2009, el año del ALBA por Car­los Rive­ra Lugo

Si el mun­do del nue­vo siglo se per­fi­la como mul­ti­po­lar, ante el fra­ca­sa­do inten­to esta­dou­ni­den­se por impo­ner su hege­mo­nía abso­lu­ta, es indu­da­ble que uno de los nue­vos polos de poder que defi­ni­ti­va­men­te ha emer­gi­do es el encar­na­do en la Alter­na­ti­va Boli­va­ria­na para los Pue­blos de Nues­tra Amé­ri­ca (ALBA). Su pre­sen­cia y pro­ta­go­nis­mo como nue­vo blo­que revo­lu­cio­na­rio de poder en Nues­tra Amé­ri­ca, sobre todo duran­te el pasa­do año 2009, han esta­ble­ci­do un nue­vo, sóli­do y espe­ran­za­dor refe­ren­te polí­ti­co y eco­nó­mi­co dife­ren­cia­do que ya no pue­den igno­rar las diver­sas poten­cias mun­dia­les, par­ti­cu­lar­men­te las coman­da­das des­de Washing­ton y Bru­se­las. Es más, ya voce­ros impor­tan­tes de ambas dan seña­les de fran­co reco­no­ci­mien­to a la poten­te y sin­gu­lar voz que ha asu­mi­do el ALBA en torno a diver­sos asun­tos inter­na­cio­na­les crí­ti­cos, con serias impli­ca­cio­nes estra­té­gi­cas, aun­que sea para exte­rio­ri­zar su gran males­tar y lan­zar ame­na­zas vela­das con­tra sus esta­dos miem­bros o inten­tar fal­sear sus posturas.

Así, el pasa­do 11 de diciem­bre, la jefa de la diplo­ma­cia esta­dou­ni­den­se, Hillary Clin­ton, hacien­do alar­des de la tra­di­cio­nal auto­ri­dad impe­rial de su car­go, le advir­tió a Vene­zue­la y Boli­via que sus rela­cio­nes amis­to­sas con el gobierno ira­ní pue­den tener “con­se­cuen­cias para ellos”, así que “espe­ra­mos que se lo pien­sen dos veces”. Por otra par­te, la minis­tra espa­ño­la de Medio Ambien­te, Ele­na Espi­no­za, prác­ti­ca­men­te acu­só a Boli­via y Vene­zue­la de sabo­tear la posi­bi­li­dad de lle­gar a un acuer­do en la recien­te Cum­bre del Cam­bio Cli­má­ti­co rea­li­za­da en Copenha­gue. La impu­tación pre­ten­de redu­cir las mili­tan­tes pos­tu­ras asu­mi­das por ambos paí­ses a con­si­de­ra­cio­nes de estric­ta defen­sa de su intere­ses par­ti­cu­la­res en el gas natu­ral y el petróleo,. 

La decla­ra­ción de la Clin­ton –hecha en el momen­to en que daba a la publi­ci­dad un Infor­me guber­na­men­tal sobre la situa­ción polí­ti­ca en la Amé­ri­ca Lati­na– es la típi­ca pre­po­ten­cia impe­rial con la que siem­pre ha reac­cio­na­do Washing­ton ante cual­quier inten­to de paí­ses de la Amé­ri­ca nues­tra por ejer­cer una polí­ti­ca inter­na­cio­nal inde­pen­dien­te. Inclu­so, en la apli­ca­ción selec­ti­va de su crí­ti­ca, deno­ta cier­to doble rase­ro igual­men­te típi­co, pues no se le ocu­rrió hacer­le la mis­ma adver­ten­cia a Bra­sil. Deja de tomar nota del hecho de que el gobierno de Lula se ha dis­tan­cia­do tam­bién de la agre­si­va diplo­ma­cia esta­dou­ni­den­se hacia Irán. De ahí la aco­gi­da que recien­te­men­te le dis­pen­só al pre­si­den­te ira­ní, Mah­moud Ahma­di­ne­jad, y la fir­ma de una serie de acuer­dos de coope­ra­ción entre ambos paí­ses, al igual que lo había hecho Vene­zue­la y Boli­via. Pero, aquí jue­ga la nue­va con­si­de­ra­ción estra­té­gi­ca que el gobierno esta­dou­ni­den­se le está otor­gan­do cre­cien­te­men­te a Bra­sil, como una de las poten­cias emer­gen­tes que inte­gran el Gru­po de los 20, con­cer­ta­ción glo­bal de paí­ses que cre­cien­te­men­te ha ido des­pla­zan­do al menos repre­sen­ta­ti­vo club de las gran­des poten­cias cono­ci­do como el Gru­po de los 7. Y a pesar de estar diri­gi­do por un pre­si­den­te de izquier­da, esté es valo­ra­do como un izquier­dis­ta “bueno” y “mode­ra­do”, sobre todo por la con­ti­nua­da adhe­sión de su gobierno a cier­tas expre­sio­nes del neoliberalismo.

Los ricos son los res­pon­sa­bles por la des­truc­ción del planeta

En el caso de la fan­ta­sio­sa impu­tación de la minis­tra espa­ño­la del Medio Ambien­te, ésta que­da meri­dia­na­men­te refu­ta­da por los hechos. En todo caso, fue­ron los gobier­nos de Esta­dos Uni­dos y la Unión Euro­pea los que, pre­ten­dien­do eva­dir su res­pon­sa­bi­li­dad his­tó­ri­ca por el cam­bio cli­má­ti­co que ame­na­za la super­vi­ven­cia mis­ma de la huma­ni­dad, des­ca­rri­la­ron los pro­ce­sos deli­be­ra­ti­vos del impor­tan­te even­to, enca­be­za­dos por el cada vez más des­acre­di­ta­do pre­si­den­te esta­dou­ni­den­se Barack Oba­ma. Fes­ti­na­da­men­te impu­sie­ron una far­sa a expen­sas del Pro­to­co­lo de Kio­to y las nego­cia­cio­nes que se desa­rro­lla­ban bajo la coor­di­na­ción de la Orga­ni­za­ción de las Nacio­nes Uni­das (ONU), al no poder con­se­guir la apro­ba­ción de un régi­men legal que les siguie­se dan­do un tra­to pre­fe­ren­cial dis­cri­mi­na­to­rio a sus eco­no­mías, en des­co­no­ci­mien­to de las gran­des des­igual­da­des pre­va­le­cien­tes en la eco­no­mía mundial. 

De las voces que, sin embar­go, des­te­lla­ron por su hon­do sen­ti­do de res­pon­sa­bi­li­dad fren­te al sin­sen­ti­do, el opor­tu­nis­mo e irres­pon­sa­bi­li­dad de los más pode­ro­sos, fue la del pre­si­den­te boli­viano, Evo Mora­les Ayma. Éste hizo un lla­ma­do a crear, bajo el aus­pi­cio de la ONU, un Dere­cho de la Madre Tie­rra que pon­ga fin a la pro­duc­ción y con­su­mo irra­cio­nal de las gran­des potencias. 

Al lla­ma­do del man­da­ta­rio boli­viano se unió, con igual per­ti­nen­cia, el pre­si­den­te vene­zo­lano, Hugo Chá­vez Frías, al exi­gir un cam­bio del sis­te­ma capi­ta­lis­ta si de ver­dad lo que se quie­re es cam­biar el cli­ma. Si el cli­ma fue­se un ban­co, ya el sis­te­ma capi­ta­lis­ta lo hubie­se sal­va­do, denun­ció. El man­da­ta­rio boli­va­riano pun­tua­li­zó que los ricos son los mayo­res res­pon­sa­bles de los peli­gros que hoy se ciñen sobre el pla­ne­ta. Ambos, Mora­les y Chá­vez, sacu­die­ron así el cón­cla­ve de Copenha­gue con su dis­cur­so radi­cal y con­se­cuen­te, en con­tras­te con la retó­ri­ca cre­cien­te­men­te hue­ca e incon­se­cuen­te de un Obama.

El que no apren­da del pasa­do está con­de­na­do a repetirlo

Ya des­de la Cum­bre de las Amé­ri­cas, cele­bra­da en abril en Puer­to Espa­ña, la capi­tal de Tri­ni­dad y Toba­go, el gobierno esta­dou­ni­den­se de Oba­ma se ha vis­to con­ti­nua­men­te empla­za­do por la voz del ALBA. Mien­tras Oba­ma le pedía a sus inter­lo­cu­to­res al sur del Río Bra­vo y de las Anti­llas que no se que­da­ran empan­ta­na­dos en el pasa­do, recla­mán­do­le a su gobierno por los erro­res de pasa­das admi­nis­tra­cio­nes esta­dou­ni­den­ses, Chá­vez logró impo­ner­se con el rega­lo que le hizo, el libro “Las venas abier­tas de Amé­ri­ca Lati­na”, del uru­gua­yo Eduar­do Galeano. Con ello, Chá­vez qui­so adver­tir­le al man­da­ta­rio esta­dou­ni­den­se que igno­rar el pasa­do, negán­do­se a asu­mir las crí­ti­cas y res­pon­sa­bi­li­da­des de rigor, en nada ayu­da­ría a evi­tar su eter­na repe­ti­ción. Y así ha acaecido.

Éstos no han sido, sin embar­go, los úni­cos ni los más crí­ti­cos ejem­plos, en el año recién con­clui­do, en que los paí­ses del ALBA han cues­tio­na­do y con­fron­ta­do deci­si­va­men­te las ambi­cio­nes impe­ria­les de Washing­ton, des­en­mas­ca­ran­do de paso la esen­cial con­ti­nui­dad bajo Oba­ma de las mis­mas acti­tu­des y polí­ti­cas impe­ria­les del pasa­do, par­ti­cu­lar­men­te hacia la Amé­ri­ca nues­tra. En dos oca­sio­nes le vol­ca­ron en con­tra el otro­ra “Minis­te­rio de Colo­nias”, como la Revo­lu­ción cuba­na bau­ti­zó a comien­zos de los sesen­tas del siglo pasa­do a la Orga­ni­za­ción de Esta­dos Ame­ri­ca­nos (OEA). A comien­zos de junio, el ALBA, por voz de Manuel Zela­ya, el pre­si­den­te de Hon­du­ras y anfi­trión de la reu­nión anual de la Asam­blea Gene­ral de la OEA, se encar­gó de con­so­li­dar lo que ya era un recla­mo a gri­tos: poner fin a la igno­mi­nio­sa reso­lu­ción suya que, por impo­si­ción de Washing­ton, expul­só a Cuba en 1962 de ese con­tro­ver­ti­ble orga­nis­mo inter­ame­ri­cano. El empe­ci­na­do y cri­mi­nal inje­ren­cis­mo esta­dou­ni­den­se en rela­ción a la Revo­lu­ción cuba­na reci­bió así un gol­pe que le obli­gó, a rega­ña­dien­tes, a acep­tar la reso­lu­ción con­sen­sua­da. No obs­tan­te, ni cor­to ni pere­zo­so, Washing­ton se encar­gó de poner­le sufi­cien­tes tra­bas y con­di­cio­nes para que no tuvie­ra mayo­res efec­tos con­cre­tos en lo inmediato.

La gue­rra en Hon­du­ras con­tra el ALBA 

Pero, no pasó mucho tiem­po para que la OEA vol­vie­se a ser esce­na­rio de un nue­vo cho­que de fuer­zas a raíz del gol­pe de esta­do cívi­co-mili­tar en Hon­du­ras de fines del mis­mo mes de junio. El ALBA fue deci­si­vo en la arti­cu­la­ción de la con­de­na uná­ni­me con la que dicho gol­pe fue reci­bi­do, tan­to por la OEA como por otras orga­ni­za­cio­nes regio­na­les, entre ellas el UNASUR y el Mer­co­sur, e inter­na­cio­na­les como, por ejem­plo, la ONU. En este últi­mo caso, la Asam­blea Gene­ral era pre­si­di­da en ese momen­to por el ex can­ci­ller nica­ra­güen­se Miguel D’Escoto Brock­mann, sien­do su país uno de los miem­bros des­ta­ca­dos del ALBA. 

La pos­tu­ra ini­cial adop­ta­da por la OEA, a la que acce­dió con cier­to remil­go el gobierno de Oba­ma-Clin­ton, insis­tió en la res­ti­tu­ción incon­di­cio­nal e inme­dia­ta del pre­si­den­te cons­ti­tu­cio­nal de Hon­du­ras. Sin embar­go, mien­tras más se iba cono­cien­do de los ante­ce­den­tes del gol­pe, más se con­fir­ma­ba la com­pli­ci­dad de Washing­ton con sus fines. Ello que­dó cre­cien­te­men­te corro­bo­ra­do cuan­do la Secre­ta­ria de Esta­do Clin­ton con­si­gue sumar al man­da­ta­rio cos­ta­rri­cen­se, Oscar Arias, a un esfuer­zo diplo­má­ti­co por dar­le vali­dez a los efec­tos del gol­pe a tra­vés de un acuer­do, final­men­te sus­cri­to entre las par­tes, del que Zela­ya salió tras­qui­la­do y defi­ni­ti­va­men­te depuesto. 

El gobierno de fac­to se hizo car­go de con­tro­lar, con toda la fuer­za bru­ta a su dis­po­si­ción, el pro­ce­so de selec­ción del pró­xi­mo pre­si­den­te civil, el cual una vez “elec­to” en unos comi­cios vicia­dos de raíz, reci­bió de inme­dia­to el aval de Esta­dos Uni­dos y algu­nos otros paí­ses alia­dos suyos como Cos­ta Rica, Pana­má y Colom­bia. De paso, el gobierno de Oba­ma no ha ocul­ta­do mucho su pare­cer de que en Hon­du­ras se libra un con­flic­to de carác­ter estra­té­gi­co por inter­me­dio de ter­ce­ros (el proxy war de la Gue­rra Fría), don­de su ver­da­de­ro adver­sa­rio es el ALBA y su cre­cien­te influen­cia a tra­vés de la región.

La derro­ta de los gol­pis­tas media­lu­ne­ros

El ALBA ejer­ció tam­bién un lide­ra­to deci­si­vo al inte­rior de la Unión de Nacio­nes Sur­ame­ri­ca­nas (UNASUR) para con­vo­car­le a auxi­liar el pre­si­den­te boli­viano Evo Mora­les, recien­te­men­te refren­da­do por una mayo­ría amplia de los boli­via­nos, quien se enfren­ta­ba en el momen­to a un pro­ce­so vio­len­to de des­es­ta­bi­li­za­ción polí­ti­ca, con fines gol­pis­tas. Dicho pro­ce­so sedi­cio­so fue pro­mo­vi­do por un gru­po de pre­fec­tos de los depar­ta­men­tos que inte­gran la lla­ma­da “media luna”, auxi­lia­dos por la Emba­ja­da de Esta­dos Uni­dos en La Paz, que ame­na­za­ban con la sece­sión, entre otras cosas. Fue la pri­me­ra cum­bre de la joven Unión, cita­da de emer­gen­cia por la pre­si­den­te chi­le­na Miche­lle Bache­let en San­tia­go de Chi­le. Al con­cluir, acor­dó soli­da­ri­zar­se con el gobierno de Evo Mora­les, pro­nun­ciar­se ine­quí­vo­ca­men­te a favor de la uni­dad nacio­nal de Boli­via y recha­zar fir­me­men­te cual­quier inten­to de gol­pe con­tra el orden cons­ti­tu­cio­nal. La inter­ven­ción de la UNASUR fue un ele­men­to cla­ve en la des­ar­ti­cu­la­ción y el fra­ca­so de los pla­nes gol­pis­tas.

Pos­te­rior­men­te, en noviem­bre, el ALBA alzó nue­va­men­te su voz, sobre todo al inte­rior del UNASUR, para denun­ciar los efec­tos des­es­ta­bi­li­za­do­res sobre la paz, la segu­ri­dad y la auto­de­ter­mi­na­ción regio­nal que tie­ne la ins­ta­la­ción de sie­te bases esta­dou­ni­den­ses en Colom­bia. En esta oca­sión, sin embar­go, la UNASUR se negó a actuar con la fir­me­za reque­ri­da fren­te a los gobier­nos de Oba­ma y Uri­be, optan­do por la estra­te­gia diplo­má­ti­ca de baja inten­si­dad de pedir­le garan­tías for­ma­les a ambos gobier­nos de que dichas bases no serán usa­das para rea­li­zar acti­vi­da­des mili­ta­res con­tra ter­ce­ros paí­ses.  Colom­bia se con­vier­te así en una base poten­te de ope­ra­cio­nes para el inje­ren­cis­mo yan­qui en nues­tra región, sobre todo con­tra Vene­zue­la, Ecua­dor y Bolivia.

Una inte­gra­ción y uni­dad poscapitalista

En sus cin­co años de fun­da­do, el ALBA pro­yec­ta un gra­do de poder e influen­cia que ha sor­pren­di­do a no pocos ana­lis­tas inter­na­cio­na­les que en sus orí­ge­nes la tacha­ban de un inven­to gran­di­lo­cuen­te de Hugo Chá­vez y Fidel Cas­tro, sus fun­da­do­res, que ten­dría esca­so impac­to sobre la polí­ti­ca regio­nal o mun­dial. Sin embar­go, como ini­cia­ti­va alter­na­ti­va de inte­gra­ción y uni­dad de Nues­tra Amé­ri­ca, con un carác­ter pos­ca­pi­ta­lis­ta, sus logros posi­ti­vos la han posi­cio­na­do como un creí­ble blo­que regio­nal de poder que ha cre­ci­do, entre otras razo­nes, a par­tir del giro deci­si­vo a la izquier­da que ha habi­do en los últi­mos años en la polí­ti­ca regional . 

De ahí que en el 2006 se une Boli­via al ALBA, como resul­ta­do del his­tó­ri­co triun­fo elec­to­ral de Evo Mora­les. En el 2007, el retorno de los San­di­nis­tas al gobierno en Nica­ra­gua, lle­van al ingre­so de dicho país. En el 2008 lo hizo Hon­du­ras, bajo el gobierno de Zela­ya y en el 2009 Ecua­dor, bajo la pre­si­den­cia de Rafael Correas. Otras adhe­sio­nes al ALBA inclu­yen a Domi­ni­ca, en el 2008, y San Vicen­te y las Gra­na­di­nas, así como Anti­gua y Bar­bu­da, los cua­les ingre­san en el 2009. Los miem­bros del ALBA se han vis­to bene­fi­cia­dos sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te con una serie de polí­ti­cas de coope­ra­ción eco­nó­mi­ca y social. 

Uno de sus logros más impor­tan­tes ha sido haber pues­to fin al anal­fa­be­tis­mo en Vene­zue­la, Boli­via, Nica­ra­gua y Ecua­dor. Unién­do­se a la pues­ta en mar­cha de otras impor­tan­tes ini­cia­ti­vas, tales como el Ban­co del Sur y Tele­sur, así como una red de empre­sas comu­nes, el ALBA pró­xi­ma­men­te dará otro paso de his­tó­ri­cas dimen­sio­nes cuan­do entre en vigen­cia su nue­va mone­da, el Sis­te­ma Uni­ta­rio de Com­pen­sa­ción Regio­nal de Pago, mejor cono­ci­do como el Sucre, y que bus­ca sus­ti­tuir el uso del dólar en las tran­sac­cio­nes comer­cia­les y finan­cie­ras entre sus miem­bros. Dicha ini­cia­ti­va se enmar­ca den­tro de un pro­ce­so que desem­bo­ca­rá final­men­te en la adop­ción de una mone­da común, que ope­ra­rá de for­ma simi­lar al euro. Ésta cons­ti­tu­ye una meta que el ALBA ha esta­do pro­mo­vien­do tam­bién acti­va­men­te al inte­rior del UNASUR.

Sin embar­go, sería­mos inge­nuos si dejá­ra­mos de reco­no­cer que, ante los avan­ces deci­si­vos y ejem­pla­res del ALBA, Washing­ton no se ha que­da­do cru­za­do de bra­zos. Como muy bien advir­tie­ra el líder his­tó­ri­co cubano Fidel Cas­tro Ruz en una de sus más recien­tes refle­xio­nes: “el impe­rio está de nue­vo a la ofen­si­va”. Y éste anda nue­va­men­te hacien­do de las suyas, “tra­tan­do de recu­pe­rar su patio tra­se­ro”. Y fren­te a ese mal­di­to empe­ño impe­rial por devol­ver­nos a las tinie­blas, se alza espe­ran­za­do­ra­men­te el ALBA.

- Car­los Rive­ra Lugo es Cate­drá­ti­co de Filo­so­fía y Teo­ría del Dere­cho y del Esta­do en la Facul­tad de Dere­cho Euge­nio María de Hos­tos, en Maya­güez, Puer­to Rico. Es, ade­más, miem­bro de la Jun­ta de Direc­to­res y cola­bo­ra­dor per­ma­nen­te del sema­na­rio puer­to­rri­que­ño “Cla­ri­dad”.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.