­ron que, a par­tir de ese día, la Admi­nis­tra­ción de Segu­ri­dad del Trans­por­te de los Esta­dos Uni­dos comen­zó a apli­car medi­das adi­cio­na­les de con­trol de segu­ri­dad, en todos los aero­puer­tos del mun­do, sobre cual­quier pasa­je­ro con pasa­por­te de los paí­ses desig­na­dos por el Depar­ta­men­to de Esta­do como “patro­ci­na­do­res del terro­ris­mo inter­na­cio­nal”, entre los que, arbi­tra­ria e injus­ta­men­te, se inclu­ye a Cuba, jun­to a Irán, Siria y Sudán, así como de otros paí­ses con­si­de­ra­dos “de inte­rés”, que son: Afga­nis­tán, Arge­lia, Irak, Líbano, Libia, Nige­ria, Pakis­tán, Ara­bia Sau­di­ta, Soma­lia y Yemen. Las medi­das tam­bién serán apli­ca­bles a cual­quier per­so­na que haga esca­la en estos 14 países. 

Se infor­mó que la deci­sión de impo­ner estas nue­vas medi­das fue adop­ta­da tras el inten­to de aten­ta­do terro­ris­ta con­tra un avión de la aero­lí­nea nor­te­ame­ri­ca­na North­west Air­li­nes, que se diri­gía a la ciu­dad de Detroit, el pasa­do 25 de diciembre. 

De acuer­do con repor­tes de pren­sa que repro­du­cen decla­ra­cio­nes de fun­cio­na­rios nor­te­ame­ri­ca­nos no iden­ti­fi­ca­dos, los pasa­je­ros que cali­fi­quen en estas cate­go­rías serán obje­to de cacheos cor­po­ra­les, su equi­pa­je de mano será minu­cio­sa­men­te revi­sa­do y serían some­ti­dos a refi­na­das téc­ni­cas de detec­ción de explo­si­vos o de escá­ner por imágenes. 

En la tar­de del 5 de enero, tras una reu­nión con los miem­bros de su equi­po de Segu­ri­dad Nacio­nal, el pro­pio pre­si­den­te Barack Oba­ma con­fir­mó la adop­ción, des­de el día ante­rior, de las medi­das antes men­cio­na­das “a pasa­je­ros que vue­len a los Esta­dos Uni­dos, des­de o a tra­vés de las nacio­nes en nues­tra lis­ta de Esta­dos patro­ci­na­do­res del terro­ris­mo u otros paí­ses de interés”. 

Esa mis­ma tar­de, el Minis­te­rio de Rela­cio­nes Exte­rio­res y la Sec­ción de Intere­ses de Cuba en Washing­ton pre­sen­ta­ron una nota de pro­tes­ta a la Sec­ción de Intere­ses de los Esta­dos Uni­dos en La Haba­na y al Depar­ta­men­to de Esta­do, respectivamente. 

En la nota, el MINREX recha­za cate­gó­ri­ca­men­te esta nue­va acción hos­til del Gobierno de los Esta­dos Uni­dos, que se deri­va de la inclu­sión injus­ti­fi­ca­da de Cuba en la lla­ma­da lis­ta de Esta­dos patro­ci­na­do­res del terro­ris­mo, por razo­nes mera­men­te polí­ti­cas, que tie­nen como úni­co pro­pó­si­to jus­ti­fi­car la polí­ti­ca de blo­queo que la comu­ni­dad inter­na­cio­nal con­de­na de mane­ra abrumadora. 

Asi­mis­mo, la nota impug­na la ela­bo­ra­ción de dichos lis­ta­dos y pone énfa­sis en los hechos que demues­tran el récord impe­ca­ble de Cuba en mate­ria de enfren­ta­mien­to al terro­ris­mo, del que ha sido his­tó­ri­ca­men­te víc­ti­ma; reite­ra que son total­men­te infun­da­dos los argu­men­tos que emplea el Gobierno de los Esta­dos Uni­dos para jus­ti­fi­car la inclu­sión de nues­tro país en su lis­ta­do de “Esta­dos patro­ci­na­do­res del terro­ris­mo inter­na­cio­nal”, y deman­da la inme­dia­ta exclu­sión de Cuba de esta lis­ta arbi­tra­ria

Ese mis­mo día, un por­ta­voz del Depar­ta­men­to de Esta­do, al ser inte­rro­ga­do por la agen­cia cable­grá­fi­ca AFP sobre la nota de pro­tes­ta del MINREX, decla­ró que “Cuba es un país que apo­ya acti­vi­da­des terro­ris­tas y por lo tan­to sus ciu­da­da­nos y via­je­ros en trán­si­to aéreo deben ser some­ti­dos a con­tro­les suple­men­ta­rios por moti­vos de seguridad”. 

A raíz de la pro­mul­ga­ción de esta nue­va medi­da, colum­nis­tas de impor­tan­tes medios de pren­sa nor­te­ame­ri­ca­nos, como el Washing­ton Post, han cali­fi­ca­do de “ridí­cu­la” e “inme­re­ci­da” la desig­na­ción de Cuba como “Esta­do terro­ris­ta”, al recor­dar que nues­tro país no cons­ti­tu­ye una ame­na­za para la segu­ri­dad de los Esta­dos Uni­dos y afir­mar que bus­car terro­ris­tas en vue­los pro­ce­den­tes de Cuba “es una pér­di­da de tiempo”. 

De nue­vo, el 5 de enero de 2010, el por­ta­voz del Depar­ta­men­to de Esta­do, Phi­lip Crow­ley decla­ró que Cuba tie­ne “bien gana­da” su desig­na­ción como “Esta­do patro­ci­na­dor del terro­ris­mo”. Un día des­pués, el 6 de enero, otro voce­ro reite­ró a la agen­cia AFP los des­gas­ta­dos pre­tex­tos que supues­ta­men­te jus­ti­fi­can man­te­ner a Cuba en la lis­ta terrorista. 

Como par­te de su polí­ti­ca de hos­ti­li­dad y de sus cam­pa­ñas de pro­pa­gan­da para tra­tar de des­acre­di­tar la ima­gen de la Revo­lu­ción, en 1982 el Gobierno de Ronald Reagan incor­po­ró injus­ta­men­te a Cuba en la lis­ta anual del Depar­ta­men­to de Esta­do sobre los “Esta­dos patro­ci­na­do­res del terro­ris­mo inter­na­cio­nal”, mucho antes de que se pro­du­je­ra el aten­ta­do con­tra las Torres Geme­las de Nue­va York. 

La inclu­sión de Cuba en ese lis­ta­do con­lle­vó la apli­ca­ción de nue­vas san­cio­nes eco­nó­mi­cas, inclu­yen­do el con­ge­la­mien­to de tran­sac­cio­nes finan­cie­ras, prohi­bi­cio­nes de trans­fe­ren­cias de tec­no­lo­gía y medi­das res­tric­ti­vas y de ais­la­mien­to con­tra el país y sus ciu­da­da­nos. Estas san­cio­nes se suma­ron a las ya dra­co­nia­nas medi­das impues­tas por el blo­queo eco­nó­mi­co, comer­cial y finan­cie­ro decre­ta­do des­de ini­cios de la Revolución. 

Cada año, el Gobierno de los Esta­dos Uni­dos ha man­te­ni­do a Cuba en esa lis­ta, para lo cual ha uti­li­za­do diver­sos pre­tex­tos, todos insos­te­ni­bles y sin poder pre­sen­tar la menor evi­den­cia de par­ti­ci­pa­ción de nues­tro país en acto terro­ris­ta alguno. 

El 30 de abril de 2009, la admi­nis­tra­ción de Oba­ma rati­fi­có la absur­da pre­sen­cia de Cuba en esta lis­ta, reite­ran­do que “el gobierno cubano con­ti­núa brin­dan­do refu­gio segu­ro a varios terro­ris­tas”, que “miem­bros de ETA, las FARC y el ELN per­ma­ne­cie­ron en Cuba en 2008″ y que “con­ti­núa per­mi­tien­do que algu­nos fugi­ti­vos de EE.UU. vivan legal­men­te en Cuba”, lo que fue recha­za­do enér­gi­ca­men­te por el Minis­tro de Rela­cio­nes Exte­rio­res y moti­vó una refle­xión del com­pa­ñe­ro Fidel empla­zan­do a Esta­dos Uni­dos a dis­cu­tir sobre el tema. 

Cuba ha hecho públi­cos en el pasa­do sufi­cien­tes ele­men­tos que demues­tran la fal­se­dad y el carác­ter mani­pu­la­dor de estos pre­tex­tos, tal como se refle­jó exhaus­ti­va­men­te en la Decla­ra­ción del Minis­te­rio de Rela­cio­nes Exte­rio­res, “Cuba no tie­ne nada que ocul­tar ni nada de que aver­gon­zar­se”, emi­ti­da el 2 de mayo de 2003. 

La pre­sen­cia no ges­tio­na­da por Cuba de varios miem­bros de la orga­ni­za­ción vas­ca ETA que esta­ban exila­dos, se ori­gi­nó en una soli­ci­tud de los gobier­nos con­cer­ni­dos en el tema, con los que se alcan­zó un acuer­do, hace más de un cuar­to de siglo, median­te el cual via­ja­ron a Cuba un peque­ño gru­po de mili­tan­tes de esa orga­ni­za­ción. Cuba esta­ble­ció la regla estric­ta de que cual­quie­ra de los miem­bros del gru­po acep­ta­do que salie­ra del país, no podría vol­ver a entrar a terri­to­rio cubano. 

Los miem­bros de ETA resi­den­tes en Cuba nun­ca han uti­li­za­do nues­tro terri­to­rio para acti­vi­da­des de esa orga­ni­za­ción con­tra Espa­ña ni con­tra nin­gún otro país. Cuba ha cum­pli­do escru­pu­lo­sa­men­te con el espí­ri­tu de aquel acuer­do. El tema de la pre­sen­cia de miem­bros de la ETA en Cuba es un asun­to de índo­le bila­te­ral, sobre el cual se han man­te­ni­do con­tac­tos con el gobierno de Espa­ña. El Gobierno de los Esta­dos Uni­dos no tie­ne dere­cho, ni auto­ri­dad, para inmis­cuir­se en estos asun­tos, que en lo abso­lu­to lo invo­lu­cran, ni mucho menos afec­tan su segu­ri­dad nacio­nal, como tam­po­co afec­tan la segu­ri­dad de nin­gún otro Estado. 

En lo que res­pec­ta a las Fuer­zas Arma­das Revo­lu­cio­na­rias de Colom­bia (FARC) y el Ejér­ci­to de Libe­ra­ción Nacio­nal (ELN) de Colom­bia, como se cono­ce, tan­to el gobierno colom­biano como estas fuer­zas gue­rri­lle­ras coin­ci­die­ron en soli­ci­tar a Cuba, en su momen­to, su par­ti­ci­pa­ción en el pro­ce­so de paz. En ese mar­co, Cuba ha sido par­te del Gru­po de Paí­ses Faci­li­ta­do­res del diá­lo­go y del Gru­po de Paí­ses Ami­gos para las Con­ver­sa­cio­nes de Paz, y ha ser­vi­do de sede de varias ron­das de negociaciones. 

La pos­tu­ra trans­pa­ren­te y la ayu­da del gobierno cubano al pro­ce­so de paz han sido reco­no­ci­das públi­ca­men­te, no solo por las FARC y el ELN, sino por la ONU y el pro­pio gobierno colombiano. 

En rela­ción con la pre­sen­cia en Cuba de fugi­ti­vos de la jus­ti­cia de los Esta­dos Uni­dos, vale reite­rar que en nues­tro terri­to­rio jamás han encon­tra­do ampa­ro, ni resi­den terro­ris­tas de nin­gún país. Cuba ha ofre­ci­do legí­ti­ma­men­te pro­tec­ción y asi­lo polí­ti­co a algu­nos lucha­do­res por los dere­chos civi­les norteamericanos. 

Tam­bién resi­den en Cuba otros ciu­da­da­nos nor­te­ame­ri­ca­nos que come­tie­ron deli­tos, sobre todo de secues­tros de avio­nes, a quie­nes se juz­gó y san­cio­nó con seve­ri­dad y, tras cum­plir sus sen­ten­cias, soli­ci­ta­ron per­ma­ne­cer en el país. Fue el gobierno de Cuba quien adop­tó las medi­das per­ti­nen­tes que pusie­ron fin defi­ni­ti­va­men­te, en los años del gobierno de Car­ter, a los secues­tros de avio­nes, un fla­ge­lo que se ori­gi­nó en los pro­pios Esta­dos Unidos. 

Por el con­tra­rio, ha sido el Gobierno de los Esta­dos Uni­dos el que ha reci­bi­do en su terri­to­rio, des­de el triun­fo de la Revo­lu­ción, a cen­te­na­res de delin­cuen­tes, ase­si­nos y terro­ris­tas, igno­ran­do las soli­ci­tu­des for­ma­les de devo­lu­ción pre­sen­ta­das por el Gobierno de Cuba en cada caso, al ampa­ro de Acuer­dos de Extra­di­ción enton­ces vigen­tes. Muchos de estos indi­vi­duos aún se pasean libre y tran­qui­la­men­te por las calles de ese país, inclu­so tras haber esta­do impli­ca­dos en nue­vos actos terro­ris­tas con­tra ciu­da­da­nos e intere­ses de los Esta­dos Uni­dos, Cuba y otras nacio­nes. El caso más cono­ci­do y atroz es el de la vola­du­ra de un avión de pasa­je­ros de Cuba­na de Avia­ción, el 6 de octu­bre de 1976, que cau­só 73 muer­tes y cons­ti­tu­yó el pri­mer acto terro­ris­ta con­tra una aero­na­ve civil, en pleno vue­lo, en el Hemis­fe­rio Occi­den­tal. Sus auto­res, Orlan­do Bosch Ávi­la y Luis Posa­da Carri­les han vivi­do y aún resi­den impu­ne­men­te en Mia­mi, el pri­me­ro, gra­cias al per­dón pre­si­den­cial de Geor­ge H. Bush y, el segun­do, en espe­ra de un pro­lon­ga­do jui­cio por men­tir y obs­truir la jus­ti­cia en un pro­ce­so migra­to­rio y no por los car­gos de terro­ris­mo inter­na­cio­nal que merece. 

Algu­nas de estas ver­da­des no han podi­do ser des­co­no­ci­das por esos mis­mos infor­mes del Depar­ta­men­to de Esta­do que desig­nan a Cuba como “Esta­do patro­ci­na­dor del terrorismo”. 

Cuba recha­za, por ile­gí­ti­mo, el meca­nis­mo median­te el cual el Gobierno de los Esta­dos Uni­dos se arro­ga el dere­cho a cer­ti­fi­car la con­duc­ta de otras nacio­nes en mate­ria de terro­ris­mo y a emi­tir lis­tas dis­cri­mi­na­to­rias y selec­ti­vas, con fines polí­ti­cos, mien­tras asu­me una posi­ción de doble rase­ro al no juz­gar y per­mi­tir que sigan en liber­tad los res­pon­sa­bles con­fe­sos de horren­dos actos terro­ris­tas con­tra Cuba. 

Como mues­tra de ello, nues­tros Cin­co Héroes, Gerar­do, Fer­nan­do, Ramón, Anto­nio y René, cum­plen arbi­tra­rias e injus­tas con­de­nas en cár­ce­les nor­te­ame­ri­ca­nas por pro­te­ger a Cuba, de cuyos hijos 3 478 murie­ron y 2 099 que­da­ron muti­la­dos por accio­nes terro­ris­tas; y tam­bién por defen­der la inte­gri­dad de ciu­da­da­nos de los Esta­dos Uni­dos y otros países. 

Cuba siem­pre ha teni­do un desem­pe­ño ejem­plar en la lucha con­tra el terrorismo: 

-Cuba con­de­na todos los actos de terro­ris­mo, en todas sus for­mas y manifestaciones. 

-El terri­to­rio de Cuba nun­ca ha sido uti­li­za­do ni se uti­li­za­rá jamás para orga­ni­zar, finan­ciar o eje­cu­tar actos terro­ris­tas con­tra nin­gún país, inclu­yen­do los Esta­dos Uni­dos

-Cuba es Esta­do Par­te de los 13 con­ve­nios inter­na­cio­na­les exis­ten­tes en mate­ria de terro­ris­mo y cum­ple estric­ta­men­te las obli­ga­cio­nes ema­na­das de las reso­lu­cio­nes 1267, 1373 y 1540 del Con­se­jo de Segu­ri­dad de las Nacio­nes Uni­das en esta esfera. 

-Cuba no posee, ni tie­ne inten­ción de poseer, armas de exter­mi­nio en masa de nin­gún tipo y cum­ple sus obli­ga­cio­nes en vir­tud de los ins­tru­men­tos inter­na­cio­na­les que ha sus­cri­to en mate­ria de armas nuclea­res, quí­mi­cas y biológicas. 

-La Asam­blea Nacio­nal del Poder Popu­lar de la Repú­bli­ca de Cuba apro­bó, el 20 de diciem­bre de 2001, la Ley 93 “Con­tra actos de terro­ris­mo”, la cual tipi­fi­có todos los actos de terro­ris­mo inter­na­cio­nal como deli­tos gra­ves y esta­ble­ció penas muy severas. 

-Cuba ha adop­ta­do, ade­más, medi­das para pre­ve­nir y repri­mir todo acto de terro­ris­mo y todas las acti­vi­da­des rela­cio­na­das con estos, inclui­da la finan­cia­ción del terro­ris­mo. Asi­mis­mo, ha incre­men­ta­do la vigi­lan­cia de las fron­te­ras y ha fomen­ta­do medi­das para impe­dir el trá­fi­co de armas e inten­si­fi­car la coope­ra­ción judi­cial con otros paí­ses, para lo cual ha fir­ma­do 35 acuer­dos en mate­ria de asis­ten­cia jurí­di­ca y ha mani­fes­ta­do reite­ra­da­men­te su dis­po­si­ción per­ma­nen­te de coope­rar con todos los Esta­dos en esta esfera. 

-En este espí­ri­tu, Cuba ha coope­ra­do, inclu­so acti­va­men­te, con el Gobierno de los Esta­dos Uni­dos. En tres oca­sio­nes (noviem­bre de 2001, diciem­bre de 2001 y mar­zo de 2002), Cuba pro­pu­so a las auto­ri­da­des nor­te­ame­ri­ca­nas un pro­yec­to de Pro­gra­ma de coope­ra­ción bila­te­ral para com­ba­tir el terro­ris­mo, y en julio de 2009, Cuba reite­ró su dis­po­si­ción a coope­rar en esta esfera. 

-En varias oca­sio­nes, las auto­ri­da­des cuba­nas han hecho cono­cer al Gobierno de los Esta­dos Uni­dos, su dis­po­si­ción a inter­cam­biar infor­ma­ción sobre pla­nes de aten­ta­dos y accio­nes terro­ris­tas diri­gi­das con­tra obje­ti­vos en cual­quie­ra de los dos paí­ses. Es igual­men­te cono­ci­do que, en 1984, Cuba aler­tó sobre un plan de aten­ta­do con­tra el pre­si­den­te Ronald Reagan que con­du­jo a la neu­tra­li­za­ción de los invo­lu­cra­dos por par­te de las auto­ri­da­des nor­te­ame­ri­ca­nas. En 1998, se le tras­la­dó a la Admi­nis­tra­ción de William Clin­ton infor­ma­ción sobre pla­nes de hacer esta­llar bom­bas en avio­nes de líneas aéreas cuba­nas o de otros paí­ses que via­ja­ban a Cuba. 

-Asi­mis­mo las auto­ri­da­des cuba­nas han entre­ga­do al gobierno de los Esta­dos Uni­dos abun­dan­te infor­ma­ción sobre actos terro­ris­tas come­ti­dos con­tra Cuba. En 1997, 1998, 2005 y 2006, Cuba entre­gó al FBI cuan­tio­sas evi­den­cias sobre las explo­sio­nes con bom­bas en varios cen­tros turís­ti­cos cuba­nos, dán­do­le inclu­so acce­so a los auto­res de esos hechos, dete­ni­dos en Cuba, y a testigos. 

-No debe olvi­dar­se, ade­más, que Cuba fue uno de los pri­me­ros paí­ses que con­de­nó públi­ca­men­te los cri­mi­na­les ata­ques terro­ris­tas del 11 de sep­tiem­bre de 2001 en los Esta­dos Uni­dos, tras­la­dó su dis­po­si­ción a brin­dar asis­ten­cia médi­ca y huma­ni­ta­ria a las víc­ti­mas, y ofre­ció de inme­dia­to abrir su espa­cio aéreo y sus aero­puer­tos para reci­bir a los avio­nes de pasa­je­ros con des­tino a terri­to­rio nor­te­ame­ri­cano. A pesar de los nume­ro­sos actos terro­ris­tas pro­ce­den­tes de terri­to­rio nor­te­ame­ri­cano con­tra Cuba, nues­tro país ha man­te­ni­do una con­duc­ta inta­cha­ble y lim­pia, en rela­ción con cual­quier hecho que pue­da afec­tar a los ciu­da­da­nos nor­te­ame­ri­ca­nos, por­que Cuba es una nación que se rige por prin­ci­pios polí­ti­cos y nor­mas éticas. 

El gobierno cubano, con toda su moral y dig­ni­dad, con­de­na la inclu­sión arbi­tra­ria de Cuba en la lis­ta de 14 paí­ses cuyos ciu­da­da­nos serán some­ti­dos a nue­vas medi­das res­tric­ti­vas por deci­sión del Gobierno de los Esta­dos Unidos. 

El gobierno cubano deman­da tam­bién la inme­dia­ta exclu­sión de Cuba de la lis­ta de “Esta­dos patro­ci­na­do­res del terro­ris­mo inter­na­cio­nal”, por cons­ti­tuir una desig­na­ción injus­ta, arbi­tra­ria y polí­ti­ca­men­te moti­va­da, que con­tra­di­ce la con­duc­ta ejem­plar de nues­tro país en el enfren­ta­mien­to al terro­ris­mo y pone en tela de jui­cio la serie­dad de los Esta­dos Uni­dos en la lucha con­tra este flagelo. 

Asi­mis­mo, ins­ta al gobierno de los Esta­dos Uni­dos a que, como expre­sión de com­pro­mi­so con la lucha anti­te­rro­ris­ta, actúe con fir­me­za y sin dobles rase­ros con­tra quie­nes des­de el terri­to­rio nor­te­ame­ri­cano han per­pe­tra­do actos terro­ris­tas con­tra Cuba; y a que libe­re a los Cin­co Héroes anti­te­rro­ris­tas cuba­nos injus­ta­men­te encar­ce­la­dos en ese país.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.