Miles de izquier­dis­tas recuer­dan a Rosa Luxem­bur­go

El tem­po­ral Daisy era el invi­ta­do no desea­do que acu­dió a los actos que en estas fechas sue­len ser tan impor­tan­tes para la izquier­da ale­ma­na. Cada segun­do fin de sema­na de enero se cele­bra en Ber­lín, el sába­do, la Con­fe­ren­cia Rosa Luxem­bur­go y el domin­go la mani­fes­ta­ción en recuer­do de los líde­res comu­nis­tas Rosa Luxem­bur­go y Karl Liebk­necht.

Ambos diri­gen­tes polí­ti­cos murie­ron ase­si­na­dos el 15 de enero de 1919 a manos de mili­ta­res ultra­de­re­chis­tas que obra­ron con el vis­to bueno del Par­ti­do Social­de­mó­cra­ta de Ale­ma­nia (SPD).

Des­pués de la Segun­da Gue­rra Mun­dial, fue la Repú­bli­ca Demo­crá­ti­ca Ale­ma­na (RDA) la que recu­pe­ró ese espe­cial home­na­je a Luxem­bur­go y Liebk­necht. Tras la caí­da del Muro fue­ron gru­pos de la izquier­da ale­ma­na y el enton­ces Par­ti­do del Socia­lis­mo Demo­crá­ti­co (PDS), que aho­ra se lla­ma Die Lin­ke (La Izquier­da), quie­nes reto­ma­ron esta tra­di­ción, pero de dife­ren­te for­ma.

Lo que el Esta­do ale­mán y sus medios no logra­ron en los años ante­rio­res ‑redu­cir la pre­sen­cia en los dos even­tos- lo con­si­guió Daisy, que cau­só cor­tes de auto­pis­tas y de la vía ferro­via­ria que unen Ber­lín con las otras regio­nes de la Repú­bli­ca ale­ma­na. Aun así unas mil per­so­nas asis­tie­ron a la Con­fe­ren­cia Rosa Luxem­bur­go, orga­ni­za­da por el dia­rio socia­lis­ta «Jun­ge Welt» (Mun­do Joven), el gru­po de soli­da­ri­dad Cuba Sí y otras vein­te orga­ni­za­cio­nes que se ubi­can a la izquier­da de Die Lin­ke.

Bajo el lema «Quien no cam­bia todo, no cam­bia nada» los ponen­tes pro­ce­den­tes de Ale­ma­nia y Cuba, Hon­du­ras, Cana­dá y otros paí­ses deba­tían sobre qué hacer fren­te al capi­ta­lis­mo inter­na­cio­nal. El direc­tor de la publi­ca­ción cuba­na «La Calle del Medio», Enri­que Ubie­ta, sub­ra­yó la impor­tan­cia de man­te­ner la cam­pa­ña inter­na­cio­nal de soli­da­ri­dad con los cin­co anti­te­rro­ris­tas cuba­nos encar­ce­la­doa en EEUU des­de hace doce años, infor­mó Pren­sa Lati­na.

La dipu­tada socia­lis­ta hon­du­re­ña Sil­via Aya­la des­ta­có que su país no vol­ve­rá a la nor­ma­li­dad has­ta que no se res­ti­tu­ya a Manuel Zela­ya en el car­go de pre­si­den­te legí­ti­mo. La con­fe­ren­cia cul­mi­nó en un deba­te entre polí­ti­cos, sin­di­ca­lis­tas y acti­vis­tas ale­ma­nes sobre el papel de los sin­di­ca­tos en el siglo XXI.

Pre­sen­cia vas­ca

Tan­to en el encuen­tro del sába­do como en la mani­fes­ta­ción del domin­go se hizo notar la pre­sen­cia del con­flic­to vas­co. «Estu­vi­mos pre­sen­tes con la pan­car­ta de soli­da­ri­dad que exhi­bi­mos en la mani­fes­ta­ción en apo­yo a “Egun­ka­ria” el pasa­do 19 de diciem­bre en Bil­bo», expli­ca Ste­fan Nat­ke, ale­mán resi­den­te en Eus­kal Herria e inte­gran­te de la dele­ga­ción vas­ca. «Lle­va­mos todos las cami­se­tas de “Egun­ka­ria libre» y des­de el podio les expli­ca­mos a los pre­sen­tes el por­qué de la soli­da­ri­dad con este medio vas­co», rela­ta el acti­vis­ta ale­mán.

El domin­go la dele­ga­ción vas­ca se jun­tó con los miem­bros de Eus­kal Herria­ren Lagu­nak (EHL) de Ale­ma­nia que por pri­me­ra vez acu­die­ron con un pro­pio blo­que en la tra­di­cio­nal mani­fes­ta­ción en honor a Luxem­bur­go y Liebk­necht.

A lo lar­go del tra­yec­to se hicie­ron escu­char los gri­tos en favor de los pre­sos polí­ti­cos vas­cos, la amnis­tía y el socia­lis­mo en Eus­kal Herria. Ante el blan­co fon­do de la nie­ve que Daisy había traí­do a Ber­lín, se dis­tin­guían múl­ti­ples iku­rri­ñas y las ban­de­ras que exi­gen el acer­ca­mien­to de los pre­sos.

La cúpu­la de Die Lin­ke no par­ti­ci­pó en la mani­fes­ta­ción, sino ‑como es su cos­tum­bre des­de hace más de diez años- se diri­gió direc­ta­men­te al cam­po­san­to don­de depo­si­ta­ron cla­ve­les en el monu­men­to cen­tral antes de que lo hicie­ran los demás mani­fes­tan­tes.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *