Bil­bao, bas­tar­da ilu­mi­na­ción comer­cial por IñakiUriarte

Coin­ci­dien­do con los días navi­de­ños hace años que se ha gene­ra­li­za­do en todo el mun­do la moda de ilu­mi­nar edi­fi­cios y calles de muchí­si­mas ciu­da­des y pue­blos con­vir­tién­do­se en un des­ca­ra­do y exclu­si­vo pro­pó­si­to comer­cial. En dema­sia­dos luga­res se anti­ci­pa abu­si­va­men­te crean­do un esce­na­rio de fic­ti­cia feli­ci­dad que dura exce­si­va­men­te, en la prác­ti­ca una docea­va par­te del año, lo que pro­du­ce por su ruti­na un cier­to hastío.

En Donos­tia, su alcal­de que en muchos aspec­tos demues­tra mucha más sen­sa­tez que su cole­ga de Bil­bao, ante la supre­sión de la ilu­mi­na­ción de diciem­bre decla­ró muy acer­ta­da­men­te hace unos días que ”la dig­ni­dad de la Navi­dad, y más en tiem­pos de cri­sis que afec­tan a miles de fami­lias, no se pue­de hacer depen­der de la exis­ten­cia de ilu­mi­na­ción navi­de­ña en algu­nas calles”. Per­so­nal­men­te, he esta­do algu­nas noches y la ciu­dad no se resien­te en abso­lu­to, en cual­quier caso para este obje­ti­vo son los pro­pios esca­pa­ra­tes los que deben pro­pi­ciar un atractivo.

En la Villa, don­de las aso­cia­cio­nes de comer­cian­tes y hos­te­le­ros tie­nen pri­sio­ne­ro a un alcal­de vic­ti­ma del popu­lis­mo más con­ven­cio­nal que se pue­da ima­gi­nar, como ocu­rre fre­cuen­te­men­te el des­pro­pó­si­to alcan­za el gra­do de agra­vio social, eco­nó­mi­co y ambien­tal. La Aso­cia­ción de Comer­cian­tes del Cas­co Vie­jo en su 40 ani­ver­sa­rio ha ins­ta­la­do en la ace­ra del fren­te arqui­tec­tó­ni­co del Are­nal, el Bou­le­vard, un vul­gar y ver­gon­zo­so gran panel lumi­no­so sopor­ta­do por tres altos más­ti­les empo­tra­dos en unos zafios cubos de hor­mi­gón de un metro de lado y altu­ra que cons­ti­tu­yen una impor­tan­te reduc­ción del tran­si­ta­do paso ya obs­ta­cu­li­zad por el anda­mio de una obra.

Esta bru­ta­li­dad con­sen­ti­da a la movi­li­dad urba­na se com­ple­men­ta con la bana­li­dad de los sím­bo­los ilu­mi­na­dos repre­sen­ta­dos. Ya se ha pres­cin­di­do del eus­ke­ra, qui­zá para sim­pa­ti­zar con el nue­vo gobierno rapi­ña anti­vas­co del PPSOE, y del tra­di­cio­nal reper­to­rio ico­no­grá­fi­co navi­de­ño. Se han colo­ca­do, ade­más de algu­na ima­gen de edi­fi­cios del lugar, exclu­si­va­men­te las silue­tas de una cami­sa con cor­ba­ta, unas gafas, algo que insi­núa un baca­lao y la, al pare­cer, inelu­di­ble invo­ca­ción al alcoho­lis­mo, un vaso de vino. Un impre­sen­ta­ble y des­pre­cia­ble des­ca­ro cha­ba­cano y con­su­mis­ta. Para la inau­gu­ra­ción de esta hor­te­ra­da se enga­ñó, en un momen­to emo­cio­nal per­so­nal, a algu­nos de los mari­ne­ros del bar­co Ala­kra­na, en reali­dad fue un secues­tro opor­tu­nis­ta y comer­cia­lis­ta camu­fla­do de apo­yo solidario.

En el cen­tro de la villa, en la pla­za Moyua, Bil­bao Cen­tro con el habi­tual y masi­vo des­pre­cio de sus comer­cian­tes al eus­ka­ra, se ha per­mi­ti­do rotu­lar la ilu­mi­na­ción pseu­do­fes­ti­va, en reali­dad vul­ga­res anun­cios, de las calles que allí con­flu­yen, Erci­lla, Elcano, y Rekal­de excep­to en la Gran Vía, mos­tran­do su abe­rran­te talan­te con unos impre­sen­ta­bles men­sa­jes: Shop­ping, Bon Appe­tit, Den­dak, Cali­dad, Turis­mo y Cul­tu­ra res­pec­ti­va­men­te. En estas cir­cuns­tan­cias pare­ce no sólo sen­sa­to sino impres­cin­di­ble una reac­ción de boi­cot a los esta­ble­ci­mien­tos reac­cio­na­rios y aque­llos que cola­bo­ran con su cóm­pli­ce silencio.

Esta es la bas­tar­da ima­gen de un impre­sen­ta­ble talan­te con­su­mis­ta que ofre­ce la villa con­se­cuen­cia de una muy preo­cu­pan­te caren­cia de auto­es­ti­ma y poder de sus comer­cian­tes. Ade­más de la pési­ma sen­sa­ción para foras­te­ros sen­si­bles que per­ci­ben tal renun­cia iden­ti­ta­ria. Ante esta inad­mi­si­ble y des­pre­cia­ble veja­ción a la len­gua pro­pia del país y a la idio­sin­cra­sia de la ciu­dad, ¿no hay nin­gún comer­cian­te vas­co que actúe como tal y se rebe­le con­tra esta con­ti­nua infa­mia? ¿Las aso­cia­cio­nes veci­na­les, cul­tu­ra­les com­par­ten esta agre­sión y demos­tra­ción de odio al eus­ke­ra? Poco pue­de espe­rar­se de la con­ce­ja­la de Cul­tu­ra Ibo­ne Ben­goetxea cono­ci­da su inefi­ca­cia ya demos­tra­da cuan­do era (ir)responsable de Cir­cu­la­ción hace cua­tro años con el atro­pe­llo mor­tal de Basur­to de los her­ma­nos Aitor y Oiha­ne Agi­na­ko el 3 de enero de 2006, y su ver­gon­zo­sa insen­si­bi­li­dad pos­te­rior con la incom­pren­si­ble des­fa­cha­tez del con­sis­to­rio de recom­pen­sar­la al ser desig­na­da para Cul­tu­ra, es decir fes­te­jos toros y ópera.

Final­men­te la Ofi­ci­na del Uso del Espa­cio Públi­co que para cier­tos asun­tos con­cre­tos mues­tra un ile­gal favo­ri­tis­mo, ¿cómo pue­de admi­tir, o a cam­bio de qué, este caó­ti­co abu­so de uso de una con­cu­rri­da ace­ra y bajo que pre­mi­sas y con qué con­trol de cali­dad se pue­den colo­car men­sa­jes en la vía públi­ca? ¿Si los lemas ilu­mi­na­dos hubie­sen sido Inde­pen­den­tzia, Pre­soak Etxe­ra, o PSOE-GAL ber­din da, los hubie­ran admi­ti­do? ¿Para qué sir­ve este orga­nis­mo ade­más de jus­ti­fi­car el suel­do de su direc­tor, un ex-poli­cía, que per­mi­te la pre­sen­cia con­ti­nua en tan cén­tri­co espa­cio como los jar­di­nes del Are­nal, recin­to cata­lo­ga­do y por tan­to un empla­za­mien­to ile­gal, de una impre­sen­ta­ble txos­na chu­rre­ría cuyos inso­por­ta­bles aro­mas de acei­tes y humos se expan­den has­ta la entra­da del Arriaga?

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.