[email protected] polí[email protected] [email protected] con enfer­me­da­des gra­ves e incu­ra­bles

* Jon Agi­rre Agi­riano (Ara­maio)
* Jose Miguel Etxean­dia Mea­be (Larra­betzu)
* Jose Ramon Foru­ria Zubial­dea (Mar­ki­na)
* Gotzo­ne Lopez De Luzu­ria­ga Fer­nan­dez (Agu­rain)
* Juan Jose Rego Vidal (Donos­tia)
* Josu Uri­betxe­ba­rria Boli­na­ga (Arra­sa­te)
* Enfer­mo sico­ló­gi­co
Actual­men­te 7 pre­sos polí­ti­cos vas­cos sufren enfer­me­da­des gra­ves e incu­ra­bles. Otras 6 PERSONAS EXCARCELADAS se encuen­tran con gran­des medi­das pre­sos en sus casas, a quie­nes no se les ha apli­ca­do la tota­li­dad de la liber­tad que les corres­pon­de.

La cár­cel es nido y vive­ro de enfer­me­da­des. Es nido de enfer­me­da­des por­que la polí­ti­ca peni­ten­cia­ria a la que dia­ria­men­te se han de enfren­tar los pre­sos polí­ti­cos vas­cos pro­vo­ca nefas­tas con­se­cuen­cias físi­cas y psí­qui­cas y por­que care­ce de medi­das de pre­ven­ción ante el peli­gro de infec­ción. Y es vive­ro de enfer­me­da­des, ya que, como con­se­cuen­cia de la nula asis­ten­cia sani­ta­ria que sufren los pre­sos polí­ti­cos vas­cos, a menu­do el mal se diag­nos­ti­ca dema­sia­do tar­de. Por­que los tra­tos inhu­ma­nos pro­pi­cia­dos por car­ce­le­ros y poli­cías tan­to en el inte­rior de las pri­sio­nes como en los tras­la­dos, fre­cuen­te­men­te agra­van el esta­do de la per­so­na enfer­ma.

Los siguien­tes pre­sos polí­ti­cos han muer­to en pri­sión, víc­ti­mas de la fal­ta de asis­ten­cia sani­ta­ria: Jose­ba Asen­sio (1986, Herre­ra de la Man­cha: pade­cía tubercu­losis y se le admi­nis­tra­ban medi­ca­men­tos para el cata­rro); Juan Kar­los Alber­di (1988, Herre­ra de la Man­cha: a pesar de no hallar­se entre los gru­pos de ries­go y no sufrir car­dio­pa­tías, murió de un ata­que al cora­zón); Mikel Zala­kain (1990, Mar­tu­te­ne: sufrió una segun­da cri­sis car­dia­ca, tras no haber sido tra­ta­do por la cár­cel de la pri­me­ra como era debi­do); Pello Mari­ñe­la­re­na (1993, en un hos­pi­tal de París, como con­se­cuen­cia de la inexis­ten­cia sani­ta­ria y ser sero­po­si­ti­vo); Rober­to Sainz (mar­zo de 2006, Aran­juez: a con­se­cuen­cia de un ata­que al cora­zón, dado que se tra­tó su car­dio­pa­tía con medi­ca­men­tos para la aero­fa­gia).

Hemos de repe­tir­lo: tam­po­co excar­ce­lan a los pre­sos polí­ti­cos vas­cos que pade­cen enfer­me­da­des gra­ves e incu­ra­bles: uti­li­zan su dolen­cia como arma para el chan­ta­je y, ade­más, agra­van su sufri­mien­to y el de los suyos con la pre­ten­sión de que el pri­sio­ne­ro se arre­pien­ta. Es más, cuan­do no lo han logra­do, han espe­ra­do has­ta el últi­mo momen­to para excar­ce­lar­los, de tal mane­ra que pasen un bre­ve perío­do en la calle y no engro­sen la lis­ta de los muer­tos en pri­sión. Algu­nos ejem­plos: Josu Reto­la­za (1987, falle­ci­do al poco de ser excar­ce­la­do: el médi­co car­ce­le­ro le tra­tó un cán­cer como si fue­ra una sim­ple verru­ga); Jabi Goros­ti­za (1995, en el hos­pi­tal de Basur­to, al año de ser excar­ce­la­do: desa­rro­lló un cán­cer de larin­ge como con­se­cuen­cia de la nula asis­ten­cia sani­ta­ria); Juan Jose Etxa­be (1996, a los 18 días de su excar­ce­la­ción, de un ata­que al cora­zón: duran­te su estan­cia en la cár­cel de Fres­nes empeo­ró paten­te­men­te su salud, ya que desa­rro­lló la hepa­ti­tis C que había supe­ra­do antes de entrar en pri­sión); Jean Louis Mai­tia (1997, a los dos meses de ser excar­ce­la­do, de un ata­que al cora­zón. Duran­te su estan­cia en Fres­nes se agra­vó su esta­do de salud); San­tia­go Diez (1997, a los sie­te meses de su excar­ce­la­ción, desa­rro­lló en la cár­cel un cán­cer de man­dí­bu­la como con­se­cuen­cia de la nula asis­ten­cia sani­ta­ria); Este­ban Este­ban Nie­to (1999, a los cin­co meses de su excar­ce­la­ción, desa­rro­lló en la cár­cel un cán­cer ter­mi­nal, como con­se­cuen­cia de la nula asis­ten­cia sani­ta­ria); Kepa Miner (2004, a los cin­co años de su excar­ce­la­ción, víc­ti­ma de gra­ves pro­ble­mas res­pi­ra­to­rios con­se­cuen­tes de las duras con­di­cio­nes de vida en pri­sión).

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *