La Poli­cia Fede­ral se inven­ta una supues­ta cone­xión entre el pue­blo Mapu­che y ETA, por enla­ce Mapu­che inter­na­cio­nal

“Es un tema de segu­ri­dad nacio­nal”, admi­tió un voce­ro de la Uni­dad Anti­te­rro­ris­mo de la Poli­cía. Los refe­ren­tes Mapu­che seña­lan que se tra­ta de una cam­pa­ña de difa­ma­ción impul­sa­da por estan­cie­ros, polí­ti­cos y cor­po­ra­cio­nes. Le res­pon­den a Sapag. “Sus argu­men­tos son pobres, pero, como tie­ne a los medios de comu­ni­ca­ción para dis­pa­rar, uti­li­za fala­cias como la de las FARC y ETA para dis­tor­sio­nar”. ¿Real­men­te exis­te cone­xión entre el pue­blo Mapu­che y terro­ris­tas????

Por Cri­ti­ca de la Argen­ti­na

La orga­ni­za­ción Aska­pe­na es una ONG inter­na­cio­nal com­pues­ta por ciu­da­da­nos del país y de la diás­po­ra vas­ca. Sus inte­gran­tes son maes­tros, estu­dian­tes y tra­ba­ja­do­res que en sus vaca­cio­nes via­jan a dife­ren­tes pun­tos del pla­ne­ta para cono­cer reali­da­des dis­tin­tas. Los mue­ve la nece­si­dad de acer­car­se a pue­blos de todo el mun­do que sufren algu­na for­ma de opre­sión. Des­de hace tres años visi­tan a los mapu­ches del sur de la Argen­ti­na, con quie­nes han esta­ble­ci­do un víncu­lo fra­ter­nal, de inter­cam­bio cul­tu­ral, polí­ti­co y social.

El ocho de agos­to pasa­do, cin­co mili­tan­tes de Aska­pe­na par­ti­ci­pa­ron jun­to a un gru­po de mapu­ches de un acto polí­ti­co que se lle­vó a cabo en la ciu­dad de Tre­lew en repu­dio de un caso de pre­sun­ta repre­sión poli­cial con­tra comu­ni­da­des ori­gi­na­rias. Los vas­cos habla­ron duran­te el encuen­tro acer­ca de la bús­que­da de auto­no­mía en el nor­te de Espa­ña y todo trans­cu­rrió con nor­ma­li­dad, entre gri­tos de jus­ti­cia, pro­cla­mas de liber­tad y bajo un cúmu­lo de nubes que pre­sa­gia­ban tem­pes­ta­des. Al fina­li­zar el acto, mapu­ches y vas­cos se subie­ron a un micro alqui­la­do y empren­die­ron via­je a la ciu­dad de Esquel. Pero, a poco de salir, cuan­do el colec­ti­vo se aden­tra­ba en la mese­ta yer­ma, un gru­po de efec­ti­vos de la Poli­cía Fede­ral los inter­cep­tó. “Detu­vie­ron el micro –cuen­ta Moi­ra Millán, la líder cam­pe­si­na mapu­che que enca­be­zó el acto– y soli­ci­ta­ron docu­men­tos, en par­ti­cu­lar los pasa­por­tes de los tres com­pa­ñe­ros euro­peos. Nos obli­ga­ron a des­cen­der del micro. Pero nos nega­mos. Lla­ma­mos a un abo­ga­do, que envió a un cole­ga rápi­da­men­te y pudi­mos seguir”.

Al lle­gar a Esquel, sobre la ruta de entra­da, un camino que ser­pen­tea mien­tras des­cien­de hacia un valle de colo­res ocres, la poli­cía pro­vin­cial y la Gen­dar­me­ría vol­vie­ron a fre­nar al micro. Pero esta vez todo fue más evi­den­te: los efec­ti­vos que­rían saber, con espe­cial énfa­sis, quié­nes eran los extran­je­ros. “Nos per­mi­tie­ron con­ti­nuar –recuer­da Millán – , pero cuan­do lle­ga­mos a des­tino nos encon­tra­mos con cua­tro hom­bres de civil apos­ta­dos fren­te a mi casa, arri­ba de un auto gris. Eran las cua­tro de la madru­ga­da y llo­vía torren­cial­men­te: ese auto estu­vo fren­te a mi casa en dife­ren­tes momen­tos, duran­te dos días. Mien­tras los vas­cos estu­vie­ron de visi­ta”.

Los vas­cos con­ti­nua­ron via­je, pero a Millán la vigi­la­ron varios días más. El vier­nes 16 de octu­bre, lue­go de par­ti­ci­par en actos públi­cos en Bue­nos Aires por el 11 de Octu­bre –para los pue­blos ori­gi­na­rios, el últi­mo día de liber­tad – , lle­gó a la ter­mi­nal de micros de Reti­ro jun­to a otra com­pa­ñe­ra inte­gran­te de una orga­ni­za­ción social. Enton­ces se per­ca­tó de que las esta­ban obser­van­do nue­va­men­te. “Un suje­to nos siguió todo el tiem­po. Cuan­do creía­mos que había des­apa­re­ci­do, vol­vi­mos a encon­trar­nos con él en la mis­ma dár­se­na en la que iba abor­dar mi micro. El hom­bre subió al mis­mo micro que yo y des­cen­dió en Liniers, pri­me­ra para­da del reco­rri­do. Ape­nas lle­gué a San Car­los de Bari­lo­che, vol­vió a suce­der lo mis­mo. Otro suje­to me empe­zó seguir has­ta que me bajé en la ter­mi­nal de Esquel, la ciu­dad don­de vivo”.

La anéc­do­ta de los vas­cos en el sur y los segui­mien­tos a Moi­ra Millán, con­fir­ma­dos a Crí­ti­ca de la Argen­ti­na por un voce­ro de la Uni­dad Anti­te­rro­ris­mo de la Poli­cía Fede­ral y otro de la Gen­dar­me­ría Nacio­nal, gra­fi­can una situa­ción inci­pien­te en el sur del país. Hace rato que la Pata­go­nia dejó de ser el rei­no de la quie­tud para con­ver­tir­se en un terri­to­rio efer­ves­cen­te y sin cal­ma. Mien­tras las comu­ni­da­des mapu­ches de Neu­quén, Río Negro y Chu­but exi­gen que se les reco­noz­ca la ocu­pa­ción ances­tral de miles de hec­tá­reas hoy en poder de terra­te­nien­tes loca­les y forá­neos ‑y tam­bién del Estado‑, lati­fun­dis­tas, empre­sa­rios, medios de comu­ni­ca­ción y polí­ti­cos denun­cian a viva voz que algo está por esta­llar. Elu­cu­bran la teo­ría del regre­so de la Arau­ca­nía, bajo el pre­tex­to reba­ti­ble de que los mapu­ches pro­vie­nen de Chi­le, y alien­tan fan­tas­mas de toda índo­le. El mayor de ellos es el que sugie­re la pre­sun­ta exis­ten­cia de una alian­za polí­ti­co-mili­tar entre abo­rí­ge­nes y orga­ni­za­cio­nes sepa­ra­tis­tas de Euro­pa y Cen­troa­mé­ri­ca.

“Con el argu­men­to de un inter­cam­bio de la len­gua –expli­ca un hom­bre de la Fede­ral–, miem­bros de ETA, diga­mos cua­dros polí­ti­cos, tra­za­ron víncu­los con los mapu­ches del sur. La poli­cía hizo tareas de inte­li­gen­cia, cla­ro, sobre todo por­que ETA se acer­có al con­flic­to en Chi­le. Es un tema de segu­ri­dad nacio­nal. Pero no lo pode­mos hacer públi­co por­que sería, estra­té­gi­ca­men­te, un error”.

El empre­sa­rio Car­los “Nuno” Sapag, her­mano del gober­na­dor de Neu­quén, Jor­ge Sapag, y geren­te de una empre­sa mine­ra, fue quien encar­nó la denun­cia más gra­ve. El mes pasa­do, sin fil­tros, expre­só públi­ca­men­te que cua­dros de ETA y de las FARC habían cru­za­do a la Argen­ti­na des­de Chi­le para ase­so­rar a los mapu­ches de su pro­vin­cia en estra­te­gias de gue­rri­lla y recu­pe­ra­ción de tie­rra. “Es nece­sa­rio res­pal­dar a los jue­ces y a las fuer­zas de segu­ri­dad que mues­tran com­pro­mi­so con su car­go”, des­ta­có. “Sabe­mos que en la Nove­na Región hay gen­te escon­di­da que per­te­ne­ce a las FARC y a ETA y que se rela­cio­na con algu­nos diri­gen­tes mapu­ches para ins­ta­lar la anar­quía total en Neu­quén”, agre­gó, apo­ca­líp­ti­co. “Tie­nen armas y se finan­cian con el nar­co­trá­fi­co”, con­ti­nuó, y con­clu­yó: “Sólo quie­ren apro­ve­char­se para ins­tau­rar el terror”. Varias veces insis­tió con su pedi­do de mano dura.

Al cie­rre de esta edi­ción, Sapag fue inter­na­do con un pico de pre­sión, razón por la cual no pudo opi­nar para este artícu­lo. Cuan­do se le pre­gun­tó a su voce­ro en qué se basó para for­mu­lar las gra­ves acu­sa­cio­nes con­tra el pue­blo abo­ri­gen, su res­pues­ta fue: “En infor­mes del gobierno chi­leno, don­de aler­tan que encon­tra­ron armas e ins­truc­ti­vo de las FARC y ade­más en ver­sio­nes perio­dís­ti­cas. En la zona de Alu­mi­né hay euro­peos con pelo rubio que par­ti­ci­pan de las tomas: no son gen­te mapu­che”.

El cua­dro de denun­cias con­tra las comu­ni­da­des ori­gi­na­rias ter­mi­nó de ilus­trar­se con la segui­di­lla de notas que publi­có el dia­rio La Nación –una de ellas fir­ma­da por el perio­dis­ta Rolan­do Han­glin– con el títu­lo de “El regre­so de la Arau­ca­nía”, apun­ta­lan­do la teo­ría de que los mapu­ches “vinie­ron de Chi­le” y la idea de que los empre­sa­rios agro­pe­cua­rios, terra­te­nien­tes y hote­le­ros del sur están preo­cu­pa­dos por el cre­cien­te núme­ro de recu­pe­ra­cio­nes de tie­rra que se lle­va­ron ade­lan­te en los últi­mos años. En algo no se equi­vo­can. Si en Chi­le el con­flic­to mapu­che lle­gó a un pun­to álgi­do que suma comu­ne­ros muer­tos y repre­sión por par­te del apa­ra­to esta­tal, en la Argen­ti­na, las comu­ni­da­des se han orga­ni­za­do para la resis­ten­cia. Muy a menu­do, plan­tan la ban­de­ra del Puel Mapu sobre terri­to­rios recu­pe­ra­dos y recla­man por rei­vin­di­ca­cio­nes pos­ter­ga­das. El caso Benet­ton en Chu­but ope­ra como para­dig­ma, pero hay muchas recu­pe­ra­cio­nes más a lo lar­go de la Pata­go­nia. Sólo en Río Negro fue­ron recu­pe­ra­das más de 170 mil hec­tá­reas en los últi­mos años.

Cha­cho Liem­pe vive en El Bol­són, al sur de Río Negro. Es el titu­lar del Con­se­jo Ase­sor Indí­ge­na, la orga­ni­za­ción polí­ti­ca mapu­che más gran­de de esa pro­vin­cia. Reco­no­ce que su pue­blo está en movi­mien­to. “Esta­mos mos­tran­do que exis­ti­mos y que bus­ca­mos nue­va­men­te el espa­cio nega­do, el que nos corres­pon­de como a cual­quier ser humano –expli­ca – . Cuan­do se cuen­ta la his­to­ria de la Cam­pa­ña del Desier­to, no se cuen­ta que aquí se prac­ti­có un exter­mi­nio y que los que lo eje­cu­ta­ron fue­ron des­pués los due­ños de la tie­rra, los que ama­sa­ron sus for­tu­nas con las cos­ti­llas de nues­tra gen­te. Sus des­cen­dien­tes, más algu­nos polí­ti­cos y otras cor­po­ra­cio­nes, son los que aho­ra dicen fala­cias, esas bar­ba­ri­da­des de que noso­tros esta­mos con la gue­rri­lla”.

“Pero cuan­do nues­tro pue­blo sale a recla­mar tie­rra –con­ti­núa Liem­pe – , no sale con armas, sino con la ley, con ele­men­tos como el con­ve­nio 169 de Nacio­nes Uni­das, al que la Argen­ti­na adhie­re, que reco­no­ce la exis­ten­cia de los pue­blos antes de la exis­ten­cia de la Nación”.

Liem­pe aho­ra le res­pon­de a Sapag. “Sus argu­men­tos son pobres, pero, como tie­ne a los medios de comu­ni­ca­ción para dis­pa­rar, uti­li­za fala­cias como la de las FARC y ETA para dis­tor­sio­nar”.

La Poli­cía Fede­ral está detrás de la hue­lla de célu­las eta­rras en el sur, pero ¿real­men­te exis­te cone­xión entre mapu­ches y terro­ris­tas??

“La infor­ma­ción de que el pue­blo mapu­che ha esta­do levan­tan­do gru­pos arma­dos para rea­li­zar actos de carác­ter terro­ris­tas bus­ca final­men­te, según nues­tra impre­sión, jus­ti­fi­car toda­vía más la repre­sión de la que es víc­ti­ma, tan­to en la Argen­ti­na como en Chi­le, y de esa for­ma qui­tar­les a sus legí­ti­mas rei­vin­di­ca­cio­nes la impor­tan­cia públi­ca que se mere­cen “, expli­ca des­de Chi­le Ser­gio Milla­mán, diri­gen­te del Gru­po de Tra­ba­jo Mapu­che por Dere­chos Colec­ti­vos.

Moi­ra Millán aven­tu­ra: “Las fuer­zas de segu­ri­dad temen que lo que ocu­rre en Chi­le suce­da acá. El sabo­ta­je a las cor­po­ra­cio­nes del lado chi­leno les mete mie­do a las empre­sas del lado argen­tino y las hace pen­sar en si vale la pena seguir invir­tien­do en esta zona. Enton­ces, la Argen­ti­na quie­re mos­trar un terri­to­rio segu­ro para la inver­sión. Pata­go­nia tie­ne una uni­dad geo­grá­fi­ca y todo lo que se pro­du­ce en Chi­le se podría pro­du­cir acá. En luga­res como Chu­but, se tie­ne una pers­pec­ti­va muy radi­cal de la lucha. Si se radi­ca­li­za­ra la lucha en la Argen­ti­na, pro­ba­ble­men­te encon­tra­ría­mos más apo­yo del que tie­nen en Chi­le. De ahí la preo­cu­pa­ción de la poli­cía”.

–¿Pero exis­ten víncu­los como denun­cian estos sec­to­res con las FARC y ETA?

–No, lo que exis­te es un víncu­lo de soli­da­ri­dad con los pue­blos. Los zapa­tis­tas, los vas­cos han sido opri­mi­dos como noso­tros. Pero de ahí a que este­mos hacien­do una coor­di­na­ción polí­ti­co-mili­tar y que este­mos finan­cia­dos por el nar­co­trá­fi­co hay un lar­go tre­cho.

OPINIONES:

Acti­tud irres­pon­sa­ble por Ramón Mini­eri (Autor de Ese ajeno sur)

Al inves­ti­gar para escri­bir mi libro, apren­dí cosas ausen­tes en mi manual esco­lar.

Una: la ile­gi­ti­mi­dad de cier­tos títu­los de pro­pie­dad. A empre­sas como la TASL­Co, el Esta­do argen­tino les rega­ló exten­sio­nes enor­mes, diez veces el máxi­mo legal, median­te tes­ta­fe­rros, en con­ce­sión para “ins­ta­lar colo­nos”. No tra­jo ni uno.

Dos: las enor­mes ven­ta­jas que usu­fruc­tua­ron estas empre­sas. No obla­ban dere­chos de expor­ta­ción o impor­ta­ción, ni tasa a las ganan­cias has­ta 1933. Has­ta 1946 no les die­ron un suel­do decen­te a los peo­nes, ni un col­chón.

Tres: no hubo un “desier­to” al que se con­quis­tó. Se expro­pia­ron a sus pobla­do­res 78 millo­nes de ha y se las pri­va­ti­zó a favor de empre­sas bri­tá­ni­cas y espe­cu­la­do­res argen­ti­nos. Las colo­nias y cha­cras nacie­ron a con­tra­pe­lo de esa polí­ti­ca. Los nati­vos fue­ron des­alo­ja­dos vio­len­ta­men­te; hubo cam­pos de con­cen­tra­ción, entre­ga de muje­res y niños a fami­lias de las ciu­da­des. Los res­tos de esos gru­pos sumi­nis­tra­ron la peo­na­da de las estan­cias. Y siguen aquí, echa­dos de sus luga­res, has­ta hoy.

Cua­tro: estas his­to­rias no cesa­ron. Una nue­va con­quis­ta en los años trein­ta, a car­go del gene­ral Jus­to, ami­go de los estan­cie­ros, des­alo­jó la reser­va Nahuel­pan. Y sigue la lucha de las comu­ni­da­des por recu­pe­rar sus luga­res, es decir su vida.

Cin­co: la cons­ti­tu­ción vio­len­ta de nues­tro Esta­do se man­tie­ne sobre cier­tos mitos que nos imbu­ye­ron: el de que toda fun­da­ción requie­re víc­ti­mas, el de los efi­ca­ces admi­nis­tra­do­res extran­je­ros, el del indio malo y peli­gro­so.

Hoy tene­mos la opor­tu­ni­dad de refun­dar nues­tro Esta­do a par­tir del pro­ta­go­nis­mo de sus diver­sos pue­blos, repa­trian­do a sus des­te­rra­dos, repa­ran­do crí­me­nes his­tó­ri­cos. En esta encru­ci­ja­da, es irres­pon­sa­ble la acti­tud de algu­nos medios y algún “enten­di­do” que invo­can la repre­sión sobre las comu­ni­da­des. Si de algo hubie­ra ser­vi­do la vio­len­cia, ya no habría más vio­len­cia.

La recu­pe­ra­cio­nes siem­pre fue­ron pací­fi­cas por Fer­nan­do Kosovsky (Direc­tor de GAJAT)

Leí con preo­cu­pa­ción la cam­pa­ña de dudo­so ori­gen pro­mo­vi­da median­te el dia­rio La Nación que encua­dra al recla­mo terri­to­rial mapu­che como “vio­len­to”. Ésta es fácil­men­te refu­ta­ble con datos obje­ti­vos.

La Cons­ti­tu­ción Nacio­nal reco­no­ce a los indí­ge­nas dere­chos de pro­pie­dad comu­ni­ta­ria sobre las tie­rras que tra­di­cio­nal­men­te ocu­pan (TOT): este hecho revis­te tan­to e inclu­so mayor valor legal que un títu­lo de pro­pie­dad. El Comi­té de Exper­tos en Apli­ca­ción de Con­ve­nios y Reco­men­da­cio­nes de la OIT (Obs. Indiv. Con­ve­nio 169, Perú, 2001) afir­ma que “la ocu­pa­ción tra­di­cio­nal con­fie­re dere­cho a la tie­rra en vir­tud del Con­ve­nio, inde­pen­dien­te­men­te de que tal dere­cho se hubie­ra reco­no­ci­do o no”, enten­dien­do a éstas como “las tie­rras que han lle­ga­do a cons­ti­tuir par­te de su medio de vida”. La Cor­te Inter­ame­ri­ca­na de Dere­chos Huma­nos vie­ne con­so­li­dan­do esta inter­pre­ta­ción y en el caso del Pue­blo Sara­ma­ka vs. Suri­nam (28−11−2007) inclu­yó en sus fun­da­men­tos a la Decla­ra­ción de la ONU sobre Pue­blos Indí­ge­nas (AG/​2007) orde­nan­do al Esta­do res­ti­tuir tie­rras y recur­sos que a los que hayan teni­do acce­so los indí­ge­nas.

Estos avan­ces se están incor­po­ran­do en la juris­pru­den­cia por apli­ca­ción de la doc­tri­na de la Cor­te Supre­ma en el caso “Girol­di” y las ver­sio­nes sobre la opción del pue­blo mapu­che (o cual­quier pue­blo indí­ge­na) por una reso­lu­ción vio­len­ta de su con­flic­to terri­to­rial son cla­ra­men­te malin­ten­cio­na­das, pres­cin­dien­do del dere­cho vigen­te de recu­pe­rar las tie­rras pre­vis­to en los tra­ta­dos vigen­tes de dere­chos huma­nos y ya decla­ra­do reite­ra­da­men­te por los tri­bu­na­les inter­na­cio­na­les antes cita­dos.

Por ejem­plo, el Con­se­jo Ase­sor Indí­ge­na, repre­sen­tan­do a 11 comu­ni­da­des mapu­ches, deman­dó a la pro­vin­cia de Río Negro por no haber­les reco­no­ci­do sus TOT ni haber cum­pli­do con el pro­ce­di­mien­to de revi­sión vigen­te des­de 1989 por ley 2287 (decr. reglam. 169390) ni entre­gar­les otras aptas y sufi­cien­tes para el desa­rro­llo humano. Según la ley, en casos don­de hay ter­ce­ros aje­nos a la comu­ni­dad des­po­ja­da, ade­más del des­po­jo, la revi­sión deter­mi­na si los ter­ce­ros son ino­cen­tes o cul­pa­bles. Los pri­me­ros debe­rán ser expro­pia­dos pre­via indem­ni­za­ción; los segun­dos, inme­dia­ta­men­te des­alo­ja­dos sin dere­cho a com­pen­sa­ción algu­na, ni siquie­ra por las mejo­ras intro­du­ci­das. Siem­pre se res­ti­tu­yen las tie­rras al indí­ge­na jus­ta­men­te por­que hay dere­cho a recu­pe­rar. Pero lo cier­to es que has­ta hoy, en nin­gún caso, el Co.DE.C.I. con­vo­có la Comi­sión revi­so­ra.

Por últi­mo, vol­vien­do al tema que nos con­vo­ca, intere­sa des­ta­car que estas reafir­ma­cio­nes y recu­pe­ra­cio­nes han sido pací­fi­cas y públi­cas. Nin­guno de los 40 pro­ce­sos pena­les ini­cia­dos con­tra los miem­bros de comu­ni­da­des indí­ge­nas que han reafir­ma­do o recu­pe­ra­do sus dere­chos cul­mi­nó en una con­de­na. En las 12 cau­sas por usur­pa­ción, en nin­gún caso se acre­di­tó como modo comi­si­vo el uso de “fuer­za”, “clan­des­ti­ni­dad” ni “vio­len­cia” pre­vis­tos en el art. 181 del Códi­go Penal, lo que des­ba­ra­ta lo cen­tral de la cam­pa­ña de mie­do impul­sa­da en La Nación.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *