Bil­bao, bas­tar­da ilu­mi­na­ción comer­cial por Iña­kiU­riar­te

Coin­ci­dien­do con los días navi­de­ños hace años que se ha gene­ra­li­za­do en todo el mun­do la moda de ilu­mi­nar edi­fi­cios y calles de muchí­si­mas ciu­da­des y pue­blos con­vir­tién­do­se en un des­ca­ra­do y exclu­si­vo pro­pó­si­to comer­cial. En dema­sia­dos luga­res se anti­ci­pa abu­si­va­men­te crean­do un esce­na­rio de fic­ti­cia feli­ci­dad que dura exce­si­va­men­te, en la prác­ti­ca una docea­va par­te del año, lo que pro­du­ce por su ruti­na un cier­to has­tío.

En Donos­tia, su alcal­de que en muchos aspec­tos demues­tra mucha más sen­sa­tez que su cole­ga de Bil­bao, ante la supre­sión de la ilu­mi­na­ción de diciem­bre decla­ró muy acer­ta­da­men­te hace unos días que ”la dig­ni­dad de la Navi­dad, y más en tiem­pos de cri­sis que afec­tan a miles de fami­lias, no se pue­de hacer depen­der de la exis­ten­cia de ilu­mi­na­ción navi­de­ña en algu­nas calles”. Per­so­nal­men­te, he esta­do algu­nas noches y la ciu­dad no se resien­te en abso­lu­to, en cual­quier caso para este obje­ti­vo son los pro­pios esca­pa­ra­tes los que deben pro­pi­ciar un atrac­ti­vo.

En la Villa, don­de las aso­cia­cio­nes de comer­cian­tes y hos­te­le­ros tie­nen pri­sio­ne­ro a un alcal­de vic­ti­ma del popu­lis­mo más con­ven­cio­nal que se pue­da ima­gi­nar, como ocu­rre fre­cuen­te­men­te el des­pro­pó­si­to alcan­za el gra­do de agra­vio social, eco­nó­mi­co y ambien­tal. La Aso­cia­ción de Comer­cian­tes del Cas­co Vie­jo en su 40 ani­ver­sa­rio ha ins­ta­la­do en la ace­ra del fren­te arqui­tec­tó­ni­co del Are­nal, el Bou­le­vard, un vul­gar y ver­gon­zo­so gran panel lumi­no­so sopor­ta­do por tres altos más­ti­les empo­tra­dos en unos zafios cubos de hor­mi­gón de un metro de lado y altu­ra que cons­ti­tu­yen una impor­tan­te reduc­ción del tran­si­ta­do paso ya obs­ta­cu­li­zad por el anda­mio de una obra.

Esta bru­ta­li­dad con­sen­ti­da a la movi­li­dad urba­na se com­ple­men­ta con la bana­li­dad de los sím­bo­los ilu­mi­na­dos repre­sen­ta­dos. Ya se ha pres­cin­di­do del eus­ke­ra, qui­zá para sim­pa­ti­zar con el nue­vo gobierno rapi­ña anti­vas­co del PPSOE, y del tra­di­cio­nal reper­to­rio ico­no­grá­fi­co navi­de­ño. Se han colo­ca­do, ade­más de algu­na ima­gen de edi­fi­cios del lugar, exclu­si­va­men­te las silue­tas de una cami­sa con cor­ba­ta, unas gafas, algo que insi­núa un baca­lao y la, al pare­cer, inelu­di­ble invo­ca­ción al alcoho­lis­mo, un vaso de vino. Un impre­sen­ta­ble y des­pre­cia­ble des­ca­ro cha­ba­cano y con­su­mis­ta. Para la inau­gu­ra­ción de esta hor­te­ra­da se enga­ñó, en un momen­to emo­cio­nal per­so­nal, a algu­nos de los mari­ne­ros del bar­co Ala­kra­na, en reali­dad fue un secues­tro opor­tu­nis­ta y comer­cia­lis­ta camu­fla­do de apo­yo soli­da­rio.

En el cen­tro de la villa, en la pla­za Moyua, Bil­bao Cen­tro con el habi­tual y masi­vo des­pre­cio de sus comer­cian­tes al eus­ka­ra, se ha per­mi­ti­do rotu­lar la ilu­mi­na­ción pseu­do­fes­ti­va, en reali­dad vul­ga­res anun­cios, de las calles que allí con­flu­yen, Erci­lla, Elcano, y Rekal­de excep­to en la Gran Vía, mos­tran­do su abe­rran­te talan­te con unos impre­sen­ta­bles men­sa­jes: Shop­ping, Bon Appe­tit, Den­dak, Cali­dad, Turis­mo y Cul­tu­ra res­pec­ti­va­men­te. En estas cir­cuns­tan­cias pare­ce no sólo sen­sa­to sino impres­cin­di­ble una reac­ción de boi­cot a los esta­ble­ci­mien­tos reac­cio­na­rios y aque­llos que cola­bo­ran con su cóm­pli­ce silen­cio.

Esta es la bas­tar­da ima­gen de un impre­sen­ta­ble talan­te con­su­mis­ta que ofre­ce la villa con­se­cuen­cia de una muy preo­cu­pan­te caren­cia de auto­es­ti­ma y poder de sus comer­cian­tes. Ade­más de la pési­ma sen­sa­ción para foras­te­ros sen­si­bles que per­ci­ben tal renun­cia iden­ti­ta­ria. Ante esta inad­mi­si­ble y des­pre­cia­ble veja­ción a la len­gua pro­pia del país y a la idio­sin­cra­sia de la ciu­dad, ¿no hay nin­gún comer­cian­te vas­co que actúe como tal y se rebe­le con­tra esta con­ti­nua infa­mia? ¿Las aso­cia­cio­nes veci­na­les, cul­tu­ra­les com­par­ten esta agre­sión y demos­tra­ción de odio al eus­ke­ra? Poco pue­de espe­rar­se de la con­ce­ja­la de Cul­tu­ra Ibo­ne Ben­goetxea cono­ci­da su inefi­ca­cia ya demos­tra­da cuan­do era (ir)responsable de Cir­cu­la­ción hace cua­tro años con el atro­pe­llo mor­tal de Basur­to de los her­ma­nos Aitor y Oiha­ne Agi­na­ko el 3 de enero de 2006, y su ver­gon­zo­sa insen­si­bi­li­dad pos­te­rior con la incom­pren­si­ble des­fa­cha­tez del con­sis­to­rio de recom­pen­sar­la al ser desig­na­da para Cul­tu­ra, es decir fes­te­jos toros y ópe­ra.

Final­men­te la Ofi­ci­na del Uso del Espa­cio Públi­co que para cier­tos asun­tos con­cre­tos mues­tra un ile­gal favo­ri­tis­mo, ¿cómo pue­de admi­tir, o a cam­bio de qué, este caó­ti­co abu­so de uso de una con­cu­rri­da ace­ra y bajo que pre­mi­sas y con qué con­trol de cali­dad se pue­den colo­car men­sa­jes en la vía públi­ca? ¿Si los lemas ilu­mi­na­dos hubie­sen sido Inde­pen­den­tzia, Pre­soak Etxe­ra, o PSOE-GAL ber­din da, los hubie­ran admi­ti­do? ¿Para qué sir­ve este orga­nis­mo ade­más de jus­ti­fi­car el suel­do de su direc­tor, un ex-poli­cía, que per­mi­te la pre­sen­cia con­ti­nua en tan cén­tri­co espa­cio como los jar­di­nes del Are­nal, recin­to cata­lo­ga­do y por tan­to un empla­za­mien­to ile­gal, de una impre­sen­ta­ble txos­na chu­rre­ría cuyos inso­por­ta­bles aro­mas de acei­tes y humos se expan­den has­ta la entra­da del Arria­ga?

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *